COLOMBIA: LOS VERDADEROS ENEMIGOS DE LA PAZ


El Jueves, 8 de septiembre, 2016 18:11:58, El Satélite <periodicoelsatelitehoy@gmail.com> escribió:
Opinión/Grupo Editorial El Satélite
 
Es indudable que la paz tiene enemigos; pero no son los críticos jurídicos del acuerdo de La Habana y los mecanismos de implementación que se contemplan. Eso es una cosa completamente distinta a ser “amigo de la guerra” que es el inri que trata de ponerse sobre la cabeza de todo aquel que hace alguna observación, ligera o sustancial.
 
Verdaderos enemigos de la paz, por ejemplo, son los que hayan determinado y ejecutado el crimen de la líder campesina, Cecilia Coicué, supuesta propietaria del predio, El Vergel, ubicado en la vereda La Cominera del municipio de Corinto, Cauca, uno de los escogidos como zona veredal transitoria de normalización acordada entre el Gobierno y las Farc.
 
Si alguna premura exige la promesa de paz derivada del acuerdo Gobierno-Farc, es el esclarecimiento de este crimen, cuanto antes; no vaya a ser que caiga en la misma impunidad que cubre como tétrica mortaja los 5.000 crímenes y más de la UP.
 
Si pretendemos germinar la semilla de paz en el azaroso posconflicto que nos espera, es menester que el Estado y sus instituciones todas, en especial las de cara al orden público y la seguridad ciudadana y rural, ofrezcan plenas garantías a la vida, honra y bienes de todos los colombianos: de todos-todos: desde Timochenko a las y los Coicué que hayan quedado en la mira de los enemigos de la paz.
 
Dejemos el discurso electorero de acusarnos y recusarnos los unos a los otros en torno a un Sí o un NO al plebiscito. Vamos todos, como en Fuente Ovejuna, a buscar al criminal de Coicué y a sus determinadores. Que nos digan, ¡ya!, no solo quiénes fueron sino cuáles lo motivos; pero que nos digan algo… Hagan de cuenta que esta indígena era la hija de un Señor Don de esos que se instalan en el 1% que ahora se reparten ‘ficti-ficti’ la opinión pública, amenazando con convertir dizque un plebiscito por la paz en una guerra general entre los unos y los otros que torpemente les siguen “comiendo cuento”, desde el ya lejano Benidorm hasta el hoy de La Habana, y mañana, desde cualquier otro lugar del mundo donde se reunirán de nuevo a repartirse las ganancias de la guerra,  dejando las pérdidas a cargo de las víctimas.
 
Fin de folio.- Todos somos Coicué, y no queremos ni aceptamos un requiescat in pace sobre su tumba de hoy, que podría ser la nuestra mañana, si callamos…

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: