Racismo a flor de piel


 

El Vigía

Los conflictos derivados del racismo se mueven de una punta a otra en Estados Unidos. Nunca ha desaparecido de las calles ni mucho menos se ha reducido la desigualdad social en un país dividido en sus entrañas. Pese a los avances que el presidente Barack Obama presume en la materia, millones de afroamericanos aún viven expuestos a la humillación cotidiana ante la indiferencia de los gobernantes.En estos días Baltimore se ha visto envuelta por una violencia a gran escala disparada por la muerte de un joven de color el pasado 19 de abril, cuando éste se encontraba bajo custodia policial. Tras el funeral de Freddie Gray, una protesta pacífica de cientos de manifestantes terminó en gravísimos disturbios con casi 30 detenidos y 15 uniformados heridos.

Como suele suceder en hechos de esta naturaleza, se declaró un toque de queda. Un dèjá vú de lo ocurrido en agosto pasado en el poblado de Ferguson, Missouri, cuando un jurado decidió no presentar cargos contra un agente blanco que asesinó a balazos a Michael Brown, un joven negro que se encontraba desarmado en la vía pública. El polémico fallo desencadenó un caos de grandes proporciones.

A decir de las autoridades, los actos violentos de Baltimore poco o nada tenían que ver con la protesta. Sin embargo, lo que no se puede seguir ignorando es el contexto. La coyuntura ha sido aprovechada para descargar la indignación y frustración de jóvenes afroamericanos, que ven un futuro sombrío en una ciudad en la que son minimizados y discriminados por la Policía, tal y como ocurre en otras regiones del país.

No muy lejos de ahí, en Washington D.C., en pleno corazón democrático de EUA, las marchas que piden justicia para todos por los constantes abusos de policías blancos sobre la comunidad negra se hacen sentir con cierta frecuencia en los alrededores de la Casa Blanca. La señal está más que clara: el racismo está flor de piel en una nación manchada históricamente por la segregación.

Obama, el presidente de un país que se enriqueció de la esclavitud, siempre ha recogido el guante, pero sus acciones para controlar el desorden han sido, cuando menos, escasas y mudas frente a un tema tan sensible.

El inquilino de la Casa Blanca se vio obligado otra vez a referirse a un tema que le incomoda. Envió sus condolencias a los familiares del joven muerto, calificó de criminales a los violentos de Baltimore, cuestionó a los medios de comunicación por sólo ofrecer una parte de la historia y reconoció que la crisis era tal, pero no nueva.

De hecho, ni para este Vigía ni para nadie, no es ninguna novedad que se multipliquen acontecimientos de este tipo bajo la vista contemplativa de un Obama cauto y dubitativo que, como mandatario, teme ser identificado con alguna comunidad y se autolimita

El caso Baltimore ha abierto otro debate –entre tantos– sobre la cuestión racial y la violencia policiaca en EUA. Obama no se hace ilusiones de que el actual Congreso vaya a invertir en las poblaciones negras empobrecidas, pero tampoco parece que como presidente tuviera intención de hacer algo.

Habría que preguntarse cuántos casos como el Ferguson o Baltimore han sido tapados por ese manto sospechoso y confuso que ha estimulado el uso de la fuerza por tratarse de “delincuentes” negros.

Las Policías estadounidenses aún no parecen entender que las comunidades para las cuales trabajan son diversas en colores y que los afroamericanos son una porción importante de ellas. Obama tampoco parece hacerse cargo de una convulsión social que lo sigue acorralando.

 http://elhorizonte.mx/a/editorial/9130

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: