La católica Irlanda votó sobre el matrimonio homosexual


El resultado del referendo se sabrá esta tarde, tras una campaña en la que los partidarios del no tuvieron un perfil bajo

dublín / afp, 23 de mayo de 2015. Actualizado a las 05:00 h.

PAUL FAITH | AFP

Los irlandeses votaron ayer en el referendo sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, una reforma que medirá la vigencia del poder de la Iglesia católica en un país marcado por su confesión religiosa.

Más de 3,2 millones de irlandeses estaban convocados a las urnas durante todo el día. Los electores respondieron a la pregunta de si deseaban o no añadir un artículo a la Constitución irlandesa que dice: «El matrimonio puede ser contratado de conformidad con la ley por dos personas, sin distinción de sexo». El resultado se espera que se dé a conocer hoy por la tarde. En caso de ganar el sí, sería el primer país del mundo en aprobar en referendo el matrimonio homosexual, algo que antes intentaron Croacia y Eslovenia, sin éxito.

A la sombra de Oscar Wilde

Según los últimos sondeos, el sí va con ventaja, aunque la distancia respecto al no se fue reduciendo en los últimos días. «Podemos lograr el derecho a casarnos el 22 de mayo, y nos quitará un gran peso de encima a nosotros y a todos los que nos quieren; será una liberación para nosotros y un hito en la historia de creciente tolerancia de Irlanda», escribió el escritor irlandés Colm Tobin, homosexual, en un artículo en The Independent.

Toibin recordó en su escrito a su colega y compatriota Oscar Wilde (1854-1900), que fue condenado a dos años de cárcel por homosexual, y murió prácticamente exiliado en París. Fuera de la casa donde Wilde residió de niño, en la plaza Merrion del centro de Dublín, había dos carteles pidiendo el sí.

La campaña del no ha mantenido un perfil más bajo, hasta el punto de que muchos de sus activistas rechazaron hablar a la agencia AFP, incluso bajo anonimato. Algunos sí quisieron comentarlo, como Rachel Stanley, de 60 años, quien dijo que votó en contra para «proteger el matrimonio y la estabilidad de los niños». «Espero que no me emplumen con alquitrán por lo que estoy diciendo», añadió.

Stanley se hizo eco del argumento central de quienes se oponen a la medida, y es que la enmienda constitucional facilitaría todavía más a las parejas homosexuales adoptar o tener hijos, cuando de hecho ya es posible.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/sociedad/2015/05/23/catolica-irlanda-voto-sobre-matrimonio-homosexual/0003_201505G23P28991.htm

Imposición del Celibato a los sacerdotes a partir del siglo XI…


image

 

Imposición del Celibato a los sacerdotes mediante la esclavización de sus mujeres y de sus hijos a partir del siglo XI en Roma y en Europa (algunos casos).

Esclavización de la mujer del sacerdote:

– A mediados del siglo XI, León IX convirtió en esclavas de su palacio a todas las mujeres que vivían con religiosos en Roma.

El sínodo de Meifi (1089), presidido por Urbano II –el promotor de la primera cruzada, que culminó con la matanza de 70.000 sarracenos en Jerusalén y declarado santo en 1881– ordenó, en caso de que el sacerdote no acabara con su matrimonio, la venta de la esposa como esclava, por el poder temporal, al que involucró así en la cuestión del celibato.

El arzobispo Manases II autorizó en 1099 al conde Roberto de Flandes a capturar a las mujeres de los clérigos excomulgados de todas sus diócesis. En Hungría y otros lugares fue igual. En todas partes, particularmente en Franconia, hubo escenas crueles y el fanatismo de los monjes mostró su rostro; a los religiosos que no fueron capaces de abandonar a sus mujeres e hijos sólo les quedó la vida. La Iglesia, desde España hasta Hungría e Inglaterra, siguió ordenando que las mujeres de los sacerdotes fueran vendidas, esclavizadas, traspasadas a los obispos junto con todas sus propiedades, o desheredadas. Además, hasta la época moderna,impuso a las “concubinas notorias” el destierro, la privación de los sacramentos, el afeitado de cabeza “públicamente, en la iglesia, un domingo o día festivo, en presencia del pueblo”, como dispone el sínodo de Rúan, de 1231; la iglesia amenazaba a la mujer del sacerdote con negarle el entierro, con arrojar su cuerpo al estercolero o, muchas veces, con entregarla al estado, lo que con frecuencia acababa en destierro o prisión. En el siglo XVII, el obispo de Bamberg, Gottfried von Aschhausen, todavía apelaba al “poder temporal” “para que entre en las parroquias, encuentre a las concubinas, las azote públicamente y las arreste”.

Historias de Abelardo, Copérnico, Bochard

– Hubo casos célebres de víctimas de la prohibición católica. El teólogo Abelardo, se enamoró y se casó con Eloísa, la sobrina del abad Fulberto, a la que conoció durante las clases que daba en París, luego fue castrado por los parientes de ella, a instigación del abad. Nicolás Copérnico. Había recibido la ordenación sacerdotal y una canonjía en la catedral de Frauenburg. Su obispo y amigo de juventud, Dantiscus, le ordenó cuando el genio rondaba los 60 años, que se separara de una pariente lejana, Anna Schilling, con la que había vivido mucho tiempo, Copérnico asintió y prometió dejarla con pesar, pero Copérnico siguió reuniéndose en secreto con Anna, hasta que, de nuevo bajo la presión del obispo, renunció también a estos encuentros, muriendo, solo y abandonado, cuatro años más tarde. El caso del subdiácono Bochard es estremecedor. Era chantre en Lyon y canónigo en Tournai, y tenía dos hijos de una noble, hermana de la condesa Juana de Flandes. Inocencio III –responsable de la masacre de los albigenses–, que consideraba el matrimonio de los clérigos “un lodazal”, excomulgó a Bochard y ordenó al arzobispo de Reims que renovara el anatema cada domingo con repique de campanas y cirios encendidos, suspendiendo los oficios divinos donde quiera que estuviese Bochard hasta que abandonara a la mujer e hiciera penitencia. Bochard se sometió al castigo y pasó un año en Oriente peleando contra los “infieles”. Pero cuando volvió vio a su mujer y a sus hijos y renaciendo su instinto familiar volvió con ellos. Poco después fue capturado en Gante y decapitado y su cabeza paseada por todas las ciudades de Flandes y Henaut.

– Según el cisterciense Cesáreo de Heisterbach, en el siglo XIII la gran mayoría de los religiosos hacía vida matrimonial legítima o “en concubinato”. Eran responsables de familias con esposa e hijos. Sólo los remordimientos de conciencia atizados por los fanáticos sembraron la discordia.

El trato a los hijos del sacerdote:

– Desde fines de la Antigüedad, las mujeres, hijos e hijas de los clérigos, fueron perdiendo sus derechos y tratados cada vez peor. En 655, el noveno sínodo de Toledo dictó que todos los hijos de sacerdotes “no deben heredar de sus padres o sus madres, y pasarán a ser esclavos de por vida de la iglesia en la que los padres que los engendraron tan deshonrosamente prestaban sus servicios”. Así que en territorio visigodo, todo descendiente de religioso carecía de derechos sobre la herencia de sus padres y se convertía de por vida en un siervo de la Iglesia, sea su madre libre o no.

– En el siglo XI, el gran sínodo de Pavía hizo esclavizar de por vida a todos los hijos de sacerdotes, “hayan nacido de libres o siervas, de esposas o de concubinas”. El concilio, dirigido por Benedicto VIII, tomó la misma decisión: “Anatema para quien declare libres a los hijos de tales clérigos –que son esclavos de la Iglesia– sólo porque hayan nacido de mujeres libres; porque quien lo haga roba a la Iglesia. Ningún siervo de una iglesia, sea clérigo o laico, puede adquirir algo en nombre o por mediación de un hombre libre. Si lo hace, será azotado y encerrado hasta que la iglesia recupere los documentos de la transacción. El hombre libre que le haya ayudado tendrá que indemnizar completamente a la iglesia o ser maldito como un ladrón de iglesia. El juez o notario que haya extendido la escritura, será anatematizado”.

– En aquel tiempo la mayoría del bajo clero descendía de esclavos y no tenía propiedades ni podía hacer testamento. Cualquier cosa que esas personas adquirieran o ahorraran pertenecía al obispo, quien por ello, tenía gran interés en la nulidad de los matrimonios de los sacerdotes y en la incapacidad de los hijos para heredar. A los descendientes de esclavas de iglesia se les privó siempre del derecho a heredar y estaban a completa disposición de los prelados que, por tanto, no veían con malos ojos que un clérigo se uniera a una esclava. Pero, ésta era la regla, debido a que la servidumbre era condición generalizada. Y, por tanto, los hijos se atribuían a la “peor parte”, a la mujer esclava, convirtiéndose así, en esclavos. Pero, si un religioso que no era hombre libre se casaba con una mujer libre, sus hijos eran considerados libres, con capacidad de poseer propiedades y de heredar, y quedaban protegidos por las leyes seculares, lo que no convenía a la iglesia.

– El papa Benedicto lamenta que “incluso los clérigos que pertenecen a la servidumbre de la Iglesia –si es que se les puede llamar clérigos–, como quiera que se ven privados por las leyes del derecho a tener mujer, engendran hijos de mujeres libres y evitan a las esclavas de las iglesias con el único propósito fraudulento de que los hijos engendrados de la mujer libre también puedan ser libres, de alguna manera”. Los veía como enemigos de la iglesia dispuestos a perseguir a la Iglesia y a Cristo. “Mientras los hijos de siervos conserven su libertad, como falazmente pretenden, la Iglesia perderá ambas cosas, los siervos y los bienes. Así es como la Iglesia, antaño tan rica, se ha empobrecido”. El peor enemigo del papa es que quien reduce su patrimonio. Pues el patrimonio garantiza poder, el poder, dominio feudal, y el dominio feudal lo es todo. Después de comparar a los clérigos desobedientes con los caballos y los cerdos de Epicuro, y de aducir, como prueba de la peor de las corrupciones, que su desenfreno no era discreto sino público, el Vicario de Cristo dispone: “todos los hijos e hijas de clérigos, hayan sido engendrados por una esclava o por una mujer libre, por la esposa o por la concubina, serán esclavos de la Iglesia por toda la eternidad”. Las decisiones de Pavía fueron declaradas vinculantes también para Alemania en el sínodo de Goslar, en 1019, cuando el piadoso emperador Enrique II –coronado por el Papa (y a quien todavía hoy se venera en Bamberg)– las elevó a leyes imperiales. Los jueces que declararan libres a los hijos de sacerdotes serían privados de  patrimonio y desterrados de por vida, las madres de esos hijos azotadas en el mercado y también desterradas, los notarios que levantaran un acta de libre nacimiento o algún documento similar perderían su mano derecha… ¡Enrique el Santo!.

– Por el contrario, una ley siciliana de Federico II, el gran librepensador y rival del papa, reconocía a los hijos de los sacerdotes el derecho a heredar. Y en España, desde el siglo IX, en que se extendía el concubinato –la barraganería– entre el clero, paralelamente al florecimiento de la cultura árabe, los hijos de esta clase de uniones estables fueron, en general, considerados como libres hasta el siglo XIII. Podían heredar de sus padres y acceder al mismo empleo eclesiástico que hubiera tenido su progenitor.

– En España hubo una reacción desde el quinto concilio lateranense, en 1215, cuando aumentaba el centralismo papal y la Reconquista progresaba. En 1228, el primer sínodo de Valladolid, bajo la dirección de un legado papal, declaró que ningún hijo de clérigo nacido luego del quinto concilio lateranense podría heredar de su padre, quedando también excluido del estado religioso. Durante toda la Edad Media se siguió atacando a los hijos de los sacerdotes, sin importar su origen legítimo o ilegítimo, y el derecho civil incluyó a sus nietos y perjudicó a toda su descendencia. En cambio, en Suecia, al mismo tiempo se negaba a la Iglesia el derecho a heredar, suscitando las quejas de Roma a propósito de la “salvaje brutalidad del pueblo sueco” como decía Honorio III, aquel infatigable promotor de cruzadas.

– La iglesia llegó a impedir toda relación familiar y humana entre los clérigos y sus hijos. Prohibió que hijos e hijas permanecieran al lado de su padre y fueran educados en el hogar, prohibió a los religiosos participar en la elección de cónyuge, en la boda o en el entierro de sus hijos y nietos, que una de sus hijas pudiera casarse con otro sacerdote o con uno de los hijos de éste. Y tampoco le estaba permitido a ningún laico casarse con la hija de un clérigo.

– A mediados del siglo XVI, el concilio de Trento declaró que el hijo de un sacerdote no podía acceder a la prebenda de su padre y que la renuncia de éste en beneficio de su hijo era nula. En 1567 se ordenó poner fin a la costumbre de enterrar en el mismo lugar a los sacerdotes y a sus hijos; asimismo, en las tumbas de los clérigos se eliminaría cualquier referencia a sus hijos. En el siglo XVII el sínodo de Turnau ordenó la humillación pública de los hijos e hijas de sacerdotes y el encarcelamiento de estos últimos.

(Extractos del libro “Historia sexual del cristianismo” de Karlheinz Deschner, editorial Yalde, Zaragoza 1993, 480 páginas.)

http://www.reflexionyliberacion.cl/articulo/4317/imposicion-del-celibato-a-los-sacerdotes-a-partir-del-siglo-xi-.html

PEQUEÑOS SE CONVIERTEN EN MONJES BUDISTAS.


http://noticias.univision.com/slideshow/122336/2015-05-22/mundo/noticias/pequenos-se-convierten-en-monjes-budistas

Diplomacia del papa Francisco revoluciona al Vaticano según expertos


El pontífice argentino se ha anotado triunfos como con el acercamiento entre Estados Unidos y Cuba, pero ha tenido roces con Turquía, México, Israel y Siria por sus declaraciones.
imageRotate
Una niña abraza al papa Francisco durante una audiencia en el Vaticano (AFP)
  • Ver resumen
EL UNIVERSAL
viernes 22 de mayo de 2015  01:38 PM
Ciudad del Vaticano.-¿Es diplomático el papa Francisco? Si bien muchos consideran que la curtida diplomacia vaticana se ha revitalizado en los últimos años, algunos se interrogan sobre gestos y declaraciones del pontífice latinoamericano, que voluntaria o involuntariamente, han resultado provocadores.

La semana pasada, cuando Francisco le regaló una medalla pontificia con un ángel tallado al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, lo trató como a un “ángel de paz”, durante una reunión en el Vaticano, explicó AFP.

La frase irritó a Israel, generó polémica, pero también obliga al presidente palestino a mantener sus promesas pacificadoras.

El Vaticano explicó luego que “ángel” en griego significa también “mensajero”, como lo son las criaturas aladas que llevaban noticias de Dios para los humanos y aclaró que no se trató de un elogio banal e improvisado, sino de una invitación para que Abbas se comprometa aún más por la paz.

En 2014, el papa argentino Joge Mario Bergoglio “cometió” otro gesto diplomático fuerte durante su viaje a Israel, al orar fuera de programa ante el muro de separación con los territorios ocupados. Un fuera de programa que también molestó a las autoridades del país.

Un lenguaje sin pelos en la lengua

Tachar la masacre de los armenios entre 1915 y 1916 de “primer genocidio del siglo XX”, también generó reacciones en abril de este año. Turquía protestó oficialmente y hasta convocó a su embajador ante el Vaticano, una crisis casi sin precedentes en el pontificado de Francisco.

Convencido de que la verdad es la mejor arma para la reconciliación, el argentino Francisco no tiene pelos en la lengua para decir lo que piensa desde que llegó al trono de Pedro en 2013.

En septiembre de ese año envió una carta a los líderes del G20 para que evitaran atacar el régimen de Bashar al Assad en Siria al temer que se desencadenara una guerra impredecible y convocó una jornada mundial de oración y ayuno, la primera con esas características.

Algunos observadores estiman ahora que fue un error parar la intervención militar propuesta por Estados Unidos y Francia ante el uso de armas químicas contra los civiles, y creen que con ella se hubiera podido impedir la peligrosa ofensiva actual del grupo Estado Islámico (EI).

En Ucrania, ante la guerra entre las fuerzas militares del gobierno de Ucrania y los separatistas prorrusos apoyados por Moscú, el papa denunció “la guerra entre cristianos”, lo que resultó limitado, ya que no condenó la política rusa del presidente, Vladimir Putin.

Desliz con México

Un correo personal con una organización no gubernamental argentina se convirtió en febrero en un problema diplomático con México.

El haber expresado su deseo de “evitar la mexicanización” de Argentina, ante el aumento del narcotráfico y su violencia en un correo electrónico generó fricciones con uno de países más católicos del mundo.

Una preocupación legítima para todo latinoamericano, que fue rápidamente zanjada entre las partes.

“El Papa no quiso herir a ese país, sino destacar la gravedad del fenómeno del narcotráfico que aflige a México y a otros países de Latinoamérica”, explicó el portavoz del papa, Federico Lombardi.

Actos voluntarios

“Usa voluntariamente el lenguaje oficial y la jerga popular para pasar su mensaje, para correr los límites”, sostiene el vaticanista Marco Politi, biógrafo del Papa.

Francisco también se ha referido al “terrorismo blanco”, a las víctimas en Medio Oriente de las “persecuciones con guantes blancos”, al denunciar indirectamente a Estados, empresas y fabricantes de armas con grandes intereses en la industria de la guerra.

Su mayor e indiscutible logro diplomático, “sin tacha alguna”, ha sido la reconciliación entre Estados Unidos y Cuba, aunque en realidad se trató de un paciente trabajo diplomático iniciado hace 30 años por el pontífice Juan Pablo II, el polaco Karol Wojtyla.

El proceso de deshielo de Cuba con Estados Unidos, tras más de medio siglo de enfrentamientos, se concluyó con la visita del presidente cubano Raúl Castro al pontífice en el Vaticano, durante la cual tuvo elogios que superaron el marco protocolar por su papel de mediador.

http://www.eluniversal.com/internacional/150522/diplomacia-del-papa-francisco-revoluciona-al-vaticano-segun-expertos

MUJERES SACERDOTES EN LA IGLESIA CRISTIANA ESENIA


http://lavozdelaarboleda.blogspot.com/2012/01/nuestra-hermana-imma-pla-mujer.html

La igualdad de la mujer en la Iglesia


Un movimiento soterrado lucha por la igualdad de la mujer en la Iglesia – Considera clave la ordenación – El Vaticano hace oídos sordos: JOSE LUIS BARBERIAby evangelizadorasdelosapostoles
Los sacerdotes rechazan a la mujer en la iglesia “En el nombre de la Madre, de la Hija y de la Espíritu Santo. Diosa nuestra, acoge a nosotras, cristianas (…) Madre nuestra que estás en los cielos…” Las teólogas feministas nos proponen invertir, subvertir, el lenguaje de género de la liturgia católica para que comprobemos la apropiación masculina de la idea misma de Dios operada a través de los siglos. Piensan que, de tanto representar al Altísimo con figuras masculinas y de excluir a la mujer de los estamentos del poder religioso, las jerarquías católicas han acabado por “violar la imagen de Dios en las mujeres”, por borrar la parte femenina del Supremo Hacedor.
Hay teólogas que creen que el lenguaje debe reflejar la parte femenina de Dios En España hay 19.000 religiosos. Las religiosas son más, 49.000 ¿Cree el Papa que la nueva generación aceptará un puesto subalterno? El 22% de los sacerdotes están casados o viven en pareja.
Pocas imágenes pueden resultar tan obscenas en nuestras sociedades católicas como la exposición pública de una mujer desnuda y clavada en la cruz. Y pocas cosas irritan tanto al Vaticano como el cuestionamiento del papel asignado a la mujer dentro la Iglesia. “La ordenación de las mujeres es el paso primero para recomenzar la comunidad de iguales que quería Jesús. La Iglesia se empobrece clamorosamente por la carencia de una aportación femenina más plena y responsable”, indica la monja María José Arana, antigua párroca de la Congregación del Sagrado Corazón, doctora en Historia y autora del libro Mujeres sacerdotes, ¿por qué no?
Hay una revuelta feminista que lleva décadas labrándose sordamente en las catacumbas de la Iglesia oficial, una rebelión, secundada clandestinamente en no pocos conventos, que no consiguió silenciar el Monitum (advertencia canónica oficial) dictado hace seis años por el entonces Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (Antigua Inquisición) y hoy Papa, Joseph Ratzinguer, ni las posteriores amenazas de excomulgar a quienes participen en la ordenación de mujeres.
La democratización-feminización modificaría, sin duda, la visión interior y exterior de la Iglesia y desbarataría el entramado vertical del poder: obispo, cardenal, Sumo Pontífice; de forma que la elección del Papa, o de la Papisa, no recaería ya en los 118 varones purpurados cardenalicios reunidos en cónclave. Se comprende, pues, que el reciente libro de Carlo María Martini, Coloquios nocturnos en Jerusalén, haya tenido el perturbador efecto de la piedra lanzada a las estancadas aguas doctrinales. Figura de referencia para las corrientes reformistas, aunque desahuciado ya para el papado, el cardenal ha invitado a sus pares, príncipes de la Iglesia, a plantearse el sacerdocio femenino, el fin del celibato obligatorio y la sustitución de la encíclica Humanae Vitae que prohíbe, incluso, el uso del preservativo. Son mensajes de esperanza para esa otra Iglesia de base, renovadora,  que no se reconoce en su actual jerarquía. Pero, con la excepción del presidente de la Conferencia Episcopal alemana, el arzobispo Robert Zollitsch, partidario de la revisión del celibato, las propuestas de Martini no han obtenido otra respuesta que el silencio del Vaticano y de las jerarquías nacionales. Y eso que las encuestas muestran, también en España, que allí donde la autoridad católica encuentra piedra de escándalo y materia de anatema, los feligreses ven aproximación a una sociedad que ha abolido la discriminación de sexo. ¿Es tan audaz la propuesta de Martini en una Iglesia de templos abandonados, sacerdotes ancianos y vocaciones escasas, compuesta por mujeres en sus tres cuartas partes?
No hace falta ser mujer y creyente para constatar que las plegarias y letanías, los cánticos y preces que los fieles católicos elevan a los cielos surgen mayoritariamente de gargantas femeninas; que son las manos de mujer las que se ocupan de la limpieza y el funcionamiento de los templos: desde las flores y los manteles de los altares hasta el aire acondicionado, pasando por la recolecta de las limosnas y el cuidado de los hábitos sacerdotales. ¿Qué pasaría si, como proponen algunas teólogas feministas, las mujeres decidieran no acudir a los templos hasta que se les reconociera la igualdad? Un vistazo a las iglesias españolas, convertidas en hogares espirituales para la tercera edad, da prueba de esa abrumadora presencia femenina. Según la Confederación Española de Religiosos y Religiosas (Confer), a 31 de enero de 2007 había en España 18.819 religiosos, frente a 48.489 religiosas. Andrés Muñoz es uno de los 8.000 sacerdotes, el 22% del total, que viven hoy en España casados o conviviendo en pareja. Lleva 27 años de matrimonio con Teresa Cortés, la mujer que hoy preside el Movimiento para el Celibato Opcional (Moceop). Tienen un hijo de 25. “El mal no reconocido de la Iglesia católica es el autoritarismo, la falta de democracia interna y el rechazo a la libertad de pensamiento”, asegura. Su esposa está convencida de que el celibato obligatorio es, antes que nada, un instrumento para el control de los sacerdotes.
Esta señora de dulce rostro y expresión decidida – “hija del infierno”, le llamaron los integristas de una tertulia radiofónica-, piensa que la humanidad y las religiones tienen contraída una gran deuda histórica con la mujer. La aceptación del sacerdocio y el obispado femenino entre los protestantes y anglicanos deja a la Iglesia católica ante la pregunta obligada de hasta cuándo podrá seguir ignorando el hecho de la emancipación femenina y la igualdad de sexos. ¿Cuánto tiempo necesitará para cambiar la mirada que los Santos Padres, desde san Agustín a santo Tomás, arrojaron sobre la mujer, ese ser al que, como Aristóteles, juzgaron inferior, sumiso, de naturaleza “defectuosa”, incompleta, “imbecilitas”, impura? ¿Cuánto tardará todavía en descargar a la mujer del sentimiento de culpa por haber entregado la manzana a Adán, de liberarse enteramente de los prejuicios que prohibían a las mujeres entrar en los templos durante sus períodos de menstruación, o simplemente, tocar los vasos sagrados? El machismo de la sociedad hunde también sus raíces en la cultura cristiana y continua vigente en la idea, expuesta en la primera encíclica del papa Benedicto XVI, de que la mujer fue creada por Dios, “como ayuda del hombre”.
Casada, madre de un hijo, integrante del Movimiento para la Ordenación de Mujeres, una iniciativa que ha convocado ya dos congresos internacionales, Christina Moreira no se hace ilusiones sobre la evolución previsible de su iglesia. “Lo último que hará el Papa será aceptar el sacerdocio femenino”, vaticina. “Desde que el Sínodo de la Iglesia de Inglaterra (anglicana) aceptó la ordenación de mujeres, el 11 de noviembre de 1992, muchos fieles disconformes con esa decisión se están pasando a la Iglesia de Roma”, explica. Está convencida de que el cisma anglicano va a reforzar el polo conservador del Vaticano.
“No les gusta que las chicas empiecen de monaguillos porque saben que algunas terminarán aspirando al sacerdocio”, apunta Rosa de Miguel, otra mujer de vocación sacerdotal que dice sentirse “con las alas cortadas y como una hija abortada de la Iglesia”. Después de una experiencia religiosa muy intensa -“si eres hombre te dirán que tienes vocación, y si eres mujer que estás neurótica o que te metas a monja”-, Rosa ha optado por volcarse en su profesión y marcar distancias. Cansadas de sufrir, otras muchas han acabado por suplicar a Dios que no les llame más. Desde luego, clama hasta al más agnóstico de los cielos que el Código del Derecho Canónico, renovado en 1983, sostenga que sólo el varón puede ser lector de las Escrituras o acólito.
¿Creen verdaderamente los obispos, cardenales y el Papa que las nuevas generaciones de mujeres aceptarán sumisamente un puesto subalterno en la Iglesia por mucho que últimamente vengan de la mano de los movimientos más integristas? La ausencia de una perspectiva razonable de evolución y el conservadurismo de los obispos que dominan la Conferencia Episcopal Española exasperan a buena parte de la militancia cristiana reformista, mayoritariamente de izquierdas, así como a los religiosos y sacerdotes más comprometidos en la regeneración doctrinal.
En el entramado asociativo Redes Cristianas que agrupa a un centenar y medio de colectivos bajo la consigna común: “Otra Iglesia es posible”, las feministas católicas más irreverentes, que los 8 de marzo se manifiestan al grito de “Si ya tenemos dos mamas, ¿para qué queremos un Papa?”, se encuentran con otras que evitan actitudes irrespetuosas. Aunque el temor a las represalias está presente, particularmente en las monjas y profesoras de Religión, la razón principal es evitar desligarse de una feligresía educada en la obediencia ciega a la jerarquía. “Colocarse al margen supondría dejar a la Iglesia en manos de los Legionarios de Cristo”, razona Pilar Yuste, de 44 años, catedrática de Teología y profesora de Religión. “Aunque no queremos cismas, debemos rebelarnos contra las estructuras antidemocráticas de la Iglesia”, indica Teresa Cortés. La sima que les separa de la actual jerarquía es tan profunda que los grupos más radicales actúan al margen de la Iglesia oficial. Sus misas alternativas se desarrollan en el filo de la legalidad eclesiástica o en manifiesta ilegalidad. Alteran el rito litúrgico en aras de una mayor espontaneidad y libertad, consagran pan y vino normales en lugar de las hostias de pan ácimo (sin levadura) y el vino de misa, y tampoco resulta extraño que algunas de estas misas sean oficiadas por mujeres que asumen por su cuenta y riesgo la tarea de consagrar, desafiando la pena de excomunión. El vendaval conservador de las últimas décadas ha desconcertado, sobre todo, a las monjas y católicas seglares que, animadas por el mensaje aperturista del Concilio Vaticano II (1962-1965), se lanzaron a profundizar en los asuntos teológicos creyendo que la reforma rescataría a la mujer de su secular papel subalterno en la Iglesia. Y estas mujeres, expertas teólogas, han recorrido su camino, han descubierto demasiadas cosas como para conformarse con el curioso argumento -la Iglesia del siglo XXI transfiere su machismo al propio Jesucristo-, de que no es posible ordenar a las mujeres porque el Salvador estableció que los 12 apóstoles fueran hombres.
Desde el punto de vista teológico, sin embargo, no hay un impedimento dogmático que prohíba el celibato opcional ni la ordenación de la mujer. De hecho, los apóstoles estaban casados y parece igualmente probado que en la Iglesia primitiva hubo diaconisas y presbíteras, mujeres consagradas. Las historiadoras religiosas se afanan por armarse de argumentos para demostrar que la teórica imposibilidad de ordenarlas sacerdotes no es una verdad revelada, sino, como ocurre con el islam y el judaísmo, producto de la interpretación masculina de la historia a lo largo de siglos de marginación social de la mujer.
A estas alturas, sin embargo, los subterfugios dialécticos encuentran ya cansadas a muchas de estas católicas que lo que exigen es que la jerarquía sea consecuente con la igualdad. Su mensaje es que la Iglesia católica perderá a las mujeres, como antes perdió a los intelectuales y a los obreros. Ellas, que son las que aman a Dios en mayor número, no aceptan ya que el sexo masculino atribuido al Supremo Hacedor sirva para perpetuar la servidumbre y el sometimiento secular de la mujer. Y es que, salvo que se insulte a la condición femenina, no hay respuesta justificada posible a la pregunta: “Mujeres sacerdotes, ¿por qué no?”.
Una tradición en entredicho La Congregación para la Doctrina de la Fe decretó en mayo de este año que cualquier mujer que fuera ordenada sería excomulgada. La Iglesia protestante sí lo permite.
-Benedicto XVI, en cambio, ha denunciado la discriminación de la mujer.
-Santa Teresitadel Niño Jesús escribió a su hermana poco antes de morir: “Siento en mi interior la vocación de sacerdote”. Tanto el Nuevo Testamento como el Manuscrito Barberini muestran que hubo mujeres consagradas durante los 10 primeros siglos de la historia
de la Iglesia.  María Magdalena aparece predicando, una actividad supuestamente prohibida a las mujeres, en una pintura anónima de la Escuela suiza del siglo XVI.
– Concilios y cónclaves se han celebrado bajo la bóveda de la Capilla Sixtina en la que Miguel Ángel pintó a tres mujeres ejerciendo funciones sacerdotales.
– Algunas abadesas italianas y las que dirigieron la abadía de Las Huelgas (Burgos) disponían de mitras, el objeto característico del poder de los obispos y abades.
– La checa Ludmina Javorová fue ordenada sacerdote por su director espiritual, el obispo Félix Davidek, con conocimiento de Juan Pablo II, durante la dictadura comunista en la República Checa.
El País, 15/08/2008
http://colectivomariademagdala.blogspot.com/2013/06/la-igualdad-de-la-mujer-en-la-iglesia.html

AUSTRALIA: Sacerdote pederasta Gerald Ridsdale: “Yo estaba fuera de control abusando de los monaguillos ‘


Abusador Notorious admitió que él fue ‘loco’ en la ciudad de Victoria de Mortlake y que su comportamiento había sido “ningún secreto”, dijo a comisión real

1000
Sacerdote católico Gerald Ridsdale: “Se habló todo el lugar entre los niños y un montón de padres vinieron a mí. ‘ Fotografía: AAP
Australian Associated Press
Viernes 22 de mayo 2015 09,28 BST
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir por correo electrónico Compartir en LinkedIn Compartir en Google+
Acciones
106
Más notorio sacerdote pedófilo de Australia Gerald Francis Ridsdale admitió que estaba fuera de control y “se volvió loco” en la ciudad de Victoria de Mortlake, donde se creía que había abusado de todos los niños en la escuela.

Una serie de cartas y documentos publicados por la Comisión Real sobre el sitio web abuso sexual revela detalles de los abusos de Ridsdale y la respuesta de la Iglesia Católica, incluyendo Ballarat obispo Ronald Mulkearns.

Ridsdale ha sido condenado por abusar de más de 50 niños de más de tres décadas, que se remonta a su ordenación en 1961.

Después de los padres se quejaron a continuación Ballarat Obispo James O’Collins sobre Ridsdale en 1961, O’Collins le dijo: “Si esto vuelve a ocurrir a continuación, usted está apagado a las Misiones” y lo envió a Mildura.

En una audiencia en Ballarat el viernes, la comisión real en las respuestas institucionales a abuso sexual infantil también se le dijo el obispo Mulkearns sabía en 1975 que Ridsdale había abusado de niños, pero no actuar hasta 1988.

Una selección de documentos obtenidos por la comisión real revelan más:

Ridsdale entrevista con la Iglesia Católica investigador de seguros, 06 de junio 1994:

Pregunta lo que sucedió en Mortlake, Ridsdale dijo: “Salí de control otra vez. Fui loco allí. Monaguillos principalmente.

“No era ningún secreto alrededor de Mortlake, finalmente, de mí y de mi comportamiento; se hablaba en todo el lugar entre los niños y un montón de padres vinieron a mí “.

Carta del Obispo Mulkearns a Ridsdale en White Cliffs, el 27 de noviembre de 1988, después de las facultades sacerdotales de Ridsdale habían sido suspendidos por un año:

Mulkearns señaló Ridsdale había estado haciendo un poco de trabajo ayudando a las familias aisladas, pero dijo que no era una buena idea para él para celebrar la reconciliación o el bautismo.

“Con respecto a los problemas que han surgido, que posiblemente se podría pedir en una fecha posterior si usted siguió administrando sacramentos y sería para estar en condiciones de afirmar que no había estado involucrado en este nivel con la gente.

“Espero no sonar demasiado duro en el anterior, pero siento que es más importante que honramos los compromisos que se han dado y que no hago nada en este momento que puede recuperarse en nosotros más tarde.

“Tengo toda la esperanza de que nada más se eventuate, pero tenemos que hacer nuestra parte para asegurar que no es así.”

Ridsdale al obispo Mulkearns acerca de renunciar al trabajo parroquial en Horsham, 11 de Abril 1988:

“Confirmo mi solicitud de dimitir del trabajo parroquial en esta diócesis para que yo pueda ser removido de la clase de trabajo que ha demostrado ser una tentación y una dificultad para mí.”

05 1979 las cartas de Ridsdale de abusar víctima BAF, señalaron en una carta de los abogados de BAF y su madre, a Mulkearns 19 de febrero 1988:

“No sé cuánto sabe sobre mí o lo mucho que has adivinado, pero eres la primera persona que siempre he querido abrirse a (aunque me parece que hacer eso en una manera indirecta) – usted es el primer niño que he sido honesto con y advertido off (un poco tarde por desgracia, pero supongo que todas las experiencias traer algo bueno en nosotros). ”

“Supongo que realmente no quiero ser sacerdote con usted – un amigo o lo que sea. Cuando rezo por ti, Dios viene primero – cuando estoy con usted, usted es primero “.

Mulkearns al reverendo James Fitzpatrick, católica Consulta Centre 3 de septiembre de 1984:

“Debo añadir que tuve una buena discusión con él [Ridsdale] sobre el problema que surgió a principios de año y de la que hemos hablado antes de su salida al extranjero. Él era bastante abierto acerca de la situación y dijo que ha hablado con el sacerdote de Melbourne que le asesora y sin duda espera que no es algo que va a surgir de nuevo. ”

http://www.theguardian.com/australia-news/2015/may/22/paedophile-priest-gerald-ridsdale-i-was-out-of-control-abusing-altar-boys?CMP=ema_632

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: