COLOMBIA: LOS HIJOS DE LA SEQUIA


Javier Rojas, líder indígena wayú, caminó sobre el desierto hasta Bogotá para denunciar la muerte por desnutrición de más de 4.000 niños los últimos cuatro años.

IGLESIA EPISCOPAL ECUADOR: REV LOURDES INAPANTA Y MIEMBROS DE LA CONGREGACION


SALMO 8
3Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos,
la luna y las estrellas que tú has establecido,
4 digo: ¿Qué es el hombre para que de él te acuerdes,
y el hijo del hombre para que lo cuides?
5 ¡Sin embargo, lo has hecho un poco menor que los ángeles,
y lo coronas de gloria y majestad!
6 Tú le haces señorear sobre las obras de tus manos;
todo lo has puesto bajo sus pies:
7 ovejas y bueyes, todos ellos,
y también las bestias del campo,
8 las aves de los cielos y los peces del mar,
cuanto atraviesa las sendas de los mares.
9 ¡Oh SEÑOR, Señor nuestro,
cuán glorioso es tu nombre en toda la tierra!

"Gracias hermanos de la Iglesia Cristo Resucitado."
"Mis hijos tan lindos..."
Foto de Lourdes Inapanta.
Foto de Lourdes Inapanta.
Foto de Lourdes Inapanta.
+27

«Las mujeres deben ser iguales en una Iglesia Católica moderna»


Por Alee rápida, Mujeres Sacerdotes están creando una sociedad más justa e igualitaria Iglesia

http://thesouthern.com/news/opinion/editorial/quick/quick-women-must-be-equal-in-a-modern-catholic-church/article_1eada772-27c7-5105-b71c-2519ab509bf7.html

… Con el fin de ser perdonado por tener un aborto, las mujeres se supone que deben confesar sus «pecados» a un sacerdote u obispo – un hombre. Un hombre que nunca ha sentido físicamente la gravedad de traer vida al mundo – o no ponerla en el mundo. ¿Cuántas mujeres más se inclinaría a confesar sus supuestos pecados a una hermana o la madre en el otro lado de la pantalla del confesionario?
Este Papa no será verdaderamente un Papa progresista, y no va a llevar a la Iglesia Católica en el mundo moderno, hasta que hace lo correcto para las mujeres. Si la iglesia es  compasiva y abierta, el sacerdocio debe estar abierto a las mujeres. «Alee.quick@thesouthern.com
Olga Lucía Alvarez, ARCWP y Marta Aida Soto, ARCWP en Colombia, América del Sur
 
Respuesta de Bridget María: Jesús no representaba un Dios masculino, ni tampoco decir que los únicos representantes de Dios tenían que ser hombres, al igual que hace el Vaticano. Jesús fue un feminista radical, llamando a las mujeres y los hombres a ser discípulos y ser iguales. La Iglesia Católica debe seguir el ejemplo de Jesús. Hasta que Francisco no afirme el sacerdocio femenino y la plena igualdad de la mujer, la iglesia no va a ser una iglesia para todos.
Comunidad se reunieron en Colombia, cubierto por periodistas
La igualdad plena de las mujeres en el mundo y en la iglesia es la voz de Dios en nuestro tiempo. La Católica Romana Mujeres Sacerdotes Movimiento está cambiando la iglesia, por lo que es más igualitaria y justa, una comunidad a la vez. Bridget María Meehan, ARCWP. Www.arcwp.org

La estocada final de Ingrid contra Juan Carlos Lecompte


Después de un agrio divorcio y una disputa legal de 7 años, el exmarido de Ingrid Betancur no logró los 20 mil millones que pretendía
Por: septiembre 13, 2015
La estocada final de Ingrid contra Juan Carlos Lecompte

La caricia forzada que le dio Ingrid Betancur a su marido el día de su liberación, aquel 2 de julio de 2008 frente a las cámaras de televisión, Juan Carlos Lecompte la sintió como una cachetada. Una frustración que fue convirtiéndose en rabia sorda mientras su esposa de once años lo ignoraba y centraba toda su atención en su mamá, Yolanda Pulecio y sus dos hijos del primer matrimonio con el diplomático francés, Lecompte Fabrice Delloye: Lorenzo, Melanie. Ya en la privaciad familiar, Ingrid no dispuso de más de media hora para hablar con Lecompte y entregarle una manilla que le había tejido con bejucos de la selva. Le advirtió que viajaría esa misma semana a París, pero sin él.

Ingrid en el día de su liberación agradeciendo a todos menos a su esposo, Juan Carlos Lecomte

Lecompte transformó aquello que había declarado como el gran amor que lo llevó a promover campañas por la liberación en un rencor que solo podría compensarlo un triunfo económico. Ingrid llega a Francia s donde su imagen de Juan de Arco colgó en un gran pendón durante largos meses en la alcaldía y recorrió varias ciudades aceptando el reconocimiento que le expresaron sus coterráneos, a quienes sentía más cerca que a los colombianos. El marido resultaba ser asunto del pasado. Estaba enterrado y no tiene lugar ni siquiera en sus recuerdos.

Atrás quedaba una historia que empezó en 1995, cuando el publicista y la entonces senadora se conocieron en una cabalgata. A los días él la encontró de casualidad caminando en una calle bogotana y la invitó a subirse en su moto. Antes de dejarla en la casa la invitó a tomar café. Le escribió en una servilleta las razones por las cuales ella se enamoraría de él. Esa tarde se dieron el primer beso. Dos años después se casaron en Moorea, una isla volcánica en la Polinesia francesa, siguiendo el rito del lugar: Juan Carlos se presentó ante su prometida en una piragua mientras ella lo esperaba en tierra firme. La alianza se afianzaría cuando, de regreso en Bogotá, se casaron por lo civil.

En el pie derecho Juan Carlos se tatuó la mitad de una tortuga, Ingrid hizo lo propio con la otra mitad de la tortuga en su pie izquierdo. Se juraron amor eterno con el más longevo de los reptiles como símbolo. De regreso a Bogotá Lecompte se aplicó de tiempo completa a la primera campaña presidencial de Ingrid a la presidencia poniendo su creatividad de publicista a servicio de esta. Se ingenió campañas para marcar la diferencia como cuando repartió tabletas de viagras unidas a un mensaje provocador: viagra para parar a los corruptos y a la violencia. La iniciativa fue mal recibida entre los medios y el Invima se le atravesó.

Y fue en esa campaña presidencial cuando los desplantes de la candidata y la necesidad de marcar su independencia la llevaron a meterse en la boca del lobo del Caguán, pocas semanas después de que el Presidente Pastrana hubiera levantado la negociación con las Farc. Ingrid termina el 23 de febrero del 2002 secuestrada y Lecompte se aferra a ella dejando en el baño el peine y  el reloj de pulsera Cartier que olvidó en el afán por salir corriendo rumbo San Vicente del Caguán.

La cara de Ingrid estuvo frente al ayuntamiento de París durante meses

El pasado en la mente de Juan Carlos Lecompte fue tomando el sabor de la ingratitud.  Le pesaban sus  2.312 días de la espera de un retorno que resultó amargo; la cruzada por la liberación con un  dummy acuestas; las 25 mil fotos de sus hijos Melanie y Lorenzo que lanzó a la selva; el rostro tatuado de su rostro en el brazo; su disponibilidad a canjearse por ella; los días de cárcel que pagó por arrojarle boñiga a unos congresistas; las cartas, los comunicados de prensa, las peticiones, los esfuerzos por mantener vigente su imagen, los reclamos presidenciales. La misiva de Ingrid a pedirle el divorcio dos semanas después de haber muerto su padre se convirtió en la gota final de su amargura. Fue entonces cuando decidió actuar.

Aceptaba el divorcio pero no gratuitamente. Con la sociedad conyugal vigente valorizó los bienes adquiridos en el matrimonio pero fue más lejos. Su pretensión incluía la mitad del apartamento de Paris avaluado en $700 mil euros, una casa campestre y dos lotes en Idaho cuyo costo asciende a los 300 mil dólares y las regalías por los dos libros Rabia en el corazón y No hay silencio que no termine(el testimonio de sus seis años de secuestro que fue traducido a diez idiomas) calculadas en $18 mil millones.  Su abogado Helí Abel Torrado recomendó interponer una demanda penal ante la fiscalía para forzar el reconocimiento de estos derechos.

La nueva vida apacible de Ingrid Betancur en Oxford entregada a la filosofía y a los estudios de teología en un esfuerzo por cicatrizar la ignominia del secuestro y la selva no iban a ser interrumpida por un litigio legal. Nombró como apoderado suyo al abogad Gabriel Devis para no evitar lidiar con Colombia  y se desentendió del proceso hasta que finalmente la decisión de la Fiscalía de desestimar la demanda penal de su exmarido le permitió cerrar el capítulo de Lecompte y borrarlo para siempre de su vida.

http://www.las2orillas.co/la-estocada-final-de-ingrid-contra-juan-carlos-lecompte/?utm_source=Las2Orillas&utm_campaign=ad1f847313-_14_09_15_Mailing_Las2orillas&utm_medium=email&utm_term

COLOMBIA: “Practicar abortos es nuestro deber médico”


La doctora Rebeca Escobar trabajaba en el Hospital de Suba donde estuvo Catalina Ruiz-Navarro cuando se inauguró este servicio en el 2013
Por: septiembre 14, 2015
“Practicar abortos es nuestro deber médico”

Rebeca Escobar, como médica, inauguró uno de los tres centros de Centro de Servicios Amigables en Salud Sexual y Reproductiva que funcionan en Bogotá con el apoyo de la Secretaría de Salud del Distrito. Su trabajo en el hospital de Suba, de donde se retiró en julio de 2013, fue realizar abortos legales a las mujeres que lo solicitaban; la mayoría de ellas menores de 25 años. La médica por su parte no llega a los 30 años y se graduó de medicina en la Universidad de los Andes. Cerca de 300.000 mujeres abortan anualmente en Colombia de las cuales un porcentaje pequeño acude a los centros de salud.

El Hospital de Suba, como muchos, tiene sus pasillos bordeados por filas de personas, que esperan tratamiento o que hacen papeleo y recorren con y sin paciencia los vericuetos kafkianos de la salud en Colombia. Aquí, en cambio, no hay congestiones ni ruido. La espero en una salita con muebles de diseño, negros y fucsia. Unas mariposas de vinilo decoran la pared. Junto a mí se sientan dos mujeres. Una repasa, concentrada, las fibras de la alfombra, los cordones de sus zapatos, no levanta nunca la mirada. La segunda me mira y sonríe tímidamente. Ambas esperan, papeles en mano, el turno de su consulta.

Rebeca es una de las pocas médicas que se atreve a hablar abiertamente de este tipo de procedimientos, en general, los médicos brillan por su ausencia en los caldeados debates sobre aborto que se dan en el país.

¿Por qué no se habla públicamente de estas prácticas?

Los médicos participan muy poco en el debate por toda la estigmatización. Muchas veces después no les dan trabajo si se enteran que están a favor de realizar el procedimiento. Sin embargo hay médicos que no tenemos ningún tipo de problema en decirlo. Desde la parte médica no hay un debate, o no le veo inconvenientes, es un procedimiento médico como cualquier otro.

aborto 2

¿Cuál es la causal más frecuente?

Lo que más vemos acá es la causal salud, yo creo que el 90%. Llegan pacientes… por ejemplo hubo una que tiene 3 hijos, y el hijo mayor tiene un trastorno psiquiátrico y dentro de su trastorno es una persona muy agresiva. Ella estaba embarazada y el hijo le pegó, entonces tuvo un aborto séptico muy complicado. El segundo hijo tiene un retraso mental severo entonces esta paciente tiene que estar pendiente de estos dos niños y una niña de un año, y es madre soltera. Ella está en tratamiento psiquiátrico y quedó embarazada de nuevo después del aborto que le ocasionó su hijo, en esas condiciones estaba cuando vino al Centro. Ahí uno puede ver muchas cosas que remiten a la causal salud física y mental. Los casos de malformaciones son menos frecuentes, pero es que esos se diagnostican en embarazos más avanzados.

¿Cree que deben ampliarse las causales de la sentencia?

Yo creo que causales no debería haber, que debe ser decisión de la mujer, es su cuerpo y ella es dueña de su cuerpo. Pero digamos la Corte fue muy amplia en la sentencia. La causal salud es muy importante, los médicos tenemos que encontrar la manera de aplicarla. La salud no es solo física no es “estoy bien, no me duele nada” hay que entender la salud como un estado de bienestar físico, psicosocial, mental, y todo eso hace parte de la causal salud.

¿Es verdad que realizarse un aborto es muy peligroso?

No. La mayoría de las estadísticas que dicen que un aborto es peligroso se refieren a clínicas ilegales. En estos lugares se realizan los procedimientos en condiciones antihigiénicas, pueden llegar al sangrado y a complicaciones mayores. Si uno se entera de que existe alguna uno debería, como médico, denunciarlas, espero eso sí, sin romper el secreto profesional de la paciente.  De todas formas, las clínicas ilegales no deberían existir dado que está la sentencia y dado que es obligatorio para todas las Ips contar con alguien que les realice el procedimiento.

¿Cómo es el procedimiento para realizar la IVE?

Nosotros dividimos el embarazo en edad gestacional. Hasta la semana nueve podemos dar a la paciente un embarazo por medicamentos, entonces uno le entrega los medicamentos a la paciente y ella va y se los toma en su casa y después se hace chequeo. También se le puede ofrecer un Ameu, que es una aspiración manual endouterina que es un procedimiento ambulatorio de primer nivel de complejidad que es muy sencillo, uno hace una dilatación a la mujer y posteriormente con una jeringa uno genera un vacío y realiza la aspiración. Ese es el procedimiento más seguro recomendado por la OMS, al menos en las etapas tempranas.

Lastimosamente es el procedimiento que menos se usa. En toda Colombia se sigue utilizando el legrado, que es más peligroso e invasivo.

abor 3

¿Y por qué se sigue utilizando el legrado?

Por desconocimiento. El equipo para el Ameu es de fácil acceso en Colombia pero los médicos no saben usarlo. En las facultades de medicina a un médico general no le enseñan a practicar una IVE. Uno lo aprende es por interés personal. Pero oficialmente no se enseña en ninguna universidad.

¿Por qué?

Hay muchas limitaciones. El pénsum de medicina viene ya pre-estructuado con unas horas unas asignaciones y lo que enseñan en ginecología es muy poco. También los profesores están familiarizados es con los legrados, entonces ese procedimiento, aunque ya es casi obsoleto, es el que más se enseña. Son pocos los ginecólogos que conocen el procedimiento del Ameu y es raro que realicen una IVE sin hospitalizaciones de dos y tres días cuando el procedimiento debería ser ambulatorio.

¿Usted cómo aprendió?

Hice una capacitación en una Ips especializada en servicios sexuales y reproductivos, de dos semanas. Allá hice rotación con médicos, vi como se practicaba el procedimiento.

¿Por qué de todos los campos escogió este?

Por la satisfacción de la mujer cuando las atendemos. Son mujeres que uno las está ayudando, que les pone las menores barreras posibles, que las trata con dignidad. Acá tenemos una sala para atención personalizada a donde pueden entrar solas o con un acompañante, una sala para los procedimientos y otra para que las mujeres se sienten un rato, media hora, en unas sillas reclinables muy cómodas donde pueden descansar. Lo que queremos es que todo sea lo menos agresivo posible. Ellas salen muy aliviadas, se les ve en la cara, eso es lo que me da más satisfacción de mi trabajo.

En la oficina de Rebeca una pequeña ventana deja ver las casitas de Suba amontonadas como un pesebre. El viento trae, por momentos, el zumbido de la gente en la calle. Al salir vuelvo a pasar por la sala de espera. Ha llegado una tercera mujer.

abor 4

En el 2006 la abogada Mónica Roa, directora de programas de Women’s Link Worldwide, presentó una demanda cosntitucional para legalizar el aborto en Colombia. La Corte Constitucional falló a favor diciendo que el aborto en Colombia es legal en tres causales: violación, malformaciónes del feto incompatibles con la vida y cuando el embarazo pone en riesgo la salud física o mental de la mujer.

Twitter: @catalinapordios

http://www.las2orillas.co/practicar-abortos-es-nuestro-deber-medico/?utm_source=Las2Orillas&utm_campaign=ad1f847313-_14_09_15_Mailing_Las2orillas&utm_medium=email&utm_term=0_c8e983cea9-ad1f847

MEDELLIN. El cura que cierra bibliotecas en Guayabal


Jorge Mario Acosta acabó con la de Niquía para armar su negocio

Por: Andrés Valencia Tobón septiembre 14, 2015
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El cura que cierra bibliotecas en Guayabal

Foto: subida por autor

Mientras se celebra de manera maravillosa la Fiesta del Libro y la Cultura en Medellín, tristemente en Niquia se cierra la tercera biblioteca del sector. Esta biblioteca tiene 41 años haciendo más por la comunidad de lo que puede imaginar una mente que solo piensa en negocios.

Esta nota va por parte de habitantes del sector, quienes tuvieron el infortunio de tener este señor en su comunidad, perdiendo espacios sus culturales como lo dice a continuación:

Parece ser que Jorge Mario Acosta es un ávido destructor de bibliotecas comunitarias para volverlas en espacios solo suyos, así como otros recursos de las comunidades. Veo que nada tras la Biblioteca comunitaria de Niquía, eso no es nuevo en él.

Por la época de 1990, dicho individuo fue párroco en el barrio San Rafael, en el sector de guayabal, al sur de la ciudad. Allí instalado, se apoderó de la biblioteca comunitaria que llevaba cerca de seis años funcionando bajo el mismo estilo que opera la de Niquía: las personas de la comunidad se turnaban cada dos horas para prestar servicio de domingo a domingo de 8: 00 a.m. a 9:00 p.m.; prestaba servicio de refuerzo escolar, se dictaban cursos de modistería, artesanías, teatro, danza, artes marciales, ajedrez, tenis de mesa. También tenía un cineclub callejero, proyectaba películas en varios barrios aledaños (San Rafael, Betania, la colinita y el Bolo, entre otros).

Esta biblioteca, junto con la de la República juvenil Cristo Rey, de la castilla y otra, dieron origen a Rebipoa (Red de bibliotecas populares de Antioquia, que aún existe). Para apoderarse de la Biblioteca, inició un trabajo desde sus misas y se convirtió en directivo de la junta de acción comunal, desprestigiando a varias personas que habían sido líderes de esta comunidad por largos años. La biblioteca, que prestaba servicio gratuito, pasó a un local que construyó detrás de la iglesia, en el cual pretendió cobrar por el préstamo de libros, como no le dio resultado, la trasladó para un colegio al cual le estaba tramitando licencia y le exigían biblioteca. ¡El barrio perdió su biblioteca!

Pero no solo eso: se apoderó y cercó un área que era de la cancha de fútbol del barrio, ya que la cancha colindaba con el muro lateral de esta. Tomó más de tres metros entre dicha pared y la cancha, y a toda la longitud de la iglesia. Inicialmente puso una malla y, como la gente no protestó, pues siempre alegaba que eso era parte de la iglesia, se apoderó finalmente de esa área, luego levantó un muro.

Luego, ante la parsimonia de la gente y con el poder obtenido como vicepresidente de la acción comunal, movió gestiones y se apoderó de un lote de terreno que había tras la iglesia y que, según líderes tradicionales de la acción comunal, había sido donado a la comunidad por quien donó el área para la cancha y para la iglesia. Quien lo donó lo hizo para que fuera construido un colegio o un parque para el barrio. Jorge Mario Acosta construyó unas viviendas que vendió sin dejar ningún recurso para el barrio.

En barrio inca metal (que queda inserto dentro del barrio san Rafael), había un kinder que, para 1990, llevaba más de 20 años de estar dando educación inicial a los niños del barrio. Casi que todas los niños del barrio pasaron por dicho kinder antes de ingresar a la primaria.

El kinder era sostenido económicamente por la empresa Inca Metal que lo dotaba de lo básico y pagó el salario de una profesora por muchos años. Jorge Mario Acosta movió gestión ante dicha empresa, prometió que él lo administraría y buscaría profesoras “calificadas” ya que “ la profesora que lo orientaba no era licenciada en educación”. Así se apoderó de este kinder que era gratuito para la gente y lo montó en un salón de la iglesia, que otro sacerdote había construido para servicio comunitario. Como cobraba mensualidad, no le dio resultado y lo cerró: la comunidad perdió este espacio educativo para siempre.

Vale anotar que él inició gestión para volver una escuela de básica primaria, también tradicional en el barrio, para que se construyera en institución educativa con todos los grados de primaria, secundaria y media (IE José Acevedo y Gómez). Esto le dio mucho respaldo de la comunidad. Lo que la gente no ataba, era que varias personas de la acción comunal le reclamaban por haberse apropiado del mencionado lote tras la iglesia que como mencioné, era de la comunidad para construir un colegio o un parque: con su trámite logró la IE y le calló la boca a quienes estaban desenmascarando su proceder.

Bueno, hasta aquí su paso por la parroquia del Barrio San Rafael.

No se debe dejar que un espacio que tiene 41 años de formando se acabe por una mentalidad de comerciante de un señor que se equivocó de vocación.

http://www.las2orillas.co/el-cura-cierra-bibliotecas-en-guayabal/

ARMONIA VITAL EL PRINCIPITO (PROGRAMA PARA RADIO)


ARMONÍA VITAL El Principito /15 de septiembre 2015

EL PRINCIPITO

¿Quién no leyó El Principito de Antoine de Saint-Exupéry? ¿Quién no se emocionó hasta las lágrimas cuando el zorro habla con su rosa? El radialista apasionado Carlos Romero, desde Venezuela, nos envía esta bella adaptación para radio de este conocido cuento.

Ahora te enviamos el capítulo 1. Son 27. Los encuentras aquí.
Cuando los pases en tu radio, mándale un comentario o una felicitación a Carlos en su correo:carlos@radialistas.net. Descarga el audio aquí.

FUENTE:Radialistas.net <radialistas@radialistas.net>

Nueva postura de Francisco ‘sobre el aborto no se trata de mujeres católicas – se trata de sus hermanos obispos


En Catholics for Choice, sabemos la verdad: las mujeres han estado tomando decisiones reproductivas incluyendo el aborto durante décadas, y con la conciencia tranquila
TEMAS RELACIONADOS

Una vez más, Francisco intenta practicar lo que predica en su declaración sobre las mujeres y el aborto. En una carta publicada por el Vaticano el martes Francisco ha anunciado que los sacerdotes tienen la facultad de perdonar formalmente mujeres que han tenido abortos y buscar la absolución durante de la iglesia católica romana próximo Año Santo.

Para los católicos que piensan que han pecado porque tuvieron un aborto, lo que les permite acercarse a un sacerdote, en lugar de tener que encontrar un obispo, de-enfatiza cómo la jerarquía ha hablado de este tema en el pasado. Francis tiene una mucho más pastoral, no política, enfoque al aborto, uno de los temas más polémicos en la iglesia católica de hoy. Francisco, a diferencia de sus dos predecesores, el Papa Juan Pablo II y el Papa Benedicto XVI, está tratando de salvar el abismo entre lo que dice la jerarquía y lo que los católicos ordinarios realmente puede hacer en sus vidas.

LEER MÁS: MI PADRE DIVORCIADO FUE HUMILLADO POR SEMANA EN NUESTRA IGLESIA CATÓLICA, EL PAPA FINALMENTE ABORDANDO EL ENORME AGUJERO EN LA TRADICIÓN JUDEO-CRISTIANA

Es muy claro y las estadísticas son elocuentes: lo que los católicos practican es diferente a los dictados de los obispos. El noventa y nueve por ciento de las mujeres estadounidenses católicos haber usado un método anticonceptivo los obispos no les gusta, y sabemos que las mujeres católicas tienen abortos en la misma proporción que los de otras religiones y sin fe.

Sin embargo, a pesar de lo que ha dicho Francisco, no creo que las mujeres católicas harán cola para pedir perdón. Hace mucho tiempo, las mujeres católicas de todo el mundo trabajaron que puedan tomar decisiones morales y éticas sobre cuestiones sexuales y reproductivos por su cuenta. Mujeres católicas saben que pueden no estár de acuerdo con la jerarquía eclesiástica y seguir siendo católicos de buena fe y buena conciencia. La propia estrechez de la idea de Francisco de un particular, «El año de la misericordia», sugiere que todavía tiene un punto ciego cuando se trata de las mujeres y lo que necesitan o desean. En todo el debate sobre el aborto y las mujeres, Francis tampoco menciona a los hombres de un pecado de omisión no tengo ninguna duda, teniendo en cuenta que los hombres son igual de participar en el proceso bebé de decisiones, así como a menudo parte de las decisiones de planificación familiar.

Sin embargo, como un gesto global que evoca imágenes de sentarse con las mujeres y escuchar a ellos, esto es un símbolo que se podría considerar una muy buena. Como Francisco se prepara para visitar los Estados Unidos, se trata de un disparo de advertencia disparado a través del arco a los obispos que han librado guerras culturales sobre los cuerpos y las vidas de las mujeres.

Este es un Papa que no se ha quedado atascado en la zona pélvica, y tal vez su mensaje sobre cómo piensa sobre el aborto es más para sus hermanos obispos que los católicos en el banco.

http://www.independent.co.uk/voices/pope-francis-new-stance-on-abortion-isnt-about-catholic-women–its-about-his-brother-bishops-10486171.html

‘Mensaje de aborto a Francisco:’ monjas americanas no lo entiendo muy bien ‘


La Coalición Nacional de Monjas estadounidenses hizo sus declaraciones en respuesta a los comentarios de Francisco ‘el martes

NUEVA YORK

Su mensaje a Francisco era muy simple: no lo entiendo muy bien.

Después de que el Papa anunció propuestas para permitir a los sacerdotes a perdonar a las mujeres que tienen abortos si admiten haber pecado, un grupo de monjas estadounidenses llegó a los titulares con su propia propuesta – que es  lo que hacen a las mujeres miembros iguales de la iglesia católica.

«Él tiene que sentarse con nosotros y otras mujeres y escuchar lo que están diciendo porque todavía no se le entiende,» Hermana Donna Quinn, un coordinador de la Coalición Nacional de Monjas Americanos (NCAN) dijo T él Independiente .

Sra Quinn, una miembro de una orden de los dominicos, se pronunció después de que el Papa el martes dijo que iba a conceder a todos los sacerdotes católicos el poder de perdonar las mujeres que han tenido abortos.

En un debilitamiento significativo de la postura de la Iglesia sobre el tema, el Papa escribió que había «cumplido por lo que muchas mujeres que llevan en su corazón la cicatriz de esta decisión angustiosa y dolorosa».

El NCAN dijo que apreciaba el intento del Papa para actuar de una manera pastoral. Sin embargo, dijo que muchas mujeres no encontraron su comentarios afirmación, ya que no pudieron hacer que se sientan incluidos y no reconocieron su derecho a la autonomía.

Francisco relajó la postura de la Iglesia sobre el aborto

Las monjas añaden que los comentarios del Papa no reconocieron que «el esperma de los machos fue el responsable de estos embarazos no planificados».

El NCAN no es el único grupo que se han pronunciado fuertemente a raíz de los comentarios de Francisco ‘.

Jon O’Brien, presidente de Catholics for Choice, un grupo con sede en Washington que aboga por los derechos sexuales y reproductivos, dijo que estaba claro que el Vaticano estaba tratando de romper una brecha.

«A pesar de lo que ha dicho Francisco, no creo que las mujeres católicas se cola para pedir perdón», agregó.

«Hace mucho tiempo, las mujeres católicas de todo el mundo trabajaron que puedan tomar decisiones morales y éticas sobre cuestiones sexuales y reproductivos. Mujeres católicas saben que pueden en conciencia no están de acuerdo con la jerarquía y seguir siendo católicos de buena fe.»

«Creo que lo consigue en el sentido del Vaticano y de la jerarquía, pero que todavía no dejaré que las mujeres tienen la plena adhesión a la tradición católica. Las mujeres todavía no tienen la plena adhesión «.

http://www.independent.co.uk/news/world/americas/american-nuns-abortion-message-to-pope-francis-you-dont-quite-get-it-10483396.html

La Iglesia católica ante los derechos humanos


En la escena actual, se presentan no pocas contradicciones sociológicas de una institución que culturalmente ha ido confrontándose con la concepción más universal y secular de los derechos ciudadanos. Temas como la equidad de género, los nuevos roles que la mujer ha asumido en la sociedad, el reconocimiento a las diversidades sexuales, el bien morir, la bioética, etc., ha sido parte de una densa disputa cultural ante una Iglesia que de manera forzada ha tenido que ir adaptándose.

Por: Bernardo Barranco V. (@Bernar2Barranco)

En cada religión subyace una filosofía, una concepción antropológica y hasta un modelo social.Religare, significado de religión nos sugiere un determinado ordenamiento de relación entre la humanidad y la divinidad, también los vínculos e interrelación entre los hombres y las mujeres entre sí. Si bien las religiones y sus iglesias son proclives a la estabilidad social y socialmente son poco innovadoras, también es cierto que ante atropellos sociales mayúsculos e incuestionables reaccionan porque atentan al plan de Dios y alteran el equilibrio social.

Abordar el tema de la relación entre los derechos humanos y la Iglesia católica es compleja y en algunos tramos espinosa. ¿Cómo entender a la Iglesia que reivindica y exige los derechos humanos, cuando al interior de la estructura eclesiástica, ella misma no los cumple? A lo largo de la historia, la Iglesia presenta un perfil ambiguo, por un lado una institución que impone a la sociedad su visión del mundo aun cuando avasallan y someten la dignidad de las minorías. Por otro lado, encontramos actores internos que se rebelan e incluso contradicen la disciplina imperante de la misma Iglesia. Un claro ejemplo lo encontramos en el dominico Fray Bartolomé de las Casas (1584-1566), que no solo defendió la libertad y dignidad de los indígenas sometidos por la conquista española sino sentó las bases filosóficas, jurídicas y morales de lo que siglos después serían los derechos humanos modernos. En el siglo XVI, denunció la Encomienda como una forma cruel de esclavitud encubierta hacia los pueblos mesoamericanos. Sus cuestionamientos tuvieron eco en Carlos I y originó debates en la metrópoli hacia 1540, sobre el dominio que ejercía España en las Indias. Es decir, de las Casas se adelanta en la defensa de lo que hoy entendemos como los derechos humanos. Ahí están desde 1552 una serie de escritos críticos, entre los que se incluía la Brevísima relación de la destrucción de las Indias; en ella denunciaba los abusos de la colonización española con una amplitud de miras incomprensible para su época. Sin embargo, en el conjunto del cuerpo eclesial, en especial muchos franciscanos sostenían la visión de abuso de los colonizadores españoles y criollos. El contraste con de las Casas es la Santa Inquisición, finalmente el cuerpo eclesiástico es parte del poder militar, económico y cultural de la colonia de nuestro país. 

Legado y compromiso de actores religiosos en América Latina por los Derechos Humanos

Estas dicotomías se han desplegado a lo largo de toda la historia de la Iglesia en todo el continente. Para no irnos tan lejos, tenemos los casos de los golpes militares que azotaron América Latina en los años sesenta y parte de los setentas bajo la siniestra Doctrina de la Seguridad Nacional. Fruto de la Guerra Fría, la doctrina fundamenta la violenta intervención militar en una guerra civilizatoria contra el comunismo. Los frentes no solo los externos geopolíticos este/oeste sino internos. El enemigo interno a vencer se encuentra principalmente en los entramados subversivos de la sociedad civil: sindicatos, partidos, universidades, Iglesias. Por lo tanto la guerra es total: hemisférica y de contrainsurgencia interna; particularmente sus acciones fueron violatorios de los derechos humanos[1]. El general Augusto Pinochet, el golpista dictador chileno, justificó la violencia militar contra la sociedad para salvar la civilización occidental y cristiana; así se suceden golpes militares como en Brasil 1969, Bolivia 1971, Chile 1973, Uruguay 1973, Argentina 1976. Y las viejas dictaduras como la de Alfredo Stroessner en Paraguay, la dinastía de los Somoza en Nicaragua y los gobiernos de El Salvador, recrean su dominio autoritario en dicho corpus nutrido por el Pentágono y la CIA.

En esos momentos sangrientos y dramáticos, surgen voces y actores eclesiales que defienden los derechos humanos y muy pronto, también son alcanzados por la brutal represión castrense. Nos referimos a las figuras emblemáticas de obispos como Herder Cámara en Brasil, Enrique Angelelli Argentina, Cardenal Silva Enríquez en Chile, Manuel Bugarín en Paraguay, Sergio Méndez Arceo en México. Probablemente el magnicidio perpetrado contra monseñor Oscar Arnulfo Romero, arzobispo de San Salvador en 1979, sea el caso más representativo de toda una generación de clérigos comprometidos con causas de denuncia y defensa de los derechos humanos. Algunos prelados focalizaron su actuación en defensa de sectores sujetos más específicos de violaciones como Mons. José María Pires, Brasil, defensor de los negros. Leonidas Proaño, Ecuador; Pedro Casaldáliga, Brasil, y Samuel Ruiz, México, defensores de los derechos humanos de los indígenas. [2]La Iglesia adquiere una enorme relevancia humanitaria que va más allá de la salvaguarda y denuncia de violaciones, sino que en muchos países se convierte en un espacio de libertad y de resistencia social. Muchos obispos crean espacios de agregación social, de denuncia, organización y promoción de la cultura de los derechos universales. La famosa Vicaría de la Solidaridad 1976 del arzobispado de Santiago, Chile, se convierte en un paradigma latinoamericano que inspira la creación de numerosas organizaciones de la sociedad civil en toda América Latina en los años ochenta.

Tensiones contemporáneas de la Iglesia con la sociedad secular

En la actualidad, aún podemos apreciar esta figura bifronte de la Iglesia. Por un lado tenemos personajes cerrados al reconocimiento de los plenos derechos ciudadanos como el cardenal Norberto Rivera y Juan Sandoval Íñiguez, contrastados por personajes como los sacerdotes Miguel Concha, activista, y Alejandro Solalinde, defensor de los migrantes centroamericanos. A nivel episcopal resalta la figura del dominico Raúl Vera quien ha apoyado los derechos de grupos homosexuales, iniciativa que ha sido cuestionada por la curia romana.[3]

En la escena actual, se presentan no pocas contradicciones sociológicas de una institución que culturalmente ha ido confrontándose con la concepción más universal y secular de los derechos ciudadanos. Temas como la equidad de género, los nuevos roles que la mujer ha asumido en la sociedad, el reconocimiento a las diversidades sexuales, el bien morir, la bioética, etc., ha sido parte de una densa disputa cultural ante una Iglesia que de manera forzada ha tenido que ir adaptándose. Lentamente, aunque no lo parezca, se acomoda y se reconfigura. La encíclica de Juan XXIII Pacem in terris (1963) reconoce los derechos humanos compatibles con el mensaje cristiano. Así lo deja sentir el Concilio, y en los numerosos viajes, los Papas no dejan de ensalzar el respeto de los derechos de la persona, reconociendo raíces bíblicas e históricas como la famosa Escuela de Salamanca, fundada por el dominico Francisco de Vitoria, de donde surgieron grandes figuras como el mencionado Bartolomé de las Casas y Antonio de Montesinos, entre otros, defensores tenaces de los derechos de los indígenas americanos en el siglo XVI. Sin embargo, no puede dejarse de lado la percepción de un desfase entre el discurso más mediático sobre los derechos humanos hacia fuera y las condiciones de diferentes grupos hacia adentro.

La estructura de mando, de ejercicio del poder, de participación en toma de decisiones, de identidad, de disciplina y memoria de la Iglesia son prácticas pre modernos, casi medievales. Por ello, el espíritu de los derechos humanos modernos provenientes de la cultura secular choca con la práctica autoritaria y vertical establecida en otra lógica y conformación histórica. Se opera una gran contradicción que en algunos contextos la Iglesia abogue por la democracia liberal humanista en la sociedad, mientras que a su interior ella no la aplica. La práctica de democracia está ausente en su organización, porque la Iglesia se ha configurado de manera estamental, funciona de modo piramidal, que no facilita cauces de participación de las bases ni mucho menos asoma de modo algunos rasgos democratizadores. Prima el dogma, la disciplina y la autoridad de jerarquía en torno al poder del Papa, con el argumento que la Iglesia no es un sistema de poder, sino una institución cuyos fundamentos son divinos y sus fines espirituales.

El periodista jesuita Enrique Maza, uno de los fundadores de la revista Proceso, advierte que en nuestra época, en pleno auge de la modernidad, la libertad de expresión de los cristianos al interior de la Iglesia está tamizada y coartada En su libro sobre la libertad de expresión en la Iglesia, el jesuita Maza sostiene: “cuando la autoridad se convierte en dominio, teme a la libertad, se refugia en el secreto y se erige en dueña de la verdad. Sólo la autoridad auténtica acepta sus límites. El poder es autoritario, porque lo es, no sólo teme a la verdad, sino que teme al futuro. Por eso controla o cancela los canales de expresión”.[4] Efectivamente, Maza pone el dedo en la llaga, existe una distancia a veces contradictoria y conflictiva entre el mensaje religioso y los intereses de la institución religiosa. La Iglesia católica, tal como está organizada: jerárquica, gerontocrática, autoritaria y homofóbica no puede, en su interior, ser escrupulosa en el ejercicio de una cultura de los derechos humanos tal y como fueron redactados en 1948 en el texto de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Los escándalos de pederastia mostraron un imperio de complicidades y silencios cómplices entre la estructura hermética del clero y sus delincuentes sexuales; el caso Marcial Maciel nos revela un modus operandi siniestro que bloqueó durante décadas la impartición de justicia y el esclarecimiento de la verdad.[5]

El reconocimiento de la Iglesia católica de los Derechos Humanos

Si bien el magisterio pontificio rechazó inicialmente las nociones básicas de los derechos de la persona, porque secularizaba sus nociones del derecho natural, fue a partir de la segunda guerra mundial y de los estragos políticos a las que muchos regímenes laicos habían sometido a la Iglesia que impusieron una mayor flexibilidad. Los derechos ciudadanos comenzaron a ser invocados para obtener mayor libertad religiosa y de enseñanza. Pero el viraje teórico fundamental es el de León XIII (1810-1903) quien replantea en su encíclica Rerum Novarumlos derechos económico-sociales, en torno de la cuestión obrera, pero también a la idea de que los derechos humanos son positivos, porque dependen de la ley natural querida por Dios, custodiada por la Iglesia.

Las posiciones católicas a favor de los derechos humanos, la más notable fue sin duda la de Jacques Maritain (1882-1973), filósofo católico francés que después de la segunda guerra mundial incidiera de manera notable en la redacción de la Carta de 1948. Pero el verdadero escollo a la aceptación total por parte de la Iglesia es la libertad de conciencia. El Papa Juan XXIII con la encíclica Pacem in terris (1963), da carta de ciudadanía a los derechos humanos con la sensibilidad católica en los siguientes términos: “En la época actual se considera que el bien común consiste principalmente en la defensa de los derechos y deberes de la persona humana. De aquí que la misión principal de los hombres de gobierno deba tender a dos cosas: de un lado, reconocer, respetar, armonizar, tutelar y promover tales derechos; de otro, facilitar a cada ciudadano el cumplimiento de sus respectivos deberes. Tutelar el campo intangible de los derechos de la persona humana y hacerle llevadero el cumplimiento de sus deberes debe ser oficio esencial de todo ser público”.[6]

La Iglesia cuando habla de derechos fundamentales no se refiere a los derechos humanos como están concebidos en el derecho internacional sino guarda matices a los derechos de las personas tal y como los considera su Magisterio. Por tanto la Iglesia pretende resignificar permanentemente conceptos como libertad, laicidad y libertad religiosa, incluso los derechos humanos. Por ello eso intenta influir en la concepción universal de los derechos universales, para que ésta se adapte a su concepción y así nos encontramos que los derechos humanos han sido influenciados por la ideología y lobbies de la Iglesia

Los derechos y libertades al interior de la Iglesia católica

Este es un apartado, como hemos visto muy contradictorio y sensible. En primer lugar, despunta las diferencias entre el laico y el clero. El laico es un miembro de la Iglesia que no pertenece formalmente al clero, ni secular ni de ninguna orden religiosa, que tiene un papel supletorio que debe disciplinarse a las disposiciones y mandatos de la jerarquía. Una especie de ciudadano de segunda. También resalta el rezago y la desigualdad de las mujeres, laicas y religiosas, en el interior de la institución. Mientras en las sociedades seculares a las mujeres se le reconocen mayores derechos y hay avances, en la Iglesia priman la cerrazón y la demagogia. En segundo lugar, la pluralidad formalmente está acotada. Como bien lo ha demostrado Enrique Maza, la libertad de expresión y el derecho a disentir están realmente muy restringidos en la estructura eclesial piramidal. Las medidas disciplinarias no tienen apelación ni posibles recursos jurisdiccionales. Aquí resalta la restricción a la libertad de pensamiento.

Sobre la libertad de pensamiento e investigación teológica al interior de la Iglesia, la cuestión está muy condicionada. Las iniciativas en el Tercer Mundo de una Teología de la Liberación y en Estados Unidos sobre moral y sexualidad, el Vaticano las ha desalentado condenando toda innovación que atente contra la ortodoxia y la tradición. Desde mayo de 1990, la Congregación para la Doctrina de la Fe publicó el documento Instrucción sobre la vocación eclesial del teólogo, en el número 36 de ese documento se lee lo siguiente: “no se puede apelar a los derechos humanos para oponerse a las intervenciones del Magisterio”. Esta afirmación fuerte, se fundamenta así: “un comportamiento semejante desconoce la naturaleza y la misión de la Iglesia, que ha recibido de su Señor la tarea de anunciar a todos los hombres la verdad”. En tanto institución divina está por encima en términos de excepción de los derechos seculares dela persona. La verdad religiosa está por encima de los derechos de la persona en la institución. Así, la lista de los derechos humanos reconocidos por la naciones, que apela la Iglesia su ejecución, salvo al interior de su institución. Dichas contradicciones  se podrían alargar mucho más: democratización en la designación de cargos, simulación y discriminación a personas con diferente orientación sexual, celibato obligatorio, subordinación de la mujer en cargos de responsabilidad como el sacerdocio y muchos etcéteras.

Por otro lado, los derechos laborales también saltan. Queremos resaltar, al menos en México y muchos países de América Latina, las condiciones laborales de miles de empleados y funcionarios de la Iglesia, sobre todo de las parroquias, que además de recibir modestísimos emolumentos no cuentan con las prestaciones básicas de seguridad social, seguro de vida, mucho menos con asistencia efectiva para la edad en retiro.

En el campo internacional, la Iglesia Católica y confesiones religiosas intentan incidir en la políticas públicas con mecanismos de presión directa sobre los Estados y sobre las organizaciones internacionales para imponer su concepción sobre la familia, el matrimonio, la moral; está envuelta en una batalla contra las mujeres y contra el ejercicio de la sexualidad así como en contra de los derechos de los homosexuales. Pero también sobre las políticas demográficas y de planificación de la reproducción; reproducción asistida y la experimentación genética le enfrenta a los científicos e intenta limitar los avances en estos campos influyendo en las legislaciones nacionales.

El carmelita mexicano Camilo Macisse quien fue elegido prepósito general, superior general, con sede en Roma, ahí alcanzó ser presidente de la Unión de Superiores Religiosos entre 1994 y 2001, máximo puesto que un religioso puede alcanzar; escribió en sus memorias un texto altamente revelador sobre el comportamiento de la cúpula vaticana que conviene recoger porque reivindica los derechos humanos de los actores religiosos dentro de la Iglesia, una de las cuestiones más candentes. Maccise manifiesta la existencia de tres formas distintas de violencia al interior de la cúpula del Vaticano: el centralismo, el autoritarismo y el dogmatismo doctrinal. “El centralismo –expresa– es una forma refinada de violencia, porque concentra el poder de decisión en una burocracia eclesiástica que ignora los retos que afrontan los creyentes en los diversos ámbitos socioculturales y eclesiales”; la violencia del autoritarismo se reviste de un poder sagrado y se ejerce bajo la discrecionalidad y el secreto de los hombres que legislan sobre temas que no conocen. Finalmente, la violencia del dogmatismo, que no admite el hecho de que vivimos en un mundo pluralista e impone una sola perspectiva teológica, la tradicionalista, elaborada a partir de condicionamientos filosóficos y culturales de épocas pasadas.[7]

Finalmente, el diálogo de los derechos humanos y las iglesias no serán sencillos mientras éstas no desarrollen congruencia entre los postulados universales y las milenarias prácticas autoritarias prevalecientes a su interior. Sin embargo, la presencia de un Papa como Francisco ha despertado expectativas entre los feligreses católicos de mayor apertura, sensatez y una actitud renovada para enfrentar las dicotomías que sacude a la catolicidad actual.

 

* Bernando Barranco V. es sociólogo especializado en creencias religiosas y cultura.

http://www.animalpolitico.com/blogueros-verdad-justicia-reparacion/2015/09/14/la-iglesia-catolica-ante-los-derechos-humanos/

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: