CELAM, MEDELLIN 1968 CINCUENTA AÑOS Y GERARDO VALENCIA CANO UN MANDALA ECLESIAL QUE IRRADIA Y TRANSFORMA. OLGA LUCIA ALVAREZ BENJUMEA ARCWP*


logo-en-espac3b1ol

Hay días que me levanto inundada en la presencia de la Esencia Divina, que hace que mi pluma se mueva a escribir, para dar a conocer la labor Divina que no ha cesado de trabajar un solo día para manifestarse, dándose a conocer donde la Humanidad que El/Ella, creó y sigue creando, ama y protege, allí, donde más se le busca y necesita.

 

Algo de historia. El documento de Medellín, no fue hecho de la noche a la mañana…hubo consultas previas de ir y venir borradores enviados a los diferentes Departamentos y Comités,  a sus expertos asesores para cada uno de los temas propuestos. De esto, fueron varios meses de trabajo y desvelo intenso. Se trabajaba con amor, dedicación y ahínco. El servir, vivir y sentir de Iglesia, es algo que en la sangre se lleva!

 

Desde que se empieza a leer, estudiar y reflexionar dicho documento, nos encontramos con dos poderosos rieles que nos invitan a recorrer el camino de la JUSTICIA y la PAZ. (Ver Documentos de la IIa Conferencia Episcopal Latinoamericana, Medellín, Agosto 26-Septiembre 7/68).

 

En su relectura bien se puede recrear la fuerza de la Ruah presente, mostrando pistas para disfrutar la diversidad en las diferentes teologías (femenina, afro, campesina, indígena, etc), que abren caminos de manera especial al laicado, mujeres, hombres y jóvenes… Iba a decir “de arriba hacia abajo”, lo que afectaría el símbolo del mándala que me he propuesto, ya que aquí no caben las pirámides…y menos invertidas.

 

Este mándala eclesial, aparecido en 1968, surge en medio de la opacidad del humo levantado y el olor a pólvora que cubría y sigue cubriendo a nuestro Continente, en la búsqueda de la JUSTICIA y la PAZ, siempre tan añorada.

 

Era un halo de esperanza y aire fresco, en medio de las tensiones vividas, no se ignora la guerra de Vietnam, (iniciada en la década de los 60) la revolución cubana, la protestas de los jóvenes en Europa…En el pueblo y en la juventud, tatuada les ha quedado en el alma, el sacrificio de la vida de Camilo Torres Restrepo (Febrero 15/1966) y Ernesto (Ché-Guevara) Octubre 9/1967). Todo ello, cual mándala en movimiento permanente, allí titilaba.

 

Imposible, no mencionar, a Monseñor Manuel Larrain E, precursor e impulsador del CELAM, desde sus albores (1955-1964-1966), fue Presidente hasta su muerte 1966 cuando pierde su vida en un sospechoso accidente automovilístico. Un Obispo con olor a tierra, pionero de la Reforma Agraria en Chile, gran defensor de la clase trabajadora.He ido haciendo mención de estos personajes, porque ellos, con su testimonio, compromiso y actitudes, fueron dejando las bases para un CELAM Eclesial, que se veía venir hecho todo un mándala de carácter Eclesial. Sembrando, plantando y cuidando las semillas de Vaticano II en este Continente, en medio de los desafíos, y complejidades de un mundo moderno,  pero desde una fidelidad al Evangelio.

Como una bendición, de la Esencia Divina, en mi búsqueda vocacional misionera tuve la suerte de estar en contacto con personajes de alto talante misionero que dejaron su imprimatur en mi alma! Cómo Monseñor Leonidas Proaño (Ecuador), Victor Garaygordobil (Los Rios-Ecuador), Samuel Ruiz (Chiapas, México) José Damert Bellido (Perú) y Gerardo Valencia Cano (Buenaventura-Colombia).

En el asentamiento por la JUSTICIA y la PAZ, todo ellos, en su papel como pastores comprometidos, con el Pueblo. Un Pueblo que les impulsa, un Pueblo que da sentido y razón de ser a su ministerio sacerdotal-episcopal. Entendieron el llamado de ese pueblo que les convocaba y les empoderaba a fin de hacer vivos los “Signos de los Tiempos”! Obsérvese, que no digo, que son pastores lo que empoderan al Pueblo. Es el Pueblo el que les empodera y enseña.

Es por esto que todos ellos, y los que se me pudieron escapan por nombrar, también son parte del Mándala Eclesial que hoy conocemos! Me detengo en Gerardo Valencia Cano.

Gerardo, no obligaba a nadie. Gerardo invitaba. Gerardo, generaba, crea proyectos y los entregaba…los proponía, desafíaba, retaba: “Vos, podés”, “Vos, sos capaz”.”Anda y después, venís y me contás” No valían las excusas o disculpas, eso, no lo escuchaba: el “no sé”, “no puedo” “no soy capaz”, eso no lo admitía.

A Gerardo, en ningún proyecto, se le vio como Represente Legal, Coordinador, Director, Administrador, Gerente, Jefe de Personal, “dictador” o “Presidente”. Su episcopado, fue un episcopado de SERVICIO, entregado al Pueblo.

Gerardo, desde el Departamento de Misiones, articulado con los otros departamentos, como: Pastoral, Liturgia, Educación…juntos prepararon el mándala de base, que daría forma y perfil a la IIa. Conferencia Episcopal Latinoamericana! Se reunieron en Melgar-Colombia en Abril 20-27/1968 a 4 meses de la reunión de Medellín. Refiriéndose a ello, nos dice en la presentación del documento:

“El Encuentro de Melgar se efectuó con miras a la II Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, pues creíamos necesario que también los misioneros se hicieran presentes con el aporte de sus inquietudes, problemas y soluciones”.

 

En este solo párrafo podemos dimensionar la visión de profeta que Monseñor tenía sobre el futuro de la Iglesia. Él, era, pequeño, flacucho, de ojos negros, de mirada profunda, pero no miope.

Mirando hoy, a 50 años de la reunión de Medellin (1968) que nos sirve como un potente Telescopio  para mirar a distancia y con acercamiento, descubrimos que la realidad latinoamericana no ha cambiado mucho y esto sigue siendo preocupante.

Los problemas sociales de ayer, siguen latentes especialmente, el desempleo en las ciudades y el uso y abuso contra las mujeres, la niñez, los campesinos, indígenas y afros, el crecimiento de los desplazados y migrantes, fruto de la violencia de los diferentes grupos armados en conflicto. Basta con mirar las redes sociales y algún otro medio de comunicación del Pueblo, para darnos cuenta de lo que esta sucediendo.

La explotación inadecuada de la “Casa Común”. La falta de saber mostrar la presencia de la Divinidad, que más que normas y reglas, que de por si no nos van a dar más fe, y si nos enceguecen, no nos permite empoderarnos de la dignidad que todo ser humano tenemos por ser hijas e hijos de Dios, de una manera inclusiva, que nos envuelva y arrope en el mándala de la Divinidad, en su diversidad, siendo todas y todos iguales en el UNO.

Hoy, a la luz de estos maravillosos documentos de la Iglesia, sentimos la necesidad de darlos a conocer, releerlos, meditarlos, pidiendo a la Divinidad, nos dé coraje, fuerzas y energía, sobre todo para hacer renacer la Iglesia de las cenizas, como la leyenda del Ave Fénix, retomando el mensaje de la Buena Nueva, haciendo que la Iglesia sea el medio que nos lleve a la JUSTICIA y la PAZ, a través de mujeres y hombres, viviendo  y potenciando el  Bautismo como hijas e hijos de la Divinidad!  No nos descuidemos, aprovechemos y hagamos posible la Primavera Eclesial!

*Presbitera Católica


 

 

BIBLIOGRAFIA:

 

http://www.cpalsj.org/wp-content/uploads/2013/03/Documento_Conclusivo_Rio1.pdf

 

Manuel Larraín y la conciencia eclesial latinoamericana. Visión y legado de un precursor

http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0049-34492009000100004

 

www.celam.org/conferencia_medellin.php

 

http://www.mercaba.org/Pastoral/C/celam_documentos.htm

 

http://documentslide.com/documents/celam-la-pastoral-en-las-misiones-en-america-latina.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: