Marcha atrás en la apertura de la Iglesia hacia los homosexuales


NUEVA ERA EN EL VATICANO El debate sobre la familia

  • Los llamados círculos menores presentan fuertes objeciones al borrador del Sínodo

El Papa Francisco saluda a la multitud congregada en la plaza de San...

El Papa Francisco saluda a la multitud congregada en la plaza de San Pedro. FILIPPO MONTEFORTE AFP

IRENE HDEZ. VELASCOEspecial para EL MUNDO Roma

Actualizado: 17/10/2014 03:34 horas

Un suspiro: eso es lo que ha durado la histórica apertura de la Iglesia hacia los homosexuales. Después de las críticas y el rasgado de vestiduras con que muchos de los obispos que participan en el sínodo de la familia recibieron el lunes el borrador del documento final (la llamada relatio post disceptationem, donde por ejemplo se decía que los homosexuales «tienen dotes y cualidades para ofrecer a la comunidad cristiana») ahora la tendencia es claramente a replegar velas, a dar marcha atrás.

Sólo hay que ver las conclusiones de los diez círculos menores, los pequeños grupos divididos por lenguas en los que han proseguido los debate y que ayer dieron a conocer su evaluación de ese primer borrador así como las sugerencias y propuestas que a su entender debería de recoger el documento final del sínodo, que el sábado será sometido a votación entre los participantes.

Sus relaciones no sólo dejan meridianamente claro que a su entender es imposible equiparar el matrimonio entre hombre y mujer a las uniones homosexuales, sino que subrayan que la acogida por parte de la Iglesia de esas personas no puede en ningún modo parecer una aprobación de su orientación sexual y de su forma de vida.

«Acompañar pastoralmente a una persona no significa validar ni una forma de sexualidad ni una forma de vida», se lee por ejemplo en la relación redactada por el Círculo A en lengua francesa , moderado por el cardenal Robert Sarah. «Hemos reiterado nuestro respeto a los homosexuales, que son bienvenidos y que han denunciado la discriminación injusta y a menudo violenta que por desgracia han sufrido y siguen sufriendo a veces, incluso en laIglesia. Pero eso no quiere decir que la Iglesia debe legitimar las prácticas homosexuales, y mucho menos reconocer, como lo hacen algunos Estados, el llamado matrimonio homosexual. En lugar de ellodenunciamos las maniobras de ciertas organizaciones internacionales para imponer, mediante el chantaje financiero, a los países pobres leyes que establecen un llamado matrimonio homosexual», sentencian las conclusiones del circulo en francés B, moderado por el cardenal Christoph Schönborn.

“Las uniones entre personas del mismo sexo no pueden equipararse al matrimonio”

Las ampollas que ha levantado la relatio post disceptationem, presentada el lunes por el cardenal húngaro Péter Erdo y en la que se hablaba por ejemplo de reconocer «el apoyo precioso» que se prestan los miembros de muchas parejas homosexuales o se animaba a la Iglesia «a mostrar atención especial con los niños que viven con las parejas del mismo sexo» quedaban ayer plenamente en evidencia ante las enmiendas presentadas por los círculos menores, y que probablemente recogerá el texto final que el sábado será sometido a votación.

«Las uniones entre personas del mismo sexo no pueden ser equiparadas al matrimonio entre hombre y mujer, habiendo igualmente preocupación por salvaguardar los derechos de los hijos, que deben crecer en armonía con la ternura de padre y de la madre», se lee en el dictamen del Círculo B en italiano. «La sexualidad que nos hace existir como humanidad en lo masculino y lo femenino es un valor irrenunciable en la antropología y en la teología cristiana», decreta el círculo en español A, moderado por el cardenal Francisco Robles Ortega.

También las conclusiones el círculo B en español, moderado por el cardenal catalán Lluís Martínez Sistach, revelan sus pegas en ese sentido al borrador: «Consideramos que faltaron en el mismo énfasis sobre temas importantes como el aborto, los atentados contra la vida, el amplio fenómeno de la adopción, las decisiones en conciencia de los esposos, así como una mayor claridad sobre el tema de la homosexualidad».

Pero si en la cuestión de la homosexualidad hay unanimidad, en la posibilidad de administrar la comunión a los divorciados casados en segundas nupcias se aprecian más divisiones. Algunos círculos menores han dejado claro su deseo de que la doctrina no se modifique y se continúe negando ese sacramento a los divorciados que han vuelto a contraer matrimonio. Pero otros, abogando por la compasión y la misericordia, se muestran dispuestos a un cambio si esas personas cumplen unas condiciones determinadas.

 

http://www.elmundo.es/internacional/2014/10/17/54400a73e2704e5e458b4592.html

La vida de la “erudicta activista”Rosemary Radford Ruether


 

 

Ruether_HiRez_1

Rosemary  Radford Ruether en 2009 (Annie Wells)
Mary E. Caza | 15 de octubre 2014
Compartir en FacebookCompartir en twitterMore servicios para compartir
22
PrintemailPDF

 

ENSAYO Rosemary Radford Ruether encarna la vocación teológica bien vivida. Su ámbito de aplicación es impresionante, su escritura convincente, su compromiso con un planeta habitable incesante. El impacto de su trabajo se puede encontrar en muchos campos y los corazones que ella bastante define el término “activista estudioso,” la enseñanza y tutoría generaciones de colegas apreciativos, incluido yo mismo, desafiando formas fundamentales del pensamiento.

Conocí a Rosemary en el otoño de 1972, cuando accidentalmente nos sentamos en la misma mesa en el refectorio de la Harvard Divinity School. Ella fue profesora visitante en los estudios católicos y yo era una estudiante nuevo. El almuerzo terminó prematuramente cuando Rosemary se dio cuenta de que el Caucus de Mujeres se reunirá en un cercan y pequeño comedor. Ella cogió su bandeja y el maletín que lucía una pegatina “Autoridad de la pregunta” y se unió al grupo. Terminé mi almuerzo en la soledad, no muy segura de lo que era un grupo de mujeres. Gracias a Rosemary, aprendí eso y mucho más.

En su reciente autobiografía, Mis Misiones de esperanza y de sentido, Rosemary reflexiona sobre su crianza en “enclaves matricéntrica.” Nacido en 1936 en Minnesota, ella era la menor de tres hijas de una madre católica y un padre episcopal. Se crió en Washington, DC, y La Jolla, California. Guerras y trabajo hecho a los hombres escasos en sus primeros años, y su padre murió cuando ella tenía 12 años.

Su madre, una tía y varias mujeres importantes amigos de su madre vieron por su educación, sobre todo en las escuelas católicas atendidas por las Hermanas de la Providencia de St. Mary-of-the-Woods, Ind. Las monjas eran fuertes modelos de mujeres.

Multitud de su madre de la mujer, de pensamiento crítico inteligentes incluido prominente activista social Helen Marston Beardsley, quien expuso Rosemary  a las artes más sutiles de protesta y manifestaciones contra la guerra y por los derechos civiles.

Rosemary escogió Scripps College en Claremont, California., Institución universitaria de la mujer, por su rico curriculum y su cuerpo estudiantil femenino. Ella jugó con una carrera en la pintura (acuarelas y aceite), pero optó por las humanidades. Ella reconoce que el arte con la apertura de ella para una visión panorámica del mundo que ayuda a explicar los muchos, variados, pero integrados focos de su posterior beca.

Una de las pinturas de Rosemaryo adorna la portada de Voces de Liberación Feminista, un compendio de artículos escritos por sus estudiantes de posgrado para celebrar su 75 cumpleaños. Es una representación de la mesa de la cocina en el Cuernavaca, México, hogar de su querida amiga Betsie Hollants, periodista y autora temprana del ministerio feminista de las mujeres católicas. Tales espacios de las mujeres – hermosas, funcionales y sitios de conversaciones que cambian el mundo – se reflejan en las opiniones de Rosemary del ritual y de la iglesia.

No hay muchos teólogos que empiezan como expertos en el período patrístico, tome en cuestiones teo-ética contemporánea, aventurarse en el conflicto de inspiración religiosa mundial, abrazan las demandas científicas urgentes del día, y mantener una constante, fiel compromiso de vivir una espiritualidad profunda e integrada . De hecho, no puedo pensar en otro, aunque Hildegarda de Bingen viene a la mente como un posible finalista.

Rosemary estudió los clásicos griegos y latinos. Como ella lo describe en su autobiografía, “En 1965, con tres hijos menores de siete años, que había hecho una maestría en historia romana (con una tesis sobre el linaje de un clan político romano que lleva) y un doctorado en los clásicos y la patrística (con una tesis sobre el pensamiento literario y filosófico del padre de la iglesia de Capadocia Gregorio Nacianceno). yo también estaba escribiendo un libro sobre la eclesiología, publicado como la Iglesia contra Sí Mismo “.

Así comenzó la carrera de una teóloga feminista de clase mundial cuya primera publicada aventurarse más allá de los primeros padres de la iglesia que estaba en control de la natalidad.

Ella articuló los sentimientos bien fundadas de muchos católicos que rechazaban las enseñanzas patriarcales de la Humanae Vitae (1968), y centró su enorme intelecto en el bienestar de las mujeres. El constante desarrollo de su trabajo teológico feminista surgió de ideas liberacionistas recogidos de la experiencia de los derechos civiles en Mississippi y la atención a las injusticias en América Latina.

Mientras que el género era un objetivo importante, el cuadro más grande del racismo, la pobreza, más tarde el colonialismo, el heterosexismo y la ecología forman el lienzo sobre el que se pintó la teología.

En más de 47 libros, cientos de capítulos y artículos, un sinnúmero de conferencias, y décadas de enseñanza (en la actualidad, de la Claremont Graduate University y la Escuela de Teología de Claremont), Rosemary ha empleado su método de firma: “¿Cuál es el problema ¿Cómo ha sido la injusticia creado por la ideología inadecuada o falsa? ¿Cómo podemos mejorar el sistema con mejor pensar y actuar? “Es un enfoque engañosamente simple, y funciona.

Lo que asombra por su escritura no es más que la cantidad. Nosotros una vez hecho un montón de sus libros en la oficina AGUA y tenía un soporte interno de tamaño medio al lado de ellos para medir su producción! Pero la sorpresa está en la variedad de enfoques que lleva a los diversos temas.

Por ejemplo, en temas feministas, que no sólo escribió una obra definitiva sobre la teología sistemática (Sexismo y Dios-Talk: Hacia una Teología Feminista), sino también libros sobre las mujeres en la iglesia (Mujeres-Iglesia: Teología y práctica de feministas Comunidades litúrgicos) , diosas diosas (y el femenino divino: Una historia religiosa occidental) y Mary (Mary: el rostro femenino de la Iglesia).

Editó libros de consulta y enciclopedias con Rosemary Skinner Keller (incluyendo tres volúmenes de la Mujer y Religión en América), se asoció con Eugene Bianchi en pensar cómo conseguir más allá del desorden patriarcal (De El machismo a la Mutualidad: Ensayos sobre Sexismo y Mujer-Hombre de Liberación) y comprometidos amigo budista Rita M. Gross en el diálogo interreligioso (feminismo religioso y el futuro del Planeta: Una conversación budista-cristiano).

Durante todo este tiempo, ha sido una colaboradora incondicional con Conferencia de Ordenación de las Mujeres, un antiguo miembro de la junta Catholics for Choice, y conferenciante popular en todo el mundo. Rosemary pertenece a un grupo de mujeres de la iglesia en Pilgrim Place en Claremont, California., La comunidad intencional, donde ella y su esposo, Herman Ruether, viven en retiro activo.

Aventurarse en la escena mundial, se dedica a uno de los problemas políticos más difíciles de la época. En Fe y fratricidio: las raíces teológicas de antisemitismo, expuso el antisemitismo cristiano mucho antes de que la mayoría de los cristianos entendieron de qué se trataba. Más tarde, en colaboración con Herman Ruether, un politólogo con experiencia en el Islam, exploró la complicada situación entre Israel y Palestina (La ira de Jonás: La crisis del nacionalismo religioso en el conflicto palestino-israelí).

Ella se unió a teólogo de la liberación judía Marc Ellis y sacerdote anglicano Naim Atik, fundador del Centro Ecuménico de Teología de la Liberación Sabeel, para pensar en una teología de la liberación palestina (Fe y la Intifada: Voces cristianos palestinos). En 1990, me uní a una conferencia que se reunieron en Jerusalén donde teólogos de la liberación de todo el mundo se reunieron para trabajar con los palestinos. Vivíamos el método de Rosemary – estudiando juntos, orando como diversas personas religiosas, y visitando los hogares, escuelas y proyectos. Recuerdo vívidamente en cuclillas en el suelo en la parte trasera de un coche mientras nos dirigíamos en el territorio en disputa. Se hizo para la teología visceral, como gran parte de la suya es.

Trabajo teológico ecofeminista de Rosemary es otra incursión en un mundial, de hecho planetaria – o, quizás mejor, galáctico – tema que abarca cuatro décadas. Era temprano en su percepción de que los humanos causan mucha destrucción ecológica, mucha de ella debido a las nociones religiosas retorcidos de las relaciones humanas y divinas dualismos posteriores que resultan en privilegio para unos y la opresión de los demás.

Fiel a su método, se expuso el problema en términos históricos, el rastreo de cómo se han producido los conceptos erróneos, lo que sugiere soluciones en tiempo real, y va sobre tanto intelectual como práctico para resolverlos en comunidades de resistencia y solidaridad.

Ella comenzó con su propio punto de vista (Nueva Mujer, Nueva Tierra: Sexista Ideologías y Liberación Humana). Luego colaboró ​​con colegas feministas de los países en desarrollo (Mujeres de Sanación de la Tierra: Las mujeres del Tercer Mundo en la ecología, el feminismo y religión), así como con el especialista en ética protestante Dieter Hessel (Cristianismo y Ecología: Buscando el bienestar de la Tierra y los seres humanos).

A lo largo, instó al público a vivir con atención, consumir con moderación, reciclaje y compostaje, como lo hace en su propia casa. El romero es nada si no es con los pies en la tierra!

El método le ha mantenido en una buena posición en una lucha desgarradora pero robusto para hacer frente a su hijo la enfermedad mental de David. En lugar de privatizar un problema público, ella insiste en un cambio sistemático en la política nacional de salud mental para proporcionar recursos para él y millones de otras personas.

Ella narra las dificultades en un libro que incluye el pensamiento y la poesía (Muchas formas de la locura: La lucha de una familia con la enfermedad mental y el Sistema de Salud Mental) de David. Es una crítica devastadora del sistema de salud mental combinada con el amor de un padre por su hijo, templado por su realismo y la integridad firma.

En su autobiografía, Rosemary actualiza la situación mediante la descripción de un mayor deterioro de David. Fiel a su método, se mantiene la esperanza para su bienestar, incluso la recuperación, una tarea a la que se ha comprometido “, siempre y cuando él y yo todavía estemos vivos.”

Rosemary, junto con sus colegas Mary Daly y Elisabeth Schüssler Fiorenza, teología feminista en forma de sus diferentes puntos de partida católicas. Sin restricciones por la ordenación, que fueron capaces de dedicar la plena medida de su talento para la teología, la filosofía y los estudios bíblicos, respectivamente. Tristemente, la iglesia kyriarchal no aprecia, o tal vez siquiera notó, su trabajo. Pero el resto de la comunidad está profundamente en deuda de Rosemary, empezando por el National Catholic Reporter, que ha publicado más de 185 de sus artículos.

Rosemary ha sido siempre una católica auto-identificada, pero nunca  confinada  por la institución. Ella afirma a sí misma en comunión con los obispos no recalcitrantes, pero con los que luchan por la justicia en la Iglesia y el cosmos más amplios. Ella sabia y conscientemente limita su trabajo como Católica a 10 por ciento de su producción intelectual, el diezmo, por así decirlo.

Dejar que los fracasos de la iglesia kyriarchal, en lugar de las necesidades del mundo, a dar forma a sus prioridades habría truncado su trabajo en tantos otros temas vitales. El cielo sabe que hay suficiente que hacer para reformar la institución que ella podría haberse centrado exclusivamente en él y todavía no hecho muchos progresos. En lugar de ello, Rosemary ve a sí misma como una ecuménica, interreligioso Católica buscando y creando “buena iglesia” donde quiera que puede.

Catorce títulos honoríficos más tarde, Rosemary tiene una colección de tocados académico que sus maravillosas mujeres colegas de Garrett se rumorea que desea modelar. Ella es reconocida en todo el mundo, su obra traducida a varios idiomas, sus ideas chispas ideas teológicas en las personas que nunca satisfacer.

Ella continúa de manera constante a lo largo de su propio camino, regocijándose en un largo y buen matrimonio, las vidas y carreras de sus hijos y nietos, y en la espléndida compañía de la comunidad Pilgrim Place compuesto por diversos ministros, profesores, miembros del Grial, activistas de todos.

Práctica pública de Rosemary de la teología es un modelo a imitar. Es a la vez intelectualmente rigurosa y basada en las experiencias diarias. Se trata tanto de la capa de ozono, sobre su jardín. Su capacidad de crear colegas – no mentores en el sentido patriarcal, sino para crear realmente colegas en sus alumnos – asegura que su obra perdurará más allá de su vida terrena, cuando, de acuerdo con su propia teología, se convierte en parte de la composta para vidas futuras. Esa es “la esperanza y significado” en abundancia.

[Mary E. Hunt es un teólogo feminista que es co-fundador y co-director de la Alianza de Mujeres para la Teología, Ética y Ritual (WATER) en Silver Spring, Maryland.]

 

http://ncronline.org/news/people/life-scholar-activist-rosemary-radford-ruether

MENSAJE EN MEMORIA DE SERGIO URREGO, ADOLESCENTE OBLIGADO AL SUICIDIO POR EL FUNDAMENTALISMO CATÓLICO DE LA ESCUELA COLOMBIANA


 

Medellín, Octubre 16 de 2014

 

  1. Los firmantes, miembros de la ASOCIACIÓN ABRIL SAN DAMIÁN, somos mujeres y hombres adultos, de nacionalidad colombiana, con domicilio en Medellín y su área metropolitana, humanistas, sensibles espiritualmente, activos social, política y profesionalmente y comprometidos con la transformación de nuestra sociedad. Somos, además, desde el punto de vista de nuestra orientación sexual y de género, gays, lesbianas, transgénero y heterosexuales, solos o en pareja. Entre nosotros hay docentes, gerontólogas, administradoras de empresas, terapeutas, psicólogos, ingenieros, sacerdotes, odontólogos, taxistas, peluqueros, directivos de ONG, contadores, diseñadores, empresarios, policías, obreros y biólogos. Entendemos que en el hecho de manifestarnos públicamente sin huidas ni escondites y en todas las facetas de nuestras identidades individuales, cumplimos con el deber ético y político de deslegitimar y transgredir la hétero-normalización católico-romana,  occidental,  monógama,  patriarcal,  ortodoxa  y  binaria masculina/femenina de nuestra sociedad.
  2. Como el 83% de la población LGBTI de Colombia y de América Latina, también nosotros hemos sobrevivido apenas al matoneo brutal al que fuimos sometidos siendo niños y adolescentes por las escuelas y sus maestros, por las iglesias, sus curas, sus monjas y sus pastores, y por muchas personas de las propias familias, incluídas nuestras católicas madres y nuestros fanáticos padres. Y como el 70% de las y los homosexuales de Colombia y América Latina, también muchos de nosotros hemos sido apedreados, golpeados, heridos, amenazados de muerte, perseguidos y acosados con normas arbitrarias en escuelas, colegios, universidades y aún en el desemepeño profesional.
  3. Sentimos que lo que el sistema educativo hizo en el cuerpo y en la vida de SERGIO URREGO, acosándolo hasta la muerte, lo ha hecho infinitas veces en nuestros propios cuerpos y en nuestras almas. Sergio, con sus adolescentes 16 años, no tenía por qué ser condenado a la muerte. Es la escuela, la que lo condenó al suicidio, con sus gurúes y sus sumos sacerdotes, con sus voceros y todos sus secuaces, la que desde hace mucho tiempo tiene que morir. SERGIO URREGO, niño intelectual, poeta, sensible y afectuoso, anarquista, ateo y homosexual, a nadie lastimó en su corta vida. Es, en cambio,la escuela intransigente, excluyente, confesional católica, homofóbica brutal e incapaz de reconocer la pluralidad de los seres humanos, la que ha producido dolor y muerte.
  4. El acoso y la desprotección hasta la muerte que sobre Sergio operaron el colegio Gimnasio Castillo Campestre de Tenjo, la secretaría de educación de Cundinamarca y el colombiano aparato de injusta-justicia representado esta vez por los fiscales de la Unidad de Reacción Inmediata de Engativá son mucho más que un equivocado proceder o un error de perspectiva y de comprensión; son un crimen atroz que nadie podrá permitirse repetir en la Colombia que puja por nacer. Con Sergio, con nosotras y nosotros, hay un proceso de paz pendiente y una reparación por el daño que históricamente nos ha causado Colombia. Esa paz y esa reparación que todavía ni se nombran, se cumplirán solamente el día que nuestros derechos sean plenamente reconocidos sin las restricciones que el confesionalismo católico del estado colombiano mantiene a pesar de la Constitución laica que nos da soporte e identidad nacional desde 1991.
  5. La escuela colombiana que llevó a Sergio al suicidio tiene que pensarse y radicalizarse en el cumplimiento del espíritu constitucional democrático colombiano que es laico y no confesional. Según el filósofo político John Rawls, la democracia tiene que construirse y pensarse en términos de una “razón pública” diferente de la “razón privada”. La razón pública tiene su fundamento en la máxima racionalidad; no así la razón privada de las lógicas de los individuos o de las pequeñas agrupaciones, lógicas que pueden ser o no racionales. La religión y las creencias metafísicas, creencias no racionales, pertenecen a la razón privada y no pueden condicionar ni conducir los asuntos públicos. Un individuo creyente tiene todo el derecho a gobernar su vida privada y la vida privada de sus correligionarios de acuerdo con las lógicas privadas del grupo; pero ese mismo individuo, si gobernante, legislador o juez, si maestro o gerente de lo público, no puede, en modo alguno, gobernar, legislar, juzgar, conducir o gerenciar sino con la racionalidad de la razón pública. La escuela colombiana, casi en su totalidad, se sigue construyendo en coherencia con lógicas privadas y por eso sigue produciendo exclusión y muerte en nombre de sus credos metafísicos religiosos. Esto tiene que romperse radicalmente en la Colombia que se piensa como democracia cierta. Y coherentemente, ninguna autoridad educativa o de control puede pasar por alto, bajo consideración alguna, su obligación de garantizar la plena constitucionalidad democrática.
  6. Solidariamente abrazamos a la abuelita, a Robert Urrego y a Alba Reyes, padre y madre de Sergio porque fueron buenos con él y porque su dolor también es nuestro. Celebramos la valentía ética de la casi totalidad de sus compañeras y compañeros de curso que lo acompañaron en su funeral a pesar de la férula irracional de la dirección del colegio victimario. Y nos comprometemos, en memoria de su corta vida fecunda, a promover la reflexión que desentrañe los porqué de la colombiana exclusión altero-fóbica y a ahondar nuestra radicalidad ética y política en pro de la puesta en vigencia de los plenos derechos de las personas LGBTI de Colombia.

 

Ancízar Cadavid Restrepo, Presidente de Abril San Damián

abrilsandamian@yahoo.es

 

Mensaje enviado a:

  • Abuela, padre y madre de Sergio Urrego
  • Rectora del Colegio Gimnasio Castillo Campestre de Tenjo
  • Secretaría de educación de Cundinamarca
  • Ministerio de educación
  • Procuraduría general de la nación
  • Fiscalía general de la nación
  • Colombia Diversa
  • Canal Capital de Bogotá
  • Corporación El Solar de Medellín
  • Corporación El Otro de Medellín
  • Periódico El Espectador, Natalia Herrera Durán
  • Periódico El Espectador, Cristina De la Torre
  • Mesa intersectorial de diversidad sexual de Bogotá
  • Red de profesionales gay/les de Colombia
  • Guía gay Colombia
  • Medellín diversa

Centro para la diversidad sexual y de género

REMITIDO AL E-MAIL

 

Esther Ruiz: “Se está intentando expulsar a la Iglesia Evangélica Española del Consejo Evangélico de Madrid”


Pastora Esther Ruiz

Esther Ruiz, muchas gracias por acceder a esta entrevista para el blogHomoprotestantes. Eres pastora de la Iglesia Evangélica Española(IEE), concretamente de la Iglesia de Cristo en Madrid. ¿Cuándo se fundó esta iglesia y desde cuando forma parte del Consejo Evangélico de Madrid (CEM)?

La Iglesia de Cristo en Madrid se fundó en 1912 y fue uno de los miembros fundadores del CEM.

Según su página Web el CEM se fundó en 1993 para promover la comunión cristiana y la unión de las Iglesias Evangélicas e instituciones de confesionalidad protestante en la Comunidad de Madrid. ¿Crees que esta sigue siendo su función hoy en día?

No, en absoluto, según lo que yo he podido ver hoy no sigue las enseñanzas de Jesús, ni los principios de la no discriminación, ni de la libertad religiosa que está reconocida en nuestra Constitución y leyes. Hoy el CEM no tiene nada que ver con los propios estatutos sobre cuál es su función principal. Imagínate que de las 400 iglesias que pertenecen al CEM, 48 miembros fueron con una idea común de apoyo a esos dos anexos a esa asamblea extraordinaria.

Te refieres a los dos puntos que el CEM aprobó el pasado siete de octubre para ser incluidos en su Reglamento de Régimen Interno en una asamblea extraordinaria. Uno de ellos el que dice que no aprueba ni apoya las relaciones sexuales que no sean entre un hombre y una mujer dentro del matrimonio. ¿No crees que el CEM se extralimita en sus funciones?¿Se creó para esto?

Claro que no se creó para esto, yo creo que el sector más conservador ha tomado el CEM como si fuera suyo, y faltan al respeto al resto. No puede ignorarse que hay otras interpretaciones de la Biblia, ni se debe cerrar un organismo federativo de manera fundamentalista. El CEM no es una Iglesia, sólo da testimonio de lo que todas juntas confiesan. No saben nada de pluralidad, ni de comunión cristiana, ni de fraternidad. Pero sí saben de imposiciones.

Por tus respuestas entiendo que el CEM no es la casa común de las iglesias protestantes. Según tu percepción, una institución que nació para representar a los protestantes de Madrid se ha convertido en un lugar que pretende uniformizar e imponer el fundamentalismo. ¿Crees que se está intentando expulsar a las iglesias de la IEE de esta institución? ¿Es algo que se ha hecho conscientemente?

Sí, creo que se está intentando expulsar a la IEE del CEM porque entienden que nosotros no tenemos la misma línea que ellos y lógicamente saben que no nos van a imponer nada. Van diciendo que la IEE es una iglesia inclusiva sin dejarnos apenas expresarnos.

En la IEE hay personas que creen en una iglesia inclusiva y personas que no creen que la iglesia deba ser inclusiva, pero mantenemos el diálogo y el respeto. Además, no se si te has dado cuenta de que el voto era secreto y se han permitido concluir y hacer público que esos cuatro votos en contra eran de la IEE sin que nada lo pruebe, saltándose el más mínimo rigor democrático. Nada más terminar la asamblea se dedicaron a difundir la noticia. Lo que más me molestó fue ver al principal inquisidor, sentado en la primera fila y observando.

Por su puesto que lo que ha ocurrido ha sido premeditado. Ya llevaban tras la IEE varios años, pero nuestra participación en una celebración con Santa Cena en marzo de este año con ICM, fue el punto que provocó esta asamblea con la redacción de este anexo en el régimen interno del CEM.

¿Qué te hubiera gustado explicar en la asamblea respecto a la forma en la que la IEE está abordando la pastoral de las personas LGTB?

Algunas iglesias de la IEE, y una parte importante de la membresía de la IEE, no está de acuerdo con la iglesia inclusiva. Otras están totalmente a favor y defienden que esto no debería ni cuestionarse. Lo lógico es ir adelante juntos, en la enseñanza, en el acompañamiento mutuo y en la luchar y la búsqueda para llegar a ser una Iglesia que viva en el respeto.

El Sínodo de la IEE ha recomendado el trabajo bíblico y teológico para avanzar en el consenso y conocer mejor los unos la posición de los otros. En muchas iglesias se ha vivido la diversidad como una fuente exclusiva de división, nosotros hemos elegido abordar la cuestión desde la perspectiva pastoral, en el cuidado de las personas; y eso empieza por nuestra capacidad de diálogo.

Cuando hablamos de homosexualidad muchas veces nos centramos en las tensiones y enfrentamientos. Pero, ¿puedes hablarnos de tu experiencia con protestantes LGTB a quienes conoces? Después de la asamblea del otro día, ¿entiendes mejor la situación por la que han tenido que pasar?

Conozco personas tanto fuera como dentro de la IEE que son protestantes y del colectivo LGTB, y me cuesta hablar o decir algo como experiencia diferente a los que son heterosexuales. Para mí, la relación personal y la experiencia de fe no tiene que ver con el sexo, sino con la persona. Yo miro más la belleza de la amistad o el amor hacia todos. Además Jesús no habló al sexo, habló a las personas.

Después de la experiencia en la asamblea del CEM, pienso que lo que hemos vivido ha sido la discriminación como iglesia plural. No es nuevo que personas que defienden creer en el amor de Dios no acepten la verdad de los demás, ya tenemos experiencia de quienes se atribuyen ser la iglesia verdadera. He sentido una actitud de desprecio y entiendo a las personas a las que les hacen pasar por esa desagradable experiencia. Para nosotros siempre ha sido preocupante el sufrimiento de los excluidos, sean del tipo que sean.

¿Y ahora qué? Si el CEM no quiere seguir el ejemplo de la IEE de mantener en su seno a iglesias con diferente sensibilidad respecto a la aceptación de las personas LGTB en sus comunidades: ¿Qué pueden hacer las iglesias de la IEE? ¿Están obligadas a acatar el reglamento para no ser expulsadas?

Bueno, pues lo que nos han demostrado las iglesias que asistieron a esa asamblea, es que a la IEE no nos quieren tal como somos. Lo cierto es que esto tampoco es nuevo, nunca han aceptado nuestro ecumenismo ni nuestra perspectiva teológica. ¿Qué pintamos ahí, si ese no es nuestro sitio? Dios no hace acepción de personas y todos somos sus hijos. Para nosotros lo que es muy grave es que si se excluye a alguno como hijo de Dios, nos están excluyendo a los demás. Pienso que en esta manera de entender el CEM, como “Iglesia verdadera” y una “Conferencia Episcopal” inapelable, no tiene cabida la IEE.

Por el momento lo que si vamos a hacer es una nota de prensa aclaratoria en la que explicaremos el por qué no aceptamos ese tipo de enmiendas. Las iglesias de la IEE se van a reunir para decidir una postura común y actuar según el mejor testimonio de Jesucristo y de nuestra solidaridad con los excluidos.

¿No crees que la FEREDE debería mediar en todo esto?

Pues claro que sí, estoy segura que ya no les queda mucho tiempo para seguir mirando hacia otro lado. De aquí a nada tendrán que definirse.

¿Crees que su posición será otra?

Hasta ahora ha sido otra. Por ejemplo respecto del reconocimiento en el código civil del matrimonio entre personas del mismo sexo. En aquel momento se declaró la postura mayoritaria, pero no se modificó la normativa para hacerla excluyente. Lo que nos han manifestado es que la FEREDE tiene muy claro su carácter federativo y que no es una súper iglesia.

¿No ves posible crear otro tipo de instituciones formadas por iglesias que no estén envenenadas de fundamentalismo? En otros países las iglesias históricas como la IEE, no se relacionan con el Estado junto a las iglesias de corte fundamentalista. ¿Hay alguna posibilidad de crear una Federación de Iglesias Protestantes? ¿Sólo queda acatar o ir por libre?

Desde luego acatar no, e ir por libre tampoco. Aunque prefiero ir por libre si fuese necesario. Después de este episodio, creo que deberíamos plantearnos como seguir. Respecto a lo de hacer una Federación de Iglesias Protestantes habría que ver como hacerlo. Creo que se podría hacer.

¿Descartas la posibilidad de tomar acciones legales contra el CEM? Es difícil entender que una institución que recibe subvenciones de un Gobierno que está por la igualdad de todas y todos, ponga en su reglamento una cláusula de contenido homófobo tan explícito.

A pesar de todo, no lo descarto. Lo que ha ocurrido es intolerable.

Esther, muchas gracias por acceder a realizar esta entrevista y por contarnos de primera mano lo que ocurrió en la última Asamblea del CEM. Y muchas gracias por defender una Iglesia que es para todas y todos los que quieren seguir a Jesús desde lo que son, y no desde lo que les pretenden imponer.

 

http://www.lupaprotestante.com/blog/se-esta-intentando-expulsar-la-iglesia-evangelica-espanola-del-consejo-evangelico-de-madrid/

COLOMBIA: El arzobispo de Cali quiere que la Iglesia pida perdón a los homosexuales y acepte sus uniones


CONTRADICE EXPRESAMENTE EL MAGISTERIO

Mons. Darío de Jesús Monsalve, arzobispo de Cali, asegura que la Iglesia debe pedir perdón a los homosexuales «por las heridas que les hemos causado con juicios hirientes y dañinos sobre su tendencia». En relación con las parejas del mismo sexo, el prelado afirma que «la Iglesia puede ayudar a entender esas manifestaciones como válidas, es decir que se dan, y ayudar a las personas a construir sus vidas».

16/10/14 8:43 AM | Imprimir | Enviar

(El Tiempo/InfoCatólica) El arzobispo de Cali se manifiesta  contra la fe católica al responder a las siguientes preguntas de El Tiempo:

¿Existe división en la Iglesia con respecto a estos temas que se abordan en el sínodo?

Entiendo que hay divergencias e, incluso, diferencias marcadas, pero no divisiones. Estas diferencias son por razones culturales, como que, en Asia, el concepto de familia es diferente al de Occidente.

No es que haya divisiones en la Iglesia, pero sí diferencias de enfoques y conceptos de la moral. La Iglesia tiene un gran reto para evolucionar, que es ser más fiel a Jesús y al evangelio, e interpretar mejor la evolución de la humanidad.

Ha causado mucho malestar en la Iglesia la información que se publicó sobre el punto del homosexualismo…

El tema no es concretamente sobre la doctrina eclesial cristiana o la tendencia o el comportamiento homosexual, es sobre las personas que tengan esas tendencias. En ese sentido no es un asunto doctrinal, sino relacional.

La Iglesia debe mejorar su relación con esta comunidad y ayudar a la sociedad a entender que las personas no se definen por sus tendencias o conductas, sino por su propio valor, dignidad, derechos y deberes. Hay que brindarles más acogida y pedirles perdón por las heridas que les hemos causado con juicios hirientes y dañinos sobre su tendencia.

¿Es posible una apertura de la Iglesia frente al tema de las parejas del mismo sexo?

No entiendo como una apertura las equiparaciones de esas parejas con la pareja humana, que es la de varón y mujer. Sin embargo, esas parejas expresan algo constructivo y positivo del humano, que es el afecto. Una sociedad no puede ser violenta con personas que expresen afectos distintos a los institucionales que tiene la sociedad para organizar la vida de hombres y mujeres.

En ese sentido, la Iglesia puede ayudar a entender esas manifestaciones como válidas, es decir que se dan, y ayudar a las personas a construir sus vidas. No debemos crear conflicto con esas relaciones, porque ya bastantes conflictos tiene la humanidad como para convertir en problemático algo que debería ser aceptado.

¿Qué resultados espera del sínodo, teniendo en cuenta la polémica suscitada?

El primer resultado ya se está teniendo y es generar la reflexión de la humanidad sobre una realidad tan diversa y definitiva en la vida de los seres humanos, como el afecto, la sexualidad, la pareja humana, la realidad del matrimonio y la formación de la institución familiar. Esa realidad vive una grave crisis. El sínodo está haciendo ver que la sexualidad necesita ser orientada, no solo hacia el placer sino como lenguaje de amor, de construcción de un tejido social y de transmisión de la vida.

Magisterio Católico vigente

En el documento «Consideraciones acerca de los proyectos de reconocimiento legal de las uniones entre personas homosexuales», promulgado por la Congregación para la Doctrina de la Fe en junio del 2003, la Iglesia rechaza no solo el matrimonio entre personas del mismo sexo, sino cualquier tipo de reconocimiento legal de las uniones homosexuales. En dicho texto, el magisterio católico enseña que:

Ante el reconocimiento legal de las uniones homosexuales, o la equiparación legal de éstas al matrimonio con acceso a los derechos propios del mismo, es necesario oponerse en forma clara e incisiva.

y

Dado que las parejas matrimoniales cumplen el papel de garantizar el orden de la procreación y son por lo tanto de eminente interés público, el derecho civil les confiere un reconocimiento institucional. Las uniones homosexuales, por el contrario, no exigen una específica atención por parte del ordenamiento jurídico, porque no cumplen dicho papel para el bien común.

y

En el caso de que en una Asamblea legislativa se proponga por primera vez un proyecto de ley a favor de la legalización de las uniones homosexuales, el parlamentario católico tiene el deber moral de expresar clara y públicamente su desacuerdo y votar contra el proyecto de ley. Conceder el sufragio del propio voto a un texto legislativo tan nocivo del bien común de la sociedad es un acto gravemente inmoral.

El texto, firmado por el entonces Cardenal Joseph Ratzinger, hoy Papa Benedicto XVI, concluye con un párrafo en el que ratifica la oposición de la Iglesia a cualquier tipo de reconocimiento legal de las uniones homosexuales:

La Iglesia enseña que el respeto hacia las personas homosexuales no puede en modo alguno llevar a la aprobación del comportamiento homosexual ni a la legalización de las uniones homosexuales. El bien común exige que las leyes reconozcan, favorezcan y protejan la unión matrimonial como base de la familia, célula primaria de la sociedad. Reconocer legalmente las uniones homosexuales o equipararlas al matrimonio, significaría no solamente aprobar un comportamiento desviado y convertirlo en un modelo para la sociedad actual, sino también ofuscar valores fundamentales que pertenecen al patrimonio común de la humanidad. La Iglesia no puede dejar de defender tales valores, para el bien de los hombres y de toda la sociedad.

 

http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=22218&utm_medium=email&utm_source=boletin&utm_campaign=bltn141016

A %d blogueros les gusta esto: