Qué me llevo de Santa Teresa de Jesús


Santa-teresa-de-jesusTeresa de Jesús ha sido una santa querida por mí sobre todo por sus poemas. “Nada de turbe” ha sido luz y consuelo en muchas ocasiones, sobre todo por mi carácter impaciente y apasionado. Mi madre me repetía muchas veces: “todo se pasa; la paciencia todo lo alcanza”. De este cariño surgió que mi segunda hija lleve el nombre de Teresa.

Sin embargo, para mi frustración, al intentar leer sus escritos, me ponía de mal humor. “Parece tonta”, pensaba. Además, no entendía ese afán en fundar conventos. “¿Para qué tanto convento? ¿No podía dedicarse a algo más productivo? ¿A qué tanto mérito?”. Después de este curso con Santa Teresa en nuestro grupo de MyT y las estupendas Jornadas de la ATE (Asociación de Teólogas Españolas), he encontrado nuevas respuestas a mis antiguas deliberaciones.

Primero, no era tonta, todo lo contrario, era bien lista. Ese estilo de ultramodestia le permitió sobrevivir en su inquisitorial entorno social y eclesial, llevar a cabo su obra e incluso ganarse la admiración de muchas personalidades de su tiempo. Interesante enseñanza la de ser audaz en tiempos adversos, llevando adelante las propias determinaciones, estirando los límites. Difícil equilibrio entre la obediencia a las normas, seguir la propia conciencia, no autoengañarse huyendo de la cruz pero tampoco buscarla gratuitamente.

Teresa fundadora y reformadora de la orden carmelita. Su pasión fue la vida religiosa femenina. Ha sido bonito descubrirla viviendo entregada a su pasión, ver el fuego que le late por dentro y cómo dio fruto en sus obras.

Teresa, mujer que crece en madurez y libertad. Desde aquellos primeros confesores que no la entendieron y la volvieron loca, va transitando a vivir desde su propia reflexión interior. En su trato de amistad con Jesús va encontrando su propio camino. Tiernos, divertidos, espontáneos, conmueven los diálogos de Teresa con el Señor; un estímulo para mi propia oración.

Teresa, humana al fin y al cabo. Sus amistades, sus vacíos, sus errores, sus manías, la hacen compañera. No hace falta ser perfecta para crecer y dar fruto abundante.

http://www.mujeresyteologia.com/2015/08/qu%C3%A9-me-llevo-de-santa-teresa-de-jes%C3%BAs.html

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: