“Un gay podría ser un santo”: Mons.Juan Vicente Córdoba


SEMANA habló con monseñor Juan Vicente Córdoba, quien sorprendió por la forma en que se refirió a los homosexuales.

  • “Un gay podría ser un santo”

 “Un gay podría ser un santo”

El exsecretario de la Conferencia Episcopal de Colombia, monseñor Juan Vicente Córdoba, sorprendió al país la semana pasada con la excesiva frescura con que se refirió a los homosexuales durante un foro en Bogotá.

Semana: Según sus palabras, nadie sabe “si alguno de los discípulos de Cristo era mariconcito”. ¿Cómo así?

Juan Vicente Córdoba: Las frases sacadas de contexto son ambiguas. Yo dije que no sabemos si alguno de ellos fue homosexual, porque eso a Jesús no le interesó.

Semana: ¿No debería tener más cuidado con las palabras que usa?

J. V. C.: Utilicé un lenguaje de cercanía, pero acepto que era mejor no usar esos términos pues puede dañarse el mensaje de fondo. Pido disculpas si hirieron a las personas o hicieron daño a su fe.

Semana: ¿Y cuál era el mensaje?

J. V. C.: Di un ejemplo para que la gente entienda el mensaje de la misericordia. Jesús no condenó a María Magdalena por ser prostituta o a Judas por suicidarse. Él no vino a juzgar sino a salvar. Jesús no se quedó en la casuística.

Semana: ¿Aceptaría Cristo a un sacerdote gay?

J. V. C.: Sí. Y si evita la tentación, puede ser incluso un santo. Por tener esa tendencia sexual nadie está condenado a estar alejado de Dios. El sacerdote que sea homosexual debe vivir en castidad, y si no lo hace, la Iglesia debe intervenir para que deje el ministerio sacerdotal.

Semana: Frente al aborto y la eutanasia usted no es tan liberal como frente a los homosexuales. ¿Por qué?

J. V. C.: Mi apertura no tiene que ver con que yo esté de acuerdo con el matrimonio o la adopción gay. Yo me ciño a la doctrina de la Iglesia. Pero esas posturas no implican que yo no los trate con respeto. Así no estemos de acuerdo, hay que tratar con caridad a quien aborta o quiere la eutanasia.

Semana: Pero más allá de los principios católicos, ¿no cree que la gente tiene derecho a tomar sus propias decisiones?

J. V. C.: Sí, pero nadie nos puede pedir que vayamos en contra de nuestros principios. Si el Estado acepta la eutanasia, debe poner los recursos para que esto se haga en sus hospitales y no en los nuestros. También los católicos tenemos derecho a la objeción de conciencia.

Semana: Usted parece más moderado que el procurador. ¿Por qué piensan tan diferente?

J. V. C.:
 Las definiciones de él son más radicales porque están apegadas a la ley. Las de un pastor no. Nosotros debemos mostrar claridad en la doctrina, pero también mucha caridad y amor pastoral. Él se basa en la Constitución y en las leyes, que son claras y no se basan en intervenciones de misericordia.

Semana: ¿Pero no le parece peligroso mezclar posiciones religiosas con decisiones políticas?

J. V. C.: Yo nunca he escuchado al procurador proferir alguna sentencia, demanda o declaración diciendo: “Basados en lo que dice Mateo 25:12…”. Él no habla con el catecismo de la Iglesia Católica en la mano, sino con la Constitución.

Fuente: http://www.semana.com

Cuáqueros: la comunidad que dominó las golosinas por más de un siglo


Redacción BBC
  • 17 mayo 2015
George Fox
George Fox, fundador de la Sociedad Religiosa de Amigos, predicando en una taberna en la década de 1650.

Era la fe de dos presidentes de Estados Unidos y varios industrialistas británicos y sin embargo sus orígenes son poco conocidos por quienes viven en la pequeña ciudad inglesa donde todo empezó.

En 1647, el zapatero George Fox estaba pasando frente a una iglesia en Mansfield, en el centro de Gran Bretaña, cuando recibió lo que describió como un mensaje de Dios.

Durante años había vagado por una Inglaterra desgarrada por una guerra civil y cada vez más desilusionada con la Iglesia anglicana.

La visión de cristianismo que recibió ese día fue profundamente radical: Dios estaba dentro de cada uno y no había necesidad de sacerdotes.

Así nació lo que hoy se conoce como Sociedad Religiosa de Amigos o la fe de los cuáqueros.

En cuestión de unos pocos años Fox ya estaba predicando frente a grandes multitudes, y provocando la persecución de las autoridades que se sentían amenazadas por su postura contra el sacerdocio.

En las décadas subsecuentes, sus fieles escaparon de la persecución emigrando a las colonias americanas, donde la fe se extendió y sentó raíces que perduran, con exponentes como William Penn, quien fundó Pensilvania en 1681, y los presidentes Richard Nixon y Herbert Hoover.

George Cadbury, Ben Kingsley y Richard Nixon
George Cadbury, Ben Kingsley y Richard Nixon comparten la misma fe.

No obstante, en Mansfield, quedan pocas huellas de su existencia, algo que las autoridades ahora pretenden remediar lanzando una iniciativa dirigida a los turistas estadounidenses que ofrece un camino cultural por la ciudad.

Lo que sí se recuerda

Pero si bien sus rastros se borraron en su lugar de origen, en el ámbito comercial dejaron una marca indeleble.

Rowntree
Publicidad de 1951 de Rowntree, uno de los reyes del chocolate.

Para un grupo religioso más interesado en la defensa de la reforma social que en la industria, los cuáqueros ostentan una impresionante lista de nombres comerciales conocidos.

Los bancos Barclays y Lloyds, las zapaterías Clarks y firmas de galletas como Huntley & Palmers y Carrs son apenas algunas de las empresas fundadas por miembros de ese grupo pacifista.

Y cuando se trata de productos de confitería ingleses, los cuáqueros mantuvieron un virtual monopolio durante más de un siglo, con nombres tan reconocidos como Cadbury de Birmingham, Fry de Bristol y de Rowntree y Terrys de York.

Este logro es aún más notable dado la reducida cantidad de cuáqueros. En 1851 eran aproximadamente uno de cada 1.400 de la población total de 21 millones de Inglaterra, Escocia y Gales.

Eso representaba menos del 0,1%.

¿Qué hizo que llegaran a ser tan exitosos en los negocios?

Chocolate por convicción

Publicidad de cacao
Mejor tomar cacao caliente al desayuno que lo que se acostumbraba antaño: cerveza.

La incursión en el chocolate comenzó con bebidas de cacao en el siglo XIX como una reacción contra el alcohol, al que consideraban causante de la miseria, como explica la historiadora Helen Rowlands.

“A los cuáqueros y otros disidentes de la época les preocupaban los niveles de uso indebido de alcohol en la población en general. El cacao era una forma de proporcionar una bebida barata y disponible. Además, era sano pues había que hervir el agua para prepararlo, lo cual era muy importante pues no se contaba con buenas reservas de agua”.

Entre los fabricantes había una rivalidad amistosa. Muchos habían empezado siendo tenderos y formaban parte de una fraternidad.

“Los vínculos que los unían eran fuertes. Se conocían entre ellos pues su vida giraba alrededor de la iglesia, y como habían sido excluidos y perseguidos, se ayudaban entre ellos”, señala Rowlands.

Precios fijos

Cuando empezaron a producir barras de chocolate, varias de las firmas de los cuáqueros victorianos compraron maquinarias de última generación y establecieron una ventaja competitiva sobre otros productores.

Cadbury
Cadbury es una marca reconocida a nivel mundial, pero ahora sus dueños son otros.

La otra ventaja era su reputación de honestidad y confiabilidad que corría paralela con su búsqueda de la justicia, la igualdad y la reforma social.

“Ellos fueron los primeros en establecerle un precio fijo a las mercancías. Antes había mucho regateo, pero los cuáqueros dijeron: ‘no, fijemos un precio justo'”, explica la historiadora.

“La gente lo apreció. Sabían cuáles eran las reglas cuando trataban con los cuáqueros: entendían que ellos vivían de sus negocios, pero no a costa de los clientes o empleados”.

Una enorme diferencia

Bournville
“Un pueblo modelo para aliviar los males de las estrechas condiciones de la vida moderna”, fue lo que quisó George Cadbury.

Ese enfoque ético iba más allá de los precios.

Un ejemplo es la conocida firma Cadbury.

Fundada en 1824 por el cuáquero George Cadbury, construyó el pueblo de Bournville para sus trabajadores que contaba con escuelas, instalaciones para el esparcimiento y parques.

Además fue de las primeras compañías en hacer provisiones para pensiones y proporcionar una cantina.

También estaba consciente de que una fuerza laboral saludable era una fuerza de trabajo productiva, y empleó a los médicos y dentistas en momentos en que aún había trabajo infantil en Reino Unido.

Y no fue la única: aunque no fundaron un pueblo entero, las otras fábricas de chocolates también ofrecían educación y salud a sus empleados.

La evidencia muestra que esa actitud llevó al éxito en los negocios que, dadas las condiciones, era la actividad en la que se podían desempeñar.

Puertas cerradas

Fry's publicidad
Joseph Fry empezó a hacer chocolate en 1759. Este cartel publicitario es de 1910

Los cuáqueros se formaron como una protesta en contra de la Iglesia establecida por lo que sus miembros -como otros no conformistas- eran excluidos de universidades y de muchas oficinas públicas y cívicas.

Así profesiones como la medicina o la ley no estaban abiertas a ellos, lo que explica por qué tantos gravitaron hacia los negocios y el comercio.

“En el siglo XVIII y principios del XIX, si no eras anglicano practicante no podías graduarte, así que quienes podrían haber optado por la vía intelectual entraron en el comercio y la industria, y sus talentos fueron bien utilizados allí”.

Hubo una racha de inventiva y un interés por la ciencia entre los cuáqueros, tipificado por los Darbys de Coalbrookdale, que fundaron la industria del hierro británica, y los Hanburys que trajeron la hojalata a Gales.

Su postura pacifista también creó nuevos mercados. A diferencia de sus competidores, Darbys se negó a hacer cañones durante las guerras napoleónicas y en su lugar se concentró en artículos de ferretería doméstica, que resultó ser una industria más lucrativa que la de las armas.

Los cuáqueros también fueron muy influyentes en farmacéutica (Allen y Hanbury), productos químicos (Albright & Wilson y Sturge) e ingeniería (Ransomes de Ipswich).

Pero también obligaban a las mujeres a dejar el trabajo una vez que se casaban y, a pesar de que después comenzaron la campaña británica contra la trata de esclavos, los emplearon en sus plantaciones de azúcar.

La académica Sarah Moss, quien escribió “Chocolate: Una Historia Global (comestible)”, dice que así las condiciones en las plantaciones de cuáqueros eran mejores que en otras, “era, sin duda alguna, esclavitud”.

Capitalistas naturales

Para Moss, hay aspectos de la ética religiosa y la autosuficiencia de los cuáqueros que los hacen capitalistas naturales.

“Los no conformistas ponen la carga de la responsabilidad por la salvación en el individuo. Los cuáqueros no tienen ningún tipo de sacerdocio. Esa forma de concebir la vida es el prototipo del capitalismo exitoso”.

Por la década de 1870, las universidades de Oxford y Cambridge comenzaron a aceptarlos, abriéndoles las puertas a nuevas profesiones y oportunidades.

Quaker oats
Algunos se aprovechan de la buena fama de los cuáqueros, como esta marca, que no tiene ningún vínculo con ellos.

Paul Whitehouse, tesorero del grupo Quakers & Business, dice que eso explica por qué hay menos empresas en sus manos hoy.

“Empezaron a entrar en diferentes ámbitos de la vida. Ya no había una concentración de gente en los negocios. Hubo un momento en que los más brillantes se dedicaban a los negocios; ahora están repartidos, así que no destacan”.

Después de la Segunda Guerra Mundial, las empresas familiares comenzaron a desaparecer, incluso las de los cuáqueros: Cadbury, por ejemplo, terminó fusionándose con Schweppes en 1969 y finalmente fue vendida a Kraft en 2010.

No obstante, la marca Quaker o cuáquero sigue siendo un símbolo poderoso de confianza que hay quienes buscan emular y otros explotar.

La compañía estadounidense Quaker Oats, fundada a finales del siglo XIX, todavía utiliza la imagen de un cuáquero vestido tradicionalmente en sus cajas de cereales, a pesar de no tener ningún vínculo con el grupo.

Lo que el Poder Silencia…


Por JL / Mundo Desconocido

Por qué ciertas puertas del conocimiento son cerradas al conocimiento público, que intereses tienen las grandes corporaciones y los gobiernos para mantener la verdad bajo llave… Sigue leyendo

http://periodismo-alternativo.com/

Estreno de “Romero”: un mártir de la Fe


Este sábado 23 de mayo es la beatificación de Mons. Romero. Con ese motivo, el festival de Cine Madrimaná organiza, el miércoles 20 de mayo, en Madrid, un preestreno benéfico de la película “Romero. El santo del pueblo“, que este mes lanza en DVD la distribuidora European Dreams Factory, galardonada este año con el Premio ¡Bravo! de la Comisión de Medios de Conferencia Episcopal.

Tras una década muy conflictiva social, política y económicamente, El Salvador inaugura la década de los 80 del siglo XX con una nunca declarada guerra civil entre el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y la gubernamental Fuerza Armada de El Salvador (FAES) –los Escuadrones de la Muerte–. Una guerra que duró doce años y que dejó 75.000 salvadoreños muertos o desaparecidos. En ese contexto, la Iglesia de El Salvador vivía momentos difíciles. Por un lado, había sacerdotes y obispos que, temerosos de la amenaza comunista, se alinearon con el Gobierno; por otro, estaban los sacerdotes –muchos de ellos jesuitas– que sucumbieron a la Teología de la liberación y algunos de los cuales terminaron por coger las armas; en medio, estaban católicos como monseñor Óscar Romero, que denunciaban desde la fe las graves injusticias que se perpetraban contra el pueblo, pero sin ceder a las veleidades marxistas de la lucha de clases.

Todo esto queda muy bien retratado en la película norteamericana Romero, realizada en 1989 por John Duigan, con guion de John Sacret Young, antes de finalizar la guerra civil. El actor Raúl Juliá da vida a monseñor Romero, al que vemos en 1977, cuando fue nombrado arzobispo de San Salvador por el Papa Pablo VI. Él mismo, que se concibe como un ratón de biblioteca, no comprende el sentido de su elección. Muchos le consideran un hombre débil, incapaz de afrontar los retos que tiene delante, pero los sucesos que van a ocurrir ante sus ojos le van a transformar en un hombre lleno de coraje y valentía, siempre a causa de su fe.

Uno de estos acontecimientos es el asesinato del jesuita Rutilio Grande, gran amigo de Romero, cuando se dirigía a una aldea a celebrar misa. A partir de ese momento, el obispo va a comprender la verdadera posición del Gobierno y se va a ir distanciando e incluso enfrentando a los dirigentes de la nación. Otro suceso fue el secuestro del ministro de Agricultura, Rafael Zelada, a manos de la guerrilla, cuando el obispo trató infructuosamente de mediar. Pero un hecho que obligó a Romero a abandonar definitivamente la ambigüedad fue la detención de su amigo el padre Osuna.

Romero muestra con precisión las diferencias en el seno de la Conferencia Episcopal, el papel del Provincial de los jesuitas y la interesante actitud de monseñor Flores, que a pesar de no estar de acuerdo con Romero, le apoya en todo. Del mismo modo, el film deja clara la actitud de Romero ante la teología de la liberación, en un diálogo que mantiene con un sacerdote guerrillero hacia el final de la película. Sin duda, este largometraje es un hermoso retrato del martirio cristiano, con escenas memorables como la recuperación del Santo Sacramento de una iglesia ocupada por el ejército, o el momento de la muerte de Romero. Inolvidable.

A continuación, ofrecemos un reportaje/trailer (4′) que explica el contexto histórico y el sentido del filme.

Juan Orellana
Alfa y Omega
http://jesucristoenelcine.blogspot.com.es/2015/05/estreno-de-romero-un-martir-de-la-fe.html?m=1

Encuesta: ¿Qué piensas sobre la homofobia?


Esta fecha es propicia para recordar la lucha de la comunidad LGBT para ser visibilizados y contar con los mismos derechos que las parejas heterosexuales. |

homofobia.jpg_1718483346

Foto: EFE Previous Next Publicado 17 mayo 2015 0+ Te Recomendamos En el Día Internacional contra la homofobia, cuando miles de personas en el mundo se movilizan contra la discriminación y el rechazo a lo diferente, te preguntamos ¿Qué piensas de esto?   ¿Qué piensas sobre la homofobia? Te da igual porque no te afecta para nada. 9.1% Es una actitud absurda y excluyente. 37.7% El hecho de que exista demuestra que el mundo es retrógrado. 18.7% Tiene que acabarse lo antes posible. 31.4% No me interesa el tema. 3.0%   Ve también: ¿Qué piensan los famosos sobre la homofobia? 5 2

Este contenido ha sido publicado originalmente por teleSUR bajo la siguiente dirección:
http://www.telesurtv.net/news/Encuesta-Que-piensas-sobre-la-homofobia-20150517-0021.html. Si piensa hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y coloque un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. http://www.teleSURtv.net

Cultura Mario Benedetti: 10 libros para descarga


Publicado 17 mayo 2015 (Hace 6 horas 7 minutos) 0+ Te Recomendamos Benedetti sigue siendo reconocido como uno de los más grandes exponentes de la literatura latinoamericana. Al cumplirse 6 años de la partida física de Mario Benedetti, teleSUR le rinde homenaje al insigne escritor uruguayo invitando a descargar 10 de sus más reconocidas obras: 1. La Tregua 2. Montevideanos 3. Gracias por el fuego 4. Canciones del más acá 5. Buzón del tiempo 6. El porvenir de mi pasado 7. Quién de nosotros 8. Cotidianas 9. El amor, las mujeres y la vida 10. Con y sin nostalgia

Este contenido ha sido publicado originalmente por teleSUR bajo la siguiente dirección:
http://www.telesurtv.net/news/Mario-Benedetti-10-libros-para-descargar–20150517-0015.html. Si piensa hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y coloque un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. http://www.teleSURtv.net

“Los pobres sólo tenemos dos opciones: delincuencia o educación”


Esta semana Nancy Palacios Mena fue elegida como la mejor maestra del año por la Fundación Compartir.

Por: Ángélica María Cuevas Guarnizo
En Twitter: @angelicamcuevas
 “Los pobres sólo tenemos dos opciones: delincuencia o educación”La profesora Nancy Palacios Mena es magíster en sociología. / Nelson Sierra
La primera vez que Nancy Palacios Mena se paró en frente de un grupo de alumnos, agarró la tiza y comenzó a dar clase tenía 14 años y estudiaba en el Instituto Femenino Integrado, en Quibdó, una de esas escuelas normales a las que el país les debe gran parte de sus maestros. Si ahora, con 36 años, sigue sonriendo como niña, no puedo imaginar cómo era en clase esta profe adolescente.
Con el tiempo viajó a Cali, estudió licenciatura en ciencias sociales y se internó en algunos de los rincones más peligrosos del norte del Valle para enseñarles a sus niños que la violencia no es el único destino posible.
En 2005, en la Institución Educativa Santa Ana de los Caballeros del recóndito municipio de Ansermanuevo, la magíster en sociología emprendió una aventura que esta semana la hizo merecedora del Premio Compartir al Maestro. Convirtió a sus alumnos en reporteros, los envió a las calles a investigar sus conflictos, a recopilar historia y memoria colectiva y los convenció de que podían cambiar esa cotidianidad marcada por la muerte, la plata fácil, el no futuro. Les entregó dignidad a “sus niños”, como los llama, que se sentían subvalorados porque su pueblo sólo producía cosas malas.
Es un orgullo ser la maestra del año en un tiempo en que la educación se volvío debate nacional…
Llevo 20 años enseñando y es la primera vez que escucho al país entero hablando de educación; habla el taxista, pero también el presidente. Creo que está llegando la hora de convencernos de que no puede haber otra prioridad. Yo siempre les digo a mis niños que los pobres tenemos dos opciones: la delincuencia o la educación. La delincuencia te hace feliz por un ratico, pero luego tienes que estar escondiéndote, pero la educación te puede hacer vivir mejor y muy orgulloso de lo que eres.
¿Es posible convertir a Colombia en el país más educado de Latinoamérica?
Sí, pero se necesitan compromisos en todos los niveles. Los maestros tenemos que romper con las prácticas tradicionales de enseñanza, el Gobierno tiene que entregar condiciones para enseñar con calidad y las familias tienen que comprometerse. Somos muchos los maestros que amamos nuestro trabajo. Profes que sacan de su salario para pintar el salón, para comprar la escoba. Pero esos maestros necesitan superar esas condiciones precarias.
Si tuviera el poder de la ministra Gina Parody, ¿cómo mejoraría la calidad de las aulas?
Monitoreando lo que pasa dentro. Eligiendo coordinadores que sepan del tema y sean sujetos de continua retroalimentación. Muchos compañeros han tildado la evaluación como “persecución”, pero no puede haber algo más enriquecedor para el maestro que las buenas recomendaciones. Varios maestros coincidimos en que el Ministerio debe liderar ese proceso de evaluación, porque las secretarías de Educación están tan politizadas que lo que se piensa en Bogotá termina reducido a nada si ellas lo ejecutan. Se necesitan secretarios más técnicos y menos politiqueros.
¿Cómo imagina una escuela del posconflicto?
La esperanza de muchos maestros es que la plata que se está yendo a la guerra se redistribuya en las escuelas. Necesitamos infraestructura, material didáctico y tecnología. Es que en Colombia todavía hay mucho salón con piso de barro. Es una tristeza. Las escuelas tienen que ser ambientes reales de convivencia, donde los niños quieran conversar y opten por el diálogo como la manera de solucionar los problemas. Nuestro reto es formar una generación de colombianos que no quieran ser violentos porque comprenden que esta violencia sólo nos ha traído atraso.
¿Apoyó el paro de maestros?
Yo hace mucho no paro. Como tengo permiso para estudiar, me siento en la obligación de seguir. Además el tiempo no alcanza, nuestros niños en los colegios públicos estudian muchas horas menos que los de los privados, no es justo dejarlos sin horas. Frente a las peticiones del sindicato, creo que se tiene que lograr un equilibrio entre lo que se exige y lo que se da. Acá hay gente a la que le pagan muy mal, pero la discusión no sólo puede ser salario, sino también cómo el maestro se va a comprometer con la calidad.
¿Se siente representada por Fecode?
El sindicato necesita una renovación, gente que exija mejores condiciones laborales, pero que también se comprometa a mejorar y que estén preparados para dar los complejos debates sobre pedagogía que está necesitando el país. Quisiera un sindicato que, por ejemplo, defendiera nuestros espacios para estudiar, no se imagina lo complicado que es que un colegio público nos entregue tiempo para profesionalizarnos.
http://www.elespectador.com/noticias/educacion/los-pobres-solo-tenemos-dos-opciones-delincuencia-o-edu-articulo-560987

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: