MARIA, LA MADRE DE JESUS Y EL MAGNIFICAT. Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*


logo-en-espac3b1ol

Lucas 1:46-48,52-53

46Proclama mi alma la grandeza de mi Dios,
47se alegra mi espíritu en la Divinidad, mi Salvación;
48porque ha mirado la humillación de su esclava.

52 Quitó de los tronos a los poderosos,
Y exaltó a los humildes.

53 A los hambrientos colmó de bienes,
Y a los ricos envió vacíos.

Bueno, aquí tenemos otro hermoso texto en boca de Maria, la Madre de Jesús. Una mujer, que no era muda y la injusticia no le tapaba la boca. Ella era la hija de Ana y de Joaquin. Dentro de la cultura judía, con todas sus restricciones de la época en su sociedad y cultura, ni imaginar siquiera que una mujer pudiera conocer los textos de la Torá, como los conoció Ella. Por qué decimos esto? Los aprendió en la casa, allí los escuchaba en boca de sus padres…Son texto conocidos también por el profeta Isaías 29:19-21 y en los Salmos, eran leídos en la Sinagoga, y en las familias.

“19. los pobres volverán a alegrarse en Yahvé, y los hombres más pobres en el Santo de Israel se regocijarán.
20. Porque se habrán terminado los tiranos, se habrá acabado el hombre burlador, y serán exterminados todos los que desean el mal;
21. los que declaran culpable a otro con su palabra y tienden lazos al que juzga en la puerta, y desatienden al justo por una nonada”.

Recuperamos la imagen de su Madre Ana, con quien la niña paso la mayoría de su niñez, antes de ser presentada en el Templo…Ana, le enseñó las costumbres y la tradición de su pueblo, y no le ocultó, la injusticias en que vivían las mujeres y el pueblo:

“Estas palabras que Yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes”.

Deuteronomio 6:6-7 

Imposible no imaginar, Madre e hija, en sus buenas conversaciones y la niña, haciendo muchas preguntas…era un dialogo sin fin. En la cocina, por el barrio, al acostarse…y Ana diciéndole: “mañana continuamos…”

No habia, T.V. ni PC, ni Whatssap que les interrumpiera…

Evocamos también, la unión y solidaridad mutua entre Maria y su prima Isabel. No perdamos de vista a estas dos mujeres, que vivían en la cultura judía. Maria denuncia el imperio de los poderosos y el resurgir de la dignidad entre los oprimidos. Ellas, sufrían y conocían a qué estaban expuestas como mujeres dentro de una sociedad patriarcal-judia, donde las mujeres eran vistas solo para tener hijos…tener hijos era una bendición divina! Atender la casa, y no hablar con hombres en la calle…la Divinidad “ha mirado la humillación de su esclava”:

“Mirad, la herencia del Señor,

son los hijos, su salario el fruto del vientre.

Como saetas en manos de un guerrero

son los hijos de la juventud”.

Salmo 127: 3-2

Ambas mujeres, esperaban esos hijos como un don de Dios, que las liberaría a ellas y su pueblo. Maria, va de prisa a compartirle a su prima, la Buena Noticia, las dos ademas de ser primas, eran muy amigas y se querían mucho. Por eso Maria, corre a hacerla participe de su gozo y alegría.

Maria e Isabel, como buenas judias, no fueron ajenas a este tipo de reuniones desde su infancia…2 Crónicas 20:13  Hasta los niños estaban participando en la Asamblea en una importante reunión de oración, leer todo el capitulo 2 Crónicas 20 para que nos demos cuenta: “Todo Judá estaba en pie delante del Señor, con sus niños y sus mujeres y sus hijos”.

El canto del Magnificat le brota a Maria por los poros, el alma se le escapa y es toda una profecía para su tiempo de ayer y para nosotras/os hoy!

Para Ella, la Divinidad, le dignifica en su género, como mujer. En su Cántico, Ella expresa la “ideología de genero” que hoy se persigue y se condena”:

46Proclama mi alma la grandeza de mi Dios,
47se alegra mi espíritu en la Divinidad, mi Salvación;
48porque ha mirado la humillación de su esclava.

Maria, comparte con Isabel, la condición en que la Sociedad, y la Cultura judia, como mujeres las tienen sometidas, ayer y hoy…

Solo en la medida en que las mujeres nos dignifiquemos, y vibremos con nuestro Bautismo, con Ellas seremos capaces de hacer el Cántico del Magnificat, nuestro, apropiándonos de su sentir y alabanza a la Divinidad!

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
49porque la Divinidad ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo,
50y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.

Maria, nos invita a hacer participes del “Acuerdo” con la Divinidad, sugerido, aceptado y firmado por Ella, por Isabel, y por todas las que quieran gozar de los beneficios de la Dignidad. No hay que ir a Cuba, ni a Ecuador para firmarlo, aquí estamos todas las que necesitamos poner en práctica dicho “Acuerdo”. Despojándonos del miedo, desenmascarando las trampas y mentiras del machismo, ya que su presencia en nuestra Sociedad y Cultura, para nosotras es igual al terrorismo y violencia en la que vivimos!

51Él/Ella hacen proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
52derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
53a los hambrientos los colman de bienes
y a los ricos los despiden vacíos.

Dos mujeres unidas, embarazas de esperanza, de sueños, ilusiones, colmadas de dignidad por la Presencia Divina, que en Ellas se gesta y llega hasta nosotras, a pesar del tiempo y la distancia, del Dios-humano y sencillo que buscamos en medio del marginado/a, del empobrecido/a, de quien ha perdido la libertad, del hambriento, del estresado/a, del enfermo, del desplazado/a -inmigrante- del anciano/a abandonado/a, del niño/a de la calle, abusados/as, de las mujeres maltratas, del rechazado/a por su etnia, indígena, afro, ó condición sexual.

No podemos colocar a Maria, como niña bonita, cargada de joyas y ropas muy finas, en el nicho de la distancia, soledad, separada de su gente!

Las mujeres afro, que batean el oro en las orillas del rio Telembí, en Salahonda-Nariño, cuando los ladrones dejaron la imagen de Maria totalmente despojada de sus adornos, esto fue lo que dijeron: “…ahora si se parece a nosotras”.

Es Maria, quien nos convoca, como la mujer sacerdote, que lleva en su vientre, cual custodia peregrina, caminando por atajos peligrosos hasta llegar a casa de su prima Isabel, anunciando la Buena Nueva. Nos invita a desafiar el miedo, el peligro. La Buena Nueva, es denuncia y anuncio de liberación, es el Acuerdo de Paz, en Justicia, Misericordia, y Amor que no falla:

54Auxilia a Israel, su siervo,

acordándose de la misericordia
55-como lo había prometido a nuestros padres-
en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.

Mensaje entregado a mujeres, por la Madre de Jesús, que hoy retomamos, para anunciar el Reino de la Divinidad, concebido en toda la extensión de la palabra, sin fronteras. Su mensaje no es de “propiedad privada”, ni de “privilegiados”. Es la verdad, el amor, la misericordia en la inclusividad en el abrazo protector de la Divinidad, que rompe la opresión, la injusticia, el sexismo que no son del mandato divino.

Resultado de imagen para La visita de Maria a su prima isabel

*Presbitera Católica romana


 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: