La historia de las Once de Filadelfia (Primeras Mujeres Sacerdotes “Ilegales” en la Iglesia Episcopal)


 

las11philadelphia
El libro “The Story of the Philadelphia Eleven” (Darlene O’Dell, Mayo’2014, Seabury Books) presenta la historia de la ordenación al sacerdocio “válida pero ilegal” (“irregular”) de once mujeres en la Iglesia Episcopal de Estados Unidos, perteneciente a la Comunión Anglicana. Estamos en el año 1974. El año anterior, la Convención General (máximo órgano de decisión) había votado en contra de la ordenación de las mujeres al sacerdocio. A esta ordenación sucedió otra, también “irregular” en el año 1975 en Washington (“las Cuatro de Washington”). Finalmente, en 1976 la Convención General en Minneapolis votó a favor de la ordenación de las mujeres al sacerdocio. Diez años después sería ordenada obispo la primera mujer.

Escrito en forma de novela, “engancha”, pero a la vez es denso en detalles y cita literalmente a las/los protagonistas en base a entrevistas y al archivo histórico de cartas, prensa etc.

Es estremecedor. Me he descubierto temblando hasta físicamente en numerosas ocasiones. Se adentra en las profundidades de la violencia contra la mujer entremezclada con la violencia por motivos religiosos. Y no en lo abstracto, sino en las carnes, principalmente de mujeres aunque también de algunos hombres que participan, con nombres y apellidos, con historia, con familia… Amenazas de muerte, insultos, persecución mediática… y el nombre de Dios. Esta cuestión saca lo peor de las personas. Se desborda el odio, la violencia…

“S. y H. (ambas diáconos) estaban asistiendo en el culto, pero aprovechaban también para utilizar la relevancia del evento como momento de protesta. Ambas llevaban sus bandas rojas en los antebrazos. Cuando H. dio el cáliz a un joven sacerdote arrodillado delante de ella, éste clavó sus uñas en su mano, hasta hacer sangre, y le dijo: “deseo que ardas en el infierno”. (pág. 33).

Tres obispos ya retirados deciden llevar a cabo la ordenación. Uno de ellos, en particular, está muy marcado en su historia por la lucha por la justicia social y muy especialmente contra el racismo. La cuestión de la ordenación de la mujer se sitúa en completo paralelismo con la segregación de la raza negra en Estados Unidos.

“El rector Afro-Americano, el reverendo DC, había comparado la lucha por los derechos civiles de los Afro-Americanos, la opresión de los judíos, la discriminación de los inmigrantes europeos del Sur y la visión de la Iglesia sobre la mujer”. (pág.39).

Tras la experiencia de que por sí sola la Iglesia no es capaz de dar el paso y modificar la ley, se toma la decisión de dar el paso a la desobediencia “eclesial” (mismo concepto de “desobediencia civil”) para provocar el cambio.

“En un sermón de Ch.W., vicepresidente de la House of Deputies (…) Afro-Americano, nieto de un esclavo, (…) profesor de Harvard (…) dijo a la congregación que había llegado el momento de que un obispo valiente diera el paso y ordenara a mujeres. Jesús nos enseñó, dijo, que las leyes injustas deben ser desobedecidas cuando entran en conflicto con la voluntad de Dios”. (pág.33)

Como católica, me ha resultado muy interesante introducirme en la vida interna de la Iglesia Episcopal. En primer lugar, el sistema de gobierno basado en la “House of Bishops” (“Casa de los Obispos”) y la House of Deputies (“Casa de los Representantes”, formada por el clero y el laicado). Esto lleva a la implicación de todos los miembros de la Iglesia en su gobierno y en los asuntos del día a día. El laico no es pasivo, el laico es parte muy activa. Asimismo, la relación con los obispos es muy cercana, vía entrevistas, teléfono o cartas.

En segundo lugar, el nivel de libertad de expresión es bastante alto (por lo menos en comparación con la Iglesia Católica). Dado lo controvertido de la situación, las discusiones suben de tono, pero aunque se produzcan fuertes disputas y enfados, “las cosas se dicen”. En este sentido, el libro parece una película “de acción”, llena de episodios de “lucha”. Pero es precisamente esta expresión la que permite avanzar, que la Iglesia “no se quede empantanada” en los temas difíciles.

En tercer lugar, el matrimonio de obispos y clérigos hace que la experiencia de encuentro con la mujer sea intensa y real. No hay mayor intimidad que la del matrimonio. Quizás este factor haya sido decisivo en la cuestión de que hace ya cuarenta años de la primera ordenación de la mujer en la Iglesia Episcopal y muchos más en otras Iglesias protestantes. Una anécdota curiosa que muestra este aspecto es la siguiente:

“Él (Ch, obispo) intentaba salir de la ducha y de pronto, dos brazos le sujetaron fijamente y oyó: no vas a salir hasta que me escuches. Tenéis que hacer algo en respuesta a estas mujeres y a su vocación. Ahora, ¡ya puedes salir!”

Parece que la votación final positiva en la Convención de Minneapolis debería concluir el libro en un clima de euforia. No es así. Las mujeres ordenadas irregularmente llegan a ese momento extenuadas (incluso una de ellas decide abandonar la Iglesia). Llevan dos años agotadores que les han llevado a la siguiente conclusión: esto es sólo el principio. Las raíces de la misoginia y el sexismo son muy profundas e impregnan todos los aspectos de la vida. Comenzando por la imagen que describimos de Dios, el lenguaje litúrgico y teológico, las normas de funcionamiento… todo necesita ser cuidadosamente revisado y “encarnado” para hacer realidad que “Ya no se distinguen judío y griego, esclavo y libre, hombre y mujer, pues con el Mesías Jesús todos sois uno (Gálatas 3, 28)”

 

http://mujeresacerdotesenlaiglesia.wordpress.com/2014/09/26/la-historia-de-las-once-de-filadelfia-primeras-mujeres-sacerdotes-ilegales-en-la-iglesia-episcopal/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: