¿Sacerdocio femenino? No, la presencia de la mujer en la Iglesia es mucho más


Reflexiones a partir de un encuentro en el Vaticano: el horizonte de la mujer no puede ser ocupar el lugar del hombre

Womens Role in the ChurchJeffrey Bruno
El domingo ocho de marzo, con motivo del Día Internacional de la Mujer, se celebró una jornada  en el Vaticano dirigida por «Voices of Faith», una iniciativa de la Fundación católica Fidel-Götz para mejorar la participación, liderazgo y reconocimiento de la dignidad de las mujeres. Setenta activistas y expertos de todo el mundo nos reunimos para intentar comprender la situación de la mujer desde una perspectiva global, compartiendo experiencias y testimonios de quienes trabajan sobre el terreno, en ocasiones en las peores condiciones que podamos imaginar.

Es el caso de Mukteshwari Bosco, que lucha con valentía desde hace años por lograr una mayor salubridad en las áreas rurales de la India, donde mueren cada día más de 800 mujeres al dar a luz y muchas otras quedan con secuelas graves sólo por no mantener unas condiciones mínimas de higiene.

También escuchamos a la joven refugiada somalí Suad Mohamed, que nos habló sobre cuál ha sido su vida en el campo de refugiados de Kakuma durante 17 años, donde ella ha conseguido, gracias a la ayuda internacional, realizar unos estudios universitarios que le permiten dar a conocer al mundo entero el día a día de estos campos de refugiados y ayudar a su comunidad.

También tomó la palabra la hermana carmelita Marta Pelloni desde su experiencia con mujeres que han sido víctimas de las mafias de la trata, del tráfico de bebés e incluso de órganos, o la cristiana ortodoxa siria Hermana Hatune Dogan, testigo de primera mano de las limpiezas étnicas y violaciones masivas del Estado Islámico… y así muchas otras personas que deseaban mostrarnos cuál es la verdadera situación de la mujer en el mundo y cuáles son las principales causas de su abandono, miseria o maltrato. Una dolorosa pero importante experiencia que permite abordar esta problemática desde una mirada más amplia y global.

Después de escuchar estos intensos testimonios no puedo dejar de pensar que nosotros, en las sociedades occidentales y desarrolladas, a menudo olvidamos estas realidades cuando meditamos sobre la presencia femenina en la Iglesia. Se trata de una necesidad imperiosa como ha señalado repetidas veces el Papa Francisco, como lo es también la formación de mujeres teólogas y el incremento de su número en la Comisión Teológica Internacional y en otros órganos del Vaticano, pero hemos de tener cuidado de no insistir en esta mayor incidencia con los métodos, estrategias y discursos con frecuencia falaces del feminismo igualitarista, que está sostenido por una tradición de pensamiento de origen liberal-capitalista ajeno a la vida y a la historia del pueblo de Dios.

Es importante no estructurar nuestras reflexiones sobre una dicotomía que considere que los ámbitos de poder son superiores a aquellos que tienen que ver con la esfera vital, personal y familiar, y que el acceso a vida pública de la mujer es una conquista de los primeros y exige un rechazo de los segundos, lo que tiene una influencia directa en la pérdida de la peculiar sensibilidad caracterizada como «genio femenino».

En otras palabras: no se puede plantear una mejora de las condiciones de la mujer insistiendo en que para alcanzar relevancia pública se debe perder la propia identidad y la libertad de ser una misma. De hecho una visión de ese tipo no ayuda en nada a mostrar la importancia de nuestra presencia en la vida, puesto que, en el fondo, vuelve a despreciar las peculiaridades que nos son propias al considerar que el hombre y la mujer mantienen identidades perfectamente indiferentes e intercambiables, ya que el sexo es una decisión cultural e incluso un acto de la voluntad.

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Roque Candia
    Mar 12, 2015 @ 10:59:37

    Los apóstoles eran pescadores que huyeron . Las mujeres y Juan estaban en la crucifixión. Seguimos a Dios, servimos; en sencillez. No ala injusticia ni complicaciones.

    Responder

  2. Graciela Moranchel
    Mar 12, 2015 @ 11:16:53

    ¿Y estas mujeres son las representantes de «Voices of Faith»…? Mmmmmm….. Se ve que les han hecho un buen «lavado de cabeza»…

    Ellas afirman: «hemos de tener cuidado de no insistir en esta mayor incidencia con los métodos, estrategias y discursos con frecuencia falaces del feminismo igualitarista, que está sostenido por una tradición de pensamiento de origen liberal-capitalista ajeno a la vida y a la historia del pueblo de Dios.
    Es importante no estructurar nuestras reflexiones sobre una dicotomía que considere que los ámbitos de poder son superiores a aquellos que tienen que ver con la esfera vital, personal y familiar, y que el acceso a vida pública de la mujer es una conquista de los primeros y exige un rechazo de los segundos, lo que tiene una influencia directa en la pérdida de la peculiar sensibilidad caracterizada como “genio femenino…». (sic)

    Discúlpenme, pero no me siento identificada en lo más mínimo con estos discursos. Pura ideología e intento de manipular desde el Vaticano…

    Responder

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: