COLOMBIA: Urdir mentiras para hacer la guerra


En los años 60 —década de rebeldía y utopía—, Santiago García montó el Marat Sade, de Peter Weiss, en el Teatro La Candelaria. Se me quedó grabada una frase que se repetía a lo largo de toda la obra: “Revolución Copulación”.
Por: Alfredo Molano Bravo
La revolución política que buscábamos a tientas no era posible sin una revolución sexual. Y hubo asomos de prácticas y de relaciones libres que se defendieron como derecho contra la intimidación que la Iglesia y el Partido Conservador ejercían. Todavía El Catolicismo, periódico de la curia, tenía una sección donde publicaban las películas prohibidas para todo católico, incluida “Y Dios creó a la mujer”, el filme de Roger Vadim con el que Brigitte Bardot nos estrenó a muchos. A su vez, el Partido Conservador, que desde el siglo XIX se había erigido como heredero del Tribunal del Santo Oficio y curador de las sanas costumbres, no dejaba de sancionar a los desviados, incluidos en esa categoría quienes habíamos abolido la corbata y rechazábamos a los peluqueros. Y mucho hay entre una cosa y otra. Las costumbres tradicionales son el cerrojo de las libertades sexuales y de las búsquedas eróticas, castigadas brutalmente con el pecado mortal y el infierno. Pero además, defender el dogma de la Iglesia de la época era una mina de votos porque el púlpito era una sucursal de la tribuna electoral. Desde una y otro se denunciaban los hijos naturales, los homosexuales, los onanistas, la prostitución, el protestantismo y el comunismo. Todo iba en el mismo paquete.
Cuando murió el generalísimo Franco en España, después de una sangrienta dictadura de 40 años, y se ganó la democracia, junto con ella, en las manifestaciones, las mujeres tiraban el brasier por el aire. Se llamó el “destape”. El pueblo comenzó a mostrar en público lo que hacía en privado. Una salida de todos los clósets. No era sólo la libertad de opinar y votar, sino de acostarse con quien se quisiera y de la manera como se quisiera.
No es gratuito que hoy, cuando estamos cerca de un destape político sin precedentes —la creación de un movimiento de oposición al establecimiento—, los conservadores y una parte considerable de la Iglesia y de las Iglesias salgan a defender las buenas costumbres sexuales. Es decir: hombre con hombre, mujer con mujer y viceversa.
Uribe y el procurador han logrado sembrar con la mentira de la cartilla y de la impunidad la imagen de que los acuerdos de La Habana serían una maniobra para volver a todos los niños maricas, a todas las niñas lesbianas, etc.; y convertir a los criminales en senadores y representantes, etc. En cierta medida tienen razón, no porque semejantes falacias se hayan firmado, sino porque la democracia plena pondrá contra la pared las represiones sexual y política. Las libertades de cualquier naturaleza harán más auténtico el poder y más profunda la espiritualidad.
Con el fin del conflicto armado saldrán a flote ideas, intereses, sueños que ahora son sancionados como heréticos y subversivos. La confusión malintencionada del uribismo —y de lo que en él se condensa—, que muestra las cartillas pornográficas belgas como un documento oficial, tiene la misma perversidad que la identidad que proclaman entre territorios de paz y repúblicas independientes.
Bien vistas las cosas, el uribismo asume que si gana el No, las guerrillas se van a echar para atrás y, asustadas, aceptarán salir del monte a la cárcel. No saben con quién tratan. El No carece de solución política distinta a la guerra y por eso está echando mano de todo tipo de armas para sumar a las que ya tiene: los reclamos de los camioneros, de los taxistas, de los curas párrocos, de los sargentos, de los ganaderos, de los extorsionistas.

COLOMBIA: LAS REGIONES SE ALBOROTAN.


Chocó, Putumayo y Caquetá enfrentan manifestaciones y protestas  Los habitantes de Chocó están en paro cívico por los problemas en los servicios de salud, agua y alcantarillado, la falta de vías y la inseguridad.
Imágenes Relacionadas
En Putumayo los habitantes llevan un mes realizando manifestaciones en contra de la fumigación manual de cultivos de coca con glifosato.  En Caquetá crece EL .POLODE el malestar por la presencia de petroleras en la región. Encapuchados incendiaron las instalaciones donde había maquinaria de la empresa Petroseismic.
Cuando el país todavía se está recuperando de los estragos que dejó el paro camionero y de los bloqueos de los indígenas del Cauca y campesinos vinculados con la Cumbre Agraria, nuevamente se ve enfrentado a una oleada de protestas en varias regiones.
Aunque esgrimen motivos muy diferentes, lo cierto es que el malestar en varios municipios ha ido en aumento. Los habitantes exigen una mayor presencia del Estado y que cumpla las promesas pactadas años atrás.
La semana pasada los habitantes de Chocó, uno de los departamentos más pobres del país y con la mayor tasa de desempleo, entraron en paro cívico por el abandono del gobierno. En Putumayo llevan cerca de un mes protestando por la fumigación manual de los cultivos de coca con glifosato. Y en Doncello y Paujil, en Caquetá, manifestantes contra la explotación de petróleo produjeron alteraciones en el orden público.
La pregunta que muchos se hacen es qué tan válidos son los argumentos de los manifestantes o si detrás del malestar hay sectores que buscan presionar al gobierno para obtener beneficios cuando está cerca la convocatoria del plebiscito por la paz. El gobierno nacional busca consensos y respaldos para ese trascendental proceso, razón por la cual lo que menos le conviene es estar apagando incendios aquí y allá.
Pero le ha tocado salir a apaciguar los ánimos. En Chocó, el Comité Cívico Departamental por la Salvación y Dignidad del Chocó convocó la protesta que mantiene paralizadas las actividades escolares, comerciales y el transporte en Quibdó.  Los chocoanos han realizado marchas pacíficas en las calles para pedir agua potable y alcantarillado ya que estos servicios cobijan a menos del 20 por ciento de la población. También tienen problemas en el suministro de energía y en los servicios de salud. Hace poco se liquidó el Hospital San Francisco de Asís, de Quibdó, ante los graves problemas financieros que venía afrontando. Esto llevó a una congestión en el servicio porque los pacientes y usuarios tuvieron que trasladarse al Hospital Ismael Roldán, el único que queda en la capital pero no cuenta con la capacidad e infraestructura suficientes para atender a la población.
A estas denuncias se suman la inseguridad, el cobro de extorsiones y los obstáculos en la vía Quibdó-Medellín, que lleva años en construcción luego de miles de millones de pesos invertidos. En junio pasado se presentó un derrumbe en la carretera que dejó como saldo trágico nueve personas muertas y varias desaparecidas. La vía estuvo cerrada durante dos meses y solo desde hace unos días funciona parcialmente.
Estos y otros males han aumentado el malestar de la población. La semana pasada se produjo un enfrentamiento con las autoridades, en el que se usó gas lacrimógeno para dispersar a las multitudes. El jueves las partes se reunieron para establecer los problemas  del departamento, los incumplimientos del gobierno y cuándo se va a poner en marcha lo pactado.
El viceministro del Interior, Guillermo Rivera, dijo que el gobierno ha invertido en Chocó alrededor de 7 billones de pesos en construir 1.900 viviendas gratuitas, en pavimentar las principales vías y en mejorar el aeropuerto de Quibdó, entre otras obras de infraestructura. Y es que a pesar de los recursos girados el departamento también afronta graves problemas por la elevada corrupción de muchos de los funcionarios. Por eso mientras no se ataque este flagelo será muy difícil que esta región progrese.
Pero si en Chocó llueve, en Putumayo y el sur del país no escampa. Campesinos e indígenas del departamento se han congregado en diversos puntos para manifestarse contra la fumigación manual con glifosato de los cultivos ilegales. Sostienen que el gobierno les incumplió lo pactado en septiembre de 2014. A ellos se sumó un pronunciamiento del jefe de la guerrilla de las Farc Iván Márquez, quien dijo que esa actividad va en contra de los acuerdos de La Habana.
Yule Anzueta, vocero de la Mesa Regional de Organizaciones Sociales del Putumayo, señaló que el plan de sustitución de cultivos no ha avanzado y no se han puesto en marcha programas de contingencia para los campesinos que viven de esos cultivos. Adicionalmente, reclaman el acceso a la salud, la educación, servicio de agua potable, apoyos para comercializar los cultivos de pan coger, un hospital de tercer nivel y revisar los impactos ambientales de la explotación petrolera.
Las protestas en esta región del país siguen en aumento. Las primeras concentraciones empezaron en los municipios de Puerto Asís, San Miguel, Orito y Puerto Caicedo y amenazan con extenderse a otras regiones donde se pondrá en marcha esta práctica de erradicación. Ese es el caso de Nariño, Caquetá y Catatumbo, entre otros.
Según la Oficina de las Naciones Unidas para la Droga y el Delito, Putumayo es el segundo departamento con más hectáreas sembradas de coca (20.068 el año pasado), después de Nariño que tiene 29.755 hectáreas con este cultivo ilícito.
El problema es complejo si se tiene en cuenta que hasta el año pasado un kilo de hoja de coca podía costar 3.000 pesos. Muchos campesinos prefieren seguir con estas plantaciones que les resultan más rentables que sembrar otros cultivos que no tienen cómo sacar a los mercados. A ello se suma el debate en el tema de salud ya que en abril de este año un concepto de la Organización Mundial de la Salud clasificó el glifosato como una sustancia cancerígena. Desde ese momento el gobierno ordenó cesar la aspersión aérea, pero a las pocas semanas autorizó hacerlo manualmente.
Y como si fuera poco, Caquetá es otro foco de protestas agitado en los últimos días. En este departamento está creciendo el rechazo de la población a la exploración y explotación de petróleo.
La situación está pasando de castaño oscuro porque los quieren frenar las actividades de compañías como Emeral Energy y Petroseismic Service, entre otras. La semana pasada hubo movilizaciones en los municipios de Doncello y Paujil que dejaron como resultado un campesino herido, así como actos vandálicos relacionados con la incineración de dos vehículos, y la destrucción de cableado y geófonos destinados a las actividades de sísmica. Además, el jueves en la noche varios encapuchados le prendieron fuego a la casa y a la bodega donde opera la compañía Petroseismic, contratista de Ecopetrol, que desarrolla el proyecto petrolero Cardón 2D. La petrolera estatal deploró los hechos y pidió a la población superar las diferencias a través de diálogos de concertación, únicas vías para resolver los conflictos.
No es la primera vez que en este departamento hay manifestaciones contra la explotación petrolera. El año pasado en Florencia, la capital, así como en Milán, Morelia y Valparaíso se presentaron enfrentamientos con la fuerza pública. En Caquetá responsabilizan a esta actividad de afectar las fuentes hídricas, razón por la cual se conformó una mesa departamental en defensa del agua y del territorio.
Hace unos meses, el gobernador del departamento, Edilberto Valencia, anunció una consulta popular para que los habitantes decidan si quieren o no que en su territorio se extraiga petróleo. Esta actividad está en una verdadera encrucijada porque el país necesita encontrar más crudo de ahora a cinco años o de lo contrario tendrá que importar hidrocarburos. Pero se encuentra acorralada porque en varias regiones crece el rechazo a la explotación.
Lo cierto es que el gobierno tendrá que desplegar todo su poder de convencimiento y cumplir los acuerdos pactados para apagar estos incendios que han venido creciendo en varios municipios colombianos,  como hizo con el paro camionero.
Fuente: http://www.semana.com

COLOMBIA.SANTA MARTA. Expertos internacionales visitan la Ciénaga Grande tras petición de la sociedad civil


 
 
PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA                                                           21 de agosto de 2016
Contactos de prensa:
Gladys Martínez, AIDA, gmartinez@aida-americas.org, +50683214263
Juan Pablo Sarmiento, Grupo de Litigio Ambiental de la Universidad del Norte,jpsarmiento@uninorte.edu.co
Sandra Vilardy, científica experta en la Ciénaga Grande, svilardy@gmail.com
Expertos internacionales visitan la Ciénaga Grande tras petición de la sociedad civil
Ante la crítica situación ambiental de la Ciénaga Grande de Santa Marta, la Convención de Ramsar enviará una misión técnica de asesoramiento, con el beneplácito del gobierno colombiano.
Nueva Venecia, pueblo palafítico en la Ciénaga Grande de Santa Marta, Colombia. Crédito: Gab/Flickr/Creative Commons.
Bogotá, Colombia. Expertos de la Convención Ramsar, tratado internacional para la protección de los humedales, realizarán una visita del 22 al 26 de agosto a Colombia para evaluar la situación de la Ciénaga Grande de Santa Marta.
Este encuentro se confirma tras la petición que, en 2014, hicieran la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA), la Universidad del Norte, y la Universidad de Florida con acompañamiento de la científica Sandra Vilardy, de la Universidad del Magdalena, a la Secretaría de la Convención.
 
Los expertos sostendrán reuniones con representantes del Gobierno colombiano y de la sociedad civil el 23 de agosto, incluyendo a AIDA, apertura que celebramos. “Nos complace que Colombia esté cumpliendo sus compromisos como parte de la Convención de Ramsar”, dijo Gladys Martínez, abogada del Programa Marino de AIDA. “Creemos que el gobierno y la sociedad civil de Colombia pueden aprender de las experiencias de misiones Ramsar en México y Costa Rica, dónde AIDA ha participado”, agregó. 
 
En los últimos días se registró la muerte de cientos de miles de peces, debido a la severa crisis ambiental por la que atraviesa el ecosistema, uno de los más importantes del país. La Ciénaga Grande, pese a haber sido declarada como Humedal de Importancia Internacional bajo la Convención Ramsar, ha sufrido incendios forestales, deforestación de grandes extensiones de terreno para la agricultura y la ganadería, pérdida de mangle y diques construidos ilegalmente. 
 
Asimismo, enfrenta serios desafíos por proyectos para construir carreteras. La visita de expertos de distintas nacionalidades y altamente calificados para la evaluación de estos ecosistemas es una oportunidad para salvar la Ciénaga, de existir disposición para acatar las recomendaciones que emitan. “Los delegados encontrarán una verdadera crisis ambiental y humanitaria”, dijo Juan Pablo Sarmiento Erazo, investigador de la Universidad del Norte. “Las poblaciones locales cuya actividad económica es la pesca, están padeciendo privaciones en su alimentación, modo de vida, derecho al trabajo y acceso al agua”, agregó. 
 
Sandra Vilardy, considera que “el actual colapso de la Ciénaga significa el fracaso del modelo de gestión” y habló de la “necesidad de que la misión de asesoramiento recomiende de manera urgente al gobierno colombiano un cambio en el mismo”

###

AIDA es una organización internacional sin fines de lucro que usa la ley para proteger el ambiente en el continente americano.

La fuerza de su testimonio: Jesucristo en las Voces Globales de la Mujer * * Por Elizabeth Johnson *


NIGERIA: A PARTIR DE LA MAYORIA FEMINISTA.


Publicado por Donna Quinn

El domingo, bko Haram a conocer un video informar de la supuesta situación de cientos de niñas secuestradas por el grupo militante, incluyendo los más de 250 escolares que fueron secuestrados en 2014.   El vídeo , que filtra a través de un grupo de chicas, al menos uno de los cuales es la celebración de un niño de corta edad, ha renovado la preocupación por la violencia sexual de que es víctima de estas mujeres jóvenes.

Boko Haram ha matado a miles de civiles en el norte de Nigeria y es conocido por secuestrar a mujeres y niñas, muchos de los cuales sufren a continuación, la violación y la violencia sexual. Después de más de 200 supuestamente  visiblemente embarazada   niñas fueron rescatadas de Boko Haram año pasado por el ejército de Nigeria, la necesidad de ofrecer estos supervivientes tengan acceso a servicios de aborto era evidente.

“Durante su cautiverio, con una duración en muchos casos durante meses o incluso años, las mujeres y niñas han sido esclavizadas sexualmente, violadas y obligadas a los llamados ‘matrimonios'”, explicó una ONU   representante durante una sesión especial sobre Boko Haram en julio.   “Muchos de los sobrevivientes de estas experiencias terribles son ahora embarazada de sus violadores … y se dice que varios deseen interrumpir estos embarazos no deseados.”

A pesar de las barreras legales de Nigeria, los defensores internacionales de la mujer dicen que el marco para facilitar el acceso a las víctimas de violación aborto está allí. En particular, los convenios -un Ginebra serie de tratados relativos a los derechos y la protección de los no combatientes, prisioneros y los heridos durante el conflicto armado, requieren que todos los civiles que están “heridas y enfermas” sean capaces de acceder a la atención de la salud sobre una base no discriminatoria base. Pero debido a que Estados Unidos, el mayor donante a los programas de salud de la mujer a nivel mundial, interpreta el notorio   Enmienda Helms de prohibir que todos los fondos para cualquier tipo de asistencia o información sobre el aborto, estos supervivientes ir sin acceso completo a la atención médica, una violación de la dignidad humana y el derecho internacional humanitario que pone la vida de los supervivientes en riesgo.

De acuerdo con un informe de Laura Bassett para el Huffington Post , el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) distribuye suministros de emergencia para las mujeres y las niñas rescatadas de Boko Haram, incluyendo tratamientos para las infecciones de transmisión sexual y artículos para parteras. “Pero no podía ofrecer ninguna de las supervivientes de violación la opción de poner fin a sus embarazos. Algunas de las niñas según los informes buscó, abortos inseguros ilegales. Otros eran demasiado miedo de tomar el riesgo y fueron rechazadas por sus comunidades para dar a luz a los hijos de los asesinos “.

“Lo que el gobierno de Estados Unidos hace es permitir que la extrema politización del aborto en los Estados Unidos para dictar la forma en que están respondiendo en este tipo de crisis, que para mí es inconcebible”   dijo Serra Sippel,   presidente del Centro para la Salud y Equidad de Género.

El gobierno de Obama tiene la opción legal de interpretar la Enmienda Helms como teniendo una excepción para las víctimas de violación embarazadas guerra, pero hasta ahora no ha estado dispuesto a hacerlo. La Enmienda Helms impide que las organizaciones de ayuda el uso de los fondos de ayuda exterior de Estados Unidos para proporcionar el aborto como un “método de planificación familiar.” Los que tratan de interrumpir embarazos resultantes de violación o incesto, o aquellos cuyos embarazos llegar a ser mortal, no buscan utilizar aborto como un “método de planificación familiar.” Bajo estas circunstancias, la Enmienda Helms no debe ser una barrera para acceder a los servicios de aborto.

Los defensores son, por lo tanto,  pidiendo a la administración de Obama a tomar acción ejecutiva   para corregir la mala interpretación actual de la Enmienda Helms y poner fin al sufrimiento innecesario de las mujeres y niñas violadas en conflictos, incluidos aquellos cuyos derechos han sido violados por Boko Haram.

Recursos de los medios:   New York Times, 14/8/16; Internacional Business Times 07/02/15, 05/04/15; Fundación de la Mayoría Feminista 8/12/16; El Highline Huffington Post; cosmopolita 05/11/15

o

Distintas formas de “vender a la madre” — ecleSALia.net


eclesalia@eclesalia.net DISTINTAS FORMAS DE “VENDER A LA MADRE” Declaración de Cristianos para el Tercer Milenio CRISTIANOS PARA EL TERCER MILENIO*, rbrardi@gmail.com BUENOS AIRES (ARGENTINA). ECLESALIA, 25/07/15.- Día tras día la corrupción es sostenida en la agenda pública por una catarata mediática que, aunque muchas veces se nutre de supuestos o de interpretaciones jurídicas amañadas, viene poniendo a la […]

via Distintas formas de “vender a la madre” — ecleSALia.net

Diversas religiones y confesiones apoyan la lucha contra la trata de personas en Colombia — Voz Del Pueblo Latinoamericano Prensa


“Encuentro Interreligioso: Las Comunidades Dicen ¡Basta! A la Trata de Personas “. Una Iniciativa Que Tuvo Como Objetivo: Construir desde las iglesias Una Estrategia de Trabajo en Conjunto Que aporte a la lucha contra la Trata de Personas en Colombia y de la ESA forma Construir también ONU pronunciamiento de la iglesia: “Manifiesto: Las Comunidades Dicen […]

a través Diversas RELIGIONES Y Confesiones Apoyan la Lucha Contra la Trata de Personas en Colombia – Voz del Pueblo Latinoamericano Prensa

Convenio entre La Fundación Universitaria Konrad Lorenz y la Corporación Anne Frank — Voz Del Pueblo Latinoamericano Prensa


Compartimos con alegría la noticia del convenio Entre la Fundación Universitaria Konrad Lorenz Facultad de Psicología y la Corporación Anne Frank, s organización no gubernamental Creada para la Protección y Defensa de los Derechos Humanos. Dentro de DICHO convenio heno Una Línea de Formación y acompañamiento psicosocial para los Procesos de la Organización y para […]

mediante Convenio Entre La Fundación Universitaria Konrad Lorenz y La Corporación Anne Frank – Voz del Pueblo Latinoamericano Prensa

“Estamos sometidos al miedo por causa de las FARC”: Denuncia de líder comunitario colombiano en NTN24


NOTICIAS | AMÉRICA LATINA

En La Noche de NTN24 campesinos de ocho veredas del occidente del departamento de Antioquia denunciaron que, pese a que las FARC se comprometieron a dejar de extorsionar, los chantajes persisten a través de reglamentos y leyes que continúa imponiendo el grupo criminal.

“Cada persona que quiera entrar o salir de la comunidad tiene que pedirle permiso a las FARC, los que están en La Habana hablan de paz, pero los de acá no hablan de paz”, asegura el líder comunitario.

Andrés Hernández narró cómo por presiones y amenazas de las FARC debió abandonar la vereda en la que vivía y trabajaba, por no acatar las leyes de la agrupación criminal denunció las amenazas y las extorsiones que continúa ejecutando la agrupación.

“Ellos llaman al líder de la comunidad y les dice que les reúna a la gente para mandar su mensaje, andan de civil y con sus fusiles, no andan en grupos grandes, solo de a dos o tres”, señaló el líder comunal.

Hernández agregó “que miembros de las FARC dicen que la guerrilla no va a dejar las armas y su meta es llegar al poder”.

“¿No serían las FARC los que deberían hacer la paz, dejando de lado su acción criminal?”, agregó.

http://www.ntn24webcanal.site/video/la-noche-con-testigo-de-extorsiones-de-las-farc-112977?ref=boletin&date=17082016

 

COLOMBIA. SANTA MARTA: Señor Presidente: ¡salve usted la Ciénaga! : Álvaro González Uribe



20 de Agosto de 2016

Yo no sé durante los últimos meses cuántos artículos, entrevistas, informes y denuncias se han divulgado en todos los medios sobre la acelerada agonía de la Ciénaga Grande de Santa Marta.

Yo no sé durante los últimos meses cuántos artículos, entrevistas, informes y denuncias se han divulgado en todos los medios sobre la acelerada agonía de la Ciénaga Grande de Santa Marta. Por mi parte, escribí la última columna hace cerca de tres meses [ver http://www.elmundo.com/portal/opinion/columnistas/muere_la_cienaga_grande.php#.V7XAAPl97IU ] y de nuevo lo hago porque mientras tenga manera de publicar no descansaré en este tipo de empeños.
Es que hoy lo importante ya no es investigar ni informar ni denunciar sino actuar. Obvio que son tres actividades que siempre harán falta, en especial la primera, pero lo que sucede con la Ciénaga Grande de Santa Marta ya está más que investigado, informado y denunciado por científicos y ciudadanos de diferentes regiones y hasta de otros países del mundo.
Sin embargo, las autoridades regionales y nacionales están enmarañadas en una red de disculpas, consultas, trámites y lanzamientos de balón entre sí que de no tener tan nefastas consecuencias hasta diría uno que parece una página macondiana o un malabarismo de circo de pueblo. Lo que ocurre no da para pensar otra cosa diferente a que hay falta de voluntad o intereses económicos privados de gran valor económico, muchos ya probados.
Por eso no voy a volver a explicar en esta columna urgente la importancia de la Ciénaga para la región, para el país, para la cuenca del Caribe y para el planeta, ni las causas de su desastre cada vez más acelerado, como tampoco las graves consecuencias de diversa índole que esa muerte anunciada y en proceso tiene y tendrá. Sin embargo, en un país que no lee, en un país que solo se preocupa de lo que pasa en el bolsillo de cada cual, en un país donde solo importa el hoy, y en un país donde las personas que luchan por el medioambiente siguen siendo consideradas loquitas mochileras, se podría pensar que nunca hay suficiente ilustración.
Pero sí la hay para las autoridades encargadas de solucionar este tipo de tragedias ambientales (porque este loquito mochilero afirma que sí, que sí se trata de una inmensa tragedia ambiental de alcance mundial). El propio ministro de Medio Ambiente sobrevoló hace poco la Ciénega y por diversos medios manifestó su preocupación. Sin embargo, al menos por lo que uno interpreta de las entrevistas que concedió, la sensación que quedó fue de impotencia. Nada concreto, siguiente tema por favor.
Las autoridades regionales competentes se chutan el balón y hacen mutis por el foro como si fuera algo que sucediera en el Amazonas, y las autoridades nacionales no actúan, como si fuera algo que sucediera en Madagascar, con excepción de algunos municipios con territorio en la Ciénaga que poco pueden hacer dados sus muy escasos recursos y poder de decisión ante semejante problema.
Y todo ese bazar persa, todo ese babel, todo ese circo sucede mientras las voces de pescadores artesanales, de residentes en el inmenso complejo lagunar y de científicos reputados no solo de Colombia sino de otros países claman a los cuatro vientos por las soluciones que ya se conocen. Claman, organizan foros, siguen investigando, denuncian por diferentes medios, pero no, son voces en el desierto que cada vez encuentran más su desierto real ante la desidia oficial.
Ya los gobiernos en sus diferentes ámbitos saben cuáles son las causas del problema y cuáles las soluciones, tanto para que no siga progresando el daño como para recuperar la Ciénaga. Pero, ¿ante tanto bagaje investigativo y de propuestas serias qué queda por pensar? No es un misterio: No hay voluntad, ya sea por negligencia, por intereses, por lo que sea, pero no la hay.
Ante este maremágnum de denuncias, de tocar puertas, de declaraciones vanas y de “a-mí-no-me-toca-eso”, ante semejante irresponsabilidad burocrática, en un país de régimen presidencialista como es Colombia solo queda acudir a alguien directamente: ¡Señor presidente Santos: ¡Salve usted la Ciénaga Grande de Santa Marta! Señor presidente Santos: ¡Vote por el Sí a la Ciénaga Grande de Santa Marta!

http://www.elmundo.com/portal/opinion/columnistas/senior_presidente_salve_usted_la_cienaga.php

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

A %d blogueros les gusta esto: