LA PARÁBOLA DE LA RESISTENCIA: MATEO 25: 14-30 Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*


apcr_color_solid_128px

¿Cuántas veces hemos leído y escuchado acerca de esta Parábola? «No, busquemos otra, esa, no me gusta», «Esa es la Parábola del capitalismo», «Esa lectura me parece muy cruel, porque al final a aquel que tiene menos se le quita todo y el señor, lo manda al….», «en nada nos beneficia a los pobres»,»esa parábola, es muy espiritual, siempre nos han dicho que tenemos que poner a producir nuestros talentos, nuestras cualidades y ponerlos al servicio del Reino». Todos estos comentarios fuimos escuchando, hasta que Margarita, pide la palabra y se le ocurre decir de buenas a primeras: «A mi, como mujer, si, que me dice menos esa parábola, en ella no aparecemos para nada» e interviene Soledad diciendo: «Es cierto. Y hasta mejor que no aparezcamos, realizando esas  hazañas capitalistas y de crueldad».

Quien coordina la reunión, entonces dice: «Bueno, entonces, qué hacemos?Esa parábola, también es «Palabra de Dios». Y siguen los comentarios, casi que en cuchilleo como temeroso, se siente, el ambiente se pone pesado. Y Paola, se levanta y dice: «Algún mensaje nos debe de dejar, esta lectura, pero eso si, yo, no quiero creer y menos pensar por equivocación, que así sea el Cielo, y que así nos vaya a tratar Dios, porque en ese «dios» no creo y a ese Cielo, que no me inviten a ir» Y muy tranquila se volvió a sentar.

Consuelo, que se dice «cristiana», comenta: «en mi Iglesia el pastor dice, que esta es la parábola de la prosperidad y por eso tenemos que trabajar duro para llevarle nuestras ganancias a Dios y ser salvos».

Sonia, pide la palabra y nos dice: «en todo caso, les digo una cosa; cuando se dijo, que ahí no se nos mencionaba a las mujeres para nada, pues que sepan, que no me interesa ni ese «señor»,  «patrón» y menos si se le diera la vuelta a la parábola, y que fuera una «señora», o «una patrona». «Estoy de acuerdo», dijo Elena, quien hasta ese momento estaba callada…

Para no seguir divagando, les propongo, que leamos la Parábola, una vez más y busquemos qué palabras nos impactan y por qué?  Anotemos en el tablero.

MATEO 25:14-30

Miedo, sabías, holgazán, inútil, banco, indigno, talento.

Vistas las palabras que han llamado la atención, viene la pregunta. A que se refiere la palabra talento? Buena pregunta.

En el Nuevo Testamento, nos encontramos con la palabra Talento y Denario como monedas que circulaban, en la época de Jesús. Un Denario era el pago de un dia para un trabajador (Mateo 20:2) Para conseguir un Talento se necesitaban 6.000 Denarios. Haciendo cuentas, calculadora en mano, vendría a ser, que un obrero necesita de 16 años para llegar a tener 1 Talento. Esos 16 años sería $col 136.521.000.00. Estamos trabajando con el valor del dólar americano en Colombia (US$3.200) O sea que si el salario mínimo en Colombia hoy es de $col 689.500 el valor de un Denario sería de $col 22.753.00.

¿Que opinan de esto? «Pues, viéndolo así, hoy, a los tiempos de Jesús, la situación de un obrero, no ha cambiado». Exactamente! El resto de participantes estuvieron de acuerdo y alguien más comentó: «Ese es el valor oficial, pero en la realidad, tenemos un salario mínimo de mercado negro, y el diario de un campesino, o trabajador, para poder sobrevivir, hay que pagarle minimo $col 40.000.00».

Con razón, podemos ver que esta parábola es dura! y hasta no queremos  trabajar en ella. Es dura como un coco!

images

Siguiendo el ejemplo del coco, que nos sugirió como nos lo lanza, el compañero Anibal, nos damos cuenta, que en realidad, nos quedamos pelando el coco, y nos cansamos, y le damos mucha vuelta hasta antes de llegar a su interior y poderlo disfrutar.

A la Palabra de Dios, le han puesto tanta cáscara, que por eso hoy todavía no conocemos a nuestro Padre-Madre en sus delicias celestiales.

¿Por qué? Porque nos han mantenido en la ignorancia, nos han metido miedo, -vamos recordando aquí las palabras, que antes habíamos seleccionado-. Todo el tiempo se nos ha vivido amonestando, amenazando. Nos dicen holgazanes y perezosas/os, porque no llevamos nuestro salario mínimo a los bancos…!

Los tres trabajadores, fueron despojados por el señor-patrón, hasta de lo propio! Devolvieron los Talentos y entregaron las ganancias incluidas! Ninguno puede «cantar victoria»!

Todos 3 tenían «miedo»! a ese «señor-patrón».

A más de una/o, se nos fueron cayendo las escamas que cubrían nuestros ojos.

Las mujeres que estábamos presentes haciendo esta lectura, reflexión y comentarios, llegamos a la conclusión, de que tenemos que transgredir el texto-coco, hay que romperlo destrozarlo, hasta llegar a descubrir sus delicias.

Por eso, las mujeres presbiteras RCWP-ARCWP estamos pelando esa cáscara del coco, del miedo, la ignorancia en una transgresión santa, dentro de la Iglesia. Por eso, a pesar de la inspiración del «miedo» hoy somos más de 280 presbiteras en el mundo, en 11 países, transgrediendo el Cano 1024 -solo pueden ser ordenados los hombres bautizados- ¿Entonces, las mujeres no necesitamos el bautismo, o el agua con que bautizan a los hombres, es diferente del agua con que nos bautizan a las mujeres?

Se nos recalca que: «nuestra meta es el Cielo» como lo dice la canción. Se nos dice que es que Jesús fue hombre. Supuestamente Dios es masculino. Qué cáscara de coco, dura de arrancar! Eso es la cáscara del sexismo dentro de la Iglesia, pues en el Cielo, si todas/os vamos para esa meta, seremos-somos espíritus y no necesitamos estar sexuadas/os.

¿Cómo no poder mostrar el rostro femenino de la Divinidad Divina?

Como mujeres que somos, ¿quien se ha quedado con nuestros Talentos y ganancias? Nuestro Talento es; resistir, porque hay una injusticia y una indignación, con y en nosotras las mujeres quienes también hemos sido creadas a imagen y semejanza de la Divinidad (Génesis 1:26).

Dejamos aquí, porque nos vamos cada cual a seguir pelando nuestro coco, la tarea es personal, hasta llegar a la meta final!

*Presbitera católica

—————————————

BIBLIOGRAFÍA:

Anibal Cañaberal Orozco: Siervos, Talentos, Usuras y Resistencias.Ed. Corporación Claretiana Norman Pérez Bello. Bogotá Cra 15 #10-41 Piso 3 – Primera Edición 2015.

 

 

 

 

 

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. AIDA SOTO B.
    Mar 10, 2016 @ 18:44:30

    La lectura o re-lectura de los textos bíblicos en contravía, es la mejor manera de hallarle el verdadero sabor al rico contenido que poseen. ¿Què tal si nos atrevemos a darle ese vuelco al texto de Ananías y Sáfira que siempre que se leen dejan un sabor amargo?

    Responder

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: