CIRCULAR PÚBLICA DEL SECRETARIO GENERAL DEL CABILDO INTERRELIGIOSO DE COLOMBIA, CON OCASIÓN DEL DÍA INTERNACIONAL DE LA PAZ


Bogotá D.C., 21 de septiembre de 2015.

CIC-SECGRAL-CIDIP001-2015

 

Colombianas y Colombianos,

 

Este año 2015 el Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki Moon, nos invita a seguir clamando y trabajando por la paz en medio del incremento de la violencia y las guerras en el mundo, y nos invita a involucrar a la población juvenil como fuerza activa y vital de todas las iniciativas que conlleven a alcanzar un mundo ideal de paz.

 

De manera muy especial, como Pueblo Colombiano, hemos querido dedicar este Día Internacional de la Paz a reflexionar, meditar y exhortar hacia la tan necesaria paz con el medio ambiente, en el marco de la publicación de la carta encíclica Laudato Si del Papa Francisco sobre el cuidado de la Casa Común el pasado mes de mayo, y de la Cumbre del Clima que se está celebrando esta semana en Bogotá, como preparación a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático a celebrarse París, Francia, presida por el COP21/CMP11 a finales de este año.

 

No existe ninguna religión o espiritualidad que enseñe a disponer de manera indiscriminada de los recursos naturales, sino que por el contrario, recuerdan que la sabia administración de los mismos permitirá asegurar la supervivencia de la Humanidad y la consecución de una sociedad pacífica y justa.

 

En Colombia hemos estado sufriendo decenas de crímenes ambientales cuyos efectos colaterales están poniendo el peligro la vida de millones de personas. En junio de este año, el Cabildo Interreligioso de Colombia levantó su voz de protesta por causa de los ataques terroristas contra oleoductos y vehículos petroleros, especialmente en el Pacífico Nariñense y Putumayo. El derramamiento de petróleo sobre campos de cultivo y ríos afecta directamente a cientos de especies animales y vegetales, y a millones de personas a quienes se les ha condenado con dichos atentados a la miseria y el exterminio.

 

Se ha llamado la atención a casos como el envenenamiento de los ríos en zonas con yacimientos de oro, las constantes amenazas de explotación de oro en los páramos, ríos y demás reservas naturales. Y junto con decenas de organizaciones ambientalistas y colectivos sociales, hemos clamado al Gobierno Nacional para que se atienda con urgencia la crisis humanitaria que sufre el Pueblo Wayuú como consecuencia de la destrucción del Río Ranchería, del cual dependían para su supervivencia.

 

Nuestra preocupación también se extiende al Fenómeno de Cambio Climático que ha azotado este año a gran parte de Colombia con una alarmante temporada de sequía, incluso en zonas de los Andes donde normalmente no existía escasez de agua; cultivos, reservas forestales, lagunas, páramos, animales y personas están en peligro a falta del preciado líquido.

 

Debido a que todas y todos tenemos gran parte de responsabilidad en el deterioro del medio ambiente, es nuestro deber moral revertir la corriente y hacer todo lo necesario para ayudar a su recuperación. Celebramos por esta razón las diversas campañas de prácticas sanas ambientalistas, tales como la rutina del reciclaje, la reducción de la producción de basura y reutilización de elementos, el consumo responsable y moderado de agua y de las diversas energías.

 

Celebramos la actitud de las autoridades civiles que son conscientes de esta realidad y están estableciendo nuevas políticas públicas de protección al medio ambiente, aún desafiando la avaricia de las multinacionales que venden a la ciudadanía un sueño de confort y progreso a costa de la destrucción masiva de la Naturaleza.

 

Celebramos las acciones judiciales y legislativas que castigan con severidad el maltrato a los animales, incluyendo dicha conducta ejercida con fines comerciales o de entretenimiento. Estamos aprendiendo que el camino constante hacia la humanización incluye también la praxis de la compasión, el cuidado, la preservación y el respeto a los demás seres de la Naturaleza.

 

 

Invitamos a los fieles de todas las iglesias, confesiones de fe y demás espiritualidades, para que sigamos promoviendo la toma de conciencia acerca de la crisis ambiental que estamos sufriendo, y que cada quien determine cómo puede ayudar a minimizar el daño al medio ambiente, e incluso! a sumarse activamente en recuperación, la cual beneficia integralmente a todos los seres vivientes. La preservación de la Naturaleza también significa, inevitablemente y en consecuencia, la preservación de la raza humana.

 

Bendiciones!

Rabino Dr. RICHARD GAMBOA BEN-ELEAZAR

Secretario General

CABILDO INTERRELIGIOSO DE COLOMBIA

Bogotá D.C., Colombia

Síganos en Twitter: @CabildoInterCol

Nuestra Página en Facebook: www.facebook.com/cabildointerreligiosodecolombia

Página Web:  www.cabildointerreligiosodecolombia.pagina.gr

Zona de los archivos adjuntos

Vista previa del archivo adjunto CIC-SECGRAL-CIDIP001-2015 – Medio Ambiente.pdf

CIC-SECGRAL-CIDIP001-2015 – Medio Ambiente.pdf

 

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: