Arzobispo Durocher: Violencia contra la Mujer, Dirección, autonomía de la mujer en la Iglesia


SÍNODO SOBRE LA FAMILIA
Lucas Hansen, SJ | 23 de octubre 2015 – 9:45 pm | 1 comentario

Canadiense Arzobispo Durocher de Gatineau, Quebec, llega para la apertura de la Misa del Sínodo de los Obispos sobre la familia en la Basílica de San Pedro en el Vaticano (SNC Foto / Paul Haring).
Arzobispo Paul-André Durocher de Gatineau, Canadá, que dedicó su intervención en el Sínodo de los Obispos a la realidad de la violencia contra las mujeres dentro de las familias y animó a sus hermanos obispos a considerar una mayor participación de las mujeres en la iglesia, dijo a América en una entrevista en 22 de octubre en Roma que la violencia contra las mujeres es un «fenómeno social entera todavía no estamos tratando adecuadamente», y describió varios factores que influyeron en su decisión de hablar de las mujeres en el sínodo.

Cuando era un joven sacerdote de la parroquia, dijo, parte de su rectoría fue utilizado como un refugio para mujeres maltratadas, así que tuvo un estrecho contacto con estas mujeres e incluso tuvo que «intervenir» en algunos casos. El arzobispo dijo que recientemente leyó que el 30 por ciento de mujeres en el mundo son abusadas por sus esposos, una estadística que describió como «abominable». También asistió recientemente dos conferencias internacionales sobre la trata de personas, y elogió la labor de las religiosas en la asunto.

En cuanto a la situación de la mujer en la Iglesia, el arzobispo Durocher describió el desafío de «clericalismo» y dijo: «Si tenemos estructuras de poder y de toma de decisiones, donde las mujeres no están incluidas, a continuación, se envía el mensaje de que las voces de alguna manera de las mujeres no son importantes al proceso de toma de decisiones «.

Dijo que todo sacerdote, obispo, y la conferencia nacional podrían «identificar las funciones y ministerios abiertos a las mujeres en este momento» y luego preguntar: «¿Tenemos las mujeres en estas funciones o no? Y cuando lo hacemos, hacer que los tratamos como socios iguales? »
El arzobispo dijo que también apoya un mayor estudio de la ordenación de mujeres al diaconado. «No es un tema cerrado», explicó. «No ha habido ninguna declaración dogmática diciendo que las mujeres no pueden ser ordenados diáconos.»

Preguntado por la obra del Espíritu Santo en el sínodo, el arzobispo Durocher dijo que hay una «realización importante» en el sínodo que la gracia de Dios es «más amplio que lo que a menudo imaginamos», y que el Espíritu «está trabajando en un montón de situaciones que , en la cara de ella, no corresponden a la enseñanza de la iglesia. «Como ejemplo concreto, se refirió a divorciados y vueltos a casar parejas», donde uno de ellos se desarrolla la enfermedad de Alzheimer y el otro es el cuidado de ellos y es fiel hasta el final » que él llamó un «amor de la kénosis.»

La entrevista ha sido editado para mayor claridad y longitud.

¿Cómo has visto el Espíritu Santo en el trabajo en el Sínodo?

Por favor apoye nuestro periodismo. Suscríbase ahora!
En primer lugar, en la intensidad del compromiso de todos los obispos, los observadores, los delegados fraternos, los trabajadores e incluso los traductores. Este sínodo es mi tercero, y nunca he sentido tanta intensidad en el buen sentido de la palabra, un verdadero deseo de buscar las direcciones que Dios quiere para nosotros.

En segundo lugar, al menos en mi grupo pequeño, se ve la apertura de la discusión, la intensidad de la escucha y la honestidad de la gente. La gente realmente tomó las palabras del Papa en su corazón: para hablar lo que está en su corazón y escuchar con humildad. En ese sentido ha sido un ejercicio real de la sinodalidad.

También veo una creciente sensación de que la gracia de Dios es más amplio que lo que a menudo imaginamos. En lugar de hablar de «buenas familias» y «familias heridos,» en mi pequeño grupo había un reconocimiento real de que todos estamos sufriendo y que necesitan de la misericordia de Dios. La misericordia no es sólo para una determinada categoría de personas. Todos estamos en la necesidad de la misericordia de Dios. Y, al mismo tiempo, el Espíritu está trabajando en un montón de situaciones que, en vista de ello, no corresponden a la enseñanza de la iglesia. Eso es lo que quiero decir cuando digo que la gracia de Dios es mayor que los canales que a menudo imaginamos. Esa realidad es una realización importante dentro del sínodo.

¿Qué situaciones concretas vienen a la mente?

Yo estaba en una parroquia antes de Navidad, y que iban de puerta en puerta recogiendo mercancías para las familias pobres. De las 400 personas que vinieron a trabajar toda la noche en el frío y en Gatineau puede hacer frío, usted sabe la mitad de ellos eran jóvenes menores de 30. Si tuviera que aventurar una conjetura, la mayoría de ellos eran parejas que no están casadas en la iglesia, y ellos salieron a hacer algo a nivel parroquial para ayudar a los pobres. Para mí es un signo del Espíritu trabajando a través de esas parejas.

Lo veo en parejas divorciados vueltos a casar, donde uno de ellos se desarrolla la enfermedad de Alzheimer y el otro es el cuidado de ellos y es fiel hasta el final. Quiero decir: Que van a obtener nada fuera de esto. Realmente es un amor de la kénosis. Es un signo del Espíritu.

También lo veo en la forma en que muchos de los sacerdotes de mi diócesis reciben las personas como son, y trato de caminar con ellos, como Jesús en el camino a Emaús. En el corazón de todos los agentes de pastoral, siempre existe este anhelo que podamos anunciar la buena noticia y, como el cardenal [Thomas] Collins dice, para que la gente a salir de Emaús y el viaje de regreso a Jerusalén con alegría en su corazón, diciendo: » Nos reunimos con el Resucitado. «No siempre se llega a ese punto, pero por lo menos estamos tomando el tiempo para viajar. Veo que en mi diócesis.

¿Cómo los auditores laicos contribuyen a su grupo pequeño?

Sentí que había un deseo real por parte de los obispos de escuchar los pensamientos y puntos de vista de los observadores. Ellos fueron escuchadas no sólo con educación, sino también con atención, y con una gran cantidad de calor. Había un montón de compasión por las cosas que tenían que presentar.

Creo que sobre todo de una pareja que pertenece a Le Equipe Notre-Dame en Francia y trabaja con parejas divorciadas y vueltas a casar. En un momento dado, uno de ellos dijo: No es sólo una cuestión de [admisión a] Comunión pero al ser aceptado por la comunidad. Muchos de ellos se sienten rechazados por la comunidad. Esas palabras fueron tomadas en serio por todos nosotros. Su presencia realmente nos hizo reflexionar: Hablamos acerca de la conversión de parte de las parejas que no viven enseñanza de la Iglesia, pero también hay de conversión por parte de las parejas que son. Todos estamos en necesidad de conversión.

El día de hoy, el cardenal Oswald Gracias describió el primer borrador del documento final del sínodo diciendo, «Las preguntas serán claras. Las respuestas no serán tan clara «.

Hace dos noches me senté en mi computadora y le pedí que se han planteado preguntas, y qué áreas de la teología que hemos tocado aquí. Me di cuenta de que hemos tocado en la eclesiología, la exégesis, teología moral, el derecho canónico, teología fundamental, la teología sacramental, la antropología, antropología, todo cristiano de estas áreas llevan juntos en algunos de los temas.

Una de las maneras se me ha cambiado es mucho mayor aprecio por la complejidad de algunas de estas cuestiones. Me voy de este sínodo con muchas más preguntas-y preguntas claras en mi mente de lo que fue el año pasado.

En una de las primeras conferencias de prensa, me preguntaron, «El Papa dijo que la doctrina no se puede cambiar aquí. ¿Eso quiere decir que la comunión de los divorciados y vueltos a casar está fuera de la mesa? Ellos dijeron: ¿Es una cuestión de disciplina o doctrina? Le dije que creo que va a depender del obispo se hable. Algunas personas no les gustó esa respuesta.

Ayer volví a leer «Familiaris consortio», en la que Juan Pablo II se distingue claramente entre la doctrina de la indisolubilidad y la disciplina de la iglesia de no permitir que las parejas divorciadas y vueltas a casar para recibir la Comunión. Me hubiera gustado haber leído que antes de entrar en la conferencia de prensa. Ahora sé lo que tengo que ir a leer y estudiar y desarrollar una mejor comprensión de, seguir reflexionando sobre esta cuestión.

¿Qué inspiró e informó a su intervención sobre la violencia doméstica y el papel de la mujer en la iglesia?

Creo que mi experiencia como párroco, que las mujeres acompañados que son víctimas de la violencia. Cuando era un joven sacerdote, dos terceras partes de nuestra casa parroquial fue utilizado como un refugio para mujeres maltratadas-la primera de su tipo en esa parte de nuestro país. Así que estaba muy consciente; que era parte de mi vida diaria. Y en algunas situaciones que tuve que intervenir.

El año pasado cuando yo pedí a los obispos canadienses para obtener sugerencias sobre lo que hablar, el cardenal de Toronto [Thomas Collins] dijo que era uno de los temas que debería abordar, y escribió un párrafo muy fuerte que se quedó conmigo.

Leí un artículo recientemente que citó a la Organización Mundial de la Salud dice que el 30 por ciento de mujeres en el mundo son abusadas por sus esposos. Me parece que la estadística simplemente abominable.

Y el número reciente de tiroteos donde los hombres que están enojados matan a sus esposas o sus ex novios antes de tomar sus propias vidas. Es la punta del iceberg de lo que vemos, pero esconde un fenómeno social entera todavía no estamos tratando adecuadamente.

En «Familiaris consortio», dijo Juan Pablo II que necesitamos una acción decidida para detener esto [la violencia]. Treinta años después, ¿qué hemos hecho como una iglesia? No estoy seguro de que hemos tomado las palabras del Papa en su corazón.

Eso no es cierto. Eso no es justo. Mucha gente tiene, en particular las comunidades de religiosas. Además, durante el pasado año he participado en dos conferencias internacionales sobre la trata de seres humanos, y la mayoría de las víctimas son mujeres. He oído las mujeres hablan de la violencia que han sufrido, y que ha dado forma a mi mente.

¿Cómo puede la iglesia, en los niveles parroquiales y regionales, de manera efectiva y concreta frente a esta violencia?

A nivel parroquial, podemos informar a los feligreses sobre los recursos locales disponibles para las mujeres que son víctimas de abuso. Podemos tener volantes en la parte posterior de la iglesia, poner un pequeño artículo en el boletín parroquial y predicar sobre él de vez en cuando.

Cada vez que el texto aparece en la liturgia, ya sabes, «esposas estad sujetas a vuestros maridos» -en mi predicación que siempre traen la vuelta a la cuestión de la violencia contra las mujeres. Tenemos que estar haciendo eso. Cada vez que lo hago, la gente viene a mí y dice: «Gracias».

En Canadá no tenemos para establecer nuevos centros, pero sin duda podemos apoyar a los que están haciendo, y desde luego que la gente en nuestras parroquias que están involucrados en algunas de estas organizaciones. Podríamos celebrar y darles la oportunidad de hablar acerca de su trabajo.

Y entre los obispos a nivel regional?

En Quebec existe un enorme impulso hace unos años para un vistazo a toda la cuestión de la colaboración entre hombres y mujeres en el ministerio y en la vocación al matrimonio. Los obispos de Quebec celebraron una gran cantidad de talleres y recursos desarrollados. Ese es el tipo de cosa que una conferencia de obispos podría estar haciendo. Y si nos fijamos en las herramientas para la preparación para el matrimonio, podríamos estar tocando en estos temas.

En una entrevista con Salt & Light Medios el 11 de octubre, se ofreció a esta pregunta: «¿Puede que en la iglesia se manifiestan como una institución de la igual dignidad de las mujeres?»

Todas las instituciones que tienen una fuerte presencia en la sociedad, por la forma en que se estructuran y el trabajo a enviar mensajes. Si tenemos estructuras de poder y de toma de decisiones, donde las mujeres no están incluidas, a continuación, se envía el mensaje de que de alguna manera las voces de las mujeres no son importantes para el proceso de toma de decisiones. Como institución tenemos que estar preguntándonos esa pregunta.

No se trata, en primer lugar, permitiendo que las mujeres sean sacerdotes. Es una pregunta acerca de cómo ejercemos el sacerdocio dentro de la iglesia. Se trata, en definitiva, de lo que Francisco está identificando como una de las dificultades dentro de la iglesia: el clericalismo, donde sólo los que llevan un collar romano tienen el don de discernimiento en la iglesia.

Tenemos que estar abiertos a ver cómo podemos llevar a los hombres y mujeres laicos en los órganos de toma de decisiones. Hay algunos países que tienen mucha experiencia con eso. Muchas diócesis tienen mujeres como rectores, administradores financieros y los directores ejecutivos de las oficinas y servicios pastorales. Estas mujeres están jugando gestión importante y roles de toma de decisiones dentro de sus diócesis. Eso dice algo cuando la gente sabe eso y lo ven como el nivel parroquial.

Es una práctica que podría extenderse por toda la iglesia. El Papa Benedicto XVI dijo que se trata simplemente de preguntarnos: ¿Existen nuevas áreas del ministerio que podrían estar abiertos a las mujeres en nuestra iglesia?

¿Por qué le pides al sínodo para considerar la ordenación de mujeres al diaconado?

Se ha dicho varias veces que deberíamos abrir nuevos ministerios para las mujeres. Bueno, ¿qué tipo de ministerios estamos hablando? Así que pensé que le daría tres ejemplos que podríamos estudiar.

El primero es asignar las posiciones que están actualmente abiertos en curias diocesanas y la Curia Romana a las mujeres. El segundo es permitir que las mujeres laicos y hombres, parejas, para compartir la responsabilidad de predicar en la misa dominical, donde podrían dar testimonio de la relación entre la Palabra de Dios y la vida como padres y una pareja casada. Y en tercer lugar, ¿por qué no mirar a la cuestión de la ordenación de mujeres al diaconado? No es un tema cerrado. No ha habido ninguna declaración dogmática diciendo que las mujeres no pueden ser ordenados diáconos.

Así que me lancé los tres como posibles vías para explorar, y hay otros. Fue un esfuerzo para que las ruedas girar y hacer que la gente empieza a pensar en este sentido.

¿Cómo puede la iglesia seguir adelante con estas sugerencias?

Podríamos identificar funciones y ministerios abiertos a las mujeres en este momento y preguntar: ¿Tenemos las mujeres en estas funciones o no? Y cuando lo hacemos, hacer que los tratamos como iguales? Cada sacerdote en su parroquia, cada obispo en su diócesis, y cada conferencia nacional podría estar preguntando que tipo de pregunta. No se necesita un permiso especial.

Centros académicos, centros de teología y centros de pastoral podría estar buscando concretamente cómo el ministerio se ejerce y cómo recibimos diferentes dones en la iglesia. Alguien dijo una vez que, teológicamente, hablamos de dones jerárquicos y dones carismáticos. Bueno, es muy claro cómo recibimos dones jerárquicos en la iglesia, pero ¿cómo identificar y recibir dones carismáticos en la iglesia e integrarlos en la iglesia?

A medida que el sínodo concluye, ¿qué vas a llevar a casa con usted?

Un deseo de mirar cómo nuestra diócesis podría hacer más para ayudar, elevar y reconocer las familias papel que juegan en la iglesia y la sociedad.

Hay una forma de poder ayudar a las parejas y sus familias para descubrir que su matrimonio está haciendo algo para la: Hay una hermosa respuesta en la liturgia francés, justo antes del Prefacio «Para la gloria de Dios y la salvación del mundo.» gloria de Dios y para la salvación del mundo? Traería un cambio radical en las actitudes.

En mi diócesis tenemos un proyecto de cuatro años para desarrollar actitudes que invitarán y apoyar a la gente. El año pasado, nuestra atención se centró en ser una comunidad acogedora. Este año estamos viendo siendo las comunidades que afirman. El año que viene: acompañando. Y luego: invitación. Cuando vuelva, quiero ver lo que eso significa para las familias. ¿Cómo nos invitamos, afirman, acompañamos e invitamos a las familias? Quiero reunir a algunas personas a pensar en ello, y para trabajar en él.

http://americamagazine.org/content/dispatches/archbishop-durocher-address-violence-against-women-empower-women-church

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: