Papa predica encuentro de credos contra la violencia


  • FOTO AFP

    FOTO AFP

 POR JUAN CARLOS MONROY G. | PUBLICADO EL 29 DE NOVIEMBRE DE 2014
EN DEFINITIVA

La visita del Papa Francisco a Turquía es el sexto viaje del pontífice y busca el diálogo interreligioso, como salida a los fundamentalismos que alimentan a grupos como el Estado Islámico.

La visita de una figura religiosa mundial como el Papa Francisco a Turquía llega en un momento coyuntural de búsqueda de acercamientos con los musulmanes y otras iglesias y, al mismo tiempo, de preocupación por el avance del fundamentalismo islámico que amenaza al Medio Oriente.

La gira de tres días comenzó en la capital Ankara, donde evidenciaron las motivaciones del Papa para viajar a un país afectado por la conflictividad de la región, a su vez causada por la violencia desatada por el grupo extremista Estado Islámico en los vecinos Siria e Irak.

Tras la recepción del presidente turco, Recep Tayip Erdogan, el Pontífice defendió el “diálogo interreligioso e intercultural” para “apartar toda forma de integrismo y de terrorismo, que humilla gravemente la dignidad de todos los hombres e instrumentaliza la religión”.

El llamado pacifista es una respuesta a las persecuciones y matanzas a nombre de Dios, como las que practica el Estado Islámico o los Talibanes contra los pueblos que considera “infieles”, en su interpretación radical del Islam.

Al Papa Francisco le preocupan las persecuciones, desplazamientos y asesinatos en Siria e Irak contra la minoría cristiana, que también padecen otros grupos étnicos y religiosos como los kurdos yazidíes, en el afán del grupo yihadista de establecer a sangre y fuego un califato en la zona.

A pesar de reconocer la amenaza del fundamentalismo, el Papa aseguró que es “lícito detener al agresor injusto, aunque respetando siempre el derecho internacional y por eso no podemos confiar la resolución del problema a la mera respuesta militar”.

Fines religioso y geopolítico

La presencia del Papa Francisco en Turquía también da continuidad al objetivo de acercar a iglesias distanciadas por antiguas diferencias religiosas, que afectan a la minoría cristiana en ese país, donde el 99,8 por ciento de sus 76 millones de hab tantes son musulmanes. Los católicos apenas representan un 0,07 por ciento, según el Vaticano.

Según el imán Julián Arturo Zapata, director del Centro Cultural Islámico de Colombia, “la estancia del Papa en Turquía ratifica su bien intencionada apertura religiosa contra el enquilosamiento de la Iglesia Católica en América Latina y Europa, donde aún miran al islam como una amenaza, al igual que a las iglesias anglicana, ortodoxa y luterana. Eso ha legitimado a grupos fundamentalistas”.

Además, destaca que no es una visita al azar. “El gobierno de Turquía es presionado para que actúe contra el Estado Islámico y lo cuestionan por apoyar grupos rebeldes en su interés de acabar con el régimen sirio, pero son los mismos que atacan a los cristianos”.

En contraste, el arzobispo de Esmirna y presidente de la Conferencia Episcopal turca, Ruggero Franceschini, ha lamentado que no haya una “condena más explícita del mundo islámico a las persecuciones contra cristianos”.

En este contexto religioso y geopolítico hay expectativa por los encuentros de Francisco con Bartolomé I, patriarca de la Iglesia Ortodoxa; el Gran Rabino de Turquía, Isak Haleva, y los máximos líderes islámicos turcos. El propio Francisco anticipó que su encuentro con Bartolomé es “una señal del deseo de superar, en el amor y la verdad, los obstáculos que todavía nos separan”.

CONTEXTO DE LA NOTICIA

ANTECEDENTESACERCAMIENTOS CON ORTODOXOS

Francisco y Bartolomé I se han reunido en varias ocasiones, ya desde la misa de inicio del pontificado del Papa Francisco, el 19 de marzo de 2013. Fue la primera vez que un patriarca ortodoxo asistía a ese evento desde el Gran Cisma de 1054, que dividió a la Iglesia de Roma de la Ortodoxa.

¿Ha dicho el Papa que se salvarán “todos”?


José Miguel Arráiz, el 29.11.14 a las 2:28 AM

El Papa Francisco

Una nueva catequesis del Papa ha revolucionado las redes sociales y los medios de comunicación y se encuentran por doquier católicos perplejos.

-Unos han entendido que el Papa ha dicho que el cielo no es un lugar sino un estado.

-Otros andan diciendo que ha caído en herejía al negar la doctrina católica del infierno, afirmando que absolutamente todas las personas se salvarán. Le acusan de origenismo o universalismo.

Aunque no es mi costumbre andar justificando todo lo que el Santo Padre dice y hace, otra vez quiero abordar el tema porque me molesta que estas personas, por causa de una comprensión mediocre, y sin la más mínima prudencia, se lancen a arremeter contra el Papa cayendo en juicio temerario  y calumnia.

Puede leer la catequesis completa aquí:

La Iglesia no es una realidad estática – Catequesis del Papa Francisco

El fragmento que ha causado escándalo es este:

“He aquí la meta a la cual aspira la Iglesia: es como dice la Biblia la “Jerusalén nueva”, el “Paraíso”. Más que de un lugar, se trata de un “estado” del alma, en el cual nuestras expectativas más profundas serán cumplidas de manera superabundante y nuestro ser, como criaturas y como hijos de Dios, alcanzará la plena maduración. ¡Seremos finalmente revestidos de la alegría, de la paz y del amor de Dios en modo completo, sin más ningún límite, y estaremos cara a cara con Él! ¡Es bello pensar esto! Pensar en el cielo. Todos nosotros nos encontraremos allí. Todos, todos, allí, todos. Es bello. ¡Da fuerza al alma!”

El Cielo, ¿un estado o un lugar?

Ambos.

Afirmar que el cielo, más que un lugar es un estado, no equivale a negar que sea un lugar. Una confusión similar ocurrió cuando el Papa Juan Pablo II en una catequesis afirmó algo similar pero respecto al infierno: “El infierno, más que un lugar, indica la situación en que llega a encontrarse quien libre y definitivamente se aleja de Dios, manantial de vida y alegría”. Hace ya cuatro años que traté el tema aquí en el blog y la explicación vale también para esta ocasión:

El Papa y el infierno – ¿Ha cambiado la doctrina católica respecto al infierno?

¿Todos se salvarán? 

Respecto a las catequesis del Papa Francisco, siempre recomiendo a los católicos perplejos tener calma y tratar de entender todas sus predicaciones en su contexto y en continuidad con la enseñanza constante del Magisterio. Puede en determinada ocasión no ser tan explícito como debiera, pero para eso existe todo un cuerpo de doctrina que no se va a venir abajo sólo porque el Papa en determinada homilía no sea suficientemente claro o lo sacaron de contexto.

Este es el caso aquí: el Papa está hablando a católicos, a miembros de la Iglesia, y por eso comienza diciendo “He aquí la meta a la cual aspira la Iglesia”, y allí y por eso más adelante dice “Todos nosotros nos encontraremos allí. Todos, todos”. Obsérvese que ese “todos” se refiere a “todos nosotros”, él y el resto de católicos a los que dirige la homilía, creyentes en Cristo expresando su esperanza de salvación. No a absolutamente todo el mundo.

En el Nuevo Testamento vemos a San Pablo expresarse en no pocas ocasiones de manera similar, sin que eso signifique que él piense que todos se salvarían (o que no pueden condenarse inclusive si mueren en pecado mortal sin arrepentirse). Por ejemplo, cuando dice: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda clase de bendiciones espirituales, en los cielos, en Cristo;  por cuanto nos ha elegido en él antes de la fundación del mundo, para ser santos e inmaculados en su presencia, en el amor; eligiéndonos de antemano para ser sus hijos adoptivos por medio de Jesucristo, según el beneplácito de su voluntad” (Efesios 1,3-5).  O cuando dice: “Firmemente convencido de que, quien inició en vosotros la buena obra, la irá consumando hasta el Día de Cristo Jesús.” (Filipenses 1,6).

Pero un católico que no esté predispuesto a interpretar de mala fe todo lo que diga el Papa vería claro en el contexto que no ha dicho eso, y por eso inclusive inmediatamente después agrega:

“Sí, porque en la perspectiva cristiana, la distinción no es más entre quien ya está muerto y que todavía no lo está, sino entre quien está en Cristo y quién no lo está. Éste es el elemento determinante, realmente decisivo para nuestra salvación y para nuestra felicidad.”

He aquí al Papa identificando al elemento determinante para la salvación: Estar en Cristo o no estarlo.  Si el Papa quería decir que todos se salvarían, ¿por qué aquí pone como condición para salvarse el estar en Cristo?  Si esto no fuera poco, finaliza de esta manera, resaltando que se refiere a las realidades que esperan a quienes tienen el don de pertenecer a la Iglesia, y por tanto son signo de esperanza entre sus hermanos:

Queridos amigos, cuando pensamos en estas maravillosas realidades que nos esperan, nos damos cuenta del maravilloso don que es pertenecer a la Iglesia, que lleva inscrita una vocación altísima. Pidamos entonces a la Virgen María, Madre de la Iglesia, que vigile siempre sobre nuestro camino y nos ayude a ser, como ella, un signo gozoso de confianza y esperanza entre nuestros hermanos.”

Pero los que tomaron fuera de contexto la frase “Todos, todos, allí, todos” y la difunden en las redes sociales contribuyendo objetivamente a aumentar la confusión no se tomaron el tiempo de leer un poco más adelante para entender mejor lo que el Papa quería decir. O si lo hicieron no comprendieron por estar prejuiciados para solo ver lo que querían ver. Me pregunto si pondrían las mismas energías para demostrar entonces que como la Biblia dice que “todos pecaron” eso quiere decir que la Santísima Virgen también pecó. Sacando textos de contexto se puede demostrar cualquier cosa, pero lo cierto es que terminan pensando como protestantes y no se dan cuenta.

Si todavía quedan dudas, pueden ver aquí al mismo Papa Francisco hablando de cómo los que no se arrepienten de sus pecados y reciben a Cristo, como los mafiosos, les espera el infierno (minuto 3):

Vea también

El Papa Francisco, ¿un hereje?

El Papa Francisco, ¿un hereje? (Parte 2)

 

http://infocatolica.com/blog/apologeticamundo.php/1411290217-iha-dicho-el-papa-que-se-salv

Jesús y el Hombre Moderno


Foto

La Basílica de San Pedro en la Ciudad del Vaticano.CréditoPaolo Pellegrin / Magnum Photos

A veces, cuando me arrodillo sola en un banco a la sombra lejos de atrás de una iglesia, la cara hundida en mis manos, una prohibidas entromete pensamiento: Deberías haber dejado todo esto atrás hace mucho tiempo. El nuevo papa alegre se ha acelerado el afecto incluso de los descontentos, incluyéndome a mí, pero, curiosamente, tengo la sensación de la venida de una extraña inversión en el efecto Francis. El más universal de la apelación de su espaciosa testigo, el más estrecho y temo que la mayoría de sus colegas en la jerarquía de la Iglesia Católica Romana han llegado a parecer.

Es fácil amar a Francisco por su defensa contundente de los pobres, su sencillez, su evidente corazón grande. Pero la grandeza moral de su triunfo personal lanza claramente de relieve la continua mezquindad de la institución que él preside, una mezquindad que inevitablemente busca imponerse sobre él. ¿Qué magia, de hecho, puede trabajar magnanimidad singular de Francis en el triángulo de hierro de la iglesia de la burocracia, el dogma y el poder masculino?

La voz intrusa en mi cabeza sigue pidiendo, por ejemplo, ¿por qué ha Francis, también, unido a la denigración de monjas estadounidenses?

¿Por qué es la cultura de la inmunidad clerical que desató una legión de sacerdotes violadores protegida en lugar de desmantelado?

¿Por qué en el mundo beatificar o avanzar hacia la santidad, el Papa Pablo VI? Con su reiteración solemne, en 1968, de la prohibición de la anticoncepción, que pontífice, cualesquiera que sean las virtudes de contrapeso que está representada, sin ayuda de nadie hizo el catolicismo romano una iglesia de la mala conciencia.

Es una terrible verdad acerca de contragolpe iglesia tenaz en la exhibición aquí?

A nadie le importa si un hombre se inclinó en un banco de atrás, como yo, lanza en el mantel del altar en el pasado, pero el desencanto religioso de la era secular pone la cuestión aún más amplia: ¿Por qué la iglesia en absoluto? Sin embargo, tan pronto como la voz en mi cabeza obliga a la pregunta, yo sé la respuesta, aunque es difícil de explicar. A diferencia de muchos protestantes, los católicos han puesto mucho de su fe práctica más en la comunidad de la fe que en la persona en torno al cual la comunidad se reúne.

Estamos en la intimidad de los santos, la madre de Dios, el sacerdote de la parroquia, las buenas hermanas, compañeros Caballeros de Colón o Legionarios de María; hacemos nuestro hogar en las estaciones del año, de Cuaresma y Pascua para Adviento y Navidad; el ciclo litúrgico de confianza;un sacramento querido para cada etapa de la vida; el silencio antes y después de la misa; agua bendita. Pero lo que queda cuando, debido a las intrusiones del poder o el sexo o las nuevas ideas, los antiguos grietas de solidaridad?

En comparación, digamos, con los evangélicos, los católicos no hablan con facilidad de Jesucristo: “no hay paseos más estrechos” para nosotros.

Sin embargo, Jesús Cristo es el punto de todos los olores, las campanas, las reglas y dogmas; el punto, por último, de ser católico. Irónicamente, los fracasos de la iglesia hacen ese punto con el poder, ya que es cuando uno se atreve imaginar el acto deliberado de caducidad que la imagen de Jesucristo encaje en foco primer plano. Aquí, tal vez, es la clave para que asombra la llegada de Francisco, para más allá de todas las cuestiones de estilo, la doctrina y la conducta, que está ofreciendo una visión segura de una verdad efímera sobre la fe: El hombre de rodillas lavando los pies a los pobres cansados es el Hijo de Dios.

Francis está apuntando más a esa cifra que a sí mismo, o incluso a la iglesia, por lo que los conservadores institución protectores son derecho a verlo con alarma. Para este Papa, la iglesia existe por una sola razón – para llevar la historia de Jesús hacia adelante en la historia, y al hacer eso para hacer su presencia real. Todo lo demás es rúbricas.

Entonces, ¿qué puede una persona moderna creer acerca de Jesús? Hay obstáculos intelectuales a la fe. La iglesia ha dado forma siempre lo que cree en términos extraídos de la cosmovisión imperante, pero la historia es el registro de una visión del mundo dando a la siguiente – de Ptolomeo y de Aquino a Copérnico y Darwin a Einstein y Hubble.

Hace más de un siglo, la iglesia fue lanzado para un lazo por la mente de la modernidad, e incluso ahora lucha para asimilar las ideas establecidas que el cambio es esencial para la condición humana; que la verdad es siempre visto desde un punto de vista particular; que todo lenguaje sobre Dios está a la altura de Dios.

Y, hablando de Dios, de qué manera, en realidad, puede Jesús decirse que es divino? Un creyente mentalidad científica quiere descartar esa idea, pero antes de que lo haga, debe recordar que si Jesús no eran considerados como algo divino casi desde el principio de su movimiento, nunca hubiéramos oído hablar de él. Y si la fe en la divinidad de Jesús se queda atrás, ya que no pasa la prueba del pensamiento contemporáneo, Jesús será finalmente olvidado. ¿Es posible que el pensamiento contemporáneo puede aprender de este viejo artículo de fe? ¿Qué pasa si la llamada divinidad de Jesús pone al desnudo no es tanto el misterio de Dios como la majestuosidad de lo que es ser humano?

Pero, además de barreras intelectuales, hay obstáculos morales a la fe en Jesús, también – no sólo los pecados flagrantes de la iglesia como el abuso o la misoginia sexo, sino también las tradiciones básicas sacrosantos de cristianismo que resultan ser las distorsiones grotescas de que Jesús fue.

El principal de ellos es la forma en que fue olvidado la judeidad plena y permanente de Jesús, hasta el punto de que su historia es narrada en los Evangelios a sí mismos como una historia de Jesús contra los Judios, como si no fuera uno de ellos. Contra el camino cristianos a menudo lo recuerdan, Jesús no proclamó un Dios del Nuevo Testamento de amor contra un Dios del Antiguo Testamento de juicio (que ciñe la bipolaridad antijudía de gracia frente a la ley; la generosidad frente a la avaricia; misericordia frente a la venganza). Más bien, como un hijo Shema-recitación de Israel, proclamó el único Dios, cuyo juicio se presenta como el amor.

Imaginado como un fanático que atacó el templo, Jesús, por el contrario, seguramente venerado Templo, junto con sus compañeros de Judios. Si, como estudiosos asumen, causó una perturbación allí, era casi seguro que en la defensa de la plaza, no en oposición a ella. El desenlace narrativo de esta conflictiva misremembering se produjo en el siglo 20, cuando el antisemitismo del nazismo al descubierto el sentido último de la religiosa antijudaísmo de la iglesia.

El ajuste de cuentas horrorizado después del Holocausto fue el comienzo de la reforma cristiana que permanece inacabada imperativo moral de la Iglesia hasta nuestros días.

Lo más enfáticamente, que la reforma debe centrarse en una relectura crítica de los textos evangélicos, por lo que el Jesús antijudía misremembered puede dar paso al hombre como él, y al Dios a quien hace presente en la vida de todos los que no pueden dejar de ver más de lo que ante sus ojos.

Dicha recuperación de la centralidad de Jesús puede restaurar una simplicidad perdido hace mucho tiempo de la fe, lo que hace que la identidad católica – o la fe de cualquier otra iglesia – sólo un medio para una comunión más grande no sólo con otros personas de Jesús, pero con los seres humanos en todas partes. Todos los dogmas, las ordenanzas y las acumulaciones de tradición deben medirse contra el ejemplo del hombre que, actuando en su totalidad como un hijo de Israel, evitan el poder, irradiaba bondad, apuntaban a aquel a quien llamaba Padre, e invitó a los que se inclinaron sobre el sombrío atrás a presentarse a su mesa.

Era la mesa, de repente recuerdo, que me trajo aquí en primer lugar. Las luces se encienden, las personas llegan, y yo de pie.

Domingo I de Adviento “Ciclo B” 30 noviembre 2014 Evangelio de Marcos 13, 33-37: Enrique Martinez L


 

 

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos:

¾ Mirad, vigilad: pues no sabéis cuándo es el momento.

Es igual que un hombre que se fue de viaje, y dejó su casa y dio a cada uno de sus criados su tarea, encargando al portero que velara.

Velad, entonces, pues no sabéis cuándo vendrá el dueño de la casa, si al atardecer, o a medianoche, o al canto del gallo, o al amanecer: no sea que venga inesperadamente y os encuentre dormidos.

Lo que os digo a vosotros, lo digo a todos: ¡Velad!

 

*****

 

VELAR: VIVIR EN LA ATENCIÓN

 

 

La palabra de Jesús (“velad”) bien podría traducirse por “estad atentos”, “estad despiertos”.

Lo opuesto a la atención es la rutina y el modo de funcionar en “piloto automático”. La rutina tiene la “ventaja” de que facilita las cosas y nos otorga una cierta sensación de seguridad: nos movemos por caminos trillados en los que todo resulta familiar. Los hábitos permiten que hagamos muchas cosas sin n siquiera tener que pensar: las hace el “piloto automático”.

Sin embargo, y aun reconociendo la necesidad de hábitos –de aprendizajes automatizados-, si no estamos atentos, ese modo de funcionar tiene un precio muy alto que puede llegar a manifestarse como aburrimiento y vacío. Perdemos la novedad y el frescor de la vida. En realidad, más que vivir, vegetamos, sobrevivimos o actuamos.

La atención, por el contrario, nos conecta con la vida, porque nos trae al presente. Y el presente es el único lugar de la vida. Gracias a la atención, vivimos en la consciencia, acogiendo todo desde la lucidez y amando todo desde la sabiduría. Nos alineamos con la corriente de la vida, y venimos a hacer el descubrimiento mayor al que podemos aspirar: que la consciencia no es solo una actitud que podemos favorecer, sino que constituye nuestra verdadera identidad.

No soy un yo capaz de poner atención o consciencia en lo que hago. Soy la única Consciencia que penetra todo lo real y en todo se expresa. Consciencia que se halla siempre a salvo y que –al hilo de las palabras de Jesús- nunca puede ser sorprendida por ladrones o peligros de ningún tipo.

 

Decía que la “vigilancia”, de que habla el evangelio, no es sino otro nombre de la “atención”. Gracias a ella, habitamos el momento presente, dejándonos fluir con la vida misma.

Pero, para ello, debido a la inercia de un funcionamiento que nos había encerrado en la mente, necesitamos una práctica continuada, que nos vaya adiestrando en desarrollar una capacidad de presencia tal que, progresivamente, nos conduzca a hacernos conscientes de nuestra identidad más profunda.

Esta es, precisamente, la riqueza que el presente encierra: al venir a la Presencia, experimentamos que somos ella misma. El yo es sólo un “objeto” dentro de la Presencia consciente que somos.

Pero esta identidad no está al alcance del pensamiento; emerge, cuando la mente se silencia. Relájate, hazte presente a ti mismo/a, suelta todos los pensamientos y preocupaciones, y quédate sólo aquí y ahora… En ese mismo momento, te apercibirás de que “Todo es”. Déjate estar ahí, en el desnudo “estar”…

 

Venir al presente implica acallar la mente (pensante), situándonos como “testigos” desapasionados de todo lo que se mueve en ella y aprendiendo a descansar en el silencio mental.

Y, en medio de cualquier actividad, acostúmbrate a preguntarte: ¿Estoy completamente aquí? El cultivo de la atención hará posible la salida progresiva del sueño y de la ignorancia para poder vivir en la luz. La práctica continuada, no solo hará que saboreemos la vida, sino que reconozcamos y nos familiaricemos con nuestra verdadera identidad: en sentido absoluto, no somos la “ola” que emerge haciendo piruetas, sino el “océano” de donde la ola surge. Ver esto es “estar despiertos”.

 

www.enriquemartinezlozano.com

¡Qué subversivo es el mensaje profético!


POR · 26/11/2014

Como lectores del presente siglo, hay personas que tropiezan con las ideas preconcebidas acerca de la naturaleza de las profecías bíblicas. Estas han desembocado en interpretaciones erróneas y en aplicaciones que, no solo afectan la comprensión del mensaje profético, sino que han marginado, estigmatizado y exagerado su  valor para el presente. Y lo que aún es peor, en algunos círculos se ha tomado la profecía como el medio para fomentar las predicciones de un futuro escatológico. Este reduccionismo es la base para la aparición de ciertos líderes que se atribuyen a sí mismos la autoridad de hablar, vaticinar e incluso dar ordenes en nombre de Dios.

En mi país hay un líder, no poco reconocido que  tiene una Página Web muy visitada.  Todos los años publica sus predicciones. La dirección que tienen estas  profecías se entremezclan con simbologías numéricas, letras del alfabeto y el calendario hebreo. Algo así como una especie de ¡cábala cristiana!

Quizás, lo más preocupante sea que cada día éste y otros líderes similares, cobren más fuerza y ganen adeptos o seguidores. Algunas personas le siguen por el deseo de conocer lo que Dios tiene destinado -hacer o no hacer- para sus naciones; otras porque andan buscando un genuino acercamiento a Dios, y otros por simple curiosidad.  Está claro que conocer el futuro es un deseo que no nos es ajeno; el problema real está en los medios que se emplean para conseguir determinados fines y en las personas que se aprovechan de ello para lucrarse personalmente.

Estos seguidores no siempre están dispuestos a abrir vías para el dialogo, permitir ser cuestionados y, mucho menos, darse la oportunidad de analizar estas proclamas que están muy cerca de lo esotérico. Cuando alguien discute o escribe en contra de sus pastores, terminan atrincherándose en sus posiciones, aunque queden desarmados y sin argumentos bíblicos o teológicos.  A fin de cuentas, lo más importante es defender a sus líderes y su reputación a toda costa. ¡Qué fervor religioso más profundo! Creo sinceramente que es digno de admirar, aunque no lo comparto.

Tengo una hermana menor que creció conmigo en un ambiente de iglesia. No obstante, en su vida adulta decidió alejarse de las estructuras eclesiásticas por diversas razones. Me dijo que una vez sintió el deseo de empezar a visitar una congregación cercana a su hogar en Tibás. Cuando estaba en ese servicio, un domingo por la mañana y  con más de mil personas reunidas,  después del periodo de cantos, encendieron una pantalla gigante y apareció la imagen del pastor hablando a la audiencia.  Este líder no estaba en su congregación, ya que estaba de gira por América del Sur (he escuchado que tiene muchos seguidores en esta subregión). Después de un saludo inicial, este hombre hizo una declaración profética y afirmó que los que dieran una ofrenda superior o equivalente a más de 55 mil colones (cien dólares), recibirían una bendición  superespecial.  La mayoría del público aplaudió en señal de aprobación.

Esa fue la última vez que mi hermana puso un pie en una iglesia evangélica de forma voluntaria, salvo para asistir a una ceremonia, como un matrimonio o un funeral de un familiar cercano.

Algunas de las personas que lean esto se identificarán con la situación planteada; otros dirán que esas cosas no deben comentarse, ya que es así como se continúa ensuciando la imagen de las iglesias y de los pastores evangélicos;  habrá otros que reaccionarán en defensa de este líder y justificarán sus acciones. Sin embargo, y con ejemplos como este la reputación, el trabajo y el ministerio de muchos pastores han caído en descrédito. Pero, yo doy fe de que no todos los líderes y pastores caminan por estas sendas.

Por mi parte no puedo permanecer callado o autovetarme, y más aún cuando entiendo que el silencio y la pasividad ante estas situaciones nos convierten en parte y cómplices de las obras de las tinieblas. La Biblia es clara cuando dice que debemos denunciar, Efesios 5:11.  John Stott en su comentario,  El mensaje de Efesios (2006), refiriéndose a este mismo pasaje decía: “Denuncia suena negativo; pone en evidencia lo que es la gente juzgándola, condenándola. Y es así” (pág.188).

Algunos han interpretado que los cristianos no tienen derecho a denunciar y  que lo único que les corresponde hacer es permanecer callados y no importunar a los demás para demostrar que “andamos en amor.” Gracias a esta errónea concepción muchos se aprovechan para robar, manipular y abusar de sus congregaciones en nombre de la fe.

Por tanto, ¿Qué es el mensaje profético?

Yo animo a los lectores a seguir al doctor Juan Stam, quien ha escrito bastante y además es una autoridad en el tema. Solamente deseo aportar que Fee y a Stuart, en su libro La Lectura Eficaz de la Biblia (1994), mencionan que menos del 2%  de las profecías del Antiguo Testamento son mesiánicas y menos del 1 % se refiere a sucesos que todavía están por ocurrir.

Si tenemos en cuenta estas palabras como referencia, las profecías bíblicas nunca han tenido un matiz netamente futurista o escatológico. Y, aunque sí hay profecías muy concretas, la mayoría de ellas tiene una connotación de denuncia de la pérdida de los valores morales, éticos, teológicos y espirituales. Todos los profetas fueron comisionados por Dios con un mensaje específico enmarcado en estos aspectos cardinales ya mencionados.

El profeta Miqueas, por ejemplo, resume su comisión profética cuando dice: “Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide el Señor de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia y humillarte ante tu Dios” (Miqueas 6:8). Jeremías, a su vez, también denuncia el alejamiento del Pueblo y utiliza un verbo que es medular en todo sus mensajes: “volverse” (shub en hebreo). La expresión “volverse”, tiene un sentido de denuncia orientador y pastoral: El pueblo debía humillarse y “volverse” a Dios, sin omitir restaurar la relación con su próximo.  Si ellos obedecían, Dios les iba a perdonar y a recibir como a hijos e hijas.

¡Qué subversivo es el mensaje profético! Pero, entiéndase el verdadero mensaje profético, tal y como la Biblia lo clarifica. Lo demás, juzguen ustedes estimados lectores.

 

http://www.lupaprotestante.com/blog/que-subversivo-es-el-mensaje-profetico/

Vaticano protegerá a católicos perseguidos en Colombia


COLPRENSA
Funadación del Vaticano tendrá sede en Colombia. En la foto: Monseñor Gabriel Londoño, Vicario para la vida religiosa, asociaciones y movimientos laicales – Padre Martin Barta, Asistente Eclesiástico Internacional, AIS – Baron Johaness Heereman Von Zuydtwyck, Director ejecutivo mundial de la ayuda a la Iglesia que sufre, AIS – Diego Rodríguez Lizcano, Director para Colombia, AIS – Padre Carlos Kalhil. // MARIO FRANCO – COLPRENSA

Con Colombia ya son 21 países del mundo en los que se cuenta con una oficina de la Fundación del Vaticano, una organización que protege a los perseguidos en el mundo, todo por sus creencias católicas.

Aunque usted no lo crea en pleno siglo XXI miles de católicos son perseguidos y violentados por sus creencias religiosas. Y es que el 60 por ciento de los países del mundo han sufrido de violencia religiosa, y lo que es más grave es que la persecución religiosa ha venido en aumento (28 por ciento).

La situación en los países del Medio Oriente donde no existe libertad religiosa ha empeorado, tan sólo en seis estados se ha mostrado un cambio positivo.

De acuerdo con el actual director de la Fundación, el Barón Johannes Heereman, “la libertad religiosa es un principio fundamental de los derechos humanos y la libertad de conciencia es uno de los más importantes. Hace algunas semanas hicimos el reporte anual de libertad religiosa que cubre 196 países del mundo y es triste decir los resultados a favor de la libertad de culto no son muy optimistas”.

Adicionalmente, afirmó que esta fundación no sólo se encarga de proteger a los perseguidos religiosos, también se hace una labor social con aquellas personas que son víctimas de violencia y por las personas menos favorecidas, “parte de nuestra misión principal está en enfrentarlos problemas de la Iglesia en el mundo entero y queremos ayudar en la labor pastoral sin descuidar la parte social”.

La Fundación también se encargará de ayudar a la formación de nuevos sacerdotes, religiosos, misioneros y laicos que quieran dedicarse a la labor pastoral de la Iglesia Católica, igualmente se encargan de construir templos, parroquias y seminarios.

Heereman aseguró que una de los principales objetivos es apoyar la iglesia en el medio oriente donde se sufre por la crisis en Irak y Siria. “Nosotros ayudamos a estas personas con comida, con la construcción de escuelas y el mantenimiento de los refugiados”.

Para acercar más este conflicto que se vive en el mundo por persecución religiosa, la inauguración de la Fundación invitó uno de los líderes de paz más reconocidos a nivel mundial, el padre Carlos Khalil, quién ha vivido de cerca la situación de violencia que enfrentan varios países del Medio Oriente.

“Quiero sensibilizar la conciencia de los cristianos sobre la persecución de los cristianos en Siria y en Irak…. Esta Iglesia ha nacido para sufrir, pero en los últimos tiempos la situación ha empeorado”, afirma Khalil.

Para esto Khalil, quien ha sido comparado con Nelson Mandela, ha propone el diálogo y el perdón como una de las estrategias más importantes llegar a la reconciliación, todo esto acompañado de programas de educación y deporte, pues -dice- “por medio de estos dos factores las futuras generaciones pueden entender que “esta guerra no tiene sentido, todos somos buenos”.

Khalil ha sido reconocido por entes políticos de Jordania como un líder de paz, logrando lo que incluso muchos gobiernos no han logrado, reunir a judíos y musulmanes en un solo recinto, dejando de lado los paradigmas que se han implementado durante tanto tiempo.

DATO

El anuncio de la apertura de la Fundación del Vaticano, se hizo de cara al inicio del año de la Vida Consagrada, en el cual Iglesia hace un llamado a todos los católicos para que vivan en la fe de Dios y tengan esperanza.

<FIN>

http://www.eluniversal.com.co/colombia/vaticano-protegera-catolicos-perseguidos-en-colombia-178051

COLOMBIA: Mujeres afro del Cauca se tomaron el Ministerio del Interior


Marcharon hasta Bogotá para exigir la protección de sus vidas y en protesta por las minas de los grupos al margen de ley en sus territorios.

Por lo menos 20 mujeres permanecen desde ayer en las instalaciones del Ministerio del Interior, en Bogotá, frente a la Presidencia de la república, en lo que ellas denominan “una toma pacífica”.

Se trata de integrantes de cuatro comunidades afrodescendientes del Cauca, que marcharon hasta la capital del país para exigir la protección de sus vidas y para protestar por las minas de los grupos al margen de ley.

Las manifestantes aseguraron que permanecerán en las instalaciones hasta que el Gobierno les garanticé la seguridad.

 

http://www.noticiascaracol.com/colombia/mujeres-afro-del-cauca-se-tomaron-el-ministerio-del-interior

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: