Murió la reconocida periodista Gloria Congote


Enero 1, 2017 – 5:27 Pm –

Mi experiencia Misionera en Chile 


Posted:

1-2

Cuando recibí,  el día de San José (19 de marzo) 1968, en la Casa Central de la Congregación de las Siervas del Espíritu Santo,  la “carta azul” que contenía mi destinación misionera a Chile, quedé choqueada. Nunca me había planteado la posibilidad de ser misionera en América Latina, que conocí como un continente mayoritariamente católico y en vía de desarrollo.

Siempre había sentido mi vocación misionera a Asia, a China o India, al mundo de los pobres y “paganos”, en el leguaje de aquel entonces.  Me había preparado, escuchando muchas charlas y conferencias de misioneras/os, me había preocupado de la cultura y de la historia de estos países. Quería ir como médico para trabajar en un gran Hospital en Mumbai. Tenía Hermanas monjas amigas en la India y en Taiwán.

El voto de obediencia no permitía comentario alguno, sino hacerse disponible y acatar. Debo confesar que quedé desconcertada espiritualmente, no entendía la voluntad de Dios tan contraria a mi proyección de vida y percepción de mi vocación. La llegada a Chile y el primer año y medio en el país, no cambiaron en nada mi desorientación y frustración vocacional.

Pero todo cambió en el momento, en que la Superiora me dio el permiso de ir en misión a la Población Áreas Verdes, Avda. Colón 11.000…

A pesar del shock inicial, al encontrarme con una pobreza indescriptible, sentía que había llegado a mi lugar como misionera. Sin embargo, toda mi preparación para la misión quedó paralizada frente al impacto del sentimiento de impotencia ante la miseria. Entendí que para la gente yo era una extraña, que miraban con recelo y desconfianza. A esto respondí con el afán de ver, cómo podría “conquistar” a los pobladores. Pronto me di cuenta que estaba desprovista de todo, no sabía nada: que era preciso conocer al pueblo, cómo vivía, pensaba, hablaba. ¿Cómo comunicarme con la gente?

Entendí que debía entrar a “la Escuela del Pueblo de abajo” -escuchar, preguntar, esperar-…  Pronto las mujeres pobladoras me asignaron un lugar, en el cual podía ser útil: ayudarles a organizar un comedor de niños que no tenían para comer…

Un cambio profundo e irreversible produjo en mí la invitación del Padres Luis Chiotti a una Comunidad de Base, en la que él, junto a unos 12 pobladores, leía el Evangelio e invitó a todos a reflexionar, y después de un rato a compartir, lo que Jesús decía a cada uno personalmente en el pasaje leído. Por primera vez en mi vida escuché a Jesús hablar a su pueblo y los pobladores empezaron a compartir entre ellos lo que entendían y lo que cada uno sentía, que era necesario cambiar en su vida o hacer mejor. Vi como ellos trataban encarnar el Evangelio, llevarlo a la praxis en la familia, la comunidad, la población, en el trabajo, sindicato, en el partido, en la sociedad. Comprendí la dimensión profética del evangelio. Con asombro observé la fecundidad de la Buena Nueva de Jesús y entendí que así se construía el Proyecto de Jesús: el Reino de Dios.

Entendí que esta Buena Nueva exigía de mí una conversión permanente para ver mis debilidades y pecados con humildad. Esta experiencia se transformó en la base de mi vida misionera. A su vez descubrí sobre la base de la Buena Nueva y la conversión toda la dimensión liberadora de Dios para la humanidad entera como también para mí en lo personal. Escuchaba a Dios Yavé: “He visto la opresión de mi pueblo y he bajado para liberarlo” (Ex. 3.7-8). Empecé a identificarme con la misión de Jesús en Lucas 4.18: “El Espíritu de Dios me ha ungido para anunciar buena noticia a los pobres, sanar a los enfermos…”

Entendí de Jesús, que el anuncio liberador está unido a la acción transformadora de la vida acorde al Proyecto del Reino de Dios. Contemplando como misionera la encarnación de Jesús en su pueblo y viendo al P. Luis en su mediagua en la Población -también se hablaba de otros misioneros en Chile -, sentí el deseo de querer vivir con los pobres: Para poder entender a los pobladores y anunciarles el Evangelio, para mí era necesario conocerlos y saber cómo viven y piensan. ¿Cómo ven su vida, su trabajo, la sociedad? ¿Cuáles eran sus necesidades y qué soluciones tenían? ¿Cuáles eran sus sueños, esperanzas y alegrías?

La experiencia de haber podido entrar en la vida de los pobladores es, para mí, una inmensa riqueza, un regalo de Dios y de la Iglesia.

Vivir en la población me ha dado la maravillosa posibilidad de invitar a vecinos para formar Comunidades Cristianas, que se constituyeron en Comunidades Eclesiales de Base. Así nacieron, junto al Padre Luis Chiotti la Parroquia Nuestra Señora de Apoquindo, después Jesús Sol Naciente y Cristo Vive.

Como misionera la Comunidad Cristiana es mi gran familia en la población, lugar de encuentro, oración y servicio a toda la Comunidad pobladora. Entiendo mi servicio como Jesús nos ha enseñado: “lavar los pies unos a otros” (Juan 13.14), ponerme a servicio de los que me necesiten. Así nació la Fundación Cristo Vive con el trabajo y el compromiso compartido de muchos compañeros profesionales y pobladores, sirviendo en las poblaciones a los niños, los jóvenes, los enfermos, los adictos, “los de la Calle”.

Al ver el sufrimiento de los pobres y toda clase de injusticia, enfrentarme con las causas de la pobreza, analizar los problemas de la sociedad y la situación política, social y económica, me siento comprometida con Jesús en levantar la voz profética para luchar por una vida digna y justa de todos los hijos de Dios.

Me formé como misionera en la Iglesia chilena con una Teología de la Liberación encarnada y vivida con el pueblo por grandes Obispos ,Teólogos, Sacerdotes y Religiosas: Enrique Alvear, Jorge Hourton, Fernando Ariztía, José Aldunate, Ronaldo Muñoz, Sergio Torres, Mariano Puga, Anita Goossens, Jaime Escobar, solo por nombrar a algunos.

El gran regalo de la Teología de la Liberación ha sido para mí encontrar una Espiritualidad que había buscado por mucho tiempo: SER DISCÍPULA DE JESÚS. La relación mía con Jesús es: El es mi Maestro: “ el Señor me instruye…cada mañana pongo mi oído como lo hace el discípulo…” (Isaías 50.4). Hoy percibo mi rol en la Iglesia y en el Mundo en clave de discípula del Maestro Jesús, que cumple la misión, que El encarga en palabra y obra para que venga Su Reino.

Hna. Karoline Mayer / Misionera en la Zona Norte de Santiago

(Artículo publicado en revista Reflexión y Liberación n° 108 – Marzo de 2016)

http://www.reflexionyliberacion.cl/ryl/2016/11/16/mi-experiencia-misionera-en-chile/

COLOMBIA: EL 10 DE ENERO PODRÍA DESTRABARSE PROCESO DE PAZ CON EL ELN


Foto: hispantv
30 Dic 2016

Tanto la delegación de paz del ELN, en cabeza de Pablo Beltrán, como la delegación del gobierno nacional en cabeza del ex ministro Juan Camilo Restrepo, tendrán una nueva cita el 10 de Enero en Quito, Ecuador, para evaluar y definir los procedimientos y los acuerdos que darían fin a una etapa confusa en el marco de las conversaciones de paz.

GOBIERNO Y ELN ¿A CONSULTAS?

Los integrantes de la delegación de paz del ELN afirmaron, a principios del mes de Diciembre que volverían a Colombia a hacer consultas con sus frentes, tomar decisiones y volver a Quito. Es conocido que los mecanismos de decisión del esa guerrilla son diferentes por lo que es necesario llevar a consensos para que se tengan salidas concretas a las situaciones que se presentan en la mesa. (Le puede interesar: Ejercito de Liberación Nacional ratifica su disposición de paz)

Por su parte, el gobierno nacional insistió en que la liberación de Odín Sánchez era un punto indispensable para el inicio de la mesa de conversaciones, pero también, frente al acuerdo de nombrar gestores de paz a dos integrantes del ELN, afirmó que quienes sean delegados deben cumplir con unas condiciones que tampoco se han conocido públicamente.

ALGUNOS AFIRMAN QUE CONOCER LOS AVANCES ES UN PUNTO CLAVE PARA EL RESPALDO AL PROCESO

Y es que esa es justo una de las grandes exigencias de algunos sectores sociales como la Mesa Social para la Paz. Si la mayoría de los colombianos desconocen las razones por las que se ha retrasado el inicio de la mesa, es necesario que se revelen los acuerdos previos, como el que definió la liberación de Sánchez y el nombramiento de dos gestores de paz detenidos en las cárceles colombianas. (Lea también 10 de Enero día clave)

Lo cierto es que aunque los rumores y las especulaciones son muchas, también hay muchas esperanzas de que se destraben las conversaciones de paz con esa guerrilla y se pueda entrar en una fase de post acuerdos que también podría significar la concentración de la fuerza en el combate y desarticulación de los grupos paramilitares.

http://www.contagioradio.com/el-proximo-10-de-enero-podrian-destrabarse-las-conversaciones-de-paz-con-el-eln-articulo-34195/

NAVIDAD, A PESAR DE TODO: Victor Codina s.j.


22 diciembre 2016 ·

Victor Codina. Hace tiempo que en el seno del pueblo cristiano surgen voces muy críticas en torno a Navidad: orgía del consumo, compra frenética de regalos, comidas y bebidas, el gordinflón Papá Noel parece marginar al Niño Jesús, los villancicos se utilizan como propaganda comercial, el árbol suplanta al pesebre, las iluminaciones de las ciudades se convierten en marketing y atractivo turístico, hay un protagonismo de personas e instituciones en las obras benéficas de los días de Navidad… Navidad se ha transformado en la fiesta del solsticio…

Y todo ello como dentro una burbuja de bienestar, al margen de un mundo de violencia y pobreza, de refugiados y guerras, con el corazón anestesiado ante el sufrimiento ajeno.

La verdadera Navidad es diferente. Ha sucedido como lo que se cuenta de las hormigas, que para poder almacenar el trigo, le cortan su punto germinal. Occidente ha domesticado y pervertido la Navidad, le ha arrancado su nervio evangélico. Todo esto es cierto y hay que denunciarlo proféticamente. Este estilo burgués de Navidad es lo más opuesto a la primera Navidad. Hoy Jesús nace de nuevo en Alepo y Haití, en los campos de emigrantes y refugiados de Lesbos y Lampedusa, en las víctimas del atentado de Berlín, en los nuevos mártires cristianos de Egipto y Oriente medio.

Pero ¿y si a pesar de todo, la fiesta de Navidad  mantuviera encendida la misteriosa luz de Belén, porque las tinieblas nunca pueden llegar a vencer la luz? Que las familias se reúnan y muchas veces se reconcilien en Navidad, los regalos a los pequeños, especialmente a los niños pobres, las visitas a cárceles, hospitales y hogares de ancianos, los pesebres en los templos y las familias, la tregua, a veces, en las guerras… ¿no son una señal de que, a pesar de todo, la luz y el calor de la Navidad perduran todavía en medio del rescoldo de tantas cenizas? ¿De dónde  brota esta súbita bondad que nos inunda estos días el corazón y a veces los ojos? Sin duda esta bondad nace del pesebre de Belén, del Niño, de los pastores y los ángeles que cantan paz. Y recordamos también las viejas profecías bíblicas que anuncian un mundo nuevo, donde el lobo y el cordero pacerán juntos y un niño jugará con la serpiente. El espíritu de la Navidad nunca se extingue totalmente.

Porque Navidad no es solo un recuerdo del pasado sino el proyecto de Dios Padre sobre la humanidad, un sueño de filiación y de fraternidad, de concordia y de paz, de amor sobre todo a los últimos y marginados. De todos y de cada uno de nosotros depende que hagamos que cada día del año sea Navidad, que el grano de trigo evangélico no pierda su poder germinal y produzca fruto verdadero. Por esto, a pesar de todo y en medio de estas ambigüedades, ¡feliz Navidad, la de verdad!

Navidad

Imagen extraída de: Pixabay

http://blog.cristianismeijusticia.net/?p=15923&lang=es

ANÁLISIS A FONDO: El Papa que la iglesia necesitaba


27 Dic 2016 – 00:13 CET

Francisco Gómez Maza

 

  • No tenga miedo de dividir la iglesia; ya se dividió sola, Papa
  • Para construir un mundo nuevo hay que destruir el anterior

No se preocupe, señor Papa Francisco, tocayo de otro gran reformador fundamental para la estructura clerical del Vaticano, mi querido tocayo Francisco de Asís, el primerísimo cristiano después de Cristo. Mi señor Papa, dice el escritor alemán, Herman Hess, que para construir un nuevo mundo hay necesariamente que destruir el mundo anterior. Y esto es doloroso porque hay mucha gente que no lo acepta. Está tan acostumbrada a confor, a lo fácil, a las trampas de la fe, a los pecados aceptados- tantos pecados graves que se ocultan en los apartamentos curales de Vaticano desde hace miles de años. El primerísimo que estaría de acuerdo con Su Santidad sería el mismo Jesús, que no vino a fundar ninguna iglesia, ninguna estructura y que corrió del Templo de Salomón a los usureros y mercaderes que lo habían convertido en cueva de ladrones. Así imagino que es la Curia Romana, una cueva de ladrones que alguien tiene que sacar de ahí a latigazos como lo hizo Jesús con los explotadores del Templo de Jerusalén.

 

La iglesia católica, mi señor Papa, no fue fundada por Jesucristo, sino por el emperador Constantino ante la caída de la mitología latina d dioses de piedra. Qué tiene que ver Jesús con estructuras, si se manifestó como un rebelde contra toda ley aprobada en el Senatus bajo la inspiración de un emperador que estaba seguro que era dios en la tierra, y por senadores a modo. Él no tenía ningún interés en crear una estructura. La iglesia que él imaginaba era una reunión de pobres, muy pobres, como los hay en la actualidad, y que no son bienvenidos en muchos centros ceremoniales católicos porque afean, inundan de malos olores los recintos, y sólo significan una carga. Si usted, querido Papa, pudiera establecer su pontificado en la parroquia más pobre de roma muchos que se fueron de la Iglesia retornarían, sobre todo sacerdotes que optaron por el matrimonio y que están dispuestos a seguir sirviendo a los pobres desde la iglesia romana, pero reformada como lo quería mi querido agustino Martín Lutero, a quien le favorecía toda la razón humana y divina cuando criticó los graves pecados de una institución que se decía (mentirosamente) que estaba fundada por Jesús nazaretano que fue clavado en una cruz no para salvar a la humanidad sino para cambiar el estado injusto de cosas en que vivía el pueblo judío. Acuérdese que Jesucristo no fue asesinado por cristiano. El no fue cristiano, sino por subversivo.

 

Hay curas pederastas y pedófilos que están convencidos de que el voto de castidad es una payasada y mantienen relaciones sexuales, unos con mujeres, otros con  mujeres y hombres a la vez, y los más desgraciados, con niños. A estos últimos habría que ponerles una rueda de molino al cuello y lanzarlos en alta mar para ser comida de los monstruos marinos.

 

Hay curas que se dedican a enriquecerse a costa de los creyentes que ponen buenas séptimas en el sombrero o en la charola que pasa el sacristán a la hora de los oficios litúrgicos. Hay obispos que se sienten reyes o virreyes. En España haya muchos ejemplos de obispos que quisieran a alguien como Francisco Franco, y sobre todo la buscan una interpretación mañosa y una práxis muy laxa de los principios que la iglesia católica proclama al arbitrio de sus intereses muy personales y muy lujuriosos, entendiendo lujuriosos como una vida de excesos en todos los asuntos, no sólo lo sexual.

 

Hay obispos que se alían con los poderosos de este mundo tan sólo para hacer negocios, pingües negocios.

 

Y a nadie le interesan los pobres, que son miles de millones en el mundo, y a nadie le interesan las violaciones y asesinatos de mujeres y niños, y a nadie le interesan las violaciones a los derechos humanos de los migrantes, de los que tienen que irse forzosamente de sus pueblos originarios en busca de oportunidades de vida. Tantas cosas que haya que cambiar en la estructura clerical, que por supuesto a muchos grupos de cardenales y obispos no les gustará su actuación, como no gustó la actuación de los grandes reformadores, como San Francisco de Asís, que afortunadamente tenía la simpatía del Papa o de los grandes reformadores encabezados por mi querido Martín Lutero y otros que se fueron por satisfacer sus instintos personales con el rey de la Inglaterra,

 

No se me raje, Papa Bergoglio, Usted es la persona ideal, dicen que puesta ahí por el Espíritu Santo (debo confesarle que yo no creo mucho en eso) para por lo menos dar  testimonio de que la estructura clerical de la iglesia católica requiere un profundo cambio, una destrucción como la que habla Hess. Y si no les gusta, que se vayan y que formen un negocio como tantos que han creado curas destripados que sólo buscan el enriquecimiento personal gracias al engaño a fieles que no fueron atendidos en el seno del catolicismo

 

No Papa, No se sienta mal. Usted es el que está bien. Usted es el que está trabajando por la unidad de la iglesia. Los obispos y sacerdotes que no quieran unidad que se vayan. Las puertas de la iglesia están abiertas para los que quieren trabajar por el reino de justicia y amor, Los otros pueden salir a la hora que lo deseen, Felicidades, Papa Francisco. Me gusta lo que está usted haciendo en la iglesia. Ya lo habría hecho Juan XXIII pero no tuvo tiempo. Hágalo sin miedo, Jorge, Por favor. Yo se lo voy a gradecer mucho. Y millones conmigo también. Debo confesarle que antes de que usted llegara yo ya no le creía ni a los papas ni a los obispos, ni a los sacerdotes, a pesar de tener un gran maestro, que alguna vez debería usted de declarar uno de los más grandes santos de la iglesia: don Samuel jTatic Ruiz García, en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas,

 

analisisafondo@gmail.com

analisisafondo@gmx.com

http://www.analisisafono.com

http://www.almomento.mx/analisis-a-fondo-el-papa-que-la-iglesia-necesitaba/

José María Castillo: “Al ver la humanidad de Jesús es la forma en que vemos, encontrar y conocer a Dios”


 

Publicado el 27 diciembre el año 2016 15:58 PST

por Jesús Bastante (traducción Inglés por Rebel Girl)
religión digital
26 de de diciembre de, el año 2016

“La economía no se soluciona esto. Política tampoco.” El teólogo José María Castillo se refiere a las múltiples crisis que estamos sufriendo hoy. No sólo la falta de solidaridad o de la democracia, pero sobre todo el déficit en la misericordia hacia el sufrimiento. Una situación en la cara de los cuales, señala, “tiene que haber otro sistema.” En concreto la del Evangelio, cuya fuerza se explora en su libro, La Humanidad de Jesús ( “La humanidad de Jesús”, Trotta, 2016).

Hoy estamos unidos por un buen amigo, a quien seguramente sabes, que no necesita presentación, pero, por si acaso, que es José María Castillo.

Buenos días, José María.

Encantados, Buenos días.

Madrid no es Granada, pero es bueno para venir aquí de vez en cuando.

Madrid tiene un encanto singular y goza de un gran, amplia e importante oferta de tal manera que es como un poderoso imán que atrae a uno.

José María Castillo es uno de los mejores teólogos de nuestro país. Tenemos la suerte y el honor que ha sido colaborador de la religión digital durante muchos años.

Ha sido por lo menos diez años. O tal vez más.

El que se establecen la ley y, sobre todo, que nos ayuda a pensar. Y darnos sujetos, el que habla de a través de sus blogs, con sus puestos de trabajo y también a través de sus escritos, a través de sus libros.

Hemos venido aquí hoy para hablar de uno de ellos, la Humanidad de Jesús, que ha publicado a través Trotta. Usted presentó ayer en una charla-coloquio en el salón cultural de ABC, que estaba lleno.

Me gustaría hablar sobre el tema que trata el libro. Acerca de la humanidad de Jesús. Porque siempre han hablado de este divino Jesús, que se sublima y nos acerca a Dios, y últimamente parece que su lado más humano ha sido vilipendiado. El uno de los que comieron Jesús, puso triste, y se rió con sus amigos. Que pasó por este mundo y caminaba con los discípulos de Emaús, con Lázaro, con sus discípulos. Que se sentía tragedia, traición. ¿Quién tenía todo lo bueno y todo lo malo de los seres humanos. Incluso, hasta que llegó a morir.

¿Por qué esta desaparición del Jesús humano en algunos casos?

Como indiqué ayer en mi conferencia, y fue el primero que quería destacar, es que, curiosamente, las relaciones entre lo divino y lo humano no siempre han sido fáciles. Por el contrario, han sido un motivo, ocasión y motivo de tensión, la incomprensión, la dificultad, el distanciamiento y la separación.

Es suficiente como para pensar en esto: la divina se traduce, en la experiencia social pública, en lo sagrado. El humano se traduce, en la experiencia social pública, en lo profano.

Es de destacar que la sagrada siempre ha afirmado estar por encima de lo profano. Que tiene una potencia más determinante que el poder secular o civil. Tiene autoridad, el prestigio, la credibilidad, la argumentación, etc., todo siempre por encima. De momento las cosas se ponen así, la tensión se crea inevitablemente.

Entre otras cosas porque Jesús tenía todas esas cosas que has descrito. Y él también tenía su lado humano. De una persona que nació, se crió y vivió en una familia.

Por supuesto, eso es lo que es notable, ya que los evangelios no lo hacen especialmente hincapié en que Jesús era una persona “santo o consagrado”. Estamos acostumbrados a la celebración de la Fiesta de Cristo, sumo y eterno Sacerdote. Cristo – Jesús – no era sacerdote. Por el contrario, entró en conflicto con los sacerdotes. Y un conflicto de este tipo, que los sacerdotes terminaron matándolo.

Los defensores de la ley y de la norma que también están aquí en nuestra Iglesia de hoy.

Por supuesto, ya que podrían no estar firme. No podían soportar y vio en él una amenaza amenazadora a su causa, su poder y sus intereses. Por eso, ayer, puse de relieve cómo la razón profunda para la humanidad de Jesús se debe a que es en y por la humanidad que la divina se nos revela los cristianos. ¿Por qué? Debido a que la divina es lo trascendente. Y lo trascendente no está dentro de nuestro alcance, no podemos llegar a conocer o saber de ella. Esto es posible debido a que la divina – lo trascendente por definición – es lo que es incomunicable con lo inmanente, con lo que es humano. Así, a través de lo que es humano en Jesús, en él, se descubre la divina.

Me presenté ayer, y voy a repetir aquí, ya que parecen elocuentes para mí, dos textos del Evangelio de Juan. Al final del prólogo, en el capítulo 1, versículo 18, encontramos: “Nadie ha visto jamás a Dios.” Es una forma de decir que Dios no está a nuestro alcance. No lo podemos saber. Su único hijo, es decir, Jesús, es quien lo ha dado a conocer.

Y aún más clara y elocuente, el texto del capítulo 14, después de la última cena. En ese discurso de despedida, el apóstol Felipe interrumpe repentinamente Jesús y dice: “Maestro, Señor, muéstranos al Padre. Muéstranos a Dios y eso será suficiente para nosotros.” Y Jesús responde: “Pero Felipe, todavía no me conoces?”.

Y dije anoche, y lo repito, que si yo hubiera estado allí, habría dicho, “Sí, yo te conozco, no estoy preguntando por ti, sino de Dios.”

Y Jesús continúa, sin hacer caso a Felipe: “Felipe, quien me ve es ver a Dios.”

Por lo tanto, Jesús es la revelación. La manifestación explícita de Dios. Y al ver la humanidad de Jesús es la forma en que vemos, encontrar y conocer a Dios. Este es el principal argumento del libro.

Alguien le podría acusar de negar la Trinidad.

Una cosa no tiene nada que ver con la otra, porque la cosa Trinidad es una elaboración posterior. En el Nuevo Testamento no está claro, aunque se habla de el Padre y el Hijo. Pero el título de Hijo de Dios (que muchas personas no lo saben o no lo toman en cuenta), fue un título imperial que el emperador Augusto adoptó. toda la dinastía de los Antoninos. Ellos adoptaron el título de Hijo de Dios como un título imperial. Por lo tanto, el título, aplicado a Jesús, no significa que él era el hijo de Dios, tal como la entendemos, de la misma naturaleza. Era una elaboración en contra Arrio, en el siglo 4, en el Concilio de Nicea.

Al final, en la Iglesia, hemos estado sentando en estos tipos de elaboración, en virtud de enfrentamientos entre diferentes corrientes teológicas o de pensamiento. Y llegamos al siglo XXI, y al final, la idea que pueda tener de Jesús, tal vez no se parece demasiado a la idea o el hecho de que aquellos que conocieron a Jesús experimentó.

El que muchas personas tienen no es – ni puede ser – similar. Debido a que en las personas, cuando se mezcla la divina y la humana, las ganancias divinos más fuerza de lo humano. Así, en una imagen humana, ellos adoran a Nuestro Señor Jesucristo.

La más grotesca – y yo siempre cuento esta historia – es decir, que yo sepa un famoso jesuita, que ya murió hace muchos años, que era un gran catequista y que estaba dando una clase a los propios jesuitas. Él estaba explicando la historia de Jesús caminando sobre el mar por la noche, en busca de los discípulos, cuando el Evangelio dice que estaban asustados, y que Jesús les dijo: “No temas, yo soy tu Señor Jesucristo.”

Eso no tiene sentido – ¿Cómo iba a decir de sí mismo: “Soy tu Señor Jesucristo”?

Por otra parte, habría asustado a los discípulos aún más.

Era ridículo. Pero es que muchas personas no se atreven a decir la palabra “Jesús”. Hay algo misterioso en esto. ¿Por qué la resistencia? Ellos hablan de Cristo, el Señor, Jesucristo, nuestro Señor Jesucristo. Pero no Jesús.

Es una cuestión cultural. De hecho, hay muchos países en los que mi nombre, Jesús, prácticamente nunca se le da a un niño. Y, evidentemente, Jesucristo – creo que debe ser muy pocas personas o ninguna en el mundo que están nombrados eso. Pero creo que el término, en algunas culturas, es casi prohibido. Como si se tratara de algo irreverente.

O que destila una cierta misteriosa reverencia. Por ejemplo, he pensado mucho acerca de la blasfemia contra la Virgen, contra Dios, contra Cristo, incluso en contra de los objetos sagrados – el anfitrión, el copón, el palio … todo esto. En contra de Jesús, nunca he oído una blasfemia.

Y en qué es esto debido – que aquellos que no creen lo ven como un modelo y para aquellos de nosotros que creemos, nos da miedo porque no sabemos cómo lo definen así o no lo puede entender?

Jesús es una realidad que nos impresiona, pero al mismo tiempo está tan cerca, tan humano, tan como nosotros, y tan parecido a lo que necesitamos …

Ayer me preguntaron, “¿Pero qué consisten la humanidad de Jesús de?”.

Pues bien, al ser un Judio, galileo, de un pueblo pobre y humilde en aquellos días (ahora es una ciudad más importante), que un buen día salió de su casa, dejó a su familia, y se fue a escuchar a Juan el Bautista. Se puso en la línea de los que iban a ser bautizados – los que Juan el Bautista llamó a una generación de víboras, recibió el bautismo y tenía una inspiración allí. Se sentía algo. Él experimentó algo que le hizo ver muchas cosas que ver ni comprender, ni podemos ver o comprender ellos.

Entonces empezó a trabajar. Y ¿qué hizo dedicarse? No puso un centro de espiritualidad o una casa de formación, no se estableció una oficina de la dirección espiritual o crear una silla en Teología. Nada de eso. Simplemente dice que cuando él estaba al tanto de que habían matado a Juan el Bautista, fue a Galilea, donde Juan había muerto, ¿dónde estaba el peligro. Donde hubo movimientos en los que los que terminó siendo los zelotes algunos años más tarde comenzaban a levantarse contra la dominación del imperio allí. Pero no empezó a luchar contra Roma, en ese sentido. Jesús estaba convencido de que lo verdaderamente crucial no estaba cambiando las reglas pero cambiando la descartó.

Nos convierten en protagonistas, copartícipes y corresponsables.

Y que, al cambiar, sería asumir la responsabilidad de la situación que tenemos, por qué lo tenemos, y para lo que queremos. Seamos claros.

Por ejemplo, llama la atención que cuando se anunció a Jesús que Herodes había decapitado Juan Bautista, Jesús no organizó una demostración o salir con signos …

O ir al palacio de Herodes.

O a la Gran Plaza de Jerusalén, o de cualquier otra ciudad. Tampoco cuando anunciaron a Jesús que Pilato había decapitado a algunos galileos, mientras estaban haciendo un sacrificio religioso que tenía que estar en el templo, les dijo Jesús, “Pilato es un sinvergüenza”, “Esta es la explotación”, “Estamos oprimidos , tenemos que levantarse “… Jesús les dijo:” Todos ustedes, ya que no han cambiado, usted va a terminar la misma. ”

Jesús pagó sus impuestos sabiendo que eran injustos. Sé que hay gente con una mentalidad social de izquierda que se ponen nerviosas cuando se enteran de esto, se sienten mal. Pero tengo que decir que, en primer lugar, porque está en el Evangelio. Y he optado por el Evangelio, para muchas otras razones más particulares de más personales, más profundo que yo no voy a estar explicando aquí. Pero hay algo que me da mucho que pensar. Y es que se puede ver que la economía, ya que está trabajando, no soluciona este mundo; más bien, por el contrario, se nos convierte en peor cada año. Hay más distancia entre ricos y pobres. Y cada vez más pobres.

La economía no se soluciona esto. La política no soluciona tampoco, porque está en manos de la economía. Y si la economía no lo arregla, la política hace que sea aún menos. Tiene que haber otra fuerza, otro mecanismo, otro sistema. Y no he encontrado uno que no sea la he leído en el Evangelio.

Y ellos me dicen: “Bueno, estamos fijo, ahora todos vamos a ir a la iglesia para que el sacerdote nos dice el Evangelio.” ¡Eso no es! El sacerdote es el primero que tiene que cambiar y convertir al Evangelio, porque el Evangelio – y prestar atención a esto – no es principalmente un libro de religión. Es un proyecto de vida.

Proyecto de vida de Jesús, y un modelo de valores para construir la sociedad y construir el reino, también en este caso.

Obviamente. Y en lo que es la humanidad de Jesús. Jesús estaba convencido de que era por ser profundamente humano, que tendríamos, en primer lugar, solucionar este mundo y en segundo lugar, se hace más divino.

Ahora se acerca la Navidad. Cuando era un niño me enseñaron una frase que siempre se ha quedado conmigo porque yo creo que es una gran verdad – No sé lo que usted piensa – que Dios se hizo hombre para que nosotros, los hombres podrían ser un poco más de Dios.

Es una frase convencional de que es muy bueno. Pero la realidad es que Jesús se convierte en humano para que todos vamos a ser más humanos. Incluso Dios tuvo que humanizarse para solucionar este mundo.

¿Y qué es eso? Un síntoma de la debilidad de Dios o una señal de amor – el reconocimiento de que algo se ha convertido en malo y que él tiene que enviar a su hijo – o como queramos llamarlo – de modo que todo el mundo pueda creer de verdad?

Vemos que la religión como tal, el factor religioso como tal, consiste en creencias, y en especial de algunos rituales, que es la parte más antigua del factor religioso, y algunas reglas. En todo lo sagrado.

La divina es más complicado porque no hay que olvidar (muchas personas no lo saben, no pueden imaginar o esperar), que Dios es un producto muy tarde en la historia del factor religioso. Él es uno de los últimos en aparecer. De tal manera que si el homo sapiens, los seres humanos, son unos 100.000 años, ha habido vestigios de rituales desde el principio. Para algunos 90.000 años, probablemente, los rituales han estado funcionando.

Sin Dios pensando en.

Lo que Dios es muy tarde. Parece, no sé, 10, 12 o 15.000 años antes de Cristo.

Pero como una sensación de algo superior, no alguien?

Hubo una realidad superior que poco a poco se convirtió en esbozó. Porque, por supuesto, ya que Dios es trascendente y no está dentro de nuestro alcance, lo que hacemos es la imagen que la realidad última.

Y él está representando como una sola figura contra el politeísmo una evolución?

No. El politeísmo es una forma diferente de representar a Dios. dioses especializadas – algunas de las enfermedades, otros en calamidades. Pero son representaciones humanas. Todos ellos son representaciones humanas.

¿Cómo ha llegado a Jesús el siglo 21? ¿Cómo se entendía? Y todo esto, ha sido gracias a que, a pesar o la Iglesia?

Lo Iglesia era un sistema de organización que se estableció después de que Jesús murió.

Y ahí es donde el otro lado, Pablo, viene.

Jesús no fundó la Iglesia. Tampoco se encontró con el clero, o los sacerdotes, ni nada de eso. No se menciona. Todo lo que comenzó a tomar forma y función a partir de Pablo, que es el primero sobre los cuales se dispone de datos que hizo este trabajo. Fue fundador IGLESIAS [en español “Iglesias”]. Es notable que adoptaron esa palabra que viene del griego.

Ekklesia.

La ekklesía era una institución política los griegos inventaron. Era una asamblea democrática para tomar decisiones. Lo que sucede, es que como los griegos lo experimentaron, que era muy restringido. Debido a que se excluyeron las mujeres, los esclavos, los niños y los jóvenes también. Los participantes en la Ekklesia eran muy pocos en la cultura política griega.

Pero es notable que los cristianos, cuando empezaron a reunirse, en lugar de tomar un nombre religioso, adoptó un nombre político – ekklesia.

Y lo estaban haciendo constantemente, debido a que la figura del obispo, la diócesis, todos esos términos …

Son nombres civiles. Un epískopos era un capataz. Un presbyteros era senador. Sin embargo, el Nuevo Testamento no utiliza la palabra “cura”. Nunca.

La palabra aparece con los representantes del templo. Con los sacerdotes judíos.

Seguro, que se aplica a los paganos o los sacerdotes judíos del templo. Sin embargo, para los cristianos, nunca más.

Quiero aclarar dos cosas que es importante que no dejo a un lado. Se trata de la humanidad de Jesús. ¿Cómo su preocupación fundamental no era una preocupación “religiosa”, sino una “secular”. Lo que le importaba y por qué.

Primero y ante todo, la salud. Algo que nos concierne a todos. Por lo tanto la cantidad de historias de curaciones.

Todo el mundo se pregunta: ¿Jesús hace milagros? No podemos saber porque es un género literario de ese tiempo para explicar que él se preocupaba por la gente. Sobre aquellos que estaban sufriendo. Y cuando iba a ver una persona que sufre, habría que remediar si pudiera. Porque se fue a su ciudad, a Nazaret, y el Evangelio de Marcos dice que no podía realizar cualquier milagro allí. ¿Y por qué? Bueno, porque no habían creído y siempre atribuyen la curación de fe – “Tu fe te ha curado.”

Y en segundo lugar, estaba preocupado por el sufrimiento debido a la falta de alimentos y de los medios de vida.

Lo que nos lleva a la convivencia en comunidad, porque casi todas las comidas o reuniones con personas, tienen un ágape. Y eso nos lleva a pensar después de la Eucaristía misma.

En casi todas las ocasiones, Jesús aparece de comer o de las personas que sufrían de enfermedades de curación. Son historias que se repiten constantemente.

Y en tercer lugar la preocupación de Jesús: las relaciones humanas – “llevarse bien”, “saber perdonar”, “Comprender el uno al otro”, “toleren unos a otros”, “Acomodar el uno al otro”, “saben satisfacer a la otra” , “Spread felicidad a las personas que viven con usted.”

Este es precisamente el mensaje que se contiene en las Bienaventuranzas, en el sermón de la montaña, que es posiblemente el más universal de todos, y la semilla de otras declaraciones que se han hecho a lo largo de la historia, incluyendo la Declaración de los Derechos Humanos.

Obviamente, porque eso nos lleva inmediatamente como usted ha dicho a dos cuestiones que son totalmente fundamental y que hoy son muy ausente, por desgracia.

Por un lado está el problema de la corrupción y es que el dinero, el afán por el dinero y el poder que tiene, nos ha dado la vuelta. Se ha molestado a la coexistencia, la política y la organización de la sociedad. Nadie se fía de nadie. Es una cosa terrible, y luego se quiere resolver con la caridad y la beneficencia. ¿Qué es necesario, por supuesto, si hay personas que tienen hambre. Pero también es cierto que si le preguntas a alguien “¿Qué vives?” y él responde: “Bueno, yo vivo de la caridad”, que es la humillación. Es humillante para vivir de la caridad. Lo que la gente quiere es ganarse la vida y su dinero honestamente. Y para tener dignidad.

Y en segundo lugar, la cuestión de los derechos humanos. Los derechos humanos pueden asumir la igualdad en dignidad y en derechos en el primer artículo. Hemos creado una sociedad que proclama los derechos humanos y creando más desigualdad en todos los niveles y en todas las posibles arena. Esta es una, una contradicción tan fuerte tan determinante.

Quiero hacer hincapié en algo que dije anoche en mi conferencia y que voy a repetir aquí: una persona que es responsable de esto siendo así y que, por lo tanto, es la causa del sufrimiento, no puede creer en Dios.

Los gobernantes que tenemos, que saben que las decisiones que están haciendo causa sufrimiento, no pueden creer en Dios sin importar lo mucho que van a misa, y no importa lo mucho que pertenecen a instituciones respetables. La religiosa, los obispos y los sacerdotes, los laicos … Todo tipo de personas que a través de su comportamiento, su conducta, su silencio, son responsables del hecho de que hay tantas personas que sufren, no se puede creer en Dios. Creen en la representación de Dios que han hecho, ya que les convenga.

Y, ya que les ayuda a justificar sus acciones o sus ideas.

Derecha. Es eso.

El núcleo de la cuestión se reduce a eso. También hacer hincapié en una cosa que el profesor Reyes Mate recogió en el libro: que el determinante de Dios es misericordia. No piedad hacia el pecado, sino hacia el sufrimiento. La historia feliz del pecado y de la importancia del pecado, debemos a St. Paul.

Hemos sacralizado pecado?

Sí.

¿Hemos hecho que sea más importante que el sufrimiento?

Se ha hecho más importante que sufre. Y para evitar el pecado y castigar a los pecadores, tanto sufrimiento es causado y se genera mucha violencia.

En ese sentido, supongo que el Papa estaría de acuerdo con usted. Se está poniendo pedradas por tratar de abrir, aunque sea mínimamente, el campo de la piedad a las familias en circunstancias especiales, por así decirlo. O para las mujeres que han tenido abortos tener, o situaciones de conflicto. Pedradas llueven sobre él desde todos los lados, por extraño que desde dentro de la propia Iglesia.

Que es exactamente lo que le pasó a Jesús. Los más religiosos, las personas más observantes, los que la mayor parte del templo, fueron los que lo persiguieron más y no se detienen su persecución hasta que lo mataron. Bueno, lo mismo se repite hoy en día, continúa hoy en día.

Con la diferencia de que Francisco – y estamos muy pro-Francis aquí – es todavía parte de una institución que sigue aceptando algunas cuestiones como hechos intocables.

Estoy muy a favor de Francisco. Se preguntan por qué no cambia más posiciones y por qué no suprimen determinadas clases, o por qué no se toman ciertas decisiones …

Si yo estuviera en su piel, que podría ver que tenía que hacer lo mismo. Debido a la configuración de todo es que el Estado Vaticano y todo allí es mucho más complejo y más difícil de limpiar y resolver lo que nos imaginamos.

No deberíamos envidiar, como dicen en mi pueblo.

De cualquier manera. Y en ese sentido, veo que Francisco es un hombre para quien el Evangelio y la humanidad de Jesús es central, en el que creo que el futuro de la solución es. Y si este enfoque no funciona, es porque somos nosotros los que no creen.

Que tenemos miedo de volver a Jesús, quitándole toda la supuesta apoyo que tenemos a nuestro alrededor. Volviendo a Jesús tiene que ser muy complicado – la interpretación de Jesús, la comprensión de Jesús y lo que experimenta aquí. Es lo que también dijo ayer, que los verdaderos creyentes son aquellos que tratan de vivir como Jesús viviría.

Derecha, como se iba a vivir hoy. Y eso es lo que pienso Francisco está tratando de hacer. Él está haciendo lo que puede. A veces ni siquiera ser indiscreto, por ejemplo, en su forma de expresarse. Algunos lo han acusado de eso, ya veces tienen razón – algunas frases, sobre todo, que tienen cierta validez en América Latina que no tienen aquí. O un significado que no tienen aquí. Pero creo que el camino va allí. Y lo que me da más esperanza, porque es de una edad avanzada de vez en su pontificado no puede durar mucho tiempo, es que si este cambio que ha tenido lugar en el papado mantiene y sigue adelante, la Iglesia, en pocos años, será más diferente de lo que podemos imaginar.

Confiamos en que y confiamos en que todos vamos a mirar un poco más como Jesús. Para comenzar ahora, cuando terminemos la entrevista, vamos a hacer las tres cosas que dijo: Vamos a la protección de nuestra salud, vamos a fomentamos las relaciones humanas, y vamos a comer. ¿Qué opinas, José María?

(risas ….)

Le diremos los resultados de esta comida. “La Humanidad de Jesús” de José María Castillo, publicada por Trotta. Siempre es un verdadero placer, ya sabes. Y estamos contentos de verte tan bien, tan activo, y por lo tanto el contenido.

Y vamos a seguir adelante.

La difusión de esa alegría. Muchas gracias.

Gracias a ustedes por el bien que está haciendo, que es enorme.

Tratamos de. Que nunca carecen de apoyo como la suya para seguir haciéndolo y llevarlo a cabo. Gracias.

Fuente: http://www.iglesiadescalza.com

(VIDEO)MISIONERA CUENTA LA VERDAD SOBRE LA OPOSICIÓN EN SIRIA.


Estimada familia, amigo/a, hno/a:
Adjunto testimonio de misionera cristiana en SIRIA. El link a un vídeo que tienes que ver. Tómate el tiempo por favor. Difunde.
 
Y preguntarnos si los medios de  comunicaciones que usamos para informamos son los adecuados. Como también cuestionar la validez de que un presidente no esté para nada abogando por la paz y sustente hasta hoy graciosamente el Premio Nobel de la Paz.
 
Fraternalmente, Enrique Orellana (Chile)
SI TU Y YO NO HACEMOS “LÍOS” A CORRUPTOS Y ABUSADORES, Y NO CUIDAMOS NUESTRA CASA COMÚN… ¿¡ENTONCES QUIÉN?!

                                       Jesús fue ayer en el templo y ahora:”UN INDIGNADO”
Área de archivos adjuntos
Vista previa del video de YouTube Misionera en Siria cuenta la verdad de la “Oposición Siria”

Misionera en Siria cuenta la verdad de la “Oposición Siria”

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: