CIENTÍFICOS DEMUESTRAN QUE EL ALMA NO MUERE, SINO QUE VUELVE AL UNIVERSO


MUNDO FUTURO Y NUEVA CONCIENCIA

Miércoles 06 de Julio, 2016
Dos científicos de renombre internacional dicen que pueden probar la existencia del alma.

La consciencia es el conocimiento inmediato que tenemos de nosotros mismos, de nuestros actos y reflexiones, pero también la capacidad de los seres humanos de verse y reconocerse a sí mismos y de juzgar sobre esa visión y reconocimiento. Su naturaleza es profundamente misteriosa y posee implicaciones existenciales, médicas y espirituales.

El doctor Stuart  Hameroff, que es emérito en el Departamento de Anestesiología y Psicología así como Directivo del Centro de los Estudios de Conciencia de la Universidad de Arizona, en la ciudad de Tucson, Estados Unidos, y su colega, Sir Roger Penrose, físico matemático en la Universidad de Oxford, en el Reino Unido, han estado trabajando desde 1996 en una teoría cuántica de la conciencia, que establece que nuestras almas están contenidas en estructuras llamadas microtúbulos, que viven en nuestras células cerebrales.

La idea nace de que el cerebro es una computadora biológica, con cien billones de neuronas cuyas conexiones sinápticas actúan como redes de información.

Sus conclusiones apuntan a que nuestras experiencias de conciencia son el resultado de los efectos de la gravedad cuántica en los microtúbulos, un proceso que llaman reducción objetiva orquestada (Orch-­OR).

La comunicación entre neuronas mediante la secreción de neurotransmisores se realiza a través de vesículas sinápticas distribuidas a lo largo de sus axones. El citoesqueleto de las neuronas juega un papel clave en la dinámica de estas vesículas. Hameroff y Penrose proponen que los microtúbulos, las unidades más pequeñas del citoesqueleto, actuan como canales para la transferencia de información cuántica responsable de la consciencia.

Hasta ahora había un cierto consenso científico en considerar que la consciencia emergió como una propiedad de los organismos biológicos durante la evolución. Sería, por tanto, una adaptación beneficiosa que confiere una ventaja evolutiva a las especies conscientes. En cambio, la teoría Orch OR afirma que la consciencia es una característica intrínseca de la acción de un universo no computable.

Según un reportaje publicado por el Daily Mail, en una experiencia cercana a la muerte, por ejemplo, los microtúbulos pierden su estado cuántico, pero la información dentro de ellos no se destruye. Es decir, que en términos comprensibles, el alma no muere, sino que vuelve al universo.

El Dr. Hameroff explicó ampliamente su teoría en un documental narrado por Morgan Freeman, llamado “Through the wormhole” (A través del agujero de gusano), que fue emitido por el canal Science de Estados Unidos. En este documental el doctor Hameroff declaró que cuando “el corazón deja de latir, la sangre deja de fluir, los microtúbulos pierden su estado cuántico. La información cuántica en los microtúbulos no se destruye; no puede ser destruida; simplemente se distribuye y se disipa por el universo“.

Y añadió que “si el paciente es resucitado, esta información cuántica puede volver a los microtúbulos y el paciente dice “Tuve una experiencia cercana a la muerte”. Si el paciente muere, “sería posible que esta información cuántica exista fuera del cuerpo indefinidamente, como un alma”

El Dr. Hamerof cree que las nuevas ideas sobre el papel de la física cuántica en los procesos biológicos como la navegación en pájaros, ayudan a confirmar la teoría.

Ambos científicos, de renombre internacional, se suman pues a la idea de la existencia del alma, como el Dr. Rick Strassman  que cree que la entrada del alma en el cuerpo humano se produce a través de la glándula pineal.

http://www.xn--revistaaocero-pkb.com/secciones/mundo-futuro-nueva-conciencia/cientificos-demuestran-alma-no-muere-sino-vuelve-al-universo

  • El alma entra en el feto a los 49 días por la glándula pineal, según un científico
    El Dr. Rick Strassman encuentra fascinantes coincidencias entre el desarrollo del feto humano y las descripciones del Libro Tibetano de la Muerte: ¿entra el alma al cuerpo humano a través de la glándula pineal?

    XN–REVISTAAOCERO-PKB.COM ·9396 VECES COMPARTIDA
  • Los genes que siguen luchando por la vida incluso días después de la muerte – BBC Mundo
    ¿Qué pasa si cuando se produce la muerte una parte del cuerpo no sólo sigue viva, sino que a toda marcha?

    BBC NEWS · 4093 VECES COMPARTIDA

¿Por qué las mujeres necesitan una tribu?


by | May 17, 2016 |

¿Por qué las mujeres necesitan una tribu?

La hermandad es la fuerza más poderosa para la Salud de la Mujer

En otras épocas las mujeres compartíamos más que hoy, recolectábamos alimentos, cocinábamos y criábamos a los niños todas juntas. La vida de los niños y las mujeres estaban más unidas e interconectadas, y éramos la fuente de fortaleza y el consuelo de uno sobre el otro en la vida diaria. Tradiciones como la tienda roja, donde se reunían durante la menstruación para estar juntas, mientras los ciclos menstruales se sincronizaban, son cosas del pasado, ese cambio entre mujeres nos hacía mas resistentes y más felices.

Hoy en día estamos más aisladas, cada una en nuestros propios hogares con nuestros problemas y llevando la vida separadas unas de otras. Ahora las oportunidades para re-encontrarnos son mucho más limitadas reduciéndose a situaciones puntuales, perdiendo así nuestra hermandad, ya no intercambiamos experiencias y poco a poco vamos perdiendo la fuerza de la tribu.

mujer-amamantando-desnuda

La creación de un ciclo de alimentación: Las mujeres somo pilares de la familia, el centro de todo, la atención de los niños y de la comunidad en general. Estar acompañadas con otras mujeres te ayuda ser una mejor madre, son tu apoyo moral en momentos difíciles, son ese apoyo físico, emocional y mental y te estimulan creando un ambiente hermoso y armonioso para la crianza de los niños. Y es que somos cuidadoras por naturaleza y desarrollamos la empatía con otra mujer cuando esta plantea un problema. En definitiva sabemos como nutrirnos unas a las otras reconfortándonos de esa unión entre mujeres.

tribu.mujer

El poder de la amistad femenina: La amistad femenina tienen mayor impacto en nuestro bienestar físico y psicológico, ya que compartimos ese vínculo especial cuando acercamos nuestras almas, encontramos ese apoyo y el ánimo que necesitamos y es que según los investigadores la hormona oxitocina es, sobre todo para las mujeres, la panacea de la amistad y por extensión de la salud:

Dice: Louise Bernikow: “amistades femeninas cuando trabajan juntas crean relaciones en las que las mujeres se ayudan entre sí y se hacen más seguras de sí mismas.”

Las amistades, cómo ayudan a reducir el estrés: Las mujeres respondemos de forma diferente a los hombres, cuando experimentamos estrés, nuestra respuesta de lucha y huida se activa y libera hormonas (cortisol). La oxitocina ( hormona estudiada principalmente por su papel en el parto) amortigua la respuesta de lucha o huída y nos anima a proteger y a cuidar a nuestros hijos y para reunirnos con otras mujeres. Dres Laura Klein y Shelley Taylor se refieren a esta manera de actuar de la oxitocina como el patrón de “cuidar y entablar amistades” y esto sucede a casi todas la hembras de otras especies. Cuando en realidad nos involucramos en el cuidado o la amistad, más oxitocina es liberada, la lucha contra el estrés adicional nos ayuda a calmarnos. En cambio los hombres liberan altos niveles de testoterona cuando están bajo estrés y reduce los efectos calmantes de la oxitocina. Una mujer, por otro lado, produce estrógeno que aumenta los efectos de la oxitocina y les obliga a buscar apoyo social.

hermandad-mandira

Hermandad:

Jane Fonda, dice: “La amistad entre mujeres es diferente que la amistad entre los hombres. Hablamos de cosas diferentes. Nos conocemos más profundamente sin superficialidad. Pasamos por debajo el tiempo y la distancia, incluso si no nos hemos visto durante años. Hay hormonas que se liberan de las mujeres a otras mujeres que son saludables y acaban con las hormonas del estrés. Sé amiga de las mujeres, ellas mantienen el almidón en mi columna vertebral y sin ellas, no sé dónde estaría. Tenemos que pasar el rato juntas y ayudarnos mutuamente “.

Y es que la amistad entre mujeres no solo demuestra su fortaleza, sino hermandad y solidaridad que puede ser esa fuerza poderosa para dar al mundo y transformarlo, esto es algo que todos necesitamos últimamente.

 

fuentes fotografías: Esteves

¿Por qué las mujeres necesitan una tribu?

David Martínez: “Cuando uno está al servicio de los pobres, la política se diluye”


David Martínez

“Lo más rico de Puerto Maldonado son los pueblos que lo habitan”

“El papa Francisco, que ha estado embarrado, porque no se ama lo que no se conoce”

Jesus Bastante, 10 de julio de 2016 a las 00:06

La fiebre del oro genera indignidad. Esta falta dignidad se ve en las condiciones laborales y en la destrucción brutal de la naturaleza. Es exagerado. Para echarse a llorar

David Martínez, obispo del Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado/>

David Martínez, obispo del Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado

David Martínez, obispo del Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado

David Martínez, obispo del Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado

(Jesús Bastante).- Hoy nos acompaña David Martínez de Aguirre, obispo del vicariato de Puerto Maldonado, en Perú. Un vicariato muy pegado a Bolivia, Brasil, Amazonía y los Andes. Con un obispo muy joven (46 años), pero ya bregado en la misión. Encarnado en su selva, adora a sus pueblos indígenas y se desvive por ellos. Porque los misioneros tienen que “embarrarse”, como el Papa. Y es que “sólo se ama lo que se conoce”.

Tiene que ser un lugar precioso.

Ciertamente, es un lugar paradisíaco. Con cerros que superan los 4.000. Y también toda la Pampa amazónica, que es un espectáculo. Lo más rico es el espectáculo humano de los pueblos que lo habitan: los quechuas, los pueblos indígenas amazónicos, machiguengas, asháninkas, cashinahuas, yaminahuas, nahuas, etc.

Los aimara no llegaron hasta allí.

Los aimaras están en la zona de Puno y han bajado también. Hay amimaras. La colonización, que se viene de la sierra a la selva. En Madre de Dios hay aimaras, que limitan con las faldas, la ceja de selva, se llama. Es la transición entre la sierra y la selva. Y por esa ceja se ha venido mucha población del Puno, población aimara, y mucha población cuzqueña, el pueblo quechua.

¿Qué hace un vitoriano en Perú?

Disfrutar.

Buena respuesta.

Es realizar el sueño de lo que uno ha considerado centrante en su vida. Y lo que quiero que me defina.

Porque eres obispo, pero tú te defines más como misionero. No son conceptos incompatibles, entiendo.

Así es. Lo digo abiertamente. Mi vocación no era ser obispo, ni lo es. Y no sé si puede ser una vocación. Es una llamada. Alguien, en un momento determinado, te solicita un ministerio. Pero, en la vida lo imaginé, ni lo quise. Lo que sí quería vivir, es una vocación de austeridad al lado de los pobres. Una vida en comunidad, en torno a la persona de Jesús. Y eso había que plasmarlo y concretarlo de alguna manera, que, en un momento determinado, se concretó con los dominicos. Vi que ese proyecto que yo sentía, que era de Dios, lo podía vivir con la familia dominicana. Quise hacerlo en las misiones, y ahí se concretó mucho más que ese era el sueño que yo quería vivir.

Quince años allá.

Sí.

¿Cómo cambia la vida de una persona que viene de la viejísima Europa, en un lugar que, aunque tenga los efectos de la colonización y la globalización, todavía se puede respirar un poquito mejor, y la presión de lo inmediato no es la misma que la de aquí?

Yo solía decir: “No te preocupes, lo que no puedas hacer hoy, ya lo harás el año que viene”. Allá, el mañana es muy amplio, y el ayer, también.

Sí, me cambió la vida. He estado viviendo catorce años en estas comunidades machiguengas. Cuando llegué, no había teléfono. La gente no se manejaba con dinero, había trueque. Iba a visitar comunidades donde hacían el fuego con dos palitos… Y eso te obliga a intentar descubrir el mundo de otra manera.

Primero, te tiene que desubicar. Y después, debes colocar el mundo de otra manera. Dejar muchas cosas en la mochila.

Sí, es cambiar un poco de perspectiva. Tú estás mirando el mundo desde una ventana, y de repente, te ves en otra ventana mirando la otra parte que no veías. Al final, estás mirando a la misma sociedad, pero la ves desde otro punto de vista. Los dos puntos de vista son enriquecedores. Y lo que has vivido desde niño, no lo valoras tanto como lo que has tenido que hacer un esfuerzo por valorar.

¿Es distinto el Cristo y el Evangelio que se predica en el mundo del que venimos, que el de allá?

En mi caso, la experiencia fundante se mantiene igual. Pero sí es cierto, que te obliga a quedarte con lo fundamental. Y empiezas a quedarte con lo profundo. A quitar un montón de capas con las que muchas veces adornamos lo esencial del mensaje evangélico.

¿Qué es lo fundamental para ti?

El proyecto de Jesús, del reino de Dios. Es un Dios que se encarna en nuestra vida y nos dice: “Estáis a llamados a realizaros como personas. Yo tengo un sueño para vosotros como humanidad y, en lo que sois, podéis ser felices. Estáis llamados a vivir en armonía entre vosotros y con la naturaleza. Y llamados a ser algo grande, a ser mucho más de lo que os pensáis que sois”.

Y, un poquito, le quito todo el ropaje de lo institucional. Los pueblos indígenas tienen sus instituciones, pero como viviendo en las misiones, lo institucional no pesa tanto, te quedas más con el espíritu y desparece un poco toda esa carga.

Te lo digo, porque mientras estás hablando, y sin establecer paralelismos, me preguntaba qué debieron pensar los cardenales europeos cuando un obispo, venido del otro rincón del mundo, trajo otra perspectiva diferente. También es verdad, que Buenos Aires no es la selva peruana. Pero, esa percepción del Evangelio demasiado europea a la que estamos acostumbrados a vivir aquí, y que se viene dando durante siglos, es muy distinta a la que trae Francisco.

Me da la sensación de que, ese cristianismo europeo, que dices, y ese cristianismo americano, que es el que procedería del papa Francisco, son el cristianismo en ambos casos, pero con una perspectiva distinta. Y claro, el papa Francisco, que ha estado embarrado, llega con los pies sucios de barro y le resulta muy fácil ubicarse en la perspectiva del otro, porque procede de ahí. Y es que lo que no se conoce, no se ama. Y el que no se ha embarrado, es muy difícil que logre conocer al Cristo que se embarró en ese mundo.

Entiendo que a nuestra Iglesia, o a la de acá al menos, le falta un poco de barro en los pies.

Claro. Cuando me planteo mi vocación de estar con los pueblos indígenas, me doy cuenta de que la Iglesia los necesita. Y se lo digo: “Necesitamos que nos contéis quién es Cristo. Quién es Jesús” Porque Dios se ha hecho hombre, y su revelación es para todos los hombres, de todos los tiempos y de todas las culturas. Leer el acontecimiento de Jesús y contarlo, siempre va a ser incompleto desde una única perspectiva. La humanidad y la Iglesia, necesitan ver y descubrir el acontecimiento. Y esto no es solo cuestión de una minoría. Los hombres que descubrieron en el primer siglo la perspectiva de Jesús, ya no somo los mismos. Ha cambiado nuestra perspectiva, aunque sea el mismo Jesús.

Eso pasa hoy a nivel cultural, también. No pueden tener la misma imagen un africano, un indígena del Perú, o un madrileño.

Hay muchas críticas que vienen desde ahí. De la inculturalización. Los más ortodoxos piensan que ponemos a Cristo en el lugar que nos conviene. Cuando el proceso que tú explicas es muy distinto. Jesús es el mismo y válido para todos, pero cada uno tiene que encontrar su imagen.

Y tenemos que anunciar y explicar lo que estamos viendo, para entre todos, descubrir ese verdadero rostro de la misericordia de Jesús.

¿Cómo es la pastoral en Puerto Maldonado? ¿Cómo son las celebraciones?

Es algo distinto de aquí. Aquí somos más fríos sobrios. Allí les gusta mucho el folclore y la fiesta. El tiempo es diferente. Aquí estamos pendientes del reloj. Allí no hay tanto problema en dedicarle tiempo.

Como organización de Iglesia, es una pastoral más unida a la propia estructura del pueblo. Era un mundo rural (ahora está cambiando), y eso ha permitido que haya una simbiosis muy bonita entre lo que era la estructura del campesinado, y la Iglesia. Esa estructura social era fabulosa para que la Iglesia se insertara en ella y, desde ahí, pudiera aportar la fe en Jesús. Y, a su vez, la estructura campesina se veía muy fortalecida en sus capacidades por su mensaje cristiano. Ahora, se ha desestructurado todo ese mundo rural, y hay una urbanización muy fuerte con el tema de la sanción de recursos.

Un problema con los hidrocarburos.

Sí, es muy fuerte. Y con el oro. Todo esto, ha cambiado un poco la estructura eclesial y tenemos que hacer un cambio de paradigma. Hay que reinventar la pastoral, y responder a la situación que estamos teniendo ahora.

¿Cual es exactamente, el problema de los recursos naturales?

El problema viene de siglos atrás. Fue en 1900 cuando se crearon las prefecturas apostólicas del Perú, en las zonas de la selva. Y existe un llamado del Papa preguntando qué estaba pasando con los indios amazónicos. En la época del boom del caucho, hubo una invasión de la selva por parte de las industrias europeas. Y un genocidio de los pueblos indígenas, brutal. Una esclavitud y unas atrocidades tremendas, que desestructuraron la vida indígena. La Iglesia reaccionó creando las prefecturas, y aquí es donde comienza toda esta historia amazónica nuestra.

Se concebía que la selva era un lugar vacío, un lugar de conquista. Como hace 500 años. Y que lo que te encontrabas allí era tuyo. Y, si había gente, se utilizaba como obra de mano barata o esclava, como recurso.

Como en el relato del Génesis.

Sí, el caos. Y esto genera unos conflictos tremendos. Tenemos el problema de los hidrocarburos. He estado catorce años peleándome a causa de esto. Ahora, que he llegado a Madre de Dios, donde el problema es el oro, el problema de los hidrocarburos, me parece mínimo. Porque, al final, lo que tienes enfrente es una empresa transnacional y es más fácil. Tienes unos interlocutores, y puedes exigir y establecer unas leyes de control.

Pero la ambición del oro es diferente.

Es la invasión de un país, por grandes masas de personas. No hay interlocutor. Es el Estado invadido por su propia gente, que se ve en una guerra. Porque están bombardeando los campamentos del oro. Es el propio Estado contra sus ciudadanos. No merece la pena comenzar una lucha, porque al final, va a venir una transnacional.

Es un problema muy complejo para mi. Y como Iglesia, queremos entrar y dar una palabra. Acompañar a la gente. Pero a veces es difícil posicionarte. Y son zonas, donde la propia ambición y la inestabilidad de la gente genera indignidad. Esta falta dignidad se ve en las condiciones laborales y en la destrucción brutal de la naturaleza. Es exagerado. Para echarse a llorar. Hay vídeos y reportajes muy buenos sobre la zona, y es dramático. Y es también dramática, la vida de las personas que están ocasionando todo eso.

En ese sentido, la “Laudato si” habrá sido un soplo de aire fresco. El hecho de que desde arriba, alguien se preocupe no solo de las plantas y de los animales. Sino también de la gente que vive ahí dentro.

Yo tenía pánico de esa encíclica. Temía que se tratara de crear el jardín de Europa. Que íbamos a hacer que todos estos pueblos y la Amazonía, fuera el jardín que nos permitiera a una minoría, mantener nuestro ritmo de vida. A costa de mantener intacta una zona del planeta, sin tener en cuenta a la gente que vive allá. Y, cuando vi la encíclica, me quedé tranquilo. Está bien claro que el grito de la tierra y de los pobres, es el mismo grito. Que las tres “t”, tierra, techo y trabajo, son necesidades de todos. Y sabemos, que si mantenemos esta situación, reventará. Que es una exigencia bajar el ritmo.

En este momento, en que se ha acusado tanto a la Institución de estar por encima del bien y del mal, y de ser más Institución de poder que de servicio, que se utilice también esa autoridad para “el bien”, por parte de Francisco, tiene que ser muy saludable para los que vivís esto desde dentro.

Sí. Recuerdo a un jefe de una comunidad de Kirigueti, que había estado en la Universidad en el Cuzco y había asumido todo el discurso anticlerical. El indigenista. Yo también lo tenía y le decía: adelante con ello. No hay ningún problema. Él me venía, y me discutía. Decía: “Es que la Iglesia tiene mucho poder”. Yo le contestaba: “Es cierto. Pero si ese poder está al servicio de los pobres, bendito sea Dios”. Y es ahí donde tenemos que entrar. Aunque tenemos que reconocer que a Jesús no le iba lo del poder. Que, a veces, nosotros también nos dejamos llevar por la tentación.

Es una dicotomía difícil de solucionar. Porque sin esa Institución, tal vez no hubiese existido la civilización tal y como la entendemos, con sus virtudes y sus carencias. Porque, Jesús no quería esto, pero sin esto, probablemente no estaríamos hablando hoy de él.

Sé que eres obispo, pero fundamentalmente misionero, con lo cual, no te voy a preguntar demasiado. No obstante, alguna pregunta tengo que hacerte sobre la situación eclesiástica en Perú.

Se habla de que hay un posicionamiento de movimientos más conservadores, con las figuras de algunos obispos, como la del cardenal Cipriani. Contrasta con el Perú del que surgieron los primeros padres de esa otra teología, la de la liberación, como Gustavo Gutiérrez. ¿Cómo ha sido esa pulsión, si es que existe?

Es un mundo en el que tampoco he buceado mucho. El tema de la política eclesiástica, no es un tema en el que me sienta a gusto. Me parece que lo que tenemos que vivir, mayormente, es la fraternidad entre nosotros.

Algo sí que he vivido allá en Perú. Me acuerdo que cuando iba de España, vivíamos mucho si éramos de tal o de cual tendencia. O si estábamos o no en una línea determinada. Estas son cosas muy propias de nuestro mundo occidental. Pero en la selva, me he encontrado que, aunque también existen diferentes líneas, cuando uno está al servicio de los pobres, esto se diluye, se vive de otra manera.

Al final, aunque uno tenga una determinada línea eclesial u otra, estamos todos para lo mismo, e iremos encontrando un camino. Siempre va a haber en la Iglesia diversidad de tendencias y diferentes perspectivas. Tampoco era la misma la de Santiago y la de Pedro, que la de Pablo y Bernabé. Y ambas enriquecían a la Iglesia.

Creo que lo importante, es que no se nos olvide lo fundamental: La persona de Jesús. La encarnación en su pueblo, sencillo y humilde. E intentar caminar con ellos de la mano.

David, muchas gracias. Espero seguir sabiendo de ti, y de ese vicariato, mientras lo siga siendo. Y si alguna vez es diócesis. Que la tendencia es sutil, pero interesante. Gracias por tu trabajo y por tu testimonio.

Gracias a vosotros también. Os seguimos desde la selva, hace muchos años.

Es un honor.

Y gracias por el servicio que nos hacéis a todos.

http://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2016/07/10/cuando-un-esta-al-servicio-de-los-pobres-la-politica-se-diluye-religion-iglesia-dios-jesus-papa-francisco-vicariato-puerto-maldonado-peru-oro-hidrocar

LA GAITA COLOMBIANA!


-5:07

La gaita colombiana: Juan “chuchita” Fernandez Polo(Voz),NicolasHernandez(Gaita Macho), ,Fredys Arrieta(Gaita Hembra),Rafa y Adolfo Rodriguez(llamador y alegre),Alonso Puello (Tambora) ,AlexandraPosada(camara),MartinVejarano (logística). San Juan Nepomuceno Bolivar, Colombia 2003.

Descarga 127 libros sobre feminismo


 

 
127 libros en PDF sobre Feminismo: teología, historia y estudios de género
M.FACEBOOK.COM|DE MARÍA NARVAEZ
Ver más de María Narvaez.

VENEZUELA: Detalles sospechosos del cruce de frontera por “mujeres hambrientas”


Nadie que tenga hambre en Venezuela podría comprar en Colombia, las matemáticas no dan
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Mujeres cruzando la frontera el 5 de julio. Foto: Agencias
Mujeres cruzando la frontera el 5 de julio. Foto: Agencias

El pasado 5 de julio resuena con estruendo en medios internacionales un evento que tuvo lugar en la frontera colombo-venezolana. Se trataba del paso, violando puestos militares, de cientos de mujeres venezolanas rumbo a Colombia a comprar alimentos. Pero hay cosas que sencillamente no cuadran.

Ataviadas de blanco, rodeadas de medios de comunicación, la situación parecía un acto político, caminaron bajo la consigna “nos morimos de hambre, estamos desesperadas”.

La agencia alemana de noticias DW, en su servicio en español, reseñó con resaltadoruna de las frases de las mujeres que cruzaban el paso fronterizo: “allá (en Venezuela) no se consigue nada, no hay que comer”.

Mujeres retornan luego de hacer la compra. Foto: Agencias
Mujeres retornan luego de hacer la compra. Foto: Agencias

La matemática económica refleja otra cosa

La coyuntura económica venezolana en el terreno del tema alimentario se caracteriza por un déficit en inventarios habituales de cierto grupo de rubros de consumo básico y masivo en Venezuela, bajo condiciones de regulación de precio: harina de maíz, arroz, pasta, aceite, entre otros. Estos productos y otros (de higiene y del hogar) son los principales productos que generan cola y aglomeración en los puntos de venta adonde llegan en condiciones de precio justo o regulado.

Pero por otro lado hay una serie de productos que están en una rotación frecuente, su problema no es el desabastecimiento, sino sus altos precios. Aunque regulados algunos de estos productos, las regulaciones no se cumplen y son objeto de fuerte especulación. Productos como: carne de res, pollo, huevos, queso, frutas, hortalizas y tubérculos tienen una gran fluidez, son rubros de producción nacional y están amontonados en anaqueles de cientos de miles de negocios en todo el país, incluyendo el eje fronterizo colombo-venezolano.

Para las familias venezolanas el problema de este segundo grupo de rubros es su precio, no su disponibilidad. Algunos de estos rubros recientemente hasta se han estancado o han bajado en sus precios (como la carne de res y el queso) dada una caída en el consumo, pues para muchas familias ha sido bastante cuesta arriba comprarlos con la frecuencia habitual. Pero disponibilidad hay.

Mujeres Ureña compraron productos q necesitan del lado colombiano. Afirman que “no se calan más la escasez”

En los comercios regulares, como mercaditos, carnicerías, charcuterías y fruterías de San Cristóbal, los anaqueles están llenos de productos costosos. Los precios en el mercado bachaquero revendedor son incluso mucho más altos y allí se encuentra de todo, especialmente los productos regulados desviados. Pero, nadie que “tenga hambre en Venezuela” podría ir a comprar a Colombia por el cambio monetario.

El relato del cruce hacia Colombia por estas señoras a comprar alimentos se cae por la matemática del tipo de cambio fronterizo, el que rige todo tipo de actividad económica en la frontera. Los venezolanos que podrían comprar alimentos en Colombia serían quienes posean dólares o pesos, es decir, personas que al cambio especulativo tienen gran cantidad de dinero en bolívares que le permitiría a cualquiera comprar toda clase de alimentos en Venezuela sin problema alguno.

Dicho de otra manera: sólo una persona de la clase media alta, con mucho dinero, podría ir a comprar a Cúcuta. Pero compraría productos que se encuentran en Venezuela, que aunque estén a precios altos, estarían comparativamente mucho más bajos al cambio. Por ejemplo: un kilo de carne en el lado venezolano de la fronteracuesta entre 3 mil 500 y 4 mil bolívares. Del lado colombiano cuesta más o menos 10 mil pesos. Al día de hoy, el cambio es -en casas de cambio- de 0,24 bolívares por peso.Eso implica que comprar 1 kilo de carne en Colombia, al cambio, cuesta 41 mil bolívares. Un precio superior diez veces al precio de la carne en Venezuela.

Lo que ha generado

Luego de ello, aparte de reiterar el discurso de una “hambruna” en Venezuela, desde Colombia, el presidente Juan Manuel Santos y la canciller María Ángela Holguín, y desde Venezuela el gobernador del estado Táchira José Vielma Mora, han posicionado el tema de la reapertura de la frontera.

Si bien, se puede afirmar que nadie se beneficiaría con el mantenimiento de esta medida por un período muy prolongado, su apertura debe ser muy bien planificada, con medidas de control y vigilancia mejoradas y respetadas por ambos Estados.

De lo que sí se puede estar seguros es de que el día que abran la frontera, no van a salir multitudes de venezolanos a “hacer mercado” en Colombia.

Detalles sospechosos del cruce de frontera por “mujeres hambrientas”

Patriarcapitalismo: Educando en el machismo


“Los dos principios centrales del patriarcado son el sometimiento de las mujeres a los varones, por un lado, y el sometimiento de los varones jóvenes a los varones mayores, por otro. El patriarcado opera así por género y por generación”.

(Luisa Posada Kubissa, 2012, p. 92, citando la obra de Kate Millet, Política sexual)

Aumentar fuenteDisminuir fuenteSolamente texto

Patriarcapitalismo: Educando en el machismo

daveballardphoto (CC)

Una de las expresiones cotidianas más usadas e inconscientes es la muletilla “hombre” al iniciar una frase, sea quien sea la persona con quien se conversa, hombre o mujer. Expresión que utilizan incluso los niños y las niñas.

Con frecuencia harto asfixiante he podido constatar y sufrir el rechazo machista en el entorno universitario. No sólo del alumnado, con el que cada año se repite la misma (triste) experiencia (ver ejemplo 1 más adelante), sino y quizá lo que es peor con el profesorado (se supone que son quienes han de transmitir otros valores). Todo esto sin entrar en la impertinente reiteración institucional en mantener las denominaciones masculinas de las categorías profesionales y órganos universitarios: profesor, asociado, doctor, catedrático, defensor universitario, etc.

Lo peor del machismo es explicitarlo, desvelar su violencia, sacarlo de la invisibilidad, porque la disonancia cognitiva que se genera en las mentes es brutal. Como un despertar a lo Matrix, no todos están preparados. Pasa lo mismo con el capitalismo. Y si los nombráramos veríamos que uno y otro se dan la mano, que son la misma cosa, patriarcapitalismo.

Veamos algunos ejemplos de cómo se disemina y respira como natural el aire tóxico del patriarcado, especialmente en el ámbito universitario.

Ejemplo 1 | Estudiando en clase, en una sesión práctica de grupos, las diferencias entre hombres y mujeres, observo, para mi sorpresa, que año tras año se repiten dos notas: do y re. 1ª) “Do de pecho”. Los chicos llevan la voz cantante en el debate, aunque las chicas sean mayoría. 2ª) “Re-spuesta en do sostenido”. Los chicos argumentan siempre en un mismo sentido: negando la evidencia y situándose a la defensiva. Por lo general, las chicas no suelen opinar y alguna, ya en último curso de carrera, me ha preguntado en voz baja qué es eso del patriarcado (estando sentada delante del ordenador y leyendo un artículo sobre ese tema).

Ejemplo 2 | En cierta ocasión envié un artículo a una revista científica y un evaluador rechazó de plano el artículo simplemente por consideraciones machistas (según pude observar de su larga disertación, en la que no había ninguna propuesta de cambio para mejorar o corregir mi estudio). Simplemente negaba la pertinencia del análisis que finalmente publiqué en otra revista internacional de estudios de género.

Ejemplo 3 | Un día, de repente, recibí un extrañamente educado correo de un antiguo colega con el que había trabajado en temas de género. Me pedía encarecidamente que accediera a retirar su nombre de una publicación conjunta (sobre la discriminación de la mujer en las religiones) porque en la universidad (privada religiosa) donde iban a contratarle podían ver mal que tuviera investigaciones críticas con la Iglesia. Yo no daba crédito ante lo que leía.

Como consecuencia, la página que alojaba el documento tuvo que pedir a otras páginas que rectificasen la información ‘errónea’ sobre la autoría, como en Dialnet o como aquí.

Ejemplo 4 | En otra oportunidad fui unas semanas de estancia a otra universidad, donde había encontrado a una profesora afín a mi área de investigación, con algunos proyectos e intereses comunes. Me facilitaron el papeleo, lo que suele ser largo y tedioso. A la hora de definir la propuesta de investigación les sugerí trabajar en temas de economía feminista, pero me ‘animaron’ a cambiar de tema porque podía ser un tema polémico allí en esa universidad (católica) [se ve que lo de ‘católico’ no se refería a la universalidad del conocimiento, ingenuos que somos todavía algunos].

Ejemplo 5 | Decidí ir de estancia allende los mares, cruzando el charco. Y casualmente tuve la suerte de recuperar el contacto con una antigua colega que me invitó a dar unas conferencias en su universidad, en uno de los centros públicos de investigación agraria más importantes del país. Les propuse una temática con enfoque feminista sobre el medio rural y lo rechazaron, planteándome otro tema más aséptico sobre gestión agroambiental.

Ejemplo 6 | Paseando por el pasillo noble de un centro universitario donde se impartían estudios de ingeniería agraria pude ver los retratos de 40 años de directores y ni una directora, pese a que en la plantilla del profesorado de tal centro había más de un tercio de profesoras.

Por último, un par de ejemplos más, pero ahora desde la otra escuela, la mediática, que tiene casos para aburrir, especialmente a nivel publicitario, pero sólo voy a subrayar dos.

Ejemplo 7 | El uso de la mujer florero en programas de televisión de A3 Media como “Ahora caigo”, “La ruleta de la suerte”, “50×15”. Mujeres azafatas que además hacen un papel publicitario al ser la imagen de marca de algún producto en cuyo anuncio de apenas unos segundos hablan más que durante toda la emisión del programa.

Ejemplo 8 | Además del uso de la mujer florero como objeto decorativo en eventos y ceremonias deportivas como el baloncesto, el automovilismo, el ciclismo o el tenis (incluido el tenis femenino, como en el último torneo WTA en San Petersburgo, Rusia, celebrado del 8 al 14 de febrero de 2016).

Referencias

- Fernández, R. (2015). “El capitalismo detrás de la pantalla”. Fuhem Ecosocial, Boletín Ecos, 31, junio-agosto, 5 páginas.
- Gimeno, B. (2015). “Patriarcado y medios de comunicación de masas”. Fuhem Ecosocial, Boletín Ecos, 31, junio-agosto, 5 páginas.
- Millett, K. (1995) [1969]. Política sexual. Editorial Cátedra. Madrid.
- Posada, L. (2012). Sexo, vindicación y pensamiento. Huerga y Fierro. Madrid.

Juan Agustin Franco Martínez*

http://www.elsalmoncontracorriente.es/?Patriarcapitalismo-Educando-en-el

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: