[ENTREVISTA ESPECIAL] Cómo la cumbre de la Iglesia obstruye el mensaje del Papa desde dentro del Vaticano


Marcela Belchior
Adital

En una actitud que ningún pontífice jamás se había atrevido a tener en la historia reciente de la Iglesia Católica, el Papa Francisco tomó desprevenida a la Curia Romana y habló claramente sobre la necesidad de un cambio en la cúpula del Vaticano. En un discurso proferido el pasado 22 de diciembre, el primer papa latinoamericano hizo público que no siente en el equipo de la Santa Sede fidelidad a sus directivas y solidaridad para con las perspectivas de su pontificado.

Los 2.300 curiales se dividen en tres grupos: los que están del lado de Francisco, empeñándose en atender a sus indicaciones; los que no se oponen pero se limitan a un trabajo burocrático, dejando la máquina lenta; y, finalmente, aquellos profundamente contrarios a la forma de actuar de Jorge Mario Bergoglio, su teología, su estilo de vida y su propio magisterio.

Son estos dos últimos grupos los que forman la gran mayoría de la Curia y actúan deliberadamente obstruyendo el mensaje liberador del Papa. Operando en relación con el mantenimiento delestablishmentcatólico, complicando el camino hacia las reformas imaginadas por el Papa, esa oposición también tiene motivaciones políticas y financieras asociadas a intereses de los que defienden los privilegios de los ricos en el sistema neoliberal en detrimento de las causas estructurales que generan la pobreza, denunciadas por Francisco.

«¿Puede haber un órgano como la Curia Romana que no esté dominado por las tentaciones del poder?”. Con esa pregunta, el periodista, vaticanista y escritor italiano Luigi Sandri nos ayuda a comprender qué pasa en el Vaticano y cómo eso se refleja en toda la comunidad católica del mundo. Autor de los libros Cronache dal futuro (en español, «Crónicas del futuro”) y Dal Gerusalemme I al Vaticano III. I Concili nella storia tra Vangelo y potere (en español, «De Jerusalén I al Vaticano III. Los Concilios en la historia entre el Evangelio y el poder”), Sandri, en entrevista exclusiva con Adital, defiende que es necesaria una reforma dentro de la cúpula de la Iglesia Católica.

Para el escritor, esa reforma es el paso decisivo hacia una reformulación subsiguiente de la Iglesia Católica Apostólica Romana. «Pero el camino no será fácil, y serán inevitables las tensiones, el sufrimiento y las contradicciones”, advierte. Actualmente, la estructura de la Santa Sede se remonta (créalo) a la reforma lanzada por el Papa Sixto V en 1588, época en que toda América Latina, principal reducto católico en el mundo, apenas aparecía en los mapas del globo. Solamente con un equipo que reflexione con su mentalidad, el Papa puede hacer real el cambio en los rumbos de la Iglesia Católica. De lo contrario, Francisco corre el riesgo de continuar solo en la lucha por la liberación de los pueblos.

reproducao
Luigi Sandri es periodista y escritor. Foto: Reproducción.

Adital – A fines de 2014, el 22 de diciembre, en un discurso proferido a la Curia Romana, el Papa Francisco la convocó a «mejorarse”, señalando lo que llamó «enfermedades curiales” y «mal funcionamiento” del equipo de administración de la Iglesia Católica. Entre ellas, estaban la falta de autocrítica y de cooperación y las rivalidades. ¿Qué puede decir de la composición actual de la Curia Romana?

Luigi Sandri – El discurso del 22 de diciembre de 2014 me parece que es uno de los más importantes hasta ahora pronunciados por el Papa Francisco. De hecho, si él se refiere directamente a las «quince enfermedades” de la Curia Romana, indirectamente se refleja en las estructuras globales de la Iglesia Católica Romana y propone un modelo de comunidad cristiana llamada constantemente a la conversión y a una vigilancia crítica para no ser seducida por las tentaciones del poder.

Naturalmente, Bergoglio estaba refiriéndose a la actual composición de la Curia, pero en mi opinión fue más allá. De hecho, creo, la verdadera cuestión de fondo que implícitamente emerge a partir del afilado diagnóstico papal es ésta: ¿puede haber un órgano como la Curia que no sea inevitablemente tentado y a veces dominado por las tentaciones del poder?

Adital – ¿En qué medida ese discurso del Papa demuestra un contexto de conflicto y enfrentamiento dentro del Vaticano?

LS – En la medida en que Francisco, en su discurso, iba listando las «enfermedades” (¡quince!) de la Curia, los rostros de los cardenales y de los prelados que lo escuchaban parecían petrificados. Creo que muchos, si no la mayoría de aquellos eclesiásticos, consideraron inédita –y tal vez intolerable– la denuncia del Papa. Si el pontífice, previendo esta reacción (no explícita, pero no por eso menos fuerte), habló de aquel modo, es porque él considera que ya no es admisible una creciente oposición de muchos ambientes curiales a su modo de ejercer el «ministerio de obispo de Roma”.

Por otro lado, si Francisco sintiera a toda la Curia unida a él, fiel a sus directivas, solidaria con sus perspectivas, ¿por qué se atrevería a actuar de una forma en que en los tiempos modernos ningún pontífice jamás había osado?

A mi memoria viene el discurso de Pablo VI, el 21 de septiembre de 1963. Papa desde hacía tres meses, en el comienzo de la segunda sesión del Vaticano II, aquel pontífice hizo un discurso memorable para invitar a la Curia a no oponerse a las reformas que el Concilio iba proponiendo y a aceptar con humildad algunas fuertes críticas a la misma Curia, que habían surgido a lo largo de la primera sesión del Concilio, iniciada con Juan XXIII en octubre de 1962. Así, Montini [Pablo VI] supo mezclar algunas veladas críticas con amplios elogios, a fin de no irritar demasiado a los curiales.

Totalmente diferente ahora fue el tono de Francisco: su discurso pareció afilado, sin mediación: casi una tempestad de granizo, que tomó desprevenida a la Curia para un temporal como ése.

foto-ansa
El Papa reprendió a la Curia Romana a fines del año pasado. Foto: ANSA.

Adital – ¿Qué tipo de resistencias manifiesta hoy la Curia Romana a la actuación del Papa Francisco?

LS – Debemos recordar que la Curia no es un cuerpo monolítico: por ejemplo, en la época del Concilio Vaticano II, gran parte de ella hizo de todo para frenar, o incluso hasta sabotear, la iniciativa del Papa Juan; pero hubo también un grupo pequeño pero tenaz que se esforzó al máximo para que el Concilio lograra realizar la esperada «actualización”.

Volviendo a la actualidad, creo que los curiales (¡cerca de 2.300 personas, en su conjunto!) pueden ser divididos esquemáticamente en tres grupos. Una parte, con todo el corazón, está del lado de Francisco y se empeña al máximo en concretar sus indicaciones. Otra parte es escéptica: no se opone directamente al Papa, pero tampoco lo apoya y se limita a hacer un trabajo burocrático, fundamentalmente intentando dejar la máquina más lenta.

Finalmente, una parte es profundamente contraria a la forma de actuar de Bergoglio, a su estilo de vida, a su teología, a su mismo magisterio, cuando propone ideas o lanza hipótesis que a ellos les parecen casi «heréticas” y, de manera total, alejadas de cuanto proponían Wojtyla y Ratzinger. Es difícil «cuantificar” la fuerza numérica de los tres grupos, pero es cierto que el segundo y el tercero forman una articulada mayoría, si no, sería inexplicable por qué el Papa haya «flagelado” a la Curia con el discurso del 22 de diciembre.

Adital – ¿De qué manera esas dificultades se reflejan en la actuación de la Iglesia Católica?

LS – Imagino que, en Brasil –pero también en cualquier otro país de América Latina o de Asia o de África y del Norte del mundo– las personas no saben nada de las peleas curiales y tengan otros problemas de los que preocuparse. Sin embargo, un discurso como el del 22 de diciembre, tomado y difundido por muchos medios de comunicación, sugiere también a los más distraídos y a las personas más distantes de Roma que en la Curia –es decir, en el órgano que ayuda al Papa en el gobierno de la Iglesia Católica– está creciendo una dura oposición a Bergoglio. En suma, terminó en la Curia y en el establishment católico la luna de miel (si es que existió) con Jorge Mario Bergoglio.

Adital – Esa resistencia de la Curia, ¿puede ser comprendida como una manifestación de oposición al Sumo Pontífice?

LS – Naturalmente, estamos frente a la oposición de una parte de la Curia al Papa. Pero atención: esta oposición se manifiesta en «estilo curial” y por esto es subterránea, implícita, elusiva, clara a los adeptos a los trabajos pero obscura para las personas comunes. Sólo de vez en cuando ésta se hace clamorosa, pública, la punta de un iceberg mucho mayor de lo que parece a primera vista. Un ejemplo:

El cardenal de Estados Unidos Raymond L. Burke, prefecto del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica (una especie de Corte Constitucional de la Iglesia Romana), en entrevistas con muchos medios de comunicación en ocasión del Sínodo de los Obispos, en octubre de 2014, dedicado a la familia, dirigió críticas casi despreciativas hacia Francisco, afirmando que, con él reinante, la Iglesia parecía un navío sin timonero en medio de la tempestad. Una afirmación gravísima y casi ofensiva, que el Papa no podía fingir no haber oído. Y por eso el 8 de noviembre depuso al purpurado de su importante cargo y lo nombró Patrono de la Orden Soberana Militar de Malta, un cargo puramente coreográfico.

Todavía más sensacional –aunque indirecta– fue la impugnación al Papa de parte de cinco cardenales de la Curia, encabezada por el cardenal alemán Gerhard Ludwig Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el guardián de la ortodoxia católica. A mediados de septiembre de 2014, salió en inglés y, en octubre, en italiano, «Perseverar en realidad”, un libro que se opone frontalmente a la tesis sustentada por otro cardenal alemán de la Curia, Walter Kasper. Éste, elegido por el Papa, el 20 de febrero de 2014, había hecho un informe para el plenumdel Colegio Cardenalicio convocado por Francisco para reflexionar sobre el tema del Sínodo.

El purpurado, en resumen, había prospectado la posibilidad de que, en casos específicos, personas divorciadas y casadas nuevamente podrían recibir la Eucaristía. Una hipótesis inaceptable para los cinco (que, después, en varias entrevistas, se unieron al cardenal Angelo Scola, arzobispo de Milán, Camillo Ruini, ex vicario de Roma y por tres mandatos nominado por el Papa Wojtyla como presidente de la Conferencia Episcopal Italiana y Francis Y. George, arzobispo de Chicago). Formalmente, aquel libro le respondía a Kasper; en realidad, se oponía a Francisco.

reproducao
Oposición a Francisco es implícita y puede pasar inadvertida para algunos. Foto: Reproducción.

Adital – ¿Cómo afecta eso los planes del Papa Francisco en el sentido de realizar reformas dentro de la institución religiosa?

LS – La oposición, ahora clara y pública, de una parte del Colegio Cardenalicio (y, naturalmente, del episcopado mundial) a Francisco complica el camino hacia las reformas imaginadas por el Papa reinante. En realidad, él desea intensamente mantener unida a la Iglesia Romana, intentando hacer coexistir serenamente dentro de ella a los varios puntos de vista teológicos y pastorales existentes en ella. Sin embargo, en algún momento, sobre algunas cuestiones, será necesario deliberar y hacer elecciones precisas. Así, el Sínodo de octubre próximo (que es como el segundo «round” de aquél de 2014) va finalmente a decidir si será posible o no, dar la comunión –por lo menos en algunos casos– a los divorciados que se volvieron a casar.

Si el Papa no decide otra cosa, también la próxima Asamblea será «consultiva”, o sea, elaborará «consejos” para ofrecer al Papa que al final decidirá libremente. Pero política y eclesiásticamente sería muy difícil para el Papa repudiar un «consejo” sinodal y rechazarlo.

Ahora, si con la necesaria mayoría de los dos tercios del Sínodo «se aconsejará” al Papa una elección pastoral «liberal” para los divorciados que se volvieron a casar, ¿qué van a hacer los cardenales y obispos «perdedores” en el Sínodo? ¿Qué harán Müller y sus fans? Será por lo tanto muy difícil para el mismo Bergoglio mantener la «unidad en la diversidad”, cuando en realidad la elección «pastoral” indicada será una, y sólo una, desagradable a los «perdedores”.

Adital – Dentro y fuera del Vaticano, ¿por quién está compuesta la oposición al Papa Francisco?

Adital – A Francisco le gustaría dar respuestas «pastorales” a problemas difíciles y complejos, tales como los divorciados que se volvieron a casar y las uniones civiles: o sea, manteniéndose firme los «principios doctrinarios”, al Papa, como un buen pastor, le gustaría ayudar a las personas que están en esas situaciones, sin marginarlas de la Iglesia y sin considerarlos pecadores no arrepentidos.

La respuesta de los cardenales y obispos a las perspectivas abiertas por el Papa está vinculada a la mentalidad y a la cultura de los pueblos entre los cuales los obispos actúan. Por ejemplo, salvo rarísimas excepciones, la mentalidad general de los africanos es, culturalmente, totalmente contraria a las uniones homosexuales; por esta razón, también en el Sínodo 2014, los «padres” del continente africano se opusieron a cualquier cambio en la enseñanza del magisterio de los últimos Papas, condensada en el Catecismo (1997), que a pesar de respetar a las personas homosexuales hace un juicio moral absolutamente negativo de los actos homosexuales. Incluso algunos prelados del norte del mundo reivindican la misma actitud rígida, pero en Europa y en América del Norte hay también prelados (y su número está creciendo) que dan una evaluación ética favorable a las uniones homosexuales si se viven con amor, fidelidad y respeto.

Al contrario, sobre la doctrina social –tan osada que algunos lobbistas y algunos grupos, incluyendo católicos, acusan a Bergoglio de ser «comunista”–, casi todos los cardenales y obispos del sur están totalmente de acuerdo con el Papa, que denuncia «las causas estructurales de la pobreza”. En vez de esto, en el norte del mundo, la doctrina social de Francisco es vista con sospecha (o con preocupación) por muchos eclesiásticos y por muchos políticos católicos. Con algunas excepciones, esa oposición es implícita, subterránea, elusiva, pero durísima. O –en algunos corredores de la Curia– irreverente, pues se comenta sarcásticamente «la teología de Copacabana” de Bergoglio.

Adital – ¿Intereses exteriores a la Iglesia Católica y a la religión estarían por detrás de esa oposición? ¿Cuáles?

LS – Sí, la oposición a la doctrina social de Francisco, tanto dentro como fuera de la Iglesia Católica, también tiene una raíz política y financiera: en realidad, los grandes capitalistas, los ejecutivos de las empresas multinacionales y los políticos que defienden los privilegios de los ricos se sienten amenazados en sus intereses por una enseñanza papal que denuncia las causas estructurales que inevitablemente generan pobres, o sea, los «empobrecidos por el sistema” neoliberal. ¿Cómo podrán amar la enseñanza de Bergoglio aquellos católicos que, siempre en las primeras filas en las procesiones con bandas de música y flores, se ven desnudos por la propia ganancia y, en contradicción, con sus obras, muy distantes del Evangelio?

Por el contrario, en las cuestiones más relacionadas con la sexualidad (divorcio, uniones homosexuales) alguna oposición al Papa puede provenir, en algunos países, a partir de esos «pensadores libres” o de esos «ateos devotos”, que no creen para nada en el magisterio de la Iglesia Romana y, sin embargo, están felices de que eso exista, cuando coincide con sus ideas reaccionarias.

reproducao
La resistencia al mensaje liberador del Papa tiene también una raíz política y financiera. Foto: Reproducción.

Adital – ¿Sorprendió el Papa Francisco al Vaticano cuando, en tan poco tiempo, creó una imagen que amenazaría a elementos de una postura tradicionalista de la Iglesia Católica en lo que se refiere a la doctrina y a la disciplina?

LS – Muchos, en la Iglesia Católica, confunden la Tradición («T” mayúscula) con la «tradición” («t” minúscula) e ignoran que algunas costumbres y hábitos difundidos hoy en la Iglesia no derivan de una enseñanza de Jesús sino que surgieron, históricamente, en determinados contextos culturales para atender a las necesidades locales. A veces, esas elecciones fueron inteligentes y útiles para fortalecer la fe; otras veces, miopes. En cualquier caso, pueden y deben ser rediscutidas si la situación actual y el bien de la Iglesia lo aconsejan. La «pastoral” es el arte de saber traducir el Evangelio a modalidades que cambian con el tiempo. No es la «fe” la que cambia sino los «caminos” para hacerla explícita aquí y ahora.

Los tradicionalistas más brillantes no saben que muchas «tradiciones” que ellos consideran «sacrosantas” nacieron sólo 500 años atrás, en la época del Concilio de Trento (1545-1563). O, por ejemplo, no saben que el celibato eclesiástico, que es norma en la Iglesia Latina, no es «Tradición” sino sólo «tradición”: es la ley, reafirmada en el siglo XII, por varios Concilios Lateranenses. Pero (como disposición intangible) en realidad, no deriva de las Escrituras: de hecho, en la carta a Timoteo I (3, 1-4) y a Tito (1, 5-9), el apóstol Pablo dice que «el obispo debe ser sobrio, prudente, casado con una mujer solamente y capaz de conducir bien la propia familia”.

Por lo tanto, una defensa endurecida del celibato eclesiástico no puede basarse en el Nuevo Testamento. Entonces, una cosa es enaltecer el carisma de la virginidad (Jesús elogia a aquellos que se hacen eunucos por amor al Reino de los Cielos), otra es exigir por ley a todos los eclesiásticos el celibato. En tal contexto, parece una hipótesis sabia –muchas veces expresada en Brasil y en otros países de América Latina y África– la ordenación sacerdotal de hombres casados, primer paso para rediscutir a fondo la relación entre celibato y sacerdocio.

Y, siempre citando la «tradición”, desde siempre las Iglesias Ortodoxas y las Iglesias Orientales Católicas tienen un clero celibatario y casado. Por lo tanto, los tradicionalistas que quieren defender a la «Iglesia de siempre”, muchas veces, no saben cómo, siglos atrás, vivió la Iglesia. Confunden el «siempre” con opciones pastorales elegidas por las autoridades eclesiásticas en tiempos más recientes.

Adital – El último concilio, realizado entre 1962 y 1965, primó por una apertura y una descentralización de la institución. ¿Eso no se concretó? ¿Por qué hoy esa orientación parece ser rechazada dentro del propio Vaticano?

LS – Afirmando la «primacía del pueblo de Dios” y la «colegialidad episcopal” (el colegio de los obispos unido con el Romano Pontífice es, éste también, sujeto de plena y suprema autoridad sobre toda la Iglesia), el Vaticano II publicó las bases para una descentralización radical de las estructuras católicas. El Sínodo de Obispos, creado por el Papa Pablo VI en 1965, va en ese sentido, pero muy tímidamente, pues no encarna la «colegialidad” en sentido pleno.

Además, el Papa Pablo VI, Juan Pablo II y Benedicto XVI no quisieron implementar en forma abierta la «colegialidad”: de hecho, siempre tomaron las decisiones más importantes por cuenta propia, sin un real involucramiento del episcopado. Ejemplo clamoroso en ese sentido, fue el de Paulo VI: retiró del Concilio la oportunidad de que los obispos discutieran los medios éticamente admisibles para regular los nacimientos; luego confió a un comité de 75 miembros (prelados, teólogos, médicos, parejas) el estudio del problema, a fin de tener una «opinión consultiva”. El parecer salió y, abrumadoramente, estaba a favor de dejar que los cónyuges decidieran según su conciencia. Pero él rehusó esta opinión, y el 25 de julio de 1968 publicó la encíclica Humanae Vitae, que proclamaba a la anticoncepción como inmoral. En la Iglesia Católica se levantó una inmensa ola de polémica en contra de la enseñanza papal.

Los últimos papas han afirmado su disponibilidad para rediscutir «la forma del ejercicio del servicio petrino”, pero en realidad hasta Francisco esas palabras fueron sólo… palabras. En seguida, en lo que se refiere al «pueblo de Dios”, en el pos-concilio, a nivel local y nacional, fueron intentadas varias e interesantes maneras de concretar aquel proyecto: en los Países Bajos, en Suiza, en Alemania, en Austria, en Sínodos o Encuentros nacionales, clero y laicos juntos intentaron encontrar soluciones a los problemas pastorales pendientes. Pero, cuando hicieron propuestas desagradables para Roma (libertad de consciencia en el control de la natalidad, celibato opcional…), estas propuestas fueron, todas, rechazadas por la Curia Romana. Falta entonces a nivel de la Iglesia Universal, una especie de Senado, donde el «pueblo de Dios” esté, de alguna manera, representado. La Iglesia Romana continúa siendo clerical y machista.

El Papa Francisco comenzó a revertir el curso: así él quiso que, en vista del Sínodo de 2014 (y, ahora, ante el de 2015), en las varias diócesis del mundo, fuese distribuido un cuestionario para que los fieles expresen su opinión sobre los temas de la familia. Fue una experiencia reducida, pero significativa, que podría (quien sabe) generar desarrollos más profundos en el futuro.

Hasta ahora, sin embargo, la «descentralización” esperada no ocurrió. De hecho, la Curia Romana debería «devolver” a las Iglesias locales (diócesis y Conferencias Episcopales) derechos que (por razones históricas, y tal vez por razones durante un tiempo hasta justas), gradualmente había reservado para sí. El principal de esos derechos es la elección de los obispos de las diócesis. Actualmente la regla es la siguiente: el nuncio en un determinado país hace su investigación, y después elije una tríada: la Curia (Congregación de los Obispos) examina con cuidado la terna y, finalmente, el Papa elige el candidato que él cree es el mejor.

La iglesia local no tiene ni la primera ni la última palabra: ambas son prerrogativas de la Curia Romana. En vez de esto, la concreta y coherente aplicación de los grandes (sin embargo, genéricos) principios enunciados por el Vaticano II exige (¡exigiría!) que, poco a poco, gradualmente, el nombramiento del obispo de las diócesis pase a manos del «pueblo de Dios” de aquella Diócesis, eventualmente con la participación de la Conferencia Episcopal. Un modo realista y viable para llegar a la elección sería confiarla al Consejo Pastoral (clérigos y laicos) y presbiteral de la Diócesis: dos estructuras cuyos miembros son electos de alguna forma por el pueblo, a través de los Consejos Pastorales Parroquiales.

De hecho, al comienzo de la Iglesia, ¡era toda la comunidad la que elegía a su propio pastor! ¿Por qué no podría ser así hoy? Se trata, obviamente, de ponderar bien esos cambios, evitar la ingenuidad (aún hoy, como en los primeros tiempos, podrían formarse grupos extremadamente opuestos), actuar con cautela: pero el Vaticano II no será implementado, en realidad, hasta que los fieles, hombres y mujeres de una Diócesis, no tengan voz, una gran voz, en la elección de su pastor.

Adital – El discurso del Papa –de desapego, respeto por los pobres y simplicidad– sugiere una ruptura con la cultura tradicionalista que había sido instaurada en la Iglesia. ¿Por qué eso incomoda a algunos sectores -sociales y religiosos?

LS – La manera como Francisco ejercita su ministerio de obispo de Roma ha perturbado a aquellos que tienen una visión sacramental, mítica, de la persona del Papa. Para esas personas, es insoportable y casi un sacrilegio, el hecho de que el Papa viva con simplicidad, hable continuamente de los pobres, coma con las personas que viven con él en Santa Marta (el palacio que durante el cónclave hospeda a los cardenales que votan; ubicado a 300 metros del Palacio Apostólico donde el Papa va sólo para los encuentros oficiales, o los domingos, para recitar el Ángelus con las personas que se amontonan en la Plaza de San Pedro).

Es verdad que durante siglos, los papas –que, por tanto tiempo, fueron también reyes, es decir, soberanos del Estado Pontificio– vivieron con gran lujo. Pero, ¿cómo vivía Jesús? ¿Cómo vivían los obispos de Roma, sino entre los pobres y como los pobres, hasta que los emperadores Constantino y Teodosio cubrieran a los papas con privilegios, interesados en tener el apoyo del clero para mantener firme su poder? Tal vez Francisco no esté alineado con la «tradición”; ¡pero él es ciertamente la «Tradición”!

osservatore-romano
Francisco intenta cambiar el rumbo de la Iglesia predicando la simplicidad. Foto: L´Osservatore Romano.

Adital – Cuando asumió el pontificado, ¿el Papa Francisco consiguió construir un equipo, dentro de la Curia Romana, compatible con su pensamiento?

LS – Francisco intenta formar en la Curia un equipo que reflexione sobre su mentalidad y esté determinado a llevar adelante las reformas que él desea. Pero no es fácil, porque debido a la oposición de una parte de los cardenales y prelados, Bergoglio corre el riesgo de quedar solo o de tener una máquina curial bloqueada.

Un ejemplo de la necesidad, para él, de tener en consideración las varias «almas” curiales, y de no oponerse frontalmente a aquellos que no comparten sus pensamientos o su práctica, es el hecho de que el Papa ordenó cardenal a Müller, que, a pesar de la hostilidad teológica del purpurado para con él, lo dejó al comando (donde fue colocado por Ratzinger) de un dicasterio clave de la Curia, como la Congregación para la Doctrina de la Fe, el antiguo Santo Oficio. Una coexistencia que, para el propio Francisco, no fue, no es y no será indolora.

Sin embargo, con los nombramientos relacionados con el próximo consistorio de mediados de febrero, veremos más claramente delinearse todo el equipo que Francisco quiere cerca de él para llevar a cabo las reformas que considera necesarias para la Iglesia Romana [en relación con la hipótesis de la reforma de la Curia Romana, veremos cuáles son los resultados del Consistorio con el Colegio Cardenalicio, convocado por el Papa, que inició sus trabajos el jueves 12 de febrero, en Roma, y que termina hoy [viernes], día 13]. El proyecto de reforma de la Curia fue confiado por él a ocho cardenales de varios continentes (ahora nueve, porque agregó al Secretario de Estado, Pietro Parolin), liderados por el arzobispo de Tegucigalpa [Honduras], Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga. Veremos en pocos meses todo el proyecto y las reacciones que va a despertar dentro del Colegio de Cardenales y dentro de la Curia Romana. Por el «tono” de esas reacciones será posible comprender más claramente a dónde nos podrá llevar el viento de los Andes soplando sobre el Tíber.

Adital – Actualmente, ¿hay necesidad de una reformulación de la propia estructura de la Curia Romana?

LS – Obviamente, es necesario un cambio profundo, radical, de la Curia, cuya estructura, en sustancia, remonta a la reforma lanzada por el Papa Sixto V en 1588. Pío X, en 1908, trajo cambios importantes y, mucho más trajeron –intentando considerar los resultados del Vaticano II– Paulo VI en 1967, y en 1988 Juan Pablo II, con la Pastor bonus, la Constitución Apostólica que reorganizó la Curia y que dura hasta hoy. Es cierto que la reforma que Francisco está pensando, y que el Consejo de los ocho+uno está preparando comportará notables cambios: desaparecerán algunas «Congregaciones”, otras serán fundidas, otras inclusive serán nuevas en hoja (por ejemplo, la Congregación para los Laicos), y lo mismo ocurrirá con los Consejos Pontificios y otros órganos.

Pero, además de estos importantes cambios, la reforma, yo creo, deberá ser evaluada en relación con estos tres puntos:

1) las relaciones entre Papa y Curia. El encuentro del pontífice con todos los jefesde dicasterio será ocasional (hoy ocurre dos o tres veces al año) o entonces con una frecuencia estable, ¿una o dos veces al mes? La frecuencia (normativa) de esos encuentros dirá cuánta colegialidad se pretende activar.

2) Las relaciones entre Sínodo y Curia. Actualmente, el organigrama del poder Vaticano prevé esta pirámide: Papa-Curia-Sínodo. Debería ser cambiado a Papa-Sínodo-Curia. No es un juego de palabras: se trata de ver si, en perspectiva, la Curia está al servicio del Papa, pero controla a los obispos; o si la Curia está al servicio del obispo de Roma y del Colegio Episcopal unido a él. Si fuere elegida esta segunda hipótesis, de a poco, derivarán de ella importantes y positivas consecuencias legislativas y pastorales, y la «descentralización” no será una caja vacía.

3) La presencia de la mujer. Actualmente, todos los centros de poder en el Vaticano están en las manos de hombres (sexo masculino): ¿cómo podrá la otra mitad de la Iglesia estar representada? Y aquí surge un problema muy complejo, delicado y urgente, que no puede ser resuelto con éxito sin una radical rediscusión del concepto (no evangélico) de «sacerdocio”, para retomar los conceptos evangélicos y neotestamentarios de «servicio/diakonia/ministro/ministerio”. Dejando intocada la «doctrina” actual, es imposible en la Iglesia Romana dar un lugar apropiado y voz deliberativa, también a las mujeres; todo es posible, sin embargo, en el caso que se parta de «ministerios/servicios” abiertos a hombres y mujeres.

reproducao
Francisco intenta formar en la Curia un equipo que reflexione su mentalidad y lleve adelante reformas. Foto: Reproducción.

No veo, sin embargo, la forma en que el grupo de los 8+1 cardenales pueda enfrentar ese gigantesco problema doctrinal, teológico, jurídico y pastoral. Creo que la cuestión del ministerio de las mujeres, y muchas otras, hoy urgentes, incumbentes y «calientes” –el status del presbítero; la realización de laIglesia = Pueblo de Dios; la necesidad de un ecumenismo valiente y más intensas relaciones con el judaísmo y con las religiones no-cristianas o afro-americanas; una visión renovada de la sexualidad que se confronte con la modernidad; las consecuencias institucionales decurrentes de la decisión de poner en la base de acción de la Iglesia el compromiso con la justicia/la paz/la defensa de la creación– exigirían nada menos que un nuevo Concilio, el «Vaticano III”. Una gran asamblea, que podría ser celebrada fuera de Roma, en una ciudad del sur del mundo (donde hoy vive la mayoría de los católicos) y en la que participen, con pleno derecho, grandes representaciones de sacerdotes, monjes/monjas, religiosos/religiosas y laicos hombres y mujeres.

En fin, una reforma radical de la Curia, hija de la visión de un obispo de Roma, que «vino casi desde el fin del mundo” (como dijo a la multitud el recién electo Papa, en la noche del 13 de marzo de 2013), implica la reforma de la Iglesia; y viceversa. Puede ser también que, por ahora, Francisco reforme la Curia, como un paso decisivo para la reforma subsecuente de la Iglesia Romana. Pero el camino no será fácil, y serán inevitables las tensiones, sufrimiento y contradicciones. Y, todavía, es grande la esperanza de que el sueño comience a volverse realidad.

Lea también

[ENTREVISTA ESPECIAL] Mensaje liberador del Papa es amenazado por sectores conservadores

Papa Francisco defiende mayor participación de la mujer en las actividades de la Iglesia

El Papa aprueba beatificación de Oscar Romero y fortalece la concepción de ‘Iglesia de los pobres’

 Marcela Belchior
Es periodista de Adital. Maestra en Comunicación y Semiótica en Pontifícia Universidade Católica de São Paulo (PUC-SP), investiga las relaciones culturales en América Latina.

Correo electrónico:
marcela@adital.com.br
belchior.marcela@gmail.com
http://site.adital.com.br/site/noticia.php?lang=ES&cod=84037

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: