Entrevista a Anna Boyé, antropóloga y fotógrafa


Annaba.

Nuestra sociedad se basa en la competitividad y en el hecho de tener y no en quienes somos realmente.

Albert Calls >> Anna Boyé es antropóloga y fotógrafa.Desde el año 2004 investiga las sociedades matriarcales que hay en el mundo.Directora del proyecto ‘Matriarcados ha estudiado diversas culturas, realizando trabajos de campo, difundiendo a través de los medios de comunicación y presentándolos a universidades, ayuntamientos, bibliotecas, escuelas y otras instituciones. Su obra se puede ver a través de los documentales que elabora y de la exposición fotográfica ‘Matriarcados’. Nos lo cuenta para Respuestas.

La boda de Imeil.

La boda de Imeil.

¿En qué consiste y qué actividades desarrolla el proyecto ‘Espacio Matriarcados’?

Este «Espacio Matriarcados» es un lugar para mí, para estudiar las sociedades matriarcales que ya hace tiempo trabajo, y ahora servirá para difundir el viaje en Sumatra:http://matriarcados.com.

Pero también he querido hacer de esta sala-cocina un lugar de encuentro con los amigos y amigas, un lugar para hablar de las cosas sencillas de la vida mientras cocinamos algún plato. Porque si la casa es el lugar donde se toman las decisiones y se organiza la actividad, la cocina es el corazón de la casa y un espacio político de diálogo y de decisión donde se gestiona la economía y se gobierna.

Hablamos de los minangkabau de Sumatra, uno de sus proyectos. ¿Cuál es su filosofía de vida? ¿Cuáles son los rasgos que definen este matriarcado?

La base de las sociedades matriarcales es el ser más que el tener como las sociedades patriarcales. Entre los minangkabau se mira siempre el bien común; y el consenso entre hombre y mujer en todos los problemas de la vida, estructura esta comunidad. Cuando las parejas se casan, según la tradición minangkabau sientan en un único trueno y quiere decir que «son uña y carne».

A minangkabau de Sumatra se les enseña que no pueden estar enfadados con una persona más de tres días.

De pequeños, a los niños les dicen que tienen que llegar a acuerdos para decidir las cosas del grupo y se les enseña que no se puede estar enfadado con una persona más de tres días.

Me impactó la idea que tienen del poder. Las mujeres heredan la tierra, la casa, las joyas y los bienes valiosos de la familia. Ellas son las que transmiten el linaje y el nombre. Y cuando les decía que por lo tanto tenían mucho poder, ellas no me entendían porque para ellas no era poder, sino una legado de los ancestros de su familia. Por otra parte, el cuerpo de la mujer se contempla como una fuente de vida creadora, muy respetada por todos.

Campesinas en la ladera del monte Merapi.

Campesinas en la ladera del monte Merapi.

De cara al futuro, se puede mantener una sociedad de este tipo, frente a la presión religiosa y patriarcal?

En estas sociedades matriarcales la esencia del «ser» está arraigada de tal manera en el corazón de las personas que esta profundidad no desaparecerá, seguirá latente a pesar de la presión religiosa y patriarcal.

Mi objetivo también es llevar este proyecto ‘Matriarcados’ en las escuelas. Quiero que los niños vean que hay otras maneras de hacer.

Cómo nació en usted esta vocación de estudiar y hacer visibles los matriarcados?

Viajando, conociendo y estudiando la diversidad de culturas y de religiones que hay en el mundo me di cuenta de las discriminaciones que sufre la mujer y me preguntó si había lugares tuviera un papel relevante. Y sí, los hay. Así nació ‘Matriarcados’, un proyecto documental, fotográfico y pedagógico para descubrir la esencia de las sociedades matriarcales.

15-Anna y las matriarcas

Ana y las matriarcas.

¿Qué proyectos de futuro se plantea?

He viajado a cuatro sociedades matriarcales: Los bijagó de Guinea Bissau, los mosuo de China, las poderosas mujeres de Juchitan y los minangkabau de Sumatra. Quiero estudiar otros que hay repartidas por todo el mundo. Lo siento como una misión de vida.
Mi objetivo también es llevar este proyecto ‘Matriarcados’ en las escuelas. Quiero que los niños vean que hay otras maneras de hacer. Porque aunque nos parezca que hay igualdad, nuestra sociedad se basa en la competitividad y en el hecho de tener y no en quienes somos realmente.

Nuestra sociedad es patriarcal, pero hay matriarcados escondidos.La manera de actuar de muchas mujeres es similar a las de estas sociedades matriarcales, pero el hombre aquí no reconoce la mujer en su profundidad.

La sociedad en la que vivimos es todavía muy machista?

La nuestra es una sociedad patriarcal, pero también hay matriarcados escondidos. La manera de actuar de muchas mujeres se parece a las de estas sociedades matriarcales, pero el hombre aquí no reconoce la mujer en su profundidad. Las mujeres en los matriarcados tienen una voz muy alta y una dignidad que aquí muchas veces nos falta. Ya no en política, sino en casa. Y también se ha devaluado el cuerpo de la mujer.

Y que debería hacerse para que no fuera así?

Difundir el proyecto ‘Matriarcados’ en todas partes, porque hay otras maneras de ver el mundo y de ser.

Entrevista: Albert Calls.

Fotos: Cedidas.

Entrevista a Anna Boyé, antropòloga i fotògrafa

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: