HOMILIA EN LA COMUNIDAD CATÓLICA ROMANA DEL ESPÍRITU SANTO. TO. CICLO B ENERO 18/15


Escrituras de esta semana nos dicen las buenas noticias:

Dios nos está llamando!
En la primera lectura, es Samuel.
Está dormido, y el llamado de Dios lo despierta en medio de la noche.
No entiende lo que está pasando,
así que va a Eli, que no entiende de inmediato, tampoco. Eli
finalmente llega y le da un buen consejo,
y Samuel escucha el llamado de Dios.
La escritura es específico sobre el tiempo y el lugar
y la forma en que sucedió.
______________________________________
El Evangelio nos muestra que el llamado de Dios viene en otros aspectos.
Andrew oye una llamada en las palabras de Juan el Bautista acerca de Jesús.
Él escucha la llamada y comprueba hacia fuera.
Entonces Andrés escucha a Jesús, otra llamada.
Entonces Andrés va a su hermano Pedro
y le dice acerca de Jesús-todavía otra llamada.
Entonces Peter va a Jesús, y Jesús lo llama.
Ellos recuerdan claramente la hora y el lugar de la llamada.
Como Francisco pone en la alegría del Evangelio,
“nunca olvidaron el momento
cuando Jesús tocó sus corazones:
Eran como las cuatro de la tarde “.
Los detalles se repiten por los primeros seguidores del Camino,
pasado de persona a persona,
y, finalmente, que se escriben abajo
para nosotros para leer en los Evangelios.
_____________________________________
El Bautista reconoce algo en Jesús;
Jesús reconoce algo en Peter;
Eli reconoce algo en Samuel.
Así que el llamado de Dios viene en muchas épocas y lugares,
a través de muchas personas, en diversos eventos.
Es diferente para cada uno de nosotros.
No está claro para nosotros al principio,
Se hace evidente cuando miramos hacia atrás.
Dios sigue llamando hasta que oímos,
luego sigue hablando a nosotros,
llamando una y otra vez.
Nuestro trabajo es seguir.
____________________________________
Francisco ha declarado 2015 como el “Año de la Vida Consagrada”
refiriéndose al capítulo 6 del documento del Vaticano II
Lumen Gentium,
que relaciona enseñanzas sobre hermanos y hermanas religiosas.
Pero antes de eso, justo después de la introducción, el documento
establece la enseñanza fundamental y primordial
sobre el pueblo de Dios-el conjunto de la iglesia.
El Pueblo de Dios son santos;
todos nosotros somos consagrados,
incluyendo a las personas que siguen una cierta disciplina.
Ya se trate de la vida sacerdotal o religiosa o la vida matrimonial o vida de soltero,
si se trata de crianza de los hijos o la extinción de incendios o la enseñanza o rascador, que
todos estamos llamados a ser, en primer lugar y sobre todo, Pueblo de Dios.
Por nuestro bautismo todos nosotros tenemos la vocación -la vocation-
para seguir el camino de Jesús de Nazaret
en todo lo que hacemos.
Estamos a un lado para una vida santa.
Vivimos nuestra vida santa, nuestra vida consagrada,
en un estilo de vida específico,
en una profesión determinada,
en diferentes lugares,
entre diferentes personas.
Nuestra vocación en todo tiempo y lugar
es ser el pueblo santo de Dios.
____________________________________
Esto es algo de lo que el Concilio Vaticano II nos dice
sobre nuestra vocación como pueblo de Dios.
Compartimos en los roles de Cristo como sacerdote, profeta y rey.
Ejercemos nuestro sacerdocio en los sacramentos;
profetizamos orando y dando testimonio a una vida santa;
practicamos nuestra realeza,
no como monarcas medievales, sino como líderes siervos,
dando forma al mundo que nos rodea con el amor.
Nuestro bautismo nos define como el pueblo santo de Dios,
dedicado a seguir los susurros del espíritu.
Pablo, en la segunda lectura de hoy,
nos dice que somos templos del Espíritu Santo.
No estamos a desviarse
a partir de ese conocimiento básico de nuestra propia identidad.
Vamos a ser llamados, cada uno de nosotros, una y otra vez, a vivir nuestra consagración.
____________________________________
Como los apóstoles,
podemos olvidar aquellos tiempos cuando oímos nuestra llamada?
Para los momentos importantes de nuestras vidas,
el tiempo, el lugar, y la gente
siendo brillante en nuestros recuerdos.
Las parejas casadas de 50 o 60 años
todavía puede describir con gran detalle
el momento en que se conocieron,
el momento en que se enamoró,
el momento en que decidió comprometerse
al matrimonio que les consagró a Dios
a través de uno al otro.
Si dieran a luz hijos o optaron por adoptar,
ellos le pueden decir cómo era
cuando adoptaron el llamado a los padres.
Las viudas y viudos, que viven una vocación que no eligieron,
Nunca olvidaré la llamada a la vida matrimonial,
con todas sus alegrías y tristezas, con todas sus bendiciones,
como ellos, consagrados como Pueblo de Dios,
entrar en un nuevo estilo de vida.
Los maestros en su 50a reunión de la clase
puede recordar el momento en que se enteraron
que habían sido aceptados en la universidad,
comprometiéndose a dar sus vidas
ayudando a los jóvenes a aprender.
Activistas abajo en el Centro de Gobierno el pasado miércoles
le puede decir lo que estaban haciendo
cuando por primera vez sintieron el impulso de trabajar por la justicia.
Los voluntarios de las manos amigas y de Rahab Corazón
Recuerdo que cuando escucharon por primera vez el grito de los pobres.
______________________________________
Lo Francisco prescribe para las personas en juró órdenes religiosas
es el mismo para todos nosotros.
Hemos de amarnos unos a otros, para estar en comunión;
hemos de vivir el Evangelio
e ir hasta los confines de la tierra para proclamarlo;
hemos de despertar al mundo
de el don de la profecía que hemos recibido en el bautismo;
hemos de practicar la responsabilidad con el pueblo de Dios;
hemos de responder al clamor de los pobres.
_______________________________________
Celebraremos hermanos y hermanas religiosas de una manera especial
durante este Año de la Vida Consagrada.
Pero, como todos los años, es nuestro año de la vocación.
Nos fuimos consagrados en el bautismo.
Estamos llamados, una y otra vez,
en todas las decisiones de nuestra vida,
para seguir el camino.


Espíritu Santo comunidad católica
en 3535 Executive Parkway (Unidad de Toledo)
Sábados a las 16:30
Domingos a las 5:30 pm
www.holyspirittoledo.org

Rev. Dr. Bev Bingle, Pastor
419-727-1774

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: