Ana María Huck: La unidad es un reto


Los temas que preocupan a la sociedad, también deberían inquietarnos porque somos parte de ella; somos llamados a ser levadura, sal, luz, las manos y el corazón de Dios, para hacer visible Su invisible reino en la tierra.

MUY PERSONAL AUTOR Jacqueline Alencar 21 DE MARZO DE 2015 23:28 h

Ana María Huck de Vangioni, en el aniversario de la UDME. Hablamos con Ana María Huck de Vangioni, pesidenta de la Unión de Mujeres Evangélicas de España (UDME), organización que inició su andadura en el año 1965 y que promueve la unidad en amor y servicio. Este año celebran su 50 Aniversario.   Pregunta.- La unión de Mujeres Evangélicas de España tiene por delante unos meses de celebraciones con motivo del 50 Aniversario de esta organización. ¿Qué nos puede comentar acerca de la trayectoria de la misma desde su creación hasta ahora? Respuesta.- Para las mujeres que formamos la “Unión de Mujeres Evangélicas de España”, nuestro 50 aniversario tiene un significado muy especial. Estamos muy emocionadas y profundamente agradecidas a las mujeres fundadoras que nos precedieron y fundaron la Unión en 1965, en tiempos nada fáciles, y muy revueltos –recordemos que recién en 1967 se promulgó la ley de libertad religiosa. Este movimiento interdenominacional, que promueve “la unidad, en amor y servicio”, es tan singular que no existe en ninguno de los países que forman Europa. El comienzo, en Barcelona, fue muy sencillo: un grupo de mujeres de distintas iglesias y de las diversas familias denominacionales protestantes, o evangélicas, liderado por Violeta de Campderrós se reunieron a principios del año 1965 para orar y buscar la voluntad de Dios. Decidieron convocar a las mujeres de las diferentes Iglesias Evangélicas a una reunión el día 20 de marzo de 1965, en la Iglesia de c/ Tallers. Dª Violeta expuso cuáles eran los objetivos y propósitos para organizar una “unión de mujeres” con carácter interdenominacional y con entusiasmo eligieron la 1ª Junta, conformada por Violeta de Campderrós, Raimunda Solanas, Inés Florit, Noemi Tejerina, Laura Albiñana, Lola Angurell, Dª Friedel Gutiérrez, Enriqueta Cabezas y Noemi Celma de Bonet. El lema elegido fue «Unidas para Amar y Servir», el mismo que mantenemos hoy en día. Aunque el logo ha cambiado, no así el amor a la unidad del pueblo de Dios. El requisito para pertenecer a la Unión fue: «Fe personal en Cristo como Salvador; en el Espíritu Santo como guía y en la inspiración de la Palabra de Dios como única regla de fe y conducta. El objetivo desde esos inicios hasta la actualidad es trabajar hacia adentro de sus iglesias evangélicas locales y hacia afuera, alcanzando la sociedad que nos rodea.   Público asistente. P.- ¿Qué destacaría de la persona y labor de las mujeres que la han precedido liderando la UDME? R.- Estas pioneras tenían la convicción de haber recibido de parte de Dios una carga especial para fomentar, impulsar, fortalecer y cuidar la relación entre las mujeres cristianas evangélicas de España, sin distinción denominacional. Su “hoja de ruta” era clara: 1) Ayudar a la Mujer integral, en sus necesidades espirituales, físicas, emocionales, culturales y sociales, dentro de un enriquecido marco de compañerismo con mujeres de otras iglesias evangélicas. 2) Impulsar la evangelización a través del testimonio personal, reuniones, conciertos, conferencias, etc. 3) Fortalecer el crecimiento espiritual personal a través de una vida disciplinada devocional, de compromiso con Dios, su iglesia local, el lugar de trabajo, de estudio y la sociedad en general. 4) Reforzar la identidad como hija de Dios, para descubrir y ejercitar los dones otorgados por el Espíritu Santo y ponerlos en práctica en su iglesia local, primeramente. A pesar de sus variados trasfondos eclesiales, el grupo disfrutaba de un excepcional espíritu de unidad y compañerismo.  Se reunían periódicamente para orar y así germinó la idea de “hacer algo juntas y unidas”, lo cual propició el nacimiento del proyecto de la Residencia Infantil Emanuel en 1969. En una casa prestada generosamente, situada en S. Just Desvern, Barcelona, se instaló un hogar para niños desfavorecidos, donde cientos de estos fueron atendidos por un equipo y un Patronato muy comprometido. Debido a diversos cambios de leyes y regulaciones a nivel nacional y autonómico, la UDME consideró beneficioso que la Residencia tuviera su propia identidad jurídica y en la actualidad la R.I.E. tiene su propia Junta Directiva.   P.- ¿Cuál el aporte de la organización dentro del ámbito evangélico de España? R.- Hemos intentado ser “luz y sal”, como mujeres con un compromiso fuerte, con una visión clara, un corazón sensible, que buscan maneras de “amar y servir” a nuestras familias, a nuestras iglesias locales, y a nuestro ámbito laboral y social. Hemos intentado fomentar la paz, el entendimiento y el respeto mutuo, cooperando en diversos proyectos nacionales que se vieron reforzados a través de nuestra colaboración y presencia. Creemos que la “unidad” no es “uniformidad”, sino que hay una gran riqueza en la diversidad. Esperamos que Dios siga respaldando esta labor, porque esperamos Su aprobación y bendición.   Reflexión bíblica de Pablo Martínez Vila. P.- ¿Cómo ha sido la respuesta de las mujeres evangélicas a vuestro llamado a cooperar en la extensión del Evangelio en nuestro país? R.- Comenzando en Cataluña, poco a poco la “Unión Femenina Evangélica Española”, como se llamó entonces, se extendió al centro de España, Madrid. Actualmente tenemos Filiales en Madrid, Cartagena, Alicante, Málaga, Valencia, Zaragoza, y con representantes en la mayoría de las Autonomías.  Cada Filial celebra diversos eventos a lo largo del año, de carácter Espiritual, como reuniones de oración, conciertos, Día de la Biblia, Desayunos y marcha de Oración de “España oramos por ti”, etc.; Cultural, con certámenes de poesía y literatura, conferencias, exposiciones, paseos por rutas históricas protestantes, etc.; y Social, fomentando el apadrinamiento de niños de diversas organizaciones evangélicas; colaborando con la Asociación contra el cáncer, “Operación Niño de la Navidad”, Misión Urbana, participando y organizando actividades y marchas en el Día contra la Violencia de género, Día Internacional de la Mujer, etc. Hemos apoyado en diversas catástrofes internacionales,  enviando ayuda a zonas de conflictos bélicos. En colaboración con otros grupos enviamos cuatro camiones cargados con artículos diversos durante los conflictos bélicos en Kosovo; también un gran container con materiales didácticos destinados al “Centro Educativo Ñandejara” en Paraguay, etc.   P.- ¿Nos podría hacer un balance del acto conmemorativo de estas Bodas de Oro y que se llevó a cabo en Madrid el pasado 14 de marzo? R.- Protestante Digital publicó una reseña acerca del evento del que extraemos este párrafo: «El pasado sábado 14 de marzo, en la primera Iglesia Bautista de Madrid (General Lacy,18) se realizó el acto conmemorativo del medio siglo de existencia de la Unión de Mujeres Evangélicas de España (UDME). En un templo abarrotado, con más de 500 personas, desde el principio el centro fue la persona de Jesús, como eje de las diferentes participaciones. La música y alabanza estuvo a cargo de un impresionante Coro Evangélico Unido de Madrid, magníficamente acompañado por la orquesta Selah. Dieron saludos, resaltando la labor de la UDME y dando gracias a Dios, diferentes entidades evangélicas (Ferede, Sociedad Bíblica, Consejos Evangélicos de Madrid y Aragón, Aglow, mujeres líderes de la FIEIDE y UMMBE, y Alianza Evangélica Española)». La respuesta en asistencia y participaciones fueron de gran ánimo y aliento para las mujeres de la UDME. Se recibieron felicitaciones de parte de líderes y pastores, a los que agradecemos su apoyo y oraciones. P.- ¿Qué mensaje y qué retos os dejó el conferenciante, Pablo Martínez, y demás participantes en ese evento? R.- La parte central correspondió a una reflexión bíblica de Pablo Martínez Vila, psiquiatra, escritor y referencia del protestantismo español y europeo actual. Abordó el tema “La carrera de la fe en un mundo de obstáculos», basada en Hebreos 12 (1-14). Enfatizó que la carrera de la fe es un maratón, que está rodeado de obstáculos y precisa que nos desprendamos de todo aquello que es un impedimento, y hoy en día las líneas de pensamiento que usan el “buenismo” para negar o socavar las bases de la fe. También reseñó la importancia en esta carrera de los “testigos de la fe”, referentes históricos pero también cercanos. No personas perfectas, sino a quienes imitar en la trayectoria de la fe. «Aunque -finalizó- todo sólo es posible cuando los ojos están fijos en Jesús». (El audio está colgado en Protestante Digital)   P.- ¿Seguiréis apostando por una revista publicada en papel? Si es así, ¿por qué? R.- Desde el principio, como medio de comunicación, se comenzó con una “Carta-circular», que en 1969 pasó a ser el Boletín «Orientación Femenina». Desde 1996 publicamos la revista de carácter interdenominacional «Nosotras», de contenido variado. Por el momento continuamos con la edición en papel porque muchas mujeres aún no tienen la costumbre de la lectura online. En nuestra página Web publicamos algunos de estos artículos.   P.- ¿Cuál la importancia de un medio de comunicación como la radio en la difusión de vuestros mensajes? R.- Los medios de comunicación son herramientas muy importantes y creemos que podemos llegar a lugares, situaciones y corazones que no podríamos alcanzar de otro modo. En abril del 2013 comenzó a emitirse Nosotras en la onda, un programa pre-evangelístico que nace en la UDME, y es producido por Radio Encuentro- Radio Cadena de Vida, en sus estudios en Madrid. Nosotras en la onda trata temas prácticos y actuales en formato de tertulia y entrevistas de 30 minutos, divididos en tres bloques, con música, y con invitadas de las diversas familias evangélicas. Ofrecemos también nuestra perspectiva como mujeres cristianas que tomamos muy en serio la Palabra de Dios. Se emite por diversas emisoras, internet, y está colgado en la web de Radio Encuentro.   P.- ¿Qué retos os planteáis para el futuro? R.- Creemos que la tarea no ha concluido, que queda mucho por hacer, es decir, “más y mejor”, buscando la guía y sabiduría de Dios, porque sin Él, sabemos y reconocemos, nada podemos, ni debemos hacer. La Unidad, para las mujeres de entonces, como para nosotras en la actualidad, es un tema no de organización o estructura, sino de una profunda convicción espiritual que el “cuerpo de Cristo”, tan diverso y distinto, sufre fracturas entre sus miembros que no ayudan a hacer creíble Su existencia, presencia, mensaje, meta y objetivo. La unidad es un reto, un tema delicado desde el principio de la creación. Ser parte de la respuesta al ruego de Jesucristo pocas horas antes de ir a la Cruz (Juan 17) significa crear puentes de comunicación que enseñan a escuchar, valorar y apoyarnos unas a otras, a pesar de los matices denominacionales.  El apreciar a Cristo y Su obra en otros hermanos en la fe fue un descubrimiento que dio visión y poder, gozo y amor a las pioneras, y nos sostiene hoy en día.    P.- ¿Qué otros eventos están programados para continuar esta gran celebración? R.- Con un programa muy variado, celebraremos nuestro encuentro anual en el 50º Retiro, del 22 al 24 de mayo, en Peñíscola Palace Hotel (Castellón). Como invitadas especiales tendremos a Rebecca M. Pippert, conferenciante, autora muy conocida (“Fuera del salero”), relacionada con GBU e Intervarsity, con énfasis en la evangelización. También estará Esther Rodríguez, directora de “Testamento de Bolsillo”, fundadora de las Olimpiadas Evangélicas Infantiles, y evangelista. Admitimos esposos e hijos. ¡Os invitamos a venir, sois bienvenidos! (información: http://www.uniondemujeresevangelicas.es y Facebook)   P.- Acabamos de celebrar el último «Día internacional de la Mujer». ¿Qué nos puede decir sobre ello…? R.- Tristemente todavía es necesario celebrar el “Día de la Mujer Internacional”. Se ha avanzado algo, pero es insuficiente, en el tema del derecho a la igualdad de género, tanto en España, y mucho más en otras latitudes. Estamos lejos de cumplir con la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing (1995), un hito en la promoción de los derechos de la mujer. En algunos temas, incluso, parece haber un retroceso al juzgar por las voces de alarma de profesionales que denuncian la percepción de parte de los jóvenes acerca del control sobre la pareja, la sexualización de las niñas y jovencitas en publicidad, o la todavía banalización de la violencia machista. Los temas que preocupan a la sociedad, también deberían inquietarnos porque somos parte de ella. Somos llamados a ser levadura, sal, luz, las manos y el corazón de Dios, para hacer visible Su invisible reino en la tierra. Finaliza la entrevista. Gracias, Ana María, por compartir con nosotros estas apreciaciones sobre la organización evangélica que presides, así como vuestras líneas de acción para ser sal y luz allá donde os encontréis. Que Dios continúe bendiciendo vuestra labor para él.
Leer más: http://protestantedigital.com/magacin/35654/ana_maria_huck_de_vangioni_la_unidad_es_un_reto

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: