EL DERECHO A EMIGRAR : YOLANDA CHÁVEZ


ISSN: 1579-6345

ecleSALia 27 de octubre

de 2014

«PREMIO ALANDAR 2011″

yolachavez66@gmail.com

LOS ÁNGELES (USA).

 

ECLESALIA27/10/14.- Una de las tareas escolares más recientes de mi hijo de once años en su clase de estudios sociales, consistió en hacer un mapa para explicar las primeras migraciones del ser humano. Dibujó caminos con líneas de flechas rojas para señalar los recorridos que aquellos migrantes hicieron sobre los continentes de nuestro planeta…

“Ellos migraron porque se agotaron sus suministros de alimentos debido al súbito cambio de clima. Comenzó a hacer mucho frío; no podían cazar o recoger bayas. Si se quedaban en África, morían”.

La primera migración fue provocada por el hambre, el instinto natural por sobrevivir hacía que aquellos seres humanos de hace ya más de 50.000 años, salieran de los territorios tan conocidos por ellos para aventurarse a otros totalmente desconocidos. La posibilidad de encontrar alimentos les daba el coraje y el derecho de hacerlo.

Es la misma razón por la que tuve que dejar mi país. En el hogar se habían agotado los suministros de alimentos para mis hermanos y yo desde el asesinato de mi padre. Hay una enfermedad provocada por vivir tanto tiempo entre la injusticia de una sociedad con rostro de impunidad, de persecución, de asesinato. Donde los salarios no son proporcionales a las jornadas de trabajo, donde se corta la cabeza que se levanta; Se llama desesperanza. Mi madre la contrajo, enfermó gravemente, perdió el ánimo, la fe y la fuerza para seguir adelante, ella ya no tenía ganas de vivir.

La modesta beca por prestar mis servicios como maestra en comunidades de difícil acceso no daba para sostener mis estudios y una familia. Sin embargo sobrevivimos hasta que pude finalizar una carrera profesional.

En ese tiempo de servicio aprendí a sentir a Dios muy de cerca. Ocurrió en una humilde aula para alfabetización de adultos en la que me reunía cada tarde con los campesinos que deseaban aprender a leer y escribir después de sus jornadas de trabajo y mis clases con los niños; lo sentí en el nombre escrito por primera vez con el puño y letra de su dueña o dueño y en el gozo de afirmar la propia identidad: “Yo soy Fermín” “yo soy Teresa” “yo soy Felipe”… en el modo en que celebrábamos semejante acontecimiento en el grupo, (cuando una persona lograba escribir por primera vez su nombre, levantaba con ambas manos la hoja donde lo había escrito y todos los presentes aplaudíamos y corríamos a abrazarle) pese a las condiciones de pobreza extrema que como yo, aquellas comunidades se encontraban, vivían con una esperanza que rebasaba mi sentido común.

En aquella humilde aula, los campesinos aprendieron a leer y escribir y yo aprendí a hablar con Dios. Mis oraciones consistían en pedir una señal que me indicara que más debía hacer para poder llevar comida a mis hermanos porque en mi país tener una profesión no significa nada. Una serie de puertas que no se abrían me señalaron el camino al norte, emprendí sin remedio el camino a pie dejando atrás mi tierra; la tierra donde conocí a Dios pero también la tierra donde habían asesinado a mi padre y todas mis posibilidades.

¿De dónde viene la fuerza que nos mueve como tomándonos por los brazos, a caminar más allá de nuestras propias tierras?

¿De dónde viene la esperanza que nos llena el corazón para atrevernos a cruzar valles de muerte?

¿De dónde vino aquella madrugada el dolor que me desencajó el rostro y me agotó las lágrimas al ver morir mi propia carne y mi propia sangre, en la muerte del extraño que no logró alcanzar la frontera como yo?

¡Estoy segura que de Dios! Cuando se cruzan fronteras Dios las cruza con nosotros; nos habilita para hacerlo, está en la forma de los pies, en la estructura de las manos, en las ganas de vivir. Nos da la fuerza para desear el futuro y el derecho fundamental de pelear por la vida.

Está también en el desconocido territorio donde se enfrenta la más dolorosa falta de solidaridad cuando se menoscaba la dignidad del ser humano, cuando se etiquetan a los grupos y se les excluyen de derechos como a los “Once millones”. Un grupo tratado como objeto, como masa con la que los gobiernos de los territorios que los expulsa y al que se llega, no saben qué hacer.

No es una masa, son personas con una historia de vida, con genuina fe en el futuro. Personas de rostros invisibles para los poderosos a quienes Dios cuestiona su presencia: “¿Dónde está tu hermano?” (Gn 4,9)¿Cuál es el mejor momento para responderle? ¿Cerca de las elecciones o después de ellas?…

Hoy sigo hablando con Dios en un aula, ahora como Maestra de Catequistas. En estas aulas hay personas que forman parte de familias que han sido separadas por las redadas de inmigración, han vivido las deportaciones de familiares arrestados en sus lugares de trabajo, o los han perdido en centros de detención.

También en esas aulas se vive el gozo de afirmar la propia identidad con cuestionamientos tan fundamentales como: ¿Quién soy yo? La felicidad de descubrirse a sí misma, a sí mismo, ya no rebasa mi sentido común, ahora lo entiendo.

Sucede un gran momento; En nuestras circunstancias sentimos el abrazo tierno de nuestra antigua madre; Nantzin, Tonantzin-Guadalupe; Mamita, Madrecita Nuestra… ese abrazo nos reúne como hijas e hijos. Nos alza contra su mejilla, nos despierta de un letargo añejado con miedos y dudas para iluminar nuestra existencia con una gran certeza: Somos los hijos benditos, sus más pequeños. Ella es la realidad sobre la que se ha apoyado toda nuestra vida. Nuestra Madre nos hace familia. Unión que es libertad, esperanza, experiencia profunda; nos encontramos de frente con el rostro maternal y tierno de Dios que cuida, protege y consuela a lo más débil, a lo más indefenso. “¿Acaso olvida una mujer a su niño de pecho, sin compadecerse del hijo de sus entrañas?” (Is. 49; 15). Las personas inmigrantes reflejamos al hijo entrañable. Esta certeza nos infunde dignidad, fuerza para enfrentar las adversidades y caminar hacia el futuro. Por instinto natural comenzamos a buscar el amor, el cuidado, la justicia y la paz, características propias de Dios y desde nuestras condiciones su presencia se hace manifiesta. Sus entrañas de ternura nos impulsan, nos mueve a ser hijos e hijas solidarias trabajando para relacionarnos con todos nuestros hermanos y hermanas de maneras justas, dignas, compasivas…

Nace la necesidad de rechazar lo incompatible a una familia humana, a cuestionar aquellos medios de comunicación que explotan el dolor de hogares desmembrados por las deportaciones, a comentarios de presentadores de noticias como: “Los inmigrantes marcharon por las calles exigiendo se respeten sus derechos…un momento, no tienen derechos, ¿Cuáles derechos?”

Los derechos están en la persona, el ser persona ya nos da derecho.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos (Art.2) confirma que estos Derechos se aplican a todas las personas “sin distinción de ningún tipo, tales como raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política u otra, origen social o nacional, propiedad, nacimiento u otro status”.

Sé que como a los “Once millones”, Dios señaló un camino a aquellos seres humanos de las primeras migraciones hace más de 50.000 años para que no murieran. Los humanos seguimos migrando porque está en nuestra información genética. Se lucha por la vida hasta el último aliento.

Pido a nuestra Señora que me ayude a descubrir los recursos, las palabras y las plataformas para llamar a las conciencias de mis hermanas y hermanos que han dibujado, con sus pasos, líneas de flechas rojas sobre los continentes, para que no se acostumbren al maltrato.

Maltratar o ser maltratadas, maltratados, no está bien. Que se entienda de una vez por todas:

No es moral que en los mares, en los cerros y desiertos de nuestra casa común aparezcan cadáveres de mujeres, hombres y niños inmigrantes cada día y nadie haga nada.

La migración es un derecho. Los que persiguen, acorralan, o provocan la muerte de inmigrantes, lo están haciendo con Dios.

Dios mismo representa la causa de las personas extranjeras:

“No maltrates ni oprimas a los extranjeros, pues también tú y tu pueblo fueron extranjeros en Egipto” (Éxodo 23:9).

(Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

 

 

 

eclesalia.net

Victorino Pérez: «El Concilio supuso una apertura insólita en la historia de la Iglesia, que muchos entendieron y otros no»


Cictorino Pérez Prieto

Publica «La búsqueda de la armonía en la diversidad»

«Francisco podría convertirse en el Papa más comprometido con el diálogo interreligioso»

Joaquín García de Dios, 26 de octubre de 2014 a las 10:32

El encuentro es más fácil a nivel de base que a nivel de jerarquías. Pero no hay nada imposible si se parte del respeto de las diferencias

Victorino Pérez/>

Victorino Pérez

(Joaquín García de Dios, sj)- Y de nuevo, un libro de Victorino Pérez. Porque ya van muchos, creo que más de veinte. Pero éste es nuevo: La búsqueda de la armonía en la diversidad. El diálogo ecuménico e interreligioso desde el Concilio Vaticano II. Con todo su proceso: La pre-idea (¿Y si escribo sobre esto?), la decisión (¡A por él!), la gestación: elaborar, pensar, investigar, comprobar, formular, puntualizar, perfilar, consultar… y finalmente el parto y la alegría del libro nacido ¡Qué trabajo más admirable has hecho!….

Y ahora a ocuparse del libro. Al ir leyendo tu libro, Victorino, me han surgido unas preguntas que me gustaría hacerte.

¿Por qué se te ocurrió escribir sobre el tema de este libro y por qué creíste que éste era el momento más indicado para hacerlo?

– El tema de mi último libro es una vieja preocupación mía. Llevo muchos años interesado y trabajando en el diálogo ecuménico, interreligioso e intercultural. Fue el tema de mis tesis doctorales en Teología (en la Universidad Pontificia de Salamanca) y Filosofía (en la Universidad de Santiago de Compostela), sobre la teología interreligiosa y el pensamiento intercultural de Raimon Panikkar. Pero todas estas inquietudes, investigaciones y reflexiones mías esperaban el momento de ponerse en un libro y ofrecérselo a los posibles lectores; esperaban su kairós. Y la ocasión fue una conferencia que di en el año 2013 en el Centro Loyola de Pamplona, de los jesuitas, en un ciclo de conferencias con ocasión de la celebración de los 50 años del Vaticano II. Éste fue el momento oportuno, sorprendente y no programado. Momento necesario que consolidó un proyecto hermoso y conflictivo a un tiempo; ya lo estoy experimentando intensamente en ambos sentido, pues me ha dado muchas alegrías y algunas críticas…

¿Por qué un título elaborado cuidadosa y hasta literariamente con tres palabras supongo que claves: Búsqueda. Armonía. Diversidad?

– Los seres humanos somos diversos: iguales, pero diferentes, en lengua, cultura, religiones… Así nos hizo nuestra historia también diferente. Contrariamente a lo que piensan algunos, esta diversidad no sólo no es mala, sino que es buena, a pesar de las dificultades que supone: Es buena la unidad de todos los seres humanos, como hermanos e hijos de un mismo Padre/Madre (Dios, Yahveh, Allah, Brahman…). Pero es malo el intento de uniformidad, de eliminar esa diferencia e intentar imponer nuestra verdad. Lo que necesitamos es buscar la armonía en esa diversidad que nos enriquece y complementa… Y buscarla siempre en un proceso inacabado, con paz y justicia. Porque todos somos uno y distintos: la realidad es no-dual, como muestra el riquísimo concepto oriental de la no-dualidad, que el pensamiento hindú llama desde hace siglos advaita.

El subtítulo también necesita tu glosa cualificada. Diálogo. Ecuménico. Interreligioso. Y la determinación temporal: desde el concilio Vaticano II. ¿Qué ha pasado o está pasando en ese tiempo?

– Es importante una precisión del subtítulo, sobre todo para quien no está mucho en este lenguaje: El libro trata del diálogo ecuménico, el diálogo entre hermanos/as cristianos/a, del diálogo interreligioso, que realizamos con hermanos/as de otras religiones; pero sin olvidar el necesario diálogo con los hermanos/as que no tienen religión, de lo que me ocupo también en la primera parte del libro y volvía a recordarme J.I. González Faus en una larga recensión y debate sobre el libro, aparecida en el último número de Actualidad bibliográfica de Filosofía y Teología. El libro se ocupa sobre todo del diálogo interreligioso en los últimos años y en la actualidad, con algunas propuestas nuevas.

También es importante la determinación temporal: desde el Concilio Vaticano II, un evento fundamental que marcó un antes y un después en este diálogo, tanto para los católicos como para el resto del mundo. Pablo VI lo definió «el concilio del diálogo» y K. Rahner lo llamó el «principio del principio» hacia una «Iglesia mundial», «la transición de la Iglesia hacia el futuro». Juan XXIII quiso que fuera un auténtico Pentecostés renovador de la Iglesia. Frente al concilio de Trento (400 años antes), el Vaticano II no nació con una actitud de rechazo contra nada, sino de acogida al mundo moderno; para «abrir las ventanas» al mundo, con el que estaba tan enfrentada la Iglesia. Apertura a los hermanos/as de otras confesiones cristianas, a los hermanos/as de otras religiones y a los que no tienen religión. Una apertura insólita en la historia de la Iglesia, que muchos entendieron y acogieron con gozo y otros no.

Según tu comprobación y experiencia personal, ¿cuáles son las confesiones religiosas o equivalentes, que están demostrando interés serio y participación por este diálogo y cómo lo están demostrando? (musulmanes, católicos, ortodoxos, budistas, evangelistas, indefinidos… ¿Cuáles son los puntos en que los acuerdos son más fáciles y cuáles son, en cada una de ellas, los que están funcionando como las dificultades insalvables?

– Este diálogo se está dando hoy de todos con todos… Como refleja el libro, por parte de la Iglesia católica ya desde los primeros tiempos del Concilio y el postconcilio: La creación de los tres secretariados para el Diálogo ecuménico, para el Diálogo interreligioso con las religiones no-cristianos e incluso para el Diálogo con los no-creyentes. Se levantaron las excomuniones mutuas entre Roma y Constantinopla (encuentros entre Paulo VI y el Patriarca Atenágoras); el Primado de Inglaterra, Ramsey, visita al Papa y Paulo VI viaja a Ginebra para un encuentro con las iglesias de la Reforma, etc. Se intensificó el diálogo con las religiones no cristianas y con el mundo secular moderno, subrayando la importancia de la libertad religiosa… Finalmente, Francisco podría convertirse en el papa más comprometido con el diálogo interreligioso en tiempos recientes: La globalización -ha dicho- no debe ser como una bola de billar, con una superficie uniforme, sino que debe ter «la figura de un poliedro, donde todos se integran, pero cada quien mantiene su peculiaridad que, enriquece las otras». «Tenemos que caminar unidos en las diferencias: no existe otro camino para unirnos», dijo. Incluso… «No existe un Dios católico. Existe Dios, nuestro Padre». E incluso: «El proselitismo es una gran estupidez… lo que hay que hacer es conocerse y escucharse», aunque también hay que saber hacerlo desde nuestras identidades, como recordó en su reciente visita a Corea…

Acerca de cuáles son las confesiones religiosas o equivalentes, que están demostrando interés serio y participación por este diálogo, a nivel mundial, se multiplicaron en las últimas décadas los encuentros convocados por distintas confesiones cristianas y otras religiones, conformando distintas organizaciones mundiales: Consejo Mundial de las Iglesias, Parlamento Mundial de las Religiones, Consejo Mundial Interfes… Yo mismo he participado, e incluso organizado en los últimos diez años encuentros de diálogo ecuménico e interreligioso, sobre todo con musulmanes y judíos…

En lo ecuménico los acuerdos entre la Iglesia católica y las demás iglesias son cada vez mayores, pues se parte de que los cristianos tenemos en común, la fe apostólica (el Evangelio, los credos de los primeros siglos, la fe en el Dios trinitario y en Jesucristo salvador…), no de lo que nos separa…

En el diálogo con otras religiones, el encuentro se está realizando tanto a nivel de praxis ética (trabajo por la justicia y la paz…) como espiritual (oración)… En ambos casos, el encuentro es más fácil a nivel de base que a nivel de jerarquías… No hay nada imposible en el encuentro si se parte del respeto de las diferencias…

Me ha llamado especialmente la atención el capítulo 2.2. del índice de tu libro. Precisamente por las características de la palabra «diálogo». El diálogo «interpersonal» ¿también es aplicable cuando los dialogantes no son persona a persona sino grupos, asambleas, confesiones religiosas? Y ¿por qué sin olvidar a los pobres y las mujeres y no empezar en primer lugar por los pobres y las mujeres?

– Esta última cuestión es muy importante, y estoy completamente de acuerdo con lo que dices; pero la realidad es que los pobres y las mujeres estuvieron habitualmente ausentes en el diálogo interreligioso en los primeros tempos de éste, y aún lo están bastante; es un tema que empieza a solventarse ahora…

Respecto a lo primero, el diálogo interpersonal puede hacerse persona a persona y comunidad a comunidad… siempre que éstas sean grupos de personas reales, sino es un artificio abstracto…

¿Podrías imaginar este diálogo a nivel personal, de calle o de encuentros espontáneos con las personas con las que tratamos? ¿Hay que estar especialmente preparados o predispuestos para buscarlo y aceptarlo? ¿Cuáles serían las condiciones indispensables?

– Aunque no se necesita una especial preparación para ese diálogo, pues no es tanto cosa de «especialistas» sino sobre todo de la gente corriente, ese diálogo sí necesita una actitud, una predisposición particular de las personas y los grupos que habitualmente no existe entre nosotros: actitud de diálogo con el diferente. Algo tan natural como el encuentro espontáneo que tuve en tantas ocasiones.

Estas condiciones podrían resumirse en:
· Reconocer humildemente que somos seres inacabados, en proceso, y necesitamos de los otros y del Otro… El otro no es mi enemigo, sino el hermano que me enriquece.
· Reconocer el valor de cada religión como proyecto de salvación.
Se trata de «comprender» en el sentido de la palabra inglesa: under-standing («estar debajo»), abajarse ante el hechizo del otro.
· Pero también, que ninguna religión puede pretender tener toda la verdad, ni agotar la manifestación de lo sagrado y de la salvación.
· Esto supone la necesidad de un diálogo constante (diálogo-dialógico) en el que entren no sólo las cuestiones expresamente religiosas, sino también las seculares: liberación, ecologismo, pacifismo, feminismo.
· Y, en fin, la necesidad de abrirse a la riqueza de otras lenguas, parte indisoluble de esas culturas y religiones diferentes.

¿Qué está pasando en Galicia? ¿Existen síntomas de este diálogo ecuménico e interreligioso o síntomas de resistencias o reticencias o ausencia total de la realidad de este diálogo?

– La realidad galega es aún muy pobre en lo que se refiere al diálogo interreligioso. Hubo y hay algunos intentos, sobre todo en el terreno del ecumenismo, pero cada uno anda a lo suyo… incluso los católicos progresistas, que no tienen casi relación con otras confesiones y religiones. Intentó cubrir este vacío el último número de la revista Encrucillada, que se hizo precisamente a sugerencia mía, y en el que iba un artículo mío, otro de un musulmán de A Coruña (Raed) y otro de un lama tibetano (Tritul Rimpoché). Hablo en él de la necesidad de pasar de la ignorancia, el enfrentamiento y la desconfianza, al conocimiento y la acogida cordial del otro. Este diálogo es importante porque el pluralismo religioso en Galiza es un hecho real cada vez mayor. Sólo en el corto espacio de mi barrio coruñés de Agra del Orzán, cerca del templo de la parroquia de San Antonio están: la Iglesia Episcopal de la Santa Cruz (anglicana), la de San Juan Crisóstomo (ortodoxa), una iglesia baptista y varias iglesias evangélicas más, el Ejército de Salvación, el salón del Reino de los Testigos de Jehová… y un poco más abajo una sinagoga judía y la mezquita musulmana. Ojalá mi libro sirva para ayudar a ese diálogo, y que superemos las desconfianzas.

Y para finalizar, una pequeña muestra de tu experiencia personal. ¿Cuáles son las características de los encuentros interreligiosos a los que asistes y en los que participas?

Mi experiencia personal con respecto a este diálogo es habitualmente muy positiva, tanto a nivel ecuménico como de diálogo con otras religiones. La última y gratísima experiencia personal fue la semana de Pascua, que pasamos mi mujer y yo con unos amigos suecos, de la Iglesia Luterana Sueca: él pastor, ella pastora… No encontramos ninguna de las dificultades insalvables que parece que otros ven frecuentemente. Tanto en este caso como en otros en los que he participado, aunque no coincidamos plenamente, el encuentro siempre fue magnífico… Incluso, en una ocasión hace años, compartiendo mesa en unas conferencias con una musulmana especialista en hermenéutica coránica, yo hablé de la Trinidad cristiana; y al finalizar me dijo: Si eso es el Dios cristiano, yo no tengo problema en aceptarlo… ¡Parece que tuve menos problema con ella que con otros teólogos cristianos!
En fin, en nuestra casa estuvieron en diferentes ocasiones cristianos/as de otras confesiones, musulmanes/as, sufíes, budhistas… Hablamos, compartimos, rezamos juntos… sin ninguna dificultad. As veces siento con pena no encontrar los espacios adecuados para compartir todo esto en mi sociedad, ni siquiera en mi comunidad, por no encontrar una sensibilidad al respecto.

 

 

Quiero acabar con un agradecimiento personal muy sincero y amistoso por el regalo que nos has hecho a todos con tu libro, que invito vehementemente a leer; gracias particularmente por tu profesión personal de fe cristiana con la que cierras esta obra. Eso no se puede glosar. Sólo admirar y agradecer. ¡Muchas gracias!

 

Para comprar el libro, pinche aquí

 

http://www.periodistadigital.com/religion/libros/2014/10/26/el-concilio-supuso-una-apertura-insolita-en-la-historia-de-la-iglesia-que-muchos-entendieron-y-otros-no-religion-dialogo-ecumenico-libro-victorino-perez-papa.shtml

Una Tormenta Solar inminente puede paralizar el mundo  


639303main_20120416-m1flare-orig_full

Por El Robot Pescador

¿Sabías que una tormenta solar 14 veces más grande que la Tierra se está produciendo en el sol en estos momentos?

A principios de la semana del 19 de octubre, se desató una llamarada que era un millón de veces más poderosa que todas las armas nucleares existentes combinadas. Sigue leyendo

 

http://periodismo-alternativo.com/

Jesús nos enseñó el Dios de amor sin límites: Bridget María Meehan, ARCWP


http://bridgetmarys.blogspot.com/2014/10/jesus-showed-us-god-of-boundless-love.html

         Jesús nos Enseño el dios de Límites Sin Amor.
Jesús nos Enseño el Dios de Maravillosas sorpresas.
Jesús nos Enseño el Dios de Abundante Generosidad.
Jesús nos Enseño el Dios de la Afirmación Impresionante.
Jesús nos Enseño el Dios del perdón infinito.
Jesús nos Enseño el Dios de la Curación compasiva.
Jesús nos Enseño el Dios de Bienvenida y la inclusión.
Jesús nos Enseño el Dios de Entusiasmo exuberante.
Jesús nos Enseño el Dios de Nueva Creación.
Jesús nos Enseño el Dios de la alegría y el disfrute.
Jesús nos mostro el Dios Que llama una por Uno Cada Nombre .
Jesús nos mostro el Dios ama Que, cura, da Poder y nos Transforma.
Jesús nos mostro el Dios Que ama a Través de Nosotros.
Jesús nos Enseño el Dios Que sana un Través de Nosotros.
Jesús nos Enseño el Dios Que da un Poder Través de Nosotros.
Jesús nos Enseño el Dios Que Transforma un Través de Nosotros.
+ Bridget María Meehan, ARCWP,   www.arcwp.org
 

Publicado por Bridget María Meehan en   16:34

FUERTES IMÁGENES: «EI» publica un video de la lapidación de una mujer por su padre


Publicado: 21 oct 2014 | 18:00 GMT Última actualización: 21 oct 2014 | 18:09 GMT

El grupo yihadista Estado Islámico ha difundido el video de la lapidación de una mujer siria. Entre los hombres que han perpetrado la ejecución estaba el padre de la joven.

Supuestamente, la ejecución tuvo lugar en la ciudad de Hama. Uno de los participantes acusa en árabe a la mujer de no ser fiel mientras ella suplica piedad.

En el arranque del video se ve a un hombre con barba que sermonea a la mujer, advirtiéndola que será lapidada por adulterio.  «Esperamos que esto sirva como una lección para otras mujeres», dice el hombre, que se vuelve hacia el padre de la mujer y le pregunta: «¿Hay algo que te gustaría decirle a tu hija?», a lo que aquel responde que no.

La mujer se vuelve hacia su padre y le pide perdón, pero él la rechaza fríamente. Luego se vuelve a los hombres y les hace una señal, dando luz verde al asesinato de su hija. Varios minutos después, cuando los hombres terminan de arrojar piedras sobre la mujer, su padre da un paso al frente con una piedra en la mano, momento en que la imagen se pone negra.

ADVERTENCIA: Las imagenes pueden herir su sensibilidad

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/144284-video-estado-islamico-lapidacion-mujer-padre?utm_source=Email-Message&utm_medium=Email&utm_campaign=Email_weekly

La Fiscalía de México acusa al alcalde de Iguala de la desaparición de los estudiantes


Publicado: 22 oct 2014 | 23:58 GMT Última actualización: 24 oct 2014 | 10:00 GMT

La Fiscalía General de México acusa al alcalde de la ciudad de Iguala y su esposa de haber ordenado el ataque de la policía contra un grupo de estudiantes el 26 de septiembre, que terminó con la muerte de diez de ellos y la desaparición de otros 43.

Como ha explicado el fiscal general del país, Jesús Murillo Karam, «se solicitaron las órdenes de aprehensión contra el alcalde de Iguala», su esposa y su secretario de seguridad pública «en su calidad de probables responsables como autores intelectuales de los hechos acontecidos en Iguala».

Además, Murillo Karam informó a los periodistas que el alcalde dio la orden de atacar al grupo de estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa para impedir que se manifestasen contra la presentación de un informe de actividades de la esposa del alcalde, María de los Ángeles Pineda, vinculada por las autoridades con el cártel de narcotraficantes de los Beltrán Leyva, informa AFP.

Además, el procurador dijo que todavía se desconoce el paradero de los jóvenes desaparecidos, aunque se sigue la búsqueda. Precisó también que durante la investigación han encontrado nueve fosas con un total de 30 cadáveres. Según los informes preliminares no pertenecen a ninguno de los 43 normalistas desaparecidos, pero tampoco han sido identificados, dijo.

El pasado 26 de septiembre un grupo de estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa se disponía a tomar varios autobuses en el municipio de Iguala para utilizarlos en su protesta cuando un grupo de policías locales y de personas armadas desconocidas abrieron fuego contra ellos: seis personas fallecieron, 17 resultaron heridas y 43 estudiantes permanecen desaparecidos. La noche siguiente las autoridades detuvieron a 22 policías en calidad de sospechosos de homicidio, responsables de desapariciones y por vínculos con actividades criminales.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/144463-mexico-alcalde-desaparicion-estudiantes?utm_source=Email-Message&utm_medium=Email&utm_campaign=Email_weekly

ME HE SENTIDO HUÉRFANA Y COMO MUJER; INVISIBLE.     Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*


 

 logo-arcwp5

 

Esta mañana cuando me desperté no pude dejar de escuchar el estribillo de este canto, que se canta a medida que va avanzando el rezo del Santo Rosario, en alguna emisora radial.

 

Se nos ha dicho que la Iglesia en su liturgia canta su Teología. Es verdad. Y qué lindo es hacerlo con toda el alma!

 

“Madre, de todos los hombres, enséñanos a decir “Amén”.

 

A medida que escuchaba este coro, me fui sintiendo huérfana de madre, y lo peor de todo como mujer, me sentí invisible. Así que reaccioné como si estuviera rechazando un mensaje subliminal, que muchas veces hemos cantado, sin darnos cuenta de su mensaje.

 

Que en la palabra “hombres” estamos incluidas las mujeres. Eso no es tan cierto, eso es para sentir más suave la culpa, y hacernos creer que no se nos ha ofendiendo.

 

 

imágenes (1)

 

Por qué no cantar mejor:

 

Madre, de toda la Humanidad, enséñanos a decir “Amén”.

 

Así, si me siento que no estoy huérfana, y que soy parte de la Humanidad creadora por la Esencia Divina de la Vida! Creada a su imagen y semejanza! Génesis 1:26

 

No es para incomodar a nadie, es solo que como hija de Dios, e hija de María Santísima, presento una queja.

 

 

 

EN LAS MANOS DE DIOS: JOSE ANTONIO PAGOLA


 

 

Los hombres de hoy no sabemos qué hacer con la muerte. A veces, lo único que se nos ocurre es ignorarla y no hablar de ella. Olvidar cuanto antes ese triste suceso, cumplir los trámites religiosos o civiles necesarios y volver de nuevo a nuestra vida cotidiana.

Pero tarde o temprano, la muerte va visitando nuestros hogares arrancándonos nuestros seres más queridos. ¿Cómo reaccionar entonces ante esa muerte que nos arrebata para siempre a nuestra madre? ¿Qué actitud adoptar ante el esposo querido que nos dice su último adiós? ¿Que hacer ante el vacío que van dejando en nuestra vida tantos amigos y amigas?

La muerte es una puerta que traspasa cada persona en solitario. Una vez cerrada la puerta, el muerto se nos oculta para siempre. No sabemos qué ha sido de él. Ese ser tan querido y cercano se nos pierde ahora en el misterio insondable de Dios. ¿Cómo relacionarnos con él?

Los seguidores de Jesús no nos limitamos a asistir pasivamente al hecho de la muerte. Confiando en Cristo resucitado, lo acompañamos con amor y con nuestra plegaria en ese misterioso encuentro con Dios. En la liturgia cristiana por los difuntos no hay desolación, rebelión o desesperanza. En su centro solo una oración de confianza: “En tus manos, Padre de bondad, confiamos la vida de nuestro ser querido”

¿Qué sentido pueden tener hoy entre nosotros esos funerales en los que nos reunimos personas de diferente sensibilidad ante el misterio de la muerte? ¿Qué podemos hacer juntos: creyentes, menos creyentes, poco creyentes y también increyentes?

A lo largo de estos años, hemos cambiado mucho por dentro. Nos hemos hecho más críticos, pero también más frágiles y vulnerables; somos más incrédulos, pero también más inseguros. No nos resulta fácil creer, pero es difícil no creer. Vivimos llenos de dudas e incertidumbres, pero no sabemos encontrar una esperanza.

A veces, suelo invitar a quienes asisten a un funeral a hacer algo que todos podemos hacer, cada uno desde su pequeña fe. Decirle desde dentro a nuestro ser querido unas palabras que expresen nuestro amor a él y nuestra invocación humilde a Dios:

“Te seguimos queriendo, pero ya no sabemos cómo encontrarnos contigo ni qué hacer por ti. Nuestra fe es débil y no sabemos rezar bien. Pero te confiamos al amor de Dios, te dejamos en sus manos. Ese amor de Dios es hoy para ti un lugar más seguro que todo lo que nosotros te podemos ofrecer. Disfruta de la vida plena. Dios te quiere como nosotros no te hemos sabido querer. Un día nos volveremos a ver”.

 

Remitido al 3-mail por las Carmelitas de Hondarribia

Homilía para el 30º Domingo – 26 de octubre 2014: Rv Roberta Meehan RCWP


http://www.lectionary.com/ SALMO LECCIÓN 1 LECCIÓN 2 EVANGELIO
Católico romano Salmo 18: 2-4, 47, 51 Éxodo 22: 20-26 1 Tesalonicenses 1: 5-10 Mateo 22: 34-40
Común Revisado Salmo 90: 1-6, 13-17
o
Salmo 1
Deuteronomio 34: 1-12
o
Levítico 19: 1-2, 15-18
1 Tesalonicenses 2: 1-8 Mateo 22: 34-46
Episcopal Salmo 1 Éxodo 22: 21-27 1 Tesalonicenses 2: 1-8 Mateo 22: 34-46

(Esta homilía se toma de las lecturas de los romanos en el leccionario católico romano.   Sin embargo, tenga en cuenta que el evangelio es el mismo para los tres leccionarios.   Observe también las otras superposiciones.  Además, si usted entra en tu Biblia y lee los pasajes, se verá que el mensaje detrás de los significados de los diferentes leccionarios es prácticamente idéntico.)

Cuando comencé a buscar en las palabras de la primera lectura (de Éxodo), «No molestar u oprimir a un extranjero,» lo primero que pensé fue que tenemos que ser amable con los marcianos.   Por alguna razón, he estado pensando mucho últimamente marcianos.   Tal vez eso se debe a la posibilidad de vida extraterrestre ha estado en las noticias y el canal de Historia y el canal de la Ciencia tanto en los últimos tiempos – por no hablar del hecho de que el Papa emérito Benedicto XVI afirmó que la presencia de seres de otros lugares en el universo no es contrario a la creencia cristiana básica.

Así que pensé en marcianos como una palabra colectiva para todos los seres que no son de esta tierra.   En otras palabras, estoy usando el término «marcianos» y no de forma genérica – como cualquier alienígenas.   Los extranjeros son los que son ajenos a nuestro propio estilo de vida, nuestros barrios, nuestra propia manera de pensar.   Los extranjeros son los que son ajenos a nuestro estilo de vida, nuestros barrios, nuestras iglesias, nuestras políticas.

Y luego pasé a la segunda parte de ese versículo que dice: «Porque en otro tiempo erais vosotros los extranjeros en la tierra de Egipto.»   Tenga en cuenta que esta lectura es del libro de Éxodo, el libro trata de la salida de Israel de Egipto y los acontecimientos posteriores de la historia de Israel.   Y de repente, empecé a pensar que los antiguos israelitas eran realmente como marcianos – extranjeros, extraños – en Egipto.

¿Eso es una idea tan descabellada?   No !!   De ningún modo!   En los días del Éxodo, las tribus vivían en el miedo.   Las bandas de merodeadores podrían fácilmente acabar con todo un pueblo o toda una aldea.   Los extraños eran a menudo sospechan y civilidad no siempre fue una virtud primordial.   Hospitalidad, sin embargo, se convirtió en un concepto clave para los israelitas y por eso este pasaje en particular pasa a explicar cómo las personas deben tratarse unos a otros.   Los castigos parecen casi dura para nosotros, pero las directivas son muy claras.

Hoy no nos moleste o oprimir a un extranjero.   O ¿verdad?   La mayoría de nosotros puede decir con toda sinceridad que no íbamos a infligir daño físico a una persona extraña.  También es fácil de decir que no le haría daño a alguien que es como nosotros – o no nos gusta.   Pero, ¿con qué frecuencia nos involucramos en otros tipos de molestias o opresiones?   ¿Con qué frecuencia estamos poco amable?   ¿Cuántas veces dejamos que nuestros propios miedos y prejuicios dictan nuestras acciones y reacciones – así como nuestras respuestas verbales a las personas y situaciones?

Y, ¿por dónde trazar la línea entre un miedo irracional o paranoico y una búsqueda honesta de la seguridad y la comprensión?

El prejuicio se basa en el miedo.   El miedo a lo desconocido es una buena cosa; es un mecanismo de protección.   Si estoy caminando en el bosque y oigo un crujido en los arbustos, soy naturalmente más alerta y mi sentido de la auto-preservación se hace cargo.  Me convierto vigilado y temeroso.   Voy a estar listo para tomar cualquier acción que sea necesaria.   Si el susurro de los arbustos es causada por perro lanudo de edad de mi vecino, dejo de tener miedo, mi «nivel de alerta» cae, y sigo mi camino.   Si el rumor es causado por un gran oso negro, mis aumentos de miedo y me toman medidas de protección apropiado.  En ambos casos, el conocimiento dicta mi siguiente movimiento lógico.   Con perjuicio, sin embargo, se detiene el conocimiento, sino el miedo y las acciones resultantes de ese miedo continuar.   El miedo a lo desconocido es un mecanismo de protección, pero con la base de conocimientos que falta, que el miedo puede llegar a ser un prejuicio.

¿Cuántas veces dejamos que nuestros prejuicios (nuestros miedos basados ​​en nuestra falta de conocimiento) dictan la forma en que verbalmente o mentalmente oprimir al extranjero en nuestra tierra o en nuestra ciudad o en nuestra iglesia?   ¿Con qué frecuencia hacemos nos negamos a aliviar nuestros prejuicios mediante la adquisición de conocimientos disponibles?  ¿Cuántas veces nos basamos nuestros juicios sobre las nociones preconcebidas – en susurros en los arbustos que asumimos para ser osos en vez de viejos perros peludos?

¿Cómo podríamos tratar a los marcianos?   Los extranjeros a nuestro planeta, a nuestra forma de vida, a nuestras creencias religiosas – ¿qué haríamos con ellos?   ¿Y si realmente hay marcianos (o seres de otro planeta en alguna parte) y realmente tienen una historia diferente de la salvación?   ¿Vamos a molestar u oprimir a ellos y sus ideas?   Tal vez no físicamente.   ¿Vamos a condenar?   ¿Vamos a validarlos?   ¿Vamos a insistir en que la nuestra es la única historia de la salvación?

Oh, ¿qué tiene esto que ver con el evangelio?   Esto no es * Carro de los Dioses * y podríamos preguntar si esto se está poniendo más bien descabellada!   No, en absoluto!  Mira el Evangelio.   Mateo nos dice (no es la primera vez en la Biblia, y ciertamente no la única vez) que debemos amar a Dios sobre todas las cosas, con nuestro corazón, alma y mente, por completo, y debemos amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos.

Me parece que no solemos tener demasiados problemas con el concepto de amar a Dios por completo.   Podemos tener problemas para hacerlo a veces, pero por lo menos el concepto que tiene sentido.   Pero, a nuestro prójimo?   Ese vecino que no es como nosotros?   Eso alienígena, ese desconocido?   Ese vecino que bien podría ser un marciano?   Ese vecino que cometió adulterio con alguien cercano a nosotros, ese vecino que pasó tiempo en la cárcel por robar en tiendas, ese vecino que se niega a ir a la iglesia, ese vecino que tenía un aborto, ese vecino que necesita AA, pero se niega a admitirlo, ese vecino quien ….

Sí, ese vecino.   Ese es el vecino que debemos amar como a nosotros mismos.   ¿Y cómo podemos amarnos a nosotros mismos si no podemos amar a ese vecino?   Ese vecino nos es!   ¿Es este argumento no tanto circular?   Si con aire de suficiencia que somos mejor que eso hacer trampa, mentir, robar, vecino borracho, entonces no estamos amando a nosotros mismos en absoluto.   Si no amamos a ese vecino, estamos mentalmente y tal vez verbalmente abusar y oprimir a un extranjero – un extranjero, alguien que no nos gusta, sino que, por el contrario, realmente nosotros.

Todo el mundo es un extranjero porque no hay nadie como nosotros – por lo menos no exactamente como nosotros.   Todo el mundo es nuestro vecino también, porque todos somos uno en Cristo.   El extranjero nos es – a quien el extranjero debemos amar.   Y curiosamente, al igual que nuestro vecino es un extranjero para nosotros, así somos nosotros los extranjeros a nuestros vecinos.   Como los israelitas eran extranjeros en Egipto, por lo que fueron instruyeron a aceptar a los extranjeros en su tierra.   ¿Nos vamos dando vueltas y vueltas con los extranjeros que se encuentren tanto en nosotros mismos y nuestros vecinos?

¿Qué vamos a hacer cuando vemos por primera vez los marcianos (o seres de otro planeta)?  ¿Vamos a reconocerlos como nuestros vecinos también?   ¿Vamos a empezar a entender que los grandes mandamientos no se limitan a nuestro entorno inmediato, sino más bien se extienden a todo el universo?   Seguramente la gente en el antiguo Israel eran tan miedo de los extranjeros de vecindad ya que sería de extranjeros interplanetarios.   Pero, nuestro mandato es amar a Dios y amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos.   Y no estamos para oprimir o molestar a los extranjeros – los que son como nosotros o los que no nos gusta – porque debemos amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos, porque todos somos uno.  Y amando a nuestro prójimo como a nosotros mismos, reflexionamos más la gloria de Dios y somos más capaces de amar a Dios por completo!   Y ese es nuestro mandato – amar a Dios sobre todas las cosas y amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos.

– Roberta M. Meehan

 

Remitido al e-mail

Iglesia Adventista fija el voto sobre la ordenación de las mujeres para julio próximo


25 octubre, 2014 –

Concilio Anual pide al Congreso de la Asociación General que considere permitir que las divisiones decidan sobre la ordenación.

Mike Ryan, vicepresidente de la Iglesia Adventista, preside el Concilio Annual el martes 14 de octubre, cuando los delegados votaron por abrumadora mayoría incluir un punto de agenda en el Congreso de la Asociación General del año que viene donde se preguntará a los delegados si las divisiones regionales pueden permitir que las mujeres sean ordenadas al ministerio. La votación fue de 243 a 44, con 3 abstenciones. Foto: Viviene Martinelli

La Iglesia Adventista del Séptimo Día podrá decidir en julio próximo tomar un histórico voto para decidir si permite que las mujeres sean ordenadas al ministerio.

La decisión de permitir un voto fue tomada hoy por la Junta Directiva de la Asociación General en la sede central de la iglesia, durante el Concilio Anual 2014. Un voto sobre la ordenación de las mujeres podría poner fin —o prolongar aún más— un debate que lleva décadas, que ha amenazado con dividir a la denominación, según afirman personas que defienden ya sea una u otra postura.

Con 243 votos a favor y 44 en contra, y al final de una deliberación que llevó todo el día, la Junta Directiva acordó incluir la siguiente pregunta en la agenda del Congreso de la Asociación General 2015 en julio próximo, donde se establecen los reglamentos para toda la iglesia:

“VISTO, que la unidad por la cual Jesús oró es de vital importancia para el testimonio de la Iglesia Adventista, y;

“CONSIDERANDO, que la Iglesia Adventista del Séptimo Día busca involucrar a cada miembro en su misión mundial de hacer discípulos de Jesucristo entre las personas de cada nación, cultura y etnia, y;

“CONSIDERANDO, que diversos grupos designados por la Asociación General y sus divisiones han estudiado con detenimiento la Biblia y los escritos de Elena White en relación con la ordenación de las mujeres, y no han llegado a un consenso respecto de la afirmación o negación unilateral de la ordenación ministerial de las mujeres, y;

“CONSIDERANDO, la Iglesia Adventista del Séptimo Día afirma que “Dios ha ordenado que los representantes de su iglesia de todas las partes del mundo, cuando estén reunidos en un Congreso de la Asociación General, tengan autoridad”

“SE ACUERDA, que la Junta Directiva de la Asociación General pida a los delegados que, en su responsabilidad sagrada ante Dios durante el Congreso de la Asociación General 2015, respondan la siguiente pregunta: 

“Después del estudio con oración sobre la ordenación a partir de la Biblia, los escritos de Elena G. White y los informes de las comisiones de estudio, y; 

“Después de la consideración cuidadosa de lo que es mejor para la iglesia y el cumplimiento de su misión, 

“¿Es aceptable que las juntas directivas de las divisiones, según lo estimen apropiado en sus territorios, hagan provisión para la ordenación de las mujeres al ministerio evangélico?”

Si la pregunta sobre la teología de la ordenación es sometida a votación y es aprobada, los líderes de cada una de las trece regiones mundiales de la iglesia podrán decidir si ordenar o no a las mujeres en sus territorios.

La propuesta votada hoy por la Junta Directiva fue presentada sobre tablas como una recomendación de los principales directivos de la iglesia, y podría ser considerada una forma creativa de enfrentar un tema controvertido al asumir una postura más bien neutral.

Algunos propulsores de la ordenación de la mujer votaron a favor de la moción pero expresaron su preocupación de que la propuesta ante la Junta Directiva carecía de una recomendación formal a favor o en contra de la ordenación. Esas personas sienten que la cuestión llevará mucho menos peso cuando se presente en el Congreso de la Asociación General, que se reunirá del 2-11 de julio en San Antonio (Texas, Estados Unidos).

“Creo que este cuerpo necesita dar dirección a la iglesia mundial”, dijo David Weigley, presidente de la Unión Asociación de Columbia, en la División Norteamericana. “Estamos perdiendo una oportunidad de oro de brindar una dirección. Los líderes lideran, brindan dirección”, expresó.

“Sobre la base de lo que veo en la historia de esta cuestión en particular, parece que el Concilio Anual siempre ha jugado un papel muy prominente en lo que ha derivado al Congreso de la Asociación General”, dijo Heather-Dawn Small, directora de Ministerios de la Mujer de la Iglesia Adventista mundial. “He visto en el pasado que lo que decide el Concilio Anual influye sobre el Congreso de la Asociación General”.

El vicepresidente Mike Ryan, que presidió el Concilio Anual en el día de hoy, sugirió que la recomendación necesitaba ser imparcial, y que la pregunta de la ordenación correspondía mejor a los delegados al congreso.

Más de veinte personas hablaron sobre diversos aspectos de la cuestión.

Alberto C. Gulfan Jr., presidente de la División de Asia-Pacífico Sur, dijo que aprecia la contribución de las evangelistas mujeres, pero que la feligresía de su región “no está lista para avanzar hacia la ordenación de las mujeres como pastoras. Y añadió: “También apoyamos esta recomendación de llevar esto al Congreso de la Asociación General, y permitir que el mundo decida de una vez por todas sobre el tema”.

Ted N. C. Wilson, presidente de la Asociación General, que se ha opuesto a recientes medidas a favor de la ordenación de las mujeres presentadas ante el Concilio Anual, no expresó su opinión durante el encuentro, pero indicó antes de la discusión que estaría dispuesto a hacer ajustes a su postura.

“Si este cuerpo acepta la recomendación de presentar una pregunta ante el Congreso de la Asociación General, y en el congreso, después de un análisis y una revisión con oración vota algo”, dijo Wilson, “les prometo que seguiré lo que vote la Asociación General. Quiero que cada uno de ustedes haga lo mismo”.

Según los archivos de la iglesia, la discusión respecto de la ordenación de las mujeres comenzó hace más de 130 años, y se ha intensificado a partir de la década de 1970, en especial donde los miembros están pidiendo un cambio, lo que incluye los Estados Unidos, partes de Europa y el Pacífico Sur. Los Congresos de la Asociación General de 1990 y 1995 votaron en contra de propuestas que habrían permitido la ordenación de las mujeres, y desde entonces la cuestión no ha regresado a la agenda del congreso.

Sin embargo, en el Congreso de la Asociación General 2010 en Atlanta (Georgia, Estados Unidos), un delegado del estado de Pennsylvania (Estados Unidos), preguntó a los líderes de la iglesia que si las mujeres no pueden ser ministras ordenadas, ¿cuál es entonces la teología de la ordenación de la denominación?

Esa pregunta llevó a un compromiso de los líderes de la Asociación General de abrir la discusión y designar a la Comisión de Estudio sobre la Teología de la Ordenación, o TOSC. Se le pidió entonces a la comisión, compuesta por 106 miembros, que analizara con detenimiento la ordenación y brindara información para ayudar a que la Asociación General decidiera cómo tratar la cuestión.

La respuesta de la TOSC fue un informe de 127 páginas que fue la base de la discusión del día de hoy.

El informe, que reconoció que los integrantes de la comisión —que provenían de diversas partes del mundo y se reunieron en cuatro ocasiones, en cada una de ellas durante varios días— no lograron llegar a un acuerdo sobre la posibilidad de apoyar o no la ordenación de las mujeres.

La TOSC produjo tres declaraciones separadas para resumir las posturas de los miembros. Esas posturas fueron entonces explicadas ante la Junta Directiva en tres presentaciones a cargo de tres estudiosos diferentes; las declaraciones también fueron impresas en el informe de la TOSC.

Una posición, denominada Declaración No. 1, dijo que solo los hombres pueden ser ordenado dentro de la iglesia mundial. La Declaración No.2 dijo que las entidades responsables por la contratación de pastores deberían tener la posibilidad de tomar sus propias decisiones sobre la posibilidad de ordenar a las mujeres como ministras. La Declaración No. 3 dijo que la decisión debería ser dejada al liderazgo “del nivel que corresponda” para determinar si la ordenación “podría ser apropiada para esa zona o región”.

Aunque la teología de la ordenación será colocada en la agenda del Congreso de la Asociación General, el resultado de la medida está lejos de saberse a ciencia cierta. Los casi 2600 delegados podrían decidir si adoptar, rechazar o enmendar la propuesta.

Fuente: Silver Spring, Maryland, Estados Unidos | Edwin Manuel Garcia/ANN

http://noticias.adventista.es/2014/10/25/iglesia-adventista-fija-el-voto-sobre-la-ordenacion-de-las-mujeres-para-julio-proximo/

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: