Primer sacerdote negro en los Estados Unidos se acerca a la santidad


13 de de diciembre de, el año 2016

Primer sacerdote negro en los Estados Unidos se acerca a la santidad

                        Padre Augustine Tolton. (Crédito: Imagen común.)

Un sacerdote y ex esclavo que sirvió  en Chicago y oeste de Illinois a finales de 1800 es un paso más para convertirse en un santo como su cuerpo está siendo exhumado y objeto de examen científico como parte del proceso de revisión de la santidad.

Quincy, Ill. – Un sacerdote y ex esclavo que sirvió  en Chicago y oeste de Illinois a finales de 1800 es un paso más para convertirse en un santo.

Padre Augustine Tolton fue el primer sacerdote católico en los EE.UU. conocido públicamente de ser negro en 1886. Nacido esclavo en Missouri, su familia finalmente se alcanza el estado libre de Illinois.

Cuando él deseaba proseguir estudios para el sacerdocio, Tolton fue rechazada por todos los seminarios de América a la que se aplica y, finalmente, se inscribió en la Universidad Pontificia Urbaniana de Roma.

Esperando ser enviado a una misión africana, Tolton regresó al área de Chicago para servir a la población afroamericana de la zona. Murió en 1897, en medio de una ola de calor de Chicago infame.

WGEM-TV informa de que sus restos fueran exhumados de cementerio de San Pedro en Quincy el sábado. Ellos serán examinados con fines de verificación históricos.

Obispo Thomas John Paprocki de la Diócesis de Springfield estaba en el cementerio el sábado. Dice que tiene alguien de la zona se convierta en un santo y mostrar a otros cómo ser cristiano es «una gran cosa.»

El cardenal Francis George de Chicago presentó Tolton como un candidato a la santidad en 2010. Un informe formal de la documentación de su vida, conocido como «postitio», fue presentado en el Vaticano en 2014, y está en espera de un fallo de la Congregación para las Causas de los Santos.

https://cruxnow.com/ap/2016/12/13/first-black-priest-us-moves-closer-sainthood/

«En Colombia la violencia no desaparece, se transforma»


http://www.semana.com/nacion/articulo/carlos-valdes-director-del-instituto-de-medicina-legal-violencia-en-colombia/511538

Eran magos. Sabían leer las estrellas.: Juan Esteban Londoño



Sucedió que unos magos de oriente se presentaron en Jerusalén preguntando: —¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Vimos aparecer su estrella y venimos a adorarle (Mateo 2,1-2).

 

El evangelio de Mateo nos muestra a un Jesús que rompe las fronteras para acercarse a personas rechazadas por la religión de Israel.

Desde el relato del nacimiento de Jesús aparecen personajes marginales que son incluidos, aceptados y valorados dentro de la nueva comunidad.

Tal es el caso de los magos, a quienes nosotros, desde la historia de la recepción, los hemos interpretado como reyes. Sin embargo, el texto bíblico no se refiere a ellos como monarcas, ni como sabios, sino como “magos”, en griego magoi.

Originalmente, los magos pertenecían a la clase sacerdotal persa y servían al emperador. Por eso tenían acceso a los centros de decisión, como estos magos pueden llegar fácilmente a la corte de Herodes (cf. Dn 2,2-10).

Ellos podían poner en riesgo el poder real, al predecir acontecimientos susceptibles de desestabilizar un imperio, como la muerte del monarca reinante o el nacimiento de uno nuevo (Warren Carter).

Versados en astrología, especialistas en calendarios antiguos, aseguraban estar en posesión de conocimientos y poderes extraordinarios, para predecir la vida.

Eran astrólogos, personas que sabían leer las estrellas. Interpretaban el sentido de la vida a partir de fenómenos celestes.

Veían en ellos las cualidades de transcendencia y de luz, la ciclicidad natural y misteriosa de los tiempos. Movimiento circular, símbolo de perfección y belleza. Lo que nunca termina. Lo que se renueva o nace.

Sin embargo, este tipo de conocimiento mágico era mal visto en muchas tradiciones judías. La palabra magoi estaba asociada a personajes sospechosos: Balaam, o Simón el Mago.

Pero, precisamente por esto, elige Mateo contar esta historia: personas que no pertenecen a la religión hebrea, ni siquiera al cristianismo, también pueden conocer a Dios a partir de sus propias religiones.

Y no solamente eso, sino que también protegen al niño Jesús ante la amenaza de Herodes.

Después de entrevistarse con el tirano en Jerusalén, viajan y conocen a Jesús. Lo adoran. La palabra griega proskynesis tiene una connotación política: arrodillarse ante un rey.

Los magos no se arrodillan ante Herodes, regente de Jerusalén al servicio de los romanos, sino ante Jesús, el dios-niño que nace en las condiciones más precarias.

No son los dirigentes religiosos judíos los que reconocen el mesianismo del niño marginado, sino los magos paganos, astrólogos o hechiceros, los que van a adorarle.

Esta es una ironía de Mateo. También hoy en día la encontramos. Los cristianos decimos conocer a Dios, incluso poseer a Dios, como si fuera propiedad nuestra. Algunas veces negamos que otros, que no son nosotros, tengan este encuentro con Dios.

Pero el evangelio nos enseña que puede haber otras personas, otras culturas, incluso otras religiones, que comprendan algunos mensajes divinos mucho mejor que nosotros o, por lo menos, de una manera distinta, y también válida.

Por esto es importante reconocer a Dios en medio de los otros, en aquellos que defienden la vida contra los poderes de la destrucción.

Publicado 10 hours ago por Juan Esteban Londoño

http://teologiaunderground.blogspot.com.co/2017/01/eran-magos-sabian-leer-las-estrellas.html

¿Hay que renunciar a los sacerdotes casados ​​hasta que podamos tener las mujeres sacerdotes?


Sacerdotes ven un monitor de video en la plaza de San Pedro como Francisco cierra la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro antes de la misa de clausura del Año de la Merced en el Vaticano el 20 de noviembre de 2016. (CNS / Paul Haring)
 |  NCR Hoy
Parece que los sacerdotes casados están en el horizonte en la iglesia católica. Se dice que un experimento será pronto tendrá lugar en Brasil para hacer frente a la grave escasez de sacerdotes en ese país.

Sabemos, por supuesto, que los sacerdotes casados ya están activos incluso en los Estados Unidos. clérigos episcopales e incluso algunos clérigo luterano que han entrado en la iglesia se les ha permitido servir como clérigos y permanecen casados. Como es de esperar, las cosas van a ir poco a poco. Francisco podría simplemente hacer un anuncio de que en adelante sacerdotes pueden casarse dentro de la iglesia y que sería eso. Por supuesto, esa no es la forma en que hacemos las cosas en nuestra iglesia.

América del Sur, tal vez seguida de África, son continentes, donde la necesidad de sacerdotes adicionales para servir al pueblo dispone de una gran urgencia. Por lo tanto, pueden ser buenos lugares para experimentar con un clero casado. Tal vez diáconos casados pueden ser ordenados al sacerdocio, o sacerdotes que han abandonado el sacerdocio y casados pueden ser reinstalados. Naturalmente, sólo pequeños pasos se pueden tomar. Uno no quiere empujar el sobre también de forma espectacular.

Incluso este paso más, sin embargo, se reúne un poco de resistencia, y parte de la resistencia proviene de los liberales. En un artículo de 2014 , Jamie Manson describe el movimiento hacia los sacerdotes casados como un importante paso hacia atrás para las mujeres sacerdotes. Los sacerdotes casados van a eliminar gran parte de la influencia de las mujeres sacerdotes. Si no hay una necesidad sentida significativo para las mujeres sacerdotes, entonces será más fácil para la jerarquía de continuar a decir no a ellos.

Cuando leí por primera vez el artículo de Jamie, me dio pausa. Sus puntos son bien tomadas.

Una entrada en el blog por «Rebel Girl» responde al artículo de Manson y proporciona un análisis bien pensada que creo que vale la pena leer.

No cabe duda de que no hay interés en la ordenación de mujeres sacerdotes, ya sea en Sudamérica o África. Yo añadiría que Francisco ha dejado claro que no habrá sacerdotes mujeres por lo menos durante la duración de su papado. Simplemente no va a suceder en el corto plazo.

La necesidad de debilitar la regla del celibato obligatorio en la iglesia romana es también crítico. Hemos puesto nuestras cabezas en la arena con la crisis de los abusos sexuales, pero las cosas tienen que cambiar. Aquellos casada con el carisma del celibato puede seguirlo en las órdenes religiosas o de otro tipo, pero el mandato debe ser terminado.

Para avanzar en los sacerdotes casados no significa que la búsqueda de mujeres sacerdotes no debe continuar aplicándose a gritos. El puesto rebelde muchacha hace esto en claro. Sin embargo, el empuje para las mujeres en este momento sería más eficaz mediante la aplicación de mayores funciones de dirección y empujando para mujeres diáconos. Voces deben ser planteadas con los obispos para exigir acción en estas áreas.

Aquellas mujeres que han tomado el paso y metido ordenado son pioneros y muestran la forma en que nos dirigimos con el tiempo. Les debemos una deuda de gratitud por su testimonio. Algún día, serán recordados por su coraje y visión de futuro.

Dentro de la iglesia, sin embargo, tenemos que ver el movimiento y el progreso. Desde Francis ha dejado claro que no va a ordenar a las mujeres, se hace aún más importante que hacer cambios positivos en la manera en que las mujeres son tratadas en la iglesia. Las mujeres tienen que ser incluidos en los consejos más altos de la iglesia. Es hora que ejercían funciones de dirección reales. Una función ministerial como diáconos, atestiguada en el Nuevo Testamento, debe seguir adelante.

Por último, quisiera mencionar una de mis manías. A menudo nos remitimos correctamente a las culturas de otras tierras. Somos conscientes de que África o Asia pueden tener una visión diferente de las mujeres, por ejemplo. Tratamos de entender su cultura y hacer algunas concesiones para ello.

Mi pregunta es, ¿por qué nunca hacer concesiones a la cultura occidental? ¿Por qué nuestros valores, incluyendo la igualdad de derechos para las mujeres, necesitan ser ignorado para aplacar a otras culturas? Por qué no podemos ser sensibles a las culturas indígenas, incluyendo el nuestro?

Si tenemos que explorar experimentos con sacerdotes casados en América del Sur y África, ¿qué tal algo para Occidente, así?

¿Qué tal un experimento con mujeres diáconos en Boston o Washington, DC?

https://www.ncronline.org/blogs/ncr-today/should-we-forgo-married-priests-until-we-can-have-women-priests

COLOMBIA: Inhumanos que aunque hablen de paz agitan la guerra


09/01/2017

 Como moscas para los niños caprichosos, así somos para los dioses; nos matan para divertirse (El rey Lear). Solo que esos dioses ya no son divinidades, si no seres encarnados, humanos que se sienten -por designio quizá divino- algo más que el resto de los humanos, y actúan en consecuencia sin límites, según el ritmo de su caprichosa voluntad de poder, sobrepuesta a la voluntad general. En realidad por su manera inescrupulosa y cruel de gobernar, deberían ser reconocidos como inhumanos e indignos, que dedican su tiempo y esfuerzos a someter, humillar y producir daño. No saben respetar las conquistas de humanización alcanzadas ni valorar a la paz y los derechos como bienes colectivos.

 

Ese algo adicional, que cree tener ese tipo de (in)humanos, es una ficción de superioridad que los convierte en criminales aunque su poder y arrogancia les da prestigio, y los habilita para ir a los altares de la patria a emitir órdenes, formular leyes, comprar conciencias o hacer guiños para que otros actúen persiguiendo o eliminado como cosa propia, -porque nunca ordenan-.  Ese tipo de (in)humanos, convertidos en elite, no son más del 5% de la población, pero usan el aparato de Estado, sus recursos e instituciones para promoverse y garantizar leyes que reflejen su voluntad e intereses.

 

¿Quiénes son entonces, esos que se regocijan produciendo daño a otros?, ¿Qué tipo de (in)humanos son esos que se niegan a dejar de destruir el país? ¿Quiénes son esos que hacen de la impunidad la reina de las leyes? ¿Quiénes son esos que convierten en escándalo el derecho del otro para desviar la atención sobre sus propias y escandalosas fechorías? Y ¿Cómo entender que logren convertir la mentira en virtud para que otros sostengan el odio que aviva la guerra? ¿Cómo entender que sean (in)humanos capaces de poner su habilidad e inteligencia al servicio del horror? Baste recordar que la solución final que definió el exterminio de judíos, comunistas, gitanos, homosexuales, intelectuales y artistas críticos y enfermos, entre otros, fue pensada y estructurada por 15 ilustres personalidades del partido nazi, de los cuales 8 ostentaban título de doctor, buena parte en derecho y ciencias políticas, para quienes igual a lo que postula hoy la ultraderecha colombiana y sus seguidores, los otros, representaban peligro para el futuro de la nación, eran ajenos, enemigos, porque sus conductas, su origen y sus ideas les resultaban diferentes y por tanto objeto de eliminación con sevicia, con escarnio, con horror.

 

¿Cómo explicarle al mundo que en Colombia, la paz empezó su construcción territorial adentro de las comunidades, pero que los funcionarios del Estado permanecen indolentes y mantienen su lógica de guerra impidiendo avanzar hacia una cultura de paz? ¿Cómo señalar que las mentes que trazaron los caminos de la guerra, ahora en semejanza a camaleones y aferrados al poder intolerante y vengativo se ofrezcan para diseñar las rutas de la paz? ¿Cómo explicar que los sobredimensionados recursos para la guerra se mantengan intactos en épocas de paz? ¿Cómo decirle a un extraño que la primera decisión del nobel de paz y presidente, fue abrir la puerta a otras guerras, ajenas, lejanas, que pronto le traerán al país nuevos dolores y charcos de sangre inocente, cada vez que la retaliación los invadidos -terroristas o no- exploten sus coches bomba en calles, estaciones y mercados de Bogotá u otras ciudades, como ha ocurrido en Madrid, Londres o Berlín en respuesta a las gestas genocidas de la OTAN? ¿Cómo explicar el alboroto de la ONU a unas fiestas de antiguos enemigos, para celebrar con cánticos y bailes la consolidación de la paz y la reconciliación, mientras guarda silencio sobre la realidad cotidiana de esos mismos campos que por efecto de la explotación transnacional, y la corrupción siembran a diario los cuerpos de niños asesinados sistemáticamente por desnutrición?

 

¿Cómo explicarle al mundo que las motosierras, los hornos crematorios y los campos de concentración impuestos por financistas y sectores políticos, reclamaron su victoria política con espacios de poder, militares con insignias y condecoraciones y económicos con la legalización del despojo, por haberle cortado la vida, la carne y los sueños a esos otros, que no cesan de luchar por ser reconocidos libres e iguales? ¿De qué manera contar, -sin que parezca exceso-, que aún en medio del regocijo de la paz, el Estado no ha dado una sola señal de desactivación del aparto paramilitar ni de su proyecto de refundación de la patria? ¿Cómo contar sin pesimismo que está activo un numeroso ejército paramilitar que tiene expertos formados para el exterminio, que sabe cometer crímenes y borrar huellas? ¿Cómo decir que en nombre de la patria y la democracia, se han cometido crímenes sin la menor explicación racional, ni moral, como extraer de un vientre al crio y convertirlo en comida para perros o que hay especialistas en trozar, picar en pedacitos la carne viva del supuesto enemigo comunista? Nada de ese horror es pasado, todavía está ahí, menos extendido, menos visible, menos tratado por una prensa regida por el capital, silenciada y convertida en cómplice del aparato del horror.

 

¿Cómo poner al descubierto y que sea creíble, que existieron Escuelas de Formación en técnicas de terror (Escuela de las Américas de Panamá y otras), con prácticas de lesa humanidad como la desaparición forzada (de la que el estado colombiano es su principal responsable bien de manera directa o en connivencia con ejércitos privados), tortura, masacres, atentados simulados, y que allí se educaron destacados militares, -retirados unos, en ejercicio otros, encarcelados unos pocos-, que se prepararon a conciencia y que gracias a sus actuaciones el país se fue llenado de víctimas?

 

Nada de ese horror habría de repetirse en una cultura de paz, ni ser comprensible a la luz de los sentimientos de seres humanos tolerantes, que sepan reconocer y respetar al otro en sus derechos, sus comportamientos, sus conductas y manifestaciones. Nada de ese horror provocado por quienes se sienten más que otros, ha ocurrido en estado de demencia, no son enfermos, ni marginales, al contrario gozan de fama y poder, son frecuentemente premiados, exaltados y condecorados como artífices de glorias ganadas a base de muerte, de astucia y engaño. Esos (in)humanos, son replicantes de la abominable criatura de Gregorio Samsa en la metamorfosis (Kafka), les resulta racionalmente justificable y placentero provocar horror, miedo, tienen libretos preparados para validar su barbarie. La ruta de la guerra los hace ser lo que son, y sentirse más que el resto, de la guerra emana su poder de representación política y social -inclusive con apoyo de sus mismas victimas-, y piden sus votos para ser elegidos y reelegidos, para salvar a la patria hundida por las desigualdades y los sistemas de corrupción que ellos mismos sostienen con tramas de traiciones y mentiras que dirigen contra todos.

 

El gobierno realizado por los que se creen más, siempre ha puesto por encima de los intereses de la nación sus propios intereses, sean personales, de partido, de grupos económicos, militares o eclesiásticos, de sus amigos y de sus familias que se turnan la permanencia en el palacio y siempre han sido elegidos por aquellos a quienes han convertido en sus víctimas, los nadies, los olvidados.

 

Es momento para construir las bases de un gobierno con respeto y sabiduría, que es lo propio del estadista real, no moldeado por el linaje y el clientelismo. Gobernar exige de un gran ser humano, ético, honesto, franco, lo que convoca para que el presidente de transición para forjar una cultura de paz con justicia social y un real estado de derechos, surja -ojala así fuera- de entre los olvidados de siempre, que sumados son la mayoría que decide: indígena, afro, líder social, mujer, campesino, obrero, intelectual, apoyado con un programa mínimo de unidad popular para: reformar al estado y las instituciones, ajustar la constitución al marco de paz alcanzado y afianzar el transito efectivo de la intolerancia y el odio hacia la convivencia pacífica sin violencia, sin discriminaciones, sin matar.

 

Una transición tendrá garantías si las causas de los levantamientos armados empiezan a ser erradicadas y el liderazgo no se entrega a los eternos caudillos, ni la ruta es trazada con los límites de la izquierda sectaria y vanguardista, ni sometido a los métodos tradicionales de hacer política desde los partidos con recetas preestablecidas. Derrotar a esos (in) humanos que se creen más, y que hablan de paz pero prefieren la guerra no para ganarla, sino para mantenerla, es la tarea inmediata de los que se alzaron en armas y de los que desarmados resisten con las herramientas que les provee su dignidad.

 

Es momento para llamar a celebrar la vida con miles de voces, con miles de fiestas, para promover como primer pacto de unidad popular de posguerra un consenso para no volver a elegir nunca más, ni en nada, a uno solo de los que se acostumbraron a creerse más e imponerse con terror sobre los menos, los nadies. Ni un peso más para la guerra, ni un voto más para los de siempre.

 

COLOMBIA.MEDELLIN: EXCLUSIVA: RT se adentra en una de las cárceles más infrahumanas de Colombia


Publicado: 9 ene 2017 11:26 GMT | Última actualización: 9 ene 2017 17:55 GMT

2.4K137

Hacinamiento o enfermedades entre los reclusos es el día a día de los presos de una cárcel de Medellín, una realidad que pone de manifiesto un sistema penitenciario en vías de colapso.

La calma que existe en el exterior de la cárcel colombiana de El Pedregal, en Medellín, es solo una apariencia. En el interior de sus muros hay de todo excepto tranquilidad.

Las condiciones en las que se encuentran los presos son infrahumanas y sus derechos están siendo vulnerados de forma diaria. Los reclusos viven amontonados (para 400 personas solo hay 6 baños) y el hacinamiento es tal que incluso tienen que hacer turnos para poder descansar por las noches.

«Comemos al pie de las basuras»

«En este momento no tenemos ni donde dormir. Comemos al pie de las basuras», denuncia un preso a RT.

Un herido tras el último enfrentamiento entre presos en la cárcel de El PedregalINPEC

Además, la falta de higiene hace que las chinches campen a sus anchas y la escasez de fármacos en la prisión provoca que se den situaciones esperpénticas. «Pedimos una pastilla para el dolor de cabeza y lo que nos dan es una pastilla para el cólico», cuenta otro recluso.

«Violamos la Constitución»

Quienes denuncian esta crisis carcelaria no son solo los presos sino también los funcionarios que allí trabajan. Felipe Quimbayo, que lleva 3 años trabajando en la prisión, asegura que, contra su voluntad, está saltándose las leyes de su país.

«‘Nadie podrá ser sometido a torturas’ y los estamos torturando, ‘ni a tratos crueles e inhumanos’, y esto es cruel e inhumano. Partiendo de ahí, estamos violando nuestra Constitución», dice.

«Nos ha tocado gasearles»

Los 138 presos a los que se les incautan las armas tras el último enfrentamiento en la cárcel de El PedregalINPEC

Según Quimbayo, en la cárcel El Pedregal hay más de 70 presos por cada carcelero y la falta de guardias hace que no puedan entrar en muchas zonas de la prisión. Confiesa cómo han llegado a actuar cuando hay trifulcas: «Nos ha tocado incluso gasear, teniendo en cuenta que en estos pabellones también hay personas de la tercera edad. El gas conlleva a alteraciones en el cuerpo y nos ha tocado sacar a gente vomitando, desmayados», revela.

¿A qué se debe el hacinamiento?

Según los expertos, el hacinamiento en cárceles como El Pedregal se debe a que más del 30% de los presos aún no han sido ni condenados y muchos de los han sido declarados culpables son microtraficantes que acaban pagando en prisión un precio demasiado alto.

Para frenar esta tendencia en la cárcel El Pedregal, los funcionarios rechazaron la entrada de cualquier nuevo preso durante varios meses. Un hecho que se ha dado también en otros centros penitenciarios y que ha generado que se llenen también las comisarías de policía.

https://actualidad.rt.com/actualidad/228000-adentrar-carcel-infrahumana-colombia

SON MUCHOS PRELADOS; EN TAN POCO TIEMPO.


07/01/2017 14:33 ET

He estado preparando para una charla sobre el libro 10 de enero en una de mis tiendas de libros favoritos, Kramerbooks en Washington. Amantes de los libros en CC tienden a ser muy fuerte, así que me quedo arriba en lo que Francisco ha estado haciendo, sólo para estar preparado para cualquier pregunta.

Sigo admirando a  Francisco, pero con reservas. Nada ha cambiado mi opinión de que tiene un punto ciego cuando se trata de mujeres. Es cierto que ha convocado una comisión para considerar la ordenación de mujeres como diáconos. Eso les daría una mayor participación en la liturgia y permitir que se predican en la misa.

Pero en el siglo 21, cuando prácticamente ninguna otra profesión se limita a un solo género, que ha insistido en que el sacerdocio es y siempre será sólo para los hombres.

Dice que es para el feminismo, siempre que no se «demanda de uniformidad» o » negar la maternidad «, sea lo que sea.

De hecho, su consideración por lo materno  lo califican para la escritura de las tarjetas de Hallmark. Recientemente nos describe a las madres como «testimonio de la ternura» y nos ha elogiado por nuestra «generosidad incondicional.»
Estoy a favor de la maternidad, pero la maternidad no nos define. Eso es demasiado limitante.

En otros frentes – la justicia social, el cuidado por el medio ambiente, y su justa ira a la voracidad capitalista – Le he admirado. Lo que  me gusta de un hombre que lava los pies de los presos, instala duchas para las personas sin hogar en la Ciudad del Vaticano y los trata a las pizzas, y vive modestamente, asesorar a los miembros del clero que ellos deben hacer lo mismo?

Yo simplemente no creo que pudiera convencer a una jerarquía muy rígida para ir junto. Pero se me olvidó un poder que tienen los Papas que hace que su trabajo sea más fácil que la presidencia. Pueden nombrar cardenales – los príncipes de la Iglesia – y obispos – que supervisan cientos de parroquias en cada una de sus diócesis. Y a diferencia del presidente, los pontífices no necesitan a nadie para «consejo y consentimiento» en primer lugar. Los Papas también pueden disminuir el nivel de prelados que están en desacuerdo con ellos.

Y Francisco ha estado utilizando ese poder energéticamente. Estoy particularmente impresionado con el nuevo cardenal Joseph Tobin. Tobin era incómodo con el Vaticano del Papa Benedicto y su investigación de la Conferencia de Liderazgo de Mujeres Religiosas, que regañó a las monjas de Estados Unidos por su programa «feminista radical».

Tobin también ha enfrentado el presidente electo Donald Trump y el vicepresidente electo Mike Pence en sus posiciones anti-inmigración.

Donde Tobin servirá también es importante: Newark, Nueva Jersey, una ciudad que ningún Papa anterior se sentía merecía un cardenal. Prelados que sostienen esa posición se habían instalado en las principales ciudades como Boston, Washington, DC, Filadelfia, Nueva York y Los Ángeles. observadores del Vaticano en cuenta que este movimiento asegura que el mercado de los medios de Nueva York cuentan con el más conservador cardenal Timothy Dolan para acudir en busca de sus comentarios.

Por supuesto, la iglesia tiene una gran cantidad de obispos y cardenales, y muchos de ellos no están en sincronía con la agenda de Francisco. El pasado otoño, después de una elección presidencial traumático que desafió a la iglesia para perseguir la justicia social vigorosamente, la Conferencia Episcopal de Estados Unidos permaneció atado a los viejos tiempos.

En su evaluación mordaz de la conferencia anual de los obispos en noviembre pasado, el columnista Michael Sean Winters ensartado los obispos de Estados Unidos por no haber hablado con suficiente fuerza en defensa de los inmigrantes, y por ignorar la crisis del cambio climático, la amenaza de la proliferación nuclear y el mal de las expresiones de odio.

Francisco no tiene que preocuparse de otras elecciones. Él tiene el poder, a través de las citas papales, para formar de nuevo la iglesia. Pero aquí está la preocupación: el Papa acaba de cumplir 80. Todos debemos orar por su buena salud, y su deseo de seguir haciendo buenas citas. A veces, su verdadero legado es que los seguidores que deja detrás.

Celia Viggo Wexler es el autor de la católica mujeres se enfrentan a su Iglesia: Las historias de dolor y esperanza.

¿Por qué hace falta una teología de liberación latinoamericana? Leonardo Boff


[Facebook url = «https://www.facebook.com/enfocado25/videos/1805764903028242/» /]

Reproducir
-2: 44

reactivar

Adicional visual configuration

Ir a Pantalla completa

4.937 reproducciones

[Facebook url = «https://www.facebook.com/enfocado25/videos/1805764903028242/» /]

¿Por Qué hace falta Una Teología de Liberación Latinoamericana? El teólogo brasileño Leonardo Boff nos Explica La Importancia of this teología.

Si te Bendice Compartelo y dale me gusta a pagina. # GotitasTeológicas # Enfocado # YoNoMEQuito

“La mujer guineana está sometida por la iglesia y por la cultura bantú”


La escritora Trifonia Melibea echa en Falta en su PAIS Una ruptura con Lo Que were En El Pasado

Trifonia Melibea
Trifonia Melibea EDICIONES EN AUGE

«Hola, mujer», empieza desde Malabo, grabando un audio en WhatsApp. Se la escucha moverse y trastear desde un sitio más recogido a un espacio abierto, donde también se perciben voces de gente y hasta se intuyen hierba y cielos inabarcables, quizás preñados de nubes de lluvia. «Te iba a comentar un poco la historia de Guinea, la que tiene que ver con los fang», advierte. Y arranca un racimo de varios audios seguidos, donde escoge palabras cuidadosamente y que parten ora de Malabo ora de Madrid durante semanas, acompañando su peregrinar entre España y Guinea Ecuatorial.

Habla Trifonia Melibea Obono Ntutumu Obono (Afaetom, Guinea Ecuatorial, 1982), una novelista arriesgada, de verbo desbordado y cautivador, autora de dos obras publicadas en español en las que denuncia la opresión heteropatriarcal de las mujeres fang. Se está convirtiendo en una auténtica revelación en el ámbito literario hispano, refrendada por el cariño con que la glosan plumas como la de Alfonso Armada. Relativamente en paz en su país, donde a veces se nota incomprendida y la tachan de loca por desmontar tradiciones perniciosas o defender a los homosexuales, vive a caballo de dos mundos. Y en ambos parece ejercer de exótica excepción.

“La mujer guineana está sometida por la iglesia y la cultura bantú”, precisa Melibea, intercalando algunas líneas escritas con los audios. “La élite política ha bebido de estos dos modelos de socialización. Las mujeres tienen derechos formales, no reales. Y el Estado, bastante débil a pesar de recoger ciertos derechos en la Constitución, da lugar a que la tradición sea más fuerte que la ciencia. Las mujeres aquí vivimos así”.

Nos cruzamos por primera vez en persona en el vestíbulo de un hotel madrileño pegado a la serenidad soleada del Retiro, medio en reformas, en la calle Alcalá. Ella llega en metro, cargada con un bolso enorme donde acunaba ejemplares de sus dos novelas. Toma una y me la tiende, arrumbada en la esquina de un sofá donde concentra su figura pequeña y esbelta, atribulada por el peso de un catarro que parece que se le pega como una segunda piel al cuerpo en cuanto pisa tierra española. Antes de desprenderse de la copia de su primera obra publicada, Herencia de bindendee (En Auge), se encorvó ferozmente sobre ella para dedicarla, ocultando su garrapateo a bolígrafo con el cerco de los brazos y negándose a que nadie leyera sus palabras antes de que desapareciera arrastrando gérmenes y denuncia como un peculiar velo nupcial. Se dirigía al punto de Madrid en el que presentaría la segunda, La bastarda (Flores Raras).

“Es verdad que el libro es subversivo, pero vale la pena, creo, decir cómo vivimos las mujeres aquí”, siguió escribiendo después, desde Madrid o Malabo. “No hay mucha ruptura. Las costumbres se mantienen intactas. Los cambios son tímidos. Se debería hacer más”, persevera después de ese primer, único y breve encuentro en persona, utilizando la vía del móvil para romper la brecha de la distancia.

Colonia y descolonización

Licenciada en Ciencias Políticas y Periodismo y máster en Cooperación Internacional y Desarrollo por la Universidad de Murcia, Melibea es docente e investigadora en temas de género y mujer, con un doctorado en ciernes en la Universidad de Salamanca, para cuya tesina se centra en la práctica de la dote y el casamiento tradicional en su sociedad de origen, la fang.

Docente en la Facultad de Letras y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Guinea Ecuatorial desde 2013, también forma parte del equipo del Centro de Estudios Afro-Hispánicos de la Universidad Nacional de Educación a Distancia. Además, ha escrito varias novelas que están pendientes de publicación y ha sido incluida en la antología Voces femeninas de Guinea Ecuatorial, editada por Remei Sipi (Barcelona: Mey, 2015), con el relato La negra. Ha colaborado con varias publicaciones nacionales y extranjeras.

Melibea dice no saber qué es lo que la convoca a escribir. No elige los temas que va a tratar: ellos le rondan. Se sienta ante el ordenador y surgen ideas que va plasmando en la pantalla, casi obsesivamente. “Para mí la escritura es vida, es existir, es libertad de expresión, es ser capaz de crear un mundo para las mujeres y los hombres en el marco de la igualdad de género”, dice.

Según la escritora, Guinea Ecuatorial ha mutado solo superficialmente con el paso del tiempo: tiene infraestructuras modernas, las niñas pueden acceder a la educación y a las mujeres se les reconocen derechos en la Constitución y diferentes iniciativas legislativas. “Sin embargo, la cultura fang, si conoce algún tipo de cambio, son los que se han producido forzados por lo económico, no porque exista una voluntad real de que haya cambio”, remacha, implacable. “La familia y la tradición pesan más que la escuela. Si en casa te dicen que, por encima de educación y trabajo, tienes que ser madre, tienes que obedecer. La igualdad tampoco se refleja en la escuela. No estoy viendo una ruptura entre lo que éramos y lo que somos, veo una continuidad con cambios tímidos. No hay un cambio sensible, que rompa en las mentes de hombres y mujeres fang con lo que debe ser una mujer fang”.

“Están la prostitución de la chica con una falda corta en la acera y luego la prostitución familiar”

La forma de vida de la que habla en sus páginas implica que la mujer no es persona ni tiene voluntad propia y que ejerce de carga de un hombre desde que nace hasta que muere. Los matrimonios concertados, los precoces y la poligamia son la regla. La violencia psíquica y física, también. La vida de la mujer fang se aparece ante la mirada estupefacta del lector como una sucesión de desgracias sin visos de redención. El castigo es la norma y la recompensa a la sumisión llega con la muerte. La vida es procrear dentro del matrimonio y servir a los hombres de tu familia y tu comunidad. Más allá de ese esquema, solo quedan el exilio, el desprecio y el ostracismo. Una fascinante y surrealista compota de conceptos fang, católicos y patrióticos sirve como asfixiante salmorejo imaginario en el que se marina el alma de las mujeres y los hombres fang, asfixiando a todos bajo el peso de múltiples estereotipos, obligaciones, yugos y cadenas.

“Desde que empezó a explotarse el petróleo en Guinea Ecuatorial, mucha gente sale de los pueblos y llega a las ciudades. Muchas mujeres, aunque viven en las ciudades, no tienen formación y llevan vida de pueblo: las costumbres que obedecieron en el pueblo las obedecen en la ciudad». Otro problema, según la autora, es que Guinea se ha desarrollado en el acceso a la educación y la constitución garantiza el derecho a la educación, pero si no regulas el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo, las mujeres se van a quedar atrás.

La escritora reconoce que Guinea ha cambiado mucho, pero insiste en que para que se vean progresos en la vida de la mujer se tiene que conseguir que se hable de la mujer como eje del desarrollo. A día de hoy, tampoco hay una regulación del matrimonio consuetudinario: el modelo actual es el que se aplicaba antes de la colonización. Y ser soltera sigue significando lo que significaba antes. «Los embarazos precoces siguen dificultando el acceso a la educación y el progreso de las niñas, su empoderamiento», denuncia.

«Los problemas de la mujer no están en la agenda política ni institucional y para muchos hombres, la situación de la mujer es bastante cómoda. Continúa vigente la prostitución institucionalizada de la que hablo en el libro: cómo la niña va bebiendo la cultura de la prostitución pero que no se llama prostitución». Porque, según Melibea, hay dos tipos de prostitución: la de la chica que se coloca en una acera con una falda corta «y la prostitución familiar, donde te dicen que hay que traer un chico a casa que te pague los gastos. Eso es real. Ocurre en Guinea. No tiene nada que ver con el tiempo de Macías. Es hoy».

Para muchos guineanos, los problemas de género no son problemas a resolver», denuncia. Es lo natural. «Por eso no se ven y cuando escribes un libro y lo dices, eres la que pone nombre a cosas raras». ¿Qué nombre tiene lo que no tiene nombre?, se pregunta. «A muchas niñas les están enseñando a prostituirse. Eso pasa en las familias fang”.

http://elpais.com/elpais/2016/12/28/planeta_futuro/1482923802_894393.html

«Las condiciones penitenciarias son desgarradora ‘: Retirado capellán de la prisión de EE.UU.


Francisco ha hecho un llamamiento para una mejora en el tratamiento y condiciones de los presos - AP

Francisco ha hecho un llamamiento para una mejora en el tratamiento y condiciones de los presos – AP

01/07/2017 10:44
(Radio Vaticano) En una semana mortal para los internos de la prisión, Francisco ha hecho un llamamiento para una reforma de las prisiones y una mejora en las condiciones de los reclusos en todo el mundo durante su audiencia general.

Dos incidentes en los centros penitenciarios de Brasil han causado la muerte de cerca de 90 reclusos en lo que las autoridades dicen que es la violencia relacionada con las pandillas.

Deacon Thaddeus Horbowy es un capellán de la prisión retirado de la Oficina Federal de los Estados Unidos de correcciones. En una entrevista con Devin Watkins, dijo la llamada del Papa es desde hace mucho tiempo.

Escucha la entrevista:

En la audiencia, Francisco renovó su llamamiento para que «las cárceles podrían ser lugares de reeducación y reinserción en la sociedad, y que las condiciones de vida de los prisioneros podría ser digno de la persona humana.»

Deacon Horbowy expresó su alegría al escuchar las palabras del Santo Padre, diciendo que «el Año Jubilar pide la liberación de los presos».

Tomando nota de que Estados Unidos alberga dos millones de presos, Deacon Horbowy dijo la reincidencia se ve favorecida por la falta de condiciones favorables.

«Los dejaron con muy pocos [] cosas después de veinte o treinta años de prisión – con una pequeña bolsa, sus registros, y básicamente nada – y luego te hacen?»

Dijo que hay 10 millones de presos que han pasado por el sistema penitenciario de los EE.UU..

«Ellos no pueden conseguir un trabajo. Se sienten condenado a sí mismo. Hay un vacío, hay una necesidad, para una organización [a] ayudar a los internos en transición y proporcionar un oficial de libertad condicional, o un abogado, porque están aterrorizados, que viven bajo el estrés, y es por eso que vuelvan a la cárcel: no pueden manejar la presión «.

Deacon Horbowy pasó más de 20 años como capellán en el sistema penitenciario de Texas, donde dijo: «La condición de los internos es desgarrador.»

Entre otros, él contó una historia de cómo un oficial disparó un preso en la cabeza «, porque es de suponer que estaba escapando, y consiguió un premio como el Oficial del Mes».

(Devin Sean Watkins)

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: