MEXICO: VIOLENCIA CONTRA MUJERES INDIGENAS ARTESANAS


Tensión en Orizaba, Veracruz por violenta detención de 15 artesanas, mayormente indígenas

Eliana Gilet

orizabaiii

orizabaiii

Quince mujeres están detenidas y decenas de personas resultaron heridas tras el violento desalojo que policías municipales de esa localidad practicaron contra los vendedores ambulantes que pretendían vender su material en las inmediaciones del mercado Melchor Ocampo, el último martes 5 de Abril.
En el momento en que esta información fue recibida, los nahuas de la Sierra estaban concentrándose en el centro de Orizaba, para protestar por el abuso y reclamar por la liberación de las detenidas. Según comentaron los presentes, la tensión es palpable en la concentración.

Según informaron a Desinformémonos desde Veracruz, 13 de los 15 detenidos son mujeres indígenas, en su mayoría pertenecientes al municipio de Ixhuatlancillo.
El desalojo del martes desembocó en una represión masiva en que los policías utilizaron la fuerza física en contra de las mujeres, así como gas pimienta contra la multitud que se reunió en torno a lo sucedido.

Según informó el Centro de Derechos Humanos Toaltepeyolo, de Veracruz, en la acción urgente que emitió ese mismo día, hasta las once de la noche del martes, las familias de las detenidas no contaron con información sobre el estado de salud ni sobre la situación jurídica en que se encontraban, es decir, si habían sido acusadas de delito alguno.

En la Acción Urgente, enviada a los altos cargos públicos del estado, los integrantes del centro de derechos humanos exigieron:
– Se dé a conocer públicamente la lista de personas detenidas, así como su estado de salud y situación jurídica.
– Se garantice el debido proceso, bajo el principio de presunción de inocencia, de las personas detenidas como resultado de estos hechos.
– Se investiguen las agresiones de la fuerza pública y se castigue a los responsables materiales e intelectuales.
– Cesen los actos de hostigamiento, amenazas y violencia en contra de quienes ejercen su derecho al trabajo como artesanos y comerciantes en las calles de Orizaba.
– Que haya garantía por parte de las autoridades responsables de que no se repetirán hechos de violencia en contra de artesanos y comerciantes en las calles de Orizaba

Este jueves, una treintena de organizaciones sociales y de defensa de los derechos humanos exigieron la “inmediata liberación de los presos políticos durante el operativo policiaco que instruyó el alcalde del municipio de Orizaba.” Las organizaciones firmantes hacen responsable al gobierno estatal y municipal de la integridad física y moral de las mujeres y hombre masewal (nahuas) del municipio de Ixhuatlancillo y de los ciudadanos que resultaron heridos durante el desalojo.
“Denunciamos la violencia y el racismo institucional de los tres órdenes de gobierno en contra de las vendedoras ambulantes, quienes ejercen su derecho al trabajo.”

Desde Toaltepeyolo, recordaron que la represión de los tres órdenes de gobierno hacia los vendedores ambulantes en el estado está instalada desde hace varios años (al menos desde el 2008 en Orizaba), utilizando programas llamados “recuperación de espacios públicos”, e incluso, la denominación de “pueblo mágico”, amparándose también en reglamentos municipales que “no pueden estar por encima de la Constitución”, que protege el derecho al trabajo, señalan. Lo que se traduce en “hostigamiento, agresiones, despojo y detenciones de hombres y mujeres vendedores ambulantes.” Recordaron que la Comisión Estatal de ddhh del estado emitió al menos dos recomendaciones al gobierno municipal de Orizaba por la violación de los derechos de los comerciantes ambulantes.
“Prohíben el el comercio ambulante en las ciudades, sin tomar en cuenta elementos históricos, culturales, sociales y económicos de esta actividad”, sostuvieron.

Fotos: El Mundo de Orizaba

orizaba iiiorizabaiiorizabai

http://desinformemonos.org.mx/tension-en-orizaba-veracruz-por-violenta-detencion-de-15-artesanas-mayormente-indigenas/

MEXICO.CHIAPAS: Mujeres indígenas en defensa de su territorio


Foto de Chiapas Denuncia Pública.
Chiapas Denuncia Pública

‪#‎PeregrinaciónMadreTierra‬
5 de abril 2016, Palmahá, Ocosingo,Chiapas.- Nosotros estamos hablando de la presa Boca del Cerro porque la verdad nunca nos preguntaron, nunca nos vivieron a consultar si iban hacer esa presa. Ya cuando está hecho es donde nosotros no sabemos que tanto es el daño que va hacer en las otras comunidades. Y nosotras como mujeres, también somos las que sufrimos y como los hombres también sufrirán por todo el daño que hace esa presa.

Le pedimos al gobierno que por qué nunca nos preguntaron. No tenemos nada de información de cuándo y cómo. Eso es lo que nos duele como indígenas. Por eso rechazamos esto. Nosotros no estamos de acuerdo, por eso estamos caminando, estamos haciendo esta lucha, estamos hablando, nosotros no estamos de acuerdo.

Por eso necesitamos más gente que nos apoye también, que ellos escuchan lo que nosotros estamos pidiendo. Queremos gente que nos siga y se organice con nosotros. Por esos estamos hablando. Eso es todo. (Antonia Hernández, Coordinadora de Xinich.)

Escuchar:
https://soundcloud.com/…/mujeres-indigenas-en-defensa-de-su…

Leer:
http://chiapasdenuncia.blogspot.mx/…/peregrinacion-en-defen…

Colombia: Las organizaciones indígenas y la política en tiempos de guerra


Por Efraín Jaramillo Jaramillo*

7 de abril, 2016.- Hace un par de semanas recibí la propuesta de una revista española de escribir unas notas sobre los indígenas colombianos y el rol que desempeñaban sus organizaciones y sus dirigentes en la política colombiana en estos tiempos de incertidumbre, pues no se sabe como se decantaran los acuerdos de paz y como se afectarán a los territorios indígenas. Rechacé la oferta argumentando falta de tiempo y dando un par de nombres de analistas de la problemática étnica, que podrían hacer esto mejor que yo. Recibí como comentario que precisamente esas personas habían sugerido mi nombre para esta labor. Este halago era suficiente motivación para tratar de hacer una lectura de lo que sucede en política con las organizaciones indígenas. No obstante decliné el ofrecimiento dando la razón de mi dificultad para tratar el tema, pues mis opiniones causaban malestar en un liderazgo que se sentía afectado por mis comentarios críticos. Claro que las personas que propusieron mi nombre tampoco gozaban del afecto de los líderes indígenas. La revista contestó que corría el riesgo de acrecentar sus malquerientes. La historia no tuvo un buen final. Si bien me giraron los honorarios, el artículo no se publicó, entre otras cosas, porque el editor —un hombre inteligente— sugirió hacer cambios que yo no compartí. El artículo reposa en mi escritorio desde hace varias semanas y como no quiero que duerma el sueño de los justos, decidí ponerlo a circular entre los amigos; con el consentimiento de la revista, naturalmente

“Era costumbre introducida por este príncipe y su gobierno…, que después de que la corte decretara una ejecución cruel, o bien para satisfacer el resentimiento del monarca o la maldad de algún favorito, el emperador siempre pronunciaba un discurso a todo el Consejo, subrayando su gran benevolencia y ternura, cualidades éstas universalmente reconocidas y proclamadas. Este discurso era inmediatamente publicado en todo el reino. Nada aterraba tanto al pueblo como estos encomios a la misericordia de Su Majestad, pues se había observado que cuanto más aumentaban  estas alabanzas y se insistía en ellas, más inhumanos eran los castigos y más inocentes las víctimas”. Jonathan Swift (Los Viajes de Gulliver)

Me parece útil para desarrollar estas notas, mencionar dos reflexiones que para mí y muchos de mi generación han sido aleccionadoras para orientar juicios en política. La primera tiene que ver con la advertencia que hacía Rosa Luxemburgo a aquellos compañeros de ruta suyos —los espartaquistas— que juzgaban que en política todo valía, si el objetivo político así lo ameritaba. Les decía Luxemburgo que “…no deben olvidar … que la historia no se hace sin grandeza de espíritu, sin una elevada moral, sin nobles gestos.” Hoy los colombianos hemos constatado con aflicción que la aplicación en política del aforismo —atribuido a Maquiavelo— de que ‘el fin justifica los medios’, condujo a que sectores de la izquierda revolucionaria pusieran en práctica todas las formas de lucha para la toma del poder; una fórmula criminal que además de haberle acarreado muchos daños al país por el desarrollo sanguinario que alcanzó, también fue practicada por el Estado y sus clases gobernantes (1) con la creación de grupos paramilitares que regaron de sangre al campo colombiano.

La segunda idea se refiere a la distinción que Hannah Arendt establecía en política. Para Arendt existían dos tipos de verdades políticas: las verdades de hecho y las verdades de opinión. Las verdades de hecho son realidades que no se pueden refutar; son hechos, y como tales no se pueden desconocer sin falsear la realidad. Mientras que las verdades de opinión son variables y cambiantes, lo que depende  del sujeto que las emite (2). Decir por ejemplo que los colombianos son la gente más feliz mundo, es una verdad de opinión. Decir en cambio que una quinta parte de los colombianos vive en la pobreza y que como producto de la violencia hay cerca de 6 millones de desplazados internos, son verdades de hecho. Otro ejemplo: Decir que Nicolás Maduro es un excelente jefe de Estado es una verdad de opinión. Pero decir que en Venezuela se impide el libre ejercicio de la oposición al gobierno y que hay líderes políticos presos por disentir del manejo que el presidente Maduro le da a la economía, son verdades de hecho.

Los estudios de Arendt sobre los dos grandes totalitarismos del siglo XX —el Comunismo y el Nazismo—, la llevaron a concluir que era propio de las dictaduras sustituir verdades de opinión por verdades de hecho, asignándoles carácter de hecho a las opiniones. De allí que en estos regímenes cobraran importancia los servicios estatales de comunicación y propaganda, especializados en transformar simples opiniones en verdades de hecho (3). Para el caso del nazismo: la grandeza del Tercer Reich, las notables dotes intelectuales de Hitler —el líder (Führer)—, la invulnerabilidad de sus fuerzas armadas (Wehrmacht), el formidable ingenio militar de sus generales, la superioridad de la raza aria y otras apologías del régimen nazi, que tenían también por objeto relegar al terreno de la mentira el terror impuesto por el nazismo y el holocausto judío que ocasionó (4). Y Para el caso del comunismo soviético, sabemos que ese exhortado ‘paraíso en la tierra’ no era más que una verdad de opinión, pues la verdad de hecho es que fue una política de colectivización forzada de la producción agrícola (koljoses) —instituida por Lenin y llevada adelante por Stalin hasta sus últimas consecuencias—, que cobró la vida a cientos de miles de campesinos, que cargaron sobre sus hombros el costo de la programada ‘acumulación de capital’ para el desarrollo económico de la Unión Soviética.

Pero para fundar esos mundos falsos —he ahí la paradoja— los creadores de estas dos ideologías, fundamentaron sus doctrinas basándose en verdades de hecho. En el caso ruso, los altos costos de la construcción de la línea férrea transiberiana y la debacle económica que trajo la primera guerra mundial, que habían ocasionado tal empobrecimiento de la población, que condujo a los levantamientos de octubre liderados por los bolcheviques. Para el caso alemán fue también la situación de miseria de la población, como resultado del tratado de Versalles que obligaba a Alemania a pagar los altos costos de la primera guerra, la principal causa del descontento popular. Bajo esas circunstancias no fue difícil para el partido bolchevique de Lenin y para el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán de Hitler, canalizar el descontento popular y alzarse con el poder. Aquí se encuentra entonces el meollo del asunto: para construir una gran mentira, los líderes populistas tienen que basarse en realidades, en verdades de hecho, pues con base en mentiras la población toma distancia de esos partidos (5). Claro que hay casos que se apartan de la regla, como el de Donald Trump, ya que no es común que un populista logre con espectaculares mentiras y majaderías cautivar la atención de tantos estadounidenses.

Es en países con desigualdades sociales, violencia y miseria, como Colombia, donde políticos populistas tienen grandes éxitos. No necesitan decir mentiras para conseguir el apoyo de la población. Solo les basta mostrar la situación —decir verdades de hecho— para asegurarse el favoritismo de la población. Este fue el caso de Álvaro Uribe que basó su campaña a la presidencia en la necesidad de seguridad que experimentaba una sociedad, cuyo país se descomponía por una situación generalizada de violencia —conflicto armado, masacres, narcotráfico, violencia política, desplazamientos de población, extorsiones, desapariciones, secuestros, violencia común—. No obstante esta verdad que nos presentaba Uribe, estaba al servicio de una gran mentira: la creación de un Estado autoritario fundamentado en un arcaico patronalismo agrario y empresarial que llevó al desmantelamiento de las instituciones democráticas, la fragmentación de la sociedad, la pérdida de convivencia ciudadana y a un aumento exorbitante de la corrupción que penetró todas las esferas de la sociedad, incluyendo gremios, partidos políticos y organizaciones sociales.

Pero se preguntarán ustedes ¿y qué tiene que ver todo esto con las organizaciones indígenas y sus liderazgos? A mi parecer mucho: producto de la situación de violencia vivida por las comunidades indígenas, es ostensible el debilitamiento —en muchos casos pérdida— de referentes culturales propios alrededor del territorio, la vida comunitaria, la sacralidad de la naturaleza, la conservación de elementos básicos de su entorno como la tierra, el agua, los bosques —que brindan protección a la comida, a las semillas, garantizando la soberanía alimentaria—, el respeto por las otras especies…, en fin, todo aquello que se relaciona con lo que en el pensamiento quechua se denomina Sumak Kawsay  —buen vivir—. Este debilitamiento ha colocado a varios pueblos indígenas en la senda del ocaso, ya que estos referentes culturales propios son dispositivos que actúan como “fuerzas centrípetas” que fijan a la población a un lugar determinado, que no es otro que el territorio propio.

A  esta caida de referentes culturales ancestrales, corresponde también una asunción de valores de Occidente, más concretamente de su sistema mercantil, que crean la falsa idea de que el bienestar y la felicidad se alcanzan atesorando riquezas y acumulando bienes de forma individual; decimos “falsa”, pues es una ruta que termina creando diferencias y desigualdades en las comunidades que alteran el orden comunitario y las decisiones colectivas, aquello que los indígenas sudafricanos denominan Ubuntu —“soy porque somos”—. Estos valores operan sobre las comunidades como “fuerzas centrífugas” que compelen a la población a menospreciar lo propio y a abandonar el territorio. Son fuerzas que conducen al desarraigo territorial, degradan culturalmente y empobrecen la vida de los pueblos indígenas.

Siendo comedidos con las reflexiones políticas de Luxemburg y Arendt para analizar lo que sucede con las dirigencias indígenas, podemos inferir que si bien es cierto existe voluntad y esmero en algunos dirigentes por sacar adelante los proyectos de vida de sus comunidades y por potenciar la resistencia que ofrecen sus pueblos para no dejarse arrebatar sus logros políticos y económicos, también se observa como esas fuerzas centrífugas actúan sobre las comunidades, con el consentimiento de algunos dirigentes —desafortunadamente no pocos— que se lucran  de  las mieses —lo que ahora llaman “mermelada”— que ofrece el sistema para torcer la voluntad y rebeldía que caracerizaba al movimiento indígena de hace unas décadas.  El recibir recursos a granel del Estado, sin un Norte claro —dudosos proyectos de desarrollo (6)— ha provocado la descomposición de líderes indígenas, que han usufructuado para su propio provecho estos beneficios.  Cuando el Estado intuye que la “paciencia” de los líderes llega a su fin y amenazan con hacer estallar la ‘paz social’ que el Estado “acuerda” con  ellos —a espaldas de las organizaciones—, siempre se encuentra una válvula de escape para bajar la presión a la inconformidad y a la protesta.  Este puede ser el caso —por demás aberrante— de la compra de una moderna finca cafetera con recursos del Ministerio de Agricultura, agenciada por un líder indígena Chamí para “ampliar” su resguardo indígena ‘Hermenegildo Chaquiama’ de ciudad Bolívar (Antioquia) y desarrollar proyectos productivos; decimos “aberrante” pues para la compra de esta moderna finca cafetera (de sólo 40 hectáreas) (7) y financiación de proyectos productivos, el Estado desembolsó nada menos que 5.000 millones de pesos. Pero hay otros ejemplos del manejo unipersonal de recursos indígenas obtenidos del Estado, parte de ellos para promover líderes a los cuerpos colegiados del Estado (Senado, Cámara, Asambleas) y puestos directivos de las organizaciones indígenas. Todo esto sucede con la complacencia de reconocidos líderes indígenas, incluyendo senadores, que en este caso miran a un lado y no se dan por enterados, dando la impresión de que existiese un pacto de silencio para no ensuciar el nido.

La verdad de opinión es que el gobierno le está cumpliendo a los pueblos indígenas, pero la verdad de hecho es que está haciendo arreglos con algunos dirigentes, para evitar que las organizaciones indígenas desentierren las hachas de guerra. La pregunta del momento es que hasta cuándo los líderes honestos, que también tienen las organizaciones, decidirán destapar esa “verdad de las mentiras” para abandonar ese mundo falso que está reventando a las organizaciones indígenas. Pues sólo cuando las verdades de hecho son expresadas sin ambigüedades, las mentiras quedarán al descubierto. Esa es la única forma de derrotar la inmoralidad política. Los líderes honestos deben entonces vencer el pudor a decir la verdad. Ese es el comienzo del cambio para insuflarle nuevos aires a las organizaciones indígenas para concluir el proceso de descolonización que se emprendió hace 45 años con la fundación del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC), y se puedan detener —quizás revertir — los procesos que mercantilizan los territorios, la “madre tierra” que llaman los indígenas.

Estoy convencido que este sería el camino que emprenderían Kimy, Cristóbal, Álvaro y todos aquellos que nos enseñaron que la dignidad de los pueblos no tiene precio. Y por ello ofrendaron sus vidas.

Notas:

(1) Rosa Luxemburgo sería asesinada, junto con Karl Liebknecht, en Berlín el 15 de enero de1919 por los “Freicorps” —grupo paramilitar financiado por banqueros y empresarios—, días después de que fuera sofocada la llamada “Revolución de 1919” en Berlín, un levantamiento organizado por el movimiento espartaquista, que ella no aprobó.

(2) “Cada uno tiene derecho a tener su propia opinión, pero no a sus propios hechos” decía el político estadounidense Patrick Moynihan. Citado por Mauricio Botero Caicedo (El Espectador 20.3.2016).

(3) A Göbbels, ministro del Reich para la Propaganda se le atribuye la frase de que “una mentira repetida mil veces se convierte en verdad…”

(4) Aún hoy hay movimientos de derecha pronazi que niegan el holocausto judío.

(5) Como Hannah Arendt comenta en su libro sobre la violencia, Lenin después de haber elogiado a los campesinos y a los soviets (¡Toda la tierra para los campesinos! ¡Todo el poder para los soviets!), los consideraba poderes transitorios para derrocar el régimen zarista, pues lo que verdaderamente importaba era la dictadura del proletariado para la construcción del socialismo.

(6) Hace poco supimos en Quibdó, que líderes indígenas habían propuesto para desarrollar a las comunidades embera del Alto Andágueda implementar el cultivo de 1.000 hectáreas de cacao y construir una carretera para desembotellar la región. Una propuesta descabellada, pues esta no es tierra apta para el cacao, en una región donde no hay tradición para cultivos de plantación; y la propuesta de carretera, sería la brecha para la colonización minera.

(7) Conocedores de las prácticas económicas indígenas, nos mencionaban que el manejo del café requiere muchos años de experiencia, que estos indígenas no tienen. La pregunta que se hacen es que seguro se perderá la costosa infraestructura moderna (beneficiaderos) para el tratamiento del café. Con ese dinero se hubieran podido adquirir 10 veces más hectáreas en las cabeceras del resguardo.

* Efraín Jaramillo Jaramillo es antropólogo colombiano, director del Colectivo de Trabajo Jenzerá, un grupo interdisciplinario e interétnico que se creó a finales del siglo pasado para luchar por los derechos de los embera katío, vulnerados por la empresa Urra S.A. El nombre Jenzerá, que en lengua embera significa hormiga fue dado a este colectivo por el desaparecido Kimy Pernía.

 

 

“El país urbano no sabe lo que es la guerra”: Francisco de Roux


El país urbano no sabe lo que es la guerra: Francisco de Roux

Por: Olga Lucía Criollo | Reportera de El País
Judicial
29/11/2014 – 04:55 PM
Su hablar pausado, casi que meditado, se adivina en pugna con el deseo genuino de convencer a cada colombiano de que no hay opción distinta a la paz. Es el padre Francisco de Roux, cuya menuda figura parece agrandarse cuando sostiene que la politización del proceso de La Habana es muy dañina, cuando asegura que el país urbano aún no conoce la crudeza de la guerra y cuando lamenta la enorme resistencia que los diálogos tienen en el país. Experto en conflicto social y desarrollo económico y tras décadas de trabajo con los campesinos del Magdalena Medio, el hasta hace pocos días provincial de los jesuitas en Colombia estuvo esta semana en su Cali natal en la Cumbre Nacional por la Paz y propuso que Gobierno y Farc hagan una tregua navideña “para dar una idea de las cosas que esperamos que cambien para los colombianos”.

¿Qué lecciones deja el secuestro del general Alzate y la suspensión de los diálogos con las Farc?

Que el proceso por la paz es definitivamente muy serio. Este acontecimiento repudiable y doloroso, lejos de lograr que se parara, profundizó y enriqueció el debate sobre la paz, llevó a los indígenas, que acababan de sufrir la muerte de dos compañeros por parte de las Farc, a tener la grandeza de extenderle la mano al victimario y proponerle que siguieran las conversaciones. También sorprendió la declaración de las víctimas que han ido a La Habana, que se unieron para decir ‘nosotros, que hemos sufrido la guerra de todos los lados, les pedimos que por encima de todas las cosas sigan adelante las conversaciones’.

¿Es imperativo que haya cese el fuego para que continúen los diálogos?

Este episodio también nos hizo ver lo difícil que es una negociación en medio del conflicto, porque todos los días hay muertes de jóvenes colombianos, del Ejército y la guerrilla. Por eso propondría, ya que no estamos en la posibilidad del cese de la guerra porque ese es el final de las conversaciones, que se hiciesen treguas experimentales, generosas y con veeeduría externa. Qué bueno que para Navidad se hiciese una tregua bilateral, de parte del Gobierno y la insurgencia, que se prolongara el tiempo que los colombianos queremos descansar, diciembre y enero, para dar una idea de las cosas que esperamos que cambien, mientras siguen las conversaciones.

¿Y cree que después de lo sucedido sí hay ambiente para esa propuesta?

Creo que la factibilidad depende mucho de la movilización de la opinión pública y de la invitación a que comprendamos que eso no le quita nada a la seriedad del proceso -que es muy duro porque los que están en la mesa han sido enemigos- sino que permitiría tener espacios en los cuales no haya atentados contra blancos civiles ni muertes ni combates. Sobre todo, quisiera que lo pensáramos desde las víctimas, el dolor humano es insoportable. La guerra está lejos de ser simplemente ejercicios militares, está llena de incertidumbre, mentira, odio. A los combates hay que entrar con la decisión de matar al otro, si no, te matan. La guerra ha dañado la política, la justicia, el campo y ha destruido entre nosotros el sentido de la vida. Los colombianos no podemos continuar en esta barbarie.

Hay mucha presión para que la paz se firme en el 2015, ¿lo cree posible?

Estos son procesos muy delicados y que hay que darles todo el tiempo que se merecen. Creo que llevamos 32 meses en este proceso, pero la paz en Filipinas se demoró, sino estoy mal, 87 meses; en El Salvador se demoró creo que 92 y en Irlanda 110 meses. Eso sí, considero muy urgente que durante este periodo presidencial se consiga un acuerdo definitivo en La Habana y con el ELN para que se inicie un proceso de construcción de paz, que es distinto a los acuerdos. Temo mucho que si no se da ahora, volvamos a vernos en un escenario semejante al que tuvimos al final del Caguán, cuando Colombia, desesperada, dijo ‘no creemos más en la paz, no seguimos haciendo esfuerzos ni búsquedas, vámonos a la guerra total’, y vivimos años supremamente duros, donde las víctimas se multiplicaron por centenares, y pienso que en estas circunstancias esa confrontación sería mucho más profunda y el dolor humano sería mucho más largo.

¿A eso se refiere cuando habla de la dañina politización del proceso?

Quiero ser claro, esa caricatura política que plantea que Santos es la paz y Uribe es la guerra no nos sirve para nada, este país tenemos que construirlo entre todos, necesitamos que el Partido Conservador se sume a la paz, que los del Centro Democrático hagan críticas serias pero que se sientan parte del mismo. Obviamente la política es la dinámica sustancial del debate sobre lo público, pero establecer con un lenguaje completamente primitivo que los unos son chavistas que le van a entregar el país a Cuba y que los otros son el fascismo o la dictadura de extrema derecha no conduce a nada.

¿Los colombianos son reacios a la paz?

El país urbano no sabe lo que es la guerra, lo sabe un poco por la televisión y cómo lo ve como si fuera una película no comprende la enorme responsabilidad humana, ética, que tenemos ante tanto sufrimiento. El país urbano conoce la violencia en la escuela, en la familia, contra la mujer y conoce la inseguridad en las calles, en los buses, entre otras cosas porque hay mucha corrupción administrativa y narcotráfico, pero la guerra es la barbarie total, donde el 80 % son víctimas civiles, como lo ha puesto en evidencia el Grupo de Memoria Histórica, son las 1982 masacres de las cuales los paramilitares hicieron 1166 y la guerrilla 343, los 27 mil secuestros hechos en un 90 % por la guerrilla, los 23 mil asesinatos selectivos, los 5 mil casos de desaparecidos, los 5 mil casos de daños contra bienes civiles, los centenares de ‘falsos positivos’, y las miles de víctimas de minas antipersonales; eso no lo conoce el país urbano.

Eso explica también la prevención sobre lo que sería el posconflicto…

El trabajo que se está haciendo en La Habana, de lado y lado, merece mucho respeto y la presencia de las víctimas allá me llena de esperanza, para no hablar de optimismo, pero las dificultades que tiene el proceso son gravísimas. La desconfianza de los colombianos con respecto a La Habana es mayoritaria, si hoy se hiciera un referendo, la paz perdería y todo ese esfuerzo quedaría vuelto nada.

Pero, ¿por qué la desconfianza?

Se tiene miedo y sí, hay elementos legítimos de parte del empresariado y confusión en la opinión pública, pero sobre todo una gran resistencia a los cambios estructurales que se originan en los acuerdos de La Habana, que no son revolucionarios y se necesitan para superar la exclusión, la inequidad y la corrupción, pero que desatan mucha oposición. Y también hay mucha resistencia a la justicia restaurativa, todo el mundo está de acuerdo en que no puede haber impunidad, porque todos los que estuvieron en la guerra le causaron costos muy graves a la sociedad y que hay que resarcirlos, pero si insistimos en hacerlo con venganza, y creyendo que el camino es la justicia penal, no va a haber salida.

Y esa desconfianza también ha permeado el estamento militar…

Las Fuerzas Armadas necesitan tener claro cuál va a ser su futuro, no podemos seguir teniendo 300 mil hombres en armas entre Policía y Ejército, ¿pero cómo les garantizamos a quienes lucharon con sinceridad por la seguridad de los colombianos que van a tener un futuro noble? Dificultad paralela es la angustia de los guerrilleros de la base sobre qué va a pasar con ellos y cómo solucionar el futuro de quienes participaron en el paramilitarismo, porque no se trata solo de solucionar el asunto de las Farc, es superar el conflicto armado en Colombia. Y está la preocupación por lo que se podría llamar la extrema extrema derecha, pues el país tiene una tradición muy dolorosa de esta gente que está dispuesta a matar a otros porque los considera inaceptables en la sociedad. Hoy en Colombia hay gente que, si lo de La Habana termina bien y los hombres de la insurgencia que están allá se incorporan a la vida política, dice: ‘déjenlos que vengan y verá que ninguno sale vivo’.

¿Le tocará a la Iglesia emplearse mucho más a fondo para lograr la paz?

Estoy convencido de que la paz necesita de un liderazgo ético y espiritual muy profundo, porque el problema colombiano es espiritual, de destrucción del sentido del ser humano. La Iglesia está trabajando, con la Pastoral Social y los esfuerzos de la Conferencia Episcopal. Ustedes tienen en Cali a un arzobispo, monseñor Darío Monsalve, que se la juega por la paz, que no tiene miedo a decir la verdad y que muchas veces, incluso, es incomprendido por sectores católicos de la misma sociedad por su audacia y por insistir en la justicia y en la paz para Colombia.

¿Cuál es el ‘sapo’ más grande que el país debe tragarse por la paz?

No me gusta esa expresión porque estoy convencido de que este país lo construimos entre todos o se acaba. Y para construirlo entre todos, todos tenemos que cambiar. Los empresarios tienen que entender que hay que darles amplías posibilidades al campesinado, que hay que darles posibilidades a los pueblos indígenas y a los pueblos negros y que tenemos que respetar la Constitución y que eso es compatible con el desarrollo de la industria y con los desarrollos tecnológicos que el país necesita, pero que los mercados y el crecimiento del país tenemos que subordinarlos a la grandeza del ser humano en Colombia. La guerrilla tiene que dejar las armas y con ello los secuestros, las extorsiones, los atentados. El Ejército tiene que acabar para siempre con los ‘falsos positivos’. La sociedad tiene que desmilitarizarse. Los políticos tienen que dejar la corrupción. Los colombianos tenemos que perdonarnos.

¿Qué no se puede repetir de otros procesos?

No podemos volver a tener dudas sobre la totalidad de la película en el proceso. Una vez que se sentaron en la mesa, no se pueden volver a levantar hasta que no se consiga la finalización del conflicto. También es necesario que no se consideren los diálogos, desde ninguno de los dos lados, como una forma de hacer política para ningún propósito. No se puede repetir el que se trabaje por fuera de la agenda que se ha establecido, porque si no es imposible conseguir acuerdos de fondo, y también es importante tener horizontes de tiempo para las negociaciones.

Rabina Lila Kagedan: Un título de la historia de decisiones en el judaísmo ortodoxo


Por Sonia Moghe y Yon Pomrenze, CNN

mujer rabina: No estaba en & # 39; t seguro de que me contrataría

Mujer rabina: No estaba segura de que me contrataría 02:54

aspectos más destacados de la historia

  • Lila Kagedan es la primera mujer en tener el título de rabino que sirve una congregación judía ortodoxa de Estados Unidos.
  • Las mujeres judías ortodoxas ante ella han tomado el título “rabba” – o mujer rabina
  • Un grupo de rabinos ortodoxos ha llamado la ordenación de mujeres como rabinos una violación de la tradición

Randolph, Nueva Jersey (CNN)Diez niños pequeños se sientan alrededor de una mesa, ya Lila Kagedan entra en el programa después de la escuela de la sinagoga de ellos. Platos de papel llenas de materiales de arte están a la espera para que se rasgan en.

Kagedan presenta a sí misma como el nuevo rabino en la sinagoga de ellos. Ni uno solo de los niños de primaria de edad parece sorprendido.
Pero su anuncio es sorprendente – histórica, incluso: Kagedan, de Mount Freedom Center judía, es la primera mujer en tener el título de rabino al servicio de una congregación ortodoxa.
Es un trabajo que ella ha soñado con la celebración desde que era una niña, pero la escuela rabínica no existía para las mujeres en el movimiento ortodoxo durante la mayor parte de su vida.
“Al crecer el único modelo de rabino en el mundo ortodoxo eran hombres,” dice Kagedan. “Así que de alguna manera esto realmente no se sentía como una opción.”

Llamándose a sí misma “Maestro Kagedan ‘

Rabino Lila Kagedan dice que & quot; quería mi título de ser la descripción más exacta de mi entrenamiento. & Quot;

Kagedan, de 35 años, se crió en una familia judía ortodoxa en Montreal. Su padre, que falleció hace dos años, era su “mejor maestro,” el estudio de textos judíos con ella en la mayoría de las noches y instándola a seguir su sueño.
“No diría que me dijo que no había barreras – Yo diría que no tenía idea de cómo esto podría suceder”, dice Kagedan. “Su mensaje para mí fue armarme de los textos rabinato, a conocerlos íntimamente. Pero él me advirtió que no se enojara. Y si me sentía enojado por la exclusión de tomar que la ira y hacer algo muy productivo con ella.”
Kagedan pasó años estudiando la bioética en todo el mundo, pero siempre siguió estudiando textos judíos con la esperanza de que algún día podría asistir a la escuela rabínica. Y luego, en 2009, una escuela llamada Yeshivat Maharat abre con la esperanza de ayudar a las mujeres a alcanzar posiciones de liderazgo en la comunidad judía ortodoxa. Kagedan graduó en su tercera clase.
Ha habido mujeres judías ortodoxas ante ella quien se llevó el título “rabba”, pero Kagedan era firme en su deseo de ser llamados Rabí Kagedan.
“Yo sabía que quería mi título de ser la descripción más exacta de mi entrenamiento”, dice Kagedan. “No quiero entrar en una habitación o un espacio y tienen hay alguna ambigüedad de qué es lo que yo estaba allí para hacerlo. ¿Cuál fue mi formación. Lo que mi conjunto de habilidades era.”
La idea de una mujer rabina no es aceptada por todos en el judaísmo ortodoxo. El Consejo Rabínico de América (RCA), una organización formada por los rabinos ortodoxos, aprobó una resolución en octubre de 2015, en respuesta a la escuela de Kagedan, Yeshivat Maharat, ordenar mujeres como rabinos, que calificó de “una violación de nuestra mesorah [tradición]” y diciendo decisión de la escuela para hacerlo era “un camino que contradice las normas de nuestra comunidad”.
Cuando se le preguntó acerca de la nueva posición de Kagedan, el Rabino Marcos Dratch, vicepresidente ejecutivo de la RCA, dijo que la organización “promueve una diversidad de [sancionada] y comunitariamente oportunidades adecuadas para aprendidas, las mujeres comprometidas”, pero no acepta la ordenación o el reconocimiento de las mujeres como rabinos ortodoxos.
Kagedan dice que es un producto de la educación RCA y que sus más grandes maestros eran parte de la organización. Sin embargo, se espera que el grupo llegará en torno a la idea de la mujer congregaciones principales.
Kagedan dice estar segura & quot; sólo los resultados positivos surgirán de tener hombres y mujeres que trabajan en el rabinato y ser accesible a la comunidad. & Quot;

“Las mujeres tienen que ver a otras mujeres en estos puestos de liderazgo para mantenerlos motivados en su judaísmo, tener líderes que puedan estar relacionados con, que puedan sentirse a gusto con de diferentes maneras para que no se sienten cómodos con su liderazgo masculino,” Kagedan dice. “Te garantizo que solamente resultados positivos surgirán de tener hombres y mujeres que trabajan en el rabinato y ser accesible a la comunidad.”
Kagedan dice que ha sido muy bien recibido por los miembros de la Libertad Jewish Center monte, a una hora fuera de la ciudad de Nueva York, donde su objetivo principal será la enseñanza. Ella se ve como un rabino allí para servir tanto para hombres y mujeres, pero entiende por qué su posición es tan importante para las mujeres de su congregación.
“Espero que para normalizar las mujeres en posiciones de liderazgo”, dice ella. “Cuando miro hacia fuera en la comunidad y veo … chicas jóvenes, espero que consiguen una sensación de que todo es posible. Que nada está fuera de su alcance. Y que podría ser una tremenda lucha y que podrían venir con tremenda tristeza y frustración, pero que si quieren algo en forma urgente que es su responsabilidad de crear un estado de ánimo en que esto puede suceder “.

Más grande que sólo su

La vida de Kagedan es delicado acto de equilibrio entre la defensa de las tradiciones judías ortodoxas que son queridos para ella, y empujando sus propios límites en este nuevo papel.
Al ser una mujer rabina tiene su gama de desafíos en un entorno ortodoxa – incluso dónde pararse.
El rabino Menashe Medio, se muestra con su hija Ayala, contrató Kagedan en el Monte Libertad Jewish Center.

En ortodoxa sinagogas, los hombres y las mujeres se sientan separados en el santuario cuando rezan, con un divisor que los separa. En el Monte Libertad Jewish Center, los hombres se sientan en el lado derecho de la habitación, y las mujeres se sientan a la izquierda. El rabino se encuentra a la derecha.
Kagedan discutido esto con el rabino Menashe Oriente, quien la contrató en la sinagoga. ¿Dónde podría estar en pie cuando da un sermón a la congregación?Charlaron durante unos minutos sobre cómo abrazar al mismo tiempo su nuevo papel monumental en el respeto de las normas y tradiciones de la religión de sus antepasados ​​han conservado durante siglos.
ya se está sintiendo el impacto de la designación del Kagedan a principios de 2016. Un mes después de este la presentó a la congregación, le pidió a su hija mayor, lo que quiere ser cuando sea grande.
“” Tal vez voy a ser un rabino, ‘ “recuerda ella diciendo Oriente. ” ” Sí, podría ser como el rabino Lila ‘”.

El cardenal Müller explica cómo la Iglesia discierne las apariciones de la Virgen, con delicadeza.


El cardenal Müller explica cómo la Iglesia discierne las apariciones de la Virgen, con delizadeza
El cardenal Müller, en la Basílica de Santa Ana de Altötting, durante la celebración en 2014 de la Santísima Virgen como patrona de Baviera.
 Los pueblos que desterraron la cultura de la muerte acudieron a María: un manifiesto provida
 El obispo de Málaga proclama a María como corredentorra y «la mejor madre que haya existido jamás»
 Lo que decía Lutero sobre María Virgen: una doctrina católica que muchos luteranos ignoran hoy
 «Lágrimas de amor», un musical para difundir la historia de la lacrimación de la Virgen en Siracusa
De los dos títulos que muchos católicos han deseado ver aplicados como dogmas de fe a la Santísima Virgen María, el de Mediadora Universal de todas las Gracias y el de Corredentora, este último parece descartarse, a tenor de lo afirmado por el cardenal prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Gerhard Müller.

Acaba de publicarse un libro-entrevista del cardenal Müller con el sacerdote Carlos Granados, director de la Biblioteca de Autores Cristianos: Informe sobre la esperanza.

Dentro del capítulo “¿Qué podemos esperar de la Iglesia?”, Granados le pregunta por la Virgen María como Madre de la Iglesia, y en uno de los puntos de su respuesta el purpurado alemán afirma que los teólogos y predicadores deben evitar los riesgos del exceso y del defecto al hablar de la Madre de Dios.

“Exagerar falsamente per excessum” consiste en atribuir a la Virgen “lo que no le conviene”: “Por ejemplo, la Iglesia, a pesar de su lugar privilegiado en la obra de salvaciónno la llama ´corredentora´, porque el único Redentor es Cristo y ella misma ha sido redimida sublimiore modo, como dice Lumen Gentium 53, y está al servicio de esta Redención obrada exclusivamente por Cristo”. El texto de Lumen Gentium, constitución del Concilio Vaticano II sobre la Iglesia, al que hace referencia el cardenal Müller dice que la Virgen María fue “redimida de modo eminente, en previsión de los méritos de su Hijo”.

El prefecto de la Doctrina de la Fe también advierte contra el error de negarle a María “los singulares privilegios que le corresponden por decisión divina”, como son “su inmaculada concepción, su divina maternidad, su perpetua virginidad, su asunción con el cuerpo y el alma a la gloria celeste”.

Las apariciones privadas, “no oficiales y no obligatorias”
En cuanto a las apariciones privadas de la Virgen, el cardenal afirma que el “curioso fenómeno de la explosión de mariofanías acaecida recientemente en la Iglesia” responde a varios motivos, entre ellos “el diagnóstico sobre la sociedad actual” que centra buena parte del libro.

“Dichas apariciones privadas no oficiales y no obligatorias, que nada añaden a la verdad revelada, conquistan progresivamente más espacio en el mundo mediático y nos obligan a los pastores a realizar un delicado y no siempre fácil discernimiento”, explica. Cuando son declaradas auténticas, como es el caso de las que cita (Guadalupe, Lourdes y Fátima), las apariciones están “al servicio de los fieles para que vivan mejor las verdades reveladas. ¡Cuánto bien ha hecho la Virgen desde el cerro Tepeyac, desde la gruta de Lourdes o desde Cova de Iria, en Fátima!”.

Pero “otras veces, con decisión y firmeza, tras un proceso de estudio serio y sobre todo acompañado por la oración de la Iglesia, son declaradas falsas”, con “el sufrimiento personal que siempre ocasiona el conocer el pecado y la miseria que se esconden detrás de un fenómeno de pseudomisticismo“.

SI TIENE DIFICULTADES PARA LEERLO, VAYA DIRECTAMENTE AL LINK QUE SIGUE:

Un obispo francés “no sabría decir” si la pederastia es un pecado


El polémico obispo Lalanne

Stanislas Lalanne la define como “un mal” que “es distinto para cada persona”

Polémicas declaraciones del prelado en pleno escándalo por la actuación del cardenal Barbarin

Redacción, 06 de abril de 2016 a las 19:49

La asociación La Parole Libérée denunció palabras que resuenan “de manera violenta y degradante para las víctimas de los actos de pedofilia”

Barbarin, hoy, en Lourdes/>

Barbarin, hoy, en Lourdes

El obispo francés Stanislas Lalanne afirmó que la pedofilia es “un mal”, pero que “no sabría decir” si es un pecado, declaraciones que provocaron el miércoles la reacción de una asociación de víctimas.

La pedofilia es un mal ¿Es del dominio del pecado? Eso yo no sabría decirlo, es distinto para cada persona. Pero es un mal y lo primero que hay que hacer es proteger a las víctimas o las eventuales víctimas”, dijo Lalanne, obispo de Pontoise (periferia de París) en declaraciones a RCF, red de 63 radios cristianas francohablantes.

Monseñor Lalanne intervenía en una emisión consagrada al tema “La Iglesia de Francia frente a la pedofilia” , en momentos en que el arzobispo de Lyon (este), cardenal Philippe Barbarin, es objeto de una investigación judicial por no denunciar agresiones sexuales de un sacerdote de su diócesis.

En un comunicado publicado el miércoles, los miembros de la asociación La Parole Libérée (La Palabra Liberada), que reveló las agresiones a menores cometidas por un sacerdote de Lyon, denunció palabras que resuenan “de manera violenta y degradante para las víctimas de los actos de pedofilia“.

 

 

(RD/Agencias)

http://www.periodistadigital.com/religion/mundo/2016/04/06/un-obispo-frances-no-sabria-decir-si-la-pederastia-es-un-pecado-religion-iglesia-lalanne-barbarin.shtml

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: