Acuerdo nacional  Francisco de Roux, S.J.


  |    Noviembre 24 de 2016

Este no se alcanza con dos o tres encuentros más de la cúpula política, porque en sí mismo es un proceso ciudadano que tomará años en dar fruto en un país dividido.

La firma hoy del nuevo acuerdo con las Farc es el paso fundamental para dar por terminada la guerra política más cruda del país y del continente. Se estaba reclamando con urgencia, ante los recientes asesinatos de defensores del proceso y de los derechos humanos. Y es un paso significativo en el escenario mundial, con el apoyo unánime de la comunidad internacional.

Sin embargo, el acuerdo que hoy se firma, aunque pide en el texto del prólogo que se avance hacia un acuerdo nacional, no es todavía eso. También la oposición, que ganó el plebiscito, ha pedido el acuerdo nacional; y todos pensamos que es necesario.

Ahora bien, los debates en torno al tema, en las últimas semanas, han mostrado que tal acuerdo nacional no se alcanza con dos o tres encuentros más de la cúpula política, porque en sí mismo es un proceso ciudadano que tomará años en dar fruto en un país dividido. Lograrlo es la reconciliación de Colombia. Es el resultado de un desafío espiritual que requiere virtudes de respeto, verdad, generosidad y perseverancia. Exige la voluntad inquebrantable de seguir adelante. Y es una escuela de maduración social y política para llegar a la meta de la paz posible.

Este proceso hacia el acuerdo nacional se construye con la inclusión de las víctimas de todos los lados, con los manifestantes que cambiaron el No y el Sí por la visión de futuro, con los estudiantes, los movimientos sociales y los partidos; con los miembros de las Fuerzas Armadas, con la llegada de las Farc a la vida ciudadana, con las opiniones contrarias y contradictorias de las redes, los medios de comunicación, los empresarios y trabajadores; con la participación de los abstencionistas, y también con las negociaciones con el Eln y la incorporación de las preocupaciones morales y religiosas de nuestro pueblo.

Los últimos encuentros entre personalidades políticas del No y el Gobierno han mostrado, justamente, que el acuerdo nacional se hace por etapas y que cada una de las etapas parciales tiene aportes, sorpresas, debate y dificultades propias. En la difícil construcción de un todo que debe ser conducida institucionalmente por el Presidente de los colombianos.

Una etapa hacia este pacto nacional fue la de los años de La Habana, que significaron la centralidad de las víctimas y la transformación de las Farc. Otra se dio en la firma de Cartagena y significó el cese del fuego bilateral. Otra ocurrió con el triunfo del No, que llevó a un mejor acuerdo con las Farc, en una negociación final de rigor y confrontación que jamás tuvo ninguno de los acuerdos de paz de este país y que, con todos los reclamos del No, logró cambios en todos los puntos, con excepción de la participación de los excomandantes en la política; pero eso es precisamente una negociación. Y son etapas del mismo proceso la refrendación y la legislación para la implementación en el Congreso y las requeridas actuaciones de la Corte Constitucional.

Este es el proceso exigente y fuerte en negociaciones, hacia la reconciliación del país de 8 millones de víctimas, que no podemos parar a pesar de los momentos difíciles y los acontecimientos impredecibles. Que requiere mirada de largo plazo, compromiso ciudadano y estar abiertos a oportunidades como la conversación que ahora pide Álvaro Uribe a las Farc y que estas deberían aceptar, en la perspectiva de encontrarse con quien liderará la confrontación en el Congreso.

La condición necesaria para que este proceso sea exitoso es creer que los contradictores de unos y de otros quieren el bien del país. O por lo menos la disposición a renunciar a métodos que atemorizan y destruyen la confianza pública en quienes piensan distinto. Solo si llegamos a creer en nosotros mismos podremos avanzar hacia el necesario pacto nacional.

http://www.amaryservir.co/noticia.html?noticia_id=21053

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: