Los obispos españoles que participan en el Sínodo de la Familia defienden las reformas del Papa


El Sínodo de Obispos comienza su segunda etapa

Carlos Osoro: Los que oponen doctrina a soluciones pastorales «no han leído el pensamiento de Francisco sobre la familia»

Sistach: «Habrá que juzgar y hacer propuestas para potenciar la salud y curar las anomalías de las familias de hoy”

Redacción, 02 de octubre de 2015 a las 12:08

Nos encontramos con una cuestión difícil: cómo armonizar la fidelidad y la misericordia. Por ello se reflexiona y se habla. Pienso que conviene verlo así

El Papa, en el Sínodo/>

El Papa, en el Sínodo

(José Lorenzo, en Vida Nueva).- Cuatro días antes de que se abriese en Roma la XIVAsamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), reunida en Madrid, deliberaba sobre este importante acontecimiento eclesial, en concreto, sobre la reforma de los procesos denulidad matrimonial a la luz de los motus proprios de Francisco presentados a principios de septiembre en el Vaticano. Ambos decretos causaron cierta conmoción en sectores eclesiales poco propicios a las reformas del Papa, que consideraron que con ellos se introducía «el divorcio católico».

No lo ven así al menos tres de los miembros de la delegación española que asistirá, del 4 al 25 de octubre, a la asamblea sinodal.

En declaraciones a Vida Nueva, Mario Iceta, obispo responsable de Familia y Vida, niega la mayor. «A su regreso del Encuentro Mundial de las Familias de Filadelfia, el Papa ha remarcado que el motu proprio en ningún modo puede considerarse como un divorcio católico. Las circunstancias actuales hacen necesaria una adecuada diversidad de itinerarios en este procedimiento, que siempre es doloroso y complicado. No se trata de ‘anular’ un matrimonio, sino de reformar el procedimiento de declaración de nulidad en determinadas circunstancias y si existen razones fundadas para invocarlo, de modo que sea más ágil sin por ello perder objetividad ni verdad, pues de eso se trata, de conocer la verdad ante Dios de la situación».

El cardenal Lluís Martínez Sistach, que asistirá al Sínodo por invitación expresa del Papa, no oculta su alegría por una medida que, como apunta, ya habían pedido algunos cardenales en el consistorio de 2014 y en el Sínodo extraordinario del pasado año. «Estoy contento porque con esta reforma se facilita el camino para que los matrimonios que no son válidos se puedan declarar nulos con más rapidez y menos o nada costes económicos». Para el arzobispo de Barcelona, ese decreto es, además, «una manera de ayudar a los esposos cristianos para que puedan, si su matrimonio canónico es nulo, contraer un nuevo matrimonio y poder confesarse y comulgar. Esta reforma de Franciscoarmoniza la fidelidad a la indisolubilidad con la misericordia de la Iglesia. Hay que agradecer al papa Francisco esta reforma y que lo haya hecho siguiendo lo que se pidió en la anterior asamblea sinodal en la relación final».

 

 

Tampoco hay lugar para la duda en Carlos Osoro. El arzobispo de Madrid considera que estas disposiciones pontificias «son una puerta para hacer una pastoral matrimonial más sólida, más rápida, más eficaz, y también una puerta para responder a las necesidades reales que tienen las familias en estos momentos; familias que, con mayores o menores dificultades, necesitan el acompañamiento de la Iglesia».

No se les escapa a estos padres sinodales la tensión que se ha creado en torno a esta asamblea, con posturas divergentes sobre hasta dónde han de llegar las reformas, y con el tema de la comunión de los divorciados vueltos a casar como piedra de toque. Para Osoro, esos otros obispos y cardenales que oponen doctrina a soluciones pastorales, como pide Francisco, «en muchos casos no se han leído todo el pensamiento del Papa sobre la familia, que no solamente lo ha desarrollado desde que fue nombrado sucesor de Pedro, sino que hay que ver todo lo que él dijo sobre la familia siendo arzobispo de Buenos Aires. Tiene tal profundidad, belleza y fuerza que, si los que dicen cosas distintas lo leyeran, firmarían claramente lo que plantea Francisco».

Para Sistach, este clima enrarecido entre sinodales se debe, «en gran parte, a que no se cree que los que hablan sobre estas cuestiones quieren respetar la indisolubilidad del matrimonio cristiano, pero también porque se quiere reflexionar sobre qué se puede hacer para dar una respuesta pastoral a personas cristianas con una situación matrimonial peculiar». Con esto último se refiere el purpurado catalán a «un problema pastoral considerable, sobre todo en América del Sur, donde hay muchísimas personas jóvenes y adultas con un elevado porcentaje de divorcios y nuevas uniones que desean comulgar con los hijos en la misa dominical. El Papa, que fue arzobispo de la gran Buenos Aires, vive intensamente este problema pastoral. Y hay que decir que nos encontramos con una cuestión difícil: cómo armonizar la fidelidad y la misericordia. Por ello se reflexiona y se habla. Pienso que conviene verlo así».

También desde la perspectiva de la comunión quiere encauzarlo el obispo de Bilbao. Iceta recuerda que eso precisamente es un Sínodo, «una gracia para la Iglesia, un don del Espíritu Santo, donde el Papa nos convoca para orar, reflexionar, dialogar, escuchar, argumentar, discernir y proponer respuestas a los temas que él pide sean tratados y discernidos». Frente a eso, estima que «no debe entenderse como una confrontación de diversas posturas, sino más bien como un ejercicio de sinodalidad, es decir, de búsqueda en comunión de propuestas discernidas a la luz de Dios buscando su voluntad y partiendo de la Escritura, la Tradición, el Magisterio, de modo que puedan iluminar con nueva luz los desafíos que plantea hoy la pastoral familiar».

Él, que va en representación de la CEE en una delegación que encabeza su presidente, Ricardo Blázquez, está convencido de que este Sínodo, que se convoca bajo el lema de La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo, «será un tiempo de verdadera gracia para la Iglesia».

 

Para leer el artículo completo, pincha aquí:

 

http://www.periodistadigital.com/religion/espana/2015/10/02/carlos-osoro-los-que-oponen-doctrina-a-soluciones-pastorales-no-han-leido-el-pensamiento-de-francisco-sob

 

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: