Galería de María, Madre de Jesús en Sacerdotal Vestimentas


Visite el sitio web para http://www.WomenPriests.Org los más completos de historia, teología y argumentos a favor de las mujeres sacerdotes.Niños católicos de mi generación no se les enseñó acerca de esta antigua tradición en el Catecismo de Baltimore! No creo que las escuelas católicas de hoy enseñan esta información tampoco, pero, es todo en el Internet!  

María tenía un estatus sacerdotal equivalente a la ofrecida a los obispos y sacerdotes ministeriales. Esta convicción no sólo se ha expresado por escrito, pero en la iglesia del arte.
María llevaba palio de un obispo  (siglos to14th 6º)
Esto es muy significativo, porque se les permitió sólo los obispos de llevar el palio eclesiástica. Y llevaban sólo en el ejercicio de su ministerio sacerdotal claramente en la Eucaristía o durante las liturgias solemnes.
Las imágenes son de:
San Vincenzo en Roma, siglo sexto
Parenzo, Croacia, siglo sexto
San Venanzio en Roma, siglo séptimo
Santa-Maria-de-Porto, Ravenna, sexto o séptimo siglo.
Del Arzobispo Capilla, Rávena, siglo 11
la Basílica de Torcello, siglo 12
Serbo Campagnano, Italia, siglo 13
Santa Maria, Roma, siglo 14

Haga clic para la ampliación!

‘Trabajaremos por una mayor incorporación del laicado al quehacer de la Iglesia’


 Adital

Óscar Elizalde Prada

Noticelam

El presidente del Departamento de Misión y Espiritualidad del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), monseñor Mario Antonio Cargnello, arzobispo de Salta (Argentina), expone para Noticelam algunos puntos de vista referidos a la Misión Permanente de la Iglesia latinoamericana y caribeña, de cara al cuatrienio 2015-2019.

Una de las prioridades del Celam en los últimos años ha sido la Misión Permanente, ¿en qué punto se encuentran los procesos misioneros que se desataron en América Latina y el Caribe a partir de Aparecida?

Se trata de un desafío que no podemos eludir. Cuando se planteó el tema en Aparecida [Brasil] yo pensé que iba a ser simplemente una propuesta, pero los años me van diciendo que es mucho más, es como un nuevo modo de ser de la Iglesia en América Latina y que va desafiando a las Conferencias Episcopales, a los obispos, a los sacerdotes, a las religiosas y religiosos, al pueblo de Dios en general, al laicado que a veces es el que va más adelante en este tema de la Misión Continental, porque viviendo la realidad del mundo y experimentando o incluso padeciendo las transformaciones que afectan la dignidad de la persona humana, esperan que como Iglesia, unidos bajo la conducción de los pastores, tomemos en serio la «conversión pastoral” que hace que la Iglesia deje de ser «autorreferencial” – por usar la expresión del Papa Francisco – y miremos este inmenso Continente que está esperando algo nuevo, a veces sin saberlo, frente al cual tenemos una responsabilidad que viene de Dios y que nos compromete totalmente.

reproducao
Monseñor Mario Antonio Cargnello.

¿Cuál es el componente espiritual que permite caminar hacia esa Misión Permanente?

Una conciencia muy grande de ser parte de la familia de Dios. Nosotros creemos en un Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo, que ha puesto su tienda, que ha hecho de este mundo una casa para los hombres que anticipa la del cielo. El cristiano que se siente hijo, que se siente responsable, que se sabe querido, perdonado, siempre desafiado – más allá de los pecados que cometa – a volver a empezar, no puede sentirse tranquilo. Entonces, es necesario vivir este vínculo profundo en el corazón de la Iglesia, que somos Pueblo de Dios, un vínculo que celebramos en la liturgia, que vamos madurando en la catequesis, que lo expresamos popularmente en la piedad popular, y se hace necesariamente misión.

Por otra parte, América Latina ha recibido mucho. Y en Puebla [México] se empezó a decir que «hay que dar desde la pobreza”. Esta frase fue haciéndose motor, impulso y ardor en el corazón, y en Aparecida se asume la Misión Continental también con un carácter de «misión ad gentes”. En este sentido, es bueno considerar que después de las reuniones de las cinco Conferencias Generales del Episcopado Latinoamericano, la reunión más numerosa de obispos que se puede hacer periódicamente en América son los Congresos Misioneros, tanto los Latinoamericanos (Comla) como los Americanos (CAM). Esto también revela que hay una pasión misionera. Y en estos encuentros, vuelvo a insistir, muchas veces van más adelante los laicos que nosotros los consagrados.

A propósito de los CAM y de los Comla, ¿ya se están vislumbrando qué pasos deben darse para que este dinamismo misionero siga apoyando la Misión Permanente?

Sí, de hecho al Departamento de Misión y Espiritualidad le corresponde este asunto. Esperamos vincularnos con los responsables de Misión de las distintas Conferencias Episcopales y de las Obras Misioneras Pontificias en los distintos países, para que sea una fuerza donde la sinergia potencie todo este ardor misionero, para que vaya multiplicándose por toda América Latina.

Dios no se deja ganar en generosidad. Cuando este esfuerzo multiplicador se logre, vamos a ver cómo el fruto de todo esto que está gestándose con Aparecida, el Celam, el Papa latinoamericano… empiece a ser también un servicio para los demás.

Usted se ha referido a los laicos, ¿qué espera el CELAM de los laicos en este tiempo?

Una de las prioridades de este cuatrienio es, de hecho, trabajar por una mayor incorporación del laicado al quehacer de la Iglesia. Ojalá podamos dar pasos en este sentido, y que los laicos puedan ver que el rostro y la actitud confiada y desafiante de sus pastores. Que nosotros seamos capaces de abrir el corazón y los brazos para contenerlos a todos.

reproducao

Finalmente, para que la opción por los pobres sea una realidad cada vez más visible y eficaz, ¿qué acciones se han previsto para este cuatrienio del Celam?

El tema de ser pobre con los pobres, necesitado con los necesitados, aprendiendo de los pobres para seguir respondiendo a Dios, es un asunto que se encuentra en el corazón de nuestra Iglesia. Queremos dar pasos en este sentido. Queremos ser una Iglesia humilde, que no pone su esfuerzo en la gran organización, sino en el servicio al Señor, y desde él tener un corazón abierto que nos permita descubrir que en el rostro del que te necesita, está la llamada del Señor. Y Dios nos habla mucho desde los pobres, y nos invita a ser como Jesús que se acercaba al enfermos, al pobre y al marginal.

http://site.adital.com.br/site/noticia.php?lang=ES&cod=86504

 

CHILE: ARTURO Hillerns Médico cristiano, mártir del servicio a los pobres


Arturo Hillerns

Publicado: 14 de septiembre 2015 11:50 AM PDT

* 09/15/1973

«Por Arturo fe cristiana no era una fórmula o un rito, sino un compromiso de servicio a los demás, sin limitación,»testigo de un compañero de trabajo que médicos veintinueve años de edad, casado y con un hijo pequeño, secuestrado en la madrugada por Veinte oficiales de Temuco y desaparecieron …

Fue presidente de la Asociación de la Universidad Católica y, como médico, se entrega con todo el cuidado y la atención a la disposición de los más pobres, siendo nombrado director zonal del Servicio Nacional de Salud, por su capacidad de organización.

«Su proyecto de vida estaba ligada a la liberación de su pueblo, no ganar dinero o una carrera como médico», dijo su amigo sacerdote.

Texto elaborado por Tonny, la Hermandad del Paseo de los Mártires

de la Galería de los Mártires en Ribeirão Santuario Cascalheira-MT.

HONDURAS: Padre Guadalupe Carney Revolucionario y mártirdel pueblo hondureño


Padre Guadalupe Carney.

Publicado: 15 de septiembre 2015 08:27 AM PDT

De pie.

HONDURAS * 09/16/1983

Permanente. Guadalupe Carney nació en 1924, Chicago, Estados Unidos. Su nombre original es James Francis Carney, la familia trabajadora de clase media, y desde el principio se dio cuenta de la vida burguesa en la que vivía. Sirvió como soldado en Francia y Alemania durante la Segunda Guerra Mundial; y por extraño que parezca, él pensó que era preferible dejar que matar en lugar de matar a un soldado enemigo.

Además, su obstinada resistencia a la autoridad le metió en problemas a veces. En una ocasión pasó un tiempo en prisión porque se negó a dejar de hablar con los prisioneros alemanes. Tenía el sentimiento y la conciencia de que todas las personas deben ser tratadas con dignidad y respeto.

Su fe era profundamente importante para él. Sin embargo, se sorprendió de lo poco que la religión parece importar a muchos cristianos, tanto en sus años de ejército y más tarde en la universidad. Él también estaba profundamente conmovido por la extrema pobreza de los musulmanes del norte de África que habían visto en Francia, y se preguntó indignado: «¿Por qué los seres humanos tienen que vivir en tales dificultades.»

Todas estas experiencias despertaron el deseo de tratar de cambiar la manera de vivir en el mundo. En 1948, ingresó en la Compañía de Jesús, para contestar la llamada, convirtiéndose más tarde, un misionero jesuita en Honduras. Comunista y cristiana incluso antes de su formación en el seminario. En sus años de universidad, trabajó en la planta de Ford en Detroit. Allí, se dio cuenta y fue molestado por un extraño fenómeno; mientras que la lucha comunista ateo y trató de trabajar por una sociedad más justa y un mundo mejor, muchos cristianos dio más atención a salir adelante y la búsqueda de la riqueza y el placer.

Estaba convencido de que el sistema capitalista era intrínsecamente mala, promoviendo una actitud egoísta, individualista y competitiva en las personas. Pero también rechazó los sistemas marxistas de Rusia y China, que pareció perder el valor de la persona humana en la comunidad estatal. Se fue en busca de otro modo, una forma de socialismo, donde la gente compartir lo que tienen, como los primeros cristianos que se describen en los Hechos de los Apóstoles.

Llegó a Honduras en 1962, ya como sacerdote jesuita, animada por el ideal del Concilio Vaticano II, el servicio radial para los pobres, y al vivir con las comunidades rurales y los pobres, y participar en sus luchas, se volvió como él mismo dijo en sus memorias, «un gringo burguesa en un luchador revolucionario».

Este pobre país centroamericano, Carney argumentado que, como el Hijo de Dios se hizo completamente humano como uno de nosotros, así que tuvo que convertirse en realidad uno con el campesino hondureño. Como Saulo se convirtió en Pablo para significar su nueva vida en Cristo, Carney convirtió en Guadalupe para simbolizar su total identificación con el pueblo hondureño. Finalmente, y después de años de trabajo en este país, se convirtió en un ciudadano de Honduras y renunció a su derecho de los ciudadanos de Estados Unidos.

En su libro «Metamorfosis de la ONU revolucionario», elaboró ​​sus ideas sobre la formación espiritual. Estudios teológicos tradicionales, él cree, parecían formar sacerdotes en el servicio del status quo. El confortable de clase media vive sobre todo dentro de los ideales capitalistas e imperialistas sistema ocultos en los Estados Unidos.

Permanente. Guadalupe dijo fueron campesinos pobres de Honduras que realmente le enseñaron el Evangelio, la Buena Nueva que Jesús trajo, y que la burguesía no puede realmente entender lo que significa «para dar buenas nuevas a los pobres.»

La historia de su vida tiene el derecho a ser reconocido como una historia de un revolucionario, porque el Padre Guadalupe creía firmemente como cristiano, tenía que ser un revolucionario, y vivir la radicalidad del Evangelio, para tener una vida cristiana plena. El Evangelio es revolucionario. Guadalupe vio y entendió los problemas de los pobres. Vio cómo las compañías fruteras estadounidenses habían tomado las mejores tierras y plantaciones. Ellos y algunos hondureños ricos controlan alrededor del 95% de la riqueza del país. Mientras que el resto de la población vivía en la pobreza extrema.

Los intentos de organizar sindicatos menudo conducido a las muertes y desapariciones de sus líderes. En un video raro, dice, «cómo los agricultores son tratados es totalmente inaceptable por Dios y esto se debe cambiar.»

En una historia de 20 de julio de 1966 en el National Catholic Reporter, padre. Guadalupe es defendida por su superior jesuita Padre Fred Schuller. Esto describe sin reservas la labor de la Guadalupe como «la iglesia». Llamado Comunista por la rica familia Borgan, Guadalupe fue acusado de «agitar a los campesinos, predicando subversión contra el gobierno de Honduras.» Schuller «, dicho esto falsa acusación era típico, era lo que estaban sujetos los que defienden a los pobres, fueron insultados y considerado como subversivo «.

La iglesia no puede permanecer en silencio mientras sus niños pobres estaban siendo explotados ya menudo martirizados por tratar de luchar por sus derechos básicos. Finalmente Padre. Guadalupe eligió vivir solo en su pequeña misión de la iglesia, que divide por completo la vida y la pobreza de su pueblo. Por su identificación con la gente que él enseñó los caminos de la teología de la liberación :. «Cristo vino a liberar a las personas y establecer un reino de justicia y paz» y esta enseñanza se ha convertido en una parte importante de la lucha del pueblo para hacer de esto una realidad .

Hubo momentos en que el gobierno de Honduras sería aprobar leyes que tienen grandes extensiones de tierra a los campesinos pobres, por lo que tendrían una mejor oportunidad de sobrevivir; a continuación, las empresas y los ricos terratenientes influirían nuevos gobiernos a tomar los derechos de las personas a tener su propia tierra.

Muchas veces se hacen amenazas como «sacerdote comunista, serán asesinados si no dejan de inmiscuirse en los asuntos políticos» en su trabajo parroquial Padre Guadalupe fue de pueblo en pueblo haciendo sus deberes religiosos, sino también hablar en contra de las injusticias cometidas con .. pobres ;. y ayudar a organizar los sindicatos hondureños Más amenazas se hicieron contra su vida en 1979, el Padre Carney fue arrestado, tenía la nacionalidad hondureña revocado ilegalmente y fue expulsado del país ..

Él escribió sobre su vida y sus ideales mientras vivía en Nicaragua. Finalmente, regresó a Honduras para ser capellán de las fuerzas revolucionarias. En 1983, después de 58 años, «Padre Guadalupe», ahora una leyenda entre los pobres de Honduras, se convirtió en capellán de una comuna revolucionaria armada, y poco después fue capturado por el ejército, que afirmó que «el P. Carney Había desaparecido «. Más tarde, las autoridades presentaron la estola y la copa a sus familiares, lo que sugiere que había «probablemente murieron de hambre en las montañas.» Esta manera de ocultar la verdad acerca de la muerte del P. Guadalupe no fue aceptada por sus familias, ya que tenían habilidades para sobrevivir en la naturaleza. Olía como una forma de encubrimiento por la justicia hondureña. Sus hermanos y hermana y un amigo de los jesuitas permanecieron durante cerca de 20 años en busca de información acerca de su muerte por el gobierno hondureño.

El gobierno de Honduras llegó con cerca de seis historias diferentes. Después de probar todos modos ocultar la verdad con una nota oficial que sostenía que había muerto de hambre el 19 de agosto 1985 llega un testigo para refutar estas afirmaciones, el Señor Cabelleros, un refugiado de Honduras y ex miembro de la escuadrones de la muerte hondureños. Confirmó la participación de la CIA y dijo que había escuchado de otros que Padre Guadalupe había sido asesinadas y lanzadas desde un avión en la selva.

La vida de Guadalupe es un testimonio elocuente del sacerdocio y la llamada al discipulado cristiano. En una era de patrioterismo donde el evangelio radical de Jesús a menudo es subvertida por la corrosión seductora del nacionalismo, Carney recuerda a todos los bautizados, donde nuestro compromiso debe ser enfocado, «el compromiso con las causas del pueblo por la liberación de la explotación y la injusticia , siempre en busca de la paz «.

Texto elaborado por Tonny, la Hermandad del Paseo de los Mártires

de la investigación en el Internet y los libros: Las metamorfosis de la ONU revolucionario.  

La vejez: Pedro Serrano


sep132015

 

Enviado a la página web de Redes Cristianas

Llega sigilosa como una sombra. Un día te miras en el espejo y descubres el gris en las sienes, surcos en la cara y languidez en la mirada. Y te dices: “Ese no puedo ser yo”. Pero sí, eres tú, el mismo de siempre; solo que con treinta años más que la última vez que te miraste, cuando aún pisabas fuerte y la vejez te resultaba ajena y lejana.

Pero no hay que preocuparse. “Lo importante es ser joven de espíritu”, dicen algunos. Como si el espíritu no se resintiera cuando lo hacen huesos y articulaciones; como si el espíritu no flaqueara con el paso y el peso de los años. Está bien conservar el espíritu joven, claro que sí; pero no tanto como para emular a jóvenes de veinte años teniendo uno cuarenta, sesenta u ochenta.

Ahora bien, nadie debe avergonzarse de ser viejo. La vejez es una etapa más de la vida. Y, a pesar de ser la última, no por ello es la menos importante; pues no conozco ninguna que la iguale en sabiduría, plenitud, serenidad y sosiego. La vejez es el final de un ciclo vital; es la madurez y cosecha de los frutos de una vida. También la caña de trigo primero es brote tierno, después tallo verde y luego espiga agostada que rinde generosa sus frutos.

. Valladolid

http://www.redescristianas.net/la-vejezpedro-serrano/#more-67331

Francisco, a Religión Digital: «Utilizad vuestra web para hablar de una Iglesia que quiere ser madre»


José Manuel Vidal, con el Papa Francisco

Nuestro director asiste a la misa en Santa Marta y saluda personalmente al Papa

Cuando le comento el éxito del templo de San Antón, abierto 24 horas, responde: “El pueblo es sabio”

José Manuel Vidal, 15 de septiembre de 2015 a las 18:13

Dale saludos al Padre Ángel. El pueblo lo quiere, porque el pueblo es sabio. El pueblo sabe

Vidal y Francisco/>

Vidal y Francisco

(José Manuel Vidal).- «En la vida hay que sonreír y hacer sonreír». Lo acababa de decir el Papa, en la homilía de su misa de las 7:00 en Santa Marta, y lo ponía en práctica.Francisco me recibió con una enorme sonrisa, escuchó atentamente todo lo que le dije, me pidió que utilicemos RD para «hablar de la ternura de Dios y de una Iglesia que quiere ser madre», alabó al Padre Ángel y se congratuló por el éxito de su templo, abierto las 24 horas. «El pueblo es sabio», sentenció.

Emociona ver al Papa, tocarlo, sentirlo. Y eso que él apenas marca distancias. Más aún, a esas horas tempranas de la mañana es como un párroco que, después de decir misa con suma unción, como en un susurro, saca tiempo de su apretada agenda (con grandes cosas y mil tareas pendientes), para saludar, uno a uno, a los simples fieles, con los que acaba de compartir la eucaristía.

Poder compartir unos instantes con el Papa al que admiro ha sido, para mí, una gracia especial. Tuve, además, la suerte de ser el último en la cola de los saludos. Cuando se estaba formando la cola, me acerqué a la hermana de la Caridad que prepara los ornamentos de Francisco y me permitió ver la sacristía, toda sencilla y austera.

Terminada la misa (auténtica lección de liturgia sencilla y vivida), el Papa se va, precisamente, a la sacristía y, al rato, sale para sentarse a dar gracias en una silla, que está colocada entre el público. Y la silla del Papa, que ya conocía de otra visita anterior a Santa Marta sin la presencia del Papa, estaba a mi lado. A dos palmos. Cuando se sentó en ella, podía sentir, en el silencio, su respiración entrecortada. Me daban ganas de estirar la mano y tocar la manga de su sotana blanca, como la hemorroísa. O hacerle una foto así, tan cerca. Como para captar su alma.

Francisco se recoge en profundidad, incluso físicamente. Se mete hacia adentro como un ovillo. Pasado un rato largo, se seca el sudor y la humedad de esta Roma húmeda y con clima casi tropical, se santigua y se va a una salita contigua. Y, por allí, pasamos a saludarle los presentes. Primero, unas 20 personas de una parroquia romana, con su párroco. Detrás, un par de familias. Un servidor, cerrando la fila.

 

 

El Papa está de pie, en medio de la sala, ante un cuadro de Juan Pablo II. A su lado, sólo el fotógrafo. Y, como en las audiencias, saluda, abraza, escucha y hasta consuela. Dos puestos por delante de mí en la fila, una pareja se acerca, le dicen algo, y de pronto, la mujer rompe a llorar desconsoladamente. Francisco la abraza, la consuela, le limpia las lágrimas y la bendice. Como un padre.

Los nervios van in crescendo. Llega mi turno. Las piernas me responden, doy unos pasos, le beso el anillo y, durante unos instantes, mantenemos el siguiente diálogo:

-‘Padre, he sido su jefe durante ocho años, le espeto de entrada’, mientras le muestro una fotocopia a color de RD, con su foto de cardenal en nuestra sección «Palabra de pastor».

Se quedó pensativo un instante y abrió grandes los ojos.

-‘Y yo sin enterarme. Ya veo’, contesta.

-‘También pronostiqué su elección dos días antes’, le dije, mientras le enseñaba otra fotocopia con la noticia publicada el 11 de marzo de 2013.

-‘Eres adivino’.

-‘Y mi compañero Jesús y yo escribimos el primer instant book sobre usted’. Y se lo entregué.

Miró la portada y se fijó en el subtítulo: «El primer pontífice americano para una nueva primavera de la Iglesia».

-‘Me gusta lo de la primavera‘.

-‘En España nos llaman «los primaveras», por defender sus reformas’.

-‘Otro bello título el que les dan’.

-‘Tenemos una especie de parroquia virtual numerosísima, con millones de ‘fieles’ y me gustaría que nos marcase alguna línea de fondo’.

-‘Hablen de la ternura de Jesús y de que la Iglesia quiere ser madre. La homilía de hoy…Una Iglesia de puertas abiertas…‘.

-‘Como la del Padre Ángel en Madrid, abierta las 24 horas y con un enorme éxito’.

-‘Dale saludos al Padre Ángel. El pueblo lo quiere, porque el pueblo es sabio. El pueblo sabe’.

 

 

Por último, le entregué dos informes, de entre los muchos que nos llegan. Uno de un caso sangrante de abusos. El otro, de discriminación con los dalits en el seno de la propia Iglesia de la India. Le besé de nuevo el anillo, me sonrió y se fue con su andar bamboleante a desayunar…

Había cumplido uno de mis sueños. Feliz, salí fuera de Santa Marta. El suizo que hace guardia se cuadró y, al verme tan dichoso, también sonrió. Debía sospechar que había estado con un Papa que ilumina todo lo que toca. Salí despacio del recinto, me fui a la plaza de San Pedro y, mirando a la cátedra de la ventana, me senté en las gradas de la columnata a rumiar lo vivido. Y a dar gracias a Dios.

Me había levantado temprano, porque así me lo había aconsejado mi ‘conseguidor’,monseñor Oscar Ojea, obispo de San Isidro: «Debe presentarse 20 minutos antes por la puerta de Santa Marta y anunciarse a los guardias suizos». Y allí estaba yo a las 6,30. El primero, como un clavo. Al poco rato llegó un cura argentino de origen italiano, con el que hice tiempo charlando. También él estaba emocionado, a pesar de que era ya la segunda vez que conseguía el privilegio. «La primera por argentino y la segunda por italiano», me decía, bromeando.

A las 7 menos 10, pasamos el escáner y el primer control de la guardia suiza. Mientras el guardia miraba la lista, me palpitaba el corazón. Pero allí estaba mi nombre, por la mitad: «José Manuel Vidal». Muy cerca, el del sacerdote argentino, también. Un poco más delante, el control de la gendarmería y un tercero a la entrada de Santa Marta.

Allí, un ujier nos condujo a una salida, donde ya estaban dos curas y un obispo super simpático. Nos presentamos. El obispo es ecuatoriano, se llama Adelio Pasqualotto y nos cuenta que hace sólo seis meses que lo acaban de nombrar titular de Tena. Antes, estuvo en Sucumbíos. Le pregunto por monseñor López Marañón. Me contesta que es un misionero de raza y que, ahora mismo, a su edad, se fue a Angola. Le admira.

El prelado josefino, pequeño y alegre como una castañuelas, saluda a todo el mundo. A mi lado, el cura argentino comenta: «Así son muchos obispos latinoamericanos. No como los italianos que, de tan tímidos, parecen insociables». «Y muchos españoles», pensé para mis adentros.

A las 7 menos cinco nos mandan entrar en la capilla de Santa Marta. Parece una capilla de barrio, con su techo bajo, su escultura de la Virgen a un lado y el sagrario al otro. Los tres primeros bancos están reservados para los cardenales, obispos y curas concelebrantes.

 

 

Busco la silla de la acción de gracias del Papa y veo, con alegría, que el sitio de al lado no está ocupado. Y allí me siento. Al rato, llega el cardenal O’Malley con su alba blanca y con la capucha de capuchino por fuera. El G9 está estos días aquí, en el Vaticano. Por eso, un poco después aparecen los cardenales Gracias, Monsengwo y Bertello. En cambio, no asisten a misa ni Errázuriz ni Marx ni Maradiaga ni Parolin. Un poco descolgado llega el cardenal Pell, enorme de alto, un poco encorvado y con andares cansados.

Entre los curas concelebrantes (una decena), el secretario personal del Papa, Yoannis Lahzi Gaid. Otro sacerdote hace de maestro de ceremonias, elige a dos muchachos para que lleven las vinajeras al Papa y a dos señoras para que hagan las lecturas, al tiempo que nos recuerda apagar los móviles y no hacer fotos.

A las 7: 00 en punto entra el Papa, con casulla blanca. Es la fiesta de la Dolorosa. Y Francisco lee, antes de comenzar la eucaristía, la profecía del anciano Simeón: «Una espada de dolor te traspasará el corazón». Si uno se olvida que está en misa del Papa, la eucaristía es de lo más sencillo, como la de cualquier cura de pueblo o de ciudad en día de diario. El Papa celebra con suma unción. Habla quedo, muy quedo y muy despacio. De hecho, cuando alguien tose, dificulta la audición de lo que está diciendo.

La homilía, más que un sermón es una meditación de un padre espiritual, que comenta el Evangelio susurrando al corazón: «Es la segunda vez que María se oye decir mujer por parte de su hijo. La primera fue en Caná. La segunda, al pie de la cruz: ‘Mujer he ahí a tu hijo'».

Desde esta cita evangélica, sin papeles, glosa la figura de «la maternidad contagiosa» de María, una «madre que nos acompaña en los momentos feos de la vida», como recuerdan los monjes rusos. De esa maternidad contagiosa de María surge la maternidad de la Iglesia.

Y aquí eleva un poco el tono y subraya con su mano: «La Iglesia es madre, es nuestra santa madre Iglesia. La madre María y la madre Iglesia saben acariciar a sus hijos y dar ternura. Sin eso, la Iglesia es una asociación rígida, de doctrina, de disciplina, sin calor humano, huérfana». Y termina con una invitación a la ternura a través de la sonrisa: «Sonreír y hacer sonreír. Una de las cosas más bellas y humanas es sonreír a un niño y hacerlo sonreír».

Tras la homilía, la misa ‘normal’ hasta el final. Me llama la atención que, en el momento de la elevación, el Papa sostiene en alto durante un buen rato (más de lo habitual) tanto la hostia como el cáliz. Como diciendo: Él es el centro, yo un simple y pobre instrumento en sus manos.

En la acción de gracias, ofrezco la misa por mis intenciones particulares. Tantas y tan queridas. Y también le pido a Dios que sepa cumplir con mi responsabilidad (enorme, a veces) de director de un portal dedicado exclusivamente a la información religiosa. Que, como acaba de decir el Papa, sepamos combinar la profesionalidad con la ternura y la sonrisa.

Esta misa ha sido, para mí, más que una misa. Un sueño cumplido. Un regalo de Dios, poder compartir unos instantes con un Papa al que admiro y por cuya primavera seguiremos luchando. Sabedores de que nadie puede parar la primavera en primavera.

 

http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2015/09/15/francisco-utilizad-vuestra-web-para-hablar-de-una-iglesia-que-quiere-ser-madre-religion-jose-manuel-vidal-g9-ternura-sonrisa-misa-santa-marta-lista

 

Curas en unas comunidades adultas


Por Juan Yzuel14 septiembre, 2015

????????????????????????????????????

Este fin de semana, dentro del Congreso de Teología y aprovechando una comida en el madrileño parque del Retiro, hemos hablado sobre el próximo Congreso internacional de la federación europea de curas casados, que lleva el mismo título que esta entrada. Será del 29 de octubre al 1 de noviembre de 2015. Lo organiza Moceop (Movimiento por el Celibato Opcial) en la sierra de Madrid, y en su página web (www.moceop.net). Un buen espacio para acercarse no sólo estos locos por la causa que somos los curas casados, sino todos los que buscan una Iglesia más evangélica. De hecho, el acento del congreso está en las comunidades y no en los sacerdotes, ministros desclericalizados dispuestos a acompañar sin imponer, a caminar desde el conocimiento de la propia pobreza personal, a estar entre los demás como quien sirve.

Andrés Muñoz y Ramón Alario nos han dado información del evento y luego hemos ido a tomar un café. Allí he compartido un rato con Luis Fonta, cura obrero de Burgos, que me ha contado cómo ha vivido su ministerio sacerdotal como un trabajador más de una fábrica y ha terminado siendo para muchos un hermano. Su relato personal, más pedido por mí que ofrecido por él, me ha resultado conmovedor. Gracias, Luis. Gracias a todos los que nos habéis enseñado que se puede vivir el ministerio desde la humildad del taller de Nazaret, desde el ganarse la vida codo a codo con los currantes del mundo, desde el pringarse con los anhelos de justicia de los que sólo tienen sus manos.

Al acabar el día, recuerdo los versos de Karle Wilson Baker: “Hoy he crecido más alto por caminar con los árboles”.

http://alcierzo.com/?p=1485&utm_campaign=shareaholic&utm_medium=facebook&utm_source=socialnetwork

COLOMBIA: La paz es ahora, acción colectiva por la reconciliación


14SEP

Textos y fotos: Camila Tovar

– See more at: http://pacifista.co/la-fiesta-que-inauguro-el-mural-la-paz-es-ahora/#sthash.IJwDl4yj.dpuf

Así es la vida de los urus, la tribu que vive sobre islas flotantes en el lago Titicaca


Publicado: 14 sep 2015 14:18 GMT | Última actualización: 15 sep 2015 12:18 GMT

El lago Titicaca, entre Perú y Bolivia, es el hogar de un pueblo verdaderamente único. Los pueblos tribales urus están construidos sobre islas flotantes gigantes, factor que los salvó de un conflicto entre tribus y contribuyó a su supervivencia. Su estilo de vida es hoy como el de sus antepasados. El lago reúne todas sus necesidades, les proporciona alimentos, seguridad y materiales para construir sus casas y botes. Es un estilo de vida simple, pero casi idílico.

El pueblo de Puno es el más grande de la tribu urus: cuenta con más de 2.000 habitantes que viven en varias islas conectadas entre sí y su vida es diferente de la de aquellos que viven en islas todavía más lejanas del lago Titicaca, sagrado para los incas. En esta localidad se puede encontrar un edificio de la Administración, una iglesia y hasta una escuela evangélica y otra católica.

Dino, el máximo mandatario de la isla de Titino, explica que para construir la isla artificial utilizan raíces de una planta procedente del totoral, una jungla de cañas que se extiende 30 kilómetros a lo largo y dos a lo ancho en las orillas del lago. Debajo se forma una gruesa capa de turba y cuando el nivel del agua desciende, esa capa es cortada en láminas para formar la base de las islas flotantes. Posteriormente, la superficie es cubierta por una capa de juncos que tienen que cambiar cuatro veces al año.

Además, los juncos son utilizados para construir chozas y botes capaces de transportar hasta a 22 personas que pertenecen a toda la comunidad. Asimismo, sirven de alimento, ya que la parte blanca que crece debajo del agua es comestible y puede ingerirse cruda, y proporcionan combustible.

Uno de sus platos tradicionales del poblado se hace con el pájaro choka, también llamado ‘gallina de agua’ y el mauri, junto con la caracha y el pejerrey, son los peces más comunes del lugar. Todos ellos son empleados como alimento o como moneda de cambio en el mercado.

El modo de vida de los urus es absolutamente simple, casi primitivo. La vida en Titino es igual que hace 100, 200 o incluso 400 años. Toda la familia vive en una sola habitación, durmiendo juntos para mantener el calor durante las largas noches. Los hombres cazan y pescan y las mujeres cocinan y crían a sus hijos. Además, celebran numerosos rituales para venerar al espíritu del lago y a la Pachamama: la Madre Tierra.

En cuanto al sistema político de los urus, viven en democracia. Las elecciones normalmente se celebran en diciembre, de manera que el mandato de Dino terminará en ese mes. Siempre hay tres candidatos. Con respecto a cómo se lleva a cabo la elección, todos los adultos se reúnen en esta isla y hay dos formas de elegir un nuevo presidente: en la primera los tres candidatos se ponen de pie y los votantes se ponen tras el candidato, al que eligen formando una especie de fila (el que logra reunir una fila más larga es el que gana) y el segundo método es a mano alzada (recientemente han empezado a hacerlo usando tiras de papel que después se recogen y se cuentan).

http://actualidad.rt.com/programas/especial/185887-apuntes-viajero-urus-gente-roca?utm_source=Email-Message&utm_medium=Email&utm_campaign=Email_weekly

Cataluña y España: su viabilidad económica


 Para entender algo de la independencia de Cataluña…

«LA SEXTA»

Cataluña y España: su viabilidad económica
Entrevista a Alfons Durán-Pich
Barcelona, 7 de Octubre de 2014

FUENTE. http://www.alfdurancorner.com/detalle-videos-07-10-2014.html

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: