Se lanzó la cartilla para la comprensión del conflicto armado en Colombia


El pasado jueves 21 de julio, se llevó a cabo el lanzamiento de la cartilla «Aportes para comprender el conflicto armado en Colombia», una herramienta pedagógica que expone, a partir del ensayo del padre Javier Giraldo con el mismo título, la semilla de la guerra que ha durado más de 50 años en el país.

La cartilla inicia con una introducción sobre la rebeldía como derecho y punto de partida para comprender las raíces del conflicto armado en el país. Por ende se explica la problemática de la tierra en Colombia, la acumulación de la misma, el despojo que se ha vivido y cómo se entrelaza con la participación política, la configuración histórica del Estado y el derecho a la información.

De acuerdo con el padre Javier Giraldo, miembro de la Comisión Histórica sobre el Origen del Conflicto y sus Víctimas, el reto más grande para alcanzar la paz «es que se toque de una manera directa y eficaz la raíz de la violencia, yo creo que en las conversaciones de La Habana no se han tocado esas raíces y creo que si no se le da una solución pues se está dejando viva la matriz de la violencia que en cualquier momento se puede reactivar».

La cartilla es una iniciativa generada por las organizaciones Colombianos y Colombianas por la Paz, Clamor social por la paz, la Coordinación Colombia, Europa, Estados Unidos, Conpaz, Dipaz, Movice, la Comisión de Justicia y Paz, la Plataforma Colombiana de Derechos Humanos, Democracia y Desarrollo, y La Alianza.

«Una Colombia en paz, es una Colombia en donde no haya tanta hambre, donde no haya tanta desigualdad, donde no haya tanta concentración de la propiedad de la tierra, donde la gente tenga sus necesidades más elementales por lo menos mínimamente satisfechas» afirmó el padre Javier Giraldo.

http://www.amaryservir.co/noticia.html?noticia_id=20726

L A I G L E S I A   E N   A M É R I C A   L A T I N A


Paris, 2016.PR.

Pintura de Adolfo Pérez Esquivel. Monseñor Leonidas Proaño es la 5° persona

a la derecha del Cristo crucificado (al poncho)con un niño delante de él.

 

He aqui una breve reseña de la Iglesia en América Latina desde la conquista española hasta el papa Francisco.

 

HISTORIA

  1. Durante la colonización, comenzada en 1492, el bautismo cristiano era obligatorio. Se condenaba las religiones indígenas porque se pensaba que eran obras del demonio; por esta razón se las perseguía afín de que desaparecieran. Pocos fueron los obispos que respetaron a los indígenas y sus religiones.
  2. Luego de la independencia, en los años 1820, se dio la unión de los gobiernos con la jerarquía católica: continuó la unión de la cruz y de la espada.
  3. En la época del Concilio Vaticano 2° (1962-65) se comienza a dar un cambio.

 

EL GRAN CAMBIO CON EL CONCILIO VATICANO 2°

  • A mediados del siglo pasado se da el despertar de los pobres de América Latina y comienzan las revolucionesCuba logra su independencia en 1959.
  • Grupos significativos de cristianos participan de las guerrillas como también varios sacerdotes (Camilo Torres en Colombia, Gaspar García en Nicaragua).
  • En 1955, se da una 1ª reunión de los obispos de América Latina en Río de Janeiro, Brasil. Tratan de unificar los requisitos sacramentales; hay preocupación por el crecimiento del comunismo. Se organiza la secretaría continental de la Conferencia Episcopal Latino Americana (CELAM)con sede en Bogotá. Destacan 2 obispos: monseñores Helder Cámara de Brasil y Manuel Larraín de Chile (este muere en un accidente). En esta década comienzan en Brasil las Comunidades Eclesiales de Base(CEBs) con monseñor Antonio Fragoso. Son grupos de cristianos de los sectores populares que se reúnen para vivir la fraternidad a la luz de la Palabra de Dios.
  • Durante el Concilio un grupo significativo de obispos latinoamericanos más comprometidos con los pobres se reúnen como “Iglesia de los Pobres” para hacer aportes en las reuniones conciliares. Al final del Concilio estos mismos obispos,unos 40, hacen un compromiso común: vivir pobremente y al servicio de los pobres (Pacto de las Catacumbas, 1965). Antes de dejar Roma deciden hacer una reunión latinoamericana para aplicar el Concilio a las Iglesias latinoamericanas.
  • En 1968 se da la 2ª reunión de los obispos latinoamericanas con el CELAM, en Medellín (Colombia), inspirándose del Concilio y de la carta encíclica del papa Pablo 6° sobre la Evangelización del mundo contemporáneo (1975, ver n° 8 y 30). Sacan un documento de conclusión muy avanzado donde:

. Se habla de la pobreza como empobrecimiento debido al sistema capitalista imperante.

. Se habla de una nueva manera de evangelizar (raíz de la nueva evangelización) desde los sectores populares.

. Se reconoce a las CEBs como un espacio completo de Iglesia en la base.

. Se invita a tener una especial solidaridad con los pobres que luego se llamará “opción por los pobres”.

  • En la siguientes décadas del ’70, se da un gran desarrollo de la “Iglesia de los pobres” soñada por el papa Juan 23: nacen CEBs en todos los países; muchos obispos apoyan esta línea de Iglesia de los pobres, como también muchas religiosas y sacerdotes. El libro “Teología de la Liberación” (1972) del sacerdote peruano Gustavo Gutiérrez retoma las nuevas maneras de los pobres de entender la fe, Dios, la Biblia, la Iglesia… y su compromiso con un cambio social.
  • Monseñor Leonidas Proaño, obispo en Chimborazo, Ecuador, es reconocido en América Latina y más allá como el profeta mayor de la Iglesia de los Pobres por su trabajo incansable de 30 años a favor de los Indígenas.

 

UN LARGO INVIERNO ECLESIAL

  • En esa misma época, se da de parte del gobierno de Estados Unidos un programa de lucha contra la línea de una Iglesia comprometida con los pobres (Documento de Santa Fe, California). De allí se concreta las dictaduras y la imposición del modelo neoliberal. Se da también una persecución sistemática a los obispos de la Iglesia de los Pobres (una docena son asesinados), a las religiosas y los sacerdotes (un centenarde cada uno son asesinados o desaparecidos); miles de cristianos sonasesinados en todo el continente por su compromiso con una evangelización liberadora.
  • Desde 1979, cambia la orientación eclesial desde la jerarquía y el Vaticano.

. Se da una nueva reunión con el CELAM en Puebla, México, que confirma la línea de Iglesia de los pobres, pero se insiste en la comunión con los obispos, cada vez más conservadores.

. Con la elección del papa Juan Pablo 2° y el nombramiento del cardenal Ratzinger en el departamento de la Doctrina de la Fe, hay una marginación de la línea de la Iglesia de los pobres. Empieza también una persecución sistemática a los teólogos de la liberación, las religiosas y los sacerdotes que trabajan en esta línea. En los seminarios se prohíbe estudiar los Documentos de las reuniones episcopales latinoamericanas. Los nombramientos de obispos son todos de sacerdotes muy tradicionalistas.

. Los pontificados de Juan Pablo 2° y Benedicto 16 son un ‘largo invierno eclesial’ para una renovación eclesial y la continuidad de la línea de Iglesia comprometida. Sin embargo siguenobispos, sacerdotes y religiosas trabajando en esta línea.

  • En los años 1992 y 2007 hay 2 nuevas reuniones organizadas por la CELAM. En 1992 a pesar de las presiones del Vaticano seconfirma la Iglesia de los Pobres. La reunión de 2007 (con la presencia del papa Benedicto) insiste en la importancia de las CEBs y se confirma su definición como espacio completo de Iglesia. El secretario de esta reunión era monseñor Jorge Bergoglio,cardenal en Buenos Aires, Argentina.
  • La Teología de la Liberación (nacida ‘mestiza’) se ha diversificado (indígena, negra, femenina… africana, asiática, norteamericana y europea). Sus teólogos y teólogas se organizan en una red mundial (ASETT: Asociación Ecuménica de Teólogos/as de la liberación). Desde 2002 han publicado unos 20 libros sobre las nuevas reflexiones teológicas, en torno a la interculturalidad o pluralismo religioso.

 

EL PAPA FRANCISCO RETOMA LA LÍNEA DE LA IGLESIA DE LOS POBRES

Como Iglesia de los pobres, nos sentimos identificados con sus gestos y opciones que se inspiran mucho en una evangelización liberadora: el papa Francisco retoma las grandes orientaciones del Concilio a la luz de la práctica de las Iglesias latinoamericanas.

  • Apoya a las CEBs, sin nombrarlas mucho.
  • Insiste en la opción por los pobres: “Quiero una Iglesia pobre y para los pobres”.
  • Condena muy fuertemente el sistema capitalista neoliberal.
  • Aboga por un cambio a partir de una solidaridad con los movimientos populares.
  • Lossínodos sobre la familia permitieron muchas reflexiones sobre el tema aunque sus conclusiones no sean muy abiertas.
  • La carta encíclica sobre la Ecología tuvo un gran impacto positivo para el “cuidado de nuestra casa común”.
  • Sus visitas en América Latina (Brasil, Ecuador-Bolivia-Paraguay, México) tuvieron mucha aceptación en las gentes sencillas y bastante resistencia en el clero.
  • Las CEBs y la Teología de la Liberación viven una renovación.

 

Frente a las grandes tensiones internacionales y el regreso en América Latina de gobiernos derechistas, renace la esperanza del Pueblo de Dios por sentir sus anhelos de justicia y liberación apoyados por la más alta jerarquía de la Iglesia católica en la persona del papa “venido del otro lado del mundo”.

 

Nota. La pintura de Adolfo Pérez Esquivel, representando a los mártires de América Latina y los grandes personajes du la Iglesia latinoamericana ha sido regalada a la diócesis de Riobamba en tiempos de monseñor Leonidas Proaño (+ 1988); recientemente ha sido quitada de la catedral de Riobamba por el actual obispo…

 

http://amerindiaenlared.org/biblioteca/9341/la-iglesia-en-america-latina

¿Fue la Magdalena una prostituta?: Corina Varela Garcia


 

Publicado el 28/07/2016

 

María Magdalena, así, con su nombre completo, aparece en varias escenas de los cuatro evangelios. Todos los evangelistas la mencionan como una de las mujeres que están presentes en la crucifixión y también encabezando el grupo de mujeres que fueron a ungir el cuerpo de Jesús y descubrieron la tumba vacía

Hace pocos días leí en este periódico una separata sobre la vida de Santa María Magdalena. La Magdalena es quizás la figura más calumniada y malentendida desde el inicio de la cristiandad.  Desde el siglo VI, ha sido presentada como una prostituta y pecadora pública quien, después de encontrarse con Jesús, se arrepintió y pasó el resto de su vida en oración y penitencia. Quisiera en este escrito despejar un poco la maraña de confusiones, a veces intencionales, que ha cubierto la figura de María de Magdala a lo largo de veinte siglos de cristianismo.

María Magdalena, así, con su nombre completo, aparece en varias escenas de los cuatro evangelios. Todos los evangelistas la mencionan como una de las mujeres que están presentes en la crucifixión y también encabezando el grupo de mujeres que fueron a ungir el cuerpo de Jesús y descubrieron la tumba vacía.

Además de esto, hay otros dos textos sobre ella en los Evangelios: Lucas, en el capítulo ocho, la menciona especialmente como una de las mujeres que acompañaban a Jesús y sus discípulos y le servían con sus bienes. De ella se añade que Jesús había expulsado siete demonios… lo que no quiere decir que fuera una pecadora, sino más bien una mujer muy enferma. Por otra parte, el evangelio de Juan muestra a Jesús enviando a María Magdalena a anunciar la buena nueva de su resurrección a los demás. Esto hizo que los padres de la Iglesia la nombraran “apóstol de los apóstoles.”  En ninguno de estos textos María Magdalena es descrita como una prostituta.

Entonces, ¿qué sucedió para que hoy tengamos de ella esa imagen distorsionada?  La explicación más común es que se confunde a la Magdalena con la mujer anónima del capítulo siete de Lucas. Esta mujer, una pecadora conocida, baña los pies de Jesús con sus lágrimas, los seca con sus cabellos, y derrama sobre ellos un perfume caro, dicho sea de paso, en ninguna parte dice que sea prostituta. A su vez, la pecadora anónima es confundida con María de Betania, hermana de Marta y Lázaro, quien protagoniza otra unción a Jesús poco antes de su crucifixión. El juntar estos relatos ha llevado a muchos a asociar equivocadamente a María Magdalena, “de la que habían salido siete demonios” con la mujer arrepentida y con María de Betania.

La identificación final de María como una pecadora reformada se da en las homilías del Papa Gregorio Magno (540-604), quien la llama “ejemplo de perdición”  y  “esclava de lujuria”… y como no existían Biblias impresas para el uso de todos, nadie podía constatar si era cierto lo establecido por el Papa. Habría que esperar hasta el Concilio Vaticano II (1962-1965) para que la Iglesia empezara a hablar de un error histórico. Pero a pesar de estos cambios, la mayoría de los católicos la siguen considerando una prostituta arrepentida.

 

La autora es teóloga y biblista

http://amerindiaenlared.org/biblioteca/9334/fue-la-magdalena-una-prostituta

El Papa en Auschwitz: Por Victor Codina s.j.


«Amerindia es una red de católicos de las Américas con espíritu ecuménico y abierta al diálogo y cooperación interreligiosa con otras instituciones.»

“El Papa ha visitado Auschwitz. Entró en aquella ciudadela de horror solo, a pie y en silencio, incluso algo encorvado, como cargando sobre sí la tragedia del holocausto de millones de judíos. También visitó solo y en oración la celda de Maximiliano Kolbe, el franciscano que ofreció su vida para salvar de la muerte a un compañero. Francisco no hizo ningún discurso, no justificó el silencio de Dios, no dijo nada, calló y oro en silencio. Solo escribió una breve frase en el libro de visitantes ilustres, pidiendo perdón a Dios por tanta crueldad (…)”.

 

Descargue el artículo.

LAICOS EN LA IGLESIA: Los necesitamos más que nunca. JOSE ANTONIO PAGOLA


Laicos en la Iglesia

«Los laicos son el mayor potencial del cristianismo»

«Cuidar y agradecer tanto el despertar de una nueva conciencia en muchos laicos y laicas»

José Antonio Pagola, 04 de agosto de 2016 a las 08:55

Es la hora de reaccionar, despertar nuestra fe y seguir caminando hacia el futuro, incluso en una Iglesia vieja y cansada

(José Antonio Pagola).- Las primeras generaciones cristianas se vieron muy pronto obligadas a plantearse una cuestión decisiva. La venida de Cristo resucitado se retrasaba más de lo que habían pensado en un comienzo. La espera se les hacía larga.¿Cómo mantener viva la esperanza?¿Cómo no caer en la frustración, el cansancio o el desaliento?

En los evangelios encontramos diversas exhortaciones, parábolas y llamadas que solo tienen un objetivo: mantener viva la responsabilidad de las comunidades cristianas. Una de las llamadas más conocidas dice así: «Tened ceñida la cintura y encendidas las lámparas». ¿Qué sentido pueden tener estas palabras para nosotros, después de veinte siglos de cristianismo?

Las dos imágenes son muy expresivas. Indican la actitud que han de tener los criados que están esperando de noche a que regrese su señor, para abrirle el portón de la casa en cuanto llame. Han de estar con «la cintura ceñida», es decir, con la túnica arremangada para poder moverse y actuar con agilidad. Han de estar con «las lámparas encendidas» para tener la casa iluminada y mantenerse despiertos.

Estas palabras de Jesús son también hoy una llamada a vivir con lucidez y responsabilidad, sin caer en la pasividad o el letargo. En la historia de la Iglesia hay momentos en que se hace de noche. Sin embargo, no es la hora de apagar las luces y echarnos a dormir. Es la hora de reaccionar, despertar nuestra fe y seguir caminando hacia el futuro, incluso en una Iglesia vieja y cansada.

Uno de los obstáculos más importantes para impulsar la transformación que necesita hoy la Iglesia es la pasividad generalizada de los cristianos. Desgraciadamente, durante muchos siglos los hemos educado, sobre todo, para la sumisión y la pasividad. Todavía hoy, a veces parece que no los necesitamos para pensar, proyectar y promover caminos nuevos de fidelidad hacia Jesucristo.

Por eso, hemos de valorar, cuidar y agradecer tanto el despertar de una nueva conciencia en muchos laicos y laicas que viven hoy su adhesión a Cristo y su pertenencia a la Iglesia de un modo lúcido y responsable. Es, sin duda, uno de los frutos más valiosos del Vaticano II, primer concilio que se ha ocupado directa y explícitamente de ellos.

Estos creyentes pueden ser hoy el fermento de unas parroquias y comunidades renovadas en torno al seguimiento fiel a Jesús. Son el mayor potencial del cristianismo. Los necesitamos más que nunca para construir una Iglesia abierta a los problemas del mundo actual, y cercana a los hombres y mujeres de hoy.

Para leer todos los artículos del autor, pincha aquí:

http://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2016/08/04/religion-iglesia-opinion-jose-antonio-pagola-laicos-iglesia-los-necesitamos-mas-que-nunca.shtml?utm_source=twitterfeed&utm_medium=twitter

HONDURAS: Corrupción en Universidad católica orilló caída de cardenal Rodríguez


Cardenal

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Una colosal red de lavado de activos, malos manejos administrativos, enriquecimiento ilícito, homosexualismo y persecución contra disidentes y despilfarro de multimillonarios recursos pone al descubierto una súper red de corrupción en la Universidad Católica de Honduras (Unicah).

Un extenso documento en poder de Radio Globo y ConfidencialHN ponen al descubierto esta red de corrupción jefeada por el cardenal Óscar Andrés Rodríguez y el rector Elio David Alvarenga Amador, quienes, en alianza con el jefe de la iglesia católica en la capital, Juan José Pineda, han orquestado una trama de corrupción, intrigas y otros que exhiben las bajezas morales de quienes presiden la iglesia católica.

Un extenso documento al que accedió ambos medios evidencia cómo Rodríguez orquestó una finísima red de circulación de dinero que llenó su faltriquera y en 13 años se apropió de unos 130 millones de lempiras.

De hecho, para cumplir a cabalidad los planes de control, dominación y sumisión, el cardenal y el rector de la Católica, en contubernio con Pineda, procedieron a realizar purgas a gran escala, o sea, se envió a cuadros que podrían ser fastidiosos para los intereses de este trío al exterior a culminar sus maestrías y doctorados y otros, como el bonachón sacerdote Ovidio Rodríguez fue enviado al ostracismo; hoy es cura de una capilla poco visitada.

Con la llegada de pineda en 2005 (al arzobispado) se generó una purga a gran escala, a Ovidio Rodríguez lo dejaron en una pequeña parroquia en la Universidad Católica. Juan José Pineda se convirtió en parteaguas en la arquidiócesis y pidió apoyo del cardenal en detrimento de todos los sacerdotes y persiguió a los disidentes: algunos fueron enviados a parroquias lejanas, otros al exilio para estudiar y otros al ostracismo.

El documento elaborado por sacerdotes y laicos comprometidos con el adecentamiento de la iglesia y la Unicah, han utilizado varias frases del papa Francisco, quien ha condenado la corrupción en todas sus formas y condenan la postura del cardenal y sus ayudantes, quienes dejaron los valores morales y cristianos por la cultura de adoración del poder.

https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fmedia%2Fset%2F%3Fset%3Da.989178764530068.1073741829.969856986462246%26type%3D3&width=500

Explica el documento cómo el cardenal y Juan José Pineda, un oscuro personaje reconocido por su marcado homosexualismo a pesar de condenar tales prácticas en el púlpito, tuvieron acceso a ilimitados recursos que, incluso, el propio Pineda ha pedido que se le construya un local en el campus de la Unicah un local para permanecer sin funciones específicas.

“Su relación con el clero ha sido irrespetuosa, es conocida su homosexualidad. Como pastor de la iglesia no se le conoce ningún logro es ampliamente conocida su homosexualidad y hay ataques a otras personas y tiene entendimiento con el rector y el cardenal recibe fondos de la rectoría para gastos personales”, reza este documento de investigación al que accedió ConfidencialHN.

RACISMO RELIGOSO. Según el documento, el Congreso Nacional condecoró al cardenal por su “colaboracionismo” con el gobierno dictatorial de Roberto Micheletti; el galardón fue entregado en las instalaciones de la Unicah y no en el Parlamento donde se acostumbra a dar estos premios.

Explica el informe que los 137 miembros de la arquidiócesis de Tegucigalpa optaron por no ir al evento, enfureciendo a Pineda, quien de inmediato mandó a llenar el salón de convenciones con estudiantes que se vieron forzados a presenciar el evento, so pena de ser sancionados.

Asimismo, al premiar al cardenal en la Universidad, dio carta blanca al obispo para que pudiera ejercer estrictos controles de ingreso. Era quien decidía si los invitados ingresaban o no a la actividad.

A Pineda se le señala de haber limpiado unos 88 millones de lempiras.

OSCURAS RELACIONES. El control de la universidad por el cardenal y séquito permitió que se perpetuara el nepotismo o ‘familión’ como dicen los autores del informe.

Los familiares del rector han participado en la repartición de canonjías y es el actor principal de toda la trama, lo acompaña su primo Misael Arguijo Alvarenga y su esposa Lourdes Fortín y otros empleados de su predilección.

Cabe mencionar que Arguijo tiene mala fama de ser acosador sexual propiciando unos dos divorcios, uno de ellos en Santa Rosa de Copán y otro en SPS; dos subalternas estuvieron involucradas en estas pecaminosas tramas.

Los autores señalan a Arguijo de encubridor y, en la actualidad, se desempeña como jefe de automatización, con otro primo. ‘Es responsable del desastroso sistema de cómputo y es el responsable de los sistemas de medios de comunicación de la iglesia católica’, entre ellos, Suyapa Tv, Radio Católica y el semanario Fides.

Señala el informe que un vehículo de Canal 48 fue asignado a su esposda y es conocida en los ambientes universitarios como “la primera dama académica”. La pastoral universitaria la dirige una odontóloga asumió la decanatura a tiempo completo y no dejo su puesto en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

La docente llegaba a su oficina en la UNAH, dejaba una cartera para aparentar que estaba en sus labores, pero escapaba para cumplir con su función en la Católica. “Este es el mejor ejemplo del fraude”, dice el documento, y añade que logró pasar a la pastoral.

El rector pretendió elevar la Unicah a una pontificia Universidad Católica, mientras que se le hacía un culto a la personalidad,  llegando al extremo de imponer visiones místico religiosas.

Los investigadores accedieron al testimonio de feligreses docentes de la Universidad, estudiantes y gente comprometida con la causa, quienes pidieron anonimato para evitar persecución de las autoridades del centro de educación.

LOS GASTOS DEL CARDENAL. El responsable de dirigir la universidad ha manejado doble contabilidad: dice a los miembros del centro de estudios que no hay dinero y lo poco que se percibe es distribuido en las iglesias hondureñas. Pero en la otra contabilidad, de la que tiene conocimiento el purpurado, hay unos mil millones de lempiras que han captado de los estudiantes y otros aportes.

Hasta el momento, no se ha presentado un informe de auditoría que revele el uso de los fondos por autoridades de la Universidad Católica.

En el doble informe contable, se revela que el rector transfiere a Rodríguez un millón de lempiras mensuales y en diciembre recibe alrededor de 2.5 millones de lempiras, haciendo un total de 13 millones.

En los 13 años de transferencias, se contabilizan 130 millones de lempiras recibidos por el cardenal para gastos personales y estos fondos se utilizan sin rendición efectiva de cuentas. Es más, se señala que el dinero está orientado a gastos personales.

En cambio, a los demás miembros del claustro universitario sólo se les traslada 300 mil lempiras por dietas, los fondos asignados a los obispos son para ayudar a las diócesis y la justificación es que la Unicah no tiene utilidades y el resto se utiliza para construir instalaciones.

Según estimaciones, los docentes dejaron de percibir en beneficios laborales unos 115 millones de lempiras.

CAÍDOS EN DESGRACIA. La codicia de la cúpula universitaria llegó al extremo de promover despidos de personal y recorte de derechos laborales que tenía el personal que labora en el centro de estudios.

“El ultimo caído fue Ricardo Donohue, también fueron despedidos (los docentes) Virginia de Avilés, Gustavo Izaguirre,  Martha Abarca, Virgilio Solis, Vilma Espinal, Mario Meraz, Raúl Díaz Velásquez, Mercedes Grisaleñan, Karen Heinze, Guadalupe Ramos, Mirna Rosales, Sandra Velásquez y otros”, revela la investigación.

Las ambiciones del rector ElioAlvarenga llevó a la desgracia al cardenal Rodríguez, también perdió la oportunidad de su vida de asumir un cargo en el Vaticano.

El cardenal, ante este megaescándalo, fue sustituido por cuatro obispos que dirigirán los destinos de la iglesia Católica. Además, el purpurado ya tiene menos de un año para pasar a jubilación, por lo que su retiro será muy oscuro, al igual que las denuncias de corrupción que han revelado un grupo de sacerdotes y laicos que aspiran al adecentamiento de la Unicah.

Los obispos Ángel Garachana Pérez,  Héctor García. Hector Camilleri y Guido Charbonell serán los responsables del rescate de la milenaria iglesia. Asimismo, el cardenal y sus cuadros de confianza ya no podrán escoger a su antojo a los mandos superiores, intermedios e inferiores de la iglesia Católica.

Cuentan que en una asamblea de la Conferencia Episcopal de Honduras, el obispo Garachana confrontó al cardenal: “¿Óscar has tomado dinero de la universidad? Te recuerdo que la universidad es un bien de la iglesia”. El silencio fue la respuesta y, por ese motivo, fue removido de la Conferencia Episcopal.

La nueva cúpula se ha comprometido en llevar la iglesia a los más pobres y ser más leal con la feligresía, quien fuera abandonada por el aun jerarca católico que se decantó por el oropel y neon que ofrece el poder.

Por ahora no se sabe si el expapable rendirá cuentas por 130 millones de lempiras.

En diciembre de 2015, el cardenal suspendió una cena al clero católico y un auxilio de 25 mil lempiras. Los afectados le preguntaron al líder religioso y reaccionó molesto: “porque ustedes me denunciaron ante el nuncio apostólico”.

TRES ROSAS PARA PINEDA. En tanto, Pineda vio frustrado sus sueños de ser la cabeza visible de la iglesia Católica en Danlí. Se le ordenó que regresara a Tegucigalpa y ha pedido que se le haga una instalación en el campus Tres Rosas de la aldea Valle de Ángeles.

No se sabe cuál será el futuro del obispo católico.

Elegía a “Desquite” GONZALO ARANGO


Gonzalo Arango

Gonzalo Arango

 

Sí, nada más que una rosa, pero de sangre. Y bien roja como a él le gustaba: roja, liberal y asesina. Porque él era un malhechor, un poeta de la muerte. Hacía del crimen una de las más bellas artes. Mataba, se desquitaba, lo mataron. Se llamaba “Desquite”. De tanto huir había olvidado su verdadero nombre. O de tanto matar había terminado por odiarlo.

Lo mataron porque era un bandido y tenía que morir. Merecía morir sin duda, pero no más que los bandidos del poder.

Al ver en los diarios su cadáver acribillado, uno descubría en su rostro cierta decencia, una autenticidad, la del perfecto bandido: flaco, nervioso, alucinado, un místico del terror. O sea, la dignidad de un bandolero que no quería ser sino eso: bandolero. Pero lo era con toda el alma, con toda la ferocidad de su alma enigmática, de su satanismo devastador.

Con un ideal, esa fuerza tenebrosa invertida en el crimen, se habría podido encarnar en un líder al estilo Bolívar, Zapata, o Fidel Castro.

Sin ningún ideal, no pudo ser sino un asesino que mataba por matar. Pero este bandido tenía cara de no serlo. Quiero decir, había un hálito de pulcritud en su cadáver, de limpieza. No dudo que tal vez bajo otro cielo que no fuera el siniestro cielo de su patria, este bandolero habría podido ser un misionero, o un auténtico revolucionario.

Siempre me pareció trágico el destino de ciertos hombres que equivocaron su camino, que perdieron la posibilidad de dirigir la Historia, o su propio Destino.

“Desquite” era uno de esos: era uno de los colombianos que más valía: 160 mil pesos. Otros no se venden tan caro, se entregan por un voto. “Desquite” no se vendió. Lo que valía lo pagaron después de muerto, al delator. Esa fiera no cabía en ninguna jaula. Su odio era irracional, ateo, fiero, y como una fiera tenía que morir: acorralado.

Aún después de muerto, los soldados temieron acercársele por miedo a su fantasma. Su leyenda roja lo había hecho temible, invencible.

No me interesa la versión que de este hombre dieron los comandos militares. Lo que me interesa de él es la imagen que hay detrás del espejo, la que yacía oculta en el fondo oscuro y enigmático de su biología.

¿Quién era en verdad?

Su filosofía, por llamarla así, eran la violencia y la muerte. Me habría gustado preguntarle en qué escuela se la enseñaron. El habría dicho: Yo no tuve escuela, la aprendí en la violencia, a los 17 años. Allá hice mis primeras letras, mejor dicho, mis primeras armas.

Con razón… Se había hecho guerrillero siendo casi un niño. No para matar sino para que no lo mataran, para defender su derecho a vivir, que, en su tiempo, era la única causa que quedaba por defender en Colombia: la vida.

En adelante, este hombre, o mejor, este niño, no tendrá más ley que el asesinato. Su patria, su gobierno, lo despojan, lo vuelven asesino, le dan una sicología de asesino. Seguirá matando hasta el fin porque es lo único que sabe: matar para vivir (no vivir para matar). Sólo le enseñaron esta lección amarga y mortal, y la hará una filosofía aplicable a todos los actos de su existencia. El terror ha devenido su naturaleza, y todos sabemos que no es fácil luchar contra el Destino. El crimen fue su conocimiento, en adelante sólo podrá pensar en términos de sangre.

Yo, un poeta, en las mismas circunstancias de opresión, miseria, miedo y persecución, también habría sido bandolero. Creo que hoy me llamaría “General Exterminio”.

Por eso le hago esta elegía a “Desquite”, porque con las mismas posibilidades que yo tuve, él se habría podido llamar Gonzalo Arango, y ser un poeta con la dignidad que confiere Rimbaud a la poesía: la mano que maneja la pluma vale tanto como la que conduce el arado. Pero la vida es a veces asesina.

¿Estoy contento de que lo hayan matado?

Sí.

Y también estoy muy triste.

Porque vivió la vida que no merecía, porque vivió muriendo, errante y aterrado, despreciándolo todo y despreciándose a sí mismo, pues no hay crimen más grande que el desprecio a uno mismo.

Dentro de su extraña y delictiva filosofía, este hombre no reconocía más culpa, ni más remordimiento que el de dejarse matar por su enemigo: toda la sociedad.

¿Tendrá alguna relación con él aquello de que la libertad es el terror?

Un poco sí. Pero, ¿era culpable realmente? Sí, porque era libre de elegir el asesinato y lo eligió. Pero también era inocente en la medida en que el asesinato lo eligió a él.

Por eso, en uno de los ocho agujeros que abalearon el cuerpo del bandido, deposito mi rosa de sangre. Uno de esos disparos mató a un inocente que no tuvo la posibilidad de serlo. Los otros siete mataron al asesino que fue.

¿Qué le dirá a Dios este bandido?

Nada que Dios no sepa: que los hombres no matan porque nacieron asesinos, sino que son asesinos porque la sociedad en que nacieron les negó el derecho a ser hombres.

Menos mal que Desquite no irá al Infierno, pues él ya pagó sus culpas en el infierno sin esperanzas de su patria.

Pero tampoco irá al Cielo porque su ideal de salvación fue inhumano, y descargó sus odios eligiendo las víctimas entre inocentes.

Entonces, ¿adónde irá Desquite?

Pues a la tierra que manchó con su sangre y la de sus víctimas. La tierra, que no es vengativa, lo cubrirá de cieno, silencio y olvido.

Los campesinos y los pájaros podrán ahora dormir sin zozobra. El hombre que erraba por las montañas como un condenado, ya no existe.

Los soldados que lo mataron en cumplimiento del deber le capturaron su arma en cuya culata se leía una inscripción grabada con filo de puñal. Sólo decía: “Esta es mi vida”.

Nunca la vida fue tan mortal para un hombre.

Yo pregunto sobre su tumba cavada en la montaña: ¿no habrá manera de que Colombia, en vez de matar a sus hijos, los haga dignos de vivir?

Si Colombia no puede responder a esta pregunta, entonces profetizo una desgracia: Desquite resucitará, y la tierra se volverá a regar de sangre, dolor y lágrimas.

Gonzalo Arango

Fuente:

Obra negra. Santa Fe de Bogotá, Plaza & Janés, primera edición en Colombia, abril de 1993, p.p.: 42 – 44.

No debieran «cobrarse» las misas


Cepillo para ofrendas

«Los aranceles deberían prohibirse»

La mayoría de las misas actuales difícilmente se podrían homologar con la «Cena del Señor»

Antonio Aradillas, 04 de agosto de 2016 a las 08:37

Con las cosas de Dios, y menos con las misas, no se comercia ni se hacen negocios

(Antonio Aradillas).- En cierta ocasión me comentó otro sacerdote que «se le fue el santo al cielo», y en el «memento» de la misa, al citar el nombre de la persona en sufragio de cuya alma, ella se aplicaba, en lugar de «Marta», dijo «María». Terminada la misa, ya en la sacristía, y después de «abonar» el correspondiente estipendio, añadió otro para que, lo antes posible, volviera a aplicarle otra, citando el nombre verdadero de «Marta».

Las razones que le alegara el sacerdote, invocando la omnisciencia y misericordia infinita de Dios, que sobrepasa los nombres y los números, no les convencieron a la devota, por lo que la misa tuvo que repetirse tal y como así lo reclamaba. En el planteamiento de la reforma litúrgica, por la que clama el Papa Francisco, surgen reflexiones como estas:

La misa – la celebración de la Eucaristía- , es el eje y la justificación de la religión y del culto cristiano. Sin misa no hay Iglesia, o esta no es la verdadera Iglesia de Cristo. Esto demanda que toda reforma eclesiástica, y más la litúrgica, partirá necesariamente de su adoctrinamiento, concepción, ejecución y praxis.

Por diversidad de circunstancias, el hecho es que la mayoría de las misas actuales difícilmente se podrían homologar con la «Cena del Señor», su primer celebrante, «santo y seña» de su presencia y prolongación «por los siglos de los siglos». De las explicaciones que se aportan para convencer a muchos acerca de la legitimidad canónica y teológica de su desarrollo histórico, no es exactamente mi propósito ni mi tarea personal aquí y ahora. Basta y sobra con referir y destacar que, entre el acontecimiento narrado en los evangelios y los ritos y ceremonias que pretenden asegurar su perdurabilidad, la imaginación, los buenos deseos, la comprensión y el «misterio» han de ejercitarse con liberalidad, comprensión y largueza sacrosanta.

Todo esfuerzo de purificación religiosa de la misa, para su integración en el contexto convivencial de una reunión- comida o cena, entre familiares y amigos, con formación y compromisos de solidaridad, de disponibilidad, comunicación y, en definitiva, de común- unión- Comunión, habrá de ser desvelado y revelado con empeño y motivaciones sagradas.

Es de lamentar que en la Iglesia en general, y más en el entorno del altar de las celebraciones litúrgicas, el dinero detente también lugares de distinción y de privilegio, que entenebrezcan el sentido evangélico de la comunión fraternal entre unos y otros, y sobre todo, entre los más necesitados de los alimentos que mantienen el cuerpo y el alma, con fórmulas de participación activa, por el amor- caridad.

La misa es acto supremo de religiosidad y de cristianismo, por lo que, por igual, es patrimonio de todos, tanto de quienes las «paguen» y así intenten acaparar sus efectos salvíficos, como de los que se hacen presentes en ellos por devoción o piedad.

Pese a las disciplinas, orientaciones y módulos «arancelarios» vigentes en las diócesis, a la justificación de «limosna» que se le aplica para la percepción de la cantidad prescrita o recomendada y a las costumbres así establecidas «a favor del culto y del clero», por la celebración de las misas no debería percibirse cantidad alguna. Habrían de prohibirse taxativamente. Los fieles cristianos, educados convenientemente en su fe, llegarían a tal conclusión, que aceptarían como consecuencia de la propia idea de la «misa».

«Solemnizadas» estas hasta extremos inverosímiles, con rangos episcopales, acompañamientos de con-celebrantes, mitrados o no, y acólitos, todos varones, velas e incensarios, no resultan hoy ejemplarizantes y evangelizadores para el pueblo de Dios, sabedor además de que, gracias a su generosidad, se mantienen ceremonias y ritos que, al no beneficiar directamente a los más necesitados, precisan de examen y de revisión penitencial, para no perder su condición de religiosidad y de culto al Dios verdadero.

Con las cosas de Dios, y menos con las misas, no se comercia ni se hacen negocios. De la administración de los sacramentos habrá de desterrarse cualquier rumor o resonancia que generen los euros, que, en realidad, son los que hacen pobres a los pobres y más ricos a los ricos, aún dentro de la Iglesia y de sus «profesionales».

«Profesión-vocación, sus misas», tal y como son celebradas y aplicadas mayoritariamente estas hoy, no es compendio pastoral propio de los «ministros del Señor». Esta sensación comienza a ser prevalente en el pueblo, con recelos y sentimientos dolorosos, a consecuencia de posibles interpretaciones con comportamientos similares, y sucedáneos, con los simoníacos.

http://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2016/08/04/no-debieran-cobrarse-las-misas-religion-iglesia-dios-jesus-papa-francisco-fe-misa-patrimonio-cielo-santo-salvacion-cena-del-senor-reforma-liturgica-purificacion.shtml

Lo de las diaconisas va en serio…


El Papa Francisco, con un grupo de monjas

Agencias

«El Papa tiene clara esta posibilidad»

«La mujer, en la Iglesia, pide una «igualdad», que no se le puede negar»

José Luis Ferrando, 05 de agosto de 2016 a las 09:06

¿Cómo es posible que la mitad de la Humanidad, más de la mitad de la Iglesia activa, esté todavía ausente del área ministerial de la Iglesia?

Mujeres diaconisas/>

                       Mujeres diaconisas

(José Luis Ferrando).- El Papa Francisco ha cumplido su palabra. Hace unos pocos meses, en la sala Pablo VI, ante las Superioras Generales de las Órdenes Religiosas Femeninas dijo que nombraría una comisión para estudiar el tema de las Diaconisas en la Iglesia. Hace unos días el Vaticano anunciaba la creación de esta «Comisión».

Pero lo hacía con unas palabras muy significativas: «Tras una intensa oración y una madura reflexión, el Papa ha decidido instituir la Comisión de Estudio sobre el diaconado de las mujeres«. Estas palabras pueden ser analizadas simplemente como una simple formalidad comunicativa, pero, en este caso, desde mi punto de vista, va más allá de la simple formalidad. Teniendo en cuenta también, la lista de personas que han sido nombradas para formar parte de ella.

Dice el texto «Tras una intensa oración». Esta expresión no es una frase sin contenido. Está evocando la profunda seriedad del momento eclesial. El salto cualitativo con mayúscula en la Historia de la Iglesia que podría darse si esta decisión se materializa. Y el Papa Francisco es profundamente consciente de esta paso gigantesco. Y por eso quiere enraizarlo, desde la oración, en el Dios Padre de la Historia. Estamos ante un «kairós», que necesariamente hunde sus raíces en la multiforme gracia del Espíritu Santo. No es un momento cualquiera, ni una decisión banal.

Esa «intensa oración» evoca, sin duda también, el momento dramático, que se le viene encima al Papa Francisco. Si la decisión es positiva, las fuerzas más conservadoras de la Iglesia no dudarán en poner todas las dificultades posibles e inimaginables para frenar esa iniciativa. Pero, desde la oración, el Papa, encontrará la serenidad y la paz para asumir, en comunión con muchos hombres y mujeres creyentes, las «tarascadas» de estos cancerberos de un sistema caduco y obsoleto, falto de vida y significado.

Últimamente están muy animados estos señores del «frenazo» a la «revolución» de Francisco, pero lo tienen claro, la inmensa mayoría de la Iglesia está con el Papa. El presente y el futuro llaman de manera decisiva a la Iglesia.

Las otras palabras tampoco están exentas de hondo significado: «madura reflexión». Lo primero la «oración», y a continuación la reflexión. El papa Francisco ha reflexionado de manera madura. Esto significa que tiene clara esta posibilidad. Que no la descarta, sino que la contempla de manera muy seria. La «madurez» se refiere también al momento eclesial. La «sensibilidad» actual no permite seguir ignorando ciertas realidades. La mujer, en la Iglesia, pide una «igualdad», que no se le puede negar.

La «reflexión», no olvidemos, es la capacidad del ser humano para comprender, en nuestro caso, los misterios del Dios de la Historia. Un Dios, que nos llamara a releer el pasado en clave de presente y futuro. Un Dios que nos grita: ¿Cómo es posible que la mitad de la Humanidad, más de la mitad de la Iglesia activa, esté todavía ausente del área ministerial de la Iglesia? ¿Hemos leído nuestro pasado eclesial con libertad y sin prejuicios?

El Papa Francisco sabe perfectamente que puede abrirse una puerta para la esperanza en la Historia de la Iglesia. Por eso la nota informativa vaticana, aparentemente aséptica, es muy significativa. Esperemos que la Comisión trabaje seriamente y no frustre las expectativas, que sin duda se están creando en estos momentos en la Iglesia Universal. La «hora» de la mujer en la Iglesia podría empezar… El Papa Francisco va en serio en este tema.

Para leer todos los artículos de este autor, pincha aquí:

http://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2016/08/05/religion-iglesia-opinion-lo-de-las-diaconisas-va-en-serio-papa-francisco-comision-de-estudio-sobre-el-diaconado-de-las-mujeres.shtml?ut

El Papa Francisco y el futuro de las mujeres en la Iglesia


El Papa ha logrado mantener inalterada la identidad que ha configurado a su institución durante siglos, además de demostrar cómo ésta puede avanzar y provocar cambios que vayan acorde a los tiempos, sin tener que ceder al relativismo y la crítica.
Publicado el 05.08.2016
PaulaS.png
Paula Schmidt

El estilo de liderazgo ejercido por el Papa Francisco, desde que asumió su mandato en marzo de 2013, lo ha catapultado a una esfera de popularidad transversal que resulta la envidia de líderes políticos y sociales en todo el mundo. Quizás por eso es que todos desean retratarse con él.

Y, a pesar de que ha enfrentado difíciles escenarios que no sólo cuestionan a su Iglesia, sino que también podrían resquebrajar su institucionalidad, el Pontífice no se amilana, sigue adelante y profiere un estilo de comunicación muy directo, lo que hace fácil decodificar sus intenciones, inspira confianza y que, últimamente, contrasta con los bajos niveles de adhesión hacia líderes del ámbito público, quienes están siendo altamente desaprobados a nivel mundial, en parte porque han dejado entrever que muchas veces “predican, pero no practican”.

Los desafíos para la Iglesia no son menores. Desde los casos de abusos, hasta la implacable persecución de ISIS que declara odiar a los cristianos y que occidente lucha contra la realidad, el catolicismo es una religión cuya visibilidad le confiere una enorme responsabilidad. El Papa lo sabe, y es por eso que, hasta el momento, jamás ha decidido blindar al Vaticano y, libre de complejos, ha estado abierto a responder las inquietudes de sus fieles y también de quienes no comulgan con su fe sobre una multiplicidad de temas actuales que despiertan gran interés.

Tras un exitoso cierre de la Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia, Polonia, el pasado 31 de julio, el Papa dio paso a un anuncio que, por su esencia, provoca grandes expectativas y que, inmediatamente, ha dado inicio a una serie de pre interpretaciones que buscan abrir espacios de discusión sobre lo que ha sido la tradición cultural, histórica y milenaria que ha imperado en la Iglesia católica desde su fundación. Esto es: el rol de la mujer al interior de la institución.

Un trabajo que comenzó en 1995, tras la “Carta a las Mujeres” de San Juan Pablo II, continuó con el beneplácito de Benedicto XVI y que el actual Papa delineó en mayo de este año, tras reunirse ni más ni menos que con la abultada cifra de 900 mujeres de la Unión Internacional de las Superioras Generales. Ahí, el Pontífice acogió sus expectativas y demandas y se comprometió a constituir una comisión sobre el diaconado femenino para no sólo incluir a las mujeres en las consultas sobre la Iglesia, sino también en el proceso sobre la toma de futuras decisiones.

Es así como se acaba de dar a conocer la identidad de los 12 teólogos, de los cuales seis son mujeres, encabezados por el jesuita español monseñor Francisco Ladaria, quienes tendrán la magna responsabilidad de analizar la evolución del rol femenino al interior de la Iglesia, desde sus comienzos. Además, este será un proyecto ambicioso, ya que existen exiguos registros y real claridad sobre los deberes ejercidos por las mujeres en la Iglesia primitiva. Sin embargo, y a pesar de la complejidad que significa llevar a cabo un estudio de esta envergadura, esto no pareciera ser un obstáculo para la Iglesia, cuya inédita iniciativa y determinación entrega señales sobre la conciencia que posee en torno a la importancia y el aporte de las mujeres en su historia y futura proyección.

El objetivo de la comisión será retomar el trabajo de la Comisión Teológica Internacional, publicado en 2003, sobre el carácter institucional de diversas formas de asistencia diaconal ejercidas por mujeres. Para muchos, esto abriría la puerta para fomentar el sacerdocio femenino, al igual como sucede en otras confesiones, pero el Papa ha sido claro en expresar que lo que se desea es revitalizar el papel de la mujer en la Iglesia, visibilizar su misión de servicio y darle mayores espacios de participación, sin la necesidad de que surja la ordenación sacerdotal. Esto ha provocado reparos en ciertos sectores que califican la postura del papado como intransigente, ya que asocian al sacerdocio como la única vía de acceso a verdaderas cuotas de poder, olvidándose y restándole importancia al destacado papel e influencia que realizan muchas mujeres dentro de la Iglesia.

Es más, la mujer, no es “más mujer”, ni potencia su identidad, al querer equipararse, de igual a igual, al papel que ejerce el hombre. A estas alturas, cuando ya nadie se atrevería a cuestionar su capacidad intelectual ni moral, no enaltecer sus diferencias ni reconocer su diversidad es no sólo descalificar su esencia y estandarizarla, sino también desconocer su aporte en todo orden de cosas.

La última medida, dada a conocer por el Vaticano, denota un hito importante que expresa deseos de renovación y futuro dentro de la Iglesia. Sin embargo, y al revés de muchos líderes preocupados por sus índices de popularidad, al momento de tomar sus decisiones, el Papa ha logrado mantener inalterada la identidad que ha configurado a su institución durante siglos, además de demostrar cómo ésta puede avanzar y provocar cambios que vayan acorde a los tiempos, sin tener que ceder al relativismo y la crítica.

 

Paula Schmidt, periodista e historiadora Fundación Voces Católicas.

http://ellibero.cl/opinion/el-papa-francisco-y-el-futuro-de-las-mujeres-en-la-iglesia/

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: