MENSAJE EN MEMORIA DE SERGIO URREGO, ADOLESCENTE OBLIGADO AL SUICIDIO POR EL FUNDAMENTALISMO CATÓLICO DE LA ESCUELA COLOMBIANA


 

Medellín, Octubre 16 de 2014

 

  1. Los firmantes, miembros de la ASOCIACIÓN ABRIL SAN DAMIÁN, somos mujeres y hombres adultos, de nacionalidad colombiana, con domicilio en Medellín y su área metropolitana, humanistas, sensibles espiritualmente, activos social, política y profesionalmente y comprometidos con la transformación de nuestra sociedad. Somos, además, desde el punto de vista de nuestra orientación sexual y de género, gays, lesbianas, transgénero y heterosexuales, solos o en pareja. Entre nosotros hay docentes, gerontólogas, administradoras de empresas, terapeutas, psicólogos, ingenieros, sacerdotes, odontólogos, taxistas, peluqueros, directivos de ONG, contadores, diseñadores, empresarios, policías, obreros y biólogos. Entendemos que en el hecho de manifestarnos públicamente sin huidas ni escondites y en todas las facetas de nuestras identidades individuales, cumplimos con el deber ético y político de deslegitimar y transgredir la hétero-normalización católico-romana,  occidental,  monógama,  patriarcal,  ortodoxa  y  binaria masculina/femenina de nuestra sociedad.
  2. Como el 83% de la población LGBTI de Colombia y de América Latina, también nosotros hemos sobrevivido apenas al matoneo brutal al que fuimos sometidos siendo niños y adolescentes por las escuelas y sus maestros, por las iglesias, sus curas, sus monjas y sus pastores, y por muchas personas de las propias familias, incluídas nuestras católicas madres y nuestros fanáticos padres. Y como el 70% de las y los homosexuales de Colombia y América Latina, también muchos de nosotros hemos sido apedreados, golpeados, heridos, amenazados de muerte, perseguidos y acosados con normas arbitrarias en escuelas, colegios, universidades y aún en el desemepeño profesional.
  3. Sentimos que lo que el sistema educativo hizo en el cuerpo y en la vida de SERGIO URREGO, acosándolo hasta la muerte, lo ha hecho infinitas veces en nuestros propios cuerpos y en nuestras almas. Sergio, con sus adolescentes 16 años, no tenía por qué ser condenado a la muerte. Es la escuela, la que lo condenó al suicidio, con sus gurúes y sus sumos sacerdotes, con sus voceros y todos sus secuaces, la que desde hace mucho tiempo tiene que morir. SERGIO URREGO, niño intelectual, poeta, sensible y afectuoso, anarquista, ateo y homosexual, a nadie lastimó en su corta vida. Es, en cambio,la escuela intransigente, excluyente, confesional católica, homofóbica brutal e incapaz de reconocer la pluralidad de los seres humanos, la que ha producido dolor y muerte.
  4. El acoso y la desprotección hasta la muerte que sobre Sergio operaron el colegio Gimnasio Castillo Campestre de Tenjo, la secretaría de educación de Cundinamarca y el colombiano aparato de injusta-justicia representado esta vez por los fiscales de la Unidad de Reacción Inmediata de Engativá son mucho más que un equivocado proceder o un error de perspectiva y de comprensión; son un crimen atroz que nadie podrá permitirse repetir en la Colombia que puja por nacer. Con Sergio, con nosotras y nosotros, hay un proceso de paz pendiente y una reparación por el daño que históricamente nos ha causado Colombia. Esa paz y esa reparación que todavía ni se nombran, se cumplirán solamente el día que nuestros derechos sean plenamente reconocidos sin las restricciones que el confesionalismo católico del estado colombiano mantiene a pesar de la Constitución laica que nos da soporte e identidad nacional desde 1991.
  5. La escuela colombiana que llevó a Sergio al suicidio tiene que pensarse y radicalizarse en el cumplimiento del espíritu constitucional democrático colombiano que es laico y no confesional. Según el filósofo político John Rawls, la democracia tiene que construirse y pensarse en términos de una “razón pública” diferente de la “razón privada”. La razón pública tiene su fundamento en la máxima racionalidad; no así la razón privada de las lógicas de los individuos o de las pequeñas agrupaciones, lógicas que pueden ser o no racionales. La religión y las creencias metafísicas, creencias no racionales, pertenecen a la razón privada y no pueden condicionar ni conducir los asuntos públicos. Un individuo creyente tiene todo el derecho a gobernar su vida privada y la vida privada de sus correligionarios de acuerdo con las lógicas privadas del grupo; pero ese mismo individuo, si gobernante, legislador o juez, si maestro o gerente de lo público, no puede, en modo alguno, gobernar, legislar, juzgar, conducir o gerenciar sino con la racionalidad de la razón pública. La escuela colombiana, casi en su totalidad, se sigue construyendo en coherencia con lógicas privadas y por eso sigue produciendo exclusión y muerte en nombre de sus credos metafísicos religiosos. Esto tiene que romperse radicalmente en la Colombia que se piensa como democracia cierta. Y coherentemente, ninguna autoridad educativa o de control puede pasar por alto, bajo consideración alguna, su obligación de garantizar la plena constitucionalidad democrática.
  6. Solidariamente abrazamos a la abuelita, a Robert Urrego y a Alba Reyes, padre y madre de Sergio porque fueron buenos con él y porque su dolor también es nuestro. Celebramos la valentía ética de la casi totalidad de sus compañeras y compañeros de curso que lo acompañaron en su funeral a pesar de la férula irracional de la dirección del colegio victimario. Y nos comprometemos, en memoria de su corta vida fecunda, a promover la reflexión que desentrañe los porqué de la colombiana exclusión altero-fóbica y a ahondar nuestra radicalidad ética y política en pro de la puesta en vigencia de los plenos derechos de las personas LGBTI de Colombia.

 

Ancízar Cadavid Restrepo, Presidente de Abril San Damián

abrilsandamian@yahoo.es

 

Mensaje enviado a:

  • Abuela, padre y madre de Sergio Urrego
  • Rectora del Colegio Gimnasio Castillo Campestre de Tenjo
  • Secretaría de educación de Cundinamarca
  • Ministerio de educación
  • Procuraduría general de la nación
  • Fiscalía general de la nación
  • Colombia Diversa
  • Canal Capital de Bogotá
  • Corporación El Solar de Medellín
  • Corporación El Otro de Medellín
  • Periódico El Espectador, Natalia Herrera Durán
  • Periódico El Espectador, Cristina De la Torre
  • Mesa intersectorial de diversidad sexual de Bogotá
  • Red de profesionales gay/les de Colombia
  • Guía gay Colombia
  • Medellín diversa

Centro para la diversidad sexual y de género

REMITIDO AL E-MAIL

 

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: