ELLACURÍA VIVE- JUAN JOSE TAMAYO


Queridas amigas, queridos amigos

Os escribo desde San Salvador (CA). Tengo el privilegio de participar en los actos del 25 aniversario del asesinato de los seis jesuitas y dos mujeres en la memoria  subversiva de la víctimas y en el recuerdo de su lucha por la justicia y de su compromiso por la paz.

Quiero compartir con vosotros y vosotras mi artículo “Ellacuría vive”, publicado hoy en El País-Babelia como homenaje al intelectual, fislósofo y teólogo Ignacio Ellacuría. Os envío también el programa de Conferencias “Ignacio Ellacuría, a 25 años de su martirio” para que podáis compartir, en la distancia geográfica pero en la sintonía vital, tan importantes efemérides.

Un abrazo.

Juan José Tamayo

Director de la Cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones

“Ignacio Ellacuría”.

Universidad Carlos III de Madrid

 

EL PAIS-BABELIA 14 DE NOVIEMBRE DE 2014

LIBROS

Ellacuría vive

La influencia del filósofo y teólogo se mantiene en su obra 25 años tras su asesinato

JUAN JOSÉ TAMAYO

unnamed

Ignacio Ellacuría, asesinado el 16 de noviembre de 1989.

Ellacuría debe ser eliminado y no quiero testigos”. Fue la orden que dio el coronel René Emilio Ponce al batallón Atlacatl, el más sanguinario del ejército salvadoreño. La orden se cumplió el noche del 16 de noviembre de 1989 en que fueron asesinados con premeditación, nocturnidad y alevosía seis jesuitas y dos colaboradoras, madre e hija, Elba y Celina, esta de 15 años en la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas, de San Salvador (UCA). Entre los asesinados se encontraba el jesuita vasco, nacionalizado salvadoreño, Ignacio Ellacuría, rector de la UCA, discípulo de Zubiri y editor de algunas de sus obras. Era filósofo y teólogo de la liberación, científico social y e impulsor de la teoría crítica de los derechos humanos, cuatro dimensiones que son difíciles de encontrar y de armonizar en una sola persona, pero, en este caso, convivieron no sin conflictos internos y externos, y se desarrollaron con lucidez intelectual y coherencia vital.

“Revertir la historia, subvertirla y lanzarla en otra dirección”, “sanar la civilización enferma”, “superar la civilización del capital”, “evitar un desenlace fatídico y fatal”, “bajar a los crucificados de la cruz” (son expresiones suyas) fueron los desafíos a los que quiso responder con la palabra y la escritura, el compromiso político y la vivencia religiosa. Y lo pagó con su vida.

25 años después de su asesinato Ellacuría sigue vivo y activo en sus obras, muchas de ellas publicadas póstumamente. En 1990 y 1991 aparecieron dos de sus libros mayores: Conceptos fundamentales de la teología de la liberación, de la que es editor junto con su compañero Jon Sobrino, entonces la mejor y más completa visión global de dicha corriente teológica latinoamericana, y Filosofía de la realidad histórica, editada por su colaborador Antonio González, cuyo hilo conductor es la filosofía de Zubiri, pero recreada y abierta a otras corrientes como Hegel y Marx, leídos críticamente. Es parte de un proyecto más ambicioso trabajado desde la década los setenta del siglo pasado y que quedó truncado con el asesinato. Posteriormente la UCA publicó sus Escritos Políticos, 3 vols., 1991; Escritos Filosóficos, 3 vols., 1996, 1999, 2001; Escritos Universitarios, 1999;Escritos Teológicos, 4 vols., 2000-2004.

En el cuarto de siglo posterior a su asesinato se han sucedido ininterrumpidamente los estudios, monografías, tesis doctorales, congresos, conferencias, investigaciones, cursos monográficos, círculos de estudio, Cátedras universitarias con su nombre, que demuestran la “autenticidad” de su vida y la creatividad y vigencia de su pensamiento en los diferentes campos del saber y del quehacer humano: política, religión, derechos humanos, universidad, ciencias sociales, filosofía, teología, ética, etc.

Lo que descubrimos con la publicación de sus escritos y los estudios sobre su figura es que Ellacuría tuvo excelentes maestros: Rahner en teología, Zubiri en filosofía, monseñor Romero en espiritualidad y compromiso liberador, de quienes aprendió a pensar y actuar. Pero su discipulado no fue escolar, sino enormemente creativo, ya que, inspirándose en sus maestros, desarrolló un pensamiento propio y él mismo se convirtió en maestro, si por tal entendemos no solo el que da lecciones magistrales en el aula, sino, en expresión de Kant aplicada al profesor de filosofía, el que enseña a pensar. Ellacuría parte del pensamiento de sus maestros, pero no se queda en ellos; avanza, va más allá, los interpreta en el nuevo contexto y, en buena medida, los transforma. Su relación con ellos es, por tanto, dialógica, de colaboración e influencia mutuas. Sus obras así lo acreditan y los estudios sobre él lo confirman.

Teología

Su colega y amigo Jon Sobrino ha escrito páginas de necesaria lectura sobre el “Ellacuría olvidado”, en las que recupera tres pensamientos teológicos fundamentales suyos: el pueblo crucificado, el trabajo por una civilización de la pobreza, superadora de la civilización del capital y la historización de Dios en la vida de sus testigos, que Ellacuría acuñó con una aforismo memorable: “Con monseñor Romero Dios pasó por la historia”. Ellacuría entiende la teología de la liberación como teología histórica a partir del clamor ante la injusticia, establece una correcta articulación entre teología y ciencias sociales y asume un compromiso por la transformación de la realidad histórica desde los análisis políticos y desde su función como mediador en los conflictos. Son tres aspectos que desarrolla José Sols Lucia. El teólogo austriaco Sebastián Pittl recupera la primera idea destacada por Jon Sobrino y la interpreta teológicamente: la realidad histórica de los pueblos crucificados como lugar hermenéutico y social de la teología. Asimismo hace una lectura de la concepción ellacuriana de la espiritualidad radicada en la historia desde la opción por los empobrecidos

El resultado es una teología posidealista cuyo método no es el trascendental de sus maestros, sino la historización de los conceptos teológicos y el punto de partida, la praxis histórica. La teología de Ellacuría tiene un fuerte componente ético-profético. Aplicándole a ella la consideración lévinasiana de la ética como filosofía primera, bien podría decirse que, para el teólogo hispano-salvadoreño, la ética es la teología primera y el profetismo la manifestación crítico-pública de la ética.

Filosofía

El objeto de su filosofía es la realidad histórica como unidad física, dinámica, procesual y ascendente. De aquí emanan los conceptos y las ideas fundamentales de su pensamiento: historia (materialidad, componente social, componente personal, temporalidad, realidad formal, estructura dinámica), praxis histórica, liberación y unidad de la historia. Su método es la historización de los conceptos filosóficos para liberarlos del idealismo y de la idealización en que suelen incurrir la filosofía y la teoría universalista de los derechos humanos. H. Samour, uno de sus mejores intérpretes y especialistas, reinterpreta al maestro relacionando su pensamiento con la realidad histórica contemporánea, al tiempo que considera la filosofía de la historia como filosofía de la praxis. Recientemente se está desarrollando una nueva línea de investigación del pensamiento filosófico de Ellacuría: la que hace una lectura pluridimensional con las siguientes derivaciones creativas, que enriquecen, recrean y reformulan su filosofía:

  1. a) Su conexión con la dialéctica hegeliano-marxista, que implica analizar la concepción que Ellacuría tiene de la dialéctica, la utilización del método dialéctico en su análisis político e histórico, y la dialéctica entre historia personal -biografía- e historia colectiva -el pueblo salvadoreño-, en otras palabras, el impacto y la capacidad transformadora de su vida y de su muerte en la historia de El Salvador (Ricardo Ribera).
  2. b) Su conexión con la teoría crítica de la primera Escuela de Frankfurt, que integra dialécticamente las diferentes disciplinas dando lugar a un conocimiento emancipador, así como su incidencia en la negatividad de la historia (L. Alvarenga).
  3. c) Su conexión con la filosofía utópica de Bloch en uno de los últimos textos más emblemáticos de Ellacuría: “Utopía y profetismo en América Latina” (Tamayo).
  4. d) Su original teoría del “mal común” como mal histórico, la crítica de la civilización del capital y las diferentes formas de superarla (Hector Samour).
  5. e) La recuperación filosófica del cristianismo liberador (Carlos Molina).
  6. f) La fundamentación moral de la actividad intelectual y la relevancia del lugar de los oprimidos en los diferentes campos y facetas de quehacer teórico (J. M. Romero).

Teoría crítica de los derechos humanos

Ellacuría ha hecho aportaciones relevantes en el terreno de la teoría y de la fundamentación de los derechos humanos. Cabe destacar a este respecto su contribución a la superación del universalismo jurídico abstracto y de una visión desarrollista de de los derechos humanos, y a la elaboración de una teoría crítica de los derechos humanos (J. A. Senent, A. Rosillo).

El pensamiento de Ellacuría no es intemporal, sino histórico, y debe ser interpretado no de manera esencialista (aun cuando algunas de sus primeras obras escritas bajo el discipulado escolar y la influencia de Zubiri tuvieron esa orientación), sino históricamente, en diálogo con los nuevos climas culturales. Así leído e interpretado puede abrir nuevos horizonte e iluminar la realidad histórica contemporánea.

 

Conversión de la Iglesia al reino de Dios, Ignacio Ellacuría. Sal Terrae, Santander 1984
Conceptos fundamentales de la teología de la liberación, 2 vols. Ignacio Ellacuría y Jon Sobrino. Trotta, Madrid 1990
Filosofía de la realidad histórica
.  Ignacio Ellacuría. Trotta, Madrid 1991
El legado de Ignacio Ellacuría. José Sols Lucia. Cuadernos Cristianisme i Justicia, Barcelona 1998

Ignacio Ellacuría: intelectual, filósofo y teólogo, Jon Sobrino, Enrique Dussel, Rodolfo Cardenal, Juan José Tamayo, Hector Samour, Juan José Tamayo, Gerardo Martínez Cristerna, Alejandro Rosillo. ADG-N LIBROS, València 2012.

Crítica y liberación. Ellacuría y la realidad histórica. H. Samour. ADG-N LIBROS, València 2013
La realidad histórica del pueblo crucificado como lugar de la teología. Sebastian Pittl. ADG-N LIBROS, 213
Ignacio Ellacuría. Utopía y teoría crítica. J. J Tamayo y L. Alvarenga (dirs.) Tirant lo Blanch, València 2014
La lucha por la justicia. Selección de textos de Ignacio Ellacuría, ed. de J. A. Senent de Frutos, Universidad de Deusto, Bilbao 2013

 

Recordando a Ellacuría y a sus compañeras y compañeros mártires

Redacción de Atrio, 15-Noviembre-2014

Celebramos mañana 16 el 25º aniversario del asesinato de Ignacio Ellacuría y sus compañeras y compañeros mártires en El Salvador. La semana próxima lo recordarán allí en esta serie de Conferencias. Y aquí uno de los participantes en ellas,Juan José Tamayo, lo conmemora en el artículo de El País que se publica a continuación.

CÁTEDRA LATINOAMERICANA IGNACIO ELLACURÍA Ciclo de conferencias “Ignacio Ellacuría, a 25 años de su martirio”

Del 18 al 20 de noviembre • Auditorio “Segundo Montes

Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas”
Dirección de Comunicaciones y Publicaciones
Bulevar Los Próceres, La Libertad, El Salvador, Centroamérica

Palabras inaugurales
Participan: Juan Luis Hernández, catedrático de la Universidad Iberoamericana Puebla (México), y Andreu Oliva, rector de la UCA.
Martes 18 de noviembre • 5 p.m.

Conferencia: “El legado teológico de Ignacio Ellacuría”
Moderadora: Helena Varela, de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México.
Imparten: Juan José Tamayo, director de la Cátedra de Teología y Ciencias de la Religiones “Ignacio Ellacuría” en la Universidad Carlos III de Madrid (España); y Jon Sobrino, director del Centro Monseñor Romero.
Martes 18 de noviembre • 6 p.m.

Conferencia: “El legado filosófico de Ignacio Ellacuría”
Moderador: Víctor Gálvez, de la Universidad Rafael Landívar (Guatemala).
Imparten: Rolando Alvarado, provincial de los jesuitas en Centroamérica; y Héctor Samour, catedrático del Departamento de Filosofía.
Miércoles 19 de noviembre • 5 p.m.

Conferencia: “Ellacuría, rector y filósofo”
Imparte: Fernando Fernández Font, presidente de la Asociación de Universidades Confiadas a la Compañía de Jesús en América Latina (Ausjal).
Miércoles 19 de noviembre • 7 p.m.

Conferencia: “Ellacuría y los derechos humanos”
Moderador: Héctor Samour, catedrático del Departamento de Filosofía.
Imparten: Óscar Castro, catedrático de la Universidad Iberoamericana Puebla (México); Alejandro Rosillo, catedrático de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (México); y Juan Antonio Senent, de la Universidad Loyola Andalucía (España).
Jueves 20 de noviembre • 5 p.m.

LUCAS 18:1-8  LA VIUDA, QUE SE PRESENTA SOLA ANTE EL JUEZ


logo-arcwp5

 

Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*

 

Dios hará justicia a sus elegidos que le gritan

“En aquel tiempo, Jesús, para explicar a los discípulos cómo tenían que orar siempre sin desanimarse, les propuso esta parábola: “Había un juez en una ciudad que ni temía a Dios ni le importaban los hombres. En la misma ciudad había una viuda que solía ir a decirle: “Hazme justicia frente a mi adversario”; por algún tiempo se negó, pero después se dijo: “Aunque ni temo a Dios ni me importan los hombres, como esa viuda me está fastidiando, le haré justicia, no vaya a acabar pegándome en la cara””. El Señor añadió: “Fijaos en lo que dice el juez injusto; pues Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos que le gritan día y noche?, ¿o les dará largas? Os digo que les hará justicia sin tardar. Pero cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará esta fe en la tierra?”

 

Las mujeres viudas en la sociedad Judía, eran mujeres totalmente vulnerables, al sufrimiento. Ante la ausencia del marido, quedaban  desprovistas de protección, para ellas y sus hijos. Eran objeto de explotación y marginación.

Hacían parte de las/os empobrecidos/as, igual que los extranjeros/as, los leprosos/as, como marginadas/os y rechazadas/os por la sociedad.

 

En aquel entonces existía la figura del “Goel”, por tradición, era considerado como una “fuente del derecho”. Aunque no aparece como una ley, por costumbre se cumplía. Era un derecho que se ejercía, de hecho, así no fuera  considerado y escrito en las leyes jurídicas.

 

Desafortunadamente el texto, no nos comenta, ni nos da pistas para entender; ¿Por qué esta viuda, no presenta el recurso del “Goel”?. ¿Será que no lo tiene? ¿Desconoce este recurso? ¿No lo quiere usar?

 

Sin embargo, por alguna razón, recordemos que esto es una parábola de Jesús, que Él usa como elemento pedagógico. Pero, me vienen otras preguntas, las cuales comparto. ¿Acaso, Jesús  nos está dando herramientas de defensa a las mujeres?  ¿Él, no se atreve, a hablar del tema directamente?

¿También El, está amenazado de excomunión, por la Curia judía? Y no solo de excomunión a Él lo asesinaron, cual romero nazareno.

 

Jesús, nos presenta en esta parábola, una mujer capaz de representarse sola ante un juez, sin abogado, sin Goel, sin testigos, sin intermediarios. Nos está dando coraje, a través de esta parábola! Muchas de nuestras mujeres, han puesto en práctica esta parábola. Han conseguido por sus propios méritos, empleo, o se lo han inventado, para educar sus hijos, darles techo, salud  y comida. Muchas otras han irrumpido en la sociedad, en las diferentes profesiones, con el apoyo de una mujer –casi siempre con el apoyo de la madre-.

 

Y otras más golpeamos, aquella puerta que está cerrada, para el sacerdocio de las mujeres, y no solo golpeando desde afuera, la tocamos desde adentro, en “contemplación y acción”, porque el Bautismo, es la llave para abrir esa puerta! La persistencia en la oración, es la clave. No hay que perder la fe.

 descarga (1)

 

*Presbitera Católica Romana

AFRICA. RDC:Las protestas contra la República Democrática del Congo Masacres Continua


03 de noviembre 2014

El lunes, cientos protestaron en la ciudad de Beni, en la República Democrática del Congo (RDC) en respuesta a la guerrilla mató a ocho personas más. Dos soldados y ocho civiles murieron a manos de la guerrilla. Entre los civiles muertos eran tres mujeres y un niño.

Una fuerza de paz de servir en la Misión de las Naciones Unidas de Estabilización en la República Democrática del Congo (MONUSCO) y un soldado congoleño montan guardia.  (Foto: Reuters)

La policía disparó armas de fuego para dispersar las manifestaciones.

En la región, más de 110 personas han muerto en el último mes.

Aunque no es seguro que ha estado cometiendo las masacres, las Fuerzas Aliadas Democráticas (ADF), un grupo guerrillero ugandés que ha estado operando en el este de la RDC desde hace más de 20 años, son los que la mayoría de los residentes sospechosos de cometer la violencia.

El presidente de la RDC, Joseph Kabila, visitó Beni el viernes y se comprometió a destruir el ADF, para reorganizar el liderazgo militar de la RDC que están llevando a cabo una campaña contra el ADF, y pidió Misión de Estabilización de la ONU en la RDC (MONUSCO) para aumentar su apoyo en la región .

En enero, la ONU, en coordinación con las fuerzas armadas de la RDC comenzó una ofensiva intensa contra el ADF.

 

http://www.telesurtv.net/english/bloggers/DRC-Protests-Against-Continuing-Massacres-20141103-0001.html

NICARAGUA: SOLENTINAME Y EL LAGO DE NICARAGUA ESTAN EN RIESGO


Solentiname y el Lago de Nicaragua están en riesgo

El afamado Centro Humboldt ha declarado que la construcción del Canal interoceánico y sus proyectos asociados, son la mayor amenaza a las condiciones ambientales del país en toda su historia.

De la teología del miedo a la teología de la liberación


 

Hay un cúmulo de situaciones que claman justicia porque la confortadora alegría del Evangelio para muchos es una ficción…(Marco Antonio Velásquez).

Una lectura reveladora de la “Teología práctica de la liberación en el Chile de Salvador Allende” de Yves Carrier – Feria Internacional del Libro de Santiago de Chile.

El dios castigador ha paralizado a la Iglesia durante largos siglos. El miedo al infierno configuró todo el pensamiento teológico y orientó las energías eclesiales en el sentido del poder, llegando a convertir el sometimiento y la resignación en grandes virtudes cristianas. Todo ensamblado bajo la estructura de una Iglesia de tipo monárquico piramidal, en cuya base existe un laicado iletrado, subordinado y no deliberante, con más obligaciones que derechos, con una vocación cristiana terciaria y residual.

El pensamiento libre de numerosos teólogos fue minando la concepción de una Iglesia comprendida bajo la lógica de unasocietas perfecta. En este proceso es justo reconocer el rol histórico insustituible de algunos precursores, quienes experimentando en su propia vida las consecuencias de su audacia y libertad teológica, fueron capaces de preparar el terreno para los grandes cambios que se sucedieron con el Concilio Vaticano II y que en América Latina dieron origen a la teología de la liberación.

En el libro de Yves Carrier, Teología Práctica de la Liberación, parece haber un momento determinante en este proceso liberador, que en Chile tuvo una particular y audaz expresión.

Siglos de opresión eclesial parecen encontrar un impulso liberador fundente entre las décadas del 40 al 50 del siglo XX. Concurren en ese tiempo el espíritu libre e intrépido de algunos pensadores pertenecientes a la escuela filosófica y teológica francesa. Surge un punto de convergencia de visiones que catalizan este proceso liberador, dando origen a una efervescente proliferación de convicciones que cristalizarían luego en el Concilio Vaticano II.

De esta manera, la inercia de la historia eclesial se interrumpe y se desencadena una secuencia de cambios a ritmo galopante e incontenible. Paralelamente, la fuerza del logos comienza a hacerse vida en Chile, al encontrar una praxis liberadora del Evangelio. Es la experiencia que un grupo de curas obreros decide vivir en Calama, aplicando el método pastoral de Jan Caminada.

Quiero fijar la mirada en esos tres exponentes de la escuela filosófica y teológica francesa que presenta Yves Carrier, porque hay en ellos rasgos comunes que son determinantes a la hora de emprender el camino de la liberación. Lo hago porque al rememorar ese testimonio profético, descubriremos luces de esperanza para el momento que vivimos en la Iglesia y en la sociedad chilena.

Yves Carrier pone en la memoria histórica a Emannuel Mounier, a Marie-Dominique Chenu y a Yves Congar. Tres pensadores coetáneos, situados cuando nacionalismos, comunismo y capitalismo irrumpían con fuerza en la historia.

Emmanuel Mounier. Como gran filósofo cristiano entra en la historia premunido de un agudo espíritu crítico que lo llevó a denunciar las injusticias y peligros de los nacionalismos y capitalismos imperantes. En su lucha lo guiaba un celo insobornable por la justicia social, donde encontró fraternidad en comunistas y traición en sus hermanos católicos. (Una experiencia de muchos cristianos fieles al Evangelio, que encuentran más comunión fuera que al interior de la Iglesia.) Con firmeza, el padre del personalismo, rechazó ese visceral anticomunismo que pulula en la Iglesia y se convirtió en uno de los precursores del diálogo cristiano-marxista.

Marie-Dominique Chenu. Un teólogo dominico adiestrado en el pensamiento filosófico especulativo, introdujo en la teología el método histórico-crítico, clave en el desarrollo del Concilio Vaticano II y fuente de inspiración en la teología de la liberación de Gustavo Gutiérrez. En uno de sus textos condenados por Roma, contribuyó al abandono de las nostalgias del pasado y a revalorizar el presente, donde la revelación continúa en el tiempo, gracias a que Dios entra en la historia con su Pueblo. Chenu es el teólogo de los “signos de los tiempos” y de la encarnación, quien dialécticamente deja al descubierto los peligrosos y dañinos espiritualismos desencarnados. Con su teología derriba a esos nocivos dualismos cuerpo-alma; materia-espíritu; Iglesia-mundo; buenos-malos. Con Chenu el cristianismo ya no es una doctrina, es un acontecimiento, porque Dios mismo hace historia ininterrumpida con su Pueblo.

Yves Congar. Teólogo dominico y discípulo de Chenu, conduce a la Iglesia por los caminos del ecumenismo, es quien más ha contribuido a la dignificación del laicado y quien empuja a la Iglesia a asumir la modernidad. Como estricto teólogo del Espíritu Santo es indomable, y se convierte en un símbolo de la represión eclesial al pensamiento libre, siendo castigado con largos años al ostracismo teológico. Por su espíritu libertario es modelo de resistencia y de coraje. A Congar le debemos la denuncia valiente de esa jerarcología y clericalismo que tanto han dañado a la Iglesia. Es el padre de una nueva eclesiología que comprende a la Iglesia como Pueblo de Dios, donde priman relaciones de igualdad por sobre relaciones de sometimiento y de mando, donde el Espíritu opera en cada persona mediante los carismas y donde la Iglesia se ordena en función de ministerios orientados para el servicio.

Cuando Yves Carrier pone en la base de la teología liberadora a cristianos de este calibre, está dando una pista clave para realizar con efectividad la tarea liberadora de la Iglesia; cual es asumir plenamente la libertad de los hijos e hijas de Dios y luchar contra el miedo que todo lo inhibe y paraliza. Libertad para dialogar con todos, libertad para explorar caminos nuevos y prohibidos, libertad para revisar dogmas y doctrinas impuestas, coraje para luchar contra los poderosos, valor para denunciar la maldad, la mentira y la injusticia, firmeza para resistir las dificultades y las cruces que los privilegiados cuelgan como pesadas cargas sobre los hombros de los que luchan. Libertad y coraje para vencer la ignorancia, porque al abrir el pensamiento se gana libertad. Congar sabía que la represión de las ideas apaga el Espíritu de Dios, por eso enfrentó a sus perseguidores dejando un fecundo testimonio de liberación humana respecto del poder eclesial.

En el devenir de la historia, Yves Carrier ha traído a la memoria el testimonio profético de un grupo de queridos sacerdotes chilenos que, arraigados en el Evangelio, dieron un ejemplo admirable al asumir la experiencia de Calama. Esta historia, intensionalmente ignorada en Chile, ha tenido que ser revelada en Francia. El impacto de esta aventura en el mundo fue grande. Basta señalar una cita de uno de los informes mencionados por Carrier, donde menciona a otro gigante teólogo de la Iglesia, dice: “Karl Rahner evalúa el método y lo encuentra teóricamente perfecto pero expresa sus dudas sobre la posibilidad de realizarlo en la práctica puesto que pocos religiosos y religiosas son susceptibles de escoger este estilo de vida tan exigente.

Así como Yves Carrier nos ha traído la “Teología práctica de liberación en el Chile de Salvador Allende”, cabe preguntarnos con seriedad ¿qué ocurre en el Chile del presente con nuestra Iglesia chilena?

Ciertamente en Chile estamos más subyugados, hemos perdido libertad. Hay una regresión a tiempos preconciliares. Hay un cúmulo de situaciones que claman justicia porque la confortadora alegría del Evangelio para muchos es una ficción. Porque lejos de ver a una Iglesia comprometida con la liberación de nuestro pueblo, aparece confabulada con los poderosos para perpetuar una cultura y un sistema económico que somete y esclaviza a nuestro Pueblo. Porque más grave aún, quienes gravan dolorosamente a nuestros hermanos y hermanas más pobres, con una pesada hipoteca social, son católicos; son los artífices de un modelo estructuralmente injusto. Así es como se ha institucionalizado el abuso, el clasismo y la injustica. Se ha instalado el sometimiento y el miedo.

Con motivo de la discusión de algunas reformas políticas, hemos visto cómo la teología del miedo se ha transformado en Chile en la apología del terror, que aprovechándose de la incultura cívica de nuestro pueblo, difunde pánico entre los ciudadanos, para ponerlos al servicio de los intereses y privilegios de unos pocos, incluidos algunos miembros de la jerarquía de nuestra Iglesia. Hoy, como nunca, Chile tiene urgencia de liberación.

Al concluir, quiero expresar mi admiración por los testigos de Calama, como también por muchos hombres y mujeres de nuestra Iglesia, aunque cada vez más escasos, que nos han ofrecido el testimonio de que el Evangelio es posible vivirlo socialmente. Aun así hay esperanza. Dios nos ha regalado al querido papa Francisco, que desde Roma está con nosotros y con su ejemplo nos desafía a vencer el miedo, sólo así podremos abrazar con fuerza la teología práctica de la liberación.

Marco Antonio Velásquez Uribe

Consejo Editorial de revista Reflexión y Liberación – Chile.

 

http://amerindiaenlared.org/biblioteca/6421/de-la-teologia-del-miedo-a-la-teologia-de-la-liberacion

“(…) a cada uno según su capacidad” Domingo XXXIII Ordinario – Ciclo A (Mateo 25, 14-30) – 16 de noviembre de 2014


12.11.14 | 16:26. Archivado en Encuentros, CicloA

Domingo XXXIII Ordinario – Ciclo A (Mateo 25, 14-30) – 16 de noviembre de 2014

Hace unos días me llegó este mensaje por el correo electrónico: “Aquel día lo vi distinto. Tenía la mirada enfocada en lo distante. Casi ausente. Pienso ahora que tal vez presentía que ese era el último día de su vida. Me aproximé y le dije: – ¡Buen día, abuelo! Él extendió su silencio. Me senté junto a su sillón y luego de un misterioso instante, exclamó: – ¡Hoy es día de inventario, hijo! – ¿Inventario? – pregunté sorprendido. – Si… ¡El inventario de las cosas perdidas! – me contestó con cierta energía y no sé si con tristeza o alegría. Y prosiguió: – En el lugar de donde yo vengo las montañas quiebran el cielo como monstruosas presencias constantes. Siempre tuve deseos de escalar la más alta, nunca lo hice, no tuve tiempo ni la voluntad suficiente para sobreponerme a mi inercia. Recuerdo también a Mara, aquella chica que amé en silencio por cuatro años, hasta que un día se marchó del pueblo, sin yo saberlo. ¿Sabes algo? También estuve a punto de estudiar ingeniería, pero mis padres no pudieron pagarme los estudios. Además, el trabajo en la carpintería de mi padre no me permitía viajar. ¡Tantas cosas no concluidas, tantos amores no declarados, tantas oportunidades perdidas! Luego, su mirada se hundió aun más en el vacío y se humedecieron sus ojos. Y continuó: – En los treinta años que estuve casado con Rita, creo que sólo cuatro o cinco veces le dije: “Te amo”. Luego de un breve silencio, regresó de su viaje mental y mirándome a los ojos me dijo: – Este es mi inventario de cosas perdidas, la revisión de mi vida. A mí ya no me sirve. A ti sí. Te lo dejo como regalo para que puedas hacer tu inventario a tiempo.

Y luego, con cierta alegría en el rostro, continuó con entusiasmo y casi divertido: – ¿Sabes qué he descubierto en estos días? – ¿Qué, abuelo? Aguardó unos segundos y no contestó. Sólo me interrogó nuevamente: –¿Cuál es el pecado más grave en la vida de un hombre? La pregunta me sorprendió y sólo atine a decir, con inseguridad: – No lo había pensado. Supongo que matar a otros seres humanos, odiar al prójimo y desearle mal. ¿Tener malos pensamientos, tal vez? Su cara reflejaba una negativa. Me miró intensamente, como marcando el momento y en tono grave y firme me señaló: – El pecado más grave en la vida de un ser humano es el pecado por omisión. Y lo más doloroso es descubrir las cosas perdidas sin tener tiempo para encontrarlas y recuperarlas.

Al día siguiente regresé temprano a casa, luego del entierro del abuelo, para realizar en forma urgente mi propio inventario de las cosas perdidas. El expresarnos nos deja muchas satisfacciones, así que no tengas miedo, y procura hacer lo que sabes que es bueno… antes de que sea demasiado tarde. Dile a ese ser: “Te amo, perdóname, me equivoqué”. Dile a Él: “Me arrepiento, Señor, por favor perdóname”.

Muchas veces nos quedamos mirando a los que recibieron más, o a los que recibieron menos… Las monedas que hemos recibido, no son para guardarlas en un hoyo, sino para hacerlas producir, en la medida de nuestras capacidades. Carpe diem, decían los antiguos… Hay que aprovechar el día, cada día y hacer lo que tenemos que hacer.

Hermann Rodríguez Osorio, S.J.*

* Sacerdote jesuita, Decano académico de la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad Javeriana – Bogotá

 

http://blogs.periodistadigital.com/encuentros-con-la-palabra.php/2014/11/12/-a-cada-uno-segun-su-capacidad–2

La parábola de The Big Money: Homilía Rev. Judy para el domingo noviembre 16,2014


Los seguidores de Jesús entonces y ahora sinceramente buscan conocer a Dios, y lo que Dios quiere de nosotros. Todo lo que Jesús dijo e hizo reveló respuestas a estas preguntas de vejez y habló sobre la necesidad de experimentar la presencia de Dios vivo que quiere el amor y la justicia para reinar sobre todo para los pobres y los marginados. Jesús fue un rabino muy populares / profesor y un parabolist supremo. Muchos maestros de su tiempo que se enseñan en las parábolas y los profesores semíticas y otras, incluso hombres de negocios y políticos en el Cercano Oriente y en otras partes continúan haciendo esto. Es una forma poética, mística y social para hablar. La palabra parábola viene de una palabra griega que significa “poner en paralelo o lanzar junto”. Jesús contó muchas historias para iluminar lo que el reino de Dios es como para la gente común y no muy educados. Los obreros y los campesinos se reunieron en torno a él, incluso como el más bien entrenados en la religión hebrea también lo buscó. Las parábolas de Jesús iluminan cómo es Dios y lo que Dios quiere de la gente de Dios. Muchos podrían comenzar con “El reino de Dios es como el reino de los cielos es semejante (el cielo es una palabra de Dios) o el Reino de Dios es como ….” Parábolas de Jesús eran cortas y cuentos sencillos y trazadores de líneas uno y más larga y parábolas complejas que incluían el ingenio y el humor, la ironía y la iluminación. A menudo desafiaron poderes y los valores temporales. Podrían ser ofensivo, así como en movimiento, estimulante y esperanzador. En arameo y hebreo las palabras son pelatha y Mashal, cada uno con la raíz de “es como” o “es similar a”. (Estoy en deuda con Rocco Errico, arameo Académico y autor, por “… y fue la luz”, Fundación Noohra, 1998: 42-52, fundación Noohra por sus pensamientos en parábolas). Una de las dificultades en la comprensión de las parábolas de Jesús es que somos siglos, las culturas y lenguas de distancia de la narración y significados originales. Siglos más tarde han interpretado significados que aceptamos como “el” significado hasta que tomemos una mirada más cercana. Significados posteriores también pueden ser importantes, sino que también ayuda en nuestra búsqueda para considerar los significados originales de la mejor manera posible en tales retrospectiva de largo.

Esta semana tenemos otro complejo parábola de Jesús a considerar. Éste es a menudo llamada la “parábola de los talentos” (Mateo 25: 14-30).Mientras que mucha gente sabe que talentos eran grandes sumas de dinero en el tiempo de Jesús el significado de la parábola a menudo se ha reducido a “utilizar sus dones dados por Dios”, “no enterrar tu talento en la tierra”, “Úsalo o perderlo “,” no tengas miedo de usar sus dones y talentos para el reino “. Todas estas son buenas amonestaciones pero, como se lee toda la parábola de cerca y consideramos que es en el tiempo y el contexto cultural que sería más apropiado llamamos la parábola del dinero grande.

Jesús comienza esta parábola con “Una vez más, es como un rico terrateniente que iba en un viaje y …” Esto sigue parábolas que comienzan “el reino de los cielos es o va a ser como” por lo que el “eso” es para explicar o aclarar lo que el reinado de Dios es y será. Al leer hasta el final de la parábola de este rico terrateniente también es “cruel” y que “cosecha donde no sembró y recoge donde no esparciste” (nos recuerda de un esquema Ponzi en otro tiempo y lugar) y “iracundo”. Es evidente que el rico terrateniente no es el héroe aquí, él no es Dios, ni la figura de Cristo, que no es el representante del Reino de Dios. Él da lo que ahora puede ser visto como millones de dólares para tres “servidores” para que puedan hacer algo más de dinero para él en su ausencia. También espera que la usura o interés que está en contra de la ley mosaica. Los dos primeros hacen lo que pide y él se complace con ellos. El tercero puede tener miedo de él, pero él se adelanta y esencialmente dice “eres un tramposo y un hombre iracundo despiadado, aquí está su dinero de vuelta”. Él no hizo lo que le pidió el rico terrateniente deshonesto y él es lo suficientemente valiente para decirle apagado. Si hay una figura de Cristo en esta parábola, es este hombre. No comprar en el régimen de grandes cantidades de dinero y que arriesgó su vida para decirle a su jefe fuera. Así que cuando el jefe multimillonario engaño dice “Los que tienen obtendrá más hasta que se enriquecen, mientras que los que no tienen perderán incluso lo poco que tienen …” esto no es la virtud de hablar, pero el mal / pecado mismo.No es la virtud de hacerse rico a ganar dinero en un dios y “cosechar donde no sembraste”. No es la virtud para que los ricos se hacen más ricos y los pobres más pobres, es pecado / mal. El virtuoso es el que no compra en este sistema de pensamiento y obtener dinero de cualquier manera posible, y valorando el dinero por encima de todo. Es el que ve el sistema como lo que es-deshonesto y injustos, y que sopla la portada de la más rica y poderosa de la tierra, que es el héroe en esta parábola. Los seguidores de Jesús que eran sólo gente ordinaria y gente pobre, y las mujeres, los extranjeros y los marginados, se han identificado con y animado para este héroe. Por último, en la comprensión del significado de dar talentos de distancia y esperar el retorno injusta sobre ellos, obtenemos el verdadero significado de Jesús está tratando de transmitir.Esta es una parábola encubierta sobre los ricos que Jesús dijo antes eran como la cuerda (el Gamla arameo en contexto lo que significa cuerda no camello) tratando de pasar por el ojo de una agujas sólo con gran dificultad se convertirán en una parte del reino de cielo o actores positivos en el reino de Dios en la tierra (Mt.19: 23). Los oyentes de Jesús pueden así también han oído hablar de él diciendo “el joven rico” de Mateo 19, que hizo seguir la Ley de ir la segunda y tercera milla y regalar sus posesiones para poner su “tesoro en el cielo” y seguir a Cristo. Jesús ofende a los ricos y abraza a los pobres. Jesús pide a los ricos para poner sus riquezas al servicio de los pobres y para la erradicación de la pobreza. Mensaje de Jesús es revolucionario que convierte las cosas al revés. Él será castigado por esto y una vez más, de manera casi ocultos (para algunos) que está dejando claro lo que va a pasar con él, y de hecho a los que ofenden a los ricos y los poderosos.

El resto de Mateo 25 (25: 31-46), en la siguiente enseñanza acerca de las ovejas y las cabras, donde Jesús muestra que cuando damos de comer al hambriento, vestir al desnudo, dar de beber al sediento, el cuidado de los enfermos y la encarcelados, e invitar al extranjero en, cuando servimos a los “más pequeños de estos hermanos y hermanas” lo hacemos por Jesús.Ahora la parábola del gran dinero tiene sentido, todos nosotros, pero especialmente los que tienen mucho dinero tienen que invertir en los pobres y hambrientos con el fin de construir el reino de la justicia y el amor, el reinado de Dios en la tierra. Esto es lo que Dios quiere de nosotros. esto es lo que el “amor perfecto” de Proverbios 31: 10-31 lo hace, ella “tiende la mano a los pobres, los necesitados saludo con los brazos abiertos”. Y esto es lo que los niños de la luz hacen, lo contrario de la oscuridad se describe en la carta de Pablo a los Tesalonicenses (1 Ts 5: 1-6) -esto es lo que hace la luz, que ilumina la oscuridad de nuestras almas cuando vivimos para nosotros mismos, por las cosas materiales, y no para la construcción de reinado de la justicia y el amor de Dios. Esta es la “oscuridad, donde hay lloro y el crujir de dientes” (y esta frase en arameo significa estar en “profunda angustia y pesar”). Y no es el siervo que valientemente no siguió las órdenes del multimillonario corrupto, que no invierten sus jefes un talento (un montón de dinero) que está en profunda angustia y pesar, son los que sin pensar comprar en el sistema de las riquezas de construcción sin embargo se puede y, a continuación, construir sus vidas en torno a las riquezas y no alrededor de sueño de amor y justicia para todos de Dios, especialmente para los pobres y los marginados.

Entre el uno por ciento que son dueños de más del 85 por ciento de las riquezas del mundo hay algunos pocos que dar todo por la borda y vivir la justicia. Hay fundaciones y particulares que encuentran maneras de hacer que el campo de juego se niveló. Gracias a Dios por ellos. Esto es lo que Dios nos pide. Y de acuerdo con cada una de nuestras capacidades para dar el dinero y el tiempo, las habilidades y los tesoros que Dios quiere esto de cada uno de nosotros. Oremos para que vamos a aprender a dar a nosotros mismos lejos de aquellos que más nos necesitan. Amén.

IMG_0008IMG_0007

Rev. Dr. Judy Lee, RCWP

Co-Pastor Buen Pastor Incluido Comunidad Católica

Fort Myers, Florida

 

http://judyabl.wordpress.com/2014/11/14/the-parable-of-the-big-money-rev-judys-homily-for-sunday-nov-162014/

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: