El Papa ve “escandaloso” las listas de precios en las iglesias para recibir los sacramentos


nov222014

 

El Pontífice denuncia que la bendición de Cristo “es gratuita” y sus templos no deben ser “jamás” un “lugar de negocios”
El Papa considera “escandaloso” que haya lista de precios para recibir los sacramentos, al tiempo que clamado que las iglesias no deben ser jamás “lugar de negocios” porque la redención de Cristo “es gratuita”.
Así lo ha manifestado durante la homilía de la misa que ha celebrado esta mañana en la Capilla de Casa Santa Marta. “Yo pienso en el escándalo que podemos dar a la gente con nuestra actitud, con nuestras costumbres no sacerdotales en el Templo: el escándalo del comercio, de la mundanidad —ha advertido—. ¡Cuántas veces vemos que entrando en la “Hay dos pecados imperdonables para un sacerdote: que maltrate a la gente y la avaricia económica”, dice el PapaIglesia todavía hoy hay una lista de precios, para el bautismo, para la bendición para las intenciones de la Misa y el pueblo se escandaliza”.··· Ver noticia ···

 

http://www.redescristianas.net/2014/11/22/el-papa-ve-escandaloso-las-listas-de-precios-en-las-iglesias-para-recibir-los-sacramentos/

Papa permite sacerdotes casados ​​en el Oeste del Este


 

Jueves, 20 de noviembre 2014

Es una novedad cuya importancia simbólica es nada insignificante.

Francisco autorizó a las comunidades católicas orientales dispersos en la diáspora (es decir, fuera de su cuna en el Medio Oriente) para poder tener sacerdotes casados.

El informe es Jean Mercier, publicado en el sitio de la revista La Vie, 11/18/2014. La traducción esMoisés Sbardelotto.

Hasta el momento, Roma obligó estas comunidades de la diáspora (maronita, caldeos, melquitas, etc.) para hacer uso de los sacerdotes célibes de sus respectivas Iglesias, ya que están en las zonas donde hay sacerdotes célibes sólo en la Iglesia (Europa, Oceanía, América y África) .

De este modo, el Papa concluye con la idea de que, en Occidente, no es apropiado que los fieles de las Iglesias católicas de rito latino “ver” los sacerdotes casados ​​entre sus compañeros católicos de las Iglesias Orientales. La decisión del Papa fue tomada el 13 de diciembre de 2013, en una audiencia con el cardenalLeonardo Sandri, prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, pero fue puesto sólo por escrito el 14 de junio de 2014.

Termina en una larga controversia que se inició en la década de 1880 en Estados Unidos. En ese momento, los obispos católicos latinos habían levantado contra la presencia de los sacerdotes casados ​​entre los inmigrantes de la Iglesia Católica Rutenia (Ucrania occidental), y esto se había llevado a su prohibición en 1890, después de la prohibición absoluta de la ordenación de hombres casados ​​en la Iglesia, en 1930.   Luego 200.000 fieles pasaron a la Iglesia Ortodoxa.

En paralelo, un decreto romano 1929 prohibió la presencia de sacerdotes casados ​​en todas las Iglesias orientales en América del Norte y del Sur, Canadá y Australia, y la medida había sido extendida al territorio de Europa occidental.

En los últimos años, el problema había surgido de nuevo en la Congregación para las Iglesias Orientales, y también la Congregación para la Doctrina de la Fe, según ha explicado el decreto publicado en junio pasado, citando la posibilidad de excepciones permitidas por la voluntad de Benedicto XVI.

Los sacerdotes casados ​​3

De hecho, las iglesias ya no tenían los medios para proporcionar los padres solteros a sus respectivas diásporas.

La cuestión se había tratado en el Sínodo para Oriente Medio en 2010, en particular por el arzobispo de París, Andre Vingt-Trois, que llama   una desaceleración en la práctica.

En su decreto de 14 de junio de 2014, el Cardenal Prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales especifica que la situación debe evolucionar debido a las innovaciones introducidas por el motu proprio Anglicanorum Coetibus 2009, que autoriza, en los territorios de la Iglesia Latina, la presencia ordinariatos de (diócesis no territorial) en el que actúan los sacerdotes casados ​​convertido del anglicanismo (ex sacerdotes anglicanos que fueron ordenados sacerdotes católicos).

Por lo tanto, se hizo imposible seguir legitimando la presencia de sacerdotes casados ​​no en territorios canónicos “América”.

Se puede interpretar esta decisión Francisco como la voluntad de abrir el archivo casado hombres ordenación para la Iglesia latina, no sólo a los ex ministros de la protestante o culto anglicano (hay varios cientos).

En mayo pasado, el Papa declaró que   “La puerta estaba siempre abierta”   cuando se le preguntó sobre el celibato de los sacerdotes en el avión que lo trajo de vuelta a Roma de la Tierra Santa.

De acuerdo con la interpretación más plausible,   no sería autorizar sacerdotes célibes se casen, pero la posibilidad de ordenar hombres casados ​​de probada fe   (Viri probati) una hipótesis mencionada regularmente.

Pregunta de un obispo brasileño el año pasado,   el Papa habría contestado que estaba basado hará propuestas en este sentido.   Una visión consistente con el deseo del Papa de dar iglesias locales autonomía doctrinal (cf. Evangelii gaudium, n 35-37.), Pero no proporciona la idea de que tal decisión debería elaborarse a nivel de la Iglesia universal, Con motivo de una posible Vaticano III o en el marco de un Sínodo romano.

Jean Mercier

PERÚ: Los sacerdotes que se negaron a la prédica de la muerte


Camino a su beatificación.

La hermana Virginia junto a las madres que acompañaron al padre Sandro en la parroquia Señor Crucificado. Rezan para que se haga realidad su beatificación.
La hermana Virginia junto a las madres que acompañaron al padre Sandro en la parroquia Señor Crucificado. Rezan para que se haga realidad su beatificación.
Tres frailes, dos polacos y un italiano, murieron asesinados por Sendero Luminoso en 1991, solo por oponerse a su campaña de terror y muerte. En febrero, el Vaticano decidirá si Michael Tomaszek, Zbigniew Strzalkowski y Alessandro Dordi cumplen las condiciones para ser los beatos que los pueblos de Santa y Pariacoto piden desde hace casi 20 años.

Carlos Contreras Chipana
Enviado especial a Santa y Pariacoto, en la región Áncash
A inicios de 1991, los poblados y caseríos de la costa y sierra de Áncash, al igual que muchas otras regiones, eran golpeados por la violencia de Sendero Luminoso. La agrupación terrorista estaba dispuesta a desaparecer a quienes representasen al Estado. Autoridades locales fueron obligadas a dejar sus funciones o asesinadas en las calles. Los representantes de la Iglesia no eran la excepción.
El obispo de Chimbote, monseñor Luis Bambarén Gastelumendi, también había recibido el ultimátum senderista. Casi semanalmente recibía escritos y en su andar por la ciudad pesquera observaba pintas rojas en las paredes de las casas. Sabía del inminente riesgo para él y los sacerdotes que predicaban su fe en diferentes puntos de la región. Hasta que una amenaza más llegó, pero esta vez mucho más específica: “Si no renuncia mataremos dos sacerdotes por semana”, decía un mensaje escrito a mano que incluía otras tantas frases de odio que caracterizaba a Sendero Luminoso.
Ante esta nueva arremetida, monseñor Bambarén, presuroso, no dudó en convocar a los padres de todas las parroquias bajo su influencia para informarles y advertirles de las amenazas. “Les doy libertad para que puedan alejarse de sus zonas: pueden retirarse a Lima o a sus países”, recuerda haber dicho en una reunión con los sacerdotes. Presentes estaban los padres polacos Michael Tomaszek y Zbigniew Strzalkowski y el italiano Alessandro Dordi. Aquella vez , los dos primeros que trabajaban en el poblado andino de Pariacoto y el último en Santa manifestaron su intención de no mudarse. Estaban contentos de vivir allí y de la labor pastoral que realizaban sin nada a cambio.
Apenas semanas después de esa reunión, el viernes 9 de agosto de 1991, los dos frailes franciscanos fueron interceptados por un grupo guerrillero y luego ejecutados cobardemente delante de sus fieles. Sendero empezaba a cumplir su amenaza. El padre Alessandro Dordi, o padre Sandro, como lo llaman hasta hoy, también había recibido amenazas directas de los subversivos. Todo parecía indicar que él podía ser una de las siguientes víctimas.
Las amenazas eran constantes contra el sacerdote italiano de la Comunidad Misionera El Paradiso, formada por diocesanos. Días antes de su muerte aparecieron pintas en la calurosa Santa, en las que se podían leer frases como “Yankees Go Home”, o “El Perú será tu tumba”. El padre italiano estaba intimidado como todos los pobladores que vivían en ese distrito soportando apagones o atentados criminales contra autoridades. No comentaba a nadie de sus temores, pero las personas más cercanas podían notar su preocupación. “Padrecito, ¿por qué no se va si está recibiendo amenazas?, le preguntó Eulogio Gamboa Nacarino (69), un día antes de su asesinato, mientras restauraban las bancas de la parroquia Señor Crucificado de Santa.
“No, hijo, yo no me voy. No he hecho nada malo para hacerlo”, le respondió el sacerdote.
“Nosotras le pedimos que se quedara en Lima, pero no nos hizo caso”, cuenta hoy Virginia Piu, una hermana que conversó con él en un almuerzo realizado en Lima, un mes antes. Ella recuerda que el padre Sandro era una persona decidida y desde su llegada a Perú, en enero de 1980, había iniciado una cercana relación con “la gente que merecía conocer la palabra de Dios”.
“¡Yo no voy a abandonar a mi pueblo, me quedo con ellos!”, fue la respuesta antes de su viaje de regreso a Santa.
La mañana del domingo 25 de agosto de 1991, el padre Sandro celebró su misa en Santa como cualquier domingo. Algunos de sus fieles recuerdan que les llamó la atención cuando este se despidió de ellos. “Ese día lo sentimos diferente, en su rostro se reflejaba nostalgia, no era de despedirse”, revela Donet Miñano, hoy conductor de la radioemisora que funciona desde la parroquia que el padre Sandro ayudó a reconstruir. “Yo debí acompañarlo a sus misas, pero llegué cuatro minutos tarde”, cuenta Giovanni Sabogal Osorio (38), quien en ese entonces era solo acólito y que ahora es sacerdote. Tras celebrar una misa por la tarde en la comunidad de Vinzos, el párroco italiano abordó una camioneta junto con los seminaristas Gilberto Ávalos Tolentino y Orlando Orué Pantoja de regreso al distrito de Santa. En el camino encontraron a una mujer con un bebé en brazos. Los recogieron y no interrumpieron su ruta hasta que llegaron a la zona de Pampas Vinzos: unas grandes piedras bloqueaban la vía.
Cuando el padre Sandro descendió del vehículo para intentar saber, en medio de la penumbra, qué había sucedido, fue interceptado por dos sujetos encapuchados. Uno portaba una escopeta y el otro una pistola. Los seminaristas Tolentino y Orué recuerdan que el padre les pidió a los senderistas no tomar acciones contra sus acompañantes. Estos solo se limitaron a coger al sacerdote italiano y lo internaron entre la vegetación. Tras unos eternos segundos en medio de la oscuridad, el silencio fue interrumpido por tres disparos. El sacerdote no saldría vivo de aquel lugar.
año mortal
Según la Comisión de la Verdad y Reconciliación, 1991 fue el año con más atentados contra miembros de la Iglesia. La prédica senderista acusaba a los sacerdotes de “adormecer la conciencia revolucionaria del pueblo por sus buenas acciones y sus gestos de solidaridad”. Con esas discutidas acusaciones condenaron a muerte a los frailes polacos Michael Tomaszek y Zbigniew Strzalkowski en el pueblo de Pariacoto, una zona que se ubica entre la sierra y costa de Áncash.
Los restos de los dos sacerdotes franciscanos reposan hoy en la parroquia Señor de Mayo, donde en vida evangelizaron a niños, mujeres y hombres. También realizaban labor social en favor de los pobladores de menos recursos. Para ellos, estos jóvenes padres polacos son ahora los “beatos” de Pariacoto.
Sus tumbas, ubicadas en los lados laterales del templo, se han vuelto rincones venerados por la población. En la zona de Pueblo Viejo, lugar en el que los dos fueron asesinados, se ha construido una ermita a la cual acuden fieles a ponerles flores y pedirles ayuda para reordenar sus vidas.
Cuando en agosto de 1989, el padre Michael Tomaszek pisó Pariacoto, optó por españolizar su nombre y así se convirtió en el padre Miguel. No hablaba bien el español al inicio, pero mostraba su voluntad por superarse cada día. “Cuando llegó a hablarlo, me pidió que le enseñe quechua, porque en las alturas tenía problemas de comunicación con los campesinos. Era chistoso y alegre; me comunicaba sus ideas cantando”, cuenta Norma Rodríguez, quien fuera la catequista que los acompañaba cuando les tocaba trabajar con los niños y jóvenes de las comunidades alejadas.
En los dos años que vivió en el poblado, el padre Zbigniew Strzalkowski en Pariacoto, no encontró a nadie que pronunciara su nombre correctamente. Desde que llegó a la parroquia se convirtió en el sacerdote “sanador y viajero”.
Cada semana se turnaba con el padre Miguel para visitar las otras capillas de las localidades de Yaután, Cochabamba y Pampas Grande. “La misión no solo era evangelizar, también llevaban comida, educaban y, sobre todo, el padre ‘Zbiñes’ llegaba a curar a los pobladores de las zonas altas”, explica Ana María Colonia, otra catequista que los acompañaba en sus viajes. “Ellos habían sido amenazados a través de pintas”, afirma el profesor Amaranto Trinidad López, entonces catequista que seguía los coros en las actividades oficiadas por los franciscanos.
El día de los asesinatos, los asistentes a su misa se retiraban uno por uno del lugar. “Ingresó a la Iglesia una persona conocida, le hablaba al oído al que escuchaba las palabras de Dios y se retiraban en silencio”, recuerda Rumaldo Loli Paredes. Afuera, en la plaza, todos hablaban de la presencia senderista. Los feligreses cerraron las puertas. El padre Zbigniew curaba a dos pequeñas y el padre Miguel estaba con los jóvenes cuando los senderistas los sacaron a rastras y se los llevaron a un lugar desconocido.
Monseñor Bambarén confiesa que el mismo Abimael Guzmán aceptó que fue él quien ordenó la muerte de los tres.
Para los fieles de Áncash, la muerte de estos predicadores europeos no fue en vano. Este 3 de febrero del 2015, los obispos y cardenales del Vaticano analizarán el tema de su beatificación por martirio, cuyo proceso empezó en 1995. De ser positivo, será el papa Francisco quien tendrá que publicar un decreto. En Santa y Pariacoto, los creyentes esperan tener sus primeros beatos. “Se lo merecen por la labor que hicieron en Perú. Son nuestros héroes de la Iglesia”, afirman.
Sendero acabó con sus vidas, pero sus obras siguen vivas en el recuerdo de los peruanos.❧

 

http://www.larepublica.pe/23-11-2014/los-sacerdotes-que-se-negaron-a-la-predica-de-la-muerte

HOMILIA (BILINGUE)POR OLGA LUCIA ALVAREZ ARCWP: LITURGIA EN LA VIGILIA DEL SOA EN FT. BENNING. GA.


 photo3
From left to right: ARCWP Priests: Olga Lucia Alvarez, Janice Severe-Duszynska, and Katy Zatsick 

(photos taken by Barbara Zeman, RCWP)

“I’ll never believe without putting my finger in the nail marks and my hand into the spear wound.”  John 20: 25

Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP

Translated by John P. Wentland

The Gospel text we just heard leaves me disturbed and makes me reflect basically on various aspects: the fear, the cowardice of the disciples and the honesty of Thomas.

We notice in the text that the disciples are hiding in an unknown place, with the doors firmly closed, we’re never told where, or at least the text doesn’t tell us.

Many of us are locked in, paralyzed, full of fear and cowardice. We wait for an announcement from heaven… Only the presence of Jesus through the Ruah [ ר֫וּחַ ] of God is able to dislodge us from the situation of terror, pessimism and distrust. We have to discover his presence within each of us, an attitude which will help to fulfill our heartfelt desires in a commitment, not only of word but with concrete action.   

Thomas, called “Twin”—known as well as “The Doubter”—offers us the principal key to how, as disciples, we can implement our work of actual commitment.  

Thomas was not hiding; he was outside confronting the dangers of the enemy, and encountering the material and sociological terrorism. He was not living some kind of utopian dream, full of some fantastic illusion.

Thomas not only challenged the disciples; his challenge is also for all of us when he says: “

“I’ll never believe without putting my finger in the nail marks and my hand into the spear wound.”  John 20: 25

 4
from left to right: Olga Lucia Alvarez, seated Janice Sevre-Dusynska, Katy Zatsick



Thomas invites us to become aware of the reality we live in this world, in our countries; wars popping up mercilessly against innocent people. He invites us to not only see, but to touch, live and feel the pain, of the ones suffering, living in prison, tortured physically and psychologically. Knowing the reality of the immigrant, the displaced, those without family, without home, those sick, the unemployed, the marginalized, those abandoned, the hungry, those without health, without education. Knowing the situation faced by women and men, excluded because of for their sexual or gender option, those rejected and excluded for thinking differently!

Every suffering human being is a Christ who shows us, his extended, his feet, the wound in his side and his tortured body, so that we might put our finger and feel completely their pain and sorrow, making them our own, healing them with our sisterly and brotherly love.

May we accept Thomas’ invitation to live the Gospel challenge.

Let us present at the Offertory, our cowardice, our indifference, our fears, in the face of the obvious actions—violations of human rights—carried out by our governments, actions that wound, mistreat and kill our indigenous peoples, our peasants, our black populations, our elderly, our defenseless and innocent women and children. Their only sin is to live amongst such over-abundance. That’s why they are displaced, threatened and killed so that their lands can be appropriated just as King Ahab took over the vineyard of Naboth (1 Kings 21).

In our country, this is what we live every day, and not because that’s what the media tells us, because, after all, to them, everything is a “false positive”—the opposite of the little boy who cried “Wolf”, they say “Everything’ll be fine!” This experienced pain comes directly by word of the widows, the elderly, the faces of the women and children we see on the streets of our cities, sitting at the foot of a traffic light begging for a piece of bread, with a sign proclaiming: “We are displaced from the violence!” whether they be in Cauca, Uraba, Caquetá, Chocó, the areas we know where are located U.S. military bases, where the two flags—our Colombian tri-color and the U.S. red-white-and-blue—wave so closely in unison. If you hold out your hand to these suffering people, you are likely to be  identified as someone who is helping the armed opposition groups. Of this no one says anything; there is no commentary, no questions, for fear of receiving “a stray bullet.”

What are we about to offer at our Offertory? Let’s share publicly that we are going to offer in our Eucharist the making real and living his presence through that invitation Jesus offers us each day, touching and healing all injustice and sorrow:  

“Do this in memory of me”   1 Cor. 11:24

++++++++++++++++++

“SI NO METO MI DEDO EN LA SEÑAL DEJADA POR LOS CLAVOS Y MI MANO EN LA HERIDA DEL COSTADO NO LO CREERÉ”

Juan 20: 25

 Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP

El Evangelio que acabamos de escuchar, me deja inquieta y me hace reflexionar fundamentalmente, en varios aspectos: el miedo, la cobardía de los discípulos y la honestidad y compromiso de Tomás.

Observamos en el texto que los discípulos estaban escondidos en un lugar desconocido, con las puertas bien cerradas, nunca se supo dónde, por lo menos el texto no nos lo dice.

Muchos de nosotros/as, estamos encerrados/as paralizados/as llenos de miedo y cobardía. Esperando un anuncio del Cielo… Solo la presencia de Jesús a través del soplo de la Ruah, es capaz de sacarnos de esta situación de terror, de pesimismo, desconfianza. Tenemos que descubrir su presencia en el interior de cada uno/a de nosotros, actitud que nos ayudará a llevar a cabo nuestros sinceros deseos en el compromiso, no solo de palabra sino con hechos concretos.

Tomás, el llamado “Mellizo”, conocido también como el incrédulo, nos da la clave principal, para que discípulas y discípulos podamos realizar nuestro trabajo de compromiso real.

Tomás, no estaba escondido, él estaba afuera desafiando los peligros del enemigo y desafiando ese terrorismo material y sicológico. Él no estaba viviendo de utopías, ilusiones o fantasías.

Tomás, no solo  retó  a los discípulos, discípulas, también el reto es para todos/as nosotras/os, cuando dijo:

“Si no meto mi dedo en la señal dejada por los clavos y mi mano en la herida del costado, no lo creeré” Juan 20:25

Tomás, nos invita a tomar conciencia de la realidad que vivimos en este mundo, en nuestros países; las guerras que brotan sin piedad contra seres inocentes.  Nos invita a no solo mirar, sino a tocar, vivir y sentir, el dolor, del ser sufriente que vive en una cárcel, torturado/a, física y psicológicamente. Conocer la realidad del inmigrante, del desplazado, sin familia, sin hogar, enfermo/a, sin empleo, marginado/a, abandonado/a, con hambre, sin salud, sin educación. Conocer la situación que viven mujeres y hombres, excluidos/as por su opción sexual o de género. Rechazados/as y excluidos/as por pensar diferente!

Cada ser humano sufriente, es un Cristo que nos muestra, extendiendo sus manos, sus pies, la herida de su costado y su cuerpo torturado, para que metamos nuestro dedo, palpemos su dolor y tristeza haciéndola nuestra, curándole y sanándole con amor en sororidad fraterna.

Aceptemos la invitación de Tomás que nos desafía a vivir el Evangelio.

Presentemos en el Ofertorio, nuestras cobardías, nuestra indiferencia, nuestros miedos, ante los hechos palpables de nuestros gobiernos, que hieren, maltratan y asesinan a nuestros indígenas, campesinos, afros, ancianos, mujeres y niños indefensos e inocentes. Su único pecado es vivir en la abundancia. Por eso les desplazan, amenazan y asesinan para hurtarles sus tierras al igual que lo hiciera el rey Ajab, con la viña de Nabot (1 Reyes 21).

En nuestro país, esto es lo que vivimos a diario, y no porque nos lo digan los Noticieros, ya que para ellos, todo es “un falso positivo”. El dolor nos llega directamente narrado por las viudas, los ancianos, rostros de mujeres y niños, que vemos en las calles en nuestras ciudades,  al pie de un semáforo, mendigando un pedazo de pan, con un aviso diciéndonos: “Somos desplazados de la violencia” bien sean del Cauca, de Urabá, el Caquetá, del Chocó, zonas donde sabemos están ubicadas las bases militares de los EE.UU, donde ondean muy unidas las dos banderas, nuestro tricolor colombiano y la americana. Si tiendes la mano a estos seres sufrientes, te confunden con alguien que está ayudando a los grupos alzados en armas. De esto  nadie dice nada, no se comenta, no se pregunta, por pánico, a recibir “una bala pérdida”.

¿Qué vamos a presentar en nuestro Ofertorio? Compartamos públicamente qué vamos a ofrecer en nuestra Eucaristía para hacer real y viviente su presencia de aquella invitación que Jesús nos hace cada día, palpando y sanando toda injusticia y dolor:

“Hagan esto en memoria mía”   1 Corintios 11:24

++++++++++++++

Posted by Bridget Mary Meehan at 9:16 PM

COLOMBIA: Cámaras ponen al descubierto a asesinos de activista LGBTI en Bogotá


Comunidad LGBTI

Este viernes, la Policía anunciará una recompensa de hasta $10 millones por quien brinde información que permita capturar a los supuestos asesinos.

Por: Redacción Bogotá

Cámaras ponen al descubierto a asesinos de activista LGBTI en Bogotá

Tras la muerte en extrañas circunstancias del activista de la comunidad LGBTI, Guillermo Garzón Andrade –cuyo cuerpo apareció en su apartamento de Bogotá consignos de tortura y asfixia mecánica– la Policía analiza las cámaras de seguridad de la vivienda para establecer los móviles que rodearon su asesinato.

En las imágenes, reveladas por Noticias Caracol, se observa cómo Garzón inicialmente, entra en compañía de un supuesto amigo, quien minutos después, abre la puerta principal por donde entran otras cuatro personas. (Vea: Cámaras de seguridad captan a asesinos de activista LGBTI) 

“Sobre las seis de la tarde, según los tiempos del video, se ve que mi tío baja en pijama, abre la puerta y un sujeto con unas cervezas en la mano ingresa al apartamento (…) luego de dos horas, las cámaras captan al sujeto manipulando su celular y da puerta para que entren cuatro sujetos más, quienes llevan maletas”, explicó a Noticias Caracol, Maricela Garzón, familiar de la víctima de 50 años.

Horas más tarde, las cámaras captan cómo uno a uno los supuestos asesinos salen del apartaestudio –ubicado en la localidad de Chapinero– pero esta vez con unagigantesca maleta, donde según los familiares de Guillermo Garzón, se llevaron objetos de valor.

De acuerdo con los familiares de Garzón, el sujeto que inicialmente entra a la vivienda era un conocido de la víctima: “tenemos el indicio de que el primer sujeto que ingresó tenía alguna familiaridad con mi tío. Muy seguramente lo conocía y si lo dejó entrar con toda tranquilidad, seguramente era un allegado”, agregó Maricela Garzón.

 

http://www.elespectador.com/noticias/bogota/camaras-ponen-al-descubierto-asesinos-de-activista-lgbt-articulo-528749

La era de las obispas


Un hecho histórico en esta semana

Casi medio siglo después de su establecimiento, la Iglesia de Inglaterra, madre y matriz de la Comunión Anglicana y 80 millones de fieles en el mundo, aprobó el nombramiento de mujeres en el cargo.

Por: Juan Carlos Rincón, Corresponsal en Londres
La era de las obispas Esta semana fue el sínodo de Inglaterra, en el centro de Londres. Aquí el arzobispo de Canterbury, Justin Welby (izq.), en un debate. / AFP

En enero de 2015 se anunciarán las primeras obispas de la Iglesia de Inglaterra y hay firmes candidatas para asumir diócesis de importancia y no simplemente papeles secundarios.

Creada en 1534 tras separarse de la Iglesia católica y apostólica de Roma durante el reinado de Enrique VIII, la Iglesia de Inglaterra se “moderniza” tardíamente, un cuarto de siglo después de que en Estados Unidos la Iglesia Episcopal consagrara a la teóloga afroamericana y activista por los derechos civiles, Barbara Clementine Harris, como la primera obispa en la historia. Harris fue ordenada el 11 de febrero de 1989 como obispa sufragánea de la diócesis de Massachusetts.

Tras muchos años de discusiones y pugnas internas, el sínodo general de la Iglesia dejó atrás sus reservas y la tradición, para ponerse al día con la historia progresista de las iglesias anglicanas en el mundo, que desde hace varios años cuentan con obispas dentro de sus jerarquías eclesiásticas. A las 2:52 p.m., del lunes 17 de noviembre, refrendó mayoritariamente la decisión adoptada en julio pasado, autorizando la ordenación de obispas.

Apenas dos años atrás, en noviembre de 2012, el sínodo había rechazado el histórico cambio por 6 votos que impidieron la mayoría obligatoria de dos tercios. El entonces arzobispo de Canterbury y máximo jerarca, Rowan Williams, afirmó que ello “le costó credibilidad a la Iglesia”.

“En una familia, la mamá es más conservadora que los hijos”, le dijo a El Espectador monseñor Onell Soto, quien fue obispo de la Iglesia anglicana en Venezuela, Atlanta y Alabama (EE.UU.) y en 2002 jefe de Comunicaciones de la Comunión Anglicana en el mundo.

Soto explica que “ha sido un largo camino en el que no se debe olvidar el carácter político. En Europa la reforma protestante empezó de abajo arriba, desde el cura de pueblo, pero en Inglaterra fue de arriba abajo; el rey (Enrique VIII) tomó las decisiones y como consecuencia la Iglesia quedó ligada al poder político, al gobierno”. Por ello el gobernador supremo de la Iglesia es el monarca (actualmente la reina Isabel II) y se requiere su consentimiento para la designación de los nuevos dignatarios y el visto bueno sobre decisiones de relevancia.

– Un siglo de lucha

Los primeros pasos hacia la ordenación de mujeres sacerdotes en la Iglesia de Inglaterra comenzaron cuando gracias al movimiento de Las Sufragetes la mujer obtuvo el derecho al voto en 1918. El punto llegó a la agenda en la Conferencia de Lambeth en 1920, pero los delegados votaron contra la discusión del tema y diez años después una comisión religiosa publicó un informe rechazando la posibilidad.

Uno de los momentos claves del espinoso proceso ocurrió hace 70 años. Contrariando la negativa de Inglaterra, el 25 de enero de 1944 el obispo de Victoria (Hong Kong), Ronald Hall, ordenó como sacerdote a Florence Li Tim-Oi, la diaconisa de la Capilla de Macao, como medida para superar la crisis entre los anglicanos en China causada por la invasión japonesa.

Es importante entender que a diferencia de la Iglesia católica romana, la Comunión Anglicana es la reunión de las iglesias distribuidas en 38 provincias eclesiásticas independientes, cada una con su propio obispo o arzobispo primado y su propia estructura de gobierno (pueden ser iglesias nacionales o agrupar varios países), de manera que cada una es completamente autónoma y no hay una autoridad jurídica universal, como es el caso del papa.

Li Tim-Oi fue encargada de una parroquia cerca de la frontera con Vietnam, en la que comenzó una casa maternal para bebés, pero debido a la controversia por su ordenación, al término de la guerra en 1945 renunció a su ejercicio —pero no a la ordenación sacerdotal— y durante 30 años de gobierno maoísta no pudo adelantar su ministerio ni expresar su fe.

– La caja de Pandora

Desde finales de los años 60 el tema de las sacerdotes había vuelto a la agenda y en 1971 el centésimo arzobispo de Canterbury, Michael Ramsey, emitió un fallo histórico autorizando que las provincias de la Iglesia anglicana podían ordenar mujeres sacerdotes si así lo decidían.

Entonces ese mismo año Hong Kong ordenó otras dos mujeres y oficialmente reconoció a Florence Li Tim-Oi como sacerdote en la diócesis. Luego, en 1983, fue nombrada sacerdote asistente honoraria en Toronto, donde vivió hasta su muerte en 1992.

El fallo de Canterbury aceleró el proceso. En 1975 el sínodo de la Iglesia de Inglaterra aceptó que no había “objeciones fundamentales” a que las mujeres fueran sacerdotes, pero los intentos para incluirlo en las leyes religiosas fallaron.

Entre tanto, en EE.UU. fueron ordenadas irregularmente varias mujeres entre julio de 1974 y septiembre de 1975, lo cual generó un polémico debate que llevó a la Iglesia Episcopal a autorizar oficialmente, en 1976, la ordenación de mujeres. El 1° de enero de 1977, Jacqueline Means fue ordenada en la Iglesia de Indianápolis, al final de ese mes otras 40 mujeres y al terminar el año más de un centenar.

En cambio, la Iglesia de Inglaterra siguió retrasada hasta noviembre de 1984, cuando el sínodo se declaró en favor del ordenamiento de mujeres sacerdotes, en una votación de 307 contra 183. Pero por razones desconocidas no nombró a ninguna.

– Primer movimiento

Sólo hasta julio de 1985 se dio el primer paso cuando la Iglesia de Inglaterra autorizó que las mujeres fueran nombradas diaconisas, el rango más bajo dentro del clero, con la posibilidad de consagrar matrimonios y bautizos. Sin embargo, se les impedía confesar y celebrar la eucaristía, reservada exclusivamente a los sacerdotes.

Como paradoja, en ese momento ya había más de un millar de mujeres sacerdotes alrededor del mundo, incluyendo las iglesias de Hong Kong, Canadá, Nueva Zelanda, Uganda, Kenia y la Iglesia Episcopal de Estados Unidos.

Esta última fue pionera. “Ha sido más abierta y progresista, la cultura y mentalidad son diferentes, al igual que en el Nuevo Mundo. Inglaterra era y es más conservadora que las demás iglesias. Tiene una maquinaria política muy complicada. Cuando se aprobó la ordenación de mujeres estableció las diferencias entre diáconos, presbíteros y obispos, mientras que en Estados Unidos eso no ocurrió”, explica el obispo Onell Soto.

Finalmente, en noviembre de 1992, el sínodo aprobó la legislación para el ordenamiento de mujeres sacerdotes. Como anécdota, tres años antes en Estados Unidos (1989) ya se había ordenado a la primera obispa, Barbara Harris.

Y hubo que esperar todavía dos años más, hasta el 12 de marzo de 1994 cuando fueron ordenadas las primeras 32 mujeres sacerdotes en la Iglesia de Inglaterra, hace dos décadas.

Hoy casi un 23% del clero de tiempo completo es femenino (1.781) frente a 6.017 hombres. Y casi la mitad del personal de tiempo parcial son mujeres. En Estados Unidos esa participación no es tan alta en proporción, pero sí muy significativo su poder y rango.

El ejemplo más ilustrativo es la reverenda Katharine Jefferts Schori, quien desde 2006 es la primate (líder de la provincia anglicana de Estados Unidos) y preside la Iglesia en 17 países, entre ellos Colombia, porque tiene jurisdicción sobre 109 diócesis en tres continentes: Europa, Asia y América.

La decisión del sínodo de esta semana en Londres (Westminster) busca equilibrar. “Es una razón de justicia. Significa que no estaba completo el trabajo, porque las mujeres debían tener igual categoría y participación que los hombres”, afirma monseñor Onell Soto.

 

http://www.elespectador.com/noticias/actualidad/era-de-obispas-articulo-529030

A %d blogueros les gusta esto: