El profesor Jürgen Moltmann. (CMI Marianne Ejdersten)

Por Stephen Brown-CMI

Cinco décadas después de la publicación de su Teología innovadora de la Esperanza, el teólogo alemán Jürgen Moltmann sigue insistiendo en la fuerza de la esperanza en la “venida de Dios” como una fuerza para la transformación del mundo.

“Todos los esfuerzos teológicos de mi vida se han dedicado a una teología cristiana ecuménica de la venida de Dios,” dijo Moltmann en una conferencia en enero en el Centro Ecuménico de Ginebra con motivo de la publicación del CMI de la traducción en Inglés de su nuevo libro, El Dios vivo y la plenitud de la vida.

El libro es una serie de meditaciones sobre lo que significa vivir, pensar y tener esperanza en la presencia del amor de Dios. Moltmann, que cumple 90 años en abril.

“En los seres humanos, el conocimiento del” Dios vivo “despierta una sed y hambre de vida”, escribe en el libro Moltmann. “Les hace insatisfecho con lo que son, y los impulsa a buscar un futuro en el que más vida entrará en las vidas que ya tienen.” [1]

La insistencia sobre los mismos, la insatisfacción de inspiración divina orientada hacia el futuro es algo que ha estado presente en la teología de Moltmann desde la publicación de la Teología de la Esperanza en 1964.

“Los que esperan en Cristo,” Moltmann escribió entonces, “ya no pueden aguantar a la realidad como es, pero comienzan a sufrir bajo ella, en contradicción con ella. La paz con Dios significa conflicto con el mundo, porque el aguijón de la prometida apuñala el futuro inexorablemente en la carne de todos los presentes sin cumplirse “.

Tal esperanza, continuó, “hace a la Iglesia la fuente de nuevos impulsos continuos hacia la realización de la justicia, la libertad y la humanidad aquí a la luz del futuro prometido que está por venir.” [2]

Era un mensaje que sonó con los turbulenta década de 1960, marcada por las protestas estudiantiles en Europa, el movimiento de los derechos civiles y las manifestaciones contra la guerra de Vietnam en los Estados Unidos, y las demandas de África, Asia y América Latina por la liberación económica como política. Sin embargo, más de 50 años después, el mensaje de Moltmann todavía sigue inspirando.

“El discurso de la esperanza, lo que se puede desear y, cómo hablamos con realismo de la esperanza es tan importante en estos días. Es raro que se puede citar cosas que fueron escritas hace 50 años”, dice el Arzobispo Antje Jackelén de la Iglesia de Suecia, que estudió con Moltmann en la Universidad de Tübingen, en la década del 70.

“La cuestión de la esperanza es tan importante para la gente,” dice Jackelen, cuyo libro,Tiempo y la Eternidad, incluye una apreciación crítica de la contribución de Moltmann. “El reto del cambio climático, los disturbios en el mundo, la situación de los refugiados – todas estas cosas hacen que la gente se pregunte por la esperanza.”

El trabajo de Moltmann ha variado ampliamente, abarcando temas como la creación y la ecología, las ideas de la liberación y la teología feminista, y la obra del Espíritu Santo, que lo puso en contacto con la teología ortodoxa y el pentecostalismo.

De sus estudios con Moltmann, Jackelen recuerda más un seminario sobre la teología de la experiencia mística, durante la cual se llevó a sus estudiantes a un monasterio benedictino para experimentar la meditación y llevar a cabo los ejercicios espirituales.

“Nos pareció algo así como un giro de la teología política a la teología mística, pero en realidad lo que quedó es que se trata de dos caras de una misma cosa, para mantener juntos la ética y la mística, la acción y la contemplación”, dice.

Nacido en una familia secular en Hamburgo en 1926, el interés de Moltmann en teología se despertó como un prisionero de guerra en Gran Bretaña después de la Segunda Guerra Mundial. Uno de los campos en los que se llevó a cabo programas educativos organizados, así como visitas de figuras como Willem Visser ‘t Hooft, secretario general del Consejo Mundial de Iglesias (CMI), entonces en proceso de formación.

“Las experiencias de la iglesia de Moltmann comenzaron en el extranjero; desde el principio eran ecuménicaa”, señala su biógrafo, Geiko Müller-Fahrenholz. “Así que, desde el comienzo, esa ecumenicidad fue el sello de su teología.” [3]

A sí mismo Moltmann ha sido un firme partidario del movimiento ecuménico, pasando 20 años desde 1963 hasta 1983 como miembro de la Comisión del CMI sobre Fe y Constitución.

La Teología de la Esperanza fue resultado de la fascinación de Moltmann con los escritos de Ernst Bloch, un filósofo alemán que se estableció en la comunista República Democrática Alemana (RDA) después de la Segunda Guerra Mundial, pero que cayó en desgracia oficial debido a su postura marxista ortodoxo. Cuando el Muro de Berlín fue construido en 1961, Bloch no pudo volver al Este de una visita a Occidente y en su lugar se instaló en Tubinga, donde Moltmann más tarde sería profesor.

El principal trabajo de Bloch, el Principio de tres volúmenes de la Esperanza, se basó en el motivo del Antiguo Testamento de Éxodo argumentandi a favor de la esperanza como el marco para la acción humana.

Escribiendo en el Dios vivo, Moltmann recuerda, “Me pregunté: ¿Por qué la teología cristiana ha permitido a este tema de la esperanza de escapar de ella, ¿no son las promesas de Dios y humano la espera, el hilo de grana, que pasa justo a través de los profetas del Antiguo Testamento y los apóstoles del Nuevo?”

La Teología de la Esperanza, pretende “poner en movimiento un acto de la teología paralela a [Bloch] Principio de la Esperanza, pero sobre una base bíblica.” [4]

“Con la Teología de la Esperanza en 1964 participé en una conversión general para el futuro”, relató Moltmann en su conferencia de Ginebra. Al igual que otros teólogos de su generación, que quería salir de una teología introspectiva dirigida a la iglesia y en su  lugar desarrollar una teología política “con una cara al mundo.”

Un ejemplo de esa teología, dijo Moltmann,  fue la teología política de la paz en la Alemania dividida que anunciaba las protestas masivas en la República Democrática Alemana en 1989 y, finalmente, condujo al final del muro de Berlín y la unificación del país. Este fue también un movimiento que los propios escritos de Moltmann ayudaron a engendrar.

“Para mí y mis amigos en la RDA, la teología de Moltmann fue literalmente reveladora, sobre todo teniendo en cuenta su enfoque contextual y su conocimiento de la situación actual”, señala Heino Falcke, teólogo de Alemania del Este tiempo activo en la promoción del cambio en la RDA. “En la década de 1960, después de la construcción del muro de Berlín, que nos animó a trabajar, sin embargo, por un socialismo abierto a la historia, capaz de cambiar y volverse más humano.” [5]

Dado los cambios tumultuosos de 1989, sin embargo, los teólogos han cambiado su enfoque a la comunidad académica, Moltmann lamentó en su conferencia de Ginebra. En su lugar, la teología cristiana, según él, tiene que mantener juntos los cristianos, el público y las comunidades académicas como “una función que todo lo abarca del reino de Dios.”

Moltmann ha estado durante mucho tiempo preocupado por las consecuencias de cuestiones ecológicas para la teología, la publicación de Dios en la Creación: una doctrina ecológica de la creación en 1985, y en los últimos años el desafío ambiental ha cobrado aún mayor urgencia.

“Nos encontramos hoy en el final de la era moderna y en el comienzo de un futuro ecológico de nuestro mundo, si nuestro mundo logra sobrevivir”, advirtió Moltmann en Ginebra. “Necesitamos un nuevo concepto de la naturaleza de la tierra y una nueva imagen del ser humano y su destino, y con ellas una nueva experiencia de Dios en nuestra cultura.”

Esto exige un cambio, dijo, de “política mundial” a la “política de tierra” y de religiones del mundo a entenderse a sí mismos como “religiones de la tierra” en que contribuyen a una nueva comprensión de la vida y de la tierra, basadas en una “espiritualidad sacramental de la tierra, como las iglesias ortodoxas proponen ya hace décadas en el CMI “.

Cincuenta años después de la Teología de la esperanza, el futuro de la teología de Moltmann sigue siendo una teología de la “venida de Dios” en la que espera, a través de visiones, sueños y proyectos, la imaginación para trascender los límites de la realidad en la esfera de lo posible.

“El poder de la imaginación teológica ve esta vida mortal en el futuro de la vida eterna que viene”, insistió Moltmann en Ginebra, “y esta historia de la humanidad en el futuro del juicio venidero, en el reino de Dios.”

El libro de Jürgen Moltmann, el Dios vivo y la plenitud de la vida, es publicado por Publicaciones del CMI (ISBN 978-2-8254-1664-8) y disponible para su compra en las librerías online y offline, incluyendo Alban Books en el Reino Unido y Europa, y Amazon .

El artículo de Jürgen Moltmann, “Una Tierra Común: Religiones del mundo desde una perspectiva ecológica”, publicadoen la Revista Ecuménico en el año 2011, está disponibleaquí (acceso libre)

Video completo: Profesor Moltmann en el CMI: Conferencia sobre el Futuro de Teología

* Stephen Brown es un escritor independiente. Él es el autor de un estudio sobre el papel de las iglesias de “solución pacífica” de la Alemania Oriental, de 1989, y colaborador de la Enciclopedia de laCultura Contemporánea Alemán (Abingdon / Nueva York: Routledge, 1999), incluyendo la entrada de Jürgen Moltmann .


[1] Jürgen Moltmann, el Dios vivo y la plenitud de la vida (Ginebra:WCC Publications, 2016), 23.

[2] Jürgen Moltmann, Teología de la esperanza: en la planta y las implicaciones de una escatología cristiana (Minneapolis: Fortress Press, 1993), 21-22.

[3] Geiko Müller-Fahrenholz, El Reino y el Poder: La Teología de Jürgen Moltmann (Londres: SCM Press, 2000), 22.

[4] El Dios vivo, 177-8

[5] Heino Falcke, ‘Phantasie für das Reich Gottes: Der Weg theologische Jürgen Moltmanns’,Evangelische Theologie, vol. 61, no. 2, 2001, 159.

Traducción: ALC Noticias

http://alc-noticias.net/es/2016/02/11/cincuenta-anos-despues-de-teologia-de-la-esperanza-la-vision-de-jurgen-moltmann-continua-inspirando/