COLOMBIA: BOLETIN KAIRED EDUCATIVO.


boletin-kaired-n-5

PANAMÁ-COLOMBIA. HISTORIA: SEPARACIÓN DE PANAMÁ.


EN ENERO DE 1914 LE TOCÓ A DON MARCO FIDEL SUAREZ, SIENDO PRESIDENTE FIRMAR EL ACUERDO DE SEPARACIÓN.VENTA.O ENTREGA DE COLOMBIA A LOS ESTADOS UNIDOS, PARA LA CONSTRUCCIÓN DEL CANAL DE PANAMÁ.

 

separacion-de-panama

 

Remitido al e-mail

Histórico acuerdo entre la Policía de Colombia y la Gendarmería del Vaticano


sábado, septiembre 17, 2016 08:28

La declaración de Intención, firmada por el director de Seguridad de la Santa Sede, general Domenico Giani, y el director de la Policía Nacional, general Jorge Hernando Nieto, es el primero entre la Gendarmería del Papa con un cuerpo de policía.

La Policía Nacional de Colombia en la lucha contra las distintas manifestaciones del crimen organizado llegará hasta las calles de Ciudad del Vaticano para cooperar con la Gendarmería del Papa en el combate contra el terrorismo, el tráfico de drogas, el lavado de activos, el ciberdelito y otras expresiones del crimen transnacional.

La Gendarmería es la responsable de la seguridad, el orden público, el control de fronteras, el control del tráfico y la investigación penal en el Vaticano, además de la seguridad del Papa fuera de la Santa Sede.

Así quedó estipulado esta mañana, luego de que el director general de Seguridad de la Santa Sede, general Domenico Giani, y el director general de la Policía Nacional de Colombia, general Jorge Hernando Nieto Rojas, firmaran una Declaración de Intención en ese sentido.

“Esta es una nueva demostración de la confianza que el mundo tiene en la Policía Nacional de todos los colombianos”, expresó el general Nieto. “Es, sin duda, un nuevo reconocimiento al humanismo y al profesionalismo de todos nuestros policías”.

La idea surgió el 2 de diciembre de 2013, durante un encuentro entre los dos generales en Ciudad del Vaticano, durante el cual reiteraron que “la intensificación del entendimiento en materia de seguridad contribuirá significativamente en la cooperación entre ambas instituciones”.

Convencidos de que la cooperación y coordinación interinstitucionales son de gran importancia para combatir la delincuencia transnacional, los dos oficiales decidieron liderar este acuerdo, primero en su género en el mundo.

“La firma de esta trascendental Declaración es la primera que se da entre la institución policial de un país y los gendarmes pontificios, por lo que tiene carácter precursor”, sostuvo el general Nieto.

Según lo pactado, la Policía Nacional de Colombia apoyará a la Gendarmería en desarrollo y gestión institucional, capacitación en investigación criminal y en lucha contra las drogas y en todo lo que “permita prevenir y reducir la delincuencia organizada internacional que afecta Ciudad del Vaticano”.

REDACCIÓN INTERNET

http://www.cmi.com.co/nacional/historico-acuerdo-entre-la-policia-de-colombia-y-la-gendarmeria-del-vaticano/403095/

MEXICO: “Estamos al inicio del imperio gay”: Iglesia católic


Hugo Valdemar, vocero de la Arquidiócesis Primada de México, publicó en el semanario “Desde la Fe”, un artículo de denuncia en contra de la homosexualidad.

El vocero comparó los “ataques” de la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Travesti, Transgénero e intersexual (LGBTTTTI) con una dictadura de pesamiento semejante al estalinismo o a la revolución de Mao Tse-tung.

Además calificó a la Copred y al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) como instituciones represoras, y sostuvo que las autoridades de la Ciudad de México podrían detener la marcha para defender el “matrimonio natural” convocada por el Frente Nacional por la Familia el próximo sábado 24 de septiembre.

“Según la Ley de la Ciudad de México no se puede permitir una manifestación que niegue los derechos de las personas homosexuales, máxime cuando ese derecho ya se reconoce en la ciudad. Siendo consecuentes con sus leyes, ni siquiera por libertad de expresión podrían manifestarse los padres de familia, pues queda suprimida ante los derechos de la comunidad LGTTTI”.

“Estamos al inicio del imperio gay”: Iglesia católica

DIA DEL ROMERO: “SALGA” LO MALO Y “QUE ENTRE LO BUENO”


"🌿🌿🌿🌿salga" lo malo y "que entre" lo bueno!!

¡¡¡ Hoy es el día del Romero y tienes que leer 
este mensaje desde el principio para que se cumpla el refrán !!!

¡¡Mira qué bonito!!


Aprendí, que quien no te busca, no te extraña

y quien no te extraña, no te quiere.

Que la vida decide quien entra en tu vida,

pero tú decides quien se queda.

Que la verdad duele una sola vez y la mentira duele siempre.

Por eso, valora a quien te valora

y no trates como prioridad a quien te trata como una opción...

Quien te lastima, te hace FUERTE;

quien te critica, te hace IMPORTANTE;

quien te envidia, te hace VALIOSO;

y a veces es divertido saber que….

aquellos que te desean lo peor...

tienen que soportar que… ¡¡¡

te ocurra lo MEJOR !!!


Y siempre voy a...

·        ¡Quererte!

·        ¡Molestarte!

·        ¡Ayudarte!

·        ¡Cuidarte!

·        ¡Sonreírte!

·        ¡Escucharte!

·        ¡Aconsejarte!

·        ¡Apoyarte

Remitido al e-mail

Clericalismo avasallador en Fuenlabrada: Pepe Mallo


sep102016

 

Enviado a la página web de Redes Cristianas

INDIGNADO POR TANTAS DIGNIDADES
Reflexión sobre el clericalismo y su aplicación en Fuenlabrada (Madrid)
Siguen nuevos “Príncipes de la Iglesia”
No hace mucho, Religión Digital informó que, “coincidiendo con la clausura del Año de la Misericordia, Francisco prepara su tercer consistorio para finales de noviembre en el que crearía, al menos, trece nuevos cardenales electores.” O sea, trece nuevos “Príncipes de la Iglesia” como se les distingue a quienes reciben tal “dignidad”, el más alto “título honorífico” que puede conceder el Papa. Dudé si dignarme a escribir esta reflexión porque ignoro si soy digno; pero la verdad es que estoy indignado por la profusión de las que considero indignas dignidades en el estamento eclesiástico. Pero digno o indigno, disparo mi indignación.

Advertencia previa: no hablo de “ministerios”; hablo de “dignidades”, aunque en este caso, lamentablemente, coincidan ambas naturalezas. La Iglesia, en sus diversos grados de jerarquía (papas, cardenales, nuncios, arzobispos, obispos, abades, abadesas mitradas, presbíteros, diáconos, canónigos, prelados domésticos…), usa característicos tratamientos, privilegiados, privativos, exclusivos y excluyentes, en función del cargo ocupado en el piramidal estamento eclesiástico: Santidad, Eminencia, Excelencia, Ilustre, Monseñor, Reverendo… (con los respectivos relevantes “ísimos” superlativos), y con sus correspondientes heráldicos escudos de armas. (Y es que algunos son de “armas tomar”). A estos brillantes, selectos y honorables predicamentos los denominan pomposamente “dignidades”.

Contradicción palmaria de las enseñanzas de Jesús
¡¡Cómo no voy a indignarme comprobando que tales prerrogativas contradicen palmariamente a las enseñanzas de Jesús!! Ya los “primeros elegidos” alimentaban pretensiones de grandeza. Aquellos hombres querían saber quién era el más importante entre ellos. Todos conocemos los diversos episodios y las respectivas contestaciones de Jesús. Y es que la jerarquización, el dominio de unos sobre otros, origina y trae consigo las desigualdades. En la Iglesia se sigue incurriendo en las mismas corrupciones que Jesús pretendió evitar: ilustres títulos de honor, fastuosos ornamentos y acicaladas vestimentas, reverencias solemnes, primeros puestos… La Iglesia está indignantemente estructurada como un sistema de rangos que implican dominio, y por tanto, dependencia, sumisión, subordinación.

Los primeros seguidores de Jesús formaron comunidades fraternales en las cuales, según las necesidades y características de cada grupo, se fueron creando “ministerios laicos” (diakonia). No tardaron en convertirse en instituciones dominantes, restaurando unos símbolos sagrados y jerárquicos más propios del Antiguo Testamento que del Evangelio. Esos “dignatarios” se constituyeron en una “casta” superior adjudicándose la propiedad de lo sagrado y atribuyéndose la representación de lo divino. Los “ministros de la comunidad” (obispos, presbíteros, diáconos) se configuraron como signo privativo de autoridad, a diferencia de Jesús que daba preferencia a los pequeños, a los últimos. Esta jerarquización se llevó a cabo a costa de secuestrar esencias y vivencias significativas de las primeras comunidades, como la igualdad y la fraternidad, y de usurpar el “sacerdocio” universal y común de todos los bautizados. Y así, con el tiempo, quedó constituida la Iglesia como un “cuerpo jurídico jerárquico”. ¡Qué indignante discordancia con la sencilla y austera definición de Iglesia como “Pueblo” donde todos sus miembros poseen la “dignidad de hijos de Dios”!

El clericalismo ha vaciado la dignidad cristiana: igualdad, libertad, fraternidad
La RAE define el término “dignidad” como “Cualidad de digno”. Y el adjetivo “digno” hace referencia a lo “correspondiente o proporcionado al mérito de alguien o algo”, y también puede indicar que alguien es “merecedor” de algo. Ante estas definiciones, me pregunto: ¿Quién ha estimado y juzgado, y por qué probidades o méritos, a estos personajes dignos de tal dignidad? Ciertamente, la endogamia clerical. Sin “diakonía” la Iglesia no es Iglesia, por muchos bicornios mitrados, ostentosos báculos, brillantes anillos, pomposas capas magnas, aparatosas liturgias… que se ostenten como signo feudal de autoridad y dominio. ¿Se podrán desglosar en el individuo las dos categorías, ministerio-jerarquía? ¿Dónde acaba la persona y empieza el personaje? ¿Dónde acaba el ministro de la comunidad y empieza el ministro del poder y la autoridad? El ansia de privilegios, poder y dominio excede con creces al deseo de servicio ministerial.

¡¡Cómo no voy a indignarme comprobando que esta aristocracia clerical jerárquica se ha apropiado de un concepto universal!!
La dignidad es el derecho que posee “todo ser humano”, hombre o mujer, de ser respetado y valorado como ente individual y social, con sus características y condiciones particulares, por el solo hecho de ser persona. Por eso, lo que resulta más indignante es que, con su enfoque, la Iglesia ha creado un muro de separación entre jerarquía y laicos. Estas distinciones y títulos honoríficos encierran una idea avasalladora y de segregación respecto al resto de bautizados. Hay grupos en la Iglesia que se han visto privados de su dignidad.

Así los laicos pues son considerados indignos para ciertos “servicios” a la comunidad. Las mujeres, homosexuales y transexuales rechazados, marginados y vituperados. Quienes han intentado rehacer su vida de amor tras un fracaso matrimonial. Los sacerdotes casados que han sido degradados, relegados, desacreditados y estigmatizados. Ciertos curas de parroquia que animan una iglesia servidora, comunitaria y acogedora y son removidos con prepotencia avasalladora por la Excelentísima Dignidad episcopal diocesana por el mero hecho de no vestir el clonado “hábito celibatario”, porque sus liturgias son celebraciones de una comida fraternal y participativa de la presencia eucarística de Cristo en la comunidad, porque vive la entrega social a los necesitados, porque en su parroquia el sacerdote no es el déspota señor feudal sino el animador pastoral, acogiendo las decisiones de su Consejo Parroquial, elegido democráticamente… La dignidad es un derecho inexpropiable. No se trata solo de vivir una vida digna, sino de poder vivirla con dignidad.

Caso claro de clericalismo avasallador: el cese de un párroco en Fuenlabrada (Madrid)
En la última mención de los “indignos” hago referencia al reciente “baculazo” propinado por monseñor López de Andújar, dignatario episcopal de Getafe, al párroco de la Sagrada Familia de Fuenlabrada, expulsado de la parroquia por el obispo haciendo uso de la prepotencia, arbitrariedad y obstinación que le caracterizan. No ha buscado el obispo el bien de la comunidad sino sus propios intereses, al despreciar los 120 folios con 3.600 firmas de feligreses que le presentó el Consejo Pastoral, más otras más de 2.000 de apoyo en otros foros. Los feligreses no son un “rebaño de ovejas”. Ser llamado para un servicio en la Iglesia no es un privilegio nobiliario ni un honor, sino una misión, una tarea de Jesús, una diakonía. El feudalismo, el avasallamiento señorial y el autoritarismo inflexible están excluidos de todo servicio en la comunidad cristiana.

¿Seré yo el único indignado por estas indignas dignidades?

http://www.redescristianas.net/clericalismo-avasallador-en-fuenlabradapepe-mallo/

OSHO: Ninguna sociedad quiere que seas sabio


ScreenShot133

Ninguna sociedad quiere que seas sabio, porque todo hombre y mujer sabios, no pueden ser serviles, sirvientes, no pueden ser manipulados, no pueden ser obligados a seguir masas, ni a vivir como robots, pues una persona despierta e inteligente prefiere la muerte, antes de prestarse a algún tipo de estupidez,

prefiere seguir a su propia conciencia, que seguir a una nación que son solo líneas imaginarias en el mapa, para que algunos pocos tengan el poder y opriman, no será parte de pseudo religiones que solo buscan mantenerlo distraído del verdadero conocimiento y conciencia y por su puesto llenarse los bolsillos con el sufrimiento ajeno.

Una persona verdaderamente sabia, es libre y solo obedece a su propia conciencia y corazón, no manda, ni se deja mandar, tampoco no pisa, ni se deja pisar… ¡DESPERTAR!

Eduardo Menoni http://www.youtube.co

OSHO: Ninguna sociedad quiere que seas sabio

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: