Sor Margaret Brennan se mantuvo fuerte en la convocatoria del Vaticano II para renovar la vida religiosa


Sor Margaret Brennan. (Cortesía de Hermanas, Siervas del Inmaculado Corazón de María, Monroe, Mich.)

Apreciación

Sor Margaret Brennan, descanse en paz.

La esquela necrológica a bordo de la comunidad leerá simplemente: Margaret Brennan, IHM: nacido el 13 de febrero, 1924. entrado en las Siervas del Inmaculado Corazón de María hermanas en Monroe, Michigan en 1945; murió el 28 de abril de 2016. Pero va a cubrir toda una vida de compromiso heroica. El trabajo y el espíritu que ha dejado atrás sus vidas en la vida religiosa de un extremo del país al otro.

la vida de Margaret Brennan significaba mucho para muchos. Lo que ella montañas pocos realmente se dio cuenta en el momento de su giro, pero que, antes de que el proceso fue más movido, todos sentimos.

La puedo ver todavía de pie como un árbol de roble en el medio de una tormenta de verano, inamovible en medio de todo, pero en sintonía y movido por todo viento.

Por encima de todo, recuerdo siendo afectadas más por lo que fue que por todas las cosas que hacía, sorprendentes como estaban. Su legado es legión:

La muerte de Sor Margaret Brennan deja un gran espacio en blanco abierto en el directorio actual de las mujeres religiosas.Perdiéndola a la empresa humana y las conversaciones religiosas de esta edad es perder un pensador, un analista, un visionario. Y sin embargo, lo que deja tras de sí así durará más que el siglo.

Mucho se ha escrito acerca de lo que la hermana Margaret hizo en su vida, los puestos que cubrir, los grupos que ella LED, las contribuciones que hizo a la renovación de la vida religiosa en la iglesia católica, y así a su lugar como uno de los reformadores de la iglesia misma. Y son muchos. Pero ninguna de esas cosas, por importantes que eran y dador de vida como lo son todavía, es toda la historia. Y, creo, ni siquiera la parte más importante de toda la historia. Es la forma como Margaret pasó haciendo cosas que hizo lo que hizo tan poderoso, tan eficaz, tan fundamental.

Margaret Brennan, IHM, se desempeñó como presidente de la Conferencia de Liderazgo de Mujeres Religiosas, la organización central de los líderes electos de las órdenes religiosas de mujeres en los Estados Unidos, a principios de 1970, un período de polarización y la agitación. Las mujeres jóvenes salían de las órdenes religiosas en masa. Las mujeres mayores, largos años en las órdenes, o bien se hunden en la anomia o se han comprometido a protestar cualquier ley, cualquier líder, cualquier intento de limitar el movimiento de las hermanas del enclave católico a las calles de ciudades de todo el mundo, tanto aquí como en el extranjero.

Por encima de todo, sea cual sea la posición privada de una hermana en cuestiones particulares, todas las posiciones contadas para algún tipo de polarización. El liderazgo en aquellos días significaba la capacidad de confiar en el futuro, así como para honrar el pasado – sin permitir que el pasado para disuadir a él. Sor Margaret vivió y llevó en la época en que la crítica llegó desde todos los lados y nada se resolvió por no hacer nada. Ella permitió que la vida suceda para que la vida religiosa en todas sus sabores podría ser evaluado de manera justa.

Las hermanas católicas, en su estudio de las Escrituras, habían descubierto que realmente ser cristiano era el carisma Católica fundamental. Pero más que eso, en la historia de los orígenes de sus órdenes, empezaron a darse cuenta de que habían sido vallado demasiado tiempo en contra del mundo que les rodea. La hermana Margaret se establece pronto para llevarlos más allá de las cercas por llevar a los líderes religiosos y sociales a la etapa nacional, haciendo que la agenda mundial una agenda religiosa en cada congregación y la comunidad en el país.

Como una de las primeras mujeres en obtener un doctorado en teología en una iglesia cuyo estudio de la teología de largo había sido cerrado a las mujeres, su compromiso con el movimiento formación hermana y su énfasis en la educación de calidad para los maestros hermanas era legendaria. Ella misma promovió el plan para educar a las teólogas hermanas en todas las congregaciones en los Estados Unidos. Como resultado, la preparación profesional de monjas hizo saltar las ganancias y, con ello, el valor de la educación y las mujeres Católica teólogos de todo el mundo.

Por encima de todo, la hermana Margaret, presidente de una orden misionera líder en los Estados Unidos, como presidente de la Conferencia de Liderazgo de Mujeres Religiosas, abre las mentes y las almas de las religiosas a los pobres y oprimidos en todas partes.

Sin embargo, para todas aquellas pasiones particulares – globalismo, los pobres, la justicia, la paz, y el papel de las mujeres en la iglesia – y toda la resistencia a ellos, tanto interna como externamente, de clérigos y laicos por igual, Margaret Brennan se mantuvo fuerte. Más que eso, se quedó en silencio, pero firmemente basada en el espíritu del Concilio Vaticano II, que se reunió a partir de octubre de 1962 hasta diciembre de 1965. Ella honró la tradición, se convirtió en su centro, como los dos lados retiraron aparte, y al mismo tiempo alentó a la futuro, también.

Lo más importante de todo, tal vez, su inmersión profunda en la espiritualidad jesuita y oración centrada hicieron hincapié en el principio de la renovación más importante: que eran religiosos/as para ser contemplativos(as en la acción. Con la llamada del Vaticano II para renovar la vida religiosa, la hermana Margaret hizo más que una experimentación social. En todas partes y en todo momento, se hizo hincapié en la relación entre la vida espiritual de una comunidad y su papel en el mundo.

Cuando las propias mujeres líderes religiosas se trasladaron en dos direcciones diferentes – algunas comprometido a cambiar por el bien de la tradición, otros igualmente comprometidos a la tradición como uno de los criterios del cambio – Margaret se negó a excluir a nadie. Ella se acercó a las facciones conservadoras, así como los más liberales, buscando el diálogo y la comprensión. Y, trate Por mucho que lo, comprometido como estaba a la misma, que no tuvo éxito en un mundo donde los obispos mismos fueron alentadores de la división. Esta incapacidad para ayudar a ambas partes a apoyar y fomentar la visión de ambos mediante la definición de una visión común era, me dijo, uno de los más grandes dolores de su vida pública.

A pesar de todo, que ella misma era como una mujer de fe y un compromiso religioso, dominado todo lo que hacía y la forma en que lo hizo. Margaret Brennan era una mujer de voz suave en un mundo argumentativo cuya visión nunca ha fallado y cuyos pasos audaces hacia el futuro nunca vaciló. En medio de un mundo polarizado, aceptó diferencias, pero se resistía a permitir que nada obstruya posibilidades no vistas. Pensó en la teología, su gran amor, como una guía para el Espíritu, no un enemigo del Espíritu.

Sor Margaret Brennan era una personalidad rotunda – fuerte, centrada en el Espíritu, y abierta a un futuro que sería más que un guardián ciego del pasado.

Al final, la vida religiosa que amaba se enriquece, animó y dejó comprometida con el mundo y conducido por el Espíritu. De hecho, puede que en paz descanse.

[A la hermana benedictina de Erie, Pennsylvania, Joan Chittister es un autor más vendido y conocido conferencista internacional en temas de justicia, la paz, los derechos humanos, las cuestiones de la mujer y la espiritualidad contemporánea en la iglesia y en la sociedad. Es fundadora y directora ejecutiva de Benetvision , un recurso para la espiritualidad contemporánea. Su Desde mi punto de la columna, es una característica de muchos años en línea del National Catholic Reporter .]

Relacionados – Hna Margaret Brennan recordado por ‘maravilloso don para toda la Iglesia «
Hna El liderazgo de Margaret Rita Brennan tiene una influencia duradera para las mujeres estadounidenses religiosos

http://globalsistersreport.org/news/trends/sr-margaret-brennan-stood-strong-vatican-ii-call-renew-religious-life-39566

The Big One, el terremoto más devastador de la historia está por venir


Por granmisterio

Recientemente se están produciendo terremotos por todo el mundo de forma masiva. La comunidad científica ha comentado que es muy posible que se produzca el fenómeno llamado “ the big one” el terremoto más devastador que jamás la humanidad ha sufrido. Si este fenómeno se produce la tierra empezaría a vibrar y devastaría el 90% de los edificios dejando sin comida luz y agua durante meses a millones de personas. ¿Estaremos cerca del temido Big One? ¿Qué pasaría si The Big One afecta al parque nacional de Yellowstone?

La manía de legislar


Legislar

Alberto Medina Méndez

Prevalece en esta era, una visión que afirma que las leyes pueden resolver cualquier problema. Esta falacia se ha instalado, no solo en la política sino también en buena parte de la sociedad que las demanda. Parece que jamás se ha comprendido, con claridad, la naturaleza y la esencia de las normas.

Muchos dirigentes políticos depositan abundantes energías en imaginar novedosas reglamentaciones que modifiquen la calidad de vida de todos, sin entender que las conductas no se transforman artificialmente. Ellos adhieren a esta necia postura de suponer que una ley todo lo puede.

En estos países, pululan a diario intentos de legislar sobre cualquier asunto. Ninguna jurisdicción logra escaparse de este molde general y caen, irremediablemente, en este eterno juego. Esta actitud obsesiva de los legisladores no distingue partidos. Todos creen en la omnipotencia del Estado, que impone reglas haciendo que la gente se someta a ellas sin más.

Es la ley la que debe interpretar a la sociedad, ajustándose a sus valores y no al revés. En estas comunidades, los legisladores suponen que pueden establecer reglas importadas, incompatibles con la idiosincrasia local y así producir genuinos cambios de hábitos, que permitan vivir en una sociedad desarrollada, gracias a su gigante creatividad e interesantes normas.

Por eso abundan, en estas latitudes, tantas leyes que pretenden fijar precios, impedir la comercialización de productos o regular la distribución de otros. Esos políticos creen que pueden controlar la economía y subordinarla a sus caprichos. Están convencidos de que, desde sus escritorios, pueden obligar a todos a obedecerlos, porque la razón y la verdad los asiste.

La economía se rige por un complejo sistema de estímulos. Cuando la legislación interfiere, altera no solo los precios relativos, sino que genera múltiples daños y consecuencias inimaginables para ese legislador. Sus claras limitaciones intelectuales y morales le impiden comprender que la interacción voluntaria entre los hombres no es objeto de su tarea cotidiana.

Pero eso no solo sucede en la economía, sino también en el resto de las manifestaciones individuales. Nadie deja de consumir estupefacientes, aborta, pasa un semáforo en rojo, se prostituye o porta armas, porque la legislación lo prohíbe. Razonar de ese modo es desconocer a la humanidad. Las personas toman decisiones en función de otros paradigmas diferentes.

Las leyes pueden intentar amedrentar pero, en casi todos los casos, solo consiguen que esas mismas acciones igualmente se concreten, pero en ambientes de mayor marginalidad, criminalizando sus determinaciones.

Los seres humanos solo evolucionan cuando aprenden, maduran, reflexionan y toman decisiones voluntarias totalmente conscientes y no cuando el Estado los amenaza con multas, penalidades o prisión.

No es que no se pueda legislar sobre absolutamente nada, pero es importante comprender que el trillado “respeto a las leyes” no se consigue arrodillando a la sociedad con rigor. El respeto se gana, nunca se impone. Si la idea es infundir temor, miedo, pánico y terror, esas no parecen ser las mejores alternativas para construir una comunidad pacífica y civilizada.

La sociedad en general está dispuesta a cumplir normas que coinciden con su matriz moral. La prohibición de matar, es compatible con esa convicción de que cada uno debe decidir por sí mismo que hacer con su cuerpo. Bajo esa perspectiva resulta inadmisible que otro pueda disponer de ella a su arbitrio. Así se explica el elevado consenso de esta norma.

Algo similar ocurre con el robo. La mayoría comprende el concepto de la propiedad privada, aunque últimamente haya relativizado esa creencia. La gente entiende que apropiarse del fruto del trabajo ajeno no es ético y por eso aprueba que cualquiera que transgreda ese principio sea sancionado.

Es evidente que se viven en el presente tiempos de “inflación legislativa”. Muchos actores de la política contemporánea pretenden contener la subida de precios, evitar despidos, extender la expectativa de vida, erradicar enfermedades y eliminar adicciones apelando a las leyes. Si realmente esas herramientas fueran efectivas y sus teorías tuvieran algún correlato empírico con la realidad, la humanidad seria rica, joven y feliz por decreto.

Claro que muchos adhieren a esta visión por conveniencia y no por ignorancia. Una parte importante del “negocio” de la política se sustenta sobre la idea de que la sociedad esté convencida de que la legislación salva vidas, enriquece a las personas y las hace mejores. Si esa tesis no tuviera adeptos, probablemente, muchos de los burócratas no tendrían salarios, y no podrían vivir entonces a expensas del trabajo de los demás.

Pero no menos cierto es que otro  sector de la sociedad cree ingenuamente en estas mentiras y alienta estos reprochables comportamientos de la política. Son muchos los ciudadanos que les exigen a los dirigentes que bajen los precios, generen empleos y que los jóvenes jamás se droguen, como si estos tuvieran en sus manos una varita mágica para lograrlo.

Es la peor combinación. Una sociedad irresponsable que delira con soluciones facilistas en complicidad con una clase política manipuladora que aprovecha esa candidez para atraer votos con estos disparates.

Mientras tanto, no solo no se resuelven los problemas sino que estas maniobras dilatorias hacen que finalmente nadie se ocupe seriamente de las cuestiones de fondo, de esas donde realmente se pueden mitigar impactos. Las normas no solo no aportan soluciones eficientes, sino que además desenfocan y postergan el abordaje correcto de las problemáticas actuales.

Si la sociedad desea cambios en positivo, debe comprender las verdaderas motivaciones que explican las conductas humanas y ponerse a trabajar con sensatez, sin delegar en terceros sus responsabilidades, intentando convertirse en genuinos agentes de cambio e inspirando a otros a imitarlos.

La ideología imperante que invita a redactar leyes a mansalva es una gran ilusión, un absoluto fraude. Pero, evidentemente, es funcional a una sociedad profundamente desorientada y a un sistema político procaz que promueve este espejismo de la mano de esta perversa manía de legislar.

albertomedinamendez@gmail.com

https://teodulolopezmelendez.wordpress.com/2016/04/24/la-mania-de-legislar/

…Y entonces llegó la mujer y trajo los males al mundo


‘La primera mujer en la Tierra’ , una revisión del papel de la mujer en la sociedad desde el punto de vista de la religión, se representa hasta el 27 de mayo en el Off de la Latina.

'La primera mujer en el mundo'. / GERALDINE LELOUTRE

La actriz Rosalía Castro, protagonita de ‘La primera mujer en la Tierra. / GERALDINE LELOUTRE

MADRID.- ¿Cuántas mujeres hay en la santísima trinidad? Exacto, ninguna. ¿Y si entre Dios padre, hijo y espíritu santo no hay espacio para ellas, por qué habría de haberlo en la sociedad? Ellas, las de la maldita manzana, las del pecado original, las mujeres han sido desde siempre algo así como la zona cero de todos los males de la tierra. Seamos sinceros, desde que éramos unos garrulos con taparrabos hasta hoy, con nuestros sofisticadossmartphones y nuestra conexión ultra rápida a Internet, las mujeres a los hombres nos han importado mas bien poco. Y sí, en todas las épocas ha habido algunos que han defendido sus derechos y piden más igualdad, pero así, en líneas generales, como humanidad, las hemos fallado.

Y es que la historia la hemos escrito nosotros a nuestra conveniencia. Nos hemos comportado como ese niño despreciable que hace un montón con sus juguetes y no te deja tocar ninguno. Es más, hemos hecho del desprecio al género femenino todo un arte, toda una forma de sentir, de vivir, de entender la vida… el machismo lo hemos normalizado hasta tal punto que ya ni nos damos cuenta cuando les faltamos al respeto o cuando las relegamos a un segundo plano y le robamos derechos que si tenemos nosotros solo por haber nacido hombres. Y lo peor no son aquellas situaciones en las que se evidencia su práctica, sino las que permanecen invisibles, asimiladas por todos.

La masculinidad de la sociedad está tan arraigada en nuestro ADN que hasta algunas de ellas asumen su papel, y adoptan conductas que claramente van en contra de sus propios intereses, ya no como mujer, sino como persona. ¿En qué momento de la historia de la humanidad el hombre tomó la batuta y envió al ostracismo los derechos de nuestras compañeras? No se sabe, y es probable que nunca se sepa. Lo que sí sabemos es que mucho de ese papel que juega la mujer en la sociedad se lo debemos a la religión. No a la cristina, ni a la hinduista o al Islam. A todas las religiones.

La actriz Rosalía Castro y el director Germán Torres han querido arrojar algo de luz a este enigma. Por medio del teatro han tratado de responder a la pregunta de hasta qué punto la religión ha intervenido en el rol que tiene la mujer a lo largo de la historia. Lo han hecho reflexionando sobre la figura de Pandora, en La primera mujer en la tierra, obra que se representa en el Off de la Latina todos los viernes hasta el 27 de mayo. “Usamos el mito para hablar de por qué en casi todas las religiones la mujer es la mala. Queremos hablar de lo que ella representa en la mitología para que la gente sepa de donde viene esta mujer y qué personajes la rodean. A lo largo de la función hacemos un recorrido de su vida hasta el presente”, explica la intérprete.

En la mitología griega, el titán Prometeo desafió a Zeus robando el fuego del carro de Helios para calentar a su más preciada creación, los humanos, en las noches más frías. Cuando el padre supremo se enteró de la ofensa ordenó a Hefesto que hiciera una mujer de arcilla a la que llamó Pandora. Fue entregada a Prometeo con una caja que portaba plagas, pobreza, dolor, crimen… con la que quería castigar a la humanidad.

Cuando Pandora abrió la caja liberó todas las calamidades que en ella contenían y dejó encerrada solo la esperanza. De ahí viene la muy usada frase, la esperanza es lo último que se pierde. “Partiendo de esa idea, de que soy como un ser maligno”, reflexiona Castro, “vengo a explicar un poco quien soy, porque la gente no sabe en realidad quien es esta mujer. En la obra, a Pandora le conceden la inmortalidad (cosa del autor) para que pueda transitar a lo largo de las diferentes épocas y viese un poco la decadencia del ser humano. Es el testigo de todas las mujeres de todas las épocas”.

La función trata de explicar el papel que tiene la mujer hoy desde la posición de culpabilidad que le ha ido otorgando cada una de las religiones. “Investigando te das cuenta que ese papel es siempre el mismo, se basa en el concepto de la culpa. En la religión cristiana Eva coge la manzana y por su culpa se desatan los pecados. Escogimos el mito de Pandora porque ha sido siempre un personaje un poco castigado, parecía la chica tonta que abre la caja y se queda descolgada. Pero su historia continúa, tiene una hija que se llama Pirra y de ahí nace toda la descendencia de féminas. Sabiendo que la historia la ha escrito el hombre observamos que la mujer siempre ha sido objeto de culpa y pecado, corrupción y cualquier elemento que fuese castigo”, observa Torres.

http://www.publico.es/culturas/y-llego-mujer-y-trajo.html

Contra el clericalismo, laicos mayores de edad


Redacción de Atrio, 28-abril-2016

Una nueva carta del papa Francisco que ayer se hizo pública. Un nuevo modo de hablar y de denunciar la gran plaga del clericalismo en la Iglesia. Nos hemos permitido resaltar algunas frases del texto integro publicado en vatican.va. Un documento que merece ser leído y comentado a fondo.

logo-vatican (1)

CARTA DEL SANTO PADRE FRANCISCO
AL CARDENAL MARC OUELLET,
PRESIDENTE DE LA PONTIFICIA COMISIÓN PARA AMÉRICA LATINA

A Su Eminencia Cardenal
Marc Armand Ouellet, P.S.S.
Presidente de la Pontificia Comisión para América Latina

Eminencia:

Al finalizar el encuentro de la Comisión para América Latina y el Caribe tuve la oportunidad de encontrarme con todos los participantes de la asamblea donde se intercambiaron ideas e impresiones sobre la participación pública del laicado en la vida de nuestros pueblos.

Quisiera recoger lo compartido en esa instancia y continuar por este medio la reflexión vivida en esos días para que el espíritu de discernimiento y reflexión “no caiga en saco roto”; nos ayude y siga estimulando a servir mejor al Santo Pueblo fiel de Dios.

Precisamente es desde esta imagen, desde donde me gustaría partir para nuestra reflexión sobre la actividad pública de los laicos en nuestro contexto latinoamericano. Evocar al Santo Pueblo fiel de Dios, es evocar el horizonte al que estamos invitados a mirar y desde donde reflexionar. El Santo Pueblo fiel de Dios es al que como pastores estamos continuamente invitados a mirar, proteger, acompañar, sostener y servir. Un padre no se entiende a sí mismo sin sus hijos. Puede ser un muy buen trabajador, profesional, esposo, amigo pero lo que lo hace padre tiene rostro: son sus hijos. Lo mismo sucede con nosotros, somos pastores. Un pastor no se concibe sin un rebaño al que está llamado a servir. El pastor, es pastor de un pueblo, y al pueblo se lo sirve desde dentro. Muchas veces se va adelante marcando el camino, otras detrás para que ninguno quede rezagado, y no pocas veces se está en el medio para sentir bien el palpitar de la gente.

Mirar al Santo Pueblo fiel de Dios y sentirnos parte integrante del mismo nos posiciona en la vida y, por lo tanto, en los temas que tratamos de una manera diferente. Esto nos ayuda a no caer en reflexiones que pueden, en sí mismas, ser muy buenas pero que terminan funcionalizando la vida de nuestra gente, o teorizando tanto que la especulación termina matando la acción. Mirar continuamente al Pueblo de Dios nos salva de ciertos nominalismos declaracionistas (slogans) que son bellas frases pero no logran sostener la vida de nuestras comunidades. Por ejemplo, recuerdo ahora la famosa expresión: “es la hora de los laicos” pero pareciera que el reloj se ha parado.

Mirar al Pueblo de Dios, es recordar que todos ingresamos a la Iglesia como laicos. El primer sacramento, el que sella para siempre nuestra identidad y del que tendríamos que estar siempre orgullosos es el del bautismo. Por él y con la unción del Espíritu Santo,(los fieles) quedan consagrados como casa espiritual y sacerdocio santo (LG 10). Nuestra primera y fundamental consagración hunde sus raíces en nuestro bautismo. A nadie han bautizado cura, ni obispo. Nos han bautizados laicos y es el signo indeleble que nunca nadie podrá eliminar. Nos hace bien recordar que la Iglesia no es una elite de los sacerdotes, de los consagrados, de los obispos, sino que todos formamos el Santo Pueblo fiel de Dios.Olvidarnos de esto acarrea varios riesgos y deformaciones tanto en nuestra propia vivencia personal como comunitaria del ministerio que la Iglesia nos ha confiado. Somos, como bien lo señala el Concilio Vaticano II, el Pueblo de Dios, cuyaidentidad es la dignidad y la libertad de los hijos de Dios, en cuyos corazones habita el Espíritu Santo como en un templo(LG 9). El Santo Pueblo fiel de Dios está ungido con la gracia del Espíritu Santo, por tanto, a la hora de reflexionar, pensar, evaluar, discernir, debemos estar muy atentos a esta unción.

A su vez, debo sumar otro elemento que considero fruto de una mala vivencia de la eclesiología planteada por el Vaticano II. No podemos reflexionar el tema del laicado ignorando una de las deformaciones más fuertes que América Latina tiene que enfrentar —y a las que les pido una especial atención— el clericalismo. Esta actitud no sólo anula la personalidad de los cristianos, sino que tiene una tendencia a disminuir y desvalorizar la gracia bautismal que el Espíritu Santo puso en el corazón de nuestra gente. El clericalismo lleva a la funcionalización del laicado; tratándolo como “mandaderos”, coarta las distintas iniciativas, esfuerzos y hasta me animo a decir, osadías necesarias para poder llevar la Buena Nueva del Evangelio a todos los ámbitos del quehacer social y especialmente político. El clericalismo lejos de impulsar los distintos aportes, propuestas, poco a poco va apagando el fuego profético que la Iglesia toda está llamada a testimoniar en el corazón de sus pueblos. El clericalismo se olvida que la visibilidad y la sacramentalidad de la Iglesia pertenece a todo el Pueblo de Dios (cfr. LG 9-14) Y no solo a unos pocos elegidos e iluminados.

Hay un fenómeno muy interesante que se ha producido en nuestra América Latina y me animo a decir: creo que uno de los pocos espacios donde el Pueblo de Dios fue soberano de la influencia del clericalismo: me refiero a la pastoral popular. Ha sido de los pocos espacios donde el pueblo (incluyendo a sus pastores) y el Espíritu Santo se han podido encontrar sin el clericalismo que busca controlar y frenar la unción de Dios sobre los suyos. Sabemos que la pastoral popular como bien lo ha escrito Pablo VI en la exhortación apostólica Evangelii nuntiandi, tiene ciertamente sus límites. Está expuesta frecuentemente a muchas deformaciones de la religión, pero prosigue, cuando está bien orientada, sobre todo mediante una pedagogía de evangelización, contiene muchos valores. Refleja una sed de Dios que solamente los pobres y sencillos pueden conocer. Hace capaz de generosidad y sacrificio hasta el heroísmo, cuando se trata de manifestar la fe. Comporta un hondo sentido de los atributos profundos de Dios: la paternidad, la providencia, la presencia amorosa y constante. Engendra actitudes interiores que raramente pueden observarse en el mismo grado en quienes no poseen esa religiosidad: paciencia, sentido de la cruz en la vida cotidiana, desapego, aceptación de los demás, devoción. Teniendo en cuenta esos aspectos, la llamamos gustosamente “piedad popular”, es decir, religión del pueblo, más bien que religiosidad … Bien orientada, esta religiosidad popular puede ser cada vez más, para nuestras masas populares, un verdadero encuentro con Dios en Jesucristo. (EN 48). El Papa Pablo VI usa una expresión que considero clave, la fe de nuestro pueblo, sus orientaciones, búsquedas, deseo, anhelos, cuando se logran escuchar y orientar nos terminan manifestando una genuina presencia del Espíritu. Confiemos en nuestro Pueblo, en su memoria y en su “olfato”, confiemos que el Espíritu Santo actúa en y con ellos, y que este Espíritu no es solo “propiedad” de la jerarquía eclesial.

He tomado este ejemplo de la pastoral popular como clave hermenéutica que nos puede ayudar a comprender mejor la acción que se genera cuando el Santo Pueblo fiel de Dios reza y actúa. Una acción que no queda ligada a la esfera íntima de la persona sino por el contrario se transforma en cultura; una cultura popular evangelizada contiene valores de fe y de solidaridad que pueden provocar el desarrollo de una sociedad más justa y creyente, y posee una sabiduría peculiar que hay que saber reconocer con una mirada agradecida (EG 68).

Entonces desde aquí podemos preguntarnos, ¿qué significa que los laicos estén trabajando en la vida pública?

Hoy en día muchas de nuestras ciudades se han convertidos en verdaderos lugares de supervivencia. Lugares donde la cultura del descarte parece haberse instalado y deja poco espacio para una aparente esperanza. Ahí encontramos a nuestros hermanos, inmersos en esas luchas, con sus familias, intentando no solo sobrevivir, sino que en medio de las contradicciones e injusticias, buscan al Señor y quieren testimoniarlo. ¿Qué significa para nosotros pastores que los laicos estén trabajando en la vida pública? Significa buscar la manera de poder alentar, acompañar y estimular todo los intentos, esfuerzos que ya hoy se hacen por mantener viva la esperanza y la fe en un mundo lleno de contradicciones especialmente para los más pobres, especialmente con los más pobres. Significa como pastores comprometernos en medio de nuestro pueblo y, con nuestro pueblo sostener la fe y su esperanza. Abriendo puertas, trabajando con ellos, soñando con ellos, reflexionando y especialmente rezando con ellos. Necesitamos reconocer la ciudad —y por lo tanto todos los espacios donde se desarrolla la vida de nuestra gente— desde una mirada contemplativa, una mirada de fe que descubra al Dios que habita en sus hogares, en sus calles, en sus plazas… Él vive entre los ciudadanos promoviendo la caridad, la fraternidad, el deseo del bien, de verdad, de justicia. Esa presencia no debe ser fabricada sino descubierta, develada. Dios no se oculta a aquellos que lo buscan con un corazón sincero (EG 71). No es nunca el pastor el que le dice al laico lo que tiene que hacer o decir, ellos lo saben tanto o mejor que nosotros. No es el pastor el que tiene que determinar lo que tienen que decir en los distintos ámbitos los fieles. Como pastores, unidos a nuestro pueblo, nos hace bien preguntamos cómo estamos estimulando y promoviendo la caridad y la fraternidad, el deseo del bien, de la verdad y la justicia. Cómo hacemos para que la corrupción no anide en nuestros corazones.

Muchas veces hemos caído en la tentación de pensar que el laico comprometido es aquel que trabaja en las obras de la Iglesia y/o en las cosas de la parroquia o de la diócesis y poco hemos reflexionado como acompañar a un bautizado en su vida pública y cotidiana; cómo él, en su quehacer cotidiano, con las responsabilidades que tiene se compromete como cristiano en la vida pública. Sin darnos cuenta, hemos generado una elite laical creyendo que son laicos comprometidos solo aquellos que trabajan en cosas “de los curas” y hemos olvidado, descuidado al creyente que muchas veces quema su esperanza en la lucha cotidiana por vivir la fe. Estas son las situaciones que el clericalismo no puede ver, ya que está muy preocupado por dominar espacios más que por generar procesos. Por eso, debemos reconocer que el laico por su propia realidad, por su propia identidad, por estar inmerso en el corazón de la vida social, pública y política, por estar en medio de nuevas formas culturales que se gestan continuamente tiene exigencias de nuevas formas de organización y de celebración de la fe. ¡Los ritmos actuales son tan distintos (no digo mejor o peor) a los que se vivían 30 años atrás! Esto requiere imaginar espacios de oración y de comunión con características novedosas, más atractivas y significativas —especialmente— para los habitantes urbanos. (EG 73) Es obvio, y hasta imposible, pensar que nosotros como pastores tendríamos que tener el monopolio de las soluciones para los múltiples desafíos que la vida contemporánea nos presenta. Al contrario, tenemos que estar al lado de nuestra gente, acompañándolos en sus búsquedas y estimulando esta imaginación capaz de responder a la problemática actual. Y esto discerniendo con nuestra gente y nunca por nuestra gente o sin nuestra gente. Como diría San Ignacio, “según los lugares, tiempos y personas”. Es decir, no uniformizando. No se pueden dar directivas generales para una organización del pueblo de Dios al interno de su vida pública. La inculturación es un proceso que los pastores estamos llamados a estimular alentado a la gente a vivir su fe en donde está y con quién está. La inculturación es aprender a descubrir cómo una determinada porción del pueblo de hoy, en el aquí y ahora de la historia, vive, celebra y anuncia su fe. Con la idiosincrasia particular y de acuerdo a los problemas que tiene que enfrentar, así como todos los motivos que tiene para celebrar. La inculturación es un trabajo de artesanos y no una fábrica de producción en serie de procesos que se dedicarían a “fabricar mundos o espacios cristianos”.

Dos memorias se nos pide cuidar en nuestro pueblo. La memoria de Jesucristo y la memoria de nuestros antepasados. La fe, la hemos recibido, ha sido un regalo que nos ha llegado en muchos casos de las manos de nuestras madres, de nuestras abuelas. Ellas han sido, la memoria viva de Jesucristo en el seno de nuestros hogares. Fue en el silencio de la vida familiar, donde la mayoría de nosotros aprendió a rezar, a amar, a vivir la fe. Fue al interno de una vida familiar, que después tomó forma de parroquia, colegio, comunidades que la fe fue llegando a nuestra vida y haciéndose carne. Ha sido también esa fe sencilla la que muchas veces nos ha acompañado en los distintos avatares del camino. Perder la memoria es desarraigarnos de donde venimos y por lo tanto, nos sabremos tampoco a donde vamos. Esto es clave, cuando desarraigamos a un laico de su fe, de la de sus orígenes; cuando lo desarraigamos del Santo Pueblo fiel de Dios, lo desarraigamos de su identidad bautismal y así le privamos la gracia del Espíritu Santo. Lo mismo nos pasa a nosotros, cuando nos desarraigamos como pastores de nuestro pueblo, nos perdemos.

Nuestro rol, nuestra alegría, la alegría del pastor está precisamente en ayudar y estimular, al igual que hicieron muchos antes que nosotros, sean las madres, las abuelas, los padres los verdaderos protagonistas de la historia. No por una concesión nuestra de buena voluntad, sino por propio derecho y estatuto. Los laicos son parte del Santo Pueblo fiel de Dios y por lo tanto, los protagonistas de la Iglesia y del mundo; a los que nosotros estamos llamados a servir y no de los cuales tenemos que servirnos.

En mi reciente viaje a la tierra de México tuve la oportunidad de estar a solas con la Madre, dejándome mirar por ella. En ese espacio de oración pude presentarle también mi corazón de hijo. En ese momento estuvieron también ustedes con sus comunidades. En ese momento de oración, le pedí a María que no dejara de sostener, como lo hizo con la primera comunidad, la fe de nuestro pueblo. Que la Virgen Santa interceda por ustedes, los cuide y acompañe siempre,

Vaticano, 19 de marzo de 2016

Francisco

http://www.atrio.org/2016/04/13069/

Una «Iglesia atascada» en un tiempo y una cultura que ya no existen


Ejemplares de Amoris laetitia

«¿Qué verdad pueden defender los que, cuando les conviene, dejan de lado el sufrimiento?»

«Amoris Laetitia, la visión nueva (y todavía desconocida) de la familia, que nos presenta el Papa»

José María Castillo, 03 de mayo de 2016 a las 08:33

En la respuesta que se dé a esta pregunta, en eso está la clave que explica la diferencia y la distancia que se palpa entre el papado de Benedicto XVI y el de Francisco

Exhortacion Amoris laetitia/>

Exhortacion Amoris laetitia

(José María Castillo).- La Doctora Elske Rasmussen se lamentaba, hace sólo unos días, de los que (cardenales, obispos, curas, frailes…) se empeñan en defender que «el papa sólo está autorizado a repetir lo que ha dicho el Magisterio anterior, especialmente desde Pio XII hasta Benedicto XVI».

O sea -si yo me he enterado bien-, los «hombres de Iglesia», que le hacen frente al papa Francisco, son personas que, quizá sin darse cuenta de lo que realmente están haciendo, lo que en realidad defienden es una «Iglesia atascada», no en el barro y en el fango de un camino impracticable, por el que no se puede avanzar ni se va a ninguna parte, sino una «Iglesia atascada», no en un camino embarrado, sino en algo peor: en un tiempo y una cultura que ya no existen. Porque eso, a fin de cuentas, es la Iglesia de Pío XII, la de Juan Pablo II y la que defendió (mientras pudo) Benedicto XVI.

El fondo del asunto, a mi modo de ver, está en esto: la preocupación central y determinante de la Iglesia, ¿debe estar puesta y mantenerse en la fidelidad al Magisterio y sus verdades o tiene que estar en el sufrimiento del pueblo y sus carencias? En la respuesta que se dé a esta pregunta, en eso está la clave que explica la diferencia y la distancia que se palpa entre el papado de Benedicto XVI y el de Francisco. Por supuesto, es importante en la Iglesia defender y mantener el Magisterio de nuestros mayores. Pero,¿no es más apremiante remediar el sufrimiento de los inocentes?

No se trata de quitarle la razón a un papa, para dársela a otro. El asunto es más grave y más determinante. Porque, a fin de cuentas, lo que estamos viviendo en la Iglesia, con los roces y fricciones entre los defensores del papado anterior y los entusiastas de Francisco, es la reproducción – a pequeña escala – del enfrentamiento entre los «Maestros de la Ley», defensores de sus tradiciones religiosas, y el comportamiento de Jesús, que curaba enfermos, daba de comer a los pobres y se hizo amigo de pecadores y publicanos y pecadores.

Es evidente que Jesús no fue un hombre ejemplar en su tiempo. Pero tan cierto como eso es que, los «ejemplares» (de entonces y de ahora) pronto quedan arrumbados en el baúl de los recuerdos, mientras que, como bien ha hecho notar el profesor Reyes Mate, siempre queda en pie el certero enunciado de Theodor W. Adorno: «Hacer hablar al sufrimiento es la condición de toda verdad». Lo que me lleva a mí a terminar haciéndome una pregunta capital: ¿Qué verdad pueden defender los que, cuando les conviene, dejan de lado el sufrimiento?

En esto, me parece a mí, está la grandeza, la novedad y la actualidad de la «Amoris laetitia», la visión nueva (y todavía desconocida) de la familia, que nos presenta el papa Francisco.

Para leer todos los artículos del autor, pincha aquí:

 

http://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2016/05/03/una-iglesia-atascada-en-un-tiempo-y-una-cultura-que-ya-no-existen-religion-iglesia-castillo.shtml

Revelan la fecha en la que se terminará el agua potable en la Tierra


Publicado: 2 may 2016 03:32 GMT | Última actualización: 3 may 2016 12:48 GMT

Un reciente informe secreto filtrado por Wikileaks revela que si no cambiamos nuestros hábitos alimenticios pronto nos quedaremos sin agua potable.

pixabay.com

Antes del año 2050 el ser humano podría agotar todos los recursos de agua potable del planeta. Así lo revela un artículo publicado por Inquisitr basado en un informe secreto filtrado por WikiLeaks.

El informe fue redactado por ejecutivos de Nestlé, conscientes del peligro que representa este problema para los intereses de la compañía de alimentos más grande del mundo. Según el reporte secreto, un tercio de la población mundial tendría problemas de escasez de agua antes de 2025, mientras que la situación se volvería catastrófica en 2050.

La razón

El reporte, secretamente obtenido por oficiales de los Estados Unidos, detalla cómo la dieta centrada en la carne que mayormente se sigue en Occidente está acabando con el agua potable. Esto se debe a que para alimentar al ganado es necesario cultivar toneladas de maíz y soya, lo que a su vez requiere grandes cantidades del preciado líquido.

En su lugar, si los humanos consumieran directamente estos vegetales, se desperdiciaría mucho menos agua. Actualmente, los estadounidenses son los mayores consumidores de carne a nivel mundial, pero este indicador crece en países como India y China.

Si todos los habitantes del planeta tuvieran los mismos hábitos alimenticios que el estadounidense medio, el agua potable se habría acabado ya en el año 2000, cuando el planeta alcanzó los 6.000 millones de habitantes. Una solución alternativa a abrazar el vegetarianismo sería colonizar otro planeta para salvar a la humanidad. Y, por descabellado que parezca, ya existen propuestas de este tipo.

https://actualidad.rt.com/actualidad/206319-revelar-fecha-humanidad-quedar-sin-agua?utm_source=Email-Message&utm_medium=Email&utm_campaign=Email_

Si tienes hambre, y estas sin hogar puedes legalmente robar comida en Italia


La corte encontró que un hombre sin hogar estaba actuando "en un estado de necesidad" por lo que sus acciones no podían considerarse un delito.

La corte encontró que un hombre sin hogar estaba actuando «en un estado de necesidad» por lo que sus acciones no podían considerarse un delito. | Foto: AFP

Publicado 3 de May el año 2016
Un alto tribunal dictaminó que las personas pobres y hambrientas pueden robar comida sin que constituya un delito.

corte más alta de Italia ha absuelto a un hombre sin hogar de robar el queso y salchichas, dictaminando que el robo de pequeñas cantidades de comida por los hambrientos y pobres no es un crimen.

RELACIONADO:3 millones más de los Refugiados espera que llegue a Europa en 2017

Ucraniano romana Ostriakov fue capturado en 2011 embolsarse US $ 4.72 valor de los alimentos en un supermercado en Génova, después de que un cliente se fijó en él y le informó a un miembro del personal, informaron hoy los medios italianos.

Fue condenado a seis meses de prisión y al pago de una multa de US $ 100.

Sin embargo, la sentencia fue apelada por considerar que Ostriakov había sido parado antes de abandonar el supermercado, y en una segunda apelación, Tribunal de Casación de Italia lo absolvió.

El Tribunal Supremo de Italia de Casación, que examina únicamente la aplicación de la ley y no a los hechos del caso, hizo una final el lunes y revocó la condena en su totalidad.

Estaba claro que el acusado «no podía vivir sin alimentarse a sí mismo, por lo que actuó por necesidad», dijo el tribunal.

El diario Corriere della Sera fue rápido en señalar la ironía del sistema legal de Italia, que vio el robo de bienes por valor de menos de US $ 5 Ir a través de tres rondas costosos de la justicia antes de ser expulsado.

http://www.telesurtv.net/english/news/If-Youre-Hungry-Homeless-You-Can-Legally-Steal-Food-in-Italy-20160503-0009.html

LA REVISTA NEW VATICANO CRITICA A LA IGLESIA POR ‘IGNORAR EL PAPEL DE LA MUJER’


03 de mayo de el año 2016 | por Christopher Lamb en Roma

La revista, que ha lanzado hoy, comenzó como una sección mensual en el periódico del Vaticano L’Osservatore Romano

La Iglesia ha pasado por alto la contribución femenina a la cultura católica en los últimos años, de acuerdo con un editorial en una revista para mujeres nuevas publicada por el diario semi-oficial del Vaticano.

Lucetta Scaraffia, el coordinador de la Mujer-Iglesia-mundo, la nueva revista mensual publicada por L’Osservatore Romano, dijo que una «revolución oculta» había tenido lugar durante el siglo pasado con las mujeres hacer una contribución cada vez más importante para la vida intelectual del catolicismo.

Pero esto, explicó, había sido «casi ignorado» por la Iglesia a pesar de que se había intensificado en los años posteriores al Concilio Vaticano II cuando más y más mujeres comenzaron a estudiar teología.

La nueva revista mensual lanzado hoy por el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado cuyo departamento supervisa el diario de la Santa Sede, que comenzó como una sección mensual en L’Osservatore Romano. Es primera edición cuenta con artículos de Elisabeth Parmenthier, un pastor luterano que escribe sobre el ecumenismo, y un análisis por Debora Tonelli, un filósofo político italiano, en la figura bíblica de Deborah, la única mujer juez mencionado en las escrituras.

Su tema es la Visitación y tiene una cubierta frontal que representa el momento en que María, embarazada de Jesús, cumple con Elizabeth, que está embarazada de Juan el Bautista. En su editorial del Dr. Scaraffia dice que el evento muestra el papel profético de la mujer y no solo se reduce a un momento de solidaridad.

«Ambos son capaces de ver el verdadero y profundo sentido de los acontecimientos que se están viviendo y que son capaces de percibir lo divino, incluso cuando está oculto», escribe, «y lo hacen antes que los hombres y antes de los sacerdotes y sabios «.

El mismo día la revista fue lanzada Francisco lanzó sus intenciones de oración para el mes de mayo, que se ha dedicado a las mujeres , a partir de su papel en la familia y siguiendo por los que se impone la esclavitud y los que sufren violencia sexual.

El Papa ha instado a dar un mayor protagonismo a las mujeres en la Iglesia, donde la gran mayoría de los puestos de autoridad están en manos de los hombres, y que no se permita la posibilidad de ordenación de las mujeres que se discutirán. En el Vaticano hay un departamento importante está dirigido por una mujer, mientras que la esperanza de que Francis podría nombrar cardenales hombre – que no tendrían que ser ordenados como sacerdotes – ha quedado en el camino.

Algunos pequeños cambios, sin embargo, parecen estar teniendo lugar. En marzo, la sección de Mujeres-Iglesia-Mundo en L’Osservatore Romano llamado para las mujeres sean capaces de predicar en la misa, actualmente reservado exclusivamente para los sacerdotes y diáconos.

Dr. Scaraffia, un periodista feminista y profesora, ha sido un escritor regular en el periódico del Vaticano a pesar de ser un crítico abierto en la dirección dominada por los hombres de la Iglesia. En un artículo de 2010 en L’Osservatore Romano dijo obispos habían creado una «omertà» – la palabra italiana para el código de silencio utilizado en las películas de El Padrino – en su manejo de abuso sexual clerical. las mujeres habían sido autorizados a ocupar puestos de alto rango en la Iglesia, el Dr. Scaraffia explicó, que «habrían sido capaces de rasgar el velo del secreto masculino que en el pasado a menudo cubierto con el silencio, la denuncia de estos delitos».

http://www.thetablet.co.uk/news/5509/0/new-vatican-magazine-criticises-church-for-ignoring-role-of-women-

La ordenación de las mujeres en todo el mundo responde a Amoris Laetitia


Contacto:

  • Pat Brown: Reino Unido: (+44) (0) 7950 048628 pat@patbrown-at.co.uk

  • Miriam Duignan: Reino Unido (44) (0) 7970 926910miriam.duignan@wijngaardsinstitute.com

  • Kate McElwee: EE.UU. (+1) 607 725 1364 kmcelwee@womensordination.org

  • Teresa Koturbash: Canadá (+1) 204 648 5720 tmkoturbash@gmail.com

Exhortación Francisco ‘, Amoris Laetitia , publicado hoy en el Vaticano ofrece semillas de esperanza para una Iglesia alejándose de normas doctrinales generales y estrictas para la una de la gracia y el crecimiento. Este reto, y al-tiempos documento poética exhibe altos y bajos, tanto en la defensa de discernimiento pastoral, la primacía de la conciencia, e incluso «movimiento de mujeres», pero está plagado de una comprensión incompleta y dolorosa del feminismo, la salud reproductiva, género y identidad sexual.

De las mujeres Ordenación por todo el mundo (WOW) se siente alentado por la fuerte condena del documento de la violencia y la discriminación contra las mujeres y el papel de los movimientos sociales a trabajar por la igualdad: «hay que … ver en el movimiento de mujeres de la acción del Espíritu para un reconocimiento más claro de la la dignidad y los derechos de la mujer «. Sin embargo, mientras que Francisco también escribe que» valora el feminismo «, que no incluye el sexismo moderno confirmada por la jerarquía de la Iglesia como parte de las» culturas patriarcales que consideran inferiores a las mujeres «, que tiene» historia cargada «.

WOW también confirma la importancia concedida del Papa sobre la conciencia de los fieles, «[que son] capaces de llevar a cabo su propio discernimiento en situaciones complejas.» Primacía de la conciencia de uno permite a los individuos y las familias a «responder de la mejor manera posible para el Evangelio» WOW, que cree debe incluir discernimiento de todas las vocaciones a la familia y las relaciones de amor, la salud reproductiva, y el ministerio ordenado.

Sin embargo, la decepción se intercalan a lo largo Amoris Laetitia , que demasiado a menudo la «dignidad» de la mujer es sustituida por la mujer «igualdad», negando la participación plena e igualitaria de la mujer en la Iglesia toma de decisiones y los ministerios ordenados. Francisco también refuerza la postura de la Iglesia sobre la maternidad, las familias LGBT y adopción, las personas trans, y los cuidados de la salud reproductiva. Esta es una oportunidad perdida para reconocer la igualdad plena y caminos fieles de todas las personas. Oramos para que la exhortación se despliega y desafía a la Iglesia a vivir más profundamente el mensaje del Evangelio de la igualdad.

http://www.womensordination.org/2016/04/08/wow-responds-to-amoris-laetitia/

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: