Éxito total del I Encuentro Iberoamericano de Teología. Declaración de Boston  


“La Iglesia está viviendo el ‘kairós’ de Francisco, un momento propicio para avanzar en el Vaticano II”

(José Manuel Vidal, Boston).- He compartido una semana con más de 45 teólogas y teólogos de América Latina, USA, Quebéc y España en el I Encuentro Iberoamericano de Teología. Una experiencia de profunda comunión, de gran profundidad intelectual y humana, en un ambiente de cordialidad y amistad, de intercambio y de unidad en la diversidad. Por eso, los organizadores quisieron denominarlo I Encuentro (no Congreso) Iberoamericano de Teología.
Un encuentro que fue posible, gracias a la generosidad de la famosa universidad de los jesuitas de Boston, el Boston College, que corrió con los gastos del viaje y de la estancia de los participantes. En un espléndido ejercicio de comunión de bienes. Y prestándose, además, a que el Encuentro se celebrase en español. Algo inédito e histórico en este país, donde el español sigue estando marginado en la reflexión teológica de alto nivel.
Un Encuentro que hicieron posible un equipo motor, integrado por dos teólogos laicos venezolanos: Rafael Luciani y Félix Palazzi; el teólogo argentino Carlos Maria Galli, amigo de Francisco, y el editor español Luis Aranguren. ¡Excelente trabajo de los cuatro!
Las ponencias y comunicaciones, de alto nivel, siempre debatidas en un clima de respeto y confianza. Se notaba que son teólogos consagrados. Con obra. Con magníficas ideas, bien expresadas y, sobre todo, vividas. Con celebraciones cuidadas y sencillas, a la vez, en una preciosa casa de los jesuitas, en medio del campo, que se vistió de nieve, al día siguiente de nuestra llegada.
No son teólogos de gabinete ni de despacho, aunque publiquen libros y artículos académicamente impecables. Son de los que han hecho opción preferencial por los pobres. Y desde ellos hacen teología. Desde el marco global de la Teología de la Liberación y sus distintas corrientes. Desde la Teología del Pueblo a la Teología latina o hispana de USA. Unidad en la diversidad. Magnífico poliedro de saberes y de vivencias.
Entre las grandes figuras que no pudieron venir por diversas circunstancias: Jon Sobrino, Pedro Trigo o José Ignacio González Faus. Entre los ‘gurús’ presentes: Gustavo Gutiérrez, Juan Carlos Scannone, Roberto Goizueta o el propio Carlos Maria Galli.
Gutiérrez y Scannone son dos abuelitos entrañables (de 88 y 86 años, respectivamente), con una lucidez extraordinaria y a los que todo el mundo mira con respeto y admiración. Casi veneración. Son santones de la Teología y la Filosofía. De los que permanecieron en la senda de la opción por los pobres, cuando estaba mal vista en Roma. Y, de hecho, por eso sufrieron persecución. De los que, ahora, comprueban con enorme satisfacción cómo el propio Papa recoge sus teologías y las hace suyas.
Llamó la atención la presencia sencilla y humilde de dos obispos venezolanos: el cardenal Porras y el obispo de La Guaira, Raúl Biord. No es habitual ver a todo un cardenal sin ínfulas, con una cercanía apabullante y asistiendo a todas las sesiones del Encuentro. Desde la primera a la última. Sin alardear de nada, sin sentar cátedra, sin reclamar protagonismo. Realmente, el arzobispo de Mérida es un hombre de Dios, fino pastoralista y amigo de Francisco desde hace muchos años.
Porque lo que quedó claro para todos aquí fue que la Iglesia está viviendo el ‘kairós’ de Francisco, un momento propicio para avanzar en las reformas del Vaticano II. Un momento que hay que aprovechar rápidamente y a fondo, para subirse al carro del Papa e impulsar su primavera.

A pesar de Trump, al que desde aquí se mira con recelo y hasta con miedo. A pesar de algunos elementos de la Curia, que quieren seguir siendo príncipes. Y a pesar de la mayoría de la jerarquía norteamericana, que continúa sin alinearse abiertamente con Francisco. Con excepciones evidentes, como Cupich, Tobin o el propio cardenal-arzobispo de Boston, O’Malley.
A la espera de las conclusiones y de un eventual documento final, está claro que Francisco puede contar a fondo perdido con los teólogos del Sur, para ayudarle a implantar sus reformas. Fue algo que quedó absolutamente patente en este I Encuentro.
¿Habrá un II Encuentro? Todos esperan que sí, a pesar de las dificultades, sobre todo económicas, que conlleva la organización de un evento de estas características. Pero por encima de todo eso, está la sintonía cordial, que ‘acorazonó’ a estos grandes pensadores que entregan su vida a la reflexión y a la lucha por los más desfavorecidos. Siempre del lado de las víctimas.
Sólo me da pena que algo así, tan enriquecedor, no haya tenido eco mediático, excepto en la cobertura que hemos hecho en Religion Digital y en la crónica que Carmen Beunza escribió para Vida Nueva. En la Iglesia, se sigue pescando en pecera y cuidando sólo el jardín intraeclesial. Todo el mundo sabe que lo que no sale en los grandes medios no existe, pero no se toman medidas ni se buscan iniciativas, para que se pueda romper el techo de cristal que rodea los eventos eclesiales. ¡Una pena!
Arturo Sosa SJ BC Encuentro Iberoamericano de Teología
Palabras del padre General de la Compañía de Jesús, Arturo Sosa SJ, desde Roma, para los participantes del Primer Encuentro Iberoamericano de Teología y la comunidad de la Escuela de Teología del Boston College
RD
Primer Encuentro Iberoamericano de Teología 
Declaración de Boston
Durante varios días, teólogas y teólogos católicos de Ibero-América nos reunimos en Boston, Estados Unidos de América, con espíritu ecuménico, interreligioso, intercultural, integrador y solidario. La vocación eclesial nos lleva a pensar, investigar, aprender, enseñar y comunicar la riqueza de la fe cristiana en la Iglesia y la sociedad. Compartimos la vida, la oración, la Eucaristía, la reflexión y el diálogo para hacer un discernimiento en común de los nuevos signos de los tiempos de nuestra época. Ahora queremos compartir algunos frutos de nuestro trabajo con la comunidad eclesial y el público en general.
Reconocemos, con gozo y alegría, que vivimos un momento favorable en el desarrollo de la teología y, en general, en la vida de la Iglesia. Creemos que vivimos un kairós eclesial a partir de los procesos iniciados por el obispo de Roma, Francisco, primer pontífice proveniente de América Latina. Sus impulsos de renovación evangélica, expresados en la necesidad de una reforma, tanto de las mentalidades como de las estructuras de la institución eclesial, en perspectiva sinodal, nos animan a preguntarnos por dónde pasa Dios hoy en nuestra historia y qué realidades se le oponen. Nuestro discernimiento nos ha permitido descubrir aquellos rasgos y signos de una historia común, desde donde queremos mirar los desafíos presentes y futuros de esta época global en la que vivimos. Así, enfatizamos la importancia de mirar, desde la Palabra de Dios leída en la Iglesia, la situación sociopolítica y económica de nuestros países, concibiéndola como un lugar teológico fundamental, en el que la Iglesia está llamada a insertarse para acompañar, como Pueblo Dios, a los pueblos de este mundo.
Por ello, queremos discernir nuestra presencia como creyentes a partir de la cuestión social de esta época, caracterizada, en lo socioeconómico, por la existencia de relaciones y sistemas de exclusión e inequidad, en lo sociocultural, por la necesidad de ir de lo pluricultural a lo intercultural, y, en lo sociopolítico, por la urgencia de consolidar el sistema democrático y las formas emergentes de la sociedad civil que propongan una mirada más humana de este mundo. En este marco reafirmamos nuestra opción por los pobres y excluidos.
América Latina y el Caribe no es la región más pobre en términos económicos, pero sigue siendo la más desigual. La causa no está ni en la renta ni en la herencia, como en Europa o Estados Unidos, sino en una distribución desigual de los ingresos y las oportunidades, incluyendo la inequitativa propiedad privada concentrada de la tierra, que genera riqueza para unos pocos y pobreza para muchos. Urge pues, una teología profética que desacralice falsos dioses. No podemos dejar de denunciar las causas económicas y culturales de la pobreza, y debemos estar atentos a las mediaciones socio-políticas que se implementen para su superación. Una teología profética inculturada supone preguntarnos desde dónde hacemos teología, y de qué lado social nos ubicamos para comprender la realidad. Para ello, es necesario un discernimiento crítico de los nuevos estilos “de corte neopopulista” (DA 74) que emergen por vía democrática en distintos países de América.
En este sentido, nos hemos preguntado por el servicio que presta la teología pensada, dicha y escrita en castellano o español -en el marco de los idiomas iberoamericanos y de todas las lenguas de América que comunican el Evangelio- a la comunidad eclesial y, especialmente, al magisterio universal, junto con la concepción o el modelo del misterio de la Iglesia que le caracteriza y sustenta. Reconocemos la importancia numérica y socio-cultural del uso del español en el catolicismo mundial actual. Nuestro trabajo conjunto ha confirmado la necesidad de acrecentar los vínculos personales e institucionales entre teólogas y teólogos latinoamericanos de habla española y portuguesa, españoles de lengua caste- llana y latinos de Norte América. Promovemos una teología teologal e histórica que salga a dialogar con las cuestiones que conciernen al contexto sociocultural y eclesial ibero-latino-americano.
Movidos por el Espíritu que actúa desde los márgenes de la Iglesia y el reverso de la historia, creemos que las periferias son lugares teológicos que obligan a la teología a preguntarse: ¿Cuándo un pueblo es católico: cuando tiene muchos templos o cuando tiene poca pobreza? Como consecuencia, ratificamos nuestro compromiso ineludible con las hermanas y los hermanos en las periferias de la sociedad, azotados por la pobreza y diversas formas de exclusión social, económica, política y eclesial, que llama, con urgencia, a luchar por su mayor inclusión e integración. Esto exige una mayor fidelidad de la institución eclesiástica a Jesús de Nazaret, Mesías liberador, Señor de la historia e Hijo de Dios. Reconocemos que la pobreza injusta mata porque genera formas de muerte prematura que debemos rechazar. Somos creyentes que apostamos por la puesta en práctica de la misericordia con justicia. Nuestra opción por los pobres se inserta en la memoria de la sangre de los mártires de América, celebrando su vida y recordando que su entrega por el Pueblo de Dios es luz que ilumina nuestro quehacer teológico.
Ante la gravedad de este momento histórico que clama por una presencia más viva en medio de nuestras comunidades, afirmamos la urgencia de colaborar con la pastoral y la teología del papa Francisco. Apoyamos una teología que se hace cargo de los conflictos y transita por las periferias. Al igual que los pastores, los teólogos hemos de oler a pueblo y a calle, por lo que creemos en la necesidad de sanar la deuda pastoral que la teología profesional tiene aún con nuestros pueblos pobres. En este contexto, la teología debe impregnarse de una misericordia que se nutra en el Evangelio y que promueva una Iglesia pobre y para los pobres, donde ellos sean sujetos de su propia historia, y nunca objetos de manipulaciones ideológicas, de cualquier orden. Los pobres, muchas veces víctimas de la violencia, han de ser para nosotros lugares teológicos privilegiados, por lo que nuestro compromiso no sólo ha de ser el de acompañarles, sino el de dejarnos evangelizar y transformar por ellos, en un proceso continuo de conversión pastoral y misionera.
Reconocemos que los procesos de globalización han permitido una mayor interdependencia e intercambio entre personas y pueblos remotos. Sin embargo, también vemos cómo hoy padecemos sus efectos socioculturales. Por ello, observamos con perplejidad la globalización de la indiferencia y de la indolencia. Dedicamos especial atención a los fenómenos de las migraciones, la precarización del empleo y la falta de oportunidades engendrados por sistemas que no asumen la causa de los pobres, ni los consideran sujetos de sus propios procesos. Hemos entrado en una nueva etapa mundial que algunos denominan como desglobalización caracterizada por la inhabilidad de relacionarnos como sujetos, de tú a tú, en relaciones humanizadoras recíprocas.
Creemos que los migrantes son un gran signo de nuestro tiempo. En ellos, los cristianos estamos llamados a reconocer el rostro y la voz de Jesús (Mt 25,35) y responder desde las siguientes claves: la afirmación de la dignidad de todo ser humano, la promoción de una «cultura del encuentro», la práctica de la fraternidad, la hospitalidad y la compasión. Las migraciones nos invitan a construir procesos de interculturalidad como elemento clave de nuestra reflexión teológica. La presencia de múltiples culturas en nuestros países exige el profundo reconocimiento de la alteridad, abrazando con amor las riquezas que nos regalan nuestras diferencias y ampliando permanentemente el horizonte de nuestras teologías. Esto supone un aprendizaje recíproco en las experiencias diarias y exige la disponibilidad constante al cambio de mentalidad a partir de nuestra inserción en el mundo de vida de los pobres.
Nuestras prácticas no pueden seguir reproduciendo formas de dominación, como aquellas marcadas por el clericalismo que no respeta a laicos y laicas. Las rigideces institucionales no ofrecen la imagen misericordiosa del Dios de Jesús y frenan los procesos necesarios de conversión pastoral de la iglesia. A es- te respecto corresponde destacar el valor de las nuevas teologías contextuales, como las hechas por mujeres, indígenas y afroamericanos, entre otras, que muestran sujetos que han sido marginados de la vida social y eclesial. Su compromiso por la liberación de nuestros hermanos, víctimas de marginación, ha puesto particular énfasis en las luchas y los sufrimientos que han padecido. Así, destacamos la labor hecha por las teólogas que nos invitan a mirar, con un mayor compromiso, la naturaleza y las causas de la opresión de las mujeres, permitiendo así una concepción más adecuada del tipo de transformaciones que nuestras sociedades requieren para un desarrollo pleno y auténticamente cristiano de todos.
Destacamos las contribuciones de la teología Latina en los Estados Unidos, como una forma de pensar la opción preferencial por los pobres y la defensa de la identidad religiosa y cultural de las comunidades latinas que son discriminadas, muchas veces, no sólo en la sociedad sino también en espacios eclesiales. Recogiendo las contribuciones de la teología latinoamericana, esta teología ha sabido prestar atención a temas claves de la experiencia de latinas y latinos en los Estados Unidos, destacándose el mestizaje, la religiosidad popular, en particular en sus expresiones marianas, y la experiencia de lo cotidiano. Creemos que, sólo reconociendo las raíces socioculturales y religiosas de estas personas en pueblos latinoamericanos, la Iglesia en los Estados Unidos y Canadá, podrá responder pastoralmente a este nuevo desafío. En este sentido, urge una mejor preparación y sensibilidad de los ministros y todos los agentes pastorales.
Estas consideraciones, señalan que la reforma sinodal de toda la Iglesia, en la complejidad de sus diversas instancias, y en fidelidad creativa al espíritu del Concilio Vaticano II, constituye un presupuesto ineludible para concebir la vida, la misión y la teología de las comunidades eclesiales. Como teólogas y teólogos ibero-latino-americanos, apoyamos con esperanza y colaboramos con el proceso de reforma de mentalidades y estructuras impulsado por el actual Obispo de Roma.
El Pueblo de Dios es una comunidad de discípulos misioneros llamado, en una dinámica de salida y donación, a testimoniar y anunciar el Evangelio bajo la guía del Espíritu Santo. Sólo una institución espiritualmente más evangélica, teológicamente más consistente y pastoralmente más abierta a la diversidad sociocultural y religiosa, podrá responder al desafío de trabajar por la justicia, la paz y el cuidado de la casa común, desde una genuina atención a los más pobres y excluidos de nuestra época.
María, sobre todo en la imagen y el nombre de la Virgen de Guadalupe, Patrona de América, acompaña nuestro caminar.
Primer Encuentro Iberoamericano de Teología 
Realizado del 6 al 10 de febrero de 2017 
en el Boston College Boston, Massachusetts
Coordinadores:
Rafael Luciani (Venezuela)
Carlos María Galli (Argentina)
Juan Carlos Scannone SJ (Argentina)
Félix Palazzi (Venezuela)
Firmantes:
Omar César Albado
Virginia Raquel Azcuy
Luis Aranguren Gonzalo
Phillip Berryman
Agenor Brighenti
José Carlos Caamaño
Víctor Codina SJ
Harvey Cox (invitado)
Emilce Cuda
Allan Figueroa-Deck SJ
Mario Ángel Flores
Carlos María Galli
Roberto S. Goizueta
José Ignacio González Faus SJ
Gustavo Gutiérrez OP
Michael E. Lee
María Clara Lucchetti Bingemer
Rafael Luciani
Carmen Márquez Beunza
Carlos Mendoza-Álvarez OP
Patricio Merino
Félix Palazzi
Ahída Pilarski
Nancy Pineda-Madrid
Gilles Routhier
Luis Guillermo Sarasa SJ
Juan Carlos Scannone SJ
Carlos Schickendantz
María del Pilar Silveira
Jon Sobrino SJ
Roberto Tomichá OFM-Conv
Pedro Trigo SJ
Gabino Uríbarri SJ
Ernesto Valiente
Olga Consuelo Velez
Gonzalo Zarazaga SJ
entreParéntesis
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: