W.I.T.C.H., brujería y hechizos contra el patriarcado


La guerrilla feminista se constituyó en Nueva York la noche de Halloween de 1968

Activistas de W.I.T.C.H. bailan alrededor del círculo mágico en Chicago, el 31 de octubre de 1968. - La Felguera
Activistas de W.I.T.C.H. bailan alrededor del círculo mágico en Chicago, el 31 de octubre de 1968.  La Felguera

Las siglas W.I.T.C.H, que en inglés componen la palabra ‘bruja’, esconden la actividad de una fascinante guerrilla feminista: la Conspiración Terrorista Internacional de las Mujeres del Infierno (Women’s International Terrorist Conspiracy from Hell) que actuaron en Nueva York entre 1968 y 1970, pasando a la historia como uno de los grupos más interesantes del feminismo radical.

Durante años, su historia, sus artículos, comunicados y hechizos se compartieron de forma clandestina.

En España, en enero de 2007, editorial La Felguera los reunió por primera vez en un libro cuya segunda edición vio la luz en octubre de 2013. Este manual de combate y brujería, traducido por Inmaculada Pérez, incluye también fotografías, carteles feministas y flyers que forman parte de su legado.

W.I.T.C.H funcionaba como una guerrilla de brujas urbanas homenajeando así a las hermanas brujas, perseguidas en la Edad Media por la iglesia y otras instituciones patriarcales.

Eran conscientes de que, a finales de los 60, el enemigo estaba también en casa. Y al igual que el manifiesto SCUM de Valerie Solanas o las propuestas de Shulamith Firestone, su furia estalla en un momento en el que el feminismo estaba estancado, la negociación de cuotas de igualdad y libertad había llegado a un punto muerto y surge una fuerte crítica a la izquierda que prescindía (una vez más) del feminismo a la hora de plantear sus proyectos de sociedad.

«Sus integrantes y otros colectivos, como los coetáneos en el tiempo New York Radical Woman, Redstockings o el posterior New York Radical Feminist (1969), fueron el resultado de la decepción feminista frente al liberalismo de históricas organizaciones de mujeres como NOW, fundada por Betty Friedan en 1966 y las contradicciones internas de la propia nueva izquierda», explica en el texto inicial del libro Susan Wildburg.

Todo ello en medio del ambiente revolucionario contra la guerra de Vietnam, las protestas anticapitalistas, la inminente formación de grupos terroristas como The Weather Underground (al que estarán vinculadas algunas de las integrantes de W.I.T.C.H) y la deriva violenta de un sector del activismo por los derechos civiles de los negros tras el asesinato de sus líderes.

«Soy una bruja, soy una bruja, soy una bruja»

La actividad de W.I.T.C.H fue breve pero muy fructífera. Fueron tres años de boicots a certámenes de belleza y ferias nupciales, ocupación de periódicos contraculturales, protestas frente a los juzgados o en Washington para exigir la liberación de compañeros revolucionarios y aquelarres secretos liderados por la activista Robin Morgan.

Invocaban la violencia y la muerte al machismo en sus comunicados e invitaban a las mujeres a practicar la autodefensa frente al sexismo bajo la poética idea de que cualquiera podía convetirse en una bruja. Bastaba con solo repetir tres veces la frase «Soy una bruja». Su forma de actuar entroncaba con los grupos de autoconciencia feminista e invitaba a crear hermandades y a explorar la espiritualidad de la mujer. Su mensaje emergió de la clandestinidad en Nueva York, pero pronto prendió mecha en otras ciudades de Estados Unidos donde otros grupos de brujas siguieron su ejemplo. Y, hoy en día, la acción directa de Pussy Riot o Femen, está claramente influida por ellas:

«Si eres una mujer y te atreves a mirar dentro de ti, eres una bruja. Crea tus propias normas. Eres libre y hermosa. Puedes ser invisible o visible acerca de cómo elijas dar a conocer tu cara de bruja. Puedes formar tu propio Grupo de Hermanas Brujas (trece es un número acogedor para un grupo) y hacer tus propias acciones. (…) Todo lo represivo, lo orientado únicamente a los hombres, lo codicioso, lo puritano, lo autoritario, esos son tus objetivos. (…) Tu poder procede de tu propio ser  como mujer, y se activa al trabajar conjuntamente con tus hermanas».

La segunda edición de W.I.T.C.H a cargo de La Felguera incluye un texto inédito hasta la fecha, ‘Adiós a todo esto’, publicado por Robin Morgan en 1970 en el periódico RAT. Formó parte de un número especial de este medio de Nueva York, uno de los más conocidos de la contracultura y la llamada Nueva Izquierda, sobre feminismo. Tal y como se relata en el texto, un grupo de mujeres que trabajaban en RAT que estaban hartas de las jerarquías masculinas en el periódico y el sexismo de sus contenidos, tomaron el mando con ayuda de otras activistas y lo convirtieron en un periódico feminista. El artículo de Morgan generó una gran controversia, pero su vigencia lo convierte en una lectura imprescindible para cualquier feminista de hoy en día:

«Cualquier amo tiene la alternativa de deshacerse del sexismo y del racismo; los y las oprimidas no tienen otra alternativa-ya que no tienen el poder-que luchar».

(Fuente: W.I.T.C.H. Conspiración terrorista internacional de las mujeres del infierno. Editorial La Felguera. Segunda Edición).

http://feminismo.about.com/od/historia/fl/WITCH-brujeriacutea-y-hechizos-contra-el-patriarcado.htm?utm_content=5412445&utm_medium=email&utm_source=cn_nl&utm_campaign=espanolsl&utm_term=

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: