A la Iglesia de Dios que peregrina en Tánger


A todos vosotros, ungidos por el Espíritu para llevar el evangelio a los pobres, “gracia y paz de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo”.

Me gustaría que esta carta fuese escrita, como lo han sido siempre, sólo por compartir entre nosotros pensamientos de fe, esperanzas de futuro, proyectos nacidos al calor de la caridad; pero hoy os escribo obligado por acontecimientos que están afectando con notoriedad a la vida de esta Iglesia.

Lo sucedido:

El día 11 de enero, a nuestro hermano Esteban Velázquez Guerra, que desde Melilla regresaba a su residencia habitual en Nador, las autoridades marroquíes le comunicaron que no se le permitía entrar en Marruecos.

De ello habían sido informados por el Gobierno de Marruecos tanto el Sr. Encargado de Negocios de la Santa Sede como el Sr. Embajador de España. Pero de los motivos de la decisión, que yo sepa, a nadie hasta el día de hoy se ha dado información.

En principio, por respeto a las instituciones y a las autoridades del Reino del Marruecos, y a la espera de que hubiese algún tipo de aclaración, por parte de la diócesis de Tánger decidimos mantener un discreto silencio sobre lo sucedido.

Desde hace unos días, los hechos son noticia en la prensa, y eso me obliga a comentar con vosotros lo que hasta ahora guardaba en el corazón y en la oración.

Lo primero:

Antes de cualquier otra consideración, quiero dejar constancia de mi estima por el P. Esteban Velázquez, de mi cariño hacia él, de mi amistad personal con él, de mi agradecimiento porque aceptó en su día venir a trabajar en esta diócesis, de mi pena por verlo en la situación actual, y de mi orgullo porque, con su dedicación a los pobres, sobre todo a los inmigrantes, ha aliviado muchas necesidades y ha embellecido la vida esta comunidad eclesial.

Lo otro:

Habéis de saber –para mí fue una sorpresa cuando me lo dijeron-, que conceder o denegar el acceso al territorio de un estado soberano, es competencia exclusiva y discrecional de sus autoridades.

A mi entender, las leyes que conceden a los Estados esa autoridad discrecional sobre las personas, contradicen espíritu y letra de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Esas leyes son evidencia de la hipocresía con que los Estados aplauden en los foros internacionales lo que es justo y hacen en sus casas lo que es injusto, reconocen y aprueban sobre el papel lo que a toda persona le es debido, y se reservan el derecho de pisotearlo como si nunca lo hubiesen reconocido y aprobado.

A nosotros, queridos, nos toca reconocer la autoridad, respetar la legalidad, sin dejar por ello de denunciar la iniquidad: Una legalidad injusta es una injusticia legal.

Lo nuestro:

En Marruecos nos protege un Dahir real, un documento sencillo que dice bien de Marruecos, de su pueblo, de su hospitalidad.

Amparados por ese documento, vivimos serenamente en medio de la comunidad musulmana nuestra fe cristiana, celebramos nuestros ritos, administramos nuestros bienes, y desarrollamos multitud de actividades a favor de los pobres.

Eso, queridos, es lo nuestro.

No necesitamos más protección de la que tienen los pobres. No necesitamos ser menos vulnerables que un emigrante en las fronteras de los Estados. No nos sirve ser más fuertes de lo que somos. No queremos ser distintos de Cristo Jesús.

No os inquietéis por vuestra vida, por vuestro trabajo, por vuestro futuro: el Señor sabe lo que os hace falta. Se ocupa de vosotros el mismo que viste los lirios del campo y alimenta las aves del cielo. No tengáis miedo.

Sed agradecidos con todos los que, de cualquier modo, hacen posible vuestra misión de llevar ayuda a los pobres.

Todos tenéis experiencia de esa complicidad humanitaria por haberla encontrado en la sociedad civil marroquí, en las fuerzas del orden, en las instituciones del Estado. Que vuestro agradecimiento estimule su generosidad.

Conclusión:

Yo doy gracias a Dios por vosotros, por la gracia que se os dado en Cristo Jesús, porque en él habéis sido enriquecidos en todo. Le doy gracias siempre por vuestra fe, por vuestro trabajo, por vuestra entrega, por vuestra vida.

Y os pido, queridos, que, con vuestra oración y vuestra cercanía afectuosa, acompañéis el camino del P. Esteban en esta etapa de su vida que se abre a nuevos horizontes y nuevos desafíos.

 

Tánger, 27 de enero de 2016.

 

+ Fr. Santiago Agrelo

Arzobispo de Tánger

Queridos amig@s:

Se ha conocido recientemente la noticia que abajo remitimos, cuyo protagonista es el sacerdote jesuita Esteban Velázquez. Muchos de ustedes no conocen que dicho sacerdote, antes de marcharse para su tarea pastoral en Nador, fue fundamental para la creación de “Voces cristianas de Sevilla”, y que permanece en el corazón y en la oración de quienes estamos comprometidos desde hace años con ese colectivo.

 

En el fichero adjunto remitimos una carta del Obispo de Tánger monseñor Agrelo, que contextualiza dicha noticia, y a cuyo contenido nos adherimos completamente sin tener más que añadir.

 

Finalmente queremos hacerle presente a Esteban nuestro cariño, respeto y apoyo en estos complicados momentos que vive.

 

“Voces cristianas de Sevilla”

 

 

El padre Esteban Velázquez en una imagen de archivo.

 

 

 

Publicado: 25.01.2016 19:42 |Actualizado: Hace 18 horas

Marruecos impide la entrada a un sacerdote español que prestaba ayuda
a los inmigrantes en Nador

Esteban Velázquez, conocido por su labor con los subsaharianos escondidos en los montes cercanos a Melilla, fue interceptado sin recibir explicaciones en la frontera cuando intentaba regresar a la ciudad marroquí en la que está destinado. Está considerado persono ‘non grata’ para la dictadura alauí 

PÚBLICO/EFE

RABAT.- Las autoridades marroquíes impidieron al religioso Esteban Velázquez, delegado de migraciones del arzobispado de Tánger, entrar en la ciudad marroquí de Nador, donde residía, sin darle explicaciones. Así lo ha confirmado a Público el propio Velázquez, que ha declinado hacer más comentarios sobre este asunto por el momento, tal y como ha prometido al arzobispo de Tánger.
El arzobispo de Tánger y superior jerárquico de Velázquez, Santiago Agrelo, dijo hoy a Efe que al sacerdote le comunicaron el pasado 11 de enero que tenía prohibido entrar a Marruecos, sin ofrecerle a él mismo, ni desde entonces tampoco al arzobispado, las razones de esta decisión.

Las autoridades marroquíes no han explicado por el momento lo sucedido con el sacerdote jesuita.
Velázquez, que llegó a Nador en 2012, dio en su vicaría refugio y auxilio a los numerosos subsaharianos que malviven en la zona esperando pasar a Melilla, y se ha mostrado crítico en medios de comunicación españoles con el tratamiento dado a los inmigrantes.
Agrelo indicó que el Gobierno de Marruecos, como otros estados, tiene la competencia de permitir o impedir la entrada de extranjeros sin dar explicaciones, al tiempo que añadió que el futuro del sacerdote depende de sus “superiores” del arzobispado de Tánger, competentes para asignarle otra misión.

La denegación de entrada se produjo el pasado 11 de enero, cuando el religioso regresaba a Nador desde Melilla y fue interceptado en la frontera, donde la policía le comunicó que no le permitían pasar, sin pronunciar la palabra “expulsión”.
El diario marroquí As Sabah informó hoy sobre lo sucedido y señaló que el padre Esteban es considerado en Marruecos “persona non grata”, entre otras cosas porque se sospecha que utilizaba su cargo para trabajar ocultamente con los servicios secretos españoles, para los que redactaba continuos informes sobre la vida de los subsaharianos.

más información

Ver todos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: