Habla Anisah Ardah (87 años


Bundo Kanduang

by admin

Bundo Kanduang significa en la lengua minangkabau nuestra madre. En cada aldea o en cada distrito de Sumatra una Bundo Kanduang reúne a las mujeres para hablar de los problemas de la aldea o de las mujeres. Es un cargo político que ella ejerce con generosidad y amor. A una Bundo Kanduang se la considera una mujer sabia.

“Hace un año que me jubilé pero he estado 35 años haciendo de Bundo Kanduang de este distrito de Bukittinggi. Una vez al mes convocaba a las mujeres en esta casita, que es nuestro centro de reuniones. La Bundo Kanduang enseña Adat. El Adat son las tradiciones de nuestros antepasados, y permanece en las 12 regiones en West Sumatra, pero en cada región se aplican con pequeñas variaciones. Son nuestras costumbres ancestrales, y trata del comportamiento de todos.

Adat es hondura, en descubrir quién somos, es amor, es generosidad. Se utiliza para organizar las bodas, durante las celebraciones y en la muerte. Hay que saber qué platos cocinar en cada ocasión, como hacer que los invitados estén cómodos, como conseguir una buenas relaciones entre las diferentes familias y clanes, que haya amistad y entendimiento entre todos, y siempre la buena voluntad de encontrar el bien común.

Desde la infancia a los minangkabau se nos enseña a comportarnos bien con los mayores, con las personas de la misma edad y con los niños. Con las personas de la misma edad hay que ser amigas e intentar evitar las peleas, aunque si suceden que no duren más de tres días, porque no tiene sentido alargar el malestar. A los niños hay que darles amor y nunca pegarlos aunque sean muy traviesos. Hay que hablar con ellos, ser paciente. A los niños y a las niñas se les enseña por igual, pero con mis nietos hubo que esforzarse más con los niños porqué no hacían tanto caso.

Durante las reuniones se resuelven también otros problemas. Por ejemplo si una mujer tiene un conflicto en su casa, sea de la índole que sea, va a hablar en privado con la Bundo Kanduang, esta palabra significa madre, y la Bundo Kanduang aconseja como una madre. En la reunión siguiente se expone el problema sin nombrar a la mujer y todas demás dan su opinión. De esta manera la persona se siente arropada por las demás y obtiene una visión más amplia de su asunto con la mirada de las otras.

Durante las reuniones de mujeres y en las fiestas y celebraciones se elabora el “inti” que consiste en una bola de harina de gluten rellena de coco y azúcar. A veces en la bola se pone también crema de Padang que es de color verde claro. Este “inti” simboliza acuerdo mutuo que es la base de nuestra sociedad minangkabau tan diferente al resto de Indonesia.

Desde muy pequeños a los niños se les enseña a llegar a un acuerdo y así de mayores resulta mucho más fácil. Esta es la tradición que enseña el Adat, que es mucho más que valores éticos. Es actuar con el corazón, sin dejar atrás la razón. Es partir desde la esenia de nuestro ser para todas las cosas de la vida, son nuestras costumbres que se repiten de generación en generación.

En las reuniones de mujeres nunca participa el penghulu. Éste se preocupa principalmete de arreglar la ceremonia de la muerte. Concretar el día del entierro, la mejor hora, el tipo del rezo… en fín los aspectos formales de la fiesta. También cuando en una familia se plantea un desacuerdo en la herencia se le pide consejo para acabar la pelea. Es un mediador que conoce las leyes y que ayuda a resolver las trifulcas de la comunidad. Hay un respeto mutuo entre la figura del penghulu y la de la Bundo Kanduang. Su labor mutua funciona con armonía. En este distrito o nagari, hay 6 mujeres que ejercen de Bundo Kanduang.

El hombre protege la propiedad de la mujer (la pusaka) y es el representante de la familia hacia el exterior. Cuando hay un problema negocia con las otras familias para poder resolverlo. Cuando era joven las mujeres no llevábamos pañuelo en la cabeza e incluso recuerdo que íbamos en manga corta, ahora es diferente las mujeres llevan pañuelo y van muy tapadas…

En nuestra sociedad no hay malos tratos es una sociedad pacífica. Se habla de ella en todo Sumatra, se habla de Bukittinggi y de todo este valle del monte Merapi, cuna de esta sociedad matriarcal minangkabau, porque nosotros recibimos la educación del Adat. Aquí el matriarcado se explica por la herencia alta de las mujeres y por la línea matrilineal de la descendencia. Nuestra sociedad está formada por clanes matriarcales que conservan el nombre de la madre. En nuestra sociedad no hay apellidos. Sólo los nombres y la referencia de la madre al nombrarte.”

Anisah Ardah

admin | junio 23, 2015 en 8:40 am | Sumatra | URL:http://wp.me/p2Zx7G-

PUERTO RICO: Los puertorriqueños abandonan en masa su país bajo la amenaza de ‘default’


Publicado: 21 jun 2015 02:42 GMT

La cantidad de emigrantes puertorriqueños que abandona su país, amenazado por el riesgo de ‘default’, en busca de una vida mejor en EE.UU., ha batido el récord de los últimos 60 años. La emigración masiva condena al país, necesitado de contribuyentes, prácticamente a un círculo vicioso.

La cantidad de puertorriqueños que abandona su país para establecerse en la parte continental de EE.UU. está batiendo los récords alcanzados de los años 1950, informaCNN. Si en el período entre 1980 y 2000 la emigración anual de puertorriqueños a EE.UU. era de 12.000 personas en promedio, en 2010-2013 la cifra es de 48.000 personas al año, según la investigación de PEW Research Centre.

Los puertorriqueños abandonan en masa su país bajo la amenaza de 'default'PEW Research Centre

La emigración masiva es una respuesta a los problemas económicos de Puerto Rico, que afronta una amenaza del ‘default’ a primeros de julio. La deuda gubernamental de este país asciende a 73.000 millones de dólares, según ‘Financial Times‘, si bien la parte más vulnerable son los 9.000 millones de dólares que debe a sus inversores la Autoridad de Energía Eléctrica (PREPA por sus siglas en inglés). En comparación con Detroit, la deuda de esta ciudad antes de que se declarara en bancarrota era de 7.000 millones de dólares, según CNN.

Sepa más: ¿Se aproxima Puerto Rico a la situación económica de Grecia?

El pasado 18 de junio, la PREPA alcanzó un nuevo acuerdo con sus inversores, que acordaron extender el plazo del pago de una parte de esta deuda (400 millones de dólares) hasta finales del mes, si bien el riesgo de quiebra para el país sigue pendiente.

Buscando maneras de lidiar la crisis, Puerto Rico ya subió las tasas de impuestos en mayo. Sin embargo, eso es algo que puede animar aún más a los ciudadanos a tomar la decisión irse.

La emigración agrava aún más los fuertes problemas económicos del país, ya que la partida de puertorriqueños reduce la base tributaria de la isla, empeorando el déficit del presupuesto. Eso es algo que el Gobierno busca resolver emitiendo aún más deudas, soportando una carga de deuda mayor que no puede pagar.

http://actualidad.rt.com/economia/178148-puertorriquenos-emigran-masivamente-eeuu?utm_source=Email-Message&utm_medium=Email&utm_campaign=Email_weekly

“Lo difícil es perdonarse a uno mismo” de Iñaki Rekarte


Un libro difícil

Publicado: 1 junio, 2015 en REFLEXIONES
Etiquetas:

pregunta....pregunta....UN LIBRO DIFÍCIL

GABRIEL Mª OTALORA*, gabriel.otalora@outlook.com
BILBAO (VIZCAYA).

ECLESALIA, 01/06/15.- Hay libros difíciles de escribir y de difícil lectura. Algunos acaparan ambas características, como es el caso de The Finnegans, escrito por James Joyce en París durante 17 años, nada menos, y considerado uno de los textos más difíciles de leer de la literatura universal. Otros libros son difíciles de escribir porque su autor se vacía literalmente en sus páginas confesando una transformación personal a contracorriente de lo esperado. Es el caso de “Lo difícil es perdonarse a uno mismo” (Ediciones Península), de Iñaki Rekarte, por lo que ha tenido que suponer para él verbalizar por escrito su honesta desnudez interior frente a lo que ha sido su vida hasta hace bien poco.

Tras 21 años en la cárcel por asesinar a tres personas y dejar varios heridos más en nombre de ETA, fue capaz de no deshumanizarse del todo, o de rehumanizarse desde cero, enamorándose de una trabajadora social de la cárcel Puerto I con la que ha logrado rehacer su vida en un pueblecito navarro donde regentan un bar. Solo Dios sabe de las dificultades propias y ajenas que la pareja ha tenido que sortear para estabilizarse en Doneztebe como dos personas más entre tantas.

Pero es que la historia de Rekarte tiene algo más que controversia y morbo: su actitud rezuma emoción y ejemplo al haber sido capaz de expresar su remordimiento en público así como la cojera de ánimo que arrastrará de por vida ante la imposibilidad de deshacer aquella matanza, en 1992, cuando apenas tenía veinte años. Estamos ante un relato vital sin concesiones a la galería, que desnuda a ETA y pone en su punto exacto la importancia del fanatismo en la generación del odio así como la del perdón que nos devuelve a lo mejor del ser humano. De la droga a la militancia en ETA, convertirse en asesino fanático, perder los mejores años de vida en la cárcel, donde la mayoría no sale ya como entró, recapacitar y cambiar su vida contando su testimonio. Es lo que ha logrado Iñaki Rekarte.

Su historia nos compromete, la necesitamos. Seguro que en el precio de este tipo de cambio lleva incluido un sinfín de incomprensiones, vacíos y odios que no le perdonan por un lado ni por el otro. Pero su ejemplo se une a la lista de otras personas como él que fueron un baldón de sufrimiento y capaces también de convertirse en nuestra mejor esperanza abriendo las puertas al relato compartido, al perdón y a la reconciliación. Muchos nos creemos mejores que ellos pero no somos capaces de pedir perdón ni de perdonar una ínfima afrenta, mientras que lo que estos perdonadores nos están mostrando ahora, en presente continuo, es la actitud para caminar por la única senda del verdadero progreso humano, el que pasa por empatizar con el sufrimiento de sus víctimas hasta transformarse en otra persona. ¿Cuál es ahora su delito para que la sociedad toda no convirtamos a su ejemplo en educación viva para nuestros chavales?

La ruptura de la tregua pactada y la bomba de la T-4 en Barajas fue el percutor del cambio para Rekarte. Escribió un texto a la Iglesia en el que repudiaba la violencia. “No existe razón alguna que justifique las barbaridades que en nombre de ETA muchos hemos cometido durante décadas. Pido perdón a las víctimas que causé, entiendo lo duro y casi imposible que tiene que resultar convivir con ello y perdonar al que te ha destrozado la vida para siempre. Jamás volveré a utilizar la violencia contra otro ser humano. Tampoco la justificaré ni callaré frente a quien persista en ella, mi otro gran error en la vida”. Rekarte, empezó a pagar las indemnizaciones a sus víctimas con su trabajo en la cárcel, superando el pánico que les entró a otros etarras cuando quisieron seguir sus pasos.

Rekarte me recuerda la gran lección evangélica de que los “malos” oficiales, son más capaces de cambiar sus conductas que los “buenos” oficiales, a quienes Jesús les dedicó calificativos tan duros como hipócritas o sepulcros blanqueados.

Al final, tantos libros de autoayuda sobre las teorías de la superación y la madurez, y dejaremos de lado a este relato que, no me cabe duda, nos va a costar más leerlo que lo que le ha costado escribirlo al bueno de Rekarte. Un libro difícil porque la dificultad está también en el tema, está en nosotros, lo que no ocurre con el The Finnegans de Joyce.  (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

(*) Autor del libro Compasión y misericordia. San Pablo, 2014.

MEXICO.»LAS MADRES SOLTERAS NO PUEDEN SER MADRE Y PADRE AL TIEMPO.» ARZOBISPO DE XALAPA.


Arzobispo de Xalapa no abona a religión católica.

Xalapa, Ver. Los líderes religiosos al parecer están más lejos de lo que ellos predican y se pierden en su demagogia. Principalmente el arzobispo de Xalapa, Hipólito Reyes Larios quien en los últimos días ha dado de que hablar al referirse a las madres solteras como una “plaga”.

La semana pasada durante su homilía dominical el “líder” religioso dijo “Una madre soltera no puede ser madre y padre al mismo tiempo. No está bien que falte la figura paterna en una familia aunque la mujer así lo haya decidido, pues las madres solteras se están volviendo una plaga. México tiene un montón de mamás solteras. Y eso se hace una epidemia porque la que es hija de madre soltera al rato no tiene otro modelo que ese aunque sea inconscientemente”.

Es asi como la usuaria de Facebook, Maty Olmos le contesta al Arzobispo:

“Padre Hipolito Reyes se que mi comentario bastará unos segundos para ser borrado, pero lamento mucho la opinión que tiene respecto a las madres solteras, lamento mucho que lideres de la religión se expresen de tal forma que no miden el impacto que puede tener sus palabras, yo Sr. Hipolito no voy a ofenderle ni a buscar adjetivos calificativos para usted ni para el comportamiento de algunos sacerdotes que son más perjudiciales para la sociedad que “la plaga de madres solteras” como usted abiertamente expresó en misa dominical (…).

Es lamentable para la sociedad, que ya de por sí solamente profesa la religión católica por cultura y aprendizaje, más que por convicción propia, este señor se atreva a dar ese tipo de comentarios. Los cuales están solamente infundados en su entorno colectivo que claramente ya no forma parte de la sociedad en general.

No es la primera vez que Hipólito Reyes Larios se toma la libertad de hacer cometarios que menosprecian a ciertos sectores sociales.

No es de extrañar por lo tanto que la religión católica y sus representantes cada vez tengan menos adeptos pues es tan retrograda que ya no tiene cabida en la sociedad.

Las últimas declaraciones respecto a las madres solteras ocasiono que en las redes sociales se pudiera leer el menosprecio hacia este seño y sus fallidos comentarios.

Cabe mencionar otro lamentable comentario de Reyes Larios acerca de los matrimonios entre personas del mismo sexo que pidió a la sociedad de nombrarlos como “gaynomios” y “lesbinomios” , ello según sus conclusiones, pues según él el matrimonio es entre un hombre y una mujer.

Lo realmente sorprendente es la poca capacidad de razonamiento del arzobispo de Xalapa, ya que la autorización del matrimonio es meramente legal y nada tiene que ver la iglesia o religión, como se pudo leer en comentarios en redes sociales, @Ammbulante “No necesito el permiso de un líder religioso para contraer un compromiso de amor y respeto con mi pareja, solamente busco la protección legal”.

http://eldemocrata.com/index.php/xalapa/51960-arzobispo-de-xalapa-no-abona-a-religion-catolica

COLOMBIA: Ni siquiera 18 años de olvido agotaron la fe de La Honda


  • La familia de Orlando Botero (foto), al igual que las otras 13, recibirán apoyo para proyectos de ganadería y huertas caseras, financiadas con un convenio, de 45 millones de pesos, entre la Gobernación y la alcaldía de El Carmen de Viboral. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA.

    La familia de Orlando Botero (foto), al igual que las otras 13, recibirán apoyo para proyectos de ganadería y huertas caseras, financiadas con un convenio, de 45 millones de pesos, entre la Gobernación y la alcaldía de El Carmen de Viboral. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA.

  • 13 familias recibirán apoyo para proyectos de ganadería y huertas caseras, financiadas con un convenio, de 45 millones de pesos, entre la Gobernación y la alcaldía de El Carmen de Viboral. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA.

    13 familias recibirán apoyo para proyectos de ganadería y huertas caseras, financiadas con un convenio, de 45 millones de pesos, entre la Gobernación y la alcaldía de El Carmen de Viboral. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA.

  • 13 familias recibirán apoyo para proyectos de ganadería y huertas caseras, financiadas con un convenio, de 45 millones de pesos, entre la Gobernación y la alcaldía de El Carmen de Viboral. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA.

    13 familias recibirán apoyo para proyectos de ganadería y huertas caseras, financiadas con un convenio, de 45 millones de pesos, entre la Gobernación y la alcaldía de El Carmen de Viboral. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA.

POR JOSÉ FERNANDO SERNA O | PUBLICADO HACE 18 HORAS

Por la misma vía subieron los “Elenos”, bajaron los paramilitares y huyeron los campesinos; por esa misma vía regresaron los sueños y las esperanzas que se fue devorando la selva durante 18 años. “Eso que ve al fondo era puro monte. La guerra nos sacó de nuestra casa y vea como lo hemos recuperado”, dice con emoción Jair Botero, campesino de La Honda, una vereda enclavada en un cañón inmenso entre el Alto de Gorgojo y La Chusmalina, en el Oriente de Antioquia.

(Lea aquí: San Francisco, testimonio del retorno en el Oriente)

El crujir de las piedras en un camino a medio hacer contrasta con el silencio abrumador que hay en esta zona rural del municipio de El Carmen de Viboral. Hace frío y el sol da su lucha a los 16 grados de temperatura. En la pasividad solo se escucha el chapoteo de las aguas de la quebrada La Honda y el ladrar esporádico de uno de los perros que vigila la llegada de Jair a su vereda. “Acá está nuestra vida, nuestras casas y, por eso, regresamos después que la violencia nos echó”, acota Jair mientras divisa las montañas a lado y lado.

Enclavado en un cañón, en el que predomina el verde de los bosques húmedos y tropicales, está La Honda, una de las 53 veredas que tiene El Carmen de Viboral. Dos horas y 15 minutos separan el caserío del casco urbano del municipio. Está tan alejado de la jurisdicción a la que pertenece que hay que llegar a través de la ruta La Ceja, La Unión y la vía a Sonsón; luego, adentrarse cuatro kilómetros en vehículos de doble tracción, en motos o caminando por una improvisada vía agreste en un recorrido que tarda más de una hora.

“Hace tres años volvimos por segunda vez a la vereda desde que fuimos desplazados. Esto era puro monte, nos tocó abrir camino con machetes y azadones, y adivinar por donde estaba la carretera”, cuenta Jair Botero, campesino que regresó a La Honda.

Con el retorno, 9 familias recuperaron sus tierras y volvieron a sembrar papa, frijol, lulo y tomate de árbol. Ya comenzaron también a trabajar con ganadería y producción de leche. Los grupos armados pisaron estas montañas a principios de la década del 90 y arruinaron la vida de 35 hogares. “Ahora queremos recuperar todo lo que era este sitio. Antes no nos hacía falta nada”, agrega con tono de sentencia.

Cuando Jair desciende la montaña, a paso firme con sus botas de caucho, se encuentra con el Centro Educativo, una edificación de una planta que está en el corazón de la vereda. Una cancha, un aula de clases, una cocineta y tres baños componen el espacio que para los campesinos de La Honda es el centro de la nueva dinámica de la zona. Quedan los vestigios del abandono en sus paredes deterioradas por la humedad, pero de a poco va recuperando la vida. También sueñan con una capilla y un centro de salud, pero Jair, que es el líder, sabe que todo es un proceso.

“El 19 de mayo nos entregaron las viviendas construidas por la Alcaldía, esperamos que luego lleguen las demás personas que fueron desplazadas y a las que les pertenecen a esta tierras”. El tono de esperanza a Jair no lo abandona.

“Volvimos de las cenizas”

Son las 11:00 de la mañana del 11 de junio de 2015. Han pasado cuatro semanas desde el retorno de las familias, desde que regresó la vida La Honda, una vereda que murió durante 18 años por los embates de la violencia. Una nube asciende lentamente hacia el Alto de Gorgojo y los rayos de sol empiezan a calentar el cañón sobre el que están 14 casas nuevas. Desde que se cruza la cuchilla montañosa se ve al fondo la nueva vivienda de Orlando, hermano de Jair y quien fue uno de los primeros en regresar. Un techo blanco da un brillo radiante que sobresale entre el verde que impera en el panorama. Solo rompe la monótona vista el camino que baja hacia la nueva Honda.

Jair, un moreno alto de contextura delgada y de voz suave que raya con la timidez, no oculta la emoción cuando observa el paisaje. “Siento que lo colonizamos nuevamente como pasó con el primer señor que habitó estas tierras”, dice.

A sus espaldas está el cerro La Chusmalina, contiguo al Alto de Gorgojo, que fue el fortín del Eln desde de 1982 hasta 1996. Allí, tratando de blindar su espacio, los “Elenos” sembraron minas antipersona para detener la avanzada de los paramilitares en su intento de apoderarse la región. “La vía La Unión-Sonsón, a la altura de La Honda, es un lugar estratégico para cruzar hacia la autopista Medellín-Bogotá y llegar hasta el Magdalena Medio. Ellos se peleaban la soberanía de este territorio porque era un corredor vital para moverse en la región sin ser descubiertos por las autoridades ”, explica Julián Vasseur, encargado del Enlace Municipal de Atención de Víctimas de El Carmen de Viboral, unidad adscrita a la Secretaría de Gobierno de esta localidad y que se encargada de la reparación para los afectados por la violencia.

(Lea aquí: En Granada se vive la esperanza de retorno)

Antes que se iniciara el regreso de las familias a La Honda, la organización internacional The Halo Trust y el Ejército Nacional realizaron un desminado preventivo para evitar accidentes. Finalmente, fueron halladas 10 minas entre los dos cerros (4 en el Alto de Gorgojo y 6 en La Chusmalina). Esto dio el aval para proceder en el renacimiento de la vereda que, de acuerdo con Jair, va en un 60 por ciento del proceso. Sin embargo, en el 2000, en ese accionar del grupo subversivo con esta modalidad, dos personas de la vereda San Miguel resultaron afectadas por estos artefactos en estos dos cerros.

La preocupación de Jair, Orlando y los demás habitantes ya no pasa por los combates y las amenazas. De eso se sienten felices y respiran tranquilos. Ahora lo que más los inquieta es poder recibir la ayuda para proyectos productivos que solventen la economía de su territorio y de sus familias, y puedan recobrar, 18 años después, todo lo que quedó bajo la maleza.

“Mi anhelo es morir de viejo aquí en La Honda”, dice hoy con una sonrisa Orlando. Las marcas del sol y la lucha incesante se notan en su cuerpo, sobre todo en sus manos toscas y fuertes, de campesino.

El olvido y el destierro…

“Lo vamos a quemar vivo hijueputa por auxiliador de la guerrilla”, al escuchar esas palabras Orlando sintió el frio de la muerte en su espalda. Estaba tirado sobre el piso, en uno de los cuartos de la casa finca en la trabajaba como mayordomo, con las manos atadas, indefenso. “Lo vamos a matar y su hijo va a ver”, replicaba uno de los tres verdugos que había en la habitación y que portaba un arma en la cintura de su traje camuflado. “Hablaba a través de un pasamontañas negro que cubría su rostro y solo escuchaba el tono de la voz de una personas que era como costeño”, dice Orlando.

Eran las 7:00 de la mañana del 6 de diciembre del 2000. Y a Orlando esas palabras de integrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia no se le borraron de su mente. “No sentía miedo. Me encomendé a Dios y recé muchas veces el salmo 91”, dice Orlando, sentado sobre una banca de madera en su nueva casa de la vereda La Honda.

“Me dijeron: a su hijo pequeño ya lo matamos. Es mejor que hable o lo matamos a usted también y a su otro hijo. Me preguntaban por la guerrilla y yo no sabía nada. Después subió otro grupo de ellos y el comandante, que estaba encapuchado, los obligó a que me soltaran, que yo no tenía nada que ver. Ya me habían puesto todo al lado para prenderme fuego vivo. Lo que sí quemaron fue la casa donde me habían torturado”, cuenta hoy, 15 años después de aquella espeluznante escena en la que la muerte de su hijo resultó ser solo una amenaza.

Él es integrante de una de las 35 familias que habitaban la zona a finales de los 90. Por disputas entre las Auc, el Eln y el Ejército tuvo que salir corriendo con lo poco que tenía puesto junto a sus parientes. Temía morir en medio del fuego cruzado. Su familia partió en 1996, pero regresó un año después. La violencia se intensificó y nuevamente se desplazó el 20 de diciembre del 2000.

Aquellos tiempos no los quiere volver a vivir ni en sueños. “A los dos meses que salimos desplazados y nos fuimos para El Carmen, una vecina que se quedó me mandó a decir que me habían quemado la casita. Ahí sí, ni esperanzas teníamos de poder regresar”, narra el hombre de 59 años con nostalgia, pero a la vez tranquilidad al saber que ningún familiar murió en medio de la cruda violencia que vivió esta vereda.

Jair, su hermano, recuerda que 1996 fue un año trágico en esta zona, que siempre se había caracterizado por la tranquilidad y la cercanía entre las familias. La vida en la vereda transcurría sin mayores contratiempos y las necesidades se solventaban con los cultivos de papa, fríjol, lulo, tomate de árbol y la extracción maderera. “Todos éramos muy unidos, vivíamos muy bien hasta que llegaron los grupos armados y nos obligaron a dejar todo tirado”, recuerda.

A principios de esa década, el frente Carlos Alirio Buitrago del Eln transitaba esporádicamente por la única vía que hay en la vereda y que cruza un cañón verdoso en descenso. Después de 1996 llegaron las Auc, se asentaron en el municipio de La Unión, que dista a unos 50 minutos, y en su intención de cruzar el Alto de Gorgojo para bajar hasta los municipios de San Francisco y San Luis, arrasaron con la estabilidad de las familias que habitaban el territorio.

Tras el desplazamiento gradual de los habitantes de la vereda, entre el año 1996 y 2000, las Auc dinamitaron y quemaron 10 de las viviendas que habían en La Honda, las otras casas se fueron cayendo solas ante el abandono y fueron devoradas por la maleza. “Mataron a 10 de los líderes veredales que teníamos. En esta zona de la vereda estaba el Eln, al otro lado del cerro estaban los paramilitares, que los esperaban en la vereda San Miguel, saliendo a la vía principal hacia La Unión. Ahí los detenían, los desaparecían y luego se encontraban con los disparon, tirados por ahí en cualquier parte”, narra Jair.

De a poco, y en 18 años, La Honda se fue perdiendo del mapa en medio de la soledad y el olvido. Primero se la devoró la violencia, luego la maleza. “Pasó a ser territorio de nadie”, agrega Jair que para esa época tenía 23 años.

Falda arriba por el Alto de Gorjogo por donde tantas veces vieron bajar a los grupos armados, las familias de los hermanos Botero emigraron de su terruño que por descendencia habían heredado de Antonio Botero, quien según dicen los campesinos de La Honda fue el primer poblador de la vereda.

De la tragedia a la esperanza

Ese 20 de diciembre de 1996, Orlando Botero le dio la espalda a su casa. Cogió de la mano a sus cinco hijos y junto a su esposa María Elena Montes lloró su tristeza mientras salían afanosamente para salvar sus vidas. Eran siete los integrantes que engrosaban la lista de 321 expulsados de sus viviendas por la coyuntura del conflicto armado en El Carmen de Viboral, de acuerdo a la Red Nacional de Información de la Unidad para las Víctimas que coordina el Gobierno.

Orlando en su estado de desplazado trabajó por el jornal en fincas cercanas de El Carmen de Viboral, luego se vinculó al municipio para trabajar en oficios varios hasta que se presentó la oportunidad de iniciar el proceso de retorno a la que siempre fue su casa. “En el 2009 varias familias desplazadas de La Honda conformamos una acción comunal a distancia en la que se empezó a hablar de un posible retorno y luego se conformó una OPV (Organización Popular de Vivienda) con el proyecto La Honda Renace”, precisa Jair.

Fue así como en un proceso de descentralización de la alcaldía que preside Néstor Martínez nació el compromiso para que las familias de La Honda retornaran a su vereda. Hasta ese momento nada se había hecho por parte de las anteriores administraciones para lograr este cometido, según Orlando y Jair.

“El 25 de octubre de 2013 realizamos una visita a la vereda La Honda y allí estaban varias familias. El Alcalde contó que se iba a realizar una inversión muy significativa en temas de vivienda, proyectos productivos y seguridad alimentaria”, explica Julián Vasseur.

Así fue como la administración municipal invirtió 446 millones de pesos para la construcción de 14 viviendas que beneficiarían a igual número de familias y cerca de 60 personas que las conforman. De igual forma, se avanzó en la construcción de cinco viviendas en la vereda Santa Rita, lindante con La Honda, y que entraron en el proceso de restitución luego de también de ser desplazadas.

Cada vivienda, que tuvo un costo de 23 millones de pesos, hoy cuenta con tres habitaciones, una cocina, un baño y un closet. “A cada familia se le asignó un millón cien mil pesos para el tema de la seguridad alimentaria: 10 gallinas, herramientas de trabajo y semillas de hortalizas para sus huertas” agrega Vassur, quien ha llevado de la mano este exitoso proceso en La Honda.

En la actualidad se trabaja en la reparación de cuatro kilómetros de vía, entre el ingreso de la vía que va hacia el municipio de Sonsón y la vereda La Honda. La gestión de la Alcaldía de El Carmen de Viboral con el Departamento para la Prosperidad Social (DPS), permitió que se aprobara un presupuesto de 836 millones de pesos para mejorar la agreste vía de acceso a la zona. En la actualidad, EPM trabaja en la reintalación de la energía en las viviendas. Lo propio ocurrirá con la escuela que ya fue adecuada y que reanudaría sus clases en 2016 cuando se tenga un consolidado de los niños que retornaron a la región, de acuerdo con la oficina de Atención a Víctimas de la Secretaría de Gobierno del municipio.

CONTEXTO DE LA NOTICIA

PARA SABER MÁSPROYECTOS PRODUCTIVOS, SIGUIENTE PASO

Además del trabajo que se realizará sobre la vía que conduce a la vereda La Honda, la administración municipal, en cabeza del alcalde de El Carmen de Viboral, Néstor Martínez, entablaron un convenio para el desarrollo de proyectos productivos que ayuden a la sostenibilidad de las familias.

“Es un convenido con el fin de apoyar los proceso de ganadería a través de varias actividades. Las actividades consisten en mejorar la calidad de los ejemplares, a través de procesos de asistencia técnica y agropecuaria. Hay una entrega de insumos, que mejoran el bienestar animal, que aumentan su capacidad de producción. También recibirán el apoyo e instrucción en estos procesos”, señaló el alcalde Martínez.

Este convenio, no solo se estableció por parte del gobierno departamental con esta localidad del Oriente Antioquia, también beneficiara otros nueve municipios del departamento. “Cada municipio elegía a quién iba dirigida la ayuda. Nosotros elegimos una comunidad en retorno, porque es propicio para ellos”, agregó el mandatario local.

En total, el convenio establece un aporte de la alcaldía de 20 millones de pesos y la Gobernación aporta otros 25 millones de pesos. Así mismo, desde la entrega de las viviendas, la administración local suministró los implementos para huertas casera, entregaron 10 gallinas ponedoras a cada familia y varias semillas de productos: cebollas, coles y lulos. Algunos tiene marranas de su propia cuenta y algunos piensan poner criaderos de truchas. Además de eso hay asistencia de mercados cada mes que tiene un valor entre 90 y 100 mil pesos.

José Fernando Serna Osorio
JOSÉ FERNANDO SERNA OSORIO

Contactar

Periodista de la Universidad de Antioquia. Apasionado por el fútbol y la música. Hago parte del equipo periodístico de elcolombiano.com

http://www.elcolombiano.com/antioquia/ni-siquiera-18-anos-de-olvido-agotaron-la-fe-de-la-honda-XI2183055

El terrorismo racista en EEUU es tan antiguo como el país


CubaDebate
Adital

Por Brit Bennett* para The New York Times

Mi abuela solía hablar de los miembros del Klan a caballo a través de Luisiana en la noche, que ella había visto con sus ropas blancas brillantes en la oscuridad, y también a las personas negras escondiéndose en los pantanos para escapar de ellos. Antes de que ella llegara a este mundo, durante la reconstrucción, los miembros del Ku Klux Klan creían que podían asustar a una población negra supersticiosa y con una libertad recién conquistada. Llevaban trajes terroríficos pero no se escondían exactamente – muchos antiguos dueños de esclavos y algunos vecinos se podían reconocer bajo sus sábanas blancas. Ellos eran los exorcistas enmascarados, una manera de mantener el control bajo el terror. Además de matar y golpear a los negros, a menudo afirmaban ser los fantasmas de los soldados confederados muertos.


Se podría argumentar, por supuesto, que no hay fantasmas de la Confederación, porque la Confederación aún no ha muerto. Las estrellas y las barras viven, orgullosamente estampadas, en las camisetas y las placas de los carros; el símbolo por excelencia de la esclavitud, la bandera, aún vuela sobre el Capitolio de Carolina del Sur. El asesinato no ha parado tampoco, y como botón de muestra ahí está la muerte de nueve personas de raza negra en una iglesia en Charleston esta semana.  El pistolero sospechoso, que es de color blanco y fue acusado de nueve cargos de asesinato el viernes, dijo al grupo de estudio bíblico que masacró: «Tengo que hacerlo… Ustedes violan a nuestras mujeres y están tomando nuestro país y se tienen que ir”.

Los medios de comunicación han sido reacios a clasificar el tiroteo de Charleston como terrorismo, a pesar de lo inquietante que es el eco de la historia del terrorismo en nuestro país. El terrorismo estadounidense se originó con el fin de restringir el movimiento y la libertad de los recién liberados estadounidenses negros quienes, por primera vez, comenzaron a ganar un poco de poder político. El Acta del Ku Klux Klan fue una de las primeras piezas que tuvo en cuenta la legislación antiterrorista de Estados Unidos. Cuando se hizo la ley federal en 1871, nueve condados de Carolina del Sur se colocaron bajo la ley marcial, y decenas de personas fueron arrestadas. Los temores del pistolero Charleston – de hombres negros violando mujeres blancas, de negros que toman el país – son los mismos temores que sentían los miembros del Klan, que utilizaron la violencia y la intimidación para controlar a las comunidades de negros libertos.

Incluso con estos paralelismos, todavía escuchamos interminables especulaciones sobre los motivos del tirador Charleston. La gobernadora Nikki Haley de Carolina del Sur difundió un mensaje de Facebook en el que decía que «aunque todavía no conocemos todos los detalles, sí sabemos que nunca vamos a entender lo que motiva a alguien a entrar en uno de nuestros lugares de culto y tomar la vida de otro”.

A pesar de los informes de que el asesino declaró su odio racial antes de disparar a los miembros del grupo de oración, sus motivos son inescrutables. Incluso después de que las fotos salieron a la superficie, en las que el tirador sospechoso llevaba una chaqueta adornada con las banderas de Rhodesia y de la era del apartheid en Sudáfrica y se apoyaba en un automóvil con las placas de la bandera confederada, una prueba tangible de su alineación con la ideología violenta, segregacionista, sus acciones se mantuvieron supuestamente indescifrables. Un tweet del Seattle Times (ahora suprimido) preguntó si en el pistolero se «concentra el mal o era un dulce niño”, The Wall Street Journal lo denominó como un «solitario” y el alcalde de Charleston lo llamó «sinvergüenza”, sin embargo, las designaciones aparentemente obvias – asesino, terrorista, criminal, racista – en ninguna parte pueden ser encontradas.

Este es el privilegio de la tez blanca en EEUU: si un terrorista es de color blanco, su violencia nunca se basará en el color de su piel. Un terrorista blanco tiene únicos, complicados motivos que nunca vamos a comprender. Él puede ser un solitario perturbado o un monstruo. Él es alguien mentalmente enfermo o lúcido. Existe el terrorista blanco únicamente como una díada de extremos: o él es humanizado hasta el punto de la simpatía o él es tan monstruoso que casi se convierte en un ser mitológico. De cualquier manera, nunca es indicativo de un problema más grande que tiene que ver con el color de su piel, ni se relaciona con una comunidad racista. Él no representa otra cosa que a sí mismo. Un terrorista blanco es algo que lo enmarca como una anomalía y lo separa de la larga historia del terrorismo racista en EEUU.

Siempre me llamó la atención esta reticencia no sólo para nombrar al terrorismo cometido por los blancos estadounidenses, sino al propio adjetivo «blanco” durante los actos de violencia racial. En un reciente artículo del New York Times sobre la historia de los linchamientos, las víctimas son descritas repetidamente como negros. Ni una sola vez, sin embargo, los actores violentos han sido descritos como lo que son: blancos. En cambio, las turbas blancas dedicadas al linchamiento son simplemente descritas como «un grupo de hombres” o «una turba”. En un artículo sobre la violencia racial, esta supresión es absurda. El color de las víctimas es relevante, pero de alguna manera la raza de los asesinos es incidental.

Si estamos dispuestos a admitir el color de la piel de los negros que fueron linchados, ¿por qué no estamos dispuestos a admitir que la raza es una razón clara del por qué ellos fueron linchados? En su discurso tras el tiroteo de Charleston, el presidente Obama mencionó el color blanco sólo una vez – en una cita del reverendo Martin Luther King Jr. que habla de fomentar la armonía interracial. Obama vagamente reconoció que «esta no es la primera vez que las iglesias negras han sido atacadas”, pero se negó a declarar por qué han atacado a estas iglesias. Su lenguaje pasivo se hace eco de esta extraña vaguedad, la renuencia a nombrar incluso el terrorismo de los blancos, como si las iglesias negras hubieran sido atacadas por una fuerza sin cuerpo, donde la gente no ve los reales motivos que esconde una ideología racista cuyas raíces se extienden más allá de la fundación de este país.

Entiendo la comodidad de este silencio. Si la violencia blanca es tácita y no reconocida, si los terroristas blancos son santos o demonios, no tenemos que lidiar con la realidad mucho más complicada de la violencia racial. En nuestro tiempo, el terror por razones raciales ya no se anuncia con capuchas y batas blancas. Usted puede ser alguien de 21 años de edad, que tiene muchos amigos negros en Facebook y cuenta chistes racistas inofensivos y cometer un acto de violencia racial horrible. No podemos separarnos de los monstruos, porque ya no existen los monstruos. Los monstruos están dentro del individuo todo el tiempo.

En la imaginación contemporánea de Estados Unidos, el terrorismo es extranjero y marrón. Esos terroristas no tienen motivaciones complejas. No exhortamos a unos y a otros a reservar el juicio hasta que se declaren sus historias de Facebook o se entrevisten a sus amigos. No salen a relucir los psicólogos para analizar sus estados mentales. Sabemos inmediatamente por qué matan. Pero un terrorista blanco es un enigma. Un terrorista blanco no tiene historia, ni contexto, ni origen. Él es para siempre una incógnita. Su misma existencia es indescriptible. Lo vemos, pero pretendemos que no podemos definirlo. Él es un fantasma que flota en la noche.

*es una escritora que vive en California. Su primera novela, «Las Madres”, fue publicada por Riverhead Books.

(Tomado de The New York Times. Versión de Cubadebate)

http://site.adital.com.br/site/noticia.php?boletim=1&lang=ES&cod=85478

Una exploración de la Iglesia Católica de América en el futuro


Nuevas caras, nuevas voces, nuevas formas de ser iglesia

http://ncronline.org/new-faces-new-voices-new-ways-being-church para registrarse

 

24 de octubre 2015
Auditorio Lund
Universidad Dominicana
River Forest, Illinois

Una conferencia patrocinada por el National Catholic Reportero Publishing Company, en conmemoración de su 50 aniversario, en colaboración con la Universidad Dominicana

Fundadores de NCR ‘s eran periodistas cuyas prioridades primero fueron la celebración de las autoridades responsables y ser una plataforma para un debate libre, abierto de ideas. Sólidamente fundada en una cultura estadounidense, NCR ha sido un cronista de la sociedad y de la iglesia católica durante 50 años.

A través de esta lente exclusivamente estadounidense y católica, la conferencia explorará lo que podría estar en el horizonte para la iglesia católica estadounidense. Únase a nosotros para este evento de un día con María Pilar Aquino, STD; Bryan Massingale, STD; Jamie Manson y Joan Chittister, OSB

Domingo XIII Tiempo Ordinario 28 junio 2015.Evangelio de Marcos 5, 21-43: Enrique Martinez Lozano


 

 

En aquel tiempo Jesús atravesó de nuevo a la otra orilla, se le juntó mucha gente a su alrededor, y se quedó junto al lago. Se acercó un jefe de la sinagoga, que se llamaba Jairo, y al verlo se echó a sus pies, rogándole con insistencia:

¾ Mi niña está en las últimas; ven, pon las manos sobre ella, para que se cure y viva.

Jesús se fue con él, acompañado de mucha gente que lo apretujaba.

Había una mujer que padecía flujos de sangre desde hacía doce años. Muchos médicos la habían sometido a toda clase de tratamientos y se había gastado en eso toda su fortuna; pero en vez de mejorar, se había puesto peor. Oyó hablar de Jesús y, acercándose por detrás, entre la gente, le tocó el manto, pensando que con sólo tocarle el vestido, curaría.

Inmediatamente se secó la fuente de sus hemorragias y notó que su cuerpo estaba curado. Jesús, notando que había salido fuerza de él, se volvió en seguida, en medio de la gente, preguntando:

¾ ¿Quién me ha tocado el manto?

Los discípulos le contestaron:

¾ Ves cómo te apretuja la gente y preguntas: “¿quién me ha tocado?”.

Él seguía mirando alrededor, para ver quién había sido. La mujer se acercó asustada y temblorosa, al comprender lo que había pasado, se le echó a los pies y le confesó todo. Él le dijo:

¾ Hija, tu fe te ha curado. Vete en paz y con salud.

Todavía estaba hablando, cuando llegaron de casa del jefe de la sinagoga para decirle:

¾ Tu hija se ha muerto. ¿Para qué molestar más al maestro?

Jesús alcanzó a oír lo que hablaban y le dijo al jefe de la sinagoga:

¾ No temas; basta que tengas fe.

No permitió que lo acompañara nadie, más que Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago. Llegaron a casa del jefe de la sinagoga y encontró el alboroto de los que lloraban y se lamentaban a gritos. Entró y les dijo:

¾ ¿Qué estrépito y qué lloros son éstos? La niña no está muerta, está dormida.

Se reían de él. Pero él los echó fuera a todos, y con el padre y la madre de la niña y sus acompañantes entró donde estaba la niña, la tomó de la mano y le dijo:

¾ Talitha qumi (que significa: contigo hablo, niña, levántate).

La niña se puso en pie inmediatamente y echó a andar –tenía doce años-. Y se quedaron viendo visiones.

Les insistió en que nadie se enterase; y les dijo que dieran de comer a la niña.

 

******

 

¿PERDER LA VIDA?

 

Marcos construye un relato doble –conocido como la curación de la hemorroísa y la resurrección de la hija de Jairo-, tan peculiar como cargado de simbolismo. Para empezar, es interesante destacar los elementos que ambos episodios tienen en común: se trata de dos mujeres, enfermas de gravedad –una terminará en la muerte-, que se curan al contacto con Jesús. Pero quizás lo más significativo es que, en ambos casos, se repite una cifra: doce. Un dato innecesario que invita al lector a leer el relato en clave simbólica.

En efecto, el número doce es símbolo del pueblo judío. Ambas mujeres representan a Israel, que no encuentra solución en sus instituciones ni en su religión –la sinagoga-, sino que se va extinguiendo, después de haber hecho lo indecible –“se había gastado en eso toda su fortuna; pero en vez de mejorar, se había puesto peor”-, hasta morir.

 

Más allá de la narración, el lector puede reconocerse a sí mismo como la mujer que siente estar perdiendo su vida, o como la niña que escucha la palabra que le dice: “levántate”. Y, a esa luz, es invitado a preguntarse: ¿por dónde se me escapa la vida?, ¿qué es lo que me tiene postrado?, ¿estoy decidido a levantarme, a vivir y favorecer la vida? Y es muy probable que, creyente o no, en la respuesta a esos interrogantes, se reconozca a sí mismo en la persona, la vida y el mensaje del Maestro de Nazaret.

En los relatos recogidos en este capítulo, tal como ha llegado hasta nosotros, aparece Jesús como liberador de aquello que más nos asusta y esclaviza: la opresión –interna y externa-, la enfermedad, la marginación y la muerte. Realidades todas ellas que quedan iluminadas desde la Vida que se manifiesta en Jesús.

La identificación con el yo nos obliga a mirar toda la realidad desde una perspectiva radicalmente limitada y, por ello, equivocada. Desde ella, será bueno lo que agrade al yo, y malo lo que lo frustre. De hecho, el primer movimiento del yo ante cualquier acontecimiento o situación es el de catalogarlo como “agradable” o “desagradable”, “positivo” o “negativo”. A partir de esas etiquetas, actuará aferrándose a aquello que le reporta bienestar y, en último término, pervivencia.

Ocurre, sin embargo, que todo aquello a lo que el yo puede aferrarse es impermanente, como él mismo. Todo pasa; y mal se puede poner la seguridad y estabilidad en lo que es pasajero. Aunque siempre le queda un último asidero: la creencia de que, después de la muerte, será un yo perdurable.

La verdad, sin embargo, parece que va en otra dirección. El problema básico que nos lleva a la confusión y al sufrimiento, y que nos hace debatirnos entre lo que llamamos “bueno” o “malo”, es la ignorancia: no sabemos quiénes somos realmente, desconocemos nuestra verdadera identidad.

A causa de ella, estamos habitualmente como hipnotizados, dando por ciertas y definitivas las conclusiones a las que cree llegar nuestra mente. La sabiduría espiritual –también la del evangelio- viene a decirnos que, a nivel profundo, no somos ese “yo” con el que hemos estado identificados, sino el “Yo Soy” universal que se expresa en tantas formas. Eso que realmente somos no muere jamás; lo único que acaba es la forma histórica que lo expresaba. Tiene razón el texto evangélico cuando dice: “La niña no ha muerto; está dormida”.

Por eso, la pregunta crucial no es: ¿qué ocurre después de la muerte?, sino: ¿quiénes somos? Hasta que no lo respondamos adecuadamente, no saldremos del dilema que plantea Fidel Delgado: “Tenemos una buena noticia: nadie muere; y una mala: nadie se lo cree”.

 

http://www.enriquemartinezlozano.com

 

Iglesia católica busca abrir nuevas puertas a divorciados y a homosexuales


junio 23, 2015 4:20 pm

vaticano

El Vaticano presentó el documento que guiará el Sínodo sobre la Familia, asamblea mundial de obispos del próximo mes de octubre, en el que aparece como aspecto fundamental el “arte de acompañar en sus realidades a personas alejadas de la Iglesia, a los divorciados y a las familias con miembros homosexuales”.

Las discusiones del evento estarán orientadas por el documento ‘Instrumentum Laboris’, redactado a partir de respuestas de las conferencias episcopales de todo el mundo a un cuestionario enviado desde la Santa Sede y del informe final del Sínodo Extraordinario del pasado octubre.

En el documento se destacan dos temas que serán esenciales: la situación de los divorciados y la de las familias que cuenten con integrantes homosexuales.

En el primero de los casos, la Santa Sede ha revelado que se da un “común acuerdo” sobre una “vía penitencial”, bajo la autoridad de los obispos, para reintegrar en la Iglesia católica a los cristianos divorciados que se hayan vuelto a casar, algo que ha sido considerado como una señal de apertura.

El texto recoge las conclusiones del Sínodo Extraordinario de la Familia del pasado octubre, en el que se constató la existencia de un debate sobre el “acceso a los sacramentos de la penitencia y la eucaristía” de los divorciados que han vuelto a casarse.

El ‘Instrumentum’ señala a los fieles divorciados que se hayan vuelto a casar por lo civil y sugiere una “toma de conciencia del fracaso y de las heridas” producidas por la separación de los cónyuges. Esa vía estaría marcada por un “arrepentimiento”, además de una verificación de la “nulidad del matrimonio, el compromiso a la comunión espiritual y la decisión de vivir en continencia”.

Sin embargo, no se habla de la posibilidad de que los fieles divorciados vueltos a casar por lo civil puedan volver a comulgar, el tema principal del debate. En todo caso, hay que esperar a que se lleve a cabo el evento para ver qué adelantos se puedan dar sobre este tema, del que el papa Francisco ha dicho que “la Iglesia no condena eternamente a nadie”, lo que también se consideró como una apertura ante este tema.

Fuente: EFE

http://www.radiosantafe.com/2015/06/23/iglesia-catolica-busca-abrir-nuevas-puertas-a-divorciados-y-a-homosexuales/

COLOMBIA: Avalancha tributaria


María Isabel Rueda

María Isabel Rueda

La lista de estos 62 impuestos demuestra que el sistema impositivo colombiano no es serio.

2:05 a.m. | 21 de junio de 2015

Impuestos municipales

1) Industria y comercio
2) Tableros y avisos
3) Patentes (tasa)
4) Derechos Sayco y Acimpro
5) Bomberos
6) Unidad Comercial Adicional
7) Pesas y medidas
8) Semaforización
9) Predial y complementarios
10) Valorización
11) Rodamiento de vehículos
12) Peajes (algunas ciudades: tasas)
13) Degüello de ganado
14) Sobretasa a la gasolina y ACPM
15) Recreación y deportes
16) Delineación urbana
17) Espectáculos públicos
18) Juegos del azar
19) Plusvalía
20) Impuesto a la telefonía
21) Impuesto al alumbrado público
22) Impuesto Fondo de Pobres (Distrito de Bogotá)
23) Impuesto a la explotación de oro, plata y platino
24) Estacionamiento (tasa)
25) Nomenclatura (tasa)
26) Dibujo vías obligadas (tasa)
27) Ocupación de vías (tasa)
28) Construcción depósitos de buses urbanos (tasa)
29) Tasa pro ancianatos
30) Sobretasa medioambiente
31) Impuesto al amor

Impuestos departamentales

32) Vehículos automotores
33) Consumo de licores y tabaco elaborado
34) Consumo de cigarrillos
35) Impuesto de registro
36) Registro mercantil (tasa)
37) Estampilla pro electrificación rural
38) Estampilla pro desarrollo
39) Estampilla pro cultura
40) Estampilla pro universidades
41) Estampilla pro hospitales*
(* Y más de 40 estampillas más. Buscar ELTIEMPO.COM).
42) Regalías petroleras
43) Beneficencia
44) Impuesto a ganadores de loterías
45) Impuesto a loterías foráneas
Impuestos nacionales
46) Impuesto de renta (posiblemente una de las tasas más altas del mundo al medir la tasa efectiva por gastos no deducibles, 25 por ciento nominal para sociedades).
47) Impuesto a ganancias ocasionales
48) IVA (5 y 16 por ciento)
49) Impuesto al consumo 8 por ciento
50) Impuesto sobre la renta para la equidad-Cree, del 9 por ciento.
51) Aranceles aduaneros
52) Impuesto aeroportuario (tasa)
53) Retenciones que se convierten en impuestos
54) Impuesto al patrimonio, actualmente Impuesto a la riqueza.
55) Sobretasa impuesto sobre la renta para la equidad (oscila entre el 5 y el 9 por ciento).
56) Impuesto Complementario de Normalización Tributaria
57) Gravámenes a los movimientos financieros (cuatro por mil)
58) Impuesto a la gasolina y ACPM
59) Tasa aeroportuaria
60) Contribución superintendencias
61) Precios de transferencia
62) Contribución de los contratos de obra pública o concesión de obra pública
(** Aunque el Imán e Imás no son impuestos sino una forma de calcular el impuesto de renta, aumentan la tributación de los contribuyentes).

La lista anterior demuestra que el sistema impositivo colombiano no es serio. Los impuestos deben ser pocos y muy bien estructurados para que puedan medirse técnicamente y cumplir con sus objetivos de equidad, progresividad y eficiencia.

Esta maraña (resumida) de 62 impuestos que pagamos los contribuyentes explica por qué el Banco Mundial calcula la tasa efectiva de tributación de los negocios en Colombia en el 75,4 por ciento, mientras los países de la Ocde presentan una tasa de tributación del 41,3 por ciento. Y ayuda a explicar el traslado a otros países de plantas industriales como Chiclets Adams, Kraft, Varta, BAT, Monómeros, Mazda, Bayer, Michelin, Sanford Brands, entre otras.

¿Cómo pueden 9.000 funcionarios nacionales y unos pocos departamentales y municipales manejar razonablemente el sistema y luchar contra la evasión y el contrabando?

Y falta la nueva reforma tributaria.

Entre tanto… canalla y peligroso el señalamiento del exministro Fernando Londoño contra Enrique Santos Calderón.

Vea la lista completa AQUÍ

María Isabel Rueda

http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/avalancha-tributaria-maria-isabel-rueda-columnista-el-tiempo/15981821

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: