EL PUESTO DE LA MUJER EN LA IGLESIA Y EN LA SOCIEDAD: HANS KUNG


TESIS SOBRE EL PUESTO DE LA MUJER EN LA IGLESIA Y EN LA SOCIEDAD

Thesen zur Stellung der Frau in Kirche und Gesellschaft, Theologische Quartalschrift, 156 (1976) 129-132 I.

PENSAMIENTOS TEOLÓGICOS FUNDAMENTALES

  1. Ya en el concepto de Dios se ha de evitar acentuar más de la cuenta lo masculino. Dirigirnos a Dios como Padre no debe significar una diferenciación sexual en Dios mismo: decir Dios no es lo mismo que decir varón. Ya en el Antiguo Testamento, Dios tiene también rasgos femeninos, maternales. El llamar a Dios Padre es un símbolo (análogo) patriarcal para la realidad transhumana y transexual de Dios, que es también el origen de todo lo femenino-maternal.

  2. La animosidad de muchos Padres de la Iglesia y teólogos posteriores en relación a las mujeres no reproduce la actitud de Jesús, sino la de algunos de sus contemporáneos judíos (y paganos),, para quienes las mujeres no contaban socialmente. Los evangelios, sin embargo, no tienen reparos en hablar de las relaciones de Jesús con las mujeres. Según ellos, ,Jesús no sólo no muestra desprecio alguno a la mujer, sino que las trata con sorprendente naturalidad. Desde el principio se encuentran mujeres en su seguimiento, mujeres asisten a su muerte o sepultura. El puesto jurídico y humano de la mujer en la sociedad de entonces era bien débil. Jesús lo revalorizó considerablemente al prohibir el divorcio al hombre. Por tanto, ninguna Cristología debe acentuar más el ser varonil de Jesús que su ser humano (por ejemplo en conexión con el título de Hijo de Dios): Dios no se ha manifestado específicamente en el varón, sino en el hombre.

  3. La figura de la madre de Jesús, María, es captable históricamente sólo a grandes rasgos. La mariología, elaborada por hombres célibes, le ha robado en gran parte su sexualidad, y así, la veneración cultural de María resultó ineficaz para la valoración de la mujer en el ámbito social. Sólo la mariología que no tema urca confrontación crítica con el dato bíblico, que reconozca a María en su pleno ser femenino, en lugar de tomarla sólo ejemplarmente como la humilde esclava, y que la vea en relación con las demás grandes figuras femeninas de la biblia y de la historia de la Iglesia, puede ayudar al hombre actual a una mejor comprensión del mensaje cristiano.

II. LA MUJER EN LA SOCIEDAD 4. El sometimiento de la esposa a su marido no pertenece a la esencia del matrimonio cristiano; las expresiones neotestamentarias sobre el sometimiento de la esposa (la mayoría de ellas, en los escritos neotestamentarios tardíos) hay que entenderlas a partir de la situación sociocultural de aquel tiempo y hay que traducirlas críticamente a la actual. Muchos matrimonios actuales han descubierto que un matrimonio entre iguales corresponde mejor a la dignidad del hombre, que fue creado según la imagen de Dios como varón y mujer. HANS KÜNG

  1. De la esencia del matrimonio cristiano no se puede deducir tampoco una determinada división del trabajo. Tanto la educación de los hijos y el trabajo doméstico como el trabajo profesional pueden ser realizados conjuntamente por varón y mujer. 6. Por consiguiente, tanto en las hijas como en los hijos de una familia ha de fomentarse igualmente la educación y la formación profesional. Y a la inversa, los hijos han de prepararse para sus deberes paternales y caseros al igual que las hijas. 7. La planificación de la natalidad, consciente y responsablemente practicada, puede contribuir a la auténtica emancipación de la mujer -si no se emplea mal para su explotación sexual y no se equipara la revolución sexual con la emancipación de la mujer-: contribuirá ayudando a que se descarguen, laboral y financieramente, especialmente las mujeres de las capas sociales más bajas, por medio de un menor número de hijos. 8. En la discutida cuestión del aborto no han de considerarse sólo los derechos del feto, sino también la salud psicofísica y la situación social de la mujer, así como su responsabilización ante su familia y especialmente ante los hijos que ya hay que cuidar.

III. LA MUJER EN LA IGLESIA 9. Las estructuras ministeriales y de poder de la Iglesia católica están totalmente dominadas por varones. Para que se transforme en una Iglesia de todos los hombres, las mujeres han de estar representadas en todos los órganos de decisión: a nivel parroquial, diocesano, nacional y mundial. Un ejemplo patente de que la mujer no está representada es la congregación romana para los religiosos, de la que no es miembro una sola mujer; según la legislación actual, al concilio ecuménico sólo pueden ser enviados varones y el Papa sólo puede ser elegido por varones, nada de lo cual es cuestión divina, sino de puro derecho humano. l0. El lenguaje del culto debe expresar que la comunidad está compuesta tanto de mujeres como de varones, que básicamente tienen los mismos derechos. Así que las expresiones usadas no han de ser sólo «hermanos» o «hijos de Dios», sino igualmente «hermanas» e «hijas de Dios». 11. Hay que fomentar el estudio de la teología católica por mujeres, lo cual en muchos sitios está sólo limitadamente permitido o totalmente excluido. La Iglesia y la teología sacarían mucho provecho con los puntos de vista de la mujer (y no en último término, en el campo de la ética, y aquí, de nuevo y en especial, en el de la ética sexual). 12. Muchas órdenes femeninas han llevado a la práctica con eficacia los principios de renovación del concilio Vaticano II. Pero muchas veces la Iglesia ministerial, compuesta de varones, más bien las frena que las alienta. A pesar de la escasez de sacerdotes, sigue cerrado a las religiosas el camino a las funciones directivas de la comunidad y se les niega en gran medida los medios financieros para una formación completa. HANS KÜNG 13. El celibato ministerial del presbítero lleva con frecuencia en la práctica a una relación tensa y no natural entre sacerdote y mujeres; se las considera únicamente como seres sexuados y como tentación sexual para el sacerdote. La prohibición de casarse para los varones ordenados y la prohibición de la ordenación para las mujeres están en conexión: la ordenación de la mujer y la plena colaboración colegial en los órganos de dirección y decisión de la Iglesia no se llevarán a cabo en tanto que el celibato del clero no se resuelva por una elección libre de los llamados verdaderamente al celibato propiamente tal. 14. Es de desear la reintroducción del diaconado de la mujer, testimoniado en la Iglesia primitiva (y que fue abolido primero en la Iglesia occidental y luego en la oriental), pero, si no se posibilita simultáneamente con el acceso de la mujer al diaconado también su acceso al presbiterado, esto no llevaría a una igualdad de derechos sino más bien a un retraso de la ordenación de la mujer. En muchas comunidades católicas ya se permite el acceso de las mujeres a las funciones litúrgicas. Esto puede ser un paso importante para que la mujer se integre plenamente en el ministerio de la dirección eclesial. Pero tampoco esto hace superflua la exigencia de la ordenación de la mujer. 15. Contra un presbiterado de la mujer no existen serios motivos teológicos. La constitución exclusivamente masculina del colegio de los doce ha de entenderse partiendo de la situación sociocultural de aquel tiempo. Hay unos motivos para la exclusión de la mujer que se encontrarían en la tradición (por la mujer vino el pecado al mundo; la mujer fue creada en segundo lugar; la mujer no fue creada según la imagen de Dios; la mujer no es miembro completo de la Iglesia; el tabú de la menstruación). Pero no pueden referirse a Jesús y dan testimonio de una difamación teológica fundamental de la mujer. A la vista de las funciones directivas de mujeres en la primitiva comunidad (Febe, Prisco) y a la vista del puesto de la mujer, hoy totalmente cambiado, en economía, ciencia, cultura, estado y sociedad, no se debería retrasar más el acceso de la mujer al presbiterado. Jesús y la Iglesia primitiva se adelantaron a su tiempo en la valoración de la mujer; la Iglesia católica actual está muy por detrás de su tiempo y también de otras Iglesias cristianas. 16. Sería un ecumenismo mal entendido el que las reformas que ya desde hace tiempo se echan en falta en la Iglesia católica, como por ejemplo la ordenación de la mujer, se retrasasen apelando al mayor retraso conservador de las «Iglesias hermanas»; en lugar de utilizar a tales Iglesias como un alibi, más bien habría que exigirles que ellas mismas se reformasen. En esto varias Iglesias protestantes pueden servir como modelo a la Iglesia católica. Durante mucho tiempo se ha desacreditado y difamado a la mujer en la Iglesia católica. Con todo, al mismo tiempo se la ha explotado. Es ya tiempo de garantizarle también a ella, en la Iglesia, la dignidad que le corresponde y el puesto jurídico y social adecuado.

Tradujo y extractó: ANTONIO CABALLOS

Haz clic para acceder a 065_kung.pdf

PERU: REVISTA SOMOS-EL COMERCIO: MUJERES AL ALTAR


Publicado Sábado Mayo 21/16

 

diaconos mujeres

“La mujer en el cristianismo” de Hans Küng (414-01)


“La mujer en el cristianismo” de Hans Küng (414-01)
Hoy escribe Antonio Piñero

El libro que comentamos es ya antiguo (1ª edición alemana de 2001; trad. española de 2002, de Daniel Romero, Editorial Trotta, Madrid), pero la Editorial, en su política de reediciones, ha elegido este pequeño volumen, para que vea la luz de nuevo.

Aunque el texto es el mismo que el de 2001, esta reedición tiene al final un nueva bibliografía, puesta al día y complementada por Mercedes Navarro Puerto, conocida teóloga feminista. Este trabajo es muy de agradecer y justifica aún más la reedición, sobre todo porque se tiene en cuenta las publicaciones españolas… ¡menos algunas, aunque las conoce perfectamente!

El libro es breve: 142 pp. en formato pequeño. El ISNB es 978-84-9879-240-9, y creo que el precio es de 12 euros. Hay suficiente número de notas informativas al final del libro. Quizás Mercedes Navarro nos habría hecho un mejor favor aún, si entre paréntesis cuadrados [] hubiera añadido en las notas mismas la bibliografía complementaria o la española; sobre todo en temas generales.

El libro en conjunto merece la pena, y mucho, ser leído, puesto que su autor tiene una excelente capacidad de síntesis, está muy bien informado, y a la vez que sintetiza la opinión que puede extraerse de la investigación confesional (normalmente sólo cita bibliografía alemana e inglesa) expone adecuadamente su opinión personal, documentada y razonada, en cada tema.

El presente volumen dedica dos capítulos a la “mujer en el cristianismo primitivo, donde incluye a Jesús (¿?)”, y la “mujer en la iglesia primitiva” –que son los que más interesan a este Blog. Pero no son menos importantes y esclarecedores otros apartados como

“La mujer en la Edad Media”, con puntos fuertes como el estudio del pensamiento de san Agustín, Tomás de Aquino y la mística medieval, más los movimientos de renovación, como los valdenses, el hincapié en el rigorismo en materia sexual y el auge del culto a María como exaltación de un modelo de mujer;

“La mujer en la época de la Reforma” destaca el impuslo reformador de Lutero, la persistencia de la estructura patriarcal en el cristianismo reformado; la mujer en el mundo dominado por el calvinismo y la iglesia anglicana, y el ataque a las mujeres disfrazado en la persecución general a las brujas:

“La mujer en la modernidad y en la transmodernidad”, donde se tocan temas de verdad interesantes como el mundo de las revoluciones –filosófica, política e industrial– y el cambio que experimenta la situación de la mujer; el papel de las Iglesias como impulso, o más bien freno incluso hoy día, en la emancipación de la mujer; el movimiento feminista; necesidad aún de notables reformas en las iglesias, sobre todo en la católica, y la situación de la mujer hoy, bien distinta a la de hace un siglo, ciertamente, pero distante aún del ideal, por lo que el autor insta a las mujeres, y varones, a no cejar en el empeño de lograr la verdadera y benéfica igualdad.

El autor divide el tiempo de nuestra civilización occidental (no trata del Nuevo Mundo ni del Oriente) de acuerdo con su conocido modelo de los “paradigmas” (propio del libro El cristianismo. Esencia e historia, Trotta, 5ª ed., 2007):

P 1 = “Paradigma apocalíptico del primer cristianismo “;
P 2 = “Paradigma helenístico de la iglesia antigua”;
P 3 = “Paradigma católico-romano del Medievo”;
P 4 = “Paradigma protestante y reformista”;
P 5 = “Paradigma ilustrado de la Edad Moderna”;
P 6 = “Paradigma ecuménico contemporáneo, ¿o transmoderno?

En conjunto, pues, un librito que toca brevemente todos los puntos que pueden interesar a un lector medio, e incluso especializado, que los toca bastante bien y que se lee con gusto, puesto que Küng tiene el mérito de escribir mirando a los ojos al lector y estableciendo con él un continuo diálogo: es a veces como una conversación transcrita.

Mi interés, como indiqué y es natural en este Blog, que es de cristianismo e historia (antigua, o de los momentos primigenios) se centra en los dos primeros capítulos, a los que haré algunas observaciones.

En primer lugar me extraña mucho el título del primer capítulo: “La mujer en el cristianismo primitivo”, puesto que trata aquí, y no como un apartado previo, a Jesús de Nazaret. Siempre he insistido en que Jesús es fundamento, base y prerrequisito del cristianismo, sin duda, pero que Jesús no fue un cristiano. A veces me pregunto cu-ando la que se autodenomina “la investigación” (a secas, sin más, pero que en realidad se debería llamar investigación dentro de parámetros confesionales) se decidirá a obtener las consecuencias de lo que ella misma repite otra vez.

Recuerden los lectores a Rafael Aguirre – Carmen Bernabé y Carlos Gil Albiol: “Qué se sabe… de Jesús de Nazaret” Estella, Verbo Divino, 2010, donde se proclama a página llena que Jesús fue siempre un judío fiel, y que jamás se apartó del judaísmo…, pero donde no se sacan, ni mucho menos, las consecuencias de una afirmación expresada de un modo tajante y absoluto. Por tanto. Situar a Jesús dentro del “cristianismo primitivo” es como poco un error tipográfico. Menos reproche, pues, si el teme «Jesús» hubiera ido en sección, o capítulo aparte.

Respecto a la sección “Jesús, amigo de las mujeres”, yo añadiría simplemente “y de los varones…”. ¿Es en la antigüedad que nos ocupa era algo especial el ser “amigo de las mujeres”? No acabo de verlo, porque nos consta que los rabinos de la época, tildados de supermachistas, trataban bien, exteriormente al menos, a las mujeres: igual que el caso de Jesús, donde se habla de exterioridades, salvo quizás en el caso de Marta y María (= en el Evangelio de Juan, donde casi todo puede ser simbólico). No considero justificada la frase “Jesús se había liberado de la praxis de marginar a la mujer”. Al parecer, al menos Juan Bautista también, porque, en lo que sabemos, no negó el bautismo a las mujeres. Por tanto, opino que Küng cae también en el mito de las generalidades sin pruebas suficiente o sin reflexión sobre el entorno.

“A Jesús no les ajeno un interés personal por las mujeres”… ¡Como tampoco a los rabinos…, quienes tendían ya a pensar que el matrimonio era indispensable al varón para llegar a las sabiduría vital necesaria! (¡Atención! En el siglo I no era “obligatorio” para los ”rabinos” casarse; eso será bastante más tarde). Y ¿cómo puede una casarse sin “interés personal en las mujeres”?

Del rabino Jesús sabemos muchas más cosas, a pesar de la navaja de la crítica, que de cualquier otro rabino de su época. Por ello, no es raro que salga a relucir el tema en Jn 11,1-5; 12,1-3).

Aquí otra observación de pasada: la cita de Küng, n. 4 de p. 15 de Lc 10,38-40:

“Yendo ellos de camino, entró en un pueblo; y una mujer, llamada Marta, le recibió en su casa.39 Tenía ella una hermana llamada María, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su Palabra,40 mientras Marta estaba atareada en muchos quehaceres. Acercándose, pues, dijo: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola en el trabajo? Dile, pues, que me ayude»”.

no me parece pertinente del todo.

Tampoco es pertinente la siguiente afirmación, si se refiere sólo al mundo de Jesús que es del que se está hablando:

“Originariamente los Doce no fueron llamados apóstoles”… sólo el evangelista Lucas los iguala”.

Ahora bien, en el tiempo de Jesús, no sabemos de más “apóstoles” en el sentido etimológico que los Doce (Evangelio de Marcos) y los 72 (Evangelio de Lucas), y de ellos no nos consta que ninguno fuera mujer.

Seguiremos
Saludos cordiales de Antonio Piñero.
Universidad Complutense de Madrid
http://www.antoniopinero.com

«Me recibís en comunión y luego me vomitáis con vuestras injusticias contra los más pobres»


Jesús, en el banquete con los niños y los pobres

Jesús, el Corpus y la miseria

«Vuestras fiestas, misas y solemnidades, no son mis misas, ni mis fiestas, ni mis solemnidades»

Jesús Bastante, 26 de mayo de 2016 a las 11:51

Detesto vuestras misas, vuestras custodias, vuestros ropajes, vuestras procesiones, vuestras calles cubiertas de flores, vuestras músicas

Con los pobres/>

Con los pobres

(Faustino Vilabrille).- Hace años el hambre era una fatalidad porque no había alimentos suficientes. Hoy es una injusticia, porque sobran muchos alimentos. Paliar el hambre con el asistencialismo es prolongar la injusticia, aunque haya que hacerlo hasta que acabemos con la injusticia y los injustos que la causan.

Ya sé que para vosotros soy un desgraciado, un miserable, y os doy asco, pero soy un ser humano.

La celebración de la Fiesta de Corpus, nos da para hacer múltiples reflexiones:

Jesús, con Isaías (ver 1,10-18), nos dice hoy:

Detesto vuestras misas, vuestras custodias, vuestros ropajes, vuestras procesiones, vuestras calles cubiertas de flores, vuestras músicas,

porque:

-me tenéis muriendo de hambre en Africa, América o la India.

-me obligáis a emigrar de mi tierra.

-no me acogéis y me rechazáis en los inmigrantes que llegan a vosotros, ni os importa verme escarbando en los contenedores de vuestra calles, ni verme cerrado en una cárcel aunque sea por robar para comer. Para enriqueceros sois capaces de explotarme atiborrándome de droga y luego meterme en una celda de aislamiento como si fuera una fiera.Ya sé que para vosotros soy un desgraciado, un miserable, y os doy asco, pero soy un ser humano.

porque:

-me robáis mis minerales en el Níger para vuestras centrales nucleares, mi coltán en el Congo para nuestros móviles y ordenadores: me pagáis por un kilo 2 € y después vosotros los vendéis a 400, mientras yo aquí me muero de hambre.

-vuestras Multinacionales, vuestros bancos y sus dueños son cada vez mas ricos, y empobrecen cada vez más al resto de mis hermanos.

-compráis mi tierra a los gobiernos corruptos de mi país en Angola, Kenia, Zambia, Liberia, Senegal, Malí, Benín y otros muchos países de Africa, y a mi no me queda ni para cultivar un poco maíz para alimentar a mi familia, y el dinero de la venta va parar a vuestros paraísos fiscales.

porque:

-me explotáis con mano de obra de miseria, incluso en los niños, en Bangladesh, norte de Africa o las maquilas de América, para lucir vuestros trajes y modelitos, incluso en esto que llamáis fiesta del corpus.

porque:

-llenáis mis costas de basura radiactiva en Somalia y por eso me estoy muriendo de cáncer en el 40 % de sus habitantes.

porque:

-con las armas que vosotros fabricáis, me matáis en Siria, Afganistán, Sudán, Irak…,destruyendo mi casa, mi escuela, mi hospital.

«Por eso me tapo los ojos para no veros, detesto vuestros solemnidades, aunque elevéis las manos y menudeéis la plegaria yo no oigo, porque vuestras manos están de sangre llenas». Me recibís en vuestra comunión y luego me vomitáis con vuestras injusticias contra los más pobres de la tierra.

porque:

-me da asco la corrupción de vuestros políticos y empresarios, de vuestros corruptos y corruptores, porque «comen a mi pueblo como se come el pan…, y tienen en sus manos la infamia, y su diestra repleta de soborno» (Salmo 14 y 26).

-no puedo ver vuestras pompas, báculos, ropas, mitras y solemnidades; vuestros órganos, altares, sagrarios e iglesias lujosas, porque me tenéis abandonado y lleno de miseria en los basureros de las ciudades del Tercer Mundo: ¿no veis que es ahí donde yo necesito realmente de vuestra justicia?

porque:

-tiráis millones de toneladas de comida y ropa a la basura, mientras millones de hermanas y hermanos míos se mueren de hambre y frío. No necesito de vuestras caridades, sino vuestra justicia.

-cada día maltratáis cada vez más a la Madre Tierra: la contamináis, la deforestáis, la alteráis genéticamente, matáis su vida, no os consideráis sus hijos ni la cuidáis como Buena Madre. Cuando gastáis más de lo necesario estáis siendo injustos conmigo y con ella.

Por todo eso, vuestras fiestas, misas y solemnidades, no son mis misas, ni mis fiestas, ni mis solemnidades. Con ellas fomentáis adoración y devoción, pero no transformáis mi iglesia, ni hacéis una sociedad humana, ni un mundo más igual, justo y fraterno: vivís en un sistema económico que hace cada vez más ricos a unos pocos y más pobres a todos los demás, que lejos de promover la igualdad aumenta la desigualdad, la injusticia y la violencia.

porque:

-rendís culto al dinero y le adoráis como a un dios: a ese dios ante el que se inclina el sistema económico al que servís y que es totalmente incompatible con el Reino que yo os mostré y del que decís ser discípulos…

-con caridades asistenciales queréis lavar vuestra cara, pero por dentro estáis corrompidos por el dinero, el poder y la avaricia. Ni vosotros queréis ser discípulos míos y a los que quieren serlo se lo impedís, porque vuestro sistema capitalista es el mayor enemigo de mi mensaje de vida y salvación.

Convertíos: «Lavaos, limpiaos, quitad vuestras fechorías de delante de mi vista, desistid de hacer el mal, aprended a hacer el bien, buscad lo justo, defended el derecho del pobre, haced justicia al abandonado», devolvedle lo que le habéis robado, compartid vuestros bienes. Construid una sociedad nueva inundada de justicia, de amor, de igualdad, de fraternidad: eso es lo que yo os he enseñado. Entonces vuestra luz brillará como el sol del mediodía, seréis hijos de mi Padre, y así nadie vivirá indignamente de vuestras caridades, ni de lo que tiráis como basura en los contenedores de vuestras calles.

Jesús el libertador:

«El hará justicia a los humildes del pueblo, salvará a los

hijos de los pobres, y aplastará al opresor… En sus días

florecerá la justicia y la paz…, porque el librará al pobre

suplicante, al desdichado y al que nadie ampara, se

apiadará del débil y del pobre… De la opresión, de la

violencia rescatará su vida, su sangre será preciosa

ante sus ojos» (Salmo 72)

Yo, vuestro hermano, Jesús de Nazaret, os quiero

a todos viviendo dignamente como hermanos.

Un abrazo muy cordial a tod@s.-Faustino

Para leer todos los artículos del autor, pincha aquí:

http://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2016/05/26/faustino-vilabrille-religion-iglesia-corpus-christi-pobres-jesus-eucaristia-miseria-verguenza.shtml

Organizaciones de casi 20 países piden a los Estados financiar la CIDH


Personal de la CIDH en México, país donde se registran numerosos casos de violaciones a los derechos humanos. Foto: CIDH

Personal de la CIDH en México, país donde se registran numerosos casos de violaciones a los derechos humanos. Foto: CIDH

– Destacan que la CIDH es el único mecanismo regional que supervisa las obligaciones de todos los países miembros de la OEA en materia de derechos humanos. 

Servindi, 26 de mayo, 2016.- Ante la noticia que difundió la Comisión Interamericana de Derechos Humanos(CIDH) de una crisis en su financiamiento, organizaciones de la sociedad civil de 18 países así como decenas de organizaciones regionales y globales solicitaron a los Estados miembro de la Organización de los Estados Americanos (OEA) tomar las medidas necesarias que garanticen la continuidad de sus funciones.

«Si bien la Asamblea General de la OEA, ha aprobado en el pasado resoluciones comprometiéndose a atender esta situación, las mismas no se han materializado con el necesario aumento de recursos que le permita tanto a la Comisión Interamericana como a la Corte (Interamericana de Derechos Humanos) contar con el financiamiento adecuado para llevar a cabo sus mandatos», explicaron en un carta abierta.

Como informó en su momento la CIDH, la crisis que afronta ocasionará que no pueda renovar los contratos del 40 por ciento de su personal, que vencen el 31 de julio de 2016, así como llevar a cabo los Períodos de Sesiones 159 y 160, programados originalmente para julio y octubre.

En ese marco, las organizaciones de la sociedad civil que firman la carta sostuvieron que ven en esta crisis «una oportunidad única para consolidar el compromiso de los Estados miembro de la OEA, con los derechos humanos en el continente».

Argumentaron que no solo buscan financiar al personal en riesgo y las actividades programadas, sino también pretenden «que se pueda crear definitivamente una estructura que convierta en una práctica sostenible la financiación de este órgano y el de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, aumentando significativamente el presupuesto que la OEA asigna al SIDH (Sistema Interamericano de Derechos Humanos)».

Razones de sobra

La CIDH es uno de los órganos principales de protección cuyo mandato consiste en promover la observancia de los derechos humanos en la región y actuar como órgano consultivo de la OEA en la materia, destacan las organizaciones firmantes.

«Es el único mecanismo regional que supervisa las obligaciones de todos los países miembros de la OEA en esta materia, y constituye el último recurso de defensa frente a violaciones de los derechos fundamentales en el continente», resaltan.

Agregan además que la CIDH «es un referente internacional por su gran labor de protección a miles de defensoras y defensores de derechos humanos, que viven amenazados y criminalizados en las Américas. Este órgano, vela por los derechos de los pueblos indígenas y afrodescendientes, de las mujeres y niñas, personas con discapacidad y de las personas LGTBI, entre otros colectivos, en su lucha por erradicar la discriminación».

Entre las organizaciones que firman está la Comisión de Derechos Humanos de El Salvador (CDHES), la Organización Fraternal Negra Hondureña (OFRANEH), el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), la Alianza de Mujeres de Panamá, la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH) de Perú, entre muchos otros.

Para leer la carta completa y ver la amplia lista de firmantes hacer clic en el siguiente enlace:

Carta abierta a los Estados miembro de la Organización de los Estados Americanos

http://www.servindi.org/actualidad-noticias/26/05/2016/organizaciones-de-casi-20-paises-piden-los-estados-financiar-la-cidh?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campa

Antonio Aradillas: El Cónclave que viene


Mujeres, al colegio cardenalicio

Redacción, 26 de mayo de 2016 a las 16:51
Antonio Aradillas, columnista

Antonio Aradillas, columnista

Son ya muchos los cristianos a los que les extraña y escandaliza que las mujeres no formen parte cuanto antes del Colegio Cardenalicio que elija al próximo Papa

La reforma de la Iglesia en la que está santamente empeñado el Papa Francisco incluye inicialmente la de la Curia y sus organismos y, por tanto, de sus responsables cercanos y directos, entre los que el Colegio Cardenalicio ocupa preocupación principal e ineludible.

Tal y como canónicamente, en la teoría y en la práctica, se llevó, y se lleva a cabo, el nombramiento – designación de los Cardenales, con la adscripción a los correspondientes dicasterios y tareas, será inviable todo intento de reforma, con consistencia evangélica.

Los criterios que siguen imperando en su pertenencia y actividad para tan sagrado ministerio carecen, o distan mucho, de ser eclesiales. La política-política, civil o eclesiástica, con inclusión de los compromisos autonómicos en España, el favoritismo, el ritmo inherente a todo «carrerismo», la representatividad, los «servicios prestados» en todo orden de cosas, sin excluir los económicos…, determinan la concesión fastuosa del Cardenalato, con sus titulaciones de «Sus Eminencias Reverendísimas y «ornamentos sagrados», palacios y privilegios que, si aún en tiempos feudales fueron denostados por los verdaderos cristiano, en la actualidad se juzgan impropios, indecorosos y hasta indignos de aspirar a ser mínimamente «religiosos».

En la consideración limpia y desinteresada del pueblo de Dios, los Cardenales y aspirantes a serlo, al menos «in péctore», tienen mala prensa. Y,¡por favor¡, que no piense nadie que los culpables de ello son los profesionales de los medios de comunicación social, quienes ni se inventan palacios arzobispales, frases como las de «vive y come como un purpurado», atributos como «Príncipes de la Iglesia» expresados por el mismo Papa Francisco, asistencia y participación en actos sociales, «religiosizados» en bautizos, Primeras Comuniones, bodas y misas solemnes y hasta con devotos recuerdos históricos para los Reyes Católicos -Isabel y Fernando, ó Fernando e Isabel-, para «los hijos naturales de Tercer Rey de España, como «otros tantos bellos pecados capitales de nuestro Cardenal Mendoza».

De todas maneras, a no pocos miembros del pueblo de Dios les llega a resultar un tanto sospechoso que, ya a punto de saturación el catálogo de beatos y santos Papas en los últimos tiempos, apenas si exista constancia de la iniciación de tales procesos canónicos a favor de los Cardenales…y menos, de la Curia.

Por ley de vida, y por otras circunstancias impensables, en el organigrama de su programa de renovación eclesiástica, al Papa Francisco le urge prestarle suma atención al Colegio Cardenalicio que, en su día, nombrará- elegirá, a su sucesor, con la esperanza de que las generadas tan generosamente por él respecto a la reforma de la Iglesia no terminen con su defunción, jubilación o retiro.

Son ya muchos los cristianos a los que les extraña y escandaliza que las mujeres no formen parte cuanto antes del Colegio Cardenalicio que elija al próximo Papa. De idéntico modo, que en el mismo no participen también los seglares. Les resulta incomprensible que la teología, el Código de Derecho Canónico, la diplomacia, el poder o cualquier otra clase o expresión de «eminencia», primen sobre la sencillez, la pobreza, la cercanía, la bondad, la amabilidad, la pertenencia y encarnación en el «Tercer Mundo», la comprensión,, la gracia y facilidad para interpretar el «sensus fidelium» y el evangelio, y colaborar con el Espíritu Santo a la hora decisiva de la confirmación de la elección -«¡Hebemus Papam¡», pronunciado ritualmente en la Plaza de San Pedro, con la consiguiente bendición «urbi et orbe», previa la penitencial purificación de tantas, tan ociosas e imperiales ceremonias que estragan, desmoralizan y resabian a los «fieles cristianos».

. Especial, terca y audaz impresión demuestran estos poseer hoy en relación con la presencia y actividad tan menguada de la mujer en los ámbitos eclesiásticos, con mención explícita para la elección pontificia. La Iglesia es mujer, Es madre por antonomasia y por «Credo». Es la educadora de la fe. Esquema de vida, de entrega y de convivencia y, por tanto, de comunicación- comunión que es lo que hace Iglesia a la Iglesia, y «Santísima» a la «Trinidad».

 

http://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2016/05/26/el-conclave-que-viene.shtml

ARCWP: PROXIMAMENTE SERÁ ORDENADA Terese Rigodanzo-Kasper. MAYO 28/16


Inline image 1

 

The Association of Roman Catholic Women Priests

 

invites you to a

 

LITURGY OF ORDINATION TO THE PRIESTHOOD

 

Ordinand

Terese Rigodanzo-Kasper

 

 

Ordaining Bishop

Mary Eileen Collingwood

 

 

May 28, 2016 @ 2:00 pm

 

Tinley Park United Methodist Church

6875 W 173rd Place
Tinley Park, IL 60477

 

 

              

                   

 

 

 

 Following the liturgy, you are invited to enjoy a light dinner in the church Social Hall. 

Cerca de 3000 firmas de apoyo a las mujeres sacerdotes católicos


TODAVIA PUEDES FIRMAR
SI AUN NO LO HAS HECHO.
GRACIAS.
https://action.groundswell-mvmt.org/petitions/pope-francis-welcome-all-priests
www.marymotherofjesus.org

El Papa pide evaluar si las mujeres pueden ser diáconos


Pablo Novarro

El Papa pide evaluar si las mujeres pueden ser diáconos

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, precisó que el Papa Francisco no dijo que tuviera intención de ordenar como diáconos a mujeresy mucho menos que vaya a proponer una comisión para analizar la posibilidad de ordenarlas como sacerdotes. Porque, si bienaquí la discusión teológica no gira en torno al problema de la discriminación, admitir mujeres a la celebración de algunos sacramentos sería una eficaz forma de reconocer su gran aporte para la vida de la Iglesia, hecho sobre el que Franciscono ha dejado de insistir desde el inicio de su pontificado. «Estoy de acuerdo. Voy a hablar de hacer algo por el estilo«. «Parece útil para mí tener una comisión para aclarar esto».

Durante el encuentro con las religiosas Francisco reivindicó el papel de la mujer en la Iglesia afirmando que lo que él denominó “creciente rol de las mujeres en la Iglesia” no es “feminismo” sino “un derecho de todos los bautizados, varones y mujeres”. La noticia fue confirmada entonces por el obispo, monseñor Felipe Arismendi Esquivel, desde Roma.

La Iglesia Católica tiene casi 710.000 monjas en el mundo, y hay unos 415.000 curas, según el Anuario Pontificio de 2014.

La ordenación de diaconisas es una de las cuestiones más controvertidas de cuantas el Pontífice ha puesto sobre la mesa, porque se relaciona directamente con la ordenación casi sacerdotal de mujeres, un tema que muchos consideran cerrado a raíz de las declaraciones de los papas que antecedieron al Pontífice argentino.

Durante la pasada asamblea del Sínodo de los Obispos, que tuvo lugar en el Vaticano en octubre de 2015, el arzobispo canadiense Paul-André Durocher avanzó el tema.

Francisco ha expresado varias veces su voluntad de remediar la flagrante desigualdad entre hombres y mujeres en el seno de la Iglesia, aunque ha tomado pocas medidas concretas al respecto.

El Papa hizo el anuncio de la creación de la comisión que analizará este tema durante un encuentro con 900 madres superioras de diversas congregaciones de todo el mundo.

«Es el método (Jorge Mario) Bergoglio».

«El Papa dice que piensa constituir una comisión que retome estas cuestiones para verlas con mayor claridad».

Las Mujeres como diáconos en la Iglesia es una posibilidad que puede estudiarse. Preguntó el pontífice en voz alta.

El papa pide por medio oriente.

.Aunque algunos califican las palabras del papa de un «laberinto» (falta de respeto), lo que está claro es que Francisco, siguiendo las huellas de San Francisco de Asís e Ignacio de Loyola, nos ha propuesto un camino que no es común para aquellos que están acostumbrados a contentarse con un espíritu dogmático e impositivo, y se olvidan del proceso más profundo en la maduración de la fe, como es la capacidad de discernir y buscar en todo momento y circunstancias la «voluntad de Dios».

http://equilibrioinformativo.com/2016/05/el-papa-pide-evaluar-si-las-mujeres-pueden-ser-di-conos/

FEMINISMO ISLAMICO.UNA PROPUESTA DE JUSTICIA DESDE EL ISLAM: Vanessa Rivera de la Fuente


Por fin! El audio de mi conferencia sobre ‪#‎Feminismo‬ Islamico en el Congreso de Género y Sociedad de la Univ. Nacional de Córdoba.

Les comparto el audio de mi Conferencia en el II Congreso de Estudios de Género y Sociedad realizado en Universidad de Córdoba, Argentina en Mayo 2012. Presenta los fundamentos del Feminismo Islámi…
MEZQUITADEMUJERES.WORDPRESS.COM

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: