SEMANA INTERNACIONAL DE LOS DESAPARECIDOS: NUNCA OLVIDAR!’Falsos positivos’ Escándalo de Colombia


A finales de 2007 los jóvenes comenzaron a desaparecer de las calles en Soacha, Colombia, un barrio pobre en las afueras de Bogotá, y sus cuerpos aparecieron en fosas comunes un año después.

Las autoridades afirmaron que eran guerrilleros, pero sus familias sabían lo contrario. El descubrimiento de los cuerpos dio origen a lo que se conoció como el “escándalo de los falsos positivos”, civiles asesinados y reportados como bajas guerrilleras.Vea el vídeo a continuación.

This content was originally published by teleSUR at the following address:
http://www.telesurtv.net/english/multimedia/Never-Forget-International-Week-of-the-Disappeared-20150524-0028.html. If you intend to use it, please cite the source and provide a link to the original article. http://www.teleSURtv.net/english

La ternura de Jesús hombre: Gladys Daza Hernandez


Artículo: LA CULTURA DEL ENCUENTRO.

Artículo: LA CULTURA DEL ENCUENTRO. La ternura de Jesús hombre

La cultura se construye con base en comunicaciones repetidas, así la comunicación es constitutiva de la cotidianidad, y se convierte en comportamiento dinámico que tiene su propia lógica de crecimiento.

La cultura del encuentro que propone el Papa Francisco tiene su fundamento en la comunicación cercana, en el sentir con el otro, en salir de sí mismo para darse a los más necesitados, por eso habla de las periferias existenciales, de los excluidos de los beneficios de la sociedad.

Una fuente importante como referente para esta comprensión y profundización es el análisis de los encuentros de Jesús en el Evangelio. Hay encuentros referenciados por tres o cuatro evangelistas, mientras hay otros en el relato de uno o dos solamente.

Si analizamos solo veinte de estos encuentros, algunos inesperados, otros ocasionales, intencionados o resultado de la fe del o de los interlocutores, podremos encontrar unas constantes en el comportamiento de la ternura de Jesús.

Veamos en primer lugar, los encuentro inesperados como el de Zaqueo y la Samaritana, por ejemplo. (Lc. 19, 1 – 10). Lucas relata el encuentro con Zaqueo, quien quería conocer a Jesús, pero había mucha gente y además era pequeño de estatura.

Están en Jericó y Zaqueo facilita el encuentro subiendo a un árbol, pero Jesús se enternece al verlo subido en el árbol y no solo le dice que baje para saludarlo, sino que dice que se hospedará en su casa. Es un premio que Zaqueo no esperaba, se contentaba con verlo pasar de cerca.

Nos preguntamos: ¿vencemos los obstáculos que nos impiden los encuentros con Jesús? Porque la fe es esencialmente un encuentro personal con él. Nos dice el evangelista que Zaqueo bajó a prisa y con gusto recibió a Jesús.

Se trata de un encuentro que convierte a Zaqueo; la ternura de Jesús es más fuerte que las secuelas de la vida pasada de Zaqueo. Un encuentro transformador, de modo que Zaqueo ve la necesidad de compartir con los pobres y devolver lo adquirido sin honestidad.

El evangelista Juan narra ese encuentro inesperado entre Jesús y la samaritana (Jn, 4, 1-29). Era medio día, Jesús cansado del camino se sienta junto al pozo de donde sacaban agua los pobladores de Samaria. Él inicia el diálogo, pidiendo un poco de agua para su sed. Recibe una respuesta discriminiatoria, hay barreras entre judíos y samaritanos. Pero esto no impide que Jesús continúe su conversación y lleve pedagógicamente a la mujer a la comprensión de que estaba hablando con el mesías prometido. Ella se convierte en divulgadora de la presencia de Jesús y el pueblo de Samaria le rogó que se quedara con ellos, y se quedó dos días. ¡Qué fecundo fue este encuentro! Pasó de una respuesta discriminatoria y de rechazo, a una conversión de todo un pueblo. ¿Qué actitud adoptamos cuando sentimos rechazo?¿Procuramos la fecundidad de nuestros encuentros con extraños y desconocidos?

De otra parte, si analizamos dos encuentros intencionados por parte de Jairo, jefe de los judíos, quien solicita la vida para su hija y la mujer que padece flujo de sangre, ambos están animados por la fe en Jesús, piensan que pueden ser sanados.

La ternura de Jesús, cumple el efecto deseado: La hija de Jairo vuelve a la vida y la mujer es curada, (MT. 9, 18 – 22).

Este episodio es relatado también por los evangelistas Marcos y Lucas. La mujer no aspiraba a hablar con Jesús, sino que se contentaba con tocar su capa, movida por su fe, pero Jesús se vuelve hacia ella y la anima diciéndole que su fe le ha sanado. ¿Estamos siempre dispuestos a servir a los demás, a tener una palabra de aliento para quien lo necesita, o esperamos a que nos soliciten ayuda? ¿Nuestra comunicación con nuestros interlocutores es fluida y esperanzadora? ¿Es cercana o distante?

El joven rico busca el diálogo con Jesús (Mt. 19, 16-23).

Empieza la conversación con la pregunta sobre lo que se debe hacer para tener vida eterna. Es un encuentro intencionado por parte del joven. Ante las respuestas exigentes de Jesús, el joven se entristece porque no es capaz del desprendimiento de su riqueza. Pero, sin duda, ese encuentro le permitió comprender mejor lo que necesitaba para la perfección de su vida. No se trataba de complacer con palabras halagadoras, sino de ser honesto y sincero con lo que consideraba correcto por parte de Jesús.

En la amistad hay momentos en que la sinceridad es exigente de parte y parte, la verdad debe resplandecer sobre la apariencia de no querer ofender.

¿Cómo nos comportamos con quienes nos solicitan una orientación o consejo? ¿Sabemos escuchar con atención?

Jesús tiene algunos encuentros intencionados de su parte, como la llegada a la casa de Marta, quien tenía una hermana llamada María, la cual se sentó a los pies de Jesús a escuchar lo que decía, mientras Marta se ocupaba de los quehaceres de la casa (Lc. 10, 38 – 41).

Este episodio es relacionado con la vida activa y la vida de oración, pero lo que llama la atención es que Jesús aprovecha el diálogo que se suscita con el reclamo de Martha y la respuesta de él sobre lo verdaderamente necesario. Sin duda Marta aprendió la lección de distinción entre lo urgente y lo importante.

Este mundo actual convulsionado por tantos problemas y necesidades de toda índole puede desviarnos en la búsqueda de un sentido orientador para nuestras vidas.

¿Dedicamos tiempo a reflexionar sobre lo verdaderamente trascendente en la vida? O, por el contrario, ¿nos absorbe el hedonismo y la apariencia?

Un encuentro ocasional que cambia totalmente una vida, es el del ciego Bartimeo con Jesús, al llegar a Jericó seguido de mucha gente. El ciego oye que se trata de Jesús y empieza a gritar que se compadezca de él. Es un grito insistente, a pesar de que muchos le reprendían para que callara (Mc.10, 46 – 52). También Mateo y Lucas se refieren en sus evangelios a este episodio.Jesús lleno de ternura le pregunta qué quiere que haga por él y Bartimeo sin vacilar, le contesta que quiere recobrar la vista. Al recibir este beneficio de Jesús, lo siguió en su camino.

La ceguera espiritual muchas veces nos impide seguir a Jesús y rogarle por nuestro crecimiento en la santidad. La oración se hace necesaria para clamar a Jesús por las necesidades que circundan nuestra vida y nuestro entorno.

¿Sentimos ternura o indiferencia frente de los necesitados que gritan de muchas maneras en nuestra sociedad, en nuestra familia, barrio, ciudad o conjunto residencial?

¿Somos solícitos o perezosos para brindar ayuda en momentos de necesidad a alguien que la reclama?

Nos dice el evangelista Lucas que en camino a Jerusalén, Jesús pasó entre las regiones de Samaria y Galilea y en una aldea le salieron al encuentro diez leprosos (Lc.17, 11 – 19). Estos también gritan desde lejos, que tenga compasión de ellos. Una vez más, la misericordia y ternura de Jesús se pone a prueba y cura a los diez enfermos pero uno solo al verse curado regresa a dar las gracias. Igualmente, la sanación de un leproso lo relata Lucas, Mateo y Marcos. Una constante de esta curación o sanación es la referencia que hace Jesús a la fe de quien las solicita.

¿Somos agradecidos por los favores recibidos o estamos inclinados a pedir siempre sin acordarnos de agradecer?

En el encuentro de Jesús con Mateo, el cobrador de impuestos para Roma, Jesús toma la iniciativa y le pide que le siga (Mt. 9, 9 – 13). Mateo se levantó y lo siguió; este llamado lo narra igualmente Marcos y Lucas. Mateo celebra este encuentro con una fiesta en su casa en honor a Jesús. Allí los fariseos y maestros dela ley critican a los discípulos de Jesús porque comen con pecadores. La respuesta de Jesús es contundente, ha venido a llamar a los pecadores precisamente.

Todos somos llamados por el bautismo a ser discípulos de Jesús y el Papa Francisco nos dice: “Queda claro que Jesucristo no nos quiere príncipes que miran despectivamente, sino hombres y mujeres de pueblo” (EvangeliiGaudium No. 271).

¿Tenemos a veces una actitud farisaica sintiéndonos mejores que los demás?

¿Criticamos y juzgamos sin conocimiento de lo que los demás viven y padecen?

¿Cómo responder mejor al llamado que Jesús nos hace cotidianamente en nuestra vida?

“La iglesia tiene que ser lugar de misericordia gratuita donde todo el mundo pueda sentirse acogido, amado, perdonado y alentado a vivir según la vida buena del evangelio” (EvangeliiGaudium No. 114).

Hasta ahora hemos hecho referencia al encuentro de Jesús con pocas personas, veamos su encuentro con la multitud, que según los cuatro evangelistas eran unos cinco mil.

La escena se ubica en las cercanías del lago Tiberiades. Mucha gente seguía a Jesús por la fama de su misericordia. Al ver la multitud sintió compasión porque llevaban muchas horas sin comer, y se opera la multiplicación de los panes y los peces para saciar el hambre y aun quedaron sobras que son recogidas. (Jn. 6, 1-15), (Mt. 14,13-21), (Mr. 6, 30-44) y (Lc. 9,10-17).

Muchas enseñanzas se desprenden de este acontecimiento. Para nosotros además de ser una premonición de la eucaristía, es el gesto solidario de compartir con los demás. Al respecto nos dice el Papa Francisco:

“La solidaridad es una reacción espontánea de quien reconoce la función social de la propiedad y el destino universal de los bienes como realidades anteriores a la propiedad privada. La posesión privada de bienes se justifica para cuidarlos y acrecentarlos de manera que sirvan mejor al bien común, por lo cual la solidaridad debe vivirse como la decisión de devolverle al pobre lo que le corresponde”.(EvangeliiGaudium No. 189).

Jesús había ido a Betania a casa de Simón y mientras está sentado a la mesa, llegó una mujer que derramó perfume sobre la cabeza de Jesús, perfumó sus pies y se los secó con sus cabellos.

Este gesto es criticado por algunos presentes, quienes se dijeron entre sí que el valor del perfume se hubiera podido emplear en ayudar a los pobres.

 

Pero Jesús sale en defensa del gesto de esta mujer, considerando que a los pobres siempre los tendrán entre ellos, pero que a él no siempre lo van a tener. Ha perfumado su cuerpo de antemano para su entierro. (Mr. 14, 3 – 9), (Mt. 26, 6-13), (Jn. 12, 1-8).

 

Algunos estudiosos y especialistas en el Nuevo Testamento consideran a Jesús como un predicador andante, un profeta, un poeta que inventa historias para hacerse entender, un sanador, un maestro, un judío, un mártir del poder político – religioso de su tiempo. Es indudable que Jesús fue un pedagogo creativo y un excelente comunicador que jamás rechazó a nadie, respetuoso de sus interlocutores. El Papa en su exhortación apostólica nos dice que Jesucristo también puede romper los esquemas aburridos en los cuales pretendemos encerrarlo y nos sorprende con su constante creatividad.

 

Se dan varios encuentros forzados por las circunstancias: cuando llevan a Jesús a crucificarlo, echan mano de un hombre de Cirene, llamado Simón que venía del campo y le hicieron cargar la cruz y llevarla detrás de Jesús. Aun en estas circunstancias tuvo Jesús palabras de consuelo para la mujer y la multitud que lloraban de tristeza por él. (Lc. 23, 26 -29), (Mt. 27, 32 – 44), (Mc. 15, 21 – 32) (Jn 19, 17- 27).

 

En el encuentro forzado con los dos ladrones mientras uno insultaba a Jesús, el otro lo reprendía, reconociendo que estaban junto a un hombre que era inocente, que no había hecho nada (Lc. 23, 39 – 43). Allí en la cruz ya agonizante, Jesús tiene misericordia con este ladrón y le asegura que ese mismo día estaría con él en el paraíso.

Junto a la cruz de Jesús estaban su Madre, María, hermana de su madre y María Magdalena. Juan relata que a él, a quien Jesús quería mucho, le dejó a su madre como madre suya y Juan la recibió en su casa. (Jn. 19, 25 – 27). Cuánta ternura y bondad se da en esta escena.

Después de su muerte, Jesús es exaltado con su resurrección. Con un enfoque ascendente, ese Jesús verdadero hombre histórico es llamado hijo de Dios. El teólogo Alfonso Llano dice que “exaltación” es el concepto y la imagen que mejor expresan lo que sucede en Jesús después de expirar. Y agrega que, la resurrección no se entiende sin las huellas de la pasión del Jesús histórico (Llano, 2008: 244).

De esos encuentros que tuvo Jesús después de su resurrección o exaltación es muy elocuente el que tuvo con los dos discípulos de Emaús. Jesús se acercó y empezó a caminar con ellos. El desconcierto era muy grande frente a los últimos hechos de la pasión y muerte de Jesús de Nazaret, considerado un profeta poderoso. Pedagógicamente, como siempre, Jesús les explica por qué debían ocurrir esos hechos y ellos lo reconocen al partir el pan (Lc. 24, 13-35).

Todos estos encuentros de Jesús narrados por los cuatro evangelistas nos revelan su capacidad comunicativa, su cercanía, su misericordia, el uso adecuado de la palabra, del lenguaje para llegar al otro.

El Papa Francisco nos invita a decir un Sí a las relaciones nuevas que genera Jesucristo:

Hoy que las redes y los instrumentos de la comunicación humana han alcanzado desarrollos inauditos, sentimos el desafío de descubrir y transmitir la mística de vivir juntos, de mezclarnos, de tomarnos de los brazos, de apoyarnos, de participar de esa marea algo caótica que puede convertirse en una verdadera experiencia de fraternidad, en una caravana solidaria, en una santa peregrinación. De este modo, las mayores posibilidades de comunicación se traducirán en más posibilidades de encuentro y solidaridad entre todos (EvangeliiGaudium No. 87)

 

Esta es en síntesis la cultura del encuentro inspirada en la alegría de la esperanza evangélica, en la capacidad comunicativa para formar fraternidad.

 

Por Gladys Daza Hernández

Directora de CEDAL

http://www.pccs.va/index.php/es/news2/contributi/item/2036-la-cultura-del-encuentro-la-ternura-de-jesus-hombre

“Teresa de Jesús, experta comunicadora en el siglo XVI”


“Teresa de Jesús, experta comunicadora en el siglo XVI”P. Francisco Javier Sancho Fermín, OCD

            Parecería una paradoja la pretensión de esta conferencia si no fuera enmarcada en el contexto del Centenario teresiano y en el ámbito de un encuentro de comunicadores católicos. Y más cuando el encargado de dar esta conferencia no es un periodista profesional, si bien las coyunturas me han llevado a colaborar muchas veces con los diferentes medios de comunicación.

Que Teresa es una gran comunicadora pienso que nadie lo pone en duda. Cierto que para nosotros hoy no es fácil la lectura de sus obras, que por estilo, terminología y temática…, muchas veces se escapa a los temas fácilmente comprensibles. No es extraño que incluso muchos de los aquí presentes hayan hecho el intento de leerla y de haber fracasado en el intento. Un servidor también pasó por esa experiencia.

No entro en las dificultades que hoy puede presentar el lenguaje teresiano y su formulación. Pienso que es un tema serio e importante, pero la orientación de mi presentación quiere ir en otra dirección. Si Teresa ha sido capaz de asombrar a grandes literatos, pensadores, filósofos, etc… a lo largo de la historia ha sido, sin duda, gracias a la fuerza de su lenguaje y su capacidad de comunicar. Aspectos que emergen principalmente de la temática hacia la cual se dirigen sus escritos: hablarnos de nuestra interioridad, del Misterio que acontece y frente al cual no es fácil dibujar palabras.

A lo largo de la historia muchos personajes y gente sencilla han quedadoprendados del lenguaje teresiano. Uno de los primeros en constatar su grandeza fue sin duda Fray Luis de León, primer editor de sus obras, quién confiesa descubrir a una mujer viva y comunicadora de experiencia a través de sus escritos. El mismo Unamuno no deja de admirar la filosofía de vida que esconden los textos teresianos, o Azorín quien subrayaba –refiriéndose al Libro del a Vida- que no existe libro más profundo en ninguna otra literatura. En una línea semejante, se manifestaba la filósofa judía y mártir de Auschwitz Edith Stein, quién después de la lectura de la obra teresiana se decidiese a entrar en la Iglesia católica. Ella se expresa con estas palabras: “A excepción de lasConfesiones de San Agustín, no existe en la literatura universal ningún otro libro que como éste lleve el sello de la veracidad (Wahrhaftigkeit), que tan inexorablemente ilumina hasta los rincones más escondidos de la propia alma y que deposita un testimonio estremecedor de la “misericordia de Dios”.[1]

Curiosamente en la actualidad Teresa sigue llamando la atención a estudiosos del ámbito del marketing, del liderazgo, etc… Ya hay estudios significativos que presentan la figura de Teresa como leader….

Mujer y escritora

Si nos acercamos a Teresa misma hay un primer aspecto que impacta profundamente: lo mucho que pudo escribir, a pesar de las múltiples dificultades y obstáculos de la época en que le tocó vivir.

Bastaría con acercarnos a su epistolario para darnos cuenta de la importancia que para Teresa adquiere la comunicación. Por desgracia no conservamos más que casi 500 cartas, cuando posiblemente escribió –según calculan algunos estudiosos- entre 15.000 ó 20.000 cartas.

Y es que Teresa, independientemente de los muchos asuntos que se traía en mano, siempre consideró fundamental el que se diera una comunicación constante y fluida entre los monasterios que iba fundando. Ella no quería islas, sino espacios de comunión y comunicación.

Pero más allá de este aspecto si queremos familiar, de la comunicación, me preguntaría, ¿qué piensa Teresa de sí misma? ¿es ella consciente de la importancia de la comunicación? ¿en Teresa se da el problema de lo importante que es hoy transmitir un mensaje y que éste llegue al público?

Comunicadora

Hoy sabemos muy bien que no es suficiente comunicar algo, sino el cómo; es decir, que es lo que hace que una noticia, un mensaje pueda tener la suficiente acogida en aquel que lo recibe. Hay sectores que se mueven en el ámbito del sensacionalismo y en ello fundamentan el éxito de su comunicación. Otros centran la atención en los grandes titulares. Y todos nos seguimos preguntando, especialmente en el ámbito eclesial, cómo llegar con el lenguaje, con la imagen a un público amplio, y cómo trasmitir el mensaje que queremos que llegue.

Teresa de Jesús se fue dando cuenta a lo largo de su vida de esta problemática real, quizás más fuerte en su época por los múltiples controles inquisitoriales, y porque en definitiva ella era mujer y su pretensión era comunicar temas polémicos.

Cuando uno lee los escritos teresianos y lo hace a la luz de la realidad histórica y eclesial en que fueron escritos, sin duda asombra su supervivencia. Y la razón de todo ello se fundamenta en la gran inteligencia de su autora paraaprender a sobrevivir en un ambiente hostil y contrario al mensaje que ella pretende transmitir.

Bastaría con citar una frase que sacamos de su libro de las Fundaciones para darnos cuenta hasta qué punto ella es sobradamente consciente de esa realidad. Frente a la opinión que le piden respecto a un caso un tanto articular, ella pospuso su opinión argumentándolo para sí misma con estas palabras:“porque estamos en un mundo que es menester pensar lo que pueden pensar de nosotros para que hayan efecto nuestras palabras” (F 8, 7). Aquí Teresa parece descubrir ya el gran interrogante del Marketing.

Esta idea de la que está convencida Teresa nos ayuda a ir más allá, a tratar de adentrarnos en el dinamismo de su pretensión de comunicadora, de transmisora de una noticia.

Si yo les preguntase la razón por la cual escribe Teresa, casi seguro que me responderían la mayoría con un tópico imposible de hacer desaparecer: Teresa escribe por obediencia. El hecho de que la gran mayoría de los que han leído a Teresa se hayan quedado con esa convicción, ya pone de relieve hasta qué punto Teresa maneja con habilidad las artes de la comunicación.

Si el lector no saliese convencido de ello, seguramente tampoco se lo hubiesen tragado ni sus confesores ni los censores inquisitoriales que examinaron la obra. Todos terminan respetando los manuscritos teresianos porque Teresa deja muy claro que son fruto de su obediencia a confesores, teólogos, obispos, hombres santos, y al mismo Dios…. Y si no se lo hubiesen tragado, sus escritos hubiesen acabado directamente en el fuego. Ciertamente Teresa no consiguió, al menos en vida, su propósito de publicar sus obras mayores, pero esto no significa que ese no fuera su proyecto. De hecho, en relación con el Libro de la Vida (considerado su escrito más íntimo y con la convicción de que lo hizo para sus confesores), se conserva una carta de Juan de Ávila en la que respondiendo a una petición de Teresa misma le dice: El libro no está para salir a manos de muchos, porque ha menester limar las palabras de él en algunas partes; en otras, declararlas; y otras hay que al espíritu de vuestra merced puedan ser muy provechosas, y no lo serían a quien las siguiese…”[2]

Comunicación como necesidad vital

De hecho ya en esa obra Teresa es una maestra en el lenguaje exhortativo y magistral. No sólo se pone a enseñar con la autoridad que le da la experiencia y el aval de muchos personajes con los que ha hablado sobre esos temas, sino que ella misma siente la urgencia por comunicar y transmitir un mensaje que la sobrepasa. Curiosamente Teresa es muy consciente de sus artes literarias y hasta ella misma se echa flores reconociendo, por ejemplo que muchos temas “por ser mujer” atina mejor que los hombres. Así titula, por ejemplo, el capítulo 25 de Vida: “… Es de mucho provecho para quien se viere en este grado de oración, porque se declara muy bien, y de harta doctrina.

Teresa, según va escribiendo va tomando seguridad. Y a veces se entusiasma tanto que se le olvida que cada línea va a ser examinadaminuciosamente por el censor. Llevada por el entusiasmo de haber concluido Vida en 1565, en 1566 toma de nuevo la pluma para escribir el Camino de Perfección, pero que recibirá tantas enmiendas, correcciones y tachaduras, que lo harán ilegible y tendrá que redactarlo de nuevo: el censor en ese caso no se dejó engañar tan fácilmente y llega a anotar al margen de algunas afirmaciones: “parece que reprende a los teólogos”.

Un texto clásico de los tachados con sarna por la mano del censor, es la defensa que hace Teresa de las mujeres y de su papel, entonces totalmente desconocido, en la sociedad y en la Iglesia. Es un texto con una gran fuerza expresiva y argumentativa:

Confío yo, Señor mío, en estas siervas vuestras que aquí están, que veo y sé no quieren otra cosa ni la pretenden sino contentaros; por Vos han dejado lo poco que tenían y quisieran tener más para serviros con ello. Pues no sois Vos, Creador mío, desagradecido para que piense yo daréis menos de lo que os suplican, sino mucho más; ni aborrecisteis, Señor de mi alma, cuando andávades por el mundo, las mujeres, antes las favorecisteis siempre con mucha piedad y hallastes en ellas tanto amor y más fe que en los hombres, pues estava vuestra sacratísima Madre en cuyos méritos merecemos -y por tener su hábito- lo que desmerecimos por nuestras culpas. ¿No vasta Señor, que nos tiene el mundo acorraladas (…) que no hagamos cosa que valga nada por Vos en público ni osemos hablar de algunas verdades que lloramos en secreto, sino que no nos habíades de oir petición tan justa? No lo creo yo, Señor, de vuestra bondad y justicia, que sois justo juez, y no como los jueces del mundo, que como hijos de Adán y en fin todos varones, no hay virtud de mujer que no tengan por sospechosa. Sí, que algún día ha de haber, Rey mío, que se conozcan todos. No hablo por mí, que ya tiene conocido el mundo mi ruindad, y yo holgado que sea pública, sino porque veo los tiempos de manera, que no es razón desechar ánimos virtuosos y fuertes, aunque sean de mujeres.” (CE 4, 1)

Escribir para comunicar

Este texto es simplemente una muestra de que cuando escribe Teresa quiere comunicar algo, o mejor dicho tiene que comunicar muchas cosas. Y en todos los escritos, aún cuando busca la manera de refinar sus posturas, siempre termina planteando algún tema polémico. En Vida, por ejemplo, no deja de dedicar un capitulo a analizar algunos libros y posiciones teológicas frente a la humanidad de Cristo, con los cuales ella no está de acuerdo. Pero lo mismo le pasa con otros temas como la cuestión de la presencia de Dios, que Teresa defiende que es constante, incluso en el pecador; la primacía de la misericordia de Dios por encima de la justicia castigadora; la necesidad de una vida de fe personal y responsable, frente a un devocionalismo infantil, etc…., la dedicación de las mujeres a la oración mental como camino evangélico…, Los demonios…

El nacimiento de la escritora-comunicadora

No podemos eludir en este contexto la cuestión de Teresa escritora: cuando, por qué y cómo surge en Teresa la pasión o necesidad de escribir? Es algo vocacional?

Lo sorprendente es que Teresa no empieza a escribir hasta que no tiene 45 años. Es más su primera obra está escrita cuando ella ya ha cumplido los 50. Es claro que no estamos frente a una escritora vocacionada.

Es cierto que Teresa, frente al común de la realidad de su tiempo, tieneuna formación muy superior a la media. Además de saber leer y escribir, ya desde pequeña fue aficionada a la lectura. Primero a la lectura devocional y luego a la lectura de novelas caballerescas. Más adelante los grandes libros espirituales serán sus textos favoritos.

Pero ¿cuándo surge en Teresa la necesidad de escribir? Prácticamente y de forma paralela a su experiencia mística.

Primero para dar a entender lo que le estaba aconteciendo. Pero que supondrá al inicio un gran fracaso. Eso acelera en ella todos los mecanismos para una mejor y mayor autocomprensión y análisis.

Algo que también va acompañado, según dice Teresa, de la propia vida de gracia: “Porque una merced es dar el Señor la merced, y otra es entender qué merced es y qué gracia, otra es saber decirla y dar a entender cómo es. Y aunque no parece es menester más de la primera, para no andar el alma confusa y medrosa e ir con más ánimo por el camino del Señor llevando debajo de los pies todas las cosas del mundo, es gran provecho entenderlo y merced; que por cada una es razón alabe mucho al Señor quien la tiene, y quien no, porque la dio Su Majestad a alguno de los que viven, para que nos aprovechase a nosotros.” (V 17, 5)

Pero cuando Teresa ya sea capaz, no sólo de entender lo que le pasa, sino de darlo a entender a los demás, es decir, cuando se siente capaz de comunicar, va a emerger en ella con una fuerza increíble su vocación de escritora. No como quién simplemente coge la pluma para relatarnos una historia, sino como quién realmente necesita comunicar una experiencia, una verdad.

Comunicar contenido de vida

Esa fuerza, tal como decimos, surge precisamente en la profundidad de su experiencia de Dios: “siempre está bullendo el amor y pensando qué hará. No cabe en sí, como en la tierra parece no cabe aquel agua, sino que la echa de sí. Así está el alma muy ordinario, que no sosiega ni cabe en sí con el amor que tiene; ya la tiene a ella empapada en sí. Querría bebiesen los otros, pues a ella no la hace falta, para que la ayudasen a alabar a Dios.”

Teresa toma conciencia de que el mejor modo de comunicar algo, y de conseguir que tenga efecto permanente en el receptor, es el de “engolosinar”. Palabra teresiana que encierra la concepción apostólica que ella le da a la comunicación escrita y oral.

Pero la necesidad de comunicar también emerge al contacto con la realidad: una realidad necesitada de una noticia y de un mensaje diferente, que ayude al hombre a salir de su gran ignorancia. Curiosamente Teresa se percata que la raíz de muchos de los males de su tiempo, la raíz más profunda, se encuentra en la ignorancia generalizada sobre lo que es el hombre y su dignidad. Las guerras de religión, las injusticias, las barbaridades que se comenten con los Indios en las américas, etc… todo se origina en la ignorancia del hombre: “… que esto es lo que mucho me lastima, ver tantas perdidas, y esos indios no me cuestan poco. El Señor los dé luz, que acá y allá hay harta desventura; que como ando en tantas partes y me hablan muchas personas, no sé muchas veces qué decir, sino que somos peores que bestias, pues no entendemos la gran dignidad de nuestra alma, y cómo la apocamos con cosa tan apocadas como son las de la tierra. Denos el Señor luz.” (Carta a Lorenzo de Cepeda, 17 de enero de 1570, n. 13.)

Esa bestialidad es la que fundamenta para Teresa el que de hecho la mayoría de los cristianos ni siquiera seamos conscientes de los grandes dones y del infinito amor que ya Dios no ha regalado, pero que desconocemos porque no abrimos los ojos a nuestra interioridad: “No es pequeña lástima y confusión que, por nuestra culpa, no entendamos a nosotros mismos ni sepamos quién somos. ¿No sería gran ignorancia, hijas mías, que preguntasen a uno quién es, y no se conociese ni supiese quién fue su padre ni su madre ni de qué tierra? Pues si esto sería gran bestialidad, sin comparación es mayor la que hay en nosotras cuando no procuramos saber qué cosa somos, sino que nos detenemos en estos cuerpos, y así a bulto, porque lo hemos oído y porque nos lo dice la fe, sabemos que tenemos almas. Mas qué bienes puede haber en esta alma o quién está dentro en esta alma o el gran valor de ella, pocas veces lo consideramos; y así se tiene en tan poco procurar con todo cuidado conservar su hermosura: todo se nos va en la grosería del engaste o cerca de este castillo, que son estos cuerpos.”(1M 1, 2)

A esta ignorancia se uniría el gran desconocimiento que hay de Dios.Teresa se lamenta de que es muy poco conocido entre los que se llaman sus seguidores…

Todo esto urge con mayor fuerza en Teresa la necesidad de comunicar, de transmitir una Buena Noticia que sigue sin ser escuchada y acogida, pero que necesita reinventarse para que alcance el corazón de la humanidad.

Fundamentos de la comunicación teresiana para el hoy

Su experiencia de Dios, así como la actitud de ojos abiertos frente a la realidad, podríamos decir que son el fundamento de la urgencia y necesidad de comunicar, y también de donde brota la fuerza del mensaje que transmite. No son simples conceptos o teorías, sino experiencia vivida y transmitida. Aquí se radica la fuerza comunicativa de Teresa: en la veracidad testimonial de lo que transmite; en saber llegar al corazón de la persona; en saber dar luz a las tinieblas que nos habitan; en saber resolver el misterio de uno mismo, y entransmitirnos el rostro de un Dios amigo y misericordioso.

El mensaje de Teresa parece que tuvo gran fuerza en su época. Y sigue siendo permanente a lo largo de la historia y del presente. Si se supera la barrera del lenguaje epocal, Teresa sigue transmitiendo vida.

Cuando por ejemplo miro al Papa Francisco y la fuerza comunicativaque tiene su lenguajes, sus gestos… cuando parecía que después del Papa Juan Pablo II sería difícil que alguien atrajera tanto la atención mediática. Y sin necesidad de ninguna campaña de marketing, el interés mediático que suscita supera cualquier previsión. Donde está esa fuerza comunicativa? Posiblemente en su sencillez, sin duda en la veracidad y consecuencia de su mensaje; pero sobre todo en que nos transmite un evangelio puro, sin adornos ni dogmatismos.

Es lo mismo que encontramos en Teresa. La fuerza de una mujer que se ha encontrado existencialmente con Dios; que reconoce ser pobre y pecadora, pero que sabe y eso quiere contagiar, que hay Alguien que es capaz de llenar de sentido y valor la existencia de todo ser humano.

Nuestra fuerza de comunicación surgirá –sí con ayuda del marketing y de los medios – pero sobre todo de la experiencia y de la experiencia de Dios. Entonces tendremos la capacidad de comunicar algo más que solo noticias; transmitiremos palabras generadoras de vida, comunicaremos evangelio, es decir, buena noticia.

P. Francisco Javier Sancho Fermín, OCD


[1]Neue Bücher über die hl. Teresia von Jesus, en ESW XII, p. 191.

[2]Carta de Juan de Ávila a Teresa de Jesús, reproducida por el P. Tomás Álvarez, Nota Histórica. Anexo al volumen II del Libro de la Vida (ed. facsimil), Burgos 1999, p. 628 (la negrita es mía).

 

http://www.pccs.va/index.php/es/news2/contributi/item/3085-teresa-de-jesus-experta-comunicadora-en-el-siglo-xvi

NIGERIA: La lucha por encontrar la esperanza en medio de la desesperación


RedECAP
Mayo 15 de 2015

Por Peggy Gish

[Nota: ECAPer@ Peggy Gish ha estado trabajando en un equipo de crisis para la Iglesia de los Hermanos en Nigeria.Esta reflexión ha sido adaptada para redECAP. El original está disponible en su sitio web.]

IGLESIA QUEMADA
DE LOS HERMANOS EN MUBI

En mis cinco semanas en Nigeria, he oído historias de personas que escapan o que han visto a miembros de la familia ser asesinados por Boko Haram; pero estas historias se hicieron más reales para mí, cuando acompañamos a un equipo de la Embajada Suiza a visitar la ciudad de Mubi. Allí, Boko Haram destruyo y saqueo la sede de la Iglesia de los hermanos de Nigeria (EYN), escuelas, y quemaron varias iglesias de EYN. Los soldados de Boko Haram destruyeron totalmente una clínica en la sede de EYN. Entre los grupos de personas que conocimos que habían regresado a la ciudad para tratar de reconstruir su vida, sentí que se han aferrado a la esperanza, levantando su fe y su fuerte sentido de comunidad. Las congregaciones continúan realizando cultos bajo la sombra de árboles junto a los edificios de la iglesia que Boko Haram quemo.

En una de las iglesias, una mujer compartió acerca de su familia tratando de escapar de los ataques el 29 de octubre de 2014. Ella estaba en su casa, sus hijos estaban en la escuela, y su esposo estaba afuera en la granja. Escuchó disparos y a la gente gritando corriendo por su vida. No sabía lo que estaba pasando o donde estaba su familia. Llena de terror comenzó a correr. No tuvo tiempo de llevarse nada. Sus hijos se escaparon de la escuela a través de agujeros en la pared. Ella y sus hijos más jóvenes se dirigieron a las montañas, ya que son considerados como lugares seguros y luego escaparon a Camerún. Mientras tanto su esposo e hijo mayor trataron de escapar con los demás por carretera. Boko Haram estableció controles en las carreteras y le dispararon a muchos de los hombres, incluyendo a su esposo. Su hijo se escondió bajo las gavillas de maíz hasta que los soldados se fueron  y  pudo escapar. Varios meses después ella todavía no tenía noticias de su marido. Cuando Mubi fue reabierta, fue a buscarlo. Soldados de Boko Haram lo habían matado y lo dejaron a un lado de la carretera. Ella fue capaz de identificarlo por su ropa y por su documento de identidad, que los soldados de Boko Haram dejaron con él.

Nos reunimos con los grupos de mujeres de varias otras iglesias de EYN y discutimos sus ensayos, preocupaciones y necesidades. Alimentos y agua es de lo que más carecían. Escaparon sin tomar nada, y Boko Haram tomo y destruyo todas sus posesiones, los cultivos, el ganado y los alimentos. La temporada de lluvias se acerca rápidamente, y la gente no tiene tiempo para replantar. Boko Haram vandalizo las perforaciones de manera que no tienen acceso a agua limpia. No tienen ninguna fuente de ingresos. Boko Haram destruyo sus hogares. Ellos siguen viviendo en constante temor y les resulta difícil confiar en sus vecinos musulmanes.

Los desafíos son grandes y hay mucho trabajo por hacer para la curar los traumas que han experimentado y las relaciones rotas entre cristianos y musulmanes. Mientras los desplazados regresan a sus hogares, están encontrando fuerza en su fe,  en la unidad para reconstruir sus vidas y en el cuidado de unos a otros.

Los Equipos Cristianos de  Acción por la Paz tuvieron que interrumpir su trabajo en África después de la crisis financiera de 2008 y continúa rechazando  invitaciones para apoyar el trabajo de los hacedores  de  paz que trabajan en Nigeria, Uganda, República Democrática del Congo, Egipto y otros lugares de conflicto letal http: //www.cpt.org / participación / donar

COLOMBIA: EL “PRESIDENTE DE LA PAZ” HUNDE A COLOMBIA EN EL ABISMO DE LA GUERRA


Autor: Pueblos en Camino

El Presidente de Colombia ha respondido al cese al fuego unilateral e indefinido de las FARC, decretado en una fase avanzada del proceso de negociación de La Habana, con acciones de guerra  total.

Juan Manuel Santos debería escuchar el eco de sus propios gestos y palabras. Tendría que saber que alimentó la esperanza del fin de la guerra en y desde Colombia en millones de colombianas y colombianos, latinoamericanos, gentes del mundo entero. Reconocer que abrió una grieta en la muralla de la masacre y del terror permanente por la que se desborda un torrente de lágrimas, dolor, angustia, soledad, miedo y dignidad aferrados a la ilusión de que del otro lado del muro que los aplasta se puede respirar tranquilidad; dejar de sentir zozobra y pavor, dejar de sufrir pensando que niñas y niños caerán aplastados por bombas, minas y balas apenas caminan y antes de pronunciar palabra. Dejar de saber que la guerra devora y muele a todo poblador pobre en un bando u otro y peor aún, si ha cometido el delito de no pertenecer a ninguno y defiende su derecho a pervivir con su familia. Santos debería saber que lo que ha hecho y dicho tiene consecuencias. Que su palabra y políticas son la vida y la muerte de la gente. Que la gente quiso creer que él iba a hacer respetar la vida y el derecho de la gente, nuestra ilusión colectiva, porque la máxima aspiración de cada colombiano y colombiana que no pertenece a las élites ni ha sido domesticada por esta, el mayor deseo, la fantasía que se vuelve ruego es que no nos siga amenazando y matando en una guerra ajena. Todo eso, todo, lo traicionó Santos al servicio del régimen. Santos decidió no escuchar a su país, a millones, porque las órdenes que recibe vienen de quienes acumulan con el terror y el despojo. Ordenó la muerte, el miedo, el terror cuando podía haber obedecido al mandato del cese al fuego. Calculan, él y sus asesores (los que le definen sus políticas y decisiones), que las FARC están vencidas militarmente y que pueden ser aplastadas para luego obligarlas a firmar la paz del poder sin condiciones. Si fuera cierto este cálculo, la paz que consigan será la guerra permanente contra Colombia y contra los pueblos. Más hambre, más muerte, más miseria establecidas. Aún si fuera cierto, se ha obligado a acciones de terror y guerra y ha obligado a las FARC a hacer otro tanto. No hay más salida para Colombia que el fin del conflicto armado basado en un acuerdo apoyado en el compromiso real de respetarse entre los adversarios para que los pueblos no sigan sufriendo a manos de bandos enfrentados y exijan sus derechos. En tiempo real. Pueblos en Camino

 

El “Presidente de la Paz” hunde a Colombia

en el abismo de la Guerra

 

El territorio del Cauca es ahora mismo el escenario de esta estrategia perversa e inclemente. Todo esto se puso en evidencia recientemente cuando 11 soldados que hacían parte de masivos operativos de hostigamiento en el Cauca ordenados por el gobierno, murieron a manos de las FARC.

 

 

La estrategia del gobierno quedó expuesta y encubierta con propaganda y palabrerío ante la sangre  derramada por soldados a quienes se envió a matar o morir mientras el Presidente se exhibía sonriente y protegido hablando de paz en Colombia y en el mundo. La intención del gobierno es aprovechar la tregua para atacar a las FARC y provocar así una reacción de defensa, combates y con ello el pretexto para hacer más guerra. Por eso murieron los soldados.

 

Santos, obedeciendo seguramente a sus patrones del régimen y de acuerdo con ellos, perseveró en la ofensiva militar a pesar de la decisión de las FARC de mantener la tregua. Todo ello mientras se debería adelantar una investigación que esclarezca los hechos de agresión del ejército así como si las FARC cometieron una masacre contra soldados indefensos.

 

En este contexto, Santos ordena bombardear un campamento de las FARC en Guapi (Cauca) y masacra a por lo menos 26 guerrilleros ufanándose de esta acción. Esta es una acción perversa, inconcebible y sangrienta.

 

Santos está buscando mantener y profundizar la guerra en Colombia. 

 

El régimen quiere la guerra. A las elites y sus patrones transnacionales, la única paz que les conviene es la de los cementerios, los ríos de sangre, el despojo y el sometimiento absoluto. Colombia es de su propiedad y de la del capital transnacional. Esa es la paz que promueven y hay una sola manera de alcanzarla: asesinando y mintiendo mientras negocian el botín Colombia.

 

Santos ha exhibido su talante. Todo el proceso de negociación empieza a partir del asesinato por orden directa de Santos, del Comandante Máximo de las FARC, Alfonso Cano en el Norte del Cauca porque este se decidió por la salida negociada. Hoy, anuncia a los cuatro vientos que Colombia está ad portas de la paz y ordena la masacre y la muerte. Mientras Colombia le exige responder al Cese al Fuego unilateral con el cese al fuego del Gobierno, el cálculo es inverso. Si las FARC matan soldados en medio de la ofensiva militar, hay un pretexto para profundizar la ofensiva. Si el ejército mata guerrilleros, la ofensiva militar es un éxito.

El escenario en el que toda esta estrategia se implementa es el Cauca. El mismo día en que el ejército realiza el bombardeo y la masacre, 500 efectivos de la policía aplastan brutalmente a indígenas del Norte del Cauca para destruir los cultivos que habían sembrado desde diciembre de 2014 en el proceso de liberar la Madre Tierra en manos de transnacionales. No es una coincidencia. Es un mensaje de las élites que han condenado al país al hambre y al desangre. No van a tolerar la paz con un mínimo de justicia y dignidad, con un mínimo de libertad para que los pueblos exijan sus derechos. La guerra en el Cauca es la guerra contra Colombia. La paz en el Cauca es la paz de los pueblos con la tierra liberada.

 

Santos consiguió para el régimen el resultado que perseguían: las FARC han anunciado que rompen la tregua. La guerra nunca cesó y ahora se intensifica. El terror es desde hoy mucho peor y más sangriento en toda Colombia. Las negociaciones seguirán por ahora en La Habana a pesar de Santos. La retórica encubridora sigue. El Ministro del Interior dice que “No hay condiciones para un cese al fuego bilateral”. Lo que no dice es la verdad: que estas condiciones son sistemáticamente destruidas por el régimen que él representa.

 

Que se entere el mundo y todas, todos los que apoyaron la reelección de Santos a nombre de la paz: Santos hoy es la guerra desde el establecimiento. Se sirvió del temor de la guerra y de la ilusión de la paz para hacerse reelegir y para proceder a implementar la guerra sobre el discurso con el que engañó a incautos e interesados. Solamente la presión de Colombia y del mundo sobre este régimen asesino podría obligar a Santos a ser coherente con su discurso y a actuar contra la costumbre de su clase que hace gala de buenos modales y civilidad mientras ordena la muerte sin untarse para mantener sus privilegios. Colombia hoy sufre la zozobra creciente ante el anuncio del escalamiento del terror y de la muerte en campos y ciudades: esa es la paz del régimen y de su vocero enmascarado de pacifista para la acumulación del capital. Juan Manuel Santos.

 

La alternativa hoy, además de venir de los corazones y gritos de millones de colombianas y colombianos, está siendo construida por las comunidades indígenas Nasa en Corinto y en el Norte del Cauca al Liberar la Madre Tierra. La única alternativa viable: La Paz de los Pueblos sin Dueños que buscan y consolidan ahora, en medio de la guerra y que se podrá extender desde su ejemplo con el aire que den los acuerdos de La Habana. Quienes promovieron desde posiciones de liderazgo la re-elección de Santos y lo apoyaron con elocuentes y dramáticos discursos como el adalid de la paz tienen una responsabilidad insalvable en este momento y deben asumirla. Se equivocaron y al hacerlo, se hicieron cómplices de políticas mentirosas y sanguinarias. Entre la guerra con discurso de guerra y la guerra con discurso de paz promovieron ésta última y no han asumido la trampa ni su error. Deben actuar para reconocer este error y convocar la movilización de los pueblos a corregirlo exigiéndole a Santos que cumpla con lo que le prometió a quienes lo hicieron Presidente, porque, si no hubiera sido por el apoyo de ellas y ellos a su campaña engañosa, Santos no estaría haciendo la guerra a nombre de la paz.

 

Fuente: Pueblo Nasa tejidocomunicacion

AUSTRALIA: El Cardenal George Pell dice que está dispuesto a comparecer ante el maltrato infantil en la comisión real


‘Estoy dispuesto a declarar si la solicitud de comisión de esto,’ cardenal escribe en carta al juez Peter McClellan
George Cardenal Pell en Sydney en 2014.
George Cardenal Pell en Sydney en 2014. Fotografía: Jane Dempster / AAP

El cardenal George Pell , el clérigo de más alto rango de Australia, ha dicho el presidente de la comisión real en las respuestas institucionales a abuso sexual infantil que se prepara a declarar en persona.

“Quiero dejar absolutamente claro que estoy dispuesto a declarar si la solicitud de comisión de este, ya sea por declaración, aspecto por videoconferencia, o asistiendo personalmente”, dijo el oficial del Vaticano en la carta al juez Peter McClellan el martes noche.

Dijo que había sido horrorizada por las acusaciones de abuso en Ballarat y fue entristecido por cierto las autoridades eclesiásticas habían ocupado de los informes de ellos.

Víctimas de abusos han dado pruebas de que Pell sobornó a guardar silencio , ignoró las quejas y fue cómplice en el movimiento sacerdote pedófilo Gerald Ridsdale a una parroquia diferente. Ellos han pedido a él para volver a Australia para hacer frente a la comisión real.

En la carta, Pell dice que aún no se le ha pedido a declarar en cualquier forma.”Pero como ya he dicho en repetidas ocasiones, estoy profundamente comprometido con ayudar a la comisión real y para hacer cualquier cosa que pueda para ayudar a los sobrevivientes”, dijo.

“Esto incluye prestar declaración en persona, si nos lo pide”.

http://www.theguardian.com/australia-news/2015/may/27/george-pell-says-he-is-prepared-to-appear-before-royal-commission?CMP=ema_632

COLOMBIA: No retirarán vallas de aborto en el Metro de Medellín


La publicidad busca visibilizar y consagrar los derechos de la mujer en materia sexual-reproductiva.

Por:   |

7:31 p.m. | 26 de mayo de 2015

La entidad negó los señalamientos de los ciudadanos y atribuyó
la controversia a una errónea lectura de la campaña.

Foto: Archivo Particular

La entidad negó los señalamientos de los ciudadanos y atribuyó la controversia a una errónea lectura de la campaña.

Debido a la controversia que ha generado en Medellín la campaña sobre el aborto, realizada por Profamilia, y que fue divulgada en cuatro de las estaciones del Metro, Claudia Restrepo, gerente de este sistema de transporte masivo, señaló que no tiene una posición ética o moral al respecto, por lo que las vallas permanecerán.

Según ella, esta es una campaña publicitaria legítima, que se encuentra dentro de los estatutos legales. Restrepo dijo no comprender por qué los ciudadanos al ver las vallas en los vagones de los trenes, reaccionan y generan este tipo de críticas, cuando propagandas similares han sido difundidas en medios de comunicación masivos.

“Nos parece valiosa la discusión y la respetamos, porque ha habido posiciones en contra y a función de la campaña. Pero Profamilia es un anunciante del Metro y debido a que la entidad está en el marco de la ley, nosotros les damos el espacio y en ese ámbito no emitimos un juicio de valor”, aseguró Restrepo.

Por su parte, Profamilia negó los señalamientos y atribuyó la controversia a una errónea lectura de la campaña, pues la entidad aseguró que la publicidad busca visibilizar y consagrar los derechos de la mujer en materia sexual y reproductiva.

El propósito de la información de los carteles es alertar sobre los casi 400.000 abortos clandestinos que se realizan en Colombia, según cifras de la institución Good Mayer.

“La campaña es respetuosa y su objetivo es defender los derechos de la mujer, por eso se centra en la sentencia C-355 de 2006 de la Corte Constitucional, que permitió el aborto en tres situaciones o supuestos específicos”, dijo Juan Gonzalo López, gerente nacional de Salud de Profamilia, en diálogo con Caracol Radio.

Aseguró que por medio de la campaña, Profamilia busca visibilizar historias de vida de algunas mujeres cuyos derechos sexuales y reproductivos han sido violados.

El gerente aseguró que Medellín ha sido la única ciudad del país en donde los habitantes han generado críticas y polémica por el contenido y la información de las vallas. Contó que en ciudades como Bogotá, Barranquilla y Calí, donde también han sido instalados vallas y carteles en estaciones de buses y otros sistemas de transporte, ha sido bien recibida.

“Me sorprende que no se escandalicen con otras cosas, como las violaciones a las mujeres, la negación de sus derechos o las continuas agresiones de las que son víctimas. Pero también es claro que el debate y la contradicción son necesarios en la sociedad”, dijo López.

Afirmó que la campaña continuará presente en el Metro de Medellín porque es la única forma de visibilizar una realidad de forma eficaz y económica, pues aseguró que la entidad no cuenta un “presupuesto para pautar en televisión o en otros medios más costosos”.

MEDELLÍN

http://www.eltiempo.com/colombia/medellin/no-retiraran-vallas-de-aborto-en-el-metro-de-medellin/15832257

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: