Diócesis Anglicana de Guyana para decidir sobre mujeres sacerdotes; y no los matrimonios del mismo sexo en la agenda


20 de junio de, el año 2016
Congregados en la ceremonia de apertura de la 145ª reunión del Sínodo de la Diócesis de Guyana en la catedral de St. George, Ruta de la empresa, de Georgetown.

Congregados en la ceremonia de apertura de la 145ª reunión del Sínodo de la Diócesis de Guyana en la catedral de St. George, Ruta de la empresa, de Georgetown.

La Iglesia Anglicana en las Guayanas es configurar esta semana para decidir si si las mujeres deben ser ordenadas sacerdotes, pero el obispo Charles Davidson desviados preguntas sobre si la iglesia debería permitir matrimonios del mismo sexo.

Davidson dijo que los delegados votarían sobre la cuestión de las mujeres sacerdotes en la 145 ªSesión del Sínodo de la Diócesis de Guayana, que incluye Surinam y la Guayana Francesa. “Ha estado en la agenda de los últimos dos o tres años. Estoy simplemente asegurarse de que la tomamos de la agenda “, dijo Ondas Demerara noticias en línea.

Reverendo Davidson dijo que no era tanto si preferiría ver a las mujeres ordenadas al sacerdocio, sino lo que Dios está “diciendo a nosotros en este momento en particular.” “He trabajado con mujeres sacerdotes durante los últimos veinte años así que no tengo problemas con el trabajo con cualquier persona que va a hacer el trabajo de Dios “, dijo.

Dijo que el tradicionalismo los que creen que el lugar de una mujer en la casa- tendría que “acordar estar en desacuerdo” con los que le gustaría ver a las mujeres sacerdotes. “Dios nos llama a todos y da poder a todos nosotros y en algún momento de la vida de la iglesia se abren los ojos y reconocemos que hay algo que no estábamos haciendo que debemos hacer y porque la gente está acostumbrada a la tradición, que tiende a causar malestar, pero confía en Dios y decisiones que tomamos en oración y estudiado, Dios está siempre con nosotros “, dijo.

El obispo anglicano dijo que la cuestión de los matrimonios del mismo sexo no estaba en la agenda de la 145 ª Sesión del Sínodo, y rehuyó compartir sus puntos de vista sobre si la iglesia debe permitir tal. “No creo que estamos en la etapa en la que vamos a hacer ningún tipo de anuncio en absoluto en cuanto a dónde nos encontramos sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo y todo eso, no esta vez”, dijo.

“No tengo vistas públicas, no tengo puntos de vista privados”, agregó.

Cuando le preguntaron si le gustaría ver el asunto del matrimonio del mismo sexo puede poner en la agenda de la iglesia en cualquier punto en el tiempo, dijo que “no, no.” “No tiene nada que ver con el liberalismo; que tiene que ver con la forma en que Dios está revelando a nosotros en la iglesia y cómo estamos respondiendo a la forma en que Dios está revelando a sí mismo. “Él se negó a decir si creía que tener matrimonios del mismo sexo les impusiera el Espíritu Santo, dijo” no voy a responder a eso “.

El obispo anglicano dijo que ha querido también que examinaría la manera en la que la iglesia podría ayudar a los pobres y necesitados, como los miembros de la iglesia podrían utilizar sus dones dentro y fuera de la iglesia y Mentor hombres jóvenes y niños para tomar su lugar en la sociedad. “Estamos con la esperanza de cambiar la imagen pública de nuestra iglesia en una especie de una manera que permita a las personas quieren ser miembros de nuestra iglesia y que sucede cuando nuestros miembros están más involucrados, que están dispuestos a invitar a la gente a ser parte de nuestra iglesia “, agregó.

Sínodo es la toma de decisiones más alto órgano de la Diócesis Anglicana y se compone de representantes de las parroquias de la Diócesis. Este es el primer Sínodo ya la consagración del derecho reverendo Charles Davidson como los ocho Diocesano Obispo de la Diócesis Anglicana de Guyana.

Anglican Diocese of Guyana to decide on female priests; same-sex marriages not on agenda

Tony Flannery: Represión al debate sobre las mujeres sacerdotes causa daños a la iglesia.


La exclusión en la Iglesia es un retroceso a la Edad Media y haciendo que muchas mujeres la abandonen.
llamada constante de Francisco para la discusión abierta y el diálogo, y de hecho para puertas abiertas, se ha creado un clima en el que todo el tema del lugar de la mujer en la iglesia es ahora el centro del escenario.  Foto: Reuters / a Tony GentilLa llamada constante de Francisco para la discusión abierta y al diálogo, y de hecho para puertas abiertas, se ha creado un clima en el que todo el tema del lugar de la mujer en la iglesia es ahora el centro del escenario. Foto: Reuters / a Tony Gentil

Los esfuerzos realizados por el Vaticano para silenciar el debate sobre la ordenación de mujeres en los últimos 50 años han sido a la vez sin éxito e imprudente. En 1975, el Papa Pablo VI declaró que la Iglesia Católica “no considera autorizada a admitir mujeres a la ordenación”.

Esto fue seguido un año después por un documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF), que indicó que el sacerdote es un signo, y por esa muestra de ser perceptible, se requiere “una semejanza natural” a Cristo.

En la misa el sacerdote actúa in persona Christi , y puesto que Cristo era un hombre, el sacerdote debe ser demasiado masculino. El documento concluye con una afirmación de su autoridad: “Es la iglesia, a través del magisterio [enseñar autoridad de la iglesia], que decide lo que puede cambiar y qué debe permanecer inmutable”. En resumen, “porque yo lo digo”.

Esto no puso fin a la discusión, que continuó con fuerza alrededor de la iglesia. Así, en 1994 el Papa Juan Pablo II intentó imponer una represión papal final con su carta Ordinatio Sacerdotalis : “Yo declaro que la Iglesia no tiene autoridad alguna para conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres y que este dictamen debe ser considerado como definitivo por todos los fieles de la iglesia “.

En este documento, y un seguimiento por el Papa Benedicto , dieron lugar a un gran debate teológico en la iglesia en cuanto a qué es una declaración infalible, y ¿qué es exactamente el estado del fallo que “se debe sin duda a cabo”.

Debido a esto, un año después de la CDF, una vez más emitió un comunicado.Se juzgó necesario, afirmó, para disipar las dudas y reservas que han surgido mediante la emisión de un dubium Responsum anuncio , aprobado por el Papa.

Indicó que la enseñanza sobre la ordenación de mujeres “requiere la aprobación definitiva, desde entonces. . . que ha sido propuesta infaliblemente por el Magisterio ordinario y universal. . . y que se llevará a cabo siempre, en todas partes y por todos, como perteneciente al depósito de la fe “.

Fin del debate. ¿O es eso? La doctrina de la infalibilidad papal ha hecho un montón de búsqueda del alma desde que fue declarado por primera vez en 1870 en el primer Consejo del Vaticano . La interpretación teológica más generalmente aceptada es que el papa habla infaliblemente sólo cuando está afirmando algo que es ampliamente sostenida por los fieles católicos.

Con el fin de que la condición se cumpla es necesario que haya una amplia discusión en todos los niveles de la iglesia. Por el que se establecen una imposición, como lo hizo Juan Pablo, que no puede haber discusión sobre este tema, me parece que él estaba tratando de evitar que un prerrequisito esencial para cualquier declaración infalible.

Y por pensar esta nueva categoría de algo que debe ser “definitivamente a cabo”, el Vaticano está tratando de dar importancia a algo que no tiene teológica,ni  bíblicamente, o, de hecho, los buenos argumentos de sentido común detrás de él.

Así que el debate continúa, y se hace más pronunciada, ya que las mujeres cada vez encuentran su voz en la iglesia y en la teología.

Aunque Francisco ha dicho que esta puerta está cerrada, su llamada constante para la discusión abierta y al diálogo, y de hecho para puertas abiertas, se ha creado un clima en el que todo el tema del lugar de la mujer en la iglesia es ahora el centro del escenario.

no es creíble

El argumento de que el sacerdote, actuando en la persona de Cristo ( in persona Christi ), debe ser de sexo masculino, ya no es creíble. Jesús era realmente masculino, pero el Cristo resucitado está igualmente presente en todos los seres humanos, en la que Cristo está más allá de la raza, color, sexo o cualquier otra categoría de exclusión.

Todos somos uno, e iguales en Cristo.

El esfuerzo por el Vaticano para reprimir el debate, a menudo mediante el uso de métodos que no deben formar parte de la comunidad cristiana, está haciendo un daño enorme a la iglesia.

A medida que la igualdad de la mujer está siendo reconocida como un hecho en la mayoría de los aspectos de la vida y en la mayoría de lugares del mundo, la exclusión de la iglesia está siendo visto como un retroceso a la época medieval, y seguirá causando un importante éxodo de mujeres de la iglesia .

Por lo que el debate debe continuar; que debe ser libre y abierto, y teniendo en cuenta todo el tiempo que sea necesario para lograr algún tipo de consenso, de modo que cuando se toma una decisión sobre esta cuestión difícil que sea aceptada; y entonces, y sólo entonces, se puede dar verdadero consentimiento.

Fr , Tony Flannery es un sacerdote redentorista

http://www.irishtimes.com/opinion/tony-flannery-stifling-debate-on-women-priests-damages-the-church-1.2692396

LA EXPERIENCIA DE DIOS COMO TEOLOGÍA NARRATIVA


Juan Manuel Hurtado López

Amerindia, México

 

Salimos a las seis y media de la mañana del 16 de junio hacia una cueva situada en la falda de una montaña. Somos once personas, adelante van el flautero, los tamborileros, el Principal y  los demás. Llevamos velas, incienso, cohetes, semillas y frutas. Vamos por un sendero que sube la sierra, partes del camino sembradas de mucha piedra y lodo. Ya para llegar a la cueva hay un ascenso prolongado hasta llegar al sitio elegido.

Es una gran cueva, profunda, con espacio como de un gran templo. Hay que bajar con mucho cuidado -como a un pozo- al piso de la cueva. Por las muchísimas estalactitas muy largas que penden del techo de la cueva, y algunas como cortinas cayendo de lo alto de la cueva y las estalagmitas muy gruesas que surgen como árboles del piso de la cueva y a veces se juntan con las estalactitas, se presume que esta cueva puede tener  una antigüedad de miles, si no es que de millones de años. Adentro es oscuro y hay “altares” con cruces y restos de cera de los ancianos tsotsiles que han ido a hacer oración ahí.

1.Entramos al inframundo

Hacia las ocho y media ya estamos dentro de la cueva, en torno al Altar Maya que hemos preparado. Entrar a las entrañas de la cueva es meterse a los orígenes de la vida. Pero también es el lugar del Inframundo, según los mayas, lugar donde los hermanos gemelos, Hun Ahpu e Ixbalanqué libraron tremenda batalla con los Señores del Xibalbá y en el juego de pelota los vencieron, después de sortear difíciles y crueles pruebas.

Los Señores de Xibalbá son los Señores de la muerte y del mal, Hun Ahpu e Ixbalanqué representan la vida divina.

Pero también el Inframundo es el lugar de los muertos, de los que se han ido, del pasado. Es contactar con la fuerza que hay en ellos, con su espíritu, con su lucha. Bajar al Inframundo es meterse en este torbellino donde luchan las fuerzas del mal contra las fuerzas del bien. Es imitar al sol que cada día se esconde y muere para dar vida al día siguiente con nueva fuerza.

Al compás de los tambores y de la flauta, del vaivén del incienso y de las llamas de las candelas, inició su oración el Principal. En la boca de la cueva subía al cielo y estallaba el primer cohete.

El Principal rezaba –más bien cantaba- con voz fuerte y con una larga, integral e incluyente oración que abarcaba los problemas, el perdón, la culpa, la esperanza, las lluvias, las siembras, la tierra, el sol, el aire, las flores, las semillas, la ofrenda representada en el Altar Maya por las flores de colores, las frutas, las semillas de colores y por las candelas de colores: rojo, negro, blanco y amarillo. Al centro, las candelas verde y  azul. Y completaban el perímetro otras muchas candelas blancas.

Esta oración del Principal ¿Cuántas luchas entre el Bien y el Mal estará representando? Llámese narcotráfico o trata de personas, llámese corrupción y abuso de poder,  llámese miseria e inequidad y falta de justicia, llámese acumulación de riqueza y daño a la Madre Tierra, llámese calentamiento global y extinción de especies vivas animales y vegetales, peces y aves, corales e insectos.

Sí, el nombre del mal puede variar, pero la lucha terrible, apocalíptica, del Inframundo entre los Señores de Xibalbá y Hun Ahpu e Ixbalanqué, es la misma. Somos espectadores y participantes en esa gran lucha y esperamos vencer.

2.Subimos a la montaña

Ya hacia las diez y media de la mañana vamos caminando al son de los tambores y el tierno sonido de la flauta hacia la cumbre de un cerro para hacer nuestra segunda oración. Allá es la montaña, lugar del encuentro con Dios. En la loma de este cerro se encuentra el cementerio civil.

De nuevo nuestro Altar Maya, nuestras candelas, nuestro incienso, flores, semillas, cohetes. Con el sonido de la flauta y el redoblar de los tambores inicia nuestra segunda oración. La montaña, lugar de la presencia de Dios, lugar de la escucha, lugar del silencio. La montaña, lugar muy familiar para Jesús, para su corazón, para su elección del grupo de sus apóstoles. La montaña, con honda raigambre bíblica: el Horeb con el profeta Elías,  el Sinaí con Moisés para recibir las Tablas de la Ley, la montaña de las Bienaventuranzas de Jesús, sus nuevos mandamientos.

Hasta allá rezaba con insistencia el Principal. Como que quería que su oración se la llevara el viento más lejos, hasta la otra montaña, hasta las otras colinas y pueblos, hasta los otros oídos todavía cerrados a la voz de Dios…Sí, su voz se la llevaba el viento, el Espíritu, la Rúaj divina.

Y ojalá haya llegado hasta muy lejos su oración, hasta el centro del corazón de Dios.

3.Descendemos a un nacimiento de agua

Hacia la una de la tarde ya vamos bajando la pendiente por una vereda, siempre en fila, siempre con el sonido de los tambores y la flauta. Ya en el pueblo, vamos a un nacimiento de agua. Ahí es nuestra tercera oración que inicia el Principal, siempre incensando primero las candelas, luego se encienden. Estamos ante el nacimiento de agua y ante nuestro Altar Maya.

El agua como símbolo de la vida y de aquello que da vida. La acción de gracias que se desborda por el agua, pero también la preocupación por los lugares donde escasea el agua.

¡Y cuántos lugares, actitudes, costumbres, leyes, palabras, tradiciones estarán faltos de agua, de vida, de inspiración, de humanidad! ¡Cuántos desiertos, corazones duros, cerrados, ambiciones malsanas, apetito voraz de riqueza y poder habrá que regar con el agua de la generosidad, del servicio, del don de sí mismo, de la humildad, del respeto! ¡Cuánta tarea tienes por delante, hermana mía agua! ¡Bendita seas por tu frescura, candor y generosidad! ¡Ayúdanos a ser como tú!

4.Terminamos agradecidos

Y terminamos en el templo con la cuarta oración en un bello Altar Maya con muchas flores de los cuatro colores: rojo, negro (morado), blanco y amarillo y con las candelas de colores.

Aquí cierra el Principal toda nuestra oración, todo nuestro recorrido. Aquí da gracias porque Dios, el Hacedor, el Salvador, el Dios Padre y Madre de la vida, el Padre de Nuestro Señor Jesucristo, nos ha permitido hacer esta oración esta mañana.

Fueron ocho horas y media de experiencia ininterrumpida de oración, de presencia del Espíritu, de comunión con la Madre Tierra y con los antepasados, de comunión con Dios y entre nosotros.

Cerramos nuestro recorrido, son las dos cuarenta de la tarde.

http://www.amerindiaenlared.org/noticia/665/la-experiencia-de-dios-como-teologia-narrativa/

Francisco: “la puerta de entrada de la Iglesia es el bautismo y no  la propia ordenación sacerdotal y episcopal”


Discurso de Francisco a 85 participantes en el Consejo Pontificio para los Laicos en el Vaticano

Papa Francisco

© L’Osservatore Romano

“El Consejo Pontificio para los Laicos ha nacido de la voluntad del Concilio Vaticano II”, recordó el Papa Francisco hoy en su discurso a los 85 participantes en el Consejo Pontificio para los Laicos en el Vaticano. Se trata de “uno de los mejores frutos del Concilio Vaticano II”.

“Podemos decir – dijo Francisco – que el mandamiento que recibió el consejo era precisamente para” motivar “a los fieles laicos a participar más y mejor en la misión evangelizadora de la Iglesia, no por” delegación “de la jerarquía, sino porque su apostolado “es una participación en la misión salvífica de la Iglesia, que son todos los miembros del Señor a través del bautismo y la confirmación.”

En este contexto, la puerta de entrada de la Iglesia es el bautismo. “Esta es la puerta de entrada! La Iglesia se introduce por el bautismo, no la ordenación sacerdotal o episcopal, que entran por el bautismo! Y todos nos fuimos por la misma puerta. Es el bautismo que hace que cada laico fiel discípulo misionero del Señor, sal de la tierra, luz del mundo, levadura que transforma la realidad desde dentro “, dijo.

Gracias por estos años, en particular, el Papa mencionó la aparición de movimientos, el nuevo ministerio laico, así como el creciente papel de la mujer en la Iglesia y la JMJ.

En referencia a la unión actual de la Congregación, el Papa dijo que “A la luz de este camino recorrido, es hora de mirar de nuevo con esperanza en el futuro. Un largo camino por recorrer aumentar los horizontes y los nuevos retos que la realidad presenta. Aquí viene el proyecto de renovación de la Curia, especialmente el cruce de su dicasterio con el Consejo pontificio para la familia en relación con la Academia para la Vida “.

Por lo tanto, el Papa invitó a todos a “adoptar esta reforma, que es, como señal de recuperación y estima por el trabajo que haces y cómo señal de confianza en la vocación y misión de los laicos en la Iglesia de hoy renovada.”

Por lo tanto, Francis explicó que el “nuevo dicasterio para nacer tendrá el” timón “para continuar en su navegación, en el un lado  Christifideles laici y en la otra el gaudium EvangeliiAmoris Laetitia , cuya privilegiada a campos de trabajo y familia la defensa de la vida “.

Por último, el Santo Padre subrayó que “necesitamos laicos bien entrenado”, “no tenga miedo de cometer errores, para seguir adelante.” Necesitamos laicos – dijo – con visión de futuro, no cerró las miserias de la vida.

Papa Francisco: “A porta de entrada da Igreja é o batismo e não a ordenação sacerdotal ou episcopal”

Los católicos que luchan por la ordenación de mujeres para sostener la demostración en Cardiff


18:14 19 JUN EL AÑO 2016
Estarán en la catedral de St David, Cardiff, cuando el jefe de la Iglesia Católica en Inglaterra y Gales, y un representante del Papa llega a una misa

Francisco imaginó que llega para su audiencia general semanal en la plaza de San Pedro en el Vaticano

Los católicos que luchan por la ordenación de mujeres sacerdotes demostrará en Cardiff el lunes, cuando el jefe de la Iglesia Católica en Inglaterra y Gales, y un representante del Papa visita la ciudad por el 100 aniversario de la Arquidiócesis de Cardiff.

Se llevará a cabo un “testigo” fuera de San David catedral católica, como dignatarios, incluyendo un representante del Papa, Su Excelencia Antonio Mennini, el arzobispo de Westminster y cabeza de la Iglesia Católica en Inglaterra y Gales, el cardenal Vincent Nichols, y 19 obispos llegar a una masa de acción de gracias.

“Las mujeres están siendo marginadas y olvidadas ‘

Los miembros de la ordenación de mujeres católicas, que hace campaña para que las mujeres sean ordenadas como sacerdotes en la iglesia católica, se mantendrá fuera de la catedral con una bandera y folletos, dicho miembro de anillo María.

El arzobispo de Westminster Vincent Nichols

El de 63 años de edad, abuela católica de toda la vida, desde Abergavenny, dijo que el grupo tiene alrededor de 300 miembros en todo el Reino Unido, pero muchos más apoyan a la causa.

“No queremos molestar, asustar a la gente o la ira, pero la esperanza de llevar a la gente a un diálogo más amplio”, dijo.

‘Queremos una iglesia renovada’

“La ordenación de mujeres (en la iglesia católica) tendrá que pasar en algún momento, ya que tiene en la Iglesia de Inglaterra y otras iglesias cristianas.

“Creemos que las mujeres están siendo marginadas y olvidadas. No queremos crear disenso, pero sentimos que tenemos que hablar en favor de la justicia. La Iglesia Anglicana tiene mujeres obispos ahora. ¿Por qué seguimos llamando a la puerta? Estoy seguro de que una muchas personas han dejado la iglesia debido a esto.

“No queremos dejar la iglesia que amamos, queremos una iglesia renovada.”

La web Católica ordenación de las mujeres comenzó en 1993 y su página web dice: “El 80% de los agentes de pastoral de la Iglesia Católica en todo el mundo son mujeres.

“Sostenemos que los regalos de las mujeres deben ser igualmente reconocidos con la de los hombres en un sacerdocio católico renovado.”

El arzobispo de Canterbury, Justin Welby (en morado) se une a las mujeres sacerdotes en las escaleras de la catedral de San Pablo, Londres, en 2014, con motivo del 20 aniversario de la ordenación de los primeros sacerdotes femeninos en la Iglesia de Inglaterra

La iglesia primitiva tuvo diaconisas y es probable que las mujeres sacerdotes y obispos tenían también, los miembros de señalar.

La Arquidiócesis de Cardiff fue creado en 1916 por el Papa Benedicto XV en su decreto Cambria celta.

La iglesia ha sido contactado para un comentario.

http://www.walesonline.co.uk/news/wales-news/catholics-campaigning-ordination-women-hold-11494499

Francisco: el clericalismo apaga el fuego profético de la Iglesia


Carta a la Pontificia Comisión para América Latina: se decía «es la hora de los laicos», pero parece que se paró el reloj. «No es el pastor el que debe decir al laico lo que tiene que hacer o decir»
– –

La devoción popular latinoamericana

26/04/2016
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

El clericalismo es «una delas deformaciones más fuertes» que debe afrontar la Iglesia en América Latina. Lo escribió Papa Francisco en una carta dirigida al cardenal Marc Ouellet, presidente de la Pontificia Comisión para América Latina y el Caribe, en la que subrayó que el clericalismo «poco a poco va apagando el fuego profético que la Iglesia toda está llamada a testimoniar en el corazón de sus pueblos». Según el Pontífice argentino «hemos generado una elite laical creyendo que son laicos comprometidos solo aquellos que trabajan en cosas “de los curas” y hemos olvidado, descuidado al creyente que muchas veces quema su esperanza en la lucha cotidiana por vivir la fe», cuando por el contrario «no es el pastor el que le dice al laico lo que tiene que hacer o decir, ellos lo saben tanto o mejor que nosotros. No es el pastor el que tiene que determinar lo que tienen que decir en los distintos ámbitos los fieles».

«Evocar al Santo Pueblo fiel de Dios, es evocar el horizonte al que estamos invitados a mirar y desde donde reflexionar», escribió el Papa en la carta enviada al cardenal Ouellet después de que el pasado 4 de marzo el mismo Pontífice hubiera recibido a los que participaron en la asamblea plenaria de este organismo, dedicada al tema del «indispensable empeño de los fieles laicos en la vida pública de los países latinoamericanos». Esto «nos ayuda a no caer en reflexiones que pueden, en sí mismas, ser muy buenas pero que terminan funcionalizando la vida de nuestra gente, o teorizando tanto que la especulación termina matando la acción. Mirar continuamente al Pueblo de Dios nos salva de ciertos nominalismos declaracionistas (slogans) que son bellas frases pero no logran sostener la vida de nuestras comunidades. Por ejemplo, recuerdo ahora la famosa expresión: “es la hora de los laicos” pero pareciera que el reloj se ha parado». Por lo demás, «a nadie han bautizado cura, ni obispo. Nos han bautizados laicos y es el signo indeleble que nunca nadie podrá eliminar».

Citando el documento «Lumen Gentium» del Concilio Vaticano II el Papa prosigue: «No podemos reflexionar el tema del laicado ignorando una de las deformaciones más fuertes que América Latina tiene que enfrentar – y a las que les pido una especial atención – el clericalismo. Esta actitud no sólo anula la personalidad de los cristianos, sino que tiene una tendencia a disminuir y desvalorizar la gracia bautismal que el Espíritu Santo puso en el corazón de nuestra gente. El clericalismo lleva a la funcionalización del laicado; tratándolo como “mandaderos”, coarta las distintas iniciativas, esfuerzos y hasta me animo a decir, osadías necesarios para poder llevar la Buena Nueva del Evangelio a todos los ámbitos del quehacer social y especialmente político. El clericalismo lejos de impulsar los distintos aportes, propuestas, poco a poco va apagando el fuego profético que la Iglesia toda está llamada a testimoniar en el corazón de sus pueblos».

El Papa pone como ejemplo positivo de «uno de los pocos espacios donde el pueblo de Dios fue soberano de la influencia del clericalismo» en América Latina: la «pastoral popular», además, como indicó Pablo VI en la «Evangelio nuntiandi», de la religiosidad popular: «confiemos en nuestro Pueblo, en su memoria y en su “olfato”, confiemos que el Espíritu Santo actúa en y con ellos, y que este Espíritu no es solo “propiedad” de la jerarquía eclesial». Como consecuencia, en relación con los laicos que trabajan en la vida pública, sobre todo en un contexto de «cultura del descarte» presente en tantas ciudades, los pastores deben «poder alentar, acompañar y estimular todo los intentos, esfuerzos que ya hoy se hacen por mantener viva la esperanza y la fe en un mundo lleno de contradicciones especialmente para los más pobres, especialmente con los más pobres. Significa como pastores comprometernos en medio de nuestro pueblo y, con nuestro pueblo sostener la fe y su esperanza. Abriendo puertas, trabajando con ellos, soñando con ellos, reflexionando y especialmente rezando con ellos. Necesitamos reconocer la ciudad –y por lo tanto todos los espacios donde se desarrolla la vida de nuestra gente– desde una mirada contemplativa, una mirada de fe que descubra al Dios que habita en sus hogares, en sus calles, en sus plazas… Él vive entre los ciudadanos promoviendo la caridad, la fraternidad, el deseo del bien, de verdad, de justicia. Esa presencia no debe ser fabricada sino descubierta, develada. Dios no se oculta a aquellos que lo buscan con un corazón sincero». Muchas veces, prosigue Francisco, « Sin darnos cuenta, hemos generado una elite laical creyendo que son laicos comprometidos solo aquellos que trabajan en cosas “de los curas” y hemos olvidado, descuidado al creyente que muchas veces quema su esperanza en la lucha cotidiana por vivir la fe. Estas son las situaciones que el clericalismo no puede ver, ya que está muy preocupado por dominar espacios más que por generar procesos. Por eso, debemos reconocer que el laico por su propia realidad, por su propia identidad, por estar inmerso en el corazón de la vida social, pública y política, por estar en medio de nuevas formas culturales que se gestan continuamente tiene exigencias de nuevas formas de organización y de celebración de la fe. ¡Los ritmos actuales son tan distintos (no digo mejor o peor) a los que se vivían 30 años atrás! Esto requiere imaginar espacios de oración y de comunión con características novedosas, más atractivas y significativas –especialmente–para los habitantes urbanos. Es obvio, y hasta imposible, pensar que nosotros como pastores tendríamos que tener el monopolio de las soluciones para los múltiples desafíos que la vida contemporánea nos presenta. Al contrario, tenemos que estar al lado de nuestra gente, acompañándolos en sus búsquedas y estimulando esta imaginación capaz de responder a la problemática actual. Y esto discerniendo con nuestra gente y nunca por nuestra gente o sin nuestra gente. Como diría San Ignacio, “según los lugares, tiempos y personas”. Es decir, no uniformizando. No se pueden dar directivas generales para una organización del pueblo de Dios al interno de su vida pública. La inculturación es un proceso que los pastores estamos llamados a estimular alentado a la gente a vivir su fe en donde está y con quién está. La inculturación es aprender a descubrir cómo una determinada porción del pueblo de hoy, en el aquí y ahora de la historia, vive, celebra y anuncia su fe».

Para Francisco, no es correcto «pensar que nosotros como pastores tendríamos que tener el monopolio de las soluciones para los múltiples desafíos que la vida contemporánea nos presenta. Al contrario, tenemos que estar al lado de nuestra gente, acompañándolos en sus búsquedas y estimulando esta imaginación capaz de responder a la problemática actual. Y esto discerniendo con nuestra gente y nunca por nuestra gente o sin nuestra gente. Como diría San Ignacio, “según los lugares, tiempos y personas”. Es decir, no uniformizando. No se pueden dar directivas generales para una organización del pueblo de Dios al interno de su vida pública». La necesaria inculturación de la fe «es un trabajo de artesanos y no una fábrica de producción en serie de procesos que se dedicarían a ‘fabricar mundos o espacios cristianos’».

En particular, según el Papa, es necesario cuidar «dos memorias» en «nuestro pueblo»: la de Jesucristo y la de nuestros antepasados para evitar que un laico se desarraigue de la fe y del «Santo Pueblo fiel de Dios»: «Lo mismo nos pasa a nosotros, cuando nos desarraigamos como pastores de nuestro pueblo, nos perdemos. Nuestro rol, nuestra alegría, la alegría del pastor está precisamente en ayudar y estimular, al igual que hicieron muchos antes que nosotros, sean las madres, las abuelas, los padres los verdaderos protagonistas de la historia. No por una concesión nuestra de buena voluntad, sino por propio derecho y estatuto. Los laicos son parte del Santo Pueblo fiel de Dios y por lo tanto, los protagonistas de la Iglesia y del mundo; a los que nosotros estamos llamados a servir y no de los cuales tenemos que servirnos».

http://www.lastampa.it/2016/04/26/vaticaninsider/es/vaticano/francisco-el-clericalismo-apaga-el-fuego-proftico-de-la-iglesia-BtkwF0bdcu01gX1aJqc63K/pagina.html

El diaconado femenino ¿una oportunidad de estructuras de inclusión? Consuelo Vélez


21.06.16 | 16:28.

Mucho se ha escrito sobre las palabras del obispo de Roma, Francisco, acerca delDiaconado femenino pronunciadas el 12 de mayo ante 870 religiosas participantes de la Asamblea plenaria de la “Unión Internacional de Superioras Generales – UISG”. La cuestión se sitúa en la respuesta que el Papa dio a la pregunta de una de las asistentes depor qué no se restablecía el diaconado permanente para las mujeres tal como existió en la Iglesia primitiva y por qué no constituir una comisión oficial para que estudiara la cuestión. El Papa señaló que le parecía bueno constituir esa comisión que aclarara bien este tema.
Como ya está volviéndose costumbre con las intervenciones del Pontífice, con esas palabras, para unos, el Papa ya abría la puerta para pensar en el sacerdocio femenino. Para otros – que podemos ver representados en el director de la sala de prensa de la Santa Sede, Federico Lombardi- el Papa no dijo que tuviera la intención de introducir la ordenación sacerdotal de las mujeres y sólo dijo que pensaba constituir una comisión para ver esa cuestión con mayor claridad.
¿Qué pensar de esta situación? Este diálogo con las religiosas –que abordó más temas que este punto del diaconado- muestra una realidad inaplazable: la plena participaciónde las mujeres en la vida de la Iglesia. Pero como esto es un paso que supone un giro muy grande –tal como ha sido el giro dado por Vaticano II, por poner un ejemplo, del que llevamos 51 años sin haberlo puesto en práctica plenamente- las respuestas no pueden menos que intentar argumentar lo que es difícil de justificar y moverse en aguas muy complejas ante las posturas en favor y en contra de ese cambio de situación de las mujeres en la Iglesia. Lo que es cierto es que esta realidad aparece una y otra vez y seríainsensato pasar de largo sin afrontarla.
Ahora bien, el tema del diaconado de la mujer en la iglesia primitiva es un tema sobre el que se han hecho buenos y serios estudios. Se puede afirmar, con base en ellos, que eldiaconado femenino existió en las primeras comunidades. El desafío, sin duda es, cómo restablecerlo y cómo descubrir la potencialidad que puede tener para vivirlo, como bien señala el Papa, sin el clericalismo que desafortunadamente ha desvirtuado tanto el ministerio ordenado en sus diferentes grados y que ha llegado también a los diáconos permanentes casados. En ese mismo encuentro con las religiosas el Papa habló del clericalismo que lleva a que los ministros quieran clericalizar a los laicos y religiosas y estos quieran ser clericalizados.
Ya en la Conferencia de Aparecida (en la que el Papa participó) en la parte acerca de “La dignidad y la participación de las mujeres” (451-458), se anotan aspectos muy importantes de esa plena igualdad de la mujer con el varón –históricamente negada- y se enfatiza en la urgencia de que “todas las mujeres puedan participar plenamente en la vida eclesial, familiar, cultural, social y económica, creando espacios y estructuras que favorezcan una mayor inclusión (454). ¿Habrá llegado la hora, gracias a las preguntas de estas religiosas, de que se vuelva sobre el tema y se recuperen espacios posibles para las mujeres?, ¿será el momento de abrir nuevos caminos que hagan realidad esa plena igualdad de varones y mujeres en todos los ámbitos, incluido el eclesial, para hacer creíble el proyecto divino de que varón y mujer son imagen de Dios (Gn 1,27) y por el bautismo varón y mujer son iguales (Gál 3,28)? Que el Espíritu siga acompañando el caminar de la Iglesia y la primavera que parece tocarse con Francisco pueda florecer y quedarse entre nosotros.

http://blogs.periodistadigital.com/fe-y-vida.php/2016/06/21/el-diaconado-femenino-iuna-oportunidad-d

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

A %d blogueros les gusta esto: