INGLATERRA:Justin Welby: “Es posible que se divida la Comunión anglicana”


Para el Arzobispo de Canterbury es una posibilidad «real» tras visitar la Comunión Anglicana mundial y ver la gran tensión con la teología y ética de las iglesias liberales. FUENTES The Times LONDRES 07 DE DICIEMBRE DE 2014 19:50 h

 

La portada de la noticia de Justin Welby en The Times El arzobispo de Canterbury, ha advertido que existe la posibilidad «real» de que la iglesia anglicana mundial (Comunión anglicana) puede fragmentarse debido a la tensiones éticas y teológicas que batallan en torno a la postura sobre las relaciones homosexuales en miembros de su iglesia. El arzobispo Justin Welby ha hecho estas declaraciones tras visitar 38 provincias anglicanas a lo largo de los últimos 18 meses. Quería hablar con todos los miembros más a disgusto con la Comunión Anglicana mundial,  para tratar de recoger sus opiniones e intentar resolver la cada vez creciente tensión en torno a este tema. En declaraciones a The Times  este pasado 6 de diciembre, a la vuelta de su último viaje, Welby dijo: «Creo que, siendo realistas, tenemos que decir que a pesar de todos los esfuerzos existe la posibilidad de que no vamos a continuar juntos, o al menos no vamos a estar juntos por un tiempo”. Es la primera vez que Welby (o cualquier Arzobispo de Canterbury) habla con tanta claridad y franqueza de la situación. «No estoy diciendo que sea inevitable, e incluso pienso que es más probable que no ocurra. Pero hay muchas circunstancias en el aire en este momento. Y creo que la gran mayoría de los creyentes anglicanos van a permanecer dentro de nuestra Comunión». De las reformas posibles para solventar la situación de la Comunión anglicana, agregó: «Si se me pregunta, ¿la comunión va a ser dentro de 30 años como lo fue en la década de 1980, yo respondería que por supuesto que no.» Ahora bien, ante otra hipotética pregunta «¿Habrá una Comunión Anglicana dentro de 30 años?” se autocontesta Welby “ Yo diría que es más que probablemente seguro. Pero va a ser muy diferente, aunque yo no sé decir ahora cómo será».   UN CISMA SIEMPRE ANUNCIADO Existe desde hace tiempo el temor de que se consume la división entre las iglesias más liberales y las conservadoras dentro de la Comunión -en particular las multitudinarias iglesias africanas-, especialmente en torno a la aprobación ética de las relaciones homosexuales como éticas en el seno del anglicanismo y el matrimonio homosexual. Algo que se ha puesto en evidencia en salidas continuas de personas en un número cada vez mayor así como de iglesias anglicanas, en un goteo inicial que ha llegado a ser un chorro de abandonos. La última reunión mundial de la Iglesia anglicana -la Conferencia de Lambeth de 2008- hizo pública esta situación de manera patente y pública. El colofón ha sido, como el Arzobispo de Canterbury ha expresado, es que Welby se encontró con “profundos” desacuerdos en los puntos de vista defendidos por muchos de los representantes de las provincias anglicanas en su viaje global.

 

Leer más:

http://protestantedigital.com/internacional/34678/Justin_Welby_Arzobispo_de_Canterbury_Es_posible_que_se_divida_la_Comunion_anglicana

El papa Francisco anuncia que visitará tres países de América Latina en 2015


Univision.com y Agencias | Dec 07, 2014 | 3:18 PM

El papa Francisco planea visitar Argentina en algún momento de 2016 y confirmó que visitará tres países de América Latina en 2015, pero sin especificar cuáles, en una entrevista exclusiva publicada el domingo.
“La Iglesia tiene que ser un hospital de campaña y salir a curar heridas”
En declaraciones al diario argentino La Nación, el pontífice se refirió también a la situación política en su país natal.
«Argentina tiene que llegar al término del mandato en paz. Una ruptura del sistema democrático de la Constitución, en este momento sería un error. Todos tienen que colaborar en eso y elegir luego nuevas autoridades», dijo, cita The Associated Press.
Precisó que para no interferir en el proceso ha dejado de recibir a políticos argentinos en audiencias privadas en el Vaticano. En la entrevista evitó también hablar de su relación con la presidenta Cristina Fernández, con la que se ha reunido en privado en tres ocasiones.
El papa descartó que su visita a Argentina coincida con el Congreso Eucarístico de Tucumán en julio de 2016, debido a que en fechas próximas se celebrará la Jornada de la Juventud en Polonia, a la que acudirá.
El pontífice habló además de la reforma que realiza en la Iglesia, la reestructuración interna de la curia romana y la resistencia con las que se está encontrando.
«La resistencia ahora se evidencia, pero para mí es un buen signo que las ventilen, que no las digan a escondidas cuando uno no está de acuerdo. Es sano ventilar cosas, es muy sano. Considero a las resistencias como puntos de vista distintos, no como cosa sucia», agregó.
El pontífice no se mostró preocupado por esta cuestión sino por la reforma espiritual de la Iglesia, que denominó reforma del corazón.

Los cambios en la institución
«La Iglesia tiene que ser un hospital de campaña y salir a curar heridas, como el buen samaritano. Hay gente herida por desatención, por abandono de la Iglesia misma, gente que está sufriendo horrores», afirmó en relación a la pérdida de fieles que sufre la institución.
También habló de la familia actual y cuestionó aspectos como la situación de los católicos que se han vuelto a casar y «parecerían excomulgados de facto» por todas las cosas que se les prohíbe hacer dentro de la Iglesia.
Francisco afirmó que «Dios en eso es bueno» con él y le «da una sana dosis de inconsciencia» con la que va haciendo lo que tiene que hacer, aunque la «reforma espiritual» es la que más le preocupa, rescata por su parte Efe.
Reconoció que para la remodelación de la Curia vaticana «el proceso es lento» y que «se va haciendo de a pasitos», por lo que no estará lista en 2015.
Se refirió también a dos temas polémicos para la Iglesia católica, la homosexualidad y el divorcio, para recordar que fueron mencionados en el reciente sínodo sobre la familia.
En el caso de los divorciados, dijo, «la solución es la integración» porque, si bien no están excomulgados, tienen limitadas muchos roles dentro de la liturgia católica y «parecerían excomulgados de facto».
«¿Si viene uno de estos estafadores políticos que tenemos, corruptos, a hacer de padrino y está bien casado por la Iglesia, usted lo acepta? ¿Y qué testimonio le va a dar al ahijado? ¿Testimonio de corrupción? O sea que tenemos que volver a cambiar un poco las cosas», consideró.
A punto de cumplir 78 años, Jorge Bergoglio admitió que tiene «achaques» y está «en manos de Dios», aunque agradeció poder «llevar un ritmo de trabajo más o menos bueno».
Su próximo cumpleaños, el 17 de diciembre, lo celebrará como «un día totalmente normal», almorzando junto a los empleados de la Casa Santa Marta, donde reside.

El papa Francisco desafía a los yihadistas al visitar Turquía

  • AFP/GettyImages

    Luego se reunió con Mehmet Gormez, jefe de la Dirección de Asuntos Religiosos de Tuquía. El resto de los días

  • AFP/GettyImages

    El Papa Francisco inicia este viernes una visita de tres días a Turquía, país donde opera, en algunas zonas, el Estado Islámico. Desde el avión que lo llevó desde Roma, el pontífice se mostró entusiasta y aprovechó para

  • AFP/GettyImages

    Después de unas horas de viaje, el Papa por fin aterrizó en el aeropuerto de Ankara.

  • AFP/GettyImages

    Francisco fue recibido con una ceremonia oficial por el ministro de Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu.

  • AFP/GettyImages

    Quien lo acompañó en su primer recorrido en el aeropuerto. El interés de los medios turcos por la visita del Papa es enorme y no perdían un solo detalle de la llegada.

  • The Associated Press

    Las medidas de seguridad en la capital turca son extremas, con unos 3 mil policías desplegados a lo largo de las vías por las que pasará el cortejo del Papa.

  • AFP/GettyImages

    El Ministerio de Exteriores turco ha explicado que durante los encuentros entre el papa y las autoridades turcas se tratarán asuntos como la «Alianza de Civilizaciones», el diálogo entre culturas, la xenofobia, la lucha

  • AFP/GettyImages

    El primero lugar que visitó, directo desde el aeropuerto, es el Mausoleo de Mustafa Kemal Ataturk, fundador de la Turquía moderna.

  • AFP/GettyImages

    Antes de ingresar al mausoleo, Franciso y varios funcionarios se tomaron la foto oficial.

  • AFP/GettyImages

    La visita al mausoleo, un elemento habitual en la visita de dignatarios extranjeros, se produjo entre enormes medidas de seguridad.

  • AFP/GettyImages

    El Papa recorrió el mausoleo acompañado del ministro de Exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu, y colocó una corona de flores, concretamente claveles rojos y blancos, rotulada con las palabras «Papa Francisco» en inglés

  • AFP/GettyImages

    Un integrante del ejército turco lo ayudó a colocar la corona de flores.

  • AFP/GettyImages

    Luego, tras firmar el libro de visitas, rezó un breve momento ante el Mausoleo, que hoy ha permanecido clausurado a toda otra visita.

  • AFP/GettyImages

    Ésta es la imagen del Papa a su salida del mausoleo.

  • AFP/GettyImages

    Al salir del mausoleo, Francisco se dirigió al Palacio Presidencial, para encontrarse con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

  • AFP/GettyImages

    El papa Francisco fue recibido por el presidente turco en el nuevo palacio presidencial de Ankara.

  • AFP/GettyImages

    A continación se interpretaron los dos himnos, el del Vaticano y el de Turquía.

  • AFP/GettyImages

    La visita al mausoleo de Ataturk y la recepción de Erdogan en su palacio son las primeras citas de la agenda del papa argentino en Ankara, la primera etapa de su sexto viaje desde que comenzó su pontificado.

  • AFP/GettyImages

    En su discurso, el Papa rechazó la «mera respuesta militar» contra el terrorismo en Siria e Irak aunque recordó que es «lícito detener al agresor injusto».

  • AFP/GettyImages

    Bergoglio recordó que en Siria e Irak «la violencia terrorista no da indicios de aplacarse» y que en ambos casos «se constata la violación de las leyes humanitarias más básicas». Lo dijo frente las autoridades turcas

  • AFP/GettyImages

    Luego se reunió con Mehmet Gormez, jefe de la Dirección de Asuntos Religiosos de Tuquía. El resto de los días

  • AFP/GettyImages

    El Papa Francisco inicia este viernes una visita de tres días a Turquía, país donde opera, en algunas zonas, el Estado Islámico. Desde el avión que lo llevó desde Roma, el pontífice se mostró entusiasta y aprovechó para

No sucumbir ante la tristeza
Por otro lado, el papa Francisco criticó a las personas que se sienten seguras en la tristeza porque se ven protagonistas e invitó a todos los católicos a dejarse consolar por Dios.
«A veces tenemos miedo de ser consolados y nos sentimos más seguros en la tristeza y en la desolación porque somos más protagonistas, mientras que en el consuelo el Espíritu Santo es el protagonista», afirmó desde la ventana del palacio apostólico del Vaticano, durante su discurso previo al rezo del Ángelus, dice Efe en otro parte informativo.
Jorge Bergoglio citó las palabras incluidas en «El libro de la Consolación» del profeta Isaías para insistir a los miles de congregados en la Plaza de San Pedro de la necesidad de dejase guiar por Dios.
«Dejemos que la invitación de Isaías -‘Consolad, consolad a mi pueblo’- resuene en nuestro corazón en este tiempo de Adviento (período de preparación para celebrar la Navidad). Hoy necesitamos personas que sean testigos de la misericordia y de la ternura del Señor», subrayó.
Y continuó: «Dios olvida nuestros pecados y nos consuela. Si nos confiamos a Él con corazón humilde y arrepentido, derribará los muros del mal, llenará los agujeros de nuestras omisiones, allanará las dosis de soberbia y vanidad, y abrirá el camino de encuentro con él».
©Univision.com y Agencias

A propósito del 25 de noviembre. Hombres que odian a las mujeres.Por Eulàlia Lledó Cunill*


Publicado: 07/12/2014 09:52 CET Actualizado: hace 4 horas

Este texto también está disponible en catalán

Desde el primer momento algo me chirrió en la traducción del título del primer libro de la serie Millennium del malogrado Stieg Larsson; después de leerlo, es incomprensible. Se tradujo a más de una y de tres lenguas con una perífrasis: Los hombres que no amaban a las mujeres (2008). Si se tiene en cuenta que en sueco se titula Män som hatar kvinnor, no se entiende que no se optase por una traducción más precisa, literal y sin la necesidad de un «no», es decir, Los hombres que odian a las mujeres. Como si este título fuera demasiado duro e indigerible para los hombres, como si no hubiera ninguno que las odiase. No es por casualidad que existen palabras como «misoginia» o «feminicidio».

O se entiende demasiado bien. Es una sencilla manifestación, un síntoma, de la extrema sensibilidad hacia los hombres y respecto a los derechos masculinos. Hasta el punto de que es dificilísimo que maltratadores probados, confesos y condenados no pierdan el derecho a ver hijas e hijos, aunque sea eminentemente injusto y torturador para las criaturas. El último caso es el de un padre que asesina a sus dos hijas; se le denegaron a la madre las medidas de protección que solicitó.

Prevalece el derecho del padre, aunque hayan sido víctimas y testigos de la violencia paterna, a pesar de que les haya afectado directamente; se obliga a las mujeres a llevar a las criaturas al punto de encuentro, a cruzarse con quien las ha aterrorizado. Poquísimos hombres, poquísimos delincuentes, pierden este derecho.

Por uno de esos sarcasmos que tiene la vida, el papa Francisco intervino en el Parlamento Europeo justamente un 25 de noviembre. Aplaudido y celebrado como un héroe incluso por un sector la izquierda. Así, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, dijo que estaba «en desacuerdo con algunas cosas» -eufemismo digno de Mariano Rajoy, a ver si acabará hablando como la casta-, ni siquiera en desacuerdo en «muchas cosas», como si divergieran en detalles sin importancia: lo que para nosotras debería estar en el centro del centro del círculo, para Iglesias parece ser pura periferia. También afirmó que «Este Papa es útil para la gente de abajo».

En vez de «gente de abajo», puesto que parece que al Papa las mujeres le importan un bledo -cuando habla del aborto, incluso parece que las odia-, podría haber usado directamente el masculino, como hizo Gabilondo con mucha más propiedad en el ditirambo que le dedicó en su matutina prédica en la cadena SER la mañana del 26 de noviembre cuando decía que el papa se afanaba por la «dignidad del hombre».

La Historia se repite, hasta ahora Podemos no ha puesto en el centro de sus propuestas la política de las mujeres, sino que esta última es una breve, y seguramente prescindible, nota a pie de página. Por suerte, Teresa Rodríguez o Pablo Echenique, miembros también de la formación, criticaron al papa; Rodríguez incluso abandonó la sala, cuando Francisco, sin sombra de caridad, osó calificar de asesinas las abortistas. Que esta violencia misógina fuera aplaudida en el hemiciclo Europeo justamente el 25 de noviembre pone los pelos de punta.

La Iglesia Católica, en una violenta maniobra asfixiante y exenta de toda compasión, también está en contra de los anticonceptivos. O casi. Las únicas víctimas a quien autoriza tomarlos son monjas. No siempre por miedo a la violación enemiga en zonas de conflicto (y las que no son monjas, que apechuguen: ni anticonceptivos, ni gota de piedad), sino para prevenir que los curas y misioneros que las violan sistemáticamente hayan de abordar una posible paternidad; para borrar la prueba del delito. Especialmente en África, misioneros y curas, para esquivar el peligro del SIDA y otras enfermedades, en vez de violar autóctonas, violan monjas que dependen jerárquicamente de ellos (ya se sabe la gran estima que tiene la Iglesia Católica por la sumisión siempre que las sometidas sean las mujeres). Como mínimo ha pasado en veintitrés países, y hay comunidades de monjas donde todas fueron violadas y embarazadas.

Por cierto, ¿cuántas noticias relacionadas con estos casos han leído? ¿Eran conscientes de estos crímenes, de este tipo de machismo, de esta forma de violencia contra las mujeres? Ahora que parece que la Iglesia Católica ha empezado por fin a emprender actuaciones contra los violadores de hombres, en vez de perder el tiempo intentando restringir cada vez más el derecho al propio cuerpo de las mujeres, su santidad tiene una oportunidad de oro de mostrar que ahora va en serio y actuar con el máximo rigor contra los violadores de mujeres. Amén. Entonces podrán decir que están por los derechos humanos, a favor de la dignidad de los seres humanos.

 

http://www.huffingtonpost.es/eulalia-lledo-cunill/a-proposito-del-25-de_b_6253446.html?utm_hp_ref=spain

Los esclavos africanos llevaron al Nuevo Mundo sus conocimientos de botánica


AGENCIA SINC

Entre los siglos XVII y XIX, 300.000 hombres y mujeres de África fueron llevados a Surinam (antigua Guayana Holandesa), donde aprendieron a reconocer la nueva flora para sobrevivir. Ahora, un equipo de investigadores ha rastreado la historia de esta adaptación a través de las palabras. Al comparar el nombre de 2.350 plantas en lenguas afro-surinamesas y africanas, han observado conexiones en el sonido, la estructura y el significado. El Nuevo y el Viejo Mundo han quedado unidos por los nombres de sus plantas.

Entre 1658 y 1825, cerca de 300.000 africanos occidentales fueron esclavizados y llevados a Surinam. Para sobrevivir, estos hombres y mujeres tuvieron que familiarizarse con la flora de América, que en gran medida era ajena a ellos. Investigadores de Holanda y Surinam analizan ahora cómo reconocieron las especies, cómo se adquirieron los conocimientos y cómo se sustituyeron algunas denominaciones, lo que apenas se había documentado hasta la fecha.

La comparación entre los nombres afro-surinameses de plantas (en lengua Sranantongo y cimarrón, que hablan los descendientes de los esclavos africanos en Surinam) con nombres vernáculos de plantas en África, ha revelado el grado en que los africanos esclavizados reconocieron las plantas del Nuevo Mundo, según el estudio que se publica hoy en la revista PNAS.

El equipo de investigación, encabezado por Tinde R. Van Andel, explica que los esclavos “llevaron con ellos especies de plantas y sus conocimientos culturales sobre botánica”. Durante el estudio compararon 2.350 nombres de plantas afro-surinameses con nombres de plantas africanas extraídos de colecciones de herbario, de la literatura disponible y de un reciente trabajo de campo etnobotánico realizado tanto en Surinam como en Ghana, Benin y Gabón, de cuyas regiones pudieron venir estos esclavos.

Los investigadores hallaron una fuerte correspondencia en el sonido, la estructura y el significado entre las lenguas vernáculas afro-surinameses y sus equivalentes en África para taxones botánicos relacionados, lo que consideran una “evidencia de un origen compartido”.

Cimarrones

El 20% de los nombres de las plantas Sranantongo y el 43% de los nombres de las plantas de origen cimarrón, descendientes de esclavos fugitivos, contienen elementos que se asemejan fuertemente con nombres de plantas en África occidental.

Los autores identificaron plantas de origen africano que conservaron sus nombres del Viejo Mundo, así como plantas del Nuevo Mundo a las que se asignaron nombres del Viejo Mundo, nombres africanos traducidos a la lengua afro-surinamesa Sranantongo.

También observaron otras conexiones etnobotánicas entre el Viejo y el Nuevo Mundo, lo que sugiere que los africanos “reconocieron partes sustanciales de la flora americana”.

En el trabajo han colaborado investigadores del Naturalis Biodiversity Center, la Universidad de Leiden (Holanda), la Universidad de Amsterdam, la Universidad de Wageningen y la Universidad de Radboud (Holanda), y el World Wildlife Fund Regional Office (Surinam).

Referencia bibliográfica:
Van Andela, T. R., Van ‘t Kloosterc, C. I. E. A., Quiroza, D., Townsa, A. M., Ruysschaerte, S., y Van den Berg, M. (2014). “Local plant names reveal that enslaved Africans recognized substantial parts of the New World flora”. PNAS, www.pnas.org/cgi/doi/10.1073/pnas.1418836111

Las parroquias cobran por bodas y funerales pese a las críticas del papa Francisco


Las diócesis gallegas creen que las tasas son necesarias para el mantenimiento de la Iglesia y recuerdan que nadie puede quedar sin sacramento por dinero
2 votos
Los templos de Galicia acogen cada año más de 2.000 matrimonios, 6.500 comuniones y más de 7.000 bautizos. DANI GESTOSO

El papa lo dijo alto y claro. Nadie podrá cobrar por los sacramentos. Francisco criticó con dureza el pasado mes de noviembre a las parroquias que hacen negocio con los ritos.

En Galicia, excepto bautizos y comuniones, que son gratis -aunque es costumbre que los fieles hagan donativos de forma voluntaria- las bodas, entierros y misas tienen unos aranceles únicos para toda la provincia eclesiástica gallega, y cuya última actualización data de marzo del 2014. Para que no haya descontrol o picaresca la Iglesia marca unos estipendios por ofrendas parroquiales y administrativas. Estas tarifas están recogidas en la legislación canónica, concretamente en su artículo 222, que dice que los fieles «deben colaborar en el mantenimiento de la Iglesia». Y señala unos máximos.

Así pues, ningún párroco puede saltarse a la torera las tarifas. En caso de hacerlo la diócesis de turno «actuaría con rapidez y contundencia», asegura Luis Quinteiro Fiuza, obispo de Tui-Vigo. Lógicamente, comenta Quinteiro, «quien no pueda pagar una misa o las exequias recibe el sacramento de manera gratuita», tal y como ocurre en comuniones y bautizos. El obispo tudense cree que bajo las palabras del papa se halla el ideal que debe seguir la Iglesia: «La autofinanciación, con un mayor compromiso de los fieles en un tiempo difícil que exige reformas».

El vicario general de la diócesis de Lugo, Mario Vázquez, dice que las tasas están para «evitar el negocio y los abusos», y añade que «no es obligatorio el pago», en alusión a los pobres. «El papa dijo lo que no se debe hacer en el templo», resume Vázquez. En la misma línea el vicario de Ourense, Joaquín Borrajo, dice que aunque hay una tabla consensuada y que nadie puede verse privado del sacramento por dinero. Vázquez asegura que con la crisis ha visto casos de no poder pagar el arancel, aunque sí recibieron el sacramento. Y recuerda que la tasa «es una manera de colaborar con la Iglesia y sus obras. Un compromiso».

El encarecimiento de una boda con misa (40 euros) o de un funeral no debería depender del cura de turno, que se tiene que amoldar a los máximos oficiales, sino de si el rito se hace en la parroquia que toca o no, de si queremos más de un sacerdote, de si añadimos sacristán, o del tipo de misa solicitada (novena, gregoriana). Hay, de todos modos, templos con más tirón, en los que las listas de espera son eternas. Y el coste aquí dependerá de la disponibilidad del mismo y, a mayores, de ornamentos, coros, organista, fotógrafos y otros. Eso sí, la curia dice que esos extras ni los fija, ni los puede fijar.

La Iglesia recaudó en el 2013 en su casilla del IRPF 249 millones de euros, 6,2 en Galicia, donde los fieles aportan otros 10 millones de donativos. Pero también hay gastos. Mantener más de mil parroquias, templos y rectorales o la administración eclesiástica se lleva su dinero. Cada año se celebran más de 2.000 matrimonios, 6.500 comuniones y más de 7.000 bautizos. De ahí que las tasas, para quienes pueden, sean un mal menor que además ayudan a sufragar la institución.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/sociedad/2014/12/07/parroquias-cobran-bodas-funerales-pese-criticas-papa/0003_201412G7P30991.htm

¿Son los ateos más inteligentes?


Religiones

Creencia no es nivel inferior de cognición

«No existe una relación orgánica o psíquica entre la inteligencia y las actitudes religiosas»

Gabriel Wüldenmar Ortiz, 07 de diciembre de 2014 a las 10:37

la supuesta correlación entre religiosidad y menor inteligencia es, en el mejor de los casos, una mera ilusión de origen sociológico

Religiones del mundo/>

(Gabriel Wüldenmar, teólogo).- Otra forma de descalificar la religión con argumentos basados en la neuropsicología es sugerir que la creencia en Dios representa un nivel inferior de cognición. La creencia según la cual los ateos serían más inteligentes que los creyentes se ha pretendido apoyar en distintos estudios científicos que adolecen de varios defectos. En primer lugar, no son unánimes: el 16% de los 63 estudios revisados por Miron Zuckerman y otros en su conocido metanálisis de 2003 señalan que los creyentes son más inteligentes que los ateos, aunque el resto, la gran mayoría, indica lo contrario.

Como se trata de estudios sumamente heterogéneos (por lo que difícilmente se pueden reforzar unos a otros), y como, evidentemente, en ciencia no se deciden las cuestiones «por mayoría», está claro que el problema está lejos de haber sido completamente resuelto.

En segundo lugar, estos estudios se basan en definiciones incompletas o inadecuadas: por ejemplo, emplean un concepto sesgado de inteligencia, como un elemento exclusivamente analítico, superado actualmente por otras maneras de concebirla, como la inteligencia emocional o la creativa, más completas (sintéticas) y con mayor valor ecológico (generalizabilidad a la realidad). También emplean un concepto de religiosidad meramente externo (la asistencia a ceremonias, declaraciones que pueden estar mediadas por conveniencias o presiones socio-psicológicas) o incluso inadecuado (fundamentalismo, incapacidad de distinguir la religiosidad profunda y sincera de la meramente nominal), que no hacen justicia a la verdadera espiritualidad.

En tercer lugar, estos estudios utilizan una forma de medida de la inteligencia, el CI, que ha sido objeto de numerosas críticas científicas. Así, el CI mide un solo tipo de inteligencia, no permite discernir entre factores culturales-educacionales y ha servido para justificar «científicamente» todo tipo de falacias. En efecto, la misma medida que sirve para afirmar que los ateos son más inteligentes que los creyentes, se ha usado para afirmar otras estupideces tales como que los blancos son más inteligentes que los negros, que los hombres lo son más que las mujeres, que los occidentales lo son más que los tercermundistas, o que la educación tiene un papel casi nulo en el desarrollo cognitivo. El hombre blanco, protestante y occidental queda así entronizado como el culmen de todas las capacidades (es revelador que el propio Zuckerman reconozca que los resultados de su estudio no pueden generalizarse más allá de la población occidental protestante).

Hoy sabemos que tales diferencias se deben a que los test que miden el CI son sensibles a las diferencias culturales educacionales; así, los colectivos que tradicionalmente recibían menos educación (mujeres, personas de otras razas, de países poco desarrollados) puntúan peor en el CI porque esta medida está adaptada a occidentales cultos, no porque los citados colectivos sean menos inteligentes.

De igual manera, el lobby ateo-positivista-materialista controla, desgraciadamente, el mundo académico (con brillantes excepciones). Entre la élite cultural ha estado de moda el ateísmo; los alumnos más inteligentes están, por razones sociales (tienen más interés en ciencia, están más tiempo recibiendo formación, quieren agradar a sus profesores…), más expuestos al adoctrinamiento académico ateo (se les enseña a deificar la ciencia como única verdad, a asociarla al rechazo de la tradición; las personas más inteligentes suelen ser más inconformistas y críticas y se les enseña a dirigir esos sentimientos contra la tradición en la que, a menudo, han profundizado poco y con la que han tenido una relación meramente formal e instrumental -no viva y personal- fácilmente sustituible por su nueva religión: la ciencia).

Responden tal como se espera de ellos: rechazando la religión (de hecho, se les presiona sutilmente en tal sentido). En cambio, la población académicamente normal no percibe estas presiones (no se implica tanto en la ciencia como para plantearse el conflicto ciencia-fe, no está implicada su carrera ni su vida personal en lo académico, no se forman tanto tiempo), por lo que tienen menos motivos sociales para abandonar su fe.

Así, pues, la supuesta correlación entre religiosidad y menor inteligencia es, en el mejor de los casos, una mera ilusión de origen sociológico. Es como decir que el tamaño de los zapatos correlaciona con la cantidad de conocimientos; es cierto, pero sólo porque en nuestra cultura los niños reciben más contenidos formativos a medida que crecen. Lo que no significa que usando zapatos más grandes las personas se vuelvan más sabias ni que la sabiduría agrande los pies. De la misma manera, ser ateo no te hace más inteligente, ni una mayor inteligencia te convierte en ateo. El propio Zuckerman reconoce en su estudio que «el rechazo de la religión no requiere necesariamente habilidades cognitivas superiores», y así se ha demostrado en otros estudios1. Incluso existen estudios que señalan la presencia de sesgos cognitivos irracionales entre los escépticos2.

¿Es correcta nuestra valoración? La lógica y algunos estudios empíricos así permiten sostenerlo. Según Kosa y Schommer3: «el entorno social regula la relación de las capacidades mentales y actitudes religiosas mediante la canalización de la inteligencia en ciertas direcciones aprobadas: un entorno orientado a lo secular puede dirigirla hacia el escepticismo, un ambiente orientado a lo eclesial puede dirigirla hacia un mayor interés religioso».

Encontraron que, en un colegio católico, los estudiantes más inteligentes sabían más sobre doctrina religiosa y participaron más en las organizaciones estrictamente religiosas. En la medida en que dicha participación es un indicador de la religiosidad, estos resultados demuestran que variando el contexto socio-académico, «a más inteligencia, más religiosidad». Por su parte, McCullough y Willoughby (2009)4 presentaron pruebas de que la religiosidad se asocia (aunque débilmente) con resultados positivos, incluyendo el bienestar y el rendimiento académico.

Se trata, pues, de un efecto social, no de una realidad cognitiva, y la correlación desaparece al neutralizarse el sesgo sociocultural. Así, Hoge5 estudió las actitudes religiosas en 13 campus americanos con datos que abarcaban 50 años, y concluyó que «no existe una relación orgánica o psíquica entre la inteligencia y las actitudes religiosas y (…) las relaciones encontradas por los investigadores son debidas a las influencias educativas o a sesgos en las pruebas de inteligencia». De la misma opinión son Argyle y Beit-Hallahmi en sus estudios de 1975 y 19976. En este último señalan que: «no existen grandes diferencias en la inteligencia entre los religiosos y no religiosos, aunque los fundamentalistas puntúan un poco más bajo».

También señalaron la falta de estudios a gran escala que controlasen las variables demográficas, y la ausencia de «cualquier estudio que aclare la dirección de una relación causal, ni si hay algún efecto en absoluto». Todo indica que los estudios que neutralizan las variables sociales no hallan relación alguna entre religión e inteligencia. Francis, en dos estudios de 1979 y 19987, trabajando con niños y adolescentes (aún no tan mediatizados culturalmente), no halló relación alguna. Shenhav y otros (2012)8 no hallaron relación significativa entre religiosidad y nivel de inteligencia en la población universitaria.

Algunos ateos suelen afirmar (sin pruebas) que Dios no es más que una versión del amigo invisible de algunos niños, pues da consuelo y se le cree invisible pero presente.

Pero, en realidad, Dios es completamente distinto de esto. A Él ni se le «ve» ni se le «oye» alucinatoriamente como a esos personajes (no se revela constantemente a cualquiera de forma directa, ni se basa en voces o visiones); no es un compañero de juegos ni un cómplice complaciente (es superior y fuente de corrección moral); no se le ubica espacialmente en la imaginación (Dios es omnipresente no ubicable), no se le considera físicamente cercano (Dios está en el cielo) ni disponible a nuestro servicio (Dios es soberano).

Mientras que a Dios siempre se le siente y se le describe como Espíritu Inmaterial(antropomorfismos didácticos-metafóricos al margen) en un entorno trascendente, a los «amigos invisibles», según señalan los estudios, se les concibe siempre en un entorno inmediato y pueril y son «percibidos» como «materiales» (aproximadamente un 40% son animales y un 60% son «seres humanos», generalmente «niños» de la misma edad, y sólo a veces «adultos» protectores).

Si Dios es transmitido como valor cultural en entornos sociales y compartido por muchos, los amigos invisibles son eventos privados e individuales que se dan más frecuentemente en hijos únicos y niños con mayor grado de inteligencia, menos tímidos, más sociables (son un ensayo para resolver situaciones sociales) y mentalmente sanos, como han constatado las psicólogas Marjorie Taylor y Stephanie Carlson (estudio sobre una muestra de 152 niños de 4 a 7 años)9.

Esta constatación es un obstáculo para la teoría de que Dios es cosa de bobos e inadaptados y el ateísmo propio de inteligentes, defendida por los mismos que afirman la relación de la idea de Dios con el «amigo invisible». Para colmo, la experiencia de Uno (sublime, persistente, profunda y arrebatadora) y otro (trivial, transitoria y pueril) es completamente distinta.

Relacionar a Dios con el «amigo invisible» porque proporciona consuelo y fundamenta ideas, serviría también para relacionar al Ser Supremo con una buena película o un helado de chocolate, que nos consuelan y nos hacen pensar algo tan «trascendente» como que la vida a veces es agradable.

 

http://www.periodistadigital.com/religion/

 

La activista saudí Manal Al-Sharif explica por qué se quitó el velo


La líder del movimiento a favor del derecho a conducir cuenta su decisión de quitarse el niqab
Mujer musulmana vistiendo el niqāb
Mujer musulmana vistiendo el niqāb. (MOGUL)

A lo largo de la historia, ninguna prenda de vestir ha suscitado tanta controversia como lo ha hecho el velo o hiyab, una prenda que muchas mujeres en el mundo musulmán se ven obligadas a utilizar a diario. El velo tiene un espectro, por supuesto: que va desde sus representaciones más radicales, como el niqab que cubre toda la cara, hasta pañuelos sueltos que cubren solamente la cabeza.

Arabia Saudí se encuentra en segundo lugar, después de Irán, en emplear la fuerza (el Comité para la Promoción de la Virtud y la Prevención del Vicio o la policía religiosa), para imponer una forma o color específicos en el velo para todas las mujeres. Y al decir ‘todas las mujeres’, me refiero a todas: sauditas y no sauditas, musulmanas y no musulmanas por igual.

El enorme tamaño del país implica que cada región de Arabia Saudí tiene una gran diversidad de culturas, dialectos y sectas religiosas. Hasta los años setenta, las mujeres eran libres de usar prácticamente lo que quisieran. Las beduinas, por ejemplo, llevaban ropa y burkas brillantes, y no cubrían ni sus ojos ni su línea del cabello. Las mujeres de la ciudad se vestían con abayas más apretadas en la cintura. Las musulmanas llevaban sus hiyabs de colores y las de otras confesiones vestían con modestia pero sin velo.

Las mujeres de la aldea de mi padre, Tarfa, al noroeste de La Meca, utilizaban ropa brillante con pañuelos de color rosa y blanco, envueltos alrededor de la cabeza y el cuello. Al igual que las beduinas, dejaban sus rostros y la línea del cabello expuestos.

Una niña de diez años a mi lado en un avión me llamó «infiel» cuando levanté mi velo para comer

Todo esto cambió cuando la ola de fanatismo religioso, apoyada por el Estado, golpeó nuestra sociedad. La utilización de la abaya negra y del niqab se convirtió en obligación para todas las funcionarias y para entrar en las escuelas y las universidades. El uso del hiyab negro fue impuesto a todas las mujeres no saudíes, independientemente de su religión o creencia. Era impensable ver a una mujer en mi ciudad natal, La Meca, que no llevara el niqab. Enseñar el rostro era un tabú social, era haram (pecado). Durante esa época se distribuían folletos diciendo que el hecho de cubrirse el rostro era lo que separaba a la mujer musulmana de los infieles. El fanatismo se extendió incluso hasta los niños: antes de que yo me quitara el niqab para siempre, una niña de diez años a mi lado en un avión me llamó «infiel» cuando levanté mi velo para comer.

Uno folletos distribuidos durante el período del despertar islámico decía: «Mi hermana musulmana, hoy enfrentas una guerra implacable y astuta librada por los enemigos del Islam con el fin de llegar a ti y separarte de tu fortaleza impenetrable. Una de las cosas que estos enemigos del Islam están tratando de desacreditar y eliminar es el hiyab. ¡Algunos de ellos incluso dijeron que la situación en el Oriente no mejorará hasta que el hiyab se haya levantado de la cara de la mujer y se lo utilice para cubrir el Corán! «

Esta misma ideología se exportó fuera de Arabia Saudí por el poder del petrodólar. Recuerdo los días de la guerra de Bosnia (1992-1995), cuando Riad envió ayuda a la población sitiada en Sarajevo. Las responsables de la operación distribuyeron hiyabs a las mujeres asediadas junto con las cajas de alimentos.

Se llegó al punto en el que la única interpretación aceptable del hiyab islámico en Arabia era que las mujeres envolvieran su rostro y cuerpo completamente en negro. Aunque para cualquier persona de fuera una mujer saudí se ve completamente indistinguible de las demás, los locales desarrollaron una habilidad única para reconocerlas a pesar de encontrarse totalmente cubiertas de negro. Mi padre, por ejemplo, me distinguía entre las docenas de otras chicas fuera de la escuela o la universidad; él nunca me confundió con alguien más. Del mismo modo, nunca dejó de reconocer a nuestras familiares o amigas si nos encontrábamos con ellas en el centro comercial o en la mezquita.

Los jóvenes desarrollaron una forma de percibir la edad de una niña y su físico solamente observando su forma de caminar

Desarrollamos una gran sensibilidad a las características y atributos de los que nos rodean: su voz, su forma de llevar el niqab, sus ojos, su forma de caminar, e incluso el tipo de abaya, bolso y calzado que llevaban. Los jóvenes desarrollaron una forma de percibir la edad de una niña y su físico solamente observando su forma de caminar.

Después vinieron los años noventa, que trajeron consigo a los canales de televisión vía satélite. Tras el cambio de milenio, se desarrollaron nuevas formas de comunicación, como Internet y los teléfonos inteligentes. A través de estas tecnologías, por fin tuvimos acceso a puntos de vista que desafiaron a la perspectiva que se nos había presentado por tanto tiempo como la única opción correcta. Era el único, nos decían, que sigue el camino del Profeta, el que verdaderamente representa al Islam. Nuestra sociedad conservadora comenzó a plantearse preguntas y dudas.

Una de las primeras cosas que se cuestionó fue la estricta interpretación wahabí del hiyab. Sin embargo, para mí, personalmente, eso no hizo el asunto más fácil. Cuando decidí quitarme el niqab en 2002, me enfrenté a una amarga guerra con mi familia y con la sociedad. Mi madre llevaba el niqab desde el período del despertar islámico, y aunque ella se lo quitaba en nuestros viajes fuera de Arabia, se opuso al hecho de que lo removiera en casa. La razón era social, no religiosa: «Hija mía, ¡nadie va a casarse contigo si muestras tu cara!».

Si las personas con las que me encontraba en las calles de La Meca sabían que era saudí, me enfrentaba a duras miradas de desaprobación. Un día estaba practicando el tawaf (un ritual de peregrinación), y el observador, cuyo trabajo consistía en regular los movimientos de personas, me reprendió en voz alta por mi falta de niqab. «¡Cúbrete la cara, mujer!», gritó varias veces. La tercera vez, usé mi dedo para señalar a las personas que me rodeaban: «Todas estas mujeres con las caras descubiertas, ¿son desobedientes también? ¿O solamente yo estoy pecando porque soy saudí?». Completé el resto de mis círculos sin oír una palabra más.

Me vi obligada a traer dos «verificadores de identidad» masculinos para certificar quién era yo, a pesar de llevar la tarjeta de identificación conmigo

Aunque yo no llevaba el niqab en la calle o en mi lugar de trabajo, una vez tuve que pedirlo prestado a una amiga para entrar a la sala de un tribunal, ya que a las mujeres no se les permitía acceder a las instalaciones gubernamentales, y a las cortes en particular, con la cara descubierta. Me vi obligada a traer dos «verificadores de identidad» masculinos para certificar quién era yo, a pesar de llevar la tarjeta de identificación conmigo.

Aunque dejar de cubrirse los rostros podría haber sido el cambio más grande en la sociedad saudí, no fue lo único que las mujeres se atrevieron a hacer. Un grupo de chicas en Yeda comenzó a llevar abayas de colores. Túnicas de color gris, azul marino y marrón oscuro se podían ver en las tiendas de ropa de la ciudad. Cuando estos colores comenzaron a aparecer en Riad, la policía religiosa lanzó una campaña de confiscación de las prendas en las tiendas. «Si esto fue su reacción al marrón y gris», me preguntaba, «¿cómo iban a reaccionar ante el rosa o rojo?». Quería probarlo.

Fui a una tienda en la que generalmente compraba y pregunté si me podían hacer una abaya colorida, pero la dueña se negó rotundamente: «Si una abaya de color fuera vista en mi tienda, yo sería interrogada y hostigada por los hombres de la policía religiosa». Sin embargo, mis amigos me recomendaron una tienda en la cual no tuvieron problema alguno con diseñar abayas coloridas para sus clientes y mantenerlas fuera de la vista de la policía religiosa.

Otro cambio significativo ocurrió en el simbolismo de la abaya: su significado ya no era solo de carácter religioso y social. Por el contrario, pasó a ser tratado como un artículo de moda, con tendencias que iban y venían con el tiempo al igual que con cualquier otra prenda de vestir. Surgieron diseñadores de moda que se especializaron en la creación de abayas y llevaron a cabo desfiles de moda para promocionar sus últimas líneas.

Dependiendo de la fama del diseñador, la calidad de la tela y los materiales utilizados en el bordado, los precios podrían ser de hasta decenas de miles de riales cada uno. La abaya para ir al trabajo o al centro comercial se caracterizó por su sentido práctico, mientras que las abayas para ocasiones especiales se distinguían por su bordado y diseño de lujo.

A pesar de todos estos cambios, la fuerza del Estado siguió imponiendo la abaya negra en público. Los defensores de esta práctica sostenían que ayudaba a preservar la virtud y facilitaba la aplicación de la Sharia (ley islámica). Sin embargo, pasaron por alto que la imposición de una determinada forma de vestir en un sector de la población era un precedente que nunca antes se había fijado en la historia del país. La sociedad tuvo por mucho tiempo la libertad de elegir la forma y el color de la ropa, y las autoridades no se preocupaban por la misma, siempre y cuando fuera decente.

Este articulo fue publicado originalmente en MOGUL, una plataforma global de noticias enfocadas en informar a mujeres por todo el mundo. Puedes encontrar más artículos de MOGUL en inglés  aquí .

http://www.14ymedio.com/sociedad/activista-saudi-Manal-Al-Sharif-explica_0_1682831717.html

La Hermandad Secreta de los Masones


La Hermandad Secreta de los Masones

Visto en : Rip DelHades

La Hermandad Secreta de los Masones

Economista: “El sistema del dólar explotará pronto”


El mundo no tiene espacio para nuevos activos en dólares ni verá imprimir nuevos dólares, con lo que pronto una explosión hará saltar por los aires por completo el sistema de Bretton Woods, sostiene un economista ruso. Sigue leyendo

Amar no es sencillo


5482f5870ab1e_ibtimoG

No resulta fácil dar amor al enemigo, sonreír al recio que malhumorado expresa  su descontento sin razón aparente.

ÍNTIMO AUTOR Yolanda Tamayo 06 DE DICIEMBRE DE 2014 13:15 h

Si pudiera ceñirme la toalla y lavar pies, estaría conjugando el verbo amar. Pero…No es fácil. Si pudiera mirarte a los ojos omitiendo críticas tan sólo escrutando tu corazón con los dedos del cariño, estaría tendiendo un puente que uniría con amor tu vida y la mía. Pero… No es fácil. Enmudecer en vez de hablar cuando las palabras atropelladamente urgen por brotar al exterior y hacer notorio su fútil volumen. Cerrar los ojos, respirar m profundamente, contar hasta diez antes de emitir un desacertado juicio, sería una práctica correcta, pero… no es fácil. No resulta fácil desprendernos de nuestro orgullo y despertar en otros el asombro que suele provocar lo inusual. Extender la mano hacia alguien que nunca supo ofrecerla y encontrar en el receptor una muestra de perplejidad  y  fastidio. Sería ingrato por nuestra parte mantener las manos en los bolsillos  cuando hay necesidad de cooperación, de solidarizarnos con aquel que se muestra poco solícito hacia el favor. No resulta fácil dar amor al enemigo, sonreír al recio que malhumorado expresa  su descontento sin razón aparente. No resulta fácil pasar página cuando no consigues asimilar que el capítulo se ha acabado. Abnegar nuestros deseos  para poder satisfacer los de otros  sigue siendo una asignatura pendiente, un peldaño costoso de subir. La recompensa a esa abnegación no la hemos de esperar en el agradecimiento ajeno; una gratitud que a veces no llega, si no  en saber que todo lo que hacemos por el bien de otros  es del agrado de Dios.

Ello, ha de ser razón más que suficiente para sentirnos comprometidos en la tarea de amar, labor nada sencilla. Soy prójimo, por ello he de mostrarme hermano con los prójimos amigos y con aquellos que no lo son. Sigue sin resultar fácil, pero nadie nos dijo que esta aventura iba a serlo, por ello, enarbolando una vez más una bandera de amor, intento derramar con mis palabras ese ingrediente; cada vez más escaso, con el cual sazonar la tierra. No siempre consigo estar a la altura de lo que se me demanda, aún así, quiero esforzarme cada día por conseguir acercarme a la lumbre de vida que calienta mi frío corazón y lo vuelve más sensible al sonido de su voz.

 

Leer más: http://protestantedigital.com/blogs/34668/Amar_no_es_sencillo

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

A %d blogueros les gusta esto: