Diez sacerdotes y dos seglares han sido imputados en la trama de abusos sexuales en Granada, según el auto del magistrado del Juzgado de Instrucción número cuatro de Granada, Antonio Moreno, que ha decidido levantar el secreto de sumario del caso Romanones. Los implicados fueron “autores, encubridores y conocedores necesarios de la trama”, como consta en el escrito judicial.

Todo empezó cuando D, tenía siete años y le propusieron ser monaguillo en la iglesia de San Juan María de Vianneny de Granada. Los abusos sexuales duraron tres años y fue el Papa Francisco quien recibió una carta del joven, hoy con 24 años y miembro del Opus Dei. Su Santidad puso este asunto en conocimiento del arzobispo de Granada, que ya sabía la existencia de estas denuncias, pero no hizo nada.

El Papa Francisco telefoneó dos veces (en agosto y octubre) al joven de 24 años que denunció la existencia de estos abusos. “Perdona este gravísimo pecado y gravísimo delito que has sufrido. Perdona, hijo mío, tanto dolor ocasionado y tanto como habrás sufrido. Estas heridas hacen que la Iglesia se resienta al completo”, destacó Bergoglio, quien anunció a la víctima que “ya hay gente trabajando para que todo esto se pueda resolver”.

El arzobispo de Granada en una imagen de archivo (EFE)                                       El arzobispo de Granada en una imagen de archivo (EFE) El clan de los ‘Romanones’

Román Martínez, el cabecilla del grupo, se enfrenta a una pena de prisión de diez años y habría actuado con “aprovechamiento de una situación de intimidación con suficiente intensidad y relevancia, a la que habría que añadir la posible aplicación de diversas agravaciones específicas al tratarse de conductas que revisten un carácter particularmente degradante”.

Martínez eludió la cárcel tras depositar una fianza de 100.000 euros. Cuatro de los imputados fueron detenidos y estuvieron incomunicados el pasado mes de noviembre cuando el juez Moreno decidió encargarse de la investigación. Este clan está formado por sacerdotes sin alzacuellos de gran solvencia económica e importantes propiedades inmobiliarias.

El arzobispo, en Roma

Martínez le proponía al ya joven D. (en ese momento con 14 años) “quedarse a dormir y ver alguna película”. Esta era la coartada perfecta para que Martínez convenciera a D. de la “gran vocación para el sacerdocio” del adolescente. Y para ello le propone “compartir con el grupo de sacerdotes su modo de vida”.

El arzobispo de Granada se encuentra hoy en el Vaticano. Esta mañana ha asistido a la eucaristía del Papa Francisco en su residencia de Santa Marta, según acaba de comunicar en una nota de prensa el propio arzobispado granadino. Martínez pidió perdón en una homilía en la Catedral de Granada sólo tras la intensa presión mediática para que explicara por qué obvió las denuncias de los abusos sexuales en su diócesis.

 

http://www.elconfidencial.com/espana/andalucia/2015-01-27/diez-curas-y-dos-seglares-imputados-en-la-trama-de-abusos-sexuales-en-granada_631222/