Este viernes, mujeres víctimas darán a conocer su música


RUBÉN DARÍO ÁLVAREZ P

Por asuntos de última hora, el lanzamiento del disco compacto “Las mujeres en Colombia sí queremos la paz. Mujeres mediadoras de paz” cambió de escenario.

Ahora será presentado en el patio del Palacio de la Inquisición, informó Rosiris Murillo Morelo, directora de la Fundación Mujeres Espejo, el colectivo que representó a Cartagena en dicha producción.

La fecha sigue siendo el viernes 16 de septiembre, a las 3 de la tarde.

La producción consta de 18 canciones compuestas y cantadas, en diferentes estilos musicales, por mujeres víctimas de la violencia en varias partes del país.

La canción que presentó el colectivo cartagenero se titula “Mujeres espejo”, compuesta por Josefa Morelo Díaz y Rosiris Murillo Morelo; e interpretada por Euaris Torres Gutiérrez.

“El objetivo de hacer este CD –explicó Rosiris Murillo– fue aprovechar el talento musical de muchas víctimas para incitarlas a cantar sus penas, a ver en la poesía y la melodía una noble puerta de entrada para reencontrar la vida”.

Añadió que es esta la primera vez que en Colombia se logra un producto de esta naturaleza, “y por eso queremos hacer varios lanzamientos en las diferentes regiones, para que ideas similares se repliquen y ayuden a sanar corazones”.

El resto del compacto contó con el concurso de los colectivos de Cali, Putumayo, Chinulito (Montes de María), Oriente Antioqueño, Ovejas (Sucre), Chocó y Tolú (Sucre).

La idea de esta producción fue de la cantautora Ana Mercedes Pereira Souza, quien coordinó el proyecto, bajo la asesoría del músico Darío Moreno y el apoyo del Instituto de Paz de Washington.

http://www.eluniversal.com.co/cartagena/este-viernes-mujeres-victimas-daran-conocer-su-musica-235471

QUEREMOS LA PAZ!!! EMPECEMOS YA!


Imagen

Historiador: el quechua es el único idioma centrado en el otr


28/08/2015 | ED. IMP.

BRUCE MANNHEIM EN EL CENTRO SIMÓN I. PATIÑO. DICO SOLÍS

Luego de al menos 10 años de estudio, el antropólogo estadounidense Bruce Mannheim develó que el idioma quechua está enfocado en el prójimo, a diferencia, por ejemplo del español, que tiene un tinte egocéntrico.

En el marco de una entrevista conOPINIÓN, Mannheim explicó que si, por ejemplo, se le pide a un quechua-hablante y a un español que describan dos objetos que están contiguos, sus visiones serán completamente diferentes.

Es decir, si en una mesa se pone un celular y en la parte superior de éste, pero no sobre él, se sitúa un bolígrafo, la persona que habla español dirá que “el bolígrafo está sobre el celular”, sin embargo el quechua-hablante explicará que en la cabecera del dispositivo hay un objeto.

Ejemplos como este dio Mannheim en el marco del primer “Encuentro Internacional de Arqueología y Etnohistoria en los Andes y Tierras Bajas: Dilemas y miradas complementarias”, que llegará a su conclusión esta jornada.

Expertos en antropología y etnohistoria de más de una decena de países son parte del evento que se cumple en Simón I. Patiño.

3 Idiomas.

Bruce Mannheim es uno de los pocos estadounidenses que domina a la perfección el quechua, además habla español, inglés y francés.

http://www.opinion.com.bo/opinion/articulos/2015/0828/noticias.php?id=169355

EL CAMINAR DE LA TEOLOGÍA LATINOAMERICANA HOY – Juan Manuel Hurtado


EL CAMINAR DE LA TEOLOGÍA LATINOAMERICANA HOY

 

Juan Manuel Hurtado López

Amerindia

 

Inicio con una frase de Gustavo Gutiérrez, tenido por muchos como el Padre de la Teología de la Liberación. “Cerca de Dios, cerca de los pobres”. Aquí se resume lo mejor de la teología latinoamericana.

Quizá lo más relevante de la reflexión teológica latinoamericana y del Caribe de los últimos años, en clave de liberación, gire en torno a la conmemoración de los 50 años del Concilio Vaticano II. La razón de esto estriba en la gran y original recepción que tuvo el Vaticano II en la Conferencia Episcopal de Medellín en 1968, en la que se trazan las líneas maestras de la pastoral y de la evangelización para el Continente latinoamericano.

Con este motivo Amerindia convocó a un Congreso Continental de Teología en Sao Leopoldo, Brasil del 7 al 11 de octubre de 2012. Se quería no tanto recordar el Concilio, sino “discernir los nuevos desafíos de una época marcada por profundas transformaciones y las consecuentes tareas para una teología como servicio a la Iglesia y a la comunidad, en un mundo pluralista y globalizado”.

Asimismo, queríamos conmemorar los 40 años de la publicación del libro de Gustavo Gutiérrez, Teología de la Liberación. Perspectivas.

Algo importante de este evento, fueron las Jornadas teológicas de preparación, en las que se pretendió movilizar y convocar a la comunidad teológica de América Latina y del Caribe, a teólogos y teólogas jóvenes que están trabajando en la línea del Vaticano II y de la Teología latinoamericana de la liberación.

Como paso previo al Congreso, realizamos Jornadas Teológicas en las cuatro zonas que engloban a todos nuestros  países de América Latina y del Caribe. En el Cono Sur, tuvo lugar en Santiago de Chile; en los Países andinos, se realizó en Bogotá; en Centro-América y el Caribe, fue en Guatemala; y en la zona Norte, la realizamos en la Ciudad de México. La Jornada teológica de la zona Norte tuvo el perfil de haber sido ecuménica, con la presencia de cinco denominaciones de Iglesias protestantes, además de la católica. Estas Jornadas se ocuparon de cuestiones verdaderamente históricas como la economía, la participación ciudadana, los Derechos Humanos, la ecología, los migrantes y la práctica eclesial, así como de temas más sistemáticos.

Ya el Congreso Continental en San Leopoldo fue un magno evento con 750 participantes, entre los que destacaban los Padres de la Teología de la liberación, por llamarlos de algún modo, pero también las generaciones intermedias y teólogos jóvenes.

Los temas ahí tratados trazan un amplio abanico que va desde la eclesiología, la tradición de la Iglesia, la eco-teología, los signos de los tiempos, la espiritualidad, lo sociocultural, la postmodernidad, los pobres, la teología latinoamericana, el Otro mundo posible, los nuevos sujetos y los nuevos movimientos sociales que están emergiendo.

Fue un intenso tiempo de compartir saberes, búsquedas, espiritualidades, en este contexto mundial globalizado, depredado y excluyente. Muy emotivas y creativas fueron las liturgias de cada mañana y las participaciones del P. Gustavo Gutiérrez -quien lo hizo por videoconferencia-, lo mismo que la presencia y la palabra del obispo José María Pires, brasileño, de 94 años de edad, que fue padre  conciliar.

Gustavo Gutiérrez les dijo a los teólogos jóvenes ahí presentes, que en su quehacer teológico fueran rigurosos, profundos, cercanos a las comunidades insertas en el mundo y que dieran su vida por los pobres.

En dicho Congreso hubo un fuerte reclamo por una Pneumatología y la exigencia de desarrollarla más profunda y sistemáticamente. Se hizo alusión sobre todo al trabajo del P. José Comblin, quien fue uno de los teólogos latinoamericanos que más la desarrolló.

Después, motivados por la gran movilización suscitada por el I Congreso Continental de  Teología, y para conmemorar el término del Concilio Vaticano II, Amerindia convocó al II Congreso Continental de Teología del 26 al 30 de octubre de 2015 en Belo Horizonte, Brasil. El tema general fue: Iglesia que camina con Espíritu y desde los pobres. El logo del Congreso lo expresa muy bien: el Pueblo de Dios que camina con sus diferentes razas y actores guiados por el Jesús Resucitado y el Espíritu en su caminar. El Congreso abordó tres temas: Pueblo de Dios, la pneumatología y la reforma de la Iglesia.

En América Latina la Iglesia encontró una nueva manera de ser Pueblo de Dios abierta al mundo (Concilio Vaticano II) y desde la opción por los pobres (Medellín). Una manera marcada por la profunda experiencia espiritual del seguimiento del Jesús histórico, la lectura comunitaria de la Biblia, el surgimiento de las comunidades eclesiales de base,  el fuerte compromiso social y político de los y las laicos y laicas, una vida religiosa inserta en medios populares, el horizonte de testigos mártires que han blanqueado sus vestiduras en la Sangre del Cordero y el surgimiento de la teología de la liberación.

 

Este Congreso teológico también fue precedido por un simposio teológico en Santiago de Chile y  por Jornadas Teológicas. El tema de estas Jornadas, ahora con la llegada del Papa Francisco y su apelo a crear una Iglesia en salida, no auto-referencial, fue la Reforma de la Iglesia: sus posibilidades, sus implicaciones, sus contradicciones, sus esperanzas. Reforma de la Iglesia in capite et in membris, construir una Eclesiología desde abajo y hacia el Reino. Se planteaba el cuestionamiento de convertirnos en animadores del Espíritu, en pensar desde la sabiduría del pueblo pobre, y esto en clave pneumatológica, en vez de adueñarnos de la eclesiología.

Ya en este segundo Congreso el tema de la Pneumatología estuvo más presente en los trabajos. Mirábamos la multiforme y rica presencia del Espíritu en los procesos de cambio del Continente y en la riqueza de nuestros pueblos amerindios. Afirmábamos que sin cambio de sociedad tampoco se puede dar una verdadera reforma de la Iglesia. Por eso nuestra preocupación por los migrantes, la ecología, los jóvenes, los pueblos originarios, los efectos de la postmodernidad en nuestras sociedades.

En el espíritu de Mons. Romero y del Pacto de las Catacumbas destacábamos en el quehacer teológico la autoridad de los mártires y la autoridad de los pobres. Son ellos, los pobres y los mártires quienes tienen la verdadera autoridad en la Iglesia porque en ellos está Jesús. Sin ellos nuestro quehacer teológico es hueco y sin sabor a Reino.

Por la variedad de temas tratados en las conferencias, los talleres, los paneles y las comunicaciones científicas de ambos Congresos y por la buena participación y recepción que han tenido, podemos decir que la Teología de la Liberación no sólo no ha muerto, como algunos maliciosamente lo propalaron en el tiempo del invierno eclesial, sino que está viva y pujante. Si bien los temas abordados se han diversificado, el espíritu del inicio se ha mantenido: escuchar el clamor del pobre, los gritos de Dios en los insignificantes, como gusta decir Gustavo Gutiérrez, la compasión, la solidaridad.

Sí  advertimos un caminar de la Teología de la Liberación desde las grandes tradiciones bíblicas del Éxodo, el desierto, el Pacto en el Sinaí, los profetas, pasando por una teología más sapiencial, la relación con las culturas, con la historia de los pueblos .Es la teología de Job, de los salmos, de la sabiduría oriental presente en la Biblia. Y luego, poco a poco fueron  naciendo teologías más contextuales: teologías feministas, de género, de la tierra, teología india, eco-teología, teología desde espacios y grupos marginales, Derechos Humanos, migrantes. También una teología más ecuménica, una teología del diálogo inter-religioso.

Los y las participantes en este II Congreso, provenientes de 23 países, sentimos un llamado a la transformación de nuestras comunidades cristianas para que sean comunidades de fe, en salida, misericordiosas y alegres en el anuncio del Evangelio; comunidades testimoniales que anuncian y denuncian, oran y trabajan; un llamado a escuchar al Espíritu que nos habla de muchas maneras en la Sagrada Escritura,  Espíritu que se nos manifiesta como un proceso, una fuerza en movimiento y con una dirección; Espíritu siempre libre que no se deja encasillar en ningún molde;  Espíritu que habla en los gritos de los pobres y de los mártires. Ellos son los que pueden transformar la Iglesia. Un llamado a escuchar la voz suave de los pueblos indígenas en sus ritos y mitos, en la población afro y negra de América Latina y El Caribe.

Lo que está confirmado

En el Congreso teológico de Brasil del año pasado, nos quedábamos con constataciones importantes: la centralidad de los pobres en nuestra reflexión teológica,  el seguimiento del Jesús histórico, el Reino de Dios, la opción de Dios por los excluidos (as), las nuevas hermenéuticas  bíblicas, la apertura y necesidad del diálogo inter-religioso, sobre todo ahora por la globalización y el cambio de época. También retomamos los aportes del Concilio Vaticano II, sus luces, sus intuiciones, sus exigencias. Veíamos como tarea urgente retomar el método teológico de los signos de los tiempos propuesto por el Vaticano II: Gaudium et Spes.

Termino con una frase de Ignacio Ellacuría, teólogo, filósofo y mártir: “Los pobres son capaces de sacar del mensaje cristiano su plenitud”.

http://www.amerindiaenlared.org/noticia/685/el-caminar-de-la-teologia-latinoamericana-hoy–juan-manuel-hurtado/

NICARAGUA.MANAGUA:Monseñor Silvio José Báez: “Soy un ‘apoyador’ de las reformas y de los caminos evangélicos del Papa Francisco”


Por Israel Gonzalez Espinosa

Monseñor Silvio José Báez, OCD. Obispo Auxiliar de Managua habló con Teología Hoy temas pastorales, políticos y sociales de relieve, tales como la situación de los migrantes de origen africano y haitiano varados en la frontera de Nicaragua con Costa Rica desde hace aproximadamente dos meses, las lesiones a la libertad religiosa expresadas en el impedimento y restricciones de entrada al país que el gobierno de Daniel Ortega ha impuesto a misioneros extranjeros; y el trabajo articulado que efectúan los Obispos que integran la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) como un servicio profético para el pueblo de Dios.

Cada vez que puede, interactúa con los internautas en Facebook y Twitter y suele visitar las parroquias más alejadas de la Arquidiócesis de Managua para visitar a los más pobres y escucharlos. Para esta entrevista, nos atiende en la sacristía de la iglesia San Agustín de Managua, en pleno centro de la capital donde éste domingo realizó una visita pastoral.

El Obispo carmelita compartió con el portal que este 29 de agosto partiría hacia Roma a dos reuniones con Obispos de todo el mundo, invitado por la Congregación de Obispos presidida por el Cardenal Marc Ouellet.

Del mismo modo, Monseñor Báez compartió que apoya y se adhiere plenamente a la línea que viene desarrollando Papa Francisco; siendo uno de los pocos Obispos nicaragüenses que apoya abiertamente las iniciativas de Jorge Mario Bergoglio.

Israel González: Monseñor Báez, muchas gracias por atender esta entrevista. ¿Podría compartirnos un poco más acerca de esta invitación que recibió de la Congregación de Obispos de la Santa Sede para asistir a estos dos encuentros en Italia?

Mons. Báez: Recibí hace como dos meses una carta personal del Cardenal Marc Ouellet, prefecto de la Congregación para los Obispos en el que gentilmente me invitaba para participar en dos encuentros en Italia en el mes de septiembre. El primero se va a realizar en la ciudad de Nemi y es un tiempo de intercambio, de vivencias y de trabajo pastoral entre Obispos de distintas naciones.

El segundo encuentro va a tener un tono más espiritual, de convivencia y retiro comunitario desde la perspectiva de la espiritualidad jesuítica. Y todo va a concluir el último día con una audiencia y un almuerzo con el Santo Padre según las indicaciones que nos han llegado.

Israel González:  ¿Cuáles son las expectativas que usted tiene de cara a estos encuentros? Nos ha dicho que el primer encuentro va a realizarse con Obispos de todo el mundo.

Mons. Báez: Yo he visto como una gracia especial esta invitación de la Congregación para los Obispos al cumplir siete años de episcopado. Después de siete años, esta especie de tiempo de reflexión, de convivencia y oración creo que me va a servir, sobre todo para ampliar horizontes, confrontarme con otras experiencias, aprender de otros Obispos que tienen otras realidades y experiencias distintas a la mía.

Al mismo tiempo, llevo toda la ilusión de poder compartir también mi experiencia como Obispo auxiliar de Managua en éstos siete años, en medio de una situación como la de Nicaragua, tan confusa, tan enigmática muchas veces, en medio de un pueblo temeroso de expresarse, con grandes incertidumbres sociales y políticas de cara al futuro en donde la Iglesia ha tenido en estos últimos años una línea profética muy clara de denuncia de todo aquello que ha atentado contra el estado de derecho, la división de poderes, el imperio de la ley sobre la voluntad de los poderosos, la Iglesia ha estado al lado de la gran mayoría del pueblo y ha denunciado todas éstas cosas con un gran valor y con un gran sentido evangélico.

El pueblo de Nicaragua en estos últimos años ha sentido en la Conferencia Episcopal de Nicaragua una palabra de sabiduría evangélica encarnada en una realidad política tan difícil y tan compleja y lo que el pueblo, creo yo, que ha apreciado, es que ha sabido ver y escuchar en nosotros -Obispos de Nicaragua- una voz de pastores en medio de una realidad política tan compleja.

Israel González: Recientemente el Papa Francisco le escribió una carta al Obispo italiano de Ventimiglia-San Remo sobre la situación de los migrantes que llegan hacia esa Diócesis. Recién el día de ayer (antier) usted le manifestaba al presidente del Parlamento Centroamericano (PARLACEN) José Antonio Alvarado que era necesario que las autoridades del istmo centroamericano y de Nicaragua hicieran algo para ayudar a los migrantes varados en la frontera nica-costarricense. ¿Sigue esta petición firme? ¿Es también una preocupación de sus demás hermanos en el Episcopado?

Mons. Báez:  En la última reunión de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, los Obispos lo tratamos, lo abordamos, sobre todo escuchando a los Obispos más directamente implicados porque las diócesis de ellos son limítrofes con la frontera sur con Costa Rica. El problema nos ha preocupado. Sólo que en el último comunicado no hablamos de esto, para no distraer la atención del punto focal que eran las elecciones de noviembre.

A mí personalmente, me preocupa. Me duele. Ayer (antier) cuando en el Aeropuerto de Panamá me encontré con José Antonio Alvarado, nicaragüense, presidente del PARLACEN, no perdí la oportunidad de hacerle tomar conciencia que es un problema regional. Es verdad que afecta directamente a Nicaragua, pero es un problema que se tiene que abordar desde Centroamérica y el PARLACEN es un organismo que entre sus prioridades debería estar el resolver este tipo de problemas sociales inesperados. Hable con él, fue muy gentil, me escuchó y me dio las gracias por haberle recordado eso. Le dije: es un problema humano, esto no es político. Te lo pido en nombre de la misericordia de Dios.

Lo que hagamos con uno de éstos emigrantes lo hacemos con Jesús. Es la hora de abrir caminos, buscar estrategias, unir fuerzas y buscar soluciones. Lo que falta es buena voluntad. Yo entiendo que los países de Centroamérica no tengan la capacidad económica para acoger una cantidad tan inmensa de emigrantes que se nos vienen de otros países, pero, es posible con buena voluntad, con diálogo y ayuda organizada entre todos los países de la región, poder abrir un corredor humanitario, encontrarle una salida a esta gente. ¡Lo primero es liberarnos de la idea que los migrantes son delincuentes e ilegales! Ningún ser humano es ilegal. Un emigrante es un ser humano como nosotros que está buscando una vida mejor. Las fronteras las hemos hecho los hombres. Y lo que dejemos de hacer por ellos, se volverá contra Centroamérica, y nos volverá más deshumanos.

El gobierno de Nicaragua tiene que ser más humano con los emigrantes. Yo ayer me atreví incluso a decirle a José Antonio Alvarado. ¿A quién es que están sirviendo? ¿Por qué es que no resuelven este problema? ¿Le están haciendo un favor a los Estados Unidos? ¿Es con ellos que quieren quedar bien? ¿O quieren quedar bien con el descarte de la sociedad? Con estos pobres, niños hambrientos, familias enteras, mujeres embarazadas, ancianos que están sufriendo y le dije a José Antonio (Alvarado): Hay sufrimiento humano. Y cuando el sufrimiento es grande como el que tenemos aquí, a las puertas de nuestra frontera sur en Nicaragua, no podemos cruzarnos de brazos. El gobierno no puede tratarlos como delincuentes y simplemente, decir que por cuidar la soberanía nacional nos hacemos indiferentes ante el dolor humano. El dolor humano prevalece ante cualquier otro valor.

Israel González: Recientemente el gobierno de Nicaragua emitió una serie de restricciones para misioneros, ya sea católicos o evangélicos que deseen entrar a Nicaragua. ¿Éste es un tema que le preocupa como Obispo?

Mons. Báez: Esta es una preocupación que a mí me tiene desconcertado. También se lo dije ayer (antier) al presidente del PARLACEN porque es inexplicable. Son muchos los signos. Se han detenido a fieles sencillos que venían a un santuario de Nicaragua, en Popoyuapa (Rivas, sur del país) simplemente a venerar a la imagen del Jesús del Rescate y no se les dejó pasar. Se detuvo a una gran cantidad de laicos que venían de El Salvador a una escuela de formación teológica en la Diócesis de Jinotega (norte de Nicaragua). Ahora, se ha detenido también a una gran cantidad de misioneros no católicos.

Y por otra parte, algo que no ha salido a la luz en las noticias de Nicaragua pero yo como encargado de Vida Consagrada en la Conferencia Episcopal lo sé, y es que han subido enormemente los aranceles de la residencia en Nicaragua para los religiosos y religiosas extranjeros. Lo cual a las comunidades religiosas, que tienen muchos extranjeros, les resulta oneroso, terriblemente difícil de pagar.

Y a muchos seminaristas que vienen del extranjero a seminarios nuestros, los están llamando a Migración a dar declaraciones y someterlos a interrogatorios. Yo le decía a José Antonio Alvarado: ¡Media por favor ante el gobierno de Nicaragua! Tú eres presidente de una organización supranacional que es el PARLACEN. ¿Cuál es el motivo por el cual estar deteniendo el ingreso y poniendo dificultades a personas creyentes? ¿Qué es lo malo que los creyentes pueden traerle a Nicaragua? Católicos y no católicos. Yo espero que el gobierno de Nicaragua recapacite y supere esta actitud y elimine todas estas trabas porque no hay motivo, o que dé claramente las motivaciones que hay detrás.

Israel González: Dejando de un lado la coyuntura socio-política del país, ¿Podría decirnos cómo anda el trabajo de los Obispos de Nicaragua de cara al impulso evangelizador que envía desde Roma el Papa Francisco?

Mons. Báez: El trabajo pastoral de los Obispos de Nicaragua se ha caracterizado a lo largo del tiempo en ser Obispos cercanos al pueblo. Algo que el pueblo de Nicaragua valora mucho es la cercanía amigable y pastoral de los Obispos. La visita constante a las comunidades y la atención personal y comunitaria a las distintas realidades de las Diócesis. Entre nosotros, en la Conferencia Episcopal, hay una gran colaboración en cuanto a iniciativas pastorales, en donde pretendemos llevar adelante el espíritu de la Evangelli Gaudium a través de números proyectos de pastoral que luego cada Diócesis organiza individualmente con su propio Obispo, pero dos características de la pastoral de los Obispos de Nicaragua son la sencillez, la pobreza, la cercanía al pueblo, y el espíritu de la Evangelii Gaudium animando el trabajo evangelizador de cercanía a las comunidades, preocupándonos por el anuncio de Jesucristo y por la promoción humana de nuestra gente

Monseñor Silvio José Báez: “Soy un ‘apoyador’ de las reformas y de los caminos evangélicos del Papa Francisco”

Paramilitares en Antioquia, Chocó y Córdoba amenazan la paz


10 septiembre, 2016

Llamado de auxilio de las comunidades de Apartadó (Antioquia). Paramilitares ejercen control en Curvaradó y Jiguamiandó (Chocó). En Tierralta (Córdoba), circulan temores y desconfianzas.

dcc534cacf8fa8654a72ff3bad16c473

Hernán Durango

Un llamado de alerta realizaron este viernes 9 de septiembre organismos humanitarios nacionales e internacionales, movimientos sociales y políticos desde la región de Urabá, exactamente en el corregimiento San José de Apartadó, donde hay en las narices de la Policía y Ejército la presencia de grupos paramilitares que avanzan libremente sin que ninguna autoridad haga algo para impedir su accionar criminal.

En las redes sociales circula un llamado de auxilio de las comunidades del corregimiento perteneciente al municipio de Apartadó, eje bananero de Urabá, Antioquia: “Compañeros, urgente. Desde San José de Apartadó denunciamos que los paracos vienen bajando de veredas que quedan a 20 minutos de donde está la gente. Estamos muy preocupados. Ayudemos a visibilizar eso”.

La denuncia de las comunidades campesinas desde las estribaciones de la Serranía de Abibe ratifica que en esta región el accionar del paramilitarismo sigue avanzando impunemente amenazando y asesinando labriegos que se oponen a sus atrocidades.

Un comunicado del Comité de y Para los Derechos Humanos de San José de Apartadó divulgado en Radio Macondo (www.radiomacondo.fm) señala que desde el jueves 8 de septiembre las comunidades observaron nuevamente la fuerte presencia paramilitar que avanzaba por varias veredas de San José de Apartadó. El grupo paramilitar, con por lo menos 50 hombres con armas largas y que se hace llamar Autodefensas Gaitanistas de Colombia, ya hace presencia en las veredas Arenas Altas, Resbalosa y El Porvenir.

Bajo la consigna “ahora sí vinimos para quedarnos” pasan casa por casa por estas veredas informando su presencia y anunciando que desde ahora ellos son los que van dominar el territorio.

Ya desde el martes 7 de septiembre están asentados en Arenas Altas. Allí ya anunciaron además operativos en Saiza, ya se presentan algunos desplazamientos de varias familias que temerosas se han desplazado a los cascos urbanos de Urabá.

Desde el pasado 20 de marzo se presenta una fuerte presencia paramilitar en las veredas La Esperanza, La Hoz, Rodoxalí y El Porvenir. Esta situación ha difundido el miedo y la zozobra entre los habitantes de dichas veredas. En los últimos meses, este grupo ha sido responsables de daños a propiedades, amenazas de muerte hacia algunos líderes comunales, hostigamientos verbales y torturas contra algunos moradores. Es necesario mencionar y recordar que la presencia armada de estos grupos siempre ha sido denunciada por parte de nuestro comité sin que hasta el momento las autoridades intervengan contundentemente para proteger a la población.

Ante la delicada situación la Comunidad de Paz de San José de Apartadó exige que estos grupos armados desocupan sus espacios comunitarios.

“Hacemos un llamado urgente a la comunidad nacional e internacional por la presencia de contingentes paramilitares en nuestro asentamiento comunitario en la vereda Arenas Altas y en la vereda La Hoz del corregimiento de San José de Apartado, lo cual coloca en grave riesgo a nuestras familias y niños”, indica el manifiesto publicado.

También en Chocó y Córdoba

Al grave panorama de la San José de Apartadó se suma la presencia de paramilitares que ejercen control en Curvaradó y Jiguamiandó (Chocó). Allí las comunidades campesinas e indígenas denunciaron ante la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz las acciones de las estructuras paramilitares en el territorio que se presentan en las comunidades como guerrilleros de las FARC EP. También se informa de operaciones de paramilitares de civil en el corregimiento Pavarandó, coordinados desde el casco urbano de Mutatá, en Antioquia.

Entre tanto, en áreas rurales del municipio de Tierralta, departamento de Córdoba, circulan temores y desconfianzas en estas zonas circundantes de la vereda El Gallo, Nudo del Paramillo, donde tendrá lugar la concentración de guerrilleros de las FARC dentro de lo acordado con el Gobierno nacional en La Habana, Cuba.

“Esa presencia y accionar de grupos paramilitares cerca de la zona del Paramillo son una amenaza al proceso de paz y reconciliación”, advierten líderes de las comunidades asentadas en el Paramillo.

Al respecto se conoció un comunicado de la Asociación Campesina para el Desarrollo del Alto Sinú (Asodecas), en el que denuncia ante la opinión pública nacional e internacional el temor que sienten los pobladores del corregimiento Saiza, Tierralta, sur de Córdoba, por la fuerte presencia de grupos paramilitares en el corregimiento y sus veredas, presencia de estos elementos armados que se expande al casco urbano del corregimiento y otras veredas como El Llano y El Cerro.

“Es por esto que se emite de manera urgente esta denuncia, e invocamos a todos los organismos, instituciones y organizaciones defensoras de derechos humanos a solidarizarse con el campesino del alto Sinú; a las instituciones gubernamentales tomar las medidas necesarias para la protección y acompañamiento adecuado para estas comunidades, con el fin de recobrar la tranquilidad de sus pobladores”, indica Asodecas, desde Tierralta.

“Creemos que se trata de un plan paramilitar para ocupar el territorio donde se ha cesado el fuego con la insurgencia de las FARC-EP, por lo que es necesario que los organismos e instituciones del Estado trabajen en conjunto para garantizar seguridad y sobre todo garantías de no repetición para una población que ha tenido que sufrir el desplazamiento forzado en dos oportunidades”, aseguran los voceros de Asodecas.

La representación campesina manifiesta que en momentos donde se habla de paz en Colombia y se viene el plebiscito del domingo 2 de octubre donde votarán por el sí a la paz, se hace necesario devolver la tranquilidad a aquellas comunidades que han tenido que vivir por más de medio siglo el flagelo de una guerra que ha marcado sus vidas, por eso en tan importante momento por el que atraviesa nuestro país son a estas poblaciones a quienes toca priorizar en muestras de confianza hacia una paz estable y duradera.

http://www.semanariovoz.com/2016/09/10/paramilitares-en-antioquia-choco-y-cordoba-amenazan-la-paz/

Homenaje a Rosa Dominga en Congreso de Teología Feminista


Nosotras, las mujeres que formamos parte del Colectivo Con-spirando queremos felicitar a nuestra gran amiga y compañera, Rosa Dominga Trapasso, religiosa de la Congregación de Maryknoll, por ser honrada por su incansable trabajo con las mujeres peruanas mas vulnerables desde su llegada a este país en 1954.  Rosa Dominga recibió un reconocimiento especial por su trabajo en el desarrollo del feminismo y de la teología feminista en Perú durante el Primer Congreso Internacional de Religión y Género en Lima entre el 24-27 de agosto de este año.  Rosa Dominga ha sido una de las parteras de Con-spirando cuando hemos nacido como colectivo en 1991 y ella siguió como una mujer sabia y mentora nuestra durante los siguientes 20 años.  Es más, el colectivo de feministas cristianas, Talitha Cumi, que ella co-fundó, aportaba US$1,000 para publicar nuestro primer número deCon-spirando: Revista Latinoamérica de ecofeminismo, espiritualidad y teología.  Gracias, Rosa, por tantos años de sororidad!  

 

A continuación, reproducimos su primer articulo escrito en #1 de la Revista Con-spirando (versión en español):

para acceder a la Revista nº 1: “Potenciar el futuro; colectivamente” por Rosa Dominga

 

Otras publicaciones relacionadas:

Publicado en: http://larepublica.pe/impresa/opinion/796413-teologia-feminista

rocio silva  Escribe: Rocío Silva Santisteban

¿Dios es hombre? La tradición católica nos ha enfatizado esta idea, por eso, su jerarquía patriarcal, su conceptualización androcéntrica, su pecado encarnado en el cuerpo de una mujer. Por eso Eva y no Lilith. Por eso las cruzadas, la Inquisición, el Malleus Maleficarum. Y sin embargo, las mujeres dentro y fuera de las diversas iglesias siguieron pensando en la trascendencia más allá de esta visión enfocada en loar a la masculinidad.

Desde el aprendizaje de Hildegarda de Bingen y la inmensidad de la botánica al servicio de la sanación de heridas corporales y espirituales hasta, de un tiempo a esta parte, mujeres tan disímiles como Teresa Forcades y su compromiso político con su tiempo-histórico en su Cataluña natal o Ivone Gebara y su propuesta de lectura de la vida en clave ecofeminista. Digamos que la teología se ha dejado permear por un soplo diverso y ha encontrado otros caminos para llegar a un acercamiento diferente a Ni-el-Ser-Ni-el-No-Ser, es decir, Dios.

Como sostiene Ivone Gebara: “Ocurre que la opresión y la exclusión sufridas por las mujeres parecen más legitimadas por este sistema basado en una jerarquización excluyente a partir del género, la raza, la clase […] Una postura ecofeminista para mí es una postura política crítica sustentada en la lucha antirracista, antisexista y antielitista”. Por eso Gebara sustenta su discurso y su pensamiento en la teología ecofeminista como una propuesta crítica que, me lanzo a conjeturar, de alguna manera inspiró la Encíclica Laudato Si.

La teología feminista latinoamericana nace de una lectura con perspectiva de género de la teología de la liberación, en especial, de los textos de Gustavo Gutiérrez y Leonardo Boff contrastados con el día a día de las mujeres pobres, indígenas, excluidas, madres solteras, enfermas, cuidadoras de enfermos y violentadas de diferente manera. Esas mujeres sencillas que en su lucha diaria encarnan la sacralidad y esas otras mujeres, desde el ámbito de la fe, que debaten a Pablo de Tarso o cuestionan a Agustín de Hipona.

Su primer punto de encuentro fue el Congreso de Tepeyac, México, en 1979 y uno de los últimos será el congreso “Teología Feminista: cuerpos, género y territorio”, a realizarse desde este miércoles 24 hasta el sábado en el auditorio de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Precisamente en ese espacio escucharemos a Nancy Cardoso, la teóloga metodista brasileña, y le rendiremos un homenaje a Rosa Dominga Trapasso: la enorme hermana de la orden Maryknoll, fundadora del movimiento El Pozo y una de las pioneras de esta corriente en el Perú desde 1954.

Post scriptum: aprovecho para reconocer mi admiración por Francis Chamberlain, sacerdote jesuita, homenajeado ayer en el Congreso y hoy en su Ayacucho adoptivo: un cura feminista y combativo.

conspirando 4IMG_3718

Homenaje a Rosa Dominga en Congreso de Teología Feminista

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: