ERASE UNA VEZ UNA NIÑA…Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*


 

Su papá y mamá parece que no se entendían muy bien.

Ambos, eran el fruto del patriarcado machista.

La mamá reclama en justicia lo que le pertenecía, fruto del trabajo de sus padres, o sea de los abuelos de la niña, que el papá, disfrutó porque lo amparaba la Ley Napoleónica.

Que ironías las de la vida!

Vivían en plena competencia! y en medio de ellos estaba la niña.

La verdad, sea dicha, competencia que la niña misma usaba cuando le convenía. Mamá castigaba, papá venia y liberaba del castigo. Papa regañaba y mamá protegía, porque a tocarla no se atrevía.

Mamá cuidaba de la niña y el resto de sus hijos, como ninguna otra podría hacerlo!

Para todos,ella, siempre, algo tenía!

Así paso su vida, trabajando y dando a sus hijos, los que su marido «no tenia».Ella iba y venia entre tristeza y celebrando los éxitos que sus hijos obtenían. Pero, eso no le fue suficiente. Vivía triste, la vida, no la disfruto, hasta que enfermo y murió acompañada de sus hijos…

A la niña le vienen los recuerdos…de aquella situación vivida.

La niña recuerda como un  día: al salir para el Colegio, como siempre lo hacia, pide a su padre la bendición, el cual se encuentra escarbando la tierra entre un rosal con espinas. Y este, seguro, aquel día, había disgustado con la madre de la niña. Le responde cual fiera embravecida: «La bendición? Esto es lo que quieres» y con rabia le tira cinco centavos,para su mesada,para el descanso y refrigerio, de aquel día.

Esa niña, ya anciano le cuida, pero lleva dentro un gran dolor en su vida. El maltrato a su madre aquella respuesta que no se le olvida.

Como dato curioso, busqué imágenes de hijas/os cuidando a su padre o madre anciana y no encontré, solo esta:

 

Resultado de imagen para Hija cuidando al papá

 

No es una niña, es una niño, que puede ser el nieto.

La niña sufre en silencio…así no lo diga. Pero ejerce la caridad cristiana, con aquel padre, que no le dejo gozar a la mamacita.

Que llega un cura y le dice: «deben vivir juntos, hasta que la muerte los separe»eso fue el cáncer que a la mamá de esta niña le quitó la vida!.

Duele, hay cólera, odio, hay ira! pero la Esencia Divina le dice: Eso no es ira,ni odio, es el dolor de la vida!

Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

 

*Presbitera católica romana.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: