¿De dónde vienen todos estos teólogos liberales?


Un breve recorrido histórico de la teología liberal.

BRISA FRESCA AUTOR Will Graham 26 DE NOVIEMBRE DE 2016 23:40 h

La teología liberal no es un fenómeno nuevo. El movimiento no nació en nuestros días con los escritos de John Shelby Spong (1931), John Dominic Crossan (1934) o el recién difunto Marc Borg (1942-2015). Los liberales de hoy –que se distinguen por poner en tela de juicio la autoridad de la Palabra de Dios- fueron influenciados por los alemanes Rudolf Bultmann (1884-1976) y Paul Tillich (1886-1965). Tanto Bultmann y Tillich, siguiendo la filosofía de Martín Heidegger (1889-1976), interpretaron el cristianismo a la luz de la filosofía existencialista, convirtiendo así la fe en un asunto puramente subjetivista. Pero estaríamos equivocados si pensáramos que la teología liberal comenzó con Bultmann o Tillich. Cuando Bultmann y Tillich eran estudiantes, la teología liberal estaba en el momento cumbre de su éxito. El espectro teológico fue dominado por figuras como el carismático Wilhelm Hermann (1846-1922) en Marburgo, Adolfo von Harnack (1851-1930) en Berlín y el fundador de la escuela de la historia de las religiones, Ernst Troeltsch (1865-1923) en Heidelberg. Todos compartieron dos convicciones cardinales acerca del cristianismo: Se trata de una religión basada en la experiencia humana. Es sólo uno de múltiples expresiones religiosas a nivel mundial. Aunque uno de los más conocidos estudiantes de Troeltsch, Albert Schweitzer (1875-1965), pensase que el cristianismo era la más evolucionada de las religiones mundiales, de ninguna manera lo consideró como absolutista. Pero estaríamos equivocados si pensáramos que la teología liberal comenzó con Hermann, von Harnack o Troeltsch. Los tres hombres fueron grandemente influenciados por el pensamiento liberal de Albrecht Ritschl (1822-89), el cual había promocionado una visión del Reino de Dios y de Jesucristo basada en la ética humana. En vez de referirse a Jesús como el Hijo eterno de Dios, Ritschl estaba interesado en Cristo por la simple razón de que éste vivía en conformidad con la voluntad de Dios. Este divorcio entre ética y contenido doctrinal en el pensamiento ritschliano impactó al fundador del evangelio social en los EEUU, a saber, Walter Rauschenbusch (1861-1918). Rauschenbusch eliminó todas las afirmaciones teológicas de las Escrituras en el nombre del activismo socio-político. Pero estaríamos equivocados si pensáramos que la teología liberal comenzó con Ritschl. Ritschl tenía dos héroes: uno filosófico, el otro teológico. Su héroe teológico se llamaba Federico Schleiermacher (1768-1834). Hoy día Schleiermacher es conocido como el padre de la teología moderna porque no fundamentó su teología en la Palabra de Dios sino en la experiencia religiosa del ser humano. Cualquier doctrina bíblica que no podía verificarse por medio de los sentimientos humanos tenía que ser descartada. El enfoque antropológico de Schleiermacher se debe a la filosofía del otro héroe de Ritschl, es decir, Emanuel Kant (1724-1804). Kant describió la Ilustración como “la salida del hombre de su auto-impuesta inmadurez”. El hombre no tiene porqué someter su razón a ninguna otra autoridad más allá de sí mismo. ¡Ni a las Escrituras ni a Jesucristo! Aunque Kant perteneciese a la iglesia luterana, no tenía ningún interés en las doctrinas bíblicas que supuestamente no cuadrasen con la razón práctica. La religión, según Kant, es simplemente un asunto subjetivista, moral que ayuda a la humanidad a vivir en paz. Se centra en el ser humano; no en Dios.   Emanuel Kant Pero estaríamos equivocados si pensáramos que la teología liberal comenzó con Schleiermacher o Kant. La revolución subjetivista de Kant no se pudiera haber producido sin el giro antropocéntrico de René Descartes (1596-1650) en el siglo XVII. Descartes era el primer teólogo occidental en proponer que la filosofía tenía que empezar con el sujeto humano: “Pienso luego existo”. Varios factores en el pensamiento cartesiano abrieron paso para la teología liberal: su rechazo hacia las autoridades externas, su acercamiento subjetivista al conocimiento, su énfasis en el yo y su duda sistémica. En realidad, fue Descartes y no Kant el que empezó la Ilustración ya que el francés se atrevió a pensar por sí mismo independientemente de cualquier otra autoridad. En la metodología de Descartes, el sujeto humano fue elevado encima de la Palabra de Dios. Pero estaríamos equivocados si pensáramos que la teología liberal comenzó con Descartes. Aun cuando la Reforma protestante apareció en el siglo XVI con el poder de la Palabra de Dios acompañándola, surgió un grupo sectario e herético –el socinianismo- el cual negó prácticamente todas las doctrinas distintivamente cristianas a causa de su escepticismo. Siguiendo los pasos de Faustus Socinus (1539-1604), los socinianos echaron fuera un sinfín de enseñanzas cristianas de su pensamiento teológico, por ejemplo, la Trinidad, la divinidad de Cristo, el pecado original y la obra vicaria de Cristo en la cruz. Algunos llegaron a negar el nacimiento virginal del Salvador y los demás milagros registrados en las Escrituras. Pero estaríamos equivocados si pensáramos que la teología liberal comenzó con los socinianos.     Marción Si nos remontamos a la historia de la iglesia primitiva, nos topamos con un archiconocido liberal con el nombre de Marcion (85-160). Dado que Marcion solo creía en el amor de Dios, enseñó que el Dios del Antiguo Testamento no era el Padre del Señor Jesucristo. Su postura liberal le llevó a negar la literalidad del nacimiento de Cristo, su muerte y resurrección. Redactó su propio canon del Nuevo Testamento basado en el Evangelio de Lucas y diez cartas paulinas. Sin embargo, Marcion tomó la libertad de modificar los escritos apostólicos cuando iban en contra de su propia teología egocéntrica. Pero aun antes de los días de Marcion, había teólogos liberales en los días del Señor Jesús. Se llamaban saduceos. Una vez más, su escepticismo y su pensamiento antropocéntrico hicieron que los saduceos dudasen de la revelación de Dios. A diferencia de Cristo, los saduceos no creían en la resurrección de los muertos ni en la existencia de los ángeles (Mateo 22:23; Hechos 23:8). Cuando se acercaron al Jordán en los días de Juan el Bautista, Juan les gritó: “¡Generación de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera?” (Mateo 3:7). Si Juan estuviera entre nosotros, ¿diría lo mismo a los liberales de nuestra generación? Pero estaríamos equivocados si pensáramos que la teología liberal comenzó con Marcion o los saduceos. Phil Johson argumentó que el primer liberal en la historia fue Roboam, el malvado rey de Israel. 2 Crónicas 10:8 pone que: “Mas él, dejando el consejo que le dieron los ancianos, tomó consejo con los jóvenes que se habían criado con él y que estaban a su servicio”. Roboam no quiso aprender de la sabiduría de los ancianos de su pueblo sino que consultó a los jóvenes con los cuales se había criado. En este sentido, “La mentalidad del neo-liberalismo posmoderno es tan antigua como Roboam” (Johnson). Roboam no quiso seguir la Palabra de Dios sino los caprichos de su propio corazón. Se enfocó en el ego, no en Dios. Pero estaríamos equivocados si pensáramos que la teología liberal comenzó con Roboam. Estoy de acuerdo con la tesis de Eugene K. Klug quien destaca que la teología liberal nació con la serpiente en el Edén. Como explica Klug: “Las raíces del liberalismo se remontan a la sugerencia seductora de Satanás: ‘¿Con qué Dios ha dicho?’ Desde aquel momento en adelante, la duda humana siempre ha cuestionado la revelación de Dios, su Palabra, sus hechos poderosos –de hecho, a Dios mismo”. Klug está en lo correcto. Satanás era el primer sujeto en desviar al ser humano de la Palabra de Dios para que ellos cumpliesen su propia voluntad. La serpiente les prometió que iban a ser como dioses si comiesen el fruto. La teología liberal es tan antigua como la caída. Satanás puso al ego humano en primer lugar. Adán y Eva consintieron. Los liberales actuales también.   La teología liberal es tan antigua como la caída. Así que, a pesar de que los liberales contemporáneos quieran dar la sensación de que están a la moda y de que van con los tiempos, nuestra investigación histórica nos ha demostrado que el liberalismo teológico no tiene nada, nada, nada nuevo. Su enfoque antropocéntrico siempre conlleva la negación del único Soberano, el que se revela en las Escrituras. Por lo tanto, aunque los liberales del siglo XXI sean una mezcla de Spong, Borg, Crossan, Bultmann, Tillich, Troeltsch, von Harnack, Hermann, Ritschl, Kant, Descartes, los socinianos, Marcion, los saduceos y Roboam; sería mucho más acertado aseverar que son los herederos de la teología de la serpiente. ¿La Palabra de Dios o la palabra de la serpiente? ¿Una teología centrada en Dios o una teología centrada en el yo, yo, yo? Estas fueron las preguntas en el Edén. Estas siguen siendo las preguntas de hoy.
Leer más: http://protestantedigital.com/magacin/40852/De_donde_vienen_todos_estos_teologos_liberales

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. hernancortesdangond
    Nov 28, 2016 @ 12:05:23

    LOS PRIMEROS CRISTIANOS (Lc 8:10)
    III 17-VIII/15 – XI 28/16
    El cristianismo inicial, los del Camino, era un judaísmo gnóstico, cercano a los esenios, en cuanto a vegetarianos (La última cena: Jn 18:28).Era el gnosticismo judaico, de nazareos, de astrólogos, introducidos por el mago caldeo Abraham. Era heterogéneo, partiendo de los nazareos, de cabellos largos, nómadas (Nm 6:5; Jc 13:5; 16:17), no como los sedentarios esenios.
    Nunca ha pasado navaja sobre mi cabeza, pues he sido nazareo para Dios desde el vientre de mi madre. Si me cortan el cabello, mi fuerza me dejará y me debilitaré y seré como cualquier otro hombre (Jc 16:17)
    Jesús fue conocido como el nazareno (Mt 2:23; 26:71), como Pablo (Hch 24:5); fue un profeta seguidor del Bautista, el ungido (Rozo de Luna, Mario. El libro que mata a la muerte. Cap. 15); es bautizado, haciendo justicia (Mt 3:15) y termina como el nuevo Cristo, a la muerte de Juan.
    El Catolicismo romano calificó a sus seguidores como “los que conocen”, “los del conocimiento”, de la relación directa con el Padre que salva.
    De los nazarenos cristianos surgieron los judaizantes, de la circuncisión (de Pedro: Gá 2:7-9), los ebionitas y no judaizantes (de Pablo: Gá 2:7-9), conocidos como secta (Hch 24:14; 28:22)

    PRIMER SIGLO
    Hubo muchas tendencias cristianas, conocidas hoy como heréticas, ferozmente perseguidas, como:
    1. Los Ebionitas cristianos judaizantes quienes plagaron a Pablo con sus ideas de seguir guardando la ley y Obedeciendo el Antiguo Testamento. Mientras que algunos creían que Cristo nació sobrenaturalmente como hombre, otros creyeron que Cristo fue el hijo concebido entre José y María.
    2. Los Gnósticos, con raíces en la filosofía Griega y en las ideas religiosas. Consideraban a Cristo como una Deidad, cuyo cuerpo físico era una apariencia o algo que él había tomado prestado temporalmente. Los valentinianos aceptaban el evangelio de Juan.
    3. Marcionismo. Marción fue seguidor de la doctrina paulista, de 10 epístolas, no las de Timoteo, ni Tito, y parte de Lucas, sin Hechos; consideraba que “mi evangelio” (Ro 2:16) era lucano (8. El canon del Nuevo Testamento (Repaso) .14 noviembre, 2016)
    No toleraba el Antiguo Testamento, proponiendo la separación del cristianismo del judaísmo. El dios novotestamentario era bueno, al enviar a Jesús a salvar a su pueblo de la venganza del perverso del pueblo judío; suprimió las referencias al Dios véterotestamentario como creador y a la ley judía. Aceptaba solamente el evangelio de Lucas. Elaboró el primer canon novotestamentario, excluyendo el AT. Ante ello, Ireneo, con cristianos ortodoxos, compendió el canon que conocemos como el NT. Marción fue excomulgado (144); contado entre los gnósticos. Para él, Jesús no había encarnado, siendo la materia mala. Su postura liberal le llevó a negar la literalidad del nacimiento de Cristo, su muerte y resurrección. Fue teólogo liberal como los saduceos y antes Roboam, no creyendo en el consejo de ancianos, ni la serpiente en la palabra de Dios. Spong, Borg, Crossan, Bultmann, Tillich, Troeltsch, von Harnack, Hermann, Ritschl, Kant, Descartes, los socinianos, los antecedieron (http://protestantedigital.com/magacin/40852/De_donde_vienen_todos_estos_teologos_liberales)

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: