La lucha contra el clericalismo, la clave del papado de Francisco


Clericalismo

«Enfermedad típica de la Iglesia encerrada»

«Se ha enfrentado al tema con una vehemencia sin precedentes»

Mauro Lopes, 21 de diciembre de 2016 a las 09:02

El clericalismo, lejos de impulsar los distintos aportes y propuestas, poco a poco va apagando el fuego profético que la Iglesia toda está llamada a testimoniar en el corazón de sus pueblos

El Papa, contra el clericalismo/>

El Papa, contra el clericalismo

(Mauro Lopes, corresponsal en Río de Janeiro).- El Papa atacó con contundencia el clericalismo al menos tres veces en los últimos cinco días. En la misa de la mañana del martes (13) en la capilla de Santa Marta, en el Vaticano, Francisco comparó el clero católico (sacerdotes, obispos, cardenales) y laicos de gran poder en las estructuras de la iglesia a los líderes religiosos que persiguieron a Jesús hasta su muerte.

La víctima del espíritu clerical, al igual que Jesús, el Papa dijo, es el «pueblo humilde y pobre que confían en el Señor», «aquellos que están descartados». Son «condenados» y «maltratados» por lo poderoso de la Iglesia, que es «vanidoso, orgulloso y soberbio». La lucha contra el clericalismo esta en la génesis del papado de Francisco desde su discurso en el colegio electoral de cardenales el 7 de marzo de 2013, seis días antes de ser elegido.

El pasado domingo (11), durante una reunión con 180 seminaristas del Pontificio Seminario Reginal de Pío XI, de Puglia (Italia), el Papa advirtió a los futuros sacerdotes: «¡Si teméis la pobreza, su vocación está en peligro!». Volvió al tema de la opción de la Iglesia por los pobres, que se opone clericalismo: «Un sacerdote que se separa del Pueblo no es capaz de dar el mensaje de Jesús. No es capaz de dar el amor de Jesús a la gente».

Antes, en la misa de la mañana el día 9 (viernes), Francisco había animado a los sacerdotes a ser «mediadores del amor de Dios» y no «intermediarios que solo piensan en su propio interés.» El Papa vinculó el clericalismo al conservadurismo rigorista y la lejanía de la gente:

«Pero también para hacerse importantes, los sacerdotes intermediarios emprenden el camino de la rigidez: tantas veces, separados de la gente, no saben lo que es el dolor humano; pierden lo que habían aprendido en su casa, con el trabajo del papá, de la mamá, del abuelo, de la abuela, de los hermanos… Pierden estas cosas. Son rígidos, aquellos rígidos que cargan sobre los fieles tantas cosas que ellos no llevan, como decía Jesús a los intermediarios de su tiempo. La rigidez. Látigo en la mano con el pueblo de Dios: ‘Esto no se puede, esto no se puede…’. Y tanta gente que se acerca buscando un poco de consuelo, un poco de comprensión es echada con esta rigidez».

El clericalismo es la doctrina y la forma en que se organiza en gran medida la Iglesia católica, según la cual los miembros de la jerarquía (cardenales, obispos, sacerdotes) y tambíen laicos de élite, generalmente ricos, se hacen el centro de la vida del catolicismo. Es la doctrina que informa el pensamiento conservador en la Iglesia. En la base de la Iglesia uno vive esta distorsión nombrada por el Papa como un respeto reverencial y asombro de los fieles por el cura (relación que reproduce la jerarquía arriba), que pasa a ser el «dueño» de la parroquia.

La lucha contra el clericalismo es uno de los centros de pontificado de Francisco y el tema principal de su enfrentamiento con la jerarquía católica. En la misa, el martes por la mañana, el Papa dijo que hay un «espíritu de clericalismo», según el cual «los clérigos que se sienten superiores, que se alejan de la gente, que no tienen tiempo de escuchar a los pobres, a los que sufren, a los presos, o a los enfermos». La expulsión de los pobres y de la vida pobre así como el engaño de las riquezas y la rigidez moral son las características que marcan el clericalismo, de acuerdo con las diversas manifestaciones de Francisco.

Francisco estaba dirigiendo a los «seducidos por el clericalismo» la misma advertencia que Jesús, en el Evangelio dirigió a los sacerdotes judíos, en la homilía de martes: «Los pecadores y las prostitutas entrarán antes que ustedes en el Reino de los Cielos» (Mt 21,v.31). El Papa dijo:

«El mal del clericalismo ¡es una cosa muy fea! Es una edición nueva de esta gente. Y la víctima es la misma: el pueblo pobre y humilde, que espera en el Señor. El Padre siempre ha tratado de acercarse a nosotros: ha enviado a su Hijo. Estamos esperando, esperando en espera gozosa, exultantes. Pero el Hijo no entró en el juego de esta gente: el Hijo estuvo con los enfermos, los pobres, los descartados, los publicanos, los pecadores y las prostitutas, y esto es escandaloso. También hoy Jesús nos dice a todos nosotros, y también a los que están seducidos por el clericalismo: ‘Los pecadores y las prostitutas entrarán antes que ustedes en el Reino de los Cielos'».

Cómo comenzó y evolucionó la lucha del Papa contra del clericalismo

El Papa comenzó a tratar el tema de clericalismo incluso antes de su elección. Habló un poco más de tres minutos en su famoso discurso a los cardenales durante el proceso electoral, en la asamblea general de 7 de marzo, 2013 (fue elegido el 13 de marzo), que se considera crucial para que él fuera elegido. Una parte de este discurso se hizo pública con de las notas del cardenal arzobispo de La Habana, Jaime Lucas Ortega y Alamino -que se convertiría en un jugador clave en el papado de Francisco, en la evolución de las relaciones entre la Iglesia y el gobierno cubano y las negociaciones para la fin del bloqueo de Estados Unidos- además, la publicación de las notas del cardenal fue autorizada por Francisco, que le dio aún más sentido.

El meollo del discurso de Francisco fue un fuerte ataque contra el clericalismo. En él, el entonces cardenal Bergoglio utilizó por primera vez una imagen que se convertiría en una referencia en los meses siguientes: la necesidad de la Iglesia de salir a las «periferias existenciales». Criticó abiertamente a la Iglesia «auto-referencial, el narcisismo enfermo, este vivir para glorificar unos a los otros. (…) Hay dos imágenes de la iglesia: la Iglesia evangelizadora que sale de sí mismo, la Iglesia de Palabra de Dios, que escucha fielmente y la proclama; o la Iglesia mundana, que vive en sí misma, por sí misma. Esto debe iluminar los posibles cambios y reformas que han de ser realizadas por la salvación de las almas «.

Había cansancio en el colegio de cardenales por los años de clericalismo y una evaluación realista sobre el creciente debilitamiento de la Iglesia cerrada sobre sí misma, lo que permitió la elección de Bergoglio con un «programa» de manera radical. Es de destacar que las principales líneas de su Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium (La alegría del Evangelio), que vendrían a la luz ocho meses más tarde, el 24 de noviembre de 2013, se han definido en este discurso.

Poco después, en una carta a la Asamblea General de la Conferencia Episcopal Argentina, el 25 de marzo de 2013 (menos de una semana después de su entronización como Papa), Francisco reanudó los temas y términos de su discurso a los cardenales en Roma y escribió que «la enfermedad típica de la Iglesia encerrada es la autorreferencial; mirarse a sí misma, estar encorvada sobre sí misma», que conduce a «una especie de narcisismo que nos conduce a la mundanidad espiritual y al clericalismo sofisticado».

Continuó el Papa, profundizó su crítica y amplió su audiencia. Fue en un discurso a los obispos de la coordinación de la Conferencia Episcopal Latinoamericana (CELAM), el 23 de julio, durante su visita a Brasil para la 28ª Jornada Mundial de la Juventud.

Cuna de la Teología de la liberación, la región experimentó un giro conservador con dramáticas consecuencias en los 35 años de los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI.

Aproximadamente 1/3 del discurso fue dirigido a las desviaciones en la misión de la Iglesia por cuenta de clericalismo que, según el Papa, «es también una tentación muy presente en América Latina». El Papa denunció la complicidad entre los parrocos y los laicos en un proceso muy «conveniente» que explica la «falta de madurez y libertad cristiana de sectores de los laicos de América Latina». Francisco contrarrestó al clericalismo tres iniciativas de populares, «los grupos bíblicos, las comunidades eclesiales de base y los consejos pastorales» que «se puso en la línea de superar el clericalismo y de una creciente responsabilidad laica». Fue un shock, porque las Comunidades Eclesiales de Base (CEBs) fueron demonizados por sectores de los clérigos en la región (sino la mayoria) durante años.

En noviembre de 2013, la Evangelii Gaudium, documento con la fuerza de una exhortación apostólica, el Papa empleó un tono más suave. En un texto sobre el anuncio del Evangelio -y por lo tanto profundamente ligado a las dinámicas eclesiales- el Papa escribió la palabra clericalismo sólo una vez. Y fue extremadamente cauteloso en su condena, dando cuenta de un «excesivo clericalismo» en la Iglesia, que «los mantiene (los laicos) al margen de las decisiones» (n. 102).

En el nº 82 de la exhortación, el Papa afirmo que había y hay sacerdotes que «por perder el contacto real con el pueblo» prestan «más atención a la organización que a las personas, y entonces les entusiasma más la ‘hoja de ruta’ que la ruta misma». Pero quién se imaginó que esto correspondería a una postura más conciliadora con la jerarquía ha engañado a sí mismo. Desde entonces, el Papa abandonó la expresión «excesivo clericalismo» y elevó gradualmente el tono al abordar la cuestión. En la homilía de la misa de la mañana el 16 de diciembre del mismo año, en la víspera de Navidad, Francis dijo que «Cuando falta la profecía, el clericalismo ocupa su sitio, el rígido esquema de la legalidad que cierra la puerta en la cara al hombre».

En marzo de 2014, el Papa volvió a llamar la atención sobre la complicidad entre sacerdotes y laicos en el mantenimiento del clericalismo, por miedo o por conveniencia. Fue en un encuentro con 400 empleados de la red de comunicación católica italiana Corallo (radio y TV), incluyendo muchos periodistas. En su intervención, Francisco retomó el tema citando explícitamente la exhortación: «El clericalismo es uno de los males, es uno de los males de la Iglesia. Pero es un mal ‘cómplice’, porque a los sacerdotes les agrada la tentación de clericalizar a los laicos; pero muchos laicos, de rodillas, piden ser clericalizados, porque es más cómodo, ¡es más cómodo! ¡Y este es un pecado de ambas partes! Debemos vencer esta tentación.»

Una culminación de la confrontación de Francisco con el concepto y el término del clericalismo ocurrió sin que él hubiese mencionado ni una sola vez la palabra. Fue un evento histórico. Sucedió el 22 de diciembre de 2014, en la reunión tradicional de la Navidad que se repite durante décadas y décadas entre los papas y la Curia romana.

Estas reuniones siempre fueron regados con discursos de felicitación. Pero Francisco dio un discurso sin precedentes en la historia de la Iglesia. Ni en el contexto del Vaticano II hubo algo similar y no hay constancia de un discurso así de cualquier otro papa. El frente y el ceño fruncido de muchos de los presentes fue notable. Francisco enumeró lo que llamó «las 15 enfermedades» de la Curia.

En la primera de la «enfermedades» de la Curia, el Papa lanzó una condena tajante del clericalismo: «El mal de sentirse ‘inmortal’, ‘inmune’, e incluso ‘indispensable’ (…). Una simple visita a los cementerios podría ayudarnos a ver los nombres de tantas personas, alguna de las cuales pensaba quizás ser inmortal, inmune e indispensable. Es el mal del rico insensato del evangelio, que pensaba vivir eternamente (cf. Lc 12,13-21), y también de aquellos que se convierten en amos, y se sienten superiores a todos, y no al servicio de todos. Esta enfermedad se deriva a menudo de la patología del poder, del ‘complejo de elegidos’, del narcisismo que mira apasionadamente la propia imagen y no ve la imagen de Dios impresa en el rostro de los otros, especialmente de los más débiles y necesitados».

Ha habido varias manifestaciones del Papa en los últimos meses. En marzo pasado, el Papa fue afirmativo con la Iglesia en América Latina, en una carta al cardenal Marc Ouellet, presidente de la Pontificia Comisión para América Latina. Dijo que el clericalismo es «una de las deformaciones más fuertes que América Latina tiene que enfrentar». Y agregó: «El clericalismo, lejos de impulsar los distintos aportes y propuestas, poco a poco va apagando el fuego profético que la Iglesia toda está llamada a testimoniar en el corazón de sus pueblos. El clericalismo se olvida que la visibilidad y la sacramentalidad de la Iglesia pertenece a todo el Pueblo de Dios (cfr. LG 9-14). Y no solo a unos pocos elegidos e iluminados».

Los jesuitas publicaron hace unos días una conversación informal que el Papa llevó a cabo el 24 de octubre,con cientos de ellos, reunidos en Roma para su Congregación General. En la conversación fue enfático, diciendo que el clericalismo es una de las más grandes heridas de la iglesia y que «la aparta de la pobreza». Francisco dijo: «El clericalismo es rico. Y si no es rico en dinero, es rico en soberbia (…). El clericalismo es una de las formas de riqueza más graves que se sufre hoy día en la Iglesia».

El 26 de noviembre, durante la misa en el Consistorio para la creación de 17 nuevos cardenales, el centro de la homilía del Papa (en la que no utilizó la palabra «clericalismo») era la necesidad de los nuevos cardenales de «‘ponerse en marcha’ hacia la llanura, hacia el encuentro de una muchedumbre que, como dice el texto del Evangelio, estaba ‘atormentada'». Jesús, dijo el Papa, «nos sigue llamando y enviando al ‘llano’ de nuestros pueblos, nos sigue invitando a gastar nuestras vidas levantando la esperanza de nuestra gente».

En esta breve sistematización de la relación del Papa con el tema del clericalismo, hemos enumerado nada menos que 13 oportunidades donde, desde una exhortación apostólica o una homilía, discurso o carta, se ha enfrentado al tema con una vehemencia sin precedentes. La fuerza de sus palabras está directamente vinculada con el «mandato» que recibió de los cardenales en la asamblea que lo eligió, cuando el clericalismo fue presentado por Bergoglio como el principal objetivo de las reformas necesarias para la Iglesia.

El que quiera leer la versión en portugués, pinche aquí:

http://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2016/12/21/religion-iglesia-opinion-mauro-lopes-la-lucha-contra-el-clericalismo-centro-del-papado-de-francisco.shtml

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Roque Candia Osorio
    Dic 22, 2016 @ 10:54:32

    Jesús fue humilde en vida, religión, politica, maestro, autoridad

    Responder

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: