Las Fuerzas Aéreas de Brasil y Colombia comparten entrenamiento en COLBRA IV para combatir el narcotráfico



Personal de las Fuerzas Aéreas Brasil y Colombia se entrenó en tareas de detección e interceptación de aeronaves sospechosas durante el ejercicio COLBRA IV. [Cortesía de la FAB]

Personal de las Fuerzas Aéreas Brasil y Colombia se entrenó en tareas de detección e interceptación de aeronaves sospechosas durante el ejercicio COLBRA IV. [Cortesía de la FAB]

Patrícia Comunello

Los ejercicios combinados entre la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) y las Fuerzas Aéreas de países vecinos fortalecen las iniciativas conjuntas en la lucha contra el narcotráfico y otros ilícitos cometidos en las zonas fronterizas.

El ejemplo más reciente de entrenamiento conjunto ha sido COLBRA IV, en el que militares de las Fuerzas Aéreas de Brasil y Colombia se movilizaron para realizar ejercicios de simulacro en puntos distantes hasta 90 km a cada lado de la frontera entre ambos países, del 13 al 17 de julio.

El espacio aéreo estuvo restringido para los vuelos de aeronaves civiles durante las maniobras. La orientación fue impartida a pilotos civiles y militares por medio de mensajes Notam (notificación a pilotos) emitidos por el control de tráfico aéreo, según indicó el Comando de Defensa Aeroespacial de Brasil (COMDABRA).

Del lado brasileño, el ejercicio se llevó a cabo desde el Destacamento de São Gabriel da Cachoeira (DASG), que tiene una base aérea ubicada a 852 km de Manaus, capital del estado de Amazonas.

El DASG brindó apoyo logístico, alojamiento y alimentos a quienes participaron en el operativo y también aseguró el mantenimiento adecuado de las pistas usadas en las actividades.

En Colombia, los efectivos de la Fuerza Aérea realizaron ejercicios en las instalaciones del Grupo Aéreo del Amazonas (GAA).

Las maniobras se realizaron en la región amazónica, una zona de densa vegetación y baja densidad demográfica.

Las organizaciones delictivas transnacionales suelen utilizar el espacio aéreo de la región para transportar drogas, por lo que la cooperación entre las fuerzas de seguridad de Colombia y Brasil resulta crucial en la lucha para detener los narcovuelos.

“El control del espacio aéreo es fundamental en la lucha contra el narcotráfico entre los dos países”, resaltó el Mayor Brigadier del Aire Egito do Amaral, Comandante de COMDABRA.

Los ejercicios de simulación evalúan la capacidad de detección, interceptación y seguimiento de los tráficos aéreos de interés (TAI) del personal de las Fuerzas Aéreas de ambos países como parte de los esfuerzos para combatir el crimen transnacional, añadió. “El Tráfico Aéreo de Interés comprende las aeronaves que realizan vuelos supuestamente irregulares en el espacio aéreo entre Brasil y Colombia.”

Simulación de vuelos sospechosos

Responder a los TAI es un componente fundamental del entrenamiento de COLBRA IV.

Durante el programa, aeronaves militares de la FAB o la FAC simulan un vuelo típico de TAI, a baja velocidad y altitud.

“Los métodos y medios utilizados son los mismos que las dos fuerzas utilizan en la planificación diaria de defensa aérea. Es decir, una operación simula la detección y el seguimiento de una aeronave que podría ser interceptada cualquier día”, explicó el Mayor Brigadier Egito do Amaral.

El ejercicio estuvo basado en las Normas Binacionales de Defensa Aeroespacial Brasil-Colombia (NBDA número 1 BR/CO), en vigor desde el 3 de junio de 2009. Estas normas regulan los procedimientos permanentes de coordinación y cooperación para el control de las actividades aéreas irregulares en la frontera de los dos países.

Antes de la actual NBDA, la FAB y la FAC realizaron dos ejercicios de COLBRA, el primero en 2005 y el segundo en 2007. La tercera edición del operativo fue en 2009, después de la publicación de las normas. Según el Mayor Brigadier Egito do Amaral, la última edición del ejercicio tuvo la misma estructura y movilización de efectivos que en el año 2007.

Uno de los triunfos de COLBRA IV ha sido promover el intercambio técnico entre personal de las dos Fuerzas Aéreas. Los pilotos y controladores de vuelo brasileños realizaron ejercicios en las unidades de la FAC y viceversa.

“El objetivo es compartir experiencias y estandarizar procedimientos en los diversos niveles operativos”, explicó el Mayor Brigadier Egito do Amaral. “Se comparten experiencias, pero nunca se entrega información clasificada que pudiera afectar la actuación de la Fuerza Aérea en las misiones de rutina. Los datos de los radares no se comparten con otros países, ya que son de uso exclusivo de Brasil en la defensa y el control del tráfico aéreo”, añadió.

Reconocimiento aéreo

Como parte de la lucha contra las organizaciones delictivas transnacionales, la FAB recoge datos de inteligencia sobre las rutas usadas por los narcotraficantes y las pistas de aterrizaje que utilizan con mayor frecuencia.

“Hacer ese reconocimiento es un trabajo rutinario para las unidades de la FAB situadas en la frontera, lo que determina el éxito de nuestras iniciativas contra el narcotráfico y otros ilícitos.”

El equipo brasileño estuvo compuesto por los siguientes escuadrones:

  • :: Arara (1º/9º Grupos de Aviación [GAV] de Manaus, Amazonas),
  • :: Cobra (7º Escuadrón de Transporte Aéreo [ETA] de Manaus),
  • :: Escorpião (1/3° GAV de Boa Vista, Roraima),
  • :: Guardião (2º/6º GAV de Anápolis, Goiás)
  • :: Harpia (7º/8º GAV de Manaus).

Las autoridades colombianas movilizaron escuadrones del Comando Aéreo de Combate 2 (CACOM-2) y 3 (CACOM-3) y del Grupo Aéreo del Amazonas (GAAMA).

Por su parte, Brasil movilizó aeronaves A-29 Super Tucano (defensa aérea), C-98 Caravan (transporte aéreo logístico), E-99 (control y alarma de vuelo) y C-97 Brasília y C-105 Amazonas (mobilización y desmovilzación), así como helicópteros H-60L Black Hawk (misiones de búsqueda y rescate), para el caso de que hubiese algún accidente durante la misión, aunque los helicópteros no llegaron a ser utilizados.

Colombia movilizó aeronaves A-37 Dragonfly (ataque) y SR-560 Citation (defensa aérea). Fueron casi 40 horas de vuelos en conjunto.

Controladores de tráfico aéreo de Brasil y Colombia visitan las instalaciones de sus pares

Los controladores de tráfico aéreo de la FAB estuvieron presentes durante el operativo en la base de GAAMA, en Leticia.

El Mayor Brigadier Egito do Amaral dijo que “pudieron observar las técnicas de control y defensa usadas por el país vecino”.

De manera similar, los controladores de tráfico aéreo colombianos trabajaron en el IV Centro de Operaciones Militares (COPM4), ubicado en Manaus.

Uno de los puntos más destacados de COLBRA IV fueron los ejercicios simulados de identificación de tráfico aéreo de interés. Los efectivos participaron en maniobras de control de vuelo y defensa aérea contra aeronaves desconocidas.

Durante esta parte del operativo, la FAB empleó un C98 Caravan en una incursión en territorio colombiano. La aeronave fue detectada por un SR-560 Citation e interceptada por un avión caza A-37 Dragonfly de la FAC. Después de finalizada la acción en el espacio aéreo da Colombia, la aeronave supuestamente enemiga de la FAB repitió la incursión simulada en territorio brasileño.

“En situaciones reales, la aeronave es identificada e interrogada”, explicó. “Si se trata de un vuelo irregular, se le ordena el cambio de ruta para aterrizar en un aeródromo controlado por las fuerzas de defensa aérea. Después del aterrizaje, las autoridades policiales y de impuestos federales abordan la aeronave, verifican la carga y realizan arrestos en caso de que el cargamento sea ilícito.”

Las autoridades de la Fuerza Aérea eligieron los aviones Caravan para maximizar la seguridad de los participantes en COLBRA IV y en caso de que tuvieran que aterrizar en diferentes tipos de pista, como de césped o grava, y en pistas cortas, que podrían tener extensión de 800 metros.

La aeronave se ajusta a las características de la región amazónica, que con frecuencia presenta inestabilidad climática y dificultades logísticas, explicó el COMDABRA, que planifica y moviliza los efectivos de la FAB en misiones con otros países. Las operaciones como la realizada con Colombia y Perú, también se llevan a cabo con las fuerzas aéreas de Uruguay, Argentina, Paraguay, Bolivia y Venezuela.

La FAC organiza actividades con otros países

“[COLBRA] es un ejercicio operativo muy importante para mejorar nuestro entrenamiento contra el delito y para adquirir una gran experiencia como la de la Fuerza Aérea Brasileña en ejercicios internacionales”, señaló el Comandante del Grupo Aéreo del Amazonas, Coronel Jairo Orlando Orjuela Arévalo.

La FAC realiza ejercicios similares con Guatemala, Honduras, República Dominicana, Perú, Ecuador, Panamá, Estados Unidos y Venezuela.

Brasil participará en un ejercicio de entrenamiento adicional con Perú, llamado PERBRA, una misión similar a COLBRA, que se llevará a cabo en Perú del 24 al 28 de agosto. Esta edición será la quinta de operaciones conjuntas entre ambos países, concluyó el Mayor Brigadier Egito do Amaral.

http://dialogo-americas.com/es/articles/rmisa/features/2015/09/02/feature-03

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: