EL OBISPO DE AMBERES REPLANTEA LA ACEPTACIÓN DE LOS GAYS EN LA IGLESIA CATÓLICA


Febrero 27, 2015

La homosexualidad en Bélgica ha sido un tema activo y latente que ha renacido a finales del 2014 con una carta del obispo de Amberes al Vaticano pidiendo una mayor permisividad hacia los colectivos de gays, lesbianas y transexuales dentro de la doctrina de la Iglesia Católica.

El obispo de Amberes, Johan Bonny, ha pedido mediante una carta al Vaticano un cambio de enfoque y lenguaje en las “irregularidades” de la doctrina católica. Bonny opina que la Iglesia debería “abandonar su actitud defensiva” en temas como la acogida de homosexuales, de los divorciados y casados por segunda vez, o de los jóvenes que viven en pareja sin contraer matrimonio. El prelado explica que “al igual que en la sociedad actual existe diversidad para las parejas, también debería haber una diversidad de formas de reconocimiento en el seno de la Iglesia”.

La carta del obispo perteneciente al Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, está escrita en un lenguaje claro y poco habitual para este tipo de documentos. En ella explica que se basa en propias vivencias con numerosas familias que dicen estar en desacuerdo con la doctrina católica de ser excluidos y no poder practicar la religión. Bonny afirma que “como obispo, he tenido que escuchar bastante irritación”, así pone ejemplos de un hermano que se enfadó porque su hermana se había vuelto a casar y ya no puede leer en la Eucaristía o el padre que reclama más comprensión para su hijo homosexual que se siente rechazado por la Iglesia y dice que “para estas personas, esta solidaridad es un signo importante de la solidaridad de Dios con toda persona, sea lo que sea que le ocurra. La Iglesia no puede quedarse atrás en lo que toca al apoyo y hospitalidad del que ellos siguen dando testimonio en el seno de la familia”.

Tras enviar la carta, Bonny dedicó una entrevista al diario Belga De Morgen, para aclarar a los ciudadanos de Amberes y de Bélgica su opinión, por la cual es considerado uno de los primeros líderes eclesiásticos que saca a la luz la fuerte reticencia fuera del matrimonio constituido por hombre y mujer. En la entrevista introduce también la idea de hijos en parejas homosexuales, afirmando que “hay apertura para nueva vida, o al menos hay que dar la oportunidad a que las parejas homosexuales sean generosos con la vida hacia sus hijos”.

A raíz de la mensaje emitido por el obispo, el joven locutor de radio de la cadena belga Music and More y embajador de ‘Wel jong, niet hetero’ (Sí Joven, pero no hetero), una organización centrada en jóvenes LGBT, ha aparecido en el diario De Morgen con un artículo de opinión en el que afirma que “son personas clave como Johan Bonny las que pueden hacer ver al mundo que ser homosexual no es un problema extraño”. Pero también opina que esta actitud conciliadora por parte de la Iglesia con la sociedad gay quizás habría sido más adecuada durante los años ochenta y afirma que “la Iglesia ya ha perdido el monopolio social y ético una generación anterior y la sociedad no siente pena por ello”.

Por otro lado, ‘Katholiek Vlaams Hoogstudentenverbond Antwerpen’, la Fraternidad de Estudiantes Flamencos Católicos de Amberes ha respondido al asunto aduciendo que Bonny, con su mensaje, deja que la Iglesia libere de pecado la sexualidad fuera del matrimonio.

Una ciudad gay

Amberes, la ciudad que ha servido como origen del actual debate, no es desconocida en el ambiente de la comunidad LGBT y cuenta con numerosos bares y discotecas, reservados a aquellos que se encuentren identificados. Uno de los bares más solicitados es el Hessenhuis, abierto desde 1993 y con ello uno de los primeros de Amberes. Por otro lado, la discoteca Red and Blue, una de las discotecas más conocidas y solicitadas de la ciudad, que se reserva para el público gay sus sábado noches.

Pero no todo es fiesta, desde la organización ‘Wel jong, niet hetero’, promueven actividades informativas y culturales, entre jóvenes LGBT hasta los 30 años para conocerse entre ellos y poder hablar acerca de su sexualidad y de la relación con sus allegados y la sociedad. Esta organización se divide en grupos por localidades en toda Bélgica y Amberes también cuenta con dos grupos. Gracias a estas iniciativas de agrupación, se ejerce una importante labor social entre los jóvenes, proporcionando educación en centros educativos contra la homofobia y la normalización de la sexualidad gay y lésbica en la sociedad belga.

http://www.ccinf.es/infoactualidad/index.php/articulos-corresponsalias/3593-el-obispo-de-amberes-replantea-la-aceptacion-de-gays-en-la-iglesia-catolica

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: